(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Cuarto centenario del descubrimiento de América [microform]"

MASTER 
NEGATIVE 

NO. 95-82432 




COPYRIGHT STATEMENT 



The copyright law of the United States (Titie 17, United States Code) 
govems the making of photocopies or other reproductions of copyrighted 
materials inciuding foreign works under certain conditions. In addition, 
the United States extends protection to foreign works by means of 
various international conventions, bilateral agreements, and 
proclamations. 

Under certain conditions specified ¡n the law, librarles and archives are 
authohzed to furnish a photocopy or other reproduction. One of these 
specified conditions is that the photocopy or reproduction is not to be 
"used for any purpose other than prívate study, scholarship, or research." 
If a user makes a request for, or later uses, a photocopy or reproduction 
for purposes in excess of "fair use," that user may be Hable for copyright 
infringement. 

The Columbia University Libraries reserve the right to refuse to accept a 
copying order ¡f, in its judgement, fulfillment of the order would involve 
violation of the copyright law. 



Author: 



Congreso mercantil... 



Title: 

Cuarto centenario del 
descubrimiento de... 

Place: 

Madrid 

Date: 

1893 



MASTER NEGATIVE « 



COLUMBIA UNIVERSITY LIBRARIES 
PRESERVATION DIVISIÓN 

BIBLIOGRAPHIC MICROFORM TARGET 



ORIGINAL MATERIAL AS FILMED - EXISTING BIBLIOGRAPHIC RECORD 



ausiNess 

998 
C76 



Congreso mercantil hispano-americano-portufirués 
Madrid, 1892. 

.-. Cuarto centenario del descubrimiento de 
América. Congreso mercantil hispano-americano- 
portugués, celebrado en Madrid en noviembre de 
1892. Madrid, Minuesa de los Rios, 1893 

424 p. 2Z-\ cm. 

^ At head of title: Circulo de la unión mercantil 
e industrial. 



««M 



RESTRICTIONS ON USE: 



TECHNICAL MICROFORM DATA 



FILM SIZE: 



% 



rtííh 



REDUCTION RATIO: 



l^y 



IMAGE PLACEMENT: lA (llAl IB IIB 



DATE FILMED: 



^'^^ \% 



INITIALS: 




/ 



TRACKING # : 



H^sí r^^y^ 



FILMED BY PRESERVATION RESOURCES, BETHLEHEM, PA. 



> 







^^. 



3 
3 



O > 



N O) 
CJl 

cnx 
cx)rsi 

o 



^.. 






en 

3 

3 



> 

O m 



OQ 



00^ -D 



X 

< 

N 



X 




.•v^ 




A^ 









^^ 








c?- 




sO.^ 




e^ 






% 



^e: 



^55 



lO 

o 
o 

3 
3 



> 



o 

3 
3 



J^/ 



> 
Ul 



J^/ 










«v^ 






o 

O 

3 
3 



en 



o 






FF 



m 



ro 



a- 



óo iS 



ro 
ío 



Ol 






1.0 mm 



1.5 mm 



2.0 mm 



ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 
abcdefghi|klmnopqrstuvwxyz 1 234567890 



ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 
abcdefghijklmnopqrstuvwxyzl234567890 



ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 

abcdefghijkimnopqrstuvwxyz 

1234567890 



^o 



2.5 mm 



ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 

abcdefghijkimnopqrstuvwxyz 

1234567890 



ti 



r-V" 



rX-^ 



V 






& 



ko 




^o 



?* 



fp 



^ár 



.**^# 






■i«^, 









€9 



'¿^ 










m 

O 

O 
■o m "O 

> C c*> 
X TJ ^ 

0(0 ; 

m 
O 

m 



/•**. 



'' "*-?. 



■*A. 





¿^ 






m 



■4^ 



<- 






^ 



<^ 



^ 



•— » 


IS> 


ai 


o 


3 
3 


í 



11 






3§ 



c 5 
*>5 



i' 






4^- ^- 



^ 



>?"> 
^ 






D7?& 



a7ó> 






LIBRARY 




School of Business 




/ 



^ñ^SeK:tUaü2íü: 



€imk k h Mtim ^mantil i Inkstrral. 



«■- ■ . . 






IV CENTENARIO 

DEL 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA 



CiMSO mCAilIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



CELEBRADO EN MADR|» 



EN NOVIEMBRE DE 1892 



4 



MADRID 

TIPOGRAFÍA DE TOMÁS MINUESA DE LOS RÍOS 
Galle de Juanelo, núni. 1 

1893 



c^-/ 



X* 




¿5^ // ÍCJ 



IJ 



'I. 






^.^ !( 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



\ 



fÍRCUt-O DE LA íUIniÓN MlERCANTIL 
É3 INOCJSTRIAL. 




/ 



L. Ir 



CUARTO CENTENARIO 



DEL 



descubrimiento' de AMÉRICA 



CONGRESO MERCANTIL 



wp*^, »■•. 



» ( f • • 



HISPANO-AMERICANC-PORTUGUÉS 



I ' i • 



CK*>.itR\IiO E^ MAOBT 



EN NOVIEMRRF DE 1892 



« J 




v** ^ 






i.?»l 



)L 



í 



\< 



si 



«0« 



MADRID 

TIPOGRAFÍA DE TOMÁS MINÜESA DE LOS RÍOS 
Calle de Juanelo, nüm to 

189 3 



X 




. ..^r-. 



j: > 



í 



y 998: 



ui 






MESA DE HONOR 



PRESIDENTES 






C . r < « 



t « C • • , , , 

•• • « » 



» ♦ •, • - •■ — , t • * » • 



( • 



.*. ti.;*!?í^-- -■ •• 



■ '■ ' 









Excmo. Sr. D. Luis Sáenz Peña, Presidente de la República 
Argentina. 

Excmo. Sr. D. Mariano Baptista, Presidente de la República 
<ie Bolivia. 

Excmo. Sr. D. P'lorencio Peixoto, Presidente de la República 
<lel Brasil. 

Excmo. Sr. D. Jorge Montt, Presidente de la República de 
Chile. 

Excmo. Sr. D. Rafael Núftez, Presidente de la República de 
Colombia. 

Excmo. Sr. D. José Rodríguez, Presidente de la República de 
Costa Rica. 

; Excmo. Sr. D. Lms Cordero, Presidente de la República del 
Ecuador. 

Excmo. Sr. D. Antonio Cánovas del Castillo, Presidente del 
Consejo de Ministros de España. 

Excmo. Sr. D. Cristóbal Colón de la Cerda, Duque de 
Veragua. . 

Excmo. Sr. D. Laureano Figuerola. 

Excmo. Sr. D. Segismundo Moret. 

Excmo. Sr. D. José María Reina Barrios, Presidente de la 
República de Guatemala. 

Excmo. Sr. D. Remigio Morales Bermúdez, Presidente de la 
República del Perú. 

Excmo. Sr. D. Ponciano Leiva, Presidente de la República de 
Honduras. 

• Excmo. Sr. D. Porfirio Díaz, Presidente de la República de 
Méjico. 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO ^AMERICANO-PORTUGUÉS 



-Excmo. Sr. D. Roberto Sacasa, Presidente de la Repúbliai 
de Nicaragua. 

Excmo. Sr. D. Patricio Escobar,. Presidente, de la República 
del Paraguay. ' ■ 

Excmo. é limo. Sr. D. José Díaz Ferreira, Presidente del 
Consejo de Ministros de Portugal. 

Excmo. Sr. D. Carlos Ezeta, Presidente de la República del 
Salvador. 

' Excmo. Sr. D. Ulises Heureaux, Presidente de la República 
de Santo Domingo. , 

' Excmo. Sr. D. Julio Herrera y Obes, Presidente de ísl Repú- 
blica del Uruguay. 

^ Excjnb. Sr. D. R» Andueza Palacio, Presidente de lá Repú- 
blica de Venezuela. 



Exchip. Sr. D. Miguel Cañé, Enviadp extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República Argentina. 
' Excnio. Sr. D. Manuel Argandoña, Enviado extraordinario y 
Ministro Plenipotenciario de la República de Bolivia. - • 

■ Excmo Sr. D. Francisco J. da Cunha, Enviado extraordinario 
y Ministro Plenipotenciario de la República del Brasil. 

" Eixcmo. Sr. D. Julio Betancourt, P^viado extraordinario y 
Ministro Plenipotenciario de la República de Colombia. 

Excmo. Sr. D. Manuel M. Peralta, Enviado extraordinario y 
Ministro Plenipotenciario de la República de Costa Rica. 
f Excmo Sr. D. Augusto Matte, Enviado extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República de Chile, 
f Excmo. Sr. D. Antonio Flores, Enviado extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República del Ecuador. 
. ■ Excmo. Sr. D. José Carrera, Enviado extraordinario y Minis- 
tro Plenipotenciario de la República de Guatemala. 
.. D.José déla Carrera, Cónsul general de la República de 
Honduras. 



>j 



% 




" Mi 



D. P2nrique García Calamarte, Cónsul general de la Repú- 
blica de Nicaragua. 

Excmo. Sr. D. Vicente Riva Palacio, Enviado extraordinario 
y Ministro Plenipotenciario de la República de Méjico. 

D. Matías Alonso Criado, Cónsul general de la República del 

Paraguay. 

Excmo. Sr..D. Pedro A. del Solai-, Enviado extraordinario y 
Ministro Plenipotenciario de la República del Perú. 

Excmo. Sr. Conde de San Miguel, Enviado extraordinario y 
Ministro Plenipotenciario de Portugal. 

Excmo. Sr. D. Enrique Soto, Enviado extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República del Salvador. 

Excmo. Sr. D. José Ladislao de Escoriaza, Ministro Plenipo- 
tenciario de la República de Santo Domingo. 

Excmo. Sr. D. Juan Zorrilla de San Martín, Enviado extraor- 
dinario y Ministro Plenipotenciario de la República del Uruguay. 

Excmo. Sr. D. Pedro Fortoult, Cónsul general de la Repú- 
blica de Venezuela. , 



MESA EFECTIVA 



Presidente 




Sr. 
Sr. 


D. Mariano Sabas Muniesa. 


Vicepresidente 


: I. o Excmo. 


General Riva Palacio. 


•. » ■ 


2.« » 


» 


D. Manuel Pinheiro Chagas. 


» 


3.^ ^ 


X- 


D. Manuel María de Peralta. 


» 


4-^ 


>; 


D. Estanislao García Monfort 


» 


5.° 


V 


D. Teodoro Bonaplata. 


» 


6.^ 


> 


p. José María del Valle. 


Secretario . . . 


i.o 


» 


D. José Maluquer y Salvador 


* 


2.0 Iltmo. 


» 


D. Basilio Paraíso. 


» 


3.**- Excmo. 


, ^> 


D. José T. Gaibrois. 




4.° 


» 


D. Eduardo González Hoyos 



H 



CONGRESO MERCANTIL 



COMISIÓN EJECUTIVA 



Presidente Sr. D. Mariano Sabas Muniesa. 

VOCAI , . » D. Constantino Rodríguez. 

>, , » D. Ignacio de Arce Mazón. 

> ^ » D. Ramón Sáinz y García. 

» D. Pablo Ruiz de Velasco. 

,,.,.. , » D. José María Colas. 

7 , » D. Antonio de la Arena. 

> » D. Luis A. Martínez. 

» D. Manuel Ortiz de Pinedo. 

Secretario ^ . . . > D. Leopoldo Cortinas Porras. 



JUNTA DIRECTIVA 

DEL 

CÍRCULO DE LA UiNIÓN MERCANTIL É INDUSTRIAL 

1*RESIDENTE Sr. D. Mariano Sabas Muniesa. 

Vicepresidente i.^ » D. Ruperto). Chavarri. 

» 2.^ * D. Eleuterio Alonso Martínez. 

CONTADOR » D. Ensebio Calvo. 

Tesorero » D. Melchor García. 

Bibliotecario » D. Luis Romero del Val. 

VlGKSECRETARlO ^ D. Luis A. Martínez. 

Vocal > D. Leonardo Cimarra. 

, . ^ > D. Antonio Alesanco. 

. * D. Cayetano Aguado. 

* D. Raimundo S. Diez Labiano. 

..,.,., .... » D. Enrique del Campo. 

» ............>.. > D. Julián María de Roa. 

Secretario . . ...... * D. Eduardo González Hoyos. 



:|* 



REGLAMENTO 



I>EI. 



CONGRESO MERCANTIL HISPANO-AMERICANO-PORTUGÜES 



TÍTULO PRIMERO 



OBJETO DEL CONGRESO 



Artículo i.^ Se convoca un Congreso Mercantil Hispano- 
Americano-Portugués, que se reunirá en Madrid en el mes de 
Noviembre dei año actual. 

Art. 2.<* Este Congreso tiene por objeto discutir los temas 
•que previamente se anunciarán, así como los que el Congreso 
admita por la iniciativa de sus miembros. 



TÍTULO ÍI 

DE las DLSCUSIONES 

Art. $."> Sólo podrán tomar parte en las deliberaciones dol 
Congreso los individuos que á él pertenezcan. 

Art. 4.0 La discusión podrá ser oral ó escrita. 

Art. 5.0 Una ponencia, compuesta de tres señores represen- 
tantes, propondrá las conclusiones referentes á cada tema. 

Artr 6.^ Para la discusión de cada tema podrán ser pronun- 
ciados ó leídos tres discursos en pro y tres en contra, con una 
rectificación por cada discurso. 



T 



lO 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



I I 



'5 



V 



H 



Art. 7.^ Ningún discurso podrá exceder de veinte minutos^ 
y de diez cada rectificación. 

Art. 8.^ El Congreso celebrará, á lo menos, una sesión diaria^ 
en la que se discutirán las cuestiones puestas á la orden del día y 
que previamente se habrán hecho circular. 

Art. 9." Además de las sesiones ordinarias^ el Congreso cele- 
brará dos extraordinarias: una para constituirse y fijar el orden 
de sus tareas, y otra para su clausura, en la cual se hará el resu- 
lüen de las discusiones habidas y se, votarán los acuerdos ó con- 

r ... 1 • . : '.L . - .'. fW' ''•. ,. .... ,. . . • 

clusiones que de ellas resulten. 

Art. 10. Todas las sesionen, excepto la preparatoria, á que 
hace referencia el artículo anterior, serán públicas, y sus actas se 
imprimirán y repartirán entre todos los miembros del Congreso^ 



. , TÍTULO III 

ORGANIZACIÓN DEL CONGRESO 



•-»í 



■ ■• !; 



•r 



* • Art:'Vi.* Pueden formar parte del Congreso Mercantil Hispa-- 
no -Americano -Portugués, los banqueros, comerciantes, comisio- 
nistas, profesores mercantiles, agentes y corredores de Bolsa, las 
Cámaras del Comercio, las empresas y sociedades mercantiles, y- 
cuantas estén dedicadas al fomento del comercio y la industria, 
así como también los Delegados que nombren las Repúblicas 
Hi^ano-Americanas y Portugal. 

Art. 12. Para ser miembro del Congreso, basta solicitarlo de^ 
ia Comisión Ejecutiva, y proveerse del correspondiente título^ 
que le será expedido gratuitamente por dicha Comisión. 

Art. 13. Todo individuo, por el hecho de la aceptación de su 
titúí<>;*se adhiere al presente Reglamento. 

Art. 14. Los debates serán dirigidos por una Mesa que ele- 
«rirán los miembros del Congreso á pluralidad de votos en la se- 
¿ion preparatoria. ' 

Art. 1$. Esta Mesa se compondrá de 



■■■ r 




i 



Un Presidente efectivo. 
Seis Vicepresidentes. 
Cuatro Secretarios. 
Art. 16. El Presidente fija en cada sesión la orden del día 
pai-a la siguiente, concede y retira la palabra y resume los deba- 
tes, sometiendo á la aprobación del Congreso los acuerdos ó con- 
clusiones que la Mesa formulará. 

Art. 17. Los Vicepresidentes sustituyen, por orden de su 
elección, al Presidente. 

Art. 18. Los Secretarios están encargados: 
De redactar las actas de las sesiones. 

De leer los documentos de que se deba dar cuenta al Congre- 
so, y los discursos escritos que sus autores no prefieran leer por 
sí mismos. 

De tomar nota de las votaciones y anunciar su resultado. 

ARTÍCULO ADICIONAL 

La sesión preparatoria del Congreso será dirigida por la Co- 
misión Eljecutiva, en la cual dará cuenta de sus trabajos, y acto 
seguido, previa la lectura de la lista de los individuos adheridos 
al Congreso, procederá á la elección de la Mesa, con arreglo al 
artículo 14 de este Reglamento, y los elegidos tomarán posesión 
de su cargo inmediatamente, quedando constituido el Congreso 
desde aquel momento. 



I 



;1 



ISJ. - !■■- K.U -, 



TEMAS 



1 .^ Necesidad de estrechar los lazos de unión con 
las Repúblicas Americanas, y medios que podrían em- 
plearse para asegurar aquellos mercados á nuestros 
productos de exportación y viceversa. 

2.^ Conveniencia de que España y Portugal se 
adhiriesen al Tratado de derecho internacional priva- 
do,* respecto de obligaciones mercantiles y aun civi- 
les, pruebas, exhortos y ejecución de sentencias que 
desde 1890 une á las Repúblicas de la Plata, Chile, 
Bolivia y Venezuela. 

3."* Conveniencia de unificar en lo posible los sis- 
temas monetarios y las tarifas postales entre los Es- 
tados Americanos, Portugal y España. 

4."" Propiedad industrial y literaria, y libertad de 
trabajo en las profesiones de Ingenieros, Médicos, 
Abogados, etc. 

5"*. Medios que podrían emplearse para facilitar 
el mercado portugués á nuestros productos y vicever- 
sa, Tratados de comercio, Exposiciones permanentes, 
envíos de muestrarios, etc., etc. 

6.'' Política colonial entre las Antillas españolas y 
la Metrópoli, y medios de facilitar el desarrollo de su 
comercio y de su industria. 

j,"" Conveniencia ó inconveniencia de la libertad 
bancaria. 



, M^^ ^i g gwowa 



'3 - 



J>; 



SESIÓN PREPARATORIA 

pBLBBRADA 

EL DÍA 7 DE NOVIEMBRE DE 1892 

PARANINFO DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL 



V 



fRESiBENCIA DEL SR. I. lAIIIAllO SAlAS iUÜIESA 

Abierta la sesión á las dos y cuarenta minutos, dijo 
El Sr. Presidente: Señores, el Círculo de la Unión Mercanr 
til é Industrial, creyendo que uno de los asuntos que mejor pu- 
diera tratarse por su iniciativa, para conmemorar el glorioso des- 
cubrimiento de América, sería la celebración de un Congreso 
Hispanoamericano-portugués, que uniera sobre sólidas bases las 
relaciones comerciales ^ntre todos estos pueblos, encargó á esta 
Comisión la organización del mismo, con objeto de que reunidos 
«n un Centro común y apreciadas las aspiraciones de todos, pu- 
diéramos llevar adelante nuestra idea. 

Ni un solo momento ha descansado esta Comisión para llevar 
a^cabo su cometido de la mejor manera que le ha sido posible, á ' 
ün de que el acto resultara brillante y en consonancia con su 
objeto. A este efecto empezó por enviar circulares á todas las 
Cámaras de Comercio, Centros mercantiles, Sociedades análogas 
y aun particulares que. por la afición que han demostrado siem. 
pre á esta clase de estudios y por su posición social, pudieran 
contribuir al mayor esplendor del acto; y tenemos la satisfacción 
4e consignar que todos, absolutamente todos estos di-nísimos 
señores á quienes nos hemos diri-ido,.y toda, las Corporaciones 



i6 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



17 



se han asociado inmediatamente al pensamiento, siendo, por lo 
tanto, de esperar que este Congreso, por el numero de sus adhe- 
siones y la calidad de las mismas, alcance el resultado que desean 

sus iniciadores. . , ,.1 

Otro de nuestros mayores esfuerzos, .quizas el mas principaU 
ha sido el de recabar el poderoso auxilio y la gran ayuda de os. 
dignos señores Ministros plenipotenciarios y representantes de las 
Repúblicas Hispano-americanas en cuyo honor se celebra pr;nc.- . 
pálmente este Congreso, y también tenemos la ^atisfacc.off ce 
anunciaros que todos estos señores representantes de las Repú- 
blicas Hispano-americana y de Portugal se han prestado gusto- 
sísimos á secundar nuestros propósitos, á prestarnos su valiosa 
cooperación, y á ellos se debe ese hermoso contingente de per- 
sonas de tanta valía.que representan aquellos Estados y quí to- 
marán parte en las próximas deliberaciones del Congreso. 

La Comisión, previa consulta con distinguidas personaUda- 
des. acordó los temas que habrán de ser discutidos ei» este _Go„- 
«relo'y que son e,sencialmente prácticos, cual corresponde^ a 
•Asambleas de esta índole, sin perjuicio de que los señores Re- 
presentantes presentan y discutan aquellos otros que estimen 
oportuno presentar y discutir. Para la mejor <^^^^ :^J^ 
temas se han nombrado ponencias encargadas a distinguidas per^ 
sonas que nos han hecho el favor y el honor de acceder a la i^ 
vitación que les hemos dirigido.' pata que tuvieran la bondad de 
•encargarse de estos trabajos y que nos proponclran aquello q>^e 
sea más práctico y hacedero para el fin primordial que aqu. nos. 
:^„e; sin que esto signifique que se trate de coartar en , o m^ 
mínimo la completa libertad de acción que tienen todos los d.^^ 
^os señores Representantes de presentar aquellos temías que |^ 
timen más pertinentes á sus particulares intereses, dejando ?n 
último término, al Congroso que resuelva con absoluta libertad 
■sobre las conclusiones presentadas á su deliberación. _ 

■■ La Comisión también ha hecho un Reglamento para el orden 
•interior de estas sesiones, sin que por esto se entienda que, se 

hav. inmiscuido en asuntos que no le -"PfJ'^"' r^^^'^^ootS- 
trr'-? Ce una sencilla re-lamenlación, ha creído oportuno adoptar 



el Reglamento que generalmente se usa en estos Congresos, para 
que no se pierda el tiempo en las discusiones del mismo. 

La Comisión ha acordado por unanimidad el nombrar, como 
una muestra de respeto y consideración , Presidentes hono- 
rarios de este Congreso á todos los Señores Presidentes de las 
Repúblicas hispano-americanas; al señor Presidente del Consejo 
de Ministros de Portugal; al Sr. D. Antonio Cánovas del Castillo, 
en representación del Gobierno de S. M.; al Sr. D. Laureano 
Figuerola, como uno de nuestros patricios más eminentes, y al 
Sr. D. Segismundo Moret, que es una persona peritísima á quien 
todos ustedes conocen y que ha prestado grandísimos servicios 
á las clases mercantiles de España. 

Además, la Comisión organizadora tiene el honor de propo- 
ner como Vicepresidentes de esta Mesa de honor, á todos los se- 
ñores Representantes de las Repúblicas hispano-americanas que 
están ahora en nuestro país, y que no los cito porque ignoro los 
nombres de todos, y cometería, por tanto, alguna omisión invo- 
luntaria. 

Tales son, señores Representantes, los trabajos que ha veni- 
do realizando hasta el momento presente la Comisión organiza- 
dora; mucho celebraremos que merezcan vuestra aprobación. 

Ahora sólo falta que, con arreglo á lo que dispone el Regla- 
mento, se elija y constituya la mesa efectiva y vengan aquí otras 
personas que con más ilustración, con mayor inteligencia, puedan 
Uevar á puerto seguro la nave de nuestras discusiones. 

Termino dando la más cordial bienvenida y enviando un 
fraternal saludo á todos los dignos señores Representantes que 
nos dispensan la honra de asistir á este Congreso y se proponen 
tomar parte en sus deliberaciones, entre los cuales veo lo más 
florido de las Repúblicas Americanas, Portugal y España. ¡Ojalá 
que este Congreso, que conmemora un hecho histórico tan glo- 
rioso, sirva para inaugurar una nueva época en la que, unidos 
todos los hei manos de aquende y allende los mares, establezca- 
mes un verdadero lazo, de fraternidad con mutuo provecho y 
sirva además Je base para el desarrollo de la industria y del co- 
mercio patrios! 

i 



T 



■ I 

r. 
I-va 



i8 



CONGRESO MERCANTIL 






A vosotros toca que la idea no se malogre;. á vuestra perse- 
verancia y á vuestros esfuerzos su realización, para que podamos 
decir que al conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento 
de América, por medio de este Congreso, se ha inaugurado una 
época de paz y de atracción entre las Repúblicas Americanas. 
Portugal y España, y que la misión civilizadora del Comercio al 
establecer esas corrientes mercantiles para siempre hace ondear 
la bandera de la paz universal.— He ^láio.— [Muy bien, muy 

bien. Aplausos) J 

El Sr. Presidente: Propongo á la Asamblea que se elija 
una Comisión nominadora para que ésta sea la que se encargue 
de proponer las personas que hayan de formar la Mesa efectiva 

del Congreso. » 

Hecha la oportuna pregunta, el acuerdo del Congreso fue 

afirmativo. 

El Sr. Presidente: ^Desean los señores Congresistas nom- 
brar esa Comisión nominadora? (Muchos señores Representantes: 
Que la nombre la Mesa.) 

Entonces la Mesa, previendo este caso de galantería de los 
señores Representantes, tiene el honor de proponer á los señores 
D. Alberto Aguilera, D. Ricardo Becerro de Bengoa y D. Leo- 
poldo Cortinas. 

Se suspende la sesión por cinco minutos para que dicha Co- 
misión pueda llenar su cometido. ? 
Reanudada, dijo 

El Sr. Aguilera (D. Alberto): La Comisión nominadora, 
agradeciendo en primer término la confianza que en ella se ha 
servido depositar el Congreso, ha creído interpretar los senti- 
mientos de todos los señores Congresistas formulando la siguien- 
te lista que somete á su acuerdo: 

Presidente efectivo Sr. D. Mariano Sabas Muniesa. 

Vicepresidente iP Excmo. Sr. General Riva Palacio. 

y, 2p » » D. Manuel Pinheiro Chagas. 

^ 3.0 5> » D. Manuel María Peralta. 

^ 4.«. . . » D. Estanislao García Monfort. 



% 



hispano-americano-portugjjés 19 

Vicepresidente 5.°. ..... . Sr. D. Teodoro Bonaplata. 

» 6.0 » D. José María del Valle. 

Secretario i .« » D. José Maluquer y Salvador. 

» 2.0 » D. Basilio Paraíso, 

» 3.0 Excmo. Sr. D. José Ladislao de E.scoriaza. 
» 4° » D. Eduardo González. 

Previa la oportuna pregunta se aprobó por unanimidad la 
candidatura propuesta por la Comisión nominadora. 

Igualmente se aprobó el nombramiento de una Comisión au- 
xiliar, compuesta de los Sres. Cortinas (D. Leopoldo), González 
Revilla (D. Leopoldo), Arena (D. Antonio de la), Rodríguez (don 
Constantino) y Ortiz de Pinedo (D. Manuel). 

El Sr. PRK.sn>i:NTE: Parece que hemos incurrido en una pe- 
queña equivocación, cual es la de haber elegido para el cargo de 
Secretario al Sr. D. José Ladislao de Escoriaza, que está nombra- 
do Vicepresidente de honor. Hay que designar, por lo tanto, un 
«eñor Secretario en reemplazo del Sr. Escoriaza. 

El Sr. AGUILKR.V (D. Alberto): Señor Presidente, con la ve- 
nia del Congreso, yo designaría al Sr. D. José T. Gaibrais Re- 
presentante de Colombia, que nos honra con su presencia ' 

Habiéndose preguntado al Congreso si se designaba al señor 
Representante de Colombia para el cargo de Secretario, el acuer- 
do del Congreso fué afirmativo. 

A instancia del Sr. Presidente pasaron á ocupar sus asientos 
Jos señores nombrados para formar la Mesa efectiva, y acto se 
guido, dijo 

El Sr. PRE.SIDKNTE: Señores; agradezco infinito el honor que 
me habéis dispen.sado al designarme para ocupar e.ste puesto 
que no debo á condiciones especiales de que en absoluto .irezco' 
«mo que habéis querido honrar en mí la Representación de la 
importantísima Sociedad que presido por la benevolencia de mis 
queridos consocios, y que tuvo la feliz idea de celebrar este Con- 
deso; honra que estimo tanto y que tanto me enaltece, que su 
recuerdo jamas .e borrará de mi pensamiento, y sólo suplL no 
paréis mientes en la pequenez é insignificancia de la persona que 



I 



; i 



\20 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO- AMERÍCANO-PÓRTÚGÜÉS 



21 



ocupa es^e sitial, cuando cualquiera de los aquí reunidos pudiera 
ocuparle con mejor derecho y con mayor ilustración; porque el 
reflejo de vuestras altas y relevantes cualidades y la grandeza 
del hecho histórico que conmemoramos, hacen desaparecer esa 
pequenez y esa insignificancia para no pensar sino en la celebra- 
ción de este Congreso, que ha de hacer imperecederos los lazos 
de amistad y fraternidad y las relaciones comerciales con nues- 
tros hermanos de allende los mares. , . r » 

Así pues, yo os envío la expresión de mi mas sincero afecto 
como una muestra de mi profundo agradecimiento, y espero que. 
merced al esfuerzo de todos, el Congreso que vamos a celebrar 
formará época en la Historia y servirá para estrechar los lazoa 
de unión entre los países Ibero-americanos, borrando las peque- 
ñas diferencias que hasta aquí han existido, para no formar 
sino una sola familia, á que tienen derecho por su común 

origen. ^ i_ • „t 

Henos ya en disposición de empezar nuestros trabajos, y, al 

efecto, en las reuniones posteriores se irá dando cuenta de las 
respectivas ponencias que se someterán á discusión. 

Importantísimos son los asuntos de que va á ocuparse este 
Congreso: todos y cada uno de ellos encierran en sí bastante 
materia para ser discutidos largamente, sino fuera porque la 
misma especialidad de estos Congresos exige que los discursos. 
sean muy breves, y claras y concretas las conclusiones que se 
presenten á cada uno de los temas. ^ 

La necesidad de estrechar los lazos de unión entre las Re- 
públicas americanas y la madre patria, es de todos tan sentida. 
Gue su sola enunciación hace simpático el tema. 

Se trata de hermanos nuestros, de queridísimos pueblos 
que hablan nuestro idioma y tienen nuestra sangre, y natural 
es que nos sintamos atraídos á celebrar con ellos esas relacio- 
nes comerciales y de amistad que á todcs nos animan e inte 

rCScLQ 

.Cuáles pudieran ser los medios que habrían de ponerse en 
práctica para conseguir tal resultado? Las conclusiones que se 
presenten al tema habrán de decirio, pero bien cabe anticipar 



qué el establecimiento de líneas directas entré nuestros puertos 
y los suyos, utilizando esa flota que muchas veces yace iriaactiv-a 
«ñ nuestras bahías, pudiera contribuir al fin indicado. Claro está, 
•que al comienzo los buques ocasionan gastos y habría que aten- 
der á los intereses de los armadores para que no sufrieran per- 
juicio; pero si pudiéramos por medio de informes de nuestros 
Cónsules, y los no menos preciosos que pudieran suministrarnos 
los dignos representantes de aquellos países, averiguar cuáles son 
las mercancías qué más fácilmente tienen salida en aquellos mer- 
'Cados para recibir á cambio los ricos productos que nos envían, 
-el interés particular haría el resto y al cabo de muy poco tiempo 
sería un hecho el establecimiento de estás relaciones directas con 
•aquellos pueblos. 

Lo mismo que indico de bs Repúblicas americanas podría 
decir de Portugal, en el que, por no separarnos verdaderas fron- 
teras y por la mutua comunicación que con él tenemos, sería 
más fácil y hacedero establecer esas corrientes mercantiles y tra- 
tados de comercio beneficiosos á ambos pueblos. 

Siá esto se agregase la unificación, en lo posible, de los siste- 
mas monetarios y tarifas postales y el establecimiento de un de- 
recho internacional común á todos estos pueblos, es seguro que 
-esas beneficiosas ideas que nosotros no haríamos más que indi- 
-car en las conclusiones, nuestros industriales y los suyos, sus 
comerciantes y los nuestros habrían de ponerías en práctica 
inmediatamente desarrollando el comercio entre todos estos 
pueblos. 

De otros asuntos no menos importantes va á ocuparse tam* 
bien este Congreso: cuanto se refiere á la propiedad industrial y 
literaria y al ejercicio de las profesiones técnicas, ofrecerá amplio 
campo en el cual puedan ejercer sus iniciativas los señores Coñ- 
resistasy de ahí pueden partir las bases de una reforma en 
nuestra legislación que venga á favorecer los intereses mercanti- 
les de España. 

Nuestra política colonial con las antillas, á las cuales debemos 
<:esar de mirar como minas que se explotan y considerarlas como 
verdaderas provincias de España con todos sus derechos y obli- 



^1 



22 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



23 



gaciones, será también uno de los asuntos más importantes de 
que va á ocuparse el Congreso. 

^ Por último, la conveniencia ó inconveniencia de la libertad 
bancaria, problema que hoy se discute ampliamente y para el 
ciíal hay diversas soluciones, suministrará también materia sufi- 
üértte á los señores Congresistas para que puedan ejercer sus mi- 
dativa^ en éste asunto y determinar las bases de reformas que 
redunden en provecho de la industria y del comercio. 

• Tales son los trabajos que va á realizar este Congreso, y mu^ 
cho hay que esperar de la gran ilustración de todos los dignos. 
representantes que van á ocuparse de esas tareas para que ob- 
tengamos el resultado que todos apetecemos. 

■"Ninguno de los Congresos que se celebran puede decirse que^ 
reviste la importancia del nuestro, porque aquí podemos sentar 
las bases sobre las cuales han de girar las disposiciones que adop- 
tan los Gobiernos respectivos para hacer fructífero nuestros tra- 
bajos y llevar á la práctica nuestros deseos. 

Hora es ya de que el comercio y la industria tomen parte en 
aquello que conviene más principalmente á sus intereses, y hora 
es ya también que los Gobiernos todos tengan en cuenta nuestras. 

justas indicaciones. 

• La conmemoración del cuarto centenario del descubrimiento- 
de América puede ser, por consiguiente, fecundo en resultados, 
- prácticos; sólo hace falta buena voluntad y el esfuerzo de todos. 

para lograrlo. 
^ 'Colón descubrió un Nuevo Mundo abriendo amplios y espíen- 
dorosos horizontes á la actividad humana, ensanchando el radio 

de todas las iniciativas. 

El comercio, por su misión civilizadora, es el lazo que une 
unos pueblos con otros pueblos, y á quien se debe el progresa 
de la humanidad, teniendo por finalidad la paternidad uní- 

¡Dichosos nosotros si por medio de este Congreso consegui- 
mos dar un paso hacia esa gran unión, que haría de todas las- 
naclones una gran familia de hermanos! (Muy bien, muy btau 
Aplausos.) 

Ai, ■. .-:.■', ■■■■•■ ■■' ■ ■ \ ■ ■ ■ •• - • . 



El Sr. Presidente: Mañana tendrá lugar la sesión inaugural, 
y ruego á todos los señores Representantes del Congreso se sír* 
van concurrir puntualmente á tan solemne acto. 

El Sr. Presidente del Consejo de Ministros, nuestro Presiden- 
te de honor, será el encargado de abrir la sesión en nombre del 
Gobierno de S. M., por el respeto y consideración que le merece 
este Congreso. 

No habiendo más asuntos de qué tratar, se levantó la sesión. 

Eran las tres y veinticinco minutos. 



•^Ki 



. i 



I 

1( 



■ t 



SESIÓN INAUGURAL 



PSI.BBRADA 



DÍA 8 DE NQVIEMBRE DE 1892 

.EK EL 

PARANINFO DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL 

..•,■'. ' ' • .'■■"■■«. .■.■."• 

PHESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. ANTONIO CANOVAS DEL CASTILLO . 

PRESIDENTE l>EL CONSEJO DE MINISTROS 









■ ~\'x 



Abierta la sesión á las tres de la tarde, sé dio lectura y fué 
aprobada el acta de la anterior. 

Concedida la palabra al Sr. Ortiz DE Pinedo (D. Manuel), 
miembro de la Comisión ejecutiva, dijo: 

La Comisión organizadora, contando con la bondad del Con- 
•greso,^ha tomado parte de su iniciativa en lo que se refiere a! 
nombramiento de Presidentes de honor, designando para estos 
t^argos á los Sres. Presidentes de las Repúblicas americanas, 
al Sr. Presidente del Consejo de Ministros de Portugal, al de 
España, D. Antonio Cánovas del Castillo, al Sr. D. Laureano Fi- 
guerola y al Sr. D. Segismundo Moret. Os pide mil perdones por 
haber tomado parte de la iniciativa que á vosotros corresponde, 
así como también por haber repartido las ponencias de los dife- 
rentes temas que han de ser objeto de discusión; lo que ha he-, 
cho con el deseo de ganar tiempo, porque cree que al congre- 
garse los Representantes de Portugal, América y España han de 
ser sus discusiones tan notables que han de dejar un recuerdo en 
el siglo. 

No presento una Memoria porque todo sería pálido ante un 
Congreso compuesto de personas tan ilustradas y ante el her- 



T 



26 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICAhíO-POHTUGUÉ3 



27 



moso espectáculo que ofrece la civilización de cuatro siglos en 
c^a naagnífica exposición histórico-americana. 

¡Felices de nosotros que podemos inaugurar nuestras tareas. 
recordando las frases con que concluye su poesía un notable es- 
critor! < América sin tí ^qué fuera Europa?» 

El Sr. CÁNOVAS DEL Castillo. Señoras y señores: Con mu- 
chísimo gusto de mi parte he accedido á los deseos de la Comi- 
sión organizadora 'de este Congreso, tanto para desempeñar las 
funcio'nes de uno de sus Presidentes honorarios, cuanto para re- 
presentar aquí, como Presidente del Consejo de Ministros de Su 
Majestad la Reina Regente, la decidida voluntad de S. M. y de 
su Gobierno, de asociarse así á vuestras altas y nobilísimas aspi- 
raciones, como a la esperanza de que estas aspiraciones sea 
completamente cumplidas y realizadas algún día. 

Todos los Congresos que, para conmemorar el glorioso acon- 
tecimiento del descubrimiento de América y la inmarcesible 
gloria de Colón, hemos convocado en estos últimos tiempos, han 
tenido importancia grandísima; pero ninguno, á mi juicio, excede 
ni puede e^^ceder en ella al que el presente alcanza. 

Indudable es que el sentimiento de unidad de las naciones, 
hermanas, España, Portugal y las Repúblicas Ibero-América^ 
ñas, han encontrado un gran teatro de acción y de desenvolvi- 
miento en la esfera jurídica por medio del Congreso Jurídico,; 
todavía reunido, y que se encamina á procurar en lo posible la. 
realización del derecho universal. No es menos cierto que el Con- 
greso Literario, que tiene por especial misión el mantenimiento 
de la unidad en la hermosísima lengua castellana, también se ha 
movido y se mueve en un terreno amplísimo, fecundo, y á todos 
por igual simpático. Lo mismo hay que decir del Congreso Geo- 
gráfico, que, con su carácter científico especial, espero yo que^ 
esté también destinado á producir útilísimos frutos. Y antes de 
estos Congresos, dirigidos todos á estrechar las relaciones entre 
las naciones hermanas; antes, y fuera de Madrid, ha habido otra 
que también tuve la fortuna de inaugurar, no ya limitado á las. 
naciones á que vengo haciendo referencia, aun cuando á ellas 
más que á ptras ningunas les pertenece la materia; porque su. 



naturaleza y su sentido, verdaderamente , eran y son universales, 
como que en él se trataba, y efectivamente se trató, de acabar de 
esparcir la luz más completa, y esclarecer cuanto podía quedar 
de misterioso en la historia incomparable, realmente maravillosa, 
del descubrimiento y de la civilización de América. 

Mas he dicho y repito, que á ninguno de estos Congresos, tan 
impQrtantes ya en sí mismos por su esencia y por sus fines, y 
probablemente tan fecundos en consecuencias, puede ceder en 
importancia el que tengo la honra de inaugurar en este instante. 
Por gran. preferencia que muchos den (y probablemente recela- 
reis qiuí yo sea de ellos), por extrema importancia que se dé á 
todas' aquellas direcciones de la vida cuyo origen reside principal- 
mertte en el espífitu, como la de las ciencias y las artes, ¡qué 
queréis, ni qué le hemos de hacer! La verdad, en suma, es que 
cuando se trata de los intereses materiales del género humano; 
cuando se trata de aquello especialmente que toca á la existencia 
misma de los hombres, á su mejoramiento constante, y todavía 
más si se trata de hacer más próspera, al par que la vida de la 
patria la vida de los pueblos hermanos, suele preponderar co- 
munmente tal orden de ideas sobre todos los demás. {Muy bieny 
muy bien) Eso es precisamente lo que significa el éxito del Con- 
greso en que aquí estamos hoy reunidos. 

No me toca, en verdad, á mí el inaugurar vuestras discusiones- 
El entrar de lleno en los temas que han de ser objeto de ellas, 
mal me cumpliría á mí, que aquí no he de poder ser contestado, 
ni refutado, ni sustentar después mis opiniones. Hacer alarde á 
solas de las que naturalmente he de profesar sobre cada uno de 
ellos, sería impertinente. Tan sólo me sería lícito tratar de cues- 
tiones sobre las cuales no tenga iguales razones para guardar si- 
lencio, pero tampoco podría extenderme en ellas mucho, á causa 
de haber sido ya tratadas por mí mismo en otros Congresos. 
Son, pues, ppr tanto, poquísimos los temas de este Congreso, so- 
bre los cualtó y con carácter general y sin descender á discutir, 
que después de todo no hace falta ninguna otra doctrina sobre 
la cual me atreva yo á llamar hoy vuestra benévola atención. 

No pecaré aquí de optimista, pero tampoco de pesimista. 



a 



\ 



r 



¿8 



-tOÑGRESO MÉRCANTrL 



HISPAKO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



29 



porque habéis de'sábef (ya \o dije de pasada en otro Congreso,, 
que tuve también el Honor de presidir poco hace); Habéis de' sa- 
ber, repito, que, aun cuándo yo experimente todais aquellas tor- 
turas que el constante contacto con la realidad dá á los hortibres; 
no Hay nada absolutamente de pesimista en mí, sino que más 
bien se llena fácilmente de entusiasmo mi corazón. Mas la' reali- 
dad es la realidad; las dificultades son las dificultades; y, cuando 
se trata de obrar seriamente y de realizar con toda formalidad 
cualquiera empresa, lo primero es conocei* sus verdaderas condi- 
ciones. De ahí que empiece yo (reservándome descender después 
á algunos mayores pormenores); que empiece, digo, por llamaros 
la atención sobre el hecho de que aquí de lo que primeramente 
Ha de tratarse es de. armonizar intereses, no de armonizar ideas, 
lio de armonizar principios, nr doctrinas abstractas. Lo que nos 
proponemos, sin duda, es armonizar los intereses españoles, por- 
tugueses é hispano-americanos, del modo más fraternal posible, 
«oncel objeto deque juntos todos en un haz y combinados ven- 
gan á producir jpara todos los que ya he llamado de propósito 
Hermanos, un bien general. Y los intereses .son máá difíciles de 
concertar, son más irreductibles que las ideas y las doctrinas, 
aunque otra .cosa se piense. Porque, reparadlo bien, señores: 
cualquiera que sea el absolutismo de una doctrina sustentada, 
cualquiera que sea la fe con que una doctrina se apoye abstracta- 
mente, y en general, cuando cualquier doctrina se pone en rela- 
ción con la práctica y la necesidad forzosa de las cosas, fácil- 
mente se acomoda con ellas, un poco antes ó un poco después, 
disminuyéndose de día en día sü intransigencia hasta llegará 
conciliatorios términos, que á veces con burla se llaman eclécti- 
cos, p ero que no deben excitar burla, pues que tanto se buscan 
bajo todo régimen y en todo género de circunstancias. 

^Queréis que os ponga un ejemplo cualquiera de esto? Me re- 
feriré á una de las más doctrinales, quizá la única puramente doc- 
trinal que hay en los temas que se someten aquí á discusión, al 
tema de la libertad bancaria. Imaginaos cierto género de circuns- 
tancias; suponeos bajo la presión de ciertos conflictos, y volveréis 
á ver como se pone aparte lo absoluto de la doctrina» viniendo á 









ponerse en ejecución un sistema totalmente diferente, y en aquel 
momento con aplauso de todos. Mas esto que sucede inevitable- 
mente con las ideas en su contacto con la; realidad (porque, entre 
otras cosas, las doctrinas se pueden aplazar en su desenvolvi- 
miento, no siendo los principios sino antorchas, estrellas que 
guían hacia el porvenir, que no exigen ni necesitan realización 
completa en un momento determinado); esto no acontece de igual 
manera con los intereses. Los intereses se defienden más; los in- 
tereses se contraponen más; los intereses tienen razones para 
existir, que llegan á hacerlos irreductibles, inconciliables, en el 
instante mismo en que se pretende armonizarlos. Precisamente 
por eso, señores, es tan importante este Congreso; y por eso en- 
tiendo yo que debemos congratularnos muchísimo de su reunión. 
Porque si hay manera, si hay fórmula, si cabe estímulo para aca- 
llar todo lo más posible los intereses hasta aquí contrarios, lo 
cual siempre pide sacrificios, para lo cual se necesita posponer la 
utilidad peculiar, en algo ó en mucho, á la utilidad ajena, em- 
presa es conseguirlo que tan solo puede realizarse por el entu- 
siasmo y el amor; empresa en que hace ahora mayor falta que 
para nada el que, unidos como están de corazón los pueblos pe- 
ninsulares y los pueblos hispano-americanos, nos entendamos so- 
bre los sacrificios que hemos de hacer recíprocamente, para con- 
traer ó realizar de hecho una hermandad económica, una her- 
mandad de intereses en algo semejante á la que con tanta 
probabilidad esperamos respecto á la unidad de la lengua y aun 
á la unidad del Derecho. (Muy bietu) 

Ejemplos congruentes á lo que estoy diciendo ahora nos pue- 
den ofrecer á todos nuestros propios recuerdos. Por de contado 
(y permitidme que aun cuando no enumere todos los temas me 
fije en el primero por ser el de más alcance y acaso más esencial), 
sobre esto de la conveniencia de estrechar nuestras relaciones no 
me parece que quepa ya duda. Si la cabía antes, hase de des- 
echar ante la voz de todos los Congresos celebrados estos días^ 
las aclamaciones entusiastas de tantos oradores elocuentes pro- 
bando su conveniencia, y aun su necesidad; y no ya sólo ante las 
palabras ó los discursos, sino ante los generosos sentimientos 



)\ 



3Ó 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERiCANO-PORTUGUES 



31 



i \ 



que he tenido yo la fortuna de leer, por haber presidido tates 
Congresos, en los ojos y aun puedo añadir que en los corazones 
de todos. Bien podemos declarar ya que sin disputa, de una ma- 
nera incontestable, la cuestión está resuelta en esa parte funda- 
mental: la conveniencia de nuestras relaciones recíprocas y fra- 
ternales no necesita más discusión. (Afujf bien, muy bien) 

Pero habrá que acometer prácticamente y proseguir nuestra 
empresa con fe, con verdadera fe, de manera que si por de pronto, 
y ahora mismo, no se resuelven las dificultades, se continúe la 
labor sin tregua, marchando siempre adelante. Algún día se rea- 
lizará así, cuando no todo lo que quisierais y lo que quisiéramos, 
cuanto pueda verdaderamente realizarse. 

Envuelven los temas cuestiones en que por mucho que tra- 
bajéis, por mucho que adelantéis tocante á la doctrina (temólo yo 
y supongo que se lo temerán igualmente todos los hombres que 
tienen experiencia inmediata y directa de tales asuntos), encon- 
traremos grandes dificultades para cualquier concierto. Pienso al 
decir esto, en la cuestión de la unidad monetaria entre las nacio- 
nes ibero-americananas y las naciones ibero-europeas. No existe 
actualmente, á mi ver, en el mundo cuestión más complicada que 
esta; cuestión en que los pareceres sean más heterogéneos, en 
que estén más contrapuestos los intereses. Háse procurado ya su 
resolución por grandísimos poderes, los mayores poderes de la 
tierra, sin duda alguna. Se han reunido ya varias conferencias 
sobre ello y el resultado ha sido completamente nulo hasta aquí, 
como sabéis. Se trata de reunir otra, y en nombre del Gobierno 
de S. M. han de ir allí representantes. No debo perder las espe- 
ranzas de que se llegue á buenos resultados, ni las pierdo; ni 
quiero perder desde ahora esperanzas; pero creed que será gran 
fortuna para la humanidad y la civilización que el resultado de 
-este nuevo Congreso sea mejor que el de los anteriores. No están 
acordes los dictámenes sobre esta cuestión complicadísima, ni 
aun entre las naciones hispano-americanas. Pero, ¿quiere ésto 
decir que no se piense, que no se medite, que no se discuta? Nada 
más lejos que esto de mi pensamiento. Lo que yo quisiera, lo que 
pretendo, lo que si pudiera aconsejar me permitiría aconsejaros, 



_í^3 



^s que lo discutáis como debe ante todo discutirse, como tesis 
científica, preparando desde ahora las soluciones que acaso traiga 
-el porvenir, pero sin confundir las aspiraciones teóricas y doctri- 
nales, porque eso lleva consigo muchos peligros, con lo que desde 
ahora ó en breve plazo quepa realizar. 

Por lo demás, todos los temas sometidos á vuestra discusión, 
si bien se mira, vienen á reducirse al primero y, sobre todo, á su 
primer párrafo. Y, pues, de lo que se trata en todo es de estre- 
char nuestras relaciones, de unirnos desde ahora, pero cada día* 
más, con un constante sentimiento de fraternidad, tened inmedia- 
tamente en cuenta tres cosas: primera, lo que sobre ello puede 
hacer el Gobierno de España; segunda, lo que pueden hacer el 
Gobierno portugués y las naciones ibero-americanas; tercera, lo 
que puede y debe hacer la iniciativa particular. Cada una de las 
tres debe mereceros examen aparte. 

Permitidme que comience yo por esta última. Desde luego 
entiendo que no dejareis de darle vosotros á la iniciativa particu- 
lar el inmenso valor que tiene. Cuando se trata de crear riquezas 
para cambiarlas, cuando se trata de aumentar los productos de 
unas y otras naciones para que se acreciente la prosperidad recí- 
proca, no cabe duda alguna, el primer agente ha de ser la inicia- 
tiva particular. Desenvolved, pues, en la discusión y en las con- 
clusiones todo aquello que se relacione con la iniciativa particu- 
lar; que por mucha importancia que á ella le deis, en materia de 
agricultura, industria y de comercio, nunca se la daréis sobrada. 
Por lo mismo que yo no soy de los que creen que en mi patria, 
y en todos los países de la tierra, la sola iniciativa particular 
baste para producir la prosperidad nacional, sin distinguir de 
estado de cultura, de estado de instrucción industrial y agrícola, 
de estado de impuestos entre unos pueblos y otros, tengo mayor 
obligación de declararos con franqueza, como he declarado ya 
muchas veces, que mi doctrina ideal, aquella doctrina que por 
mucho que se sienta, no cabe realizar siempre, me lleva á pensar 
que son más felices los pueblos á medida que se bastan mas y 
necesitan menos. A la iniciativa particular hay que entregarle en ' 
-mi concepto, cuanto ella esté en situación de cumplir por sí sola- 



. T-.-> - ■^•S. 



t 



: '! 


ii 


■1; 


í 








• 




; 


' 


' 




. 


1 






■ 


1 


t 






> 


' 


f ! 


• 


L 


L 


m 



32 



CONGRESO. MF.RCANTi;. . 



allí donde la iniciativa particular no llegue, preciso es en mi per- 
sonal concepto, que reemplace sus funciones el Estado. (ií/«>^ 
ditn, muy bien. Grandes aplausos^ ¿Cómo con estas opiniones y 
estas aspiraciones, no he de desear también yo que la iniciativa 
particular se desarrolle en Portugal, en líspaña, en las naciones 
ibero-americanas? ¿Cómo no he de apoyar cuantas tentativas se 
hagan para que esta iniciativa particular cree y mantenga comuni- 
caciones constantes entre los pueblos hermanos, y para que recí- 
procamente nos estimulemos, de modo que yendo ella de la Pe- 
nínsula á América y viniendo de América á la Península, la ac- 
ción común se junte y multiplique? 

Una cosa hay, entretanto, que me ofrece grandísimas dudas 
y más que dudas, en las aspiraciones de estos Congresos, y es 
que la creación de Juntas delegadas de ellos para atender en lo 
porvenir á la realización de sus varios fines sea posible, y con-, 
duzca á resultados positivos, tratándose de materias en que ne- 
cesariamente ha de intervenir el Estado por sus naturales funcio-- 
nes. Temóme yo y recelo, no sin algún fundamento, que las tales 
Juntas resulten molestas, y que el Estado por donde quiera se 
muestre poco propicio á su intervención independiente. Sobre 
esto hará falta en todo caso hasta exagerar la circunspección y la 
modestia. Pero para organizar la iniciativa particular en todas 
partes, para ilustrarla, para apoyarla y estimularla ¡ah! bien po- 
déis nombrar una Comisión ó Junta general, si queréis, bien po- 
déis nombrar muchas locales en los Estados hermanos, y procu- 
rar que entre ellos todos no se interrumpan, si es posible, los 
buenos oficios ni por un instante. Modelo tenéis ya de esto, que 
citaré, aun cuando por ser yo de la Corporación á que aludo, 
aunque el último, pueda parecer interesado. Ese modelo es la 
Real Academia Española, á quien no se le podrá negar nunca la 
decisiva parte que ha tenido en el renacimiento del afecto recí- 
proco entre los Españoles de Europa y de América. Alrededor 
de la Academia Española, que es en su caso la Junta ó Comisión 
General, y que por la fuerza de las cofas se ha encontrado cons- 
tituida en centro de las demás, hay ya establecidas bastantes 
Academias con ella enlazadas esti-elchamciitc, y que trabajan des- 



HISP ANO AMERICA N'O-PORTUGU ES 



Zl 



.de hace tiempo unidas para reunir en el acerbo común todas las 
riquezas de nuestra lengua, habiendo ya obtenido en su perfec- 
ción grandes progresos, y progresos también en el conocimiento 
de su literatura general. No en esa forma misma (porque esa fór- 
mala ha impuesto, por decirlo así, la historia con la preexisten- 
cia de la Academia Española); más por parecido modo cabe or- 
ganizar cuanto tienda á los fines de este Congreso, y yo tengo eso 
por útilísimo, por necesario, y creo que cuanto la iniciativa par- 
ticular haga en tales caminos, recíproca y largamente nos será a 
todos recompensado. 

Al lado de la jniciativa particular debe estar, es claro, la ini- 
ciativa de los Gobiernos; pero es punto este que necesita mucho 
y atento estudio. En nada se impone el valor práctico de las cosas 
tanto como cuando se llega á la cuestión que acabo de plantear. 
Tratando primero de España, os diré, por el tal cual conocimien- 
to que tengo de sus asuntos, que si no han podido sus Gobiernos 
(hago la causa común de todos en este instante); que si no han 
podido hasta aquí los Gobiernos nacionales realizar con Portugal 
la unión estrechísima, en el orden económico, que siempre han 
apetecido, y que si tampoco se ha podido realizar eso por medio 
i de tratados, de convenciones, de actos públicos, respecto á las 
[Repúblicas Ibero-americanas, deseo, y gran deseo, á ninguno 
hasta aquí le ha faltado. Lo que ha faltado es la posibilidad de su 
realización. ;Por qué? Por la contraposición de intereses de que os 
hablé antes, contraposición que, como también he dicho, más 
que por cálculos aritméticos, más que reduciendo á peso y medi- 
da las cosas, se hará desaparecer hasta donde sea posible, lle- 
gando á soluciones comunes, tan solo por medio de la exaltación 
de los sentimientos fraternales, que de nuevo nos van uniendo. 
Hoy (no temo comprometer ningún secreto de P:stado, ni de Go- 
bierno, sino daros á todos una noticia que os complacerá en gran 
manera); hoy nuestras negociaciones comerciales con Portugal 
están en mejor estado que hayan tenido jamás. Hoy, y así se 
comprueba lo que antes he dicho, la extrema cordialidad que 
hacia nosotros siente y que tanto debemos agradecer, la nación 
portuguesa, se revela ya en la manera con que entabhi y sigue 



:{ 




34 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO AMERICANO-PORTUGUÉS 



. ! 



] 



- • 






con nosotros sus negociaciones. Por ambos lados se discute en 
forma hasta ahora desconocida por lo excesivamente (si es que 
este adverbio se puede aplicar con exactitud al caso), por lo sin- 
gular ya que no excesivamente benévolos que recíprocamente es- 
tamos. No retiro el adverbio del todo, aunque en la acepción 
empleada tan poco castiza porque quizá corresponde mejor que 
el usado luego, y que otro ninguno, á la realidad de las cosas. Y, 
sin embargo, entre este mismo país hermano, con el cual estamos 
en este instante en tan excelente camino para entendernos eco- 
nómicamente, y nosotros, ha habido contraposición de intereses, 
sino grandes, de arreglo muy ditícil, sobre alguna materia. He- 
mos tenido penosas dificultades, largas discusiones, que aun no 
me atrevería yo á decir que estén todas resueltas, respecto á un 
asunto que á primera vista parece baladí, al asunto de las pes- 
querías entre los ribereños del Guadiana y del Miño, pero del 
Guadiana sobre todo y principalmente. Ahora, ya todo parece en 
excelente camino de armonía; pero ¿sabéis en qué han consistido 
muchas de tales diferencias? Veamos un ejemplo. Cualquiera di- 
ría que el principio de la reciprocidad por unos y otros tomado 
en sentido afirmativo, para concederse recíprocamente iguales 
ventajas, sería capaz de traer necesariamente consigo la concor- 
dia. Cualquiera lo diría, ¿no es cierto? Porque no parece á primera 
vista que hay nada tan conciliador como lo recíproco entre dos 
potencias ó entre dos particulares que negocian cualquier contra- 
to. Pues no ha bastado, á causa de que con la misma simpatía de 
portugueses á españoles, que de éstos á los portugueses, si bien 
han aceptado los últimos tiempo há la reciprocidad, por lo que 
respecta á las aguas del Miño, cuando se ha tratado de la des- 
embocadura del Guadiana no han dejado de encontrarse obs- 
táculos, el primero, si no yerro, que los artificios portugueses 
eran algo menos eficaces, ó mucho menos eficaces (lo mismo 
da para el ejemplo) que los de los españoles. Parece que los 
portugueses no querían cambiar su método de pescar, y tampoco 
querían sufrir la ventaja de los españoles. Y esto que desde aquí 
acaso os parezca pequeño, esto ha sido copiosa fuente de con- 
sultas, de discusiones, de comisiones particulares, y hasta de 



as 



cierto arbitraje. De tal suerte hay que tener en cuenta los intere- 
ses de todos, no obstante la mejor voluntad para llegar á buenas 
soluciones. 

Pues vamos ahora á las Repúblicas Ibero-americanas. Con 
mucha razón clamamos todos porque se hagan entre ellas y nos- 
otros tratados. ¿Podrá creer nadie que sea culpa de ningún Go- 
bierno español el que sólo tengamos hasta ahora un tratado con 
nuestros hermanos de América, que es el de Venezuela, y dos 
tratados pendientes de discusión, que son los de Méjico y Co- 
lombia? Verdad es que, en general, nos tenemos recíprocamente 
otorgada la cláusula de Nación más favorecida, ahora por los pri- 
mitivos tratados de reconocimiento, ahora por los tratados subsi- 
guientes de paz y amistad; pero, en fin, aunque eso es algo de lo 
que podrá pretenderse en nuestras discusiones, no es, ni con 
mucho, todo lo que seguramente sería de desear. La culpa no es 
de los Gobiernos españoles. ¿Lo será, por ventura, de nuestros 
hermanos de América? Tampoco. Nuestros hermanos de Améri- 
ca necesitan tener muy en cuenta para sus tratados su organiza- 
ción financiera. Para hacer grandes concesiones en sus Aduanas 
necesitan, por lo general, alterar, modificar, fundar bajo bases di- 
ferentes su sistema tributario. No digo que esto no se pueda em- 
prender, no digo que no lo hagan en el porvenir; lo harán, natu- 
ralmente, cuando les convenga, cuando sus circunstancias se lo 
permitan; no lo harán meramente por tratar, aunque sea con nos- 
otros, porque modificaciones mal estudiadas en su régimen eco- 
nómico les crearán dificultades de importancia. 

No quiero extenderme en esto, ni ya en nada, porque me 
parece que he dicho bastante. Los Gobiernos españoles sé yo 
que, comprendiendo los motivos que tienen todas ó la mayor 
parte de las Repúblicas americanas para no hacer cuantas con- 
cesiones arancelarias desearían, y que, por otra parte, ha- 
brían de extender por obligaciones anteriores á los demás países 
de Europa, con frecuencia se han limitado á solicitar otras cosas, 
que sin duda vosotros solicitareis, y solicitándolas, á todos lo¡ 
españoles debe de serles grato el oir que sus Gobiernos se han 
anticipado á la mayor parte de ellas. Los Gobiernos españoles, 



■K' 



36 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



37 



u 



1 ' 



ya que no han solido hasta aquí obtener reformas arancelarias de 
aquellos Estados, á lo menos han propuesto una porción de me- 
didas supletorias, por ejemplo, el establecimiento de depósitos 
que sirvieran para las mercaderías peninsulares, como todos los 
depósitos, no pagando más que por lo que se consumiera en el 
país, cosa importante ya sin duda alguna. Los Gobiernos españo- 
les han deseado y propuesto además que se aumenten las líneas 
de vapores entre aquellos Estados, unos con otros, y con la Pe- 
nínsula. Han puesto primero por su parte cuanto han podido en 
la materia, cuanto sus propios medios financieros les han permi- 
tido; pero se han sometido, como era natural, después á las situa- 
ciones financieras de los países americanos, que sin duda no les 
han permitido acceder á nuestros deseos. Por este estilo pudiera 
citaros otras medidas que ya se han propuesto. 

Relaciones hay que entiendo yo que desde luego se podrían 
mejorar sin grandes dificultades, porque ya hay mucho adelan- 
tado para ello; me refiero á las relaciones postales. Reina ya 
bastante armonía sobre el particular en el mundo, sobre todo en 
Europa, y bastante unanimidad también de ideas en los Estados. 
Ibero-americanos, para que este común beneficio nos lo podamos 

proporcionar al fin y al cabo. 

En cuanto á aumentar las atribuciones ó medios de nuestros 
Cónsules, á fin de que, relacionándose más con aquellos Gobier- 
nos, puedan servir de intermedios para desarrollar el comercio 
nacional con aquellas regiones, también eso es fácil y debe estu- 
diarse, pues su ejecución me parece bien obvia y exenta de difi- 
cultades. 

Y ¿á qué cansaros más? 

Quizá habrá algo que os extrañe en lo que he dicho; pero he 
querido mejor trazaros el cuadro de las dificultades que presentar 
risueñas esperanzas, que si se pudieran cumplir, vosotros nos las 
daréis resueltas, con el concurso de todos, y nos las daréis de 
una manera seria, formal y decisiva en las conclusiones que ha- 
bréis de votar. Para vosotros, para los representantes de este 
Congreso están las esperanzas; para quien en este momento os 
preside, con la experiencia de lo pasado y la práctica de las 



cosas de Gobierno, está el señalaros las dificultades que tenéis 

•que vencer. - 

; Acomodad, señores, os diré para concluir; acomodad vues- 
tros esfuerzos á las dificultades que os presento. ¡Cómo no! Pre- 
cisamente la nota característica de nuestra raza toda entera está 
en que ella agranda el esfuerzo, a medida de las dificultades, y 
aun por eso ha podido vencer tantas y al parecer insuperables 
en la Historia. 

. > Aunad los esfuerzos y levantadlos á la altura de las necesida- 
des de la concordia; y en cuanto á la conciliación, á la armonía 
de. nuestros respectivos intereses, fiaos mucho, ya os lo he dicho 
'dos ó tres veces, en los sentimientos del corazón que nos unen 
á todos y que todos estos Congresos están demostrando. (Gran- 
-des aplausos.) 

El Sr. D. Manuel M. Peralta, Ministro de Costa Rica, 

hizo después uso de la palabra, diciendo: 

«Señores: La Grecia antigua, con su profundo conocimiento 
•de las cosas divinas y humanas, asignó á Mercurio un puesto de 
honor en el Olimpo. • 

Mercurio, hijo de Júpiter, mensajero de los dioses y Dios del 
Comercio y de la elocuencia, representa un gran símbolo: la paz 
y el progreso por medio de la amistosa comunicación y del cam- 
tíio de comunes intereses entre los hombres. 

Júpiter tomó bajo su protección á los mercaderes; confióla su 
hijo el cuidado de protegerios; puso alas en sus pies para que 
•con presteza pudiera salvar las distancias, y concedióle además 
<?1 don precioso de persuadir. Bajo tan divinos auspicios nació d 
Comercio y fueron conociéndose y acercándose unos á otros los 
pueblos más diversos,, y se colonizaron las regiones niás ásperas, 
las playas más remotas. 

Los griegos, que nos han legado en todas las manifestaciones 
<ie la actividad intelectual y artística tantas maravillas, que si hoy 
tienen iguales, jamás han sido superadas; ya veis, señores^ cuaa 
noble abolengo atribuían al Comercio. 

Los Estados más florecientes han. debido.su prosperidad,, 
únenos á los triunfos aleatorios de la.iuerza que i las pacíficas 






,1 



38 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



39 






'i 



conquistas del persuasivo negociante que, provisto de ricas sedas^ 
de populares tejidos ó de oro, iba á buscar ó á derramar el oro- 
á lejanos países, á crear en ellos necesidades nuevas y á traer en 
cambio raras esencias, delicados artefactos ó materias primeras 
para alimento de la industria. 

Florencia levantó á su dinastía de mercaderes á la altura de ^ 
los más ilustres tronos de Europa, no porque descendiese de 
Alarico ó Teodosio, sino porque su actividad y sus talentos co- 
merciales, desarrollados en una larga práctica, le valieron grandes- 
riquezas, y vosotros lo sabéis muy bien: las riquezas y el tiempa 
abren todos los caminos; permiten hacer bien, levantar palacios, 
fundar hospitales, erigir universidades, crear bellísimos jardines, y 
conquistar, por las suaves insinuaciones de las fiestas suntuosas ó 
de generosos auxilios en tiempo de calamidades públicas, los su* 
fragiois de los ciudadanos. 

Esto ocurría con los Médicis, en lá más hermosa y mas artís-^ 
tica dé las Repúblicas italianas. 

Lorenzo el Magnífico, inmortalizado por Miguel Ángel; León 
X, glorificado por Rafael; María de Médicis, divinizada por 
Rubens, eran vastagos de aquella gran dinastía de mercaderes. 

El esfuerzo individual cuerdamente mancomunado, la activi- 
dad perseverante, «la codicia que, en manos de la suerte, se arro- 
ja al mar,» como dice el poeta, tales son, señores, las condiciones' 
cjue han hecho á 'los grandes negociantes y las que han servida 
para dar empuje y lustre á los Estados.. 

España, señores, por su larga historia y por la abundancia pro- 
liífica de su suelo, no tuvo necesidad de buscar la subsistencia cti 
el comercio extranjero, durante los siglos de la reconquista; logró: 
más tarde descubrir los inmensos tesoros del Nuevo Mundo, y los. 
esparció y distribuyó con pródiga mano. 

Las inmensas riquezas traídas por los galeones españoles cam- 
biaron totalmente la faz económica de la Europa en el siglo XVI, 
y España, deslumbrada por el oro, que se deslizaba rápidamente 
de sus manos y que derramaba con profusión por todos los cami- 
nos de la Europa, no pensó en mejorar su comercio, en cultivar 
bien sus campos, en desarrollar su industria, y cuando llegó la. 



hora de las grandes crisis, se contempló desarmada é inhábil para 
la lucha en la arena de los intereses económicos, que es donde se 
están librando hoy las grandes batallas. 

Gracias á vosotros, señores, el marasmo comercial y la inco- 
municación de España con sus hijas de América desaparecerá en 
breve. La» nociones pseudorreligiosas y aristocráticas, de que la 
actividad comercial, de que el trabajo de nuestras manos es un 
cstótigo, se van extinguiendo. No es menos noble que sembrar el 
trigo, el venderlo en la plaza pública ó llevarlo en forma de pan 
adomicilio. 

La América española tuvo en 1 89 1 un movimiento comercial 
de 3.8cx> millones de pesetas, y el Brasil de i.3CXD millones de 
pesetas, valor de sus productos naturales en su ser primitivo ó 
transformado por la industria. 

Mas este comercio se hace principalmente con Inglaterra, 
Francia, Alemania y los Estados Unidos. 

España, que halló en América los metales preciosos y las es- 
meraldas; que extrajo la quina y la goma elástica; que plantó allí 
el trigo, el café y las naranjas; que descubrió el árbol del bálsamo 
y llevó la vacuna; que propagó en Europa el uso del cacao y del 
tabaco y llevó la viña, el banano y la caña de azúcar; España, á 
quien el ^uevo Mundo es deudor de las semillas de su civilización 
actual, de su agricultura y de su comercio, de su religión y de su 
habla; España no ha podido olvidar el surco hecho por sus pode- 
rosas naves en todas las grandes vías de la navegación universal, 
y América, ayer como hija, hoy como hermana, la espera con los 
brazos abiertos para cambiar sus productos y consolidar con los 
fuertes vínculos de los intereses económicos los de la sangre y los 
de la simpatía. 

. En nombre, señores, de las Repúblicas hispano-americanas, 
permitidme que os salude y os exprese nuestra profunda gratitud 
por los bienes inmensos que aquel continente recibió de nuestros 
comunes antepasac<os, por vuestra generosa hospitalidad de hoy 
y por los nobles anhelos con que hoy, y quiera Dios que por 
siempre,, se confunden nuestras aspiraciones de patria y de nacio- 
nalidad. . . 



40 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



41 



' A 



i 



fí*^ 



*:-: 



El Sr. Presidente: El Sr. García Monfort tiene la palabra. 

El Sr. García Monfort: Señoras y señores: Humilde es mi 
pensamiento y más humilde, más pobre, más desaliñada la pala- 
bra, con que lo expreso, circunstancia de la cual no me había 
apercibido hasta estos críticos momentos, tan difíciles para mí, al 
tener la honra de hablar después de nuestro ilustre Presidente y 
del Representante de América, que con tanta elocuencia como 
brillantez han expuesto sus pensamientos y las aspiraciones de 
unos y otros pueblos que tan digna representación tienen en este 
Congreso. Y lamento tanto más la falta de dotes oratorias en 
estos instantes, porque después he de dirigir un ruego al Congre- 
so que, para que resultase eficaz, debería brotar de labios tan ele- 
cuentea y tan autorizados como los de los preclaros oradores que 
acabamos de oir; mas, así y todo, lo consignaré cuando llegue la 

oportunidad. 

Si yo tuviera dudas, ó las hubiere abrigado, acerca de la im- 
portancia de este Congreso, de su eficacia y de los fecundos y 
beneficiosos resultados que ha de ocasionar á las clases mercan- 
tiles, se hubiesen desvanecido desde el momento en que he visto 
al Sr. Cánovas del Castillo deslizar los sabios conceptos que en- 
v-uelve su persuasiva palabra en el espíritu de tantos eminentes 
estadistas como nos han enviado nuestras hermanas las Repúbli- 
cas Ibero-americanas y el vecino reino de Portugal. 

Gran ejemplo es el que dá S. S. desnudándose de su alta m- 
vestidura y viniendo á traer á estos Congresos el prestigio de su 
admirable elocuencia y el concurso del Gobierno. En cuanto á 
mí, no me ha cogido de nuevas su conducta; la esperaba, porque 
conocía otro gran ejemplo de S. S.: el que dio cuando al crearse 
la Comisión de Reformas sociales, aceptó desde la oposición la 
presidencia. Demostró entonces y hoy lo confirma, que coloca 
por encima de los intereses de partido los intereses sociales; y, 
créalo el Sr. Cánovas, aunque parece que estas cosas trascienden 
poco. Van minando lentamente la opinión, y la Industria y el Co- 
mercio, los trabajadores y los patronos se lo agradecen, como en 
nombre del Congreso ó de las Cámaras me complazco en ofrecer- 
le la expresión de reconocimiento. 



Y ya que al pronunciar, casi inconscientemente, la palabra 
partido, he dado un resbalón, permitidme que lo compense con 
•otro en opuesto sentido. Á esa alta tolerancia, á ese gran respeto 
•del Sr. Cánovas, á cuanto se relaciona con los intereses sociales, 
ha correspondido la conducta del partido liberal publicando la 
ley de Asociaciones, la más expansiva de Europa, que se ha 
planteado sin excitar dificultades y que lentamente va arraigando 
«n el país pequeñas asociaciones de previsión, de mutualidad y 
tie cooperación, que son otros tantos antemurales del orden. Sin 
esa ley que ha realizado las ilusiones más caras de mi vida, acaso 
no estaría yo en este sitio. 

Desde el imparcial terreno de los intereses sociales, únicos 
que aquí representamos, podemos hacer justicia por igual á todos 
los partidos; pero esto exige que la hagamos al poder moderador 
tie que unos y otros son órganos, á la ilustre Dama, modelo de 
mujeres y de madres, en quien la tierna delicadeza y el sensible 
tacto han valido más que la intuición de los hombres de Estado 
para traer á las cuestiones sociales (y no entiendo por estas cues- 
tiones las obreras, sino todas las que se refieren á fines que no 
debe realizar el Estado) el principio que lleva á todas partes de 
tolerancia, de concordia y de armonía, así como, con ocasión del 
Centenario, ha realizado estas fiestas de hermanos con el lustre 
de su nombre augusto y el encanto de su presencia. (Muy bien, 

muy bien.) 

Grande es también nuestro reconocimiento al Círculo de la 
Unión Mercaniil, á su Junta Directiva, á la Comisión ejecutiva y 
á su digno Presidente, que inspirándose en las altas concepciones 
<iue siempre han sentido en favor de las clases mercantiles, como 
centinela avanzado de las mismas, supieron {^reparar y llevar á 
feliz término este Congreso del que tan fecundos resultados nos 
prometemos en favor del Comercio y la Industria de las Naciones 
aquí representadas. Reciban, pues, el Círculo de la Unión Mer- 
cantil, las Juntas Directivas y su digno Presidente, la expresión 
de nuestra gratitud y de nuestro afecto. 

Y vosotros, ilustres Representantes de Portugal y de las Re- 
públicas Ibero-americanas, qué sin tetn'o^^á' las molestias de peno- 



42 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



43 



i I 



sísimos viajes habéis dejado las comodidades de vuestro hogar y 
llenos de abnegación y de amor por el progreso de los patrios 
intereses habéis acudido presurosos á nuestro llamamiento para 
tomar parte en nuestras discusiones é ilustrarlas con las brillantes 
inspiraciones de vuestro entendimiento y darlas un carácter prác- 
tico con las maduras reflexiones de vuestra experiencia; vosotros 
todos recibid la bienvenida que por mi indicación os envían las 
clases comerciales de España, y con ella el abrazo cariñoso que 
para vosotros y vuestros representados me encomiendan, como 
símbolo fidelísimo de los fraternales sentimientos que enlazan á 
vuestros pueblos con el nuestro y del concierto armonioso en que 
deseamos se resuelvan las aspiraciones mercantiles de los pueblos 
aquí representados para lograr el fomento del Comercio y de la 
Industria, las dos grandes palancas de la moderna civilización, 

(Muy oten.) 

Y henos aquí, sin pensarlo, en medio del asunto, en medio 
del objeto de nuestro Congreso. Yo no he de entrar en el examen 
de sus temas, ni para justificar su elección; no he de invadir la 
esfera de acción de los oradores que han de ocuparse de ellos; 
pero creo que puedo y debo decir breves palabras acerca del 
sentido que á este Congreso, y á otros que se han celebrado, 
trae la raza Hispano-portuguesa- americana. Tras el Congreso Jurí- 
dico viene ahora el Congreso Mercantil, tras de la armonía del 
derecho la armonía de los intereses; y para comprender, discutir 
y resolver estos problemas, ninguna raza como la raza latina a 
que nos gloriamos pertenecer. Roma dio la fórmula del derecho 
al mundo antiguo, es decir, la fórmula de conciliación del orden 
con la libertad privada, la suprema armonía de todos los derechos 
civiles. Hijos de Roma, hemos de aplicar el mismo principio de 
armoníia á todos los intereses sociales organizándolos, coordi- 
nándolos por medio de ía libertad y en el seno de la libertad, 
para resolver todos los problemas, todas las cuestiones que surgen 
en la marcha azarosa del progreso humano. Y para esas cuestio- 
nes venimos preparados mejor que otras razas. 

En medio de la confusión de los tiempos y de las revueltas y 
cncruciiadas de la política internacional, se ve hoy bien claro 



que en el mundo civilizado quedarán más ó nienos pronto simpli- 
ficados y reducidos los impulsos de raza á tres, á la acción de 
tres grandes pueblos: los germanos, los eslavos, y los latinos. En 
la variedad de caracteres de cada raza, los germanos representan 
el individualismo, que los distingue en la historia desde los tiem- 
pos de Tácito y que llega en la vida social y política á sus últi- 
mas y más completas conclusiones, al individualismo negativo de 
los anglosajones del lado de allá y del lado acá del Atlántico. 
Los eslavos representan la aspiración colectiva, mientras que 
nosotros, los latinos, somos el órgano del sentido armónico, del 
sentido social: no^mponemos lo común:, lo colectivo al individuo 
si no lo acepta, pero no nos detepemos en el individualismo 
negativo, reconocemos que sólo por la libertad y en la . libertad 
han dc' fundarse los: organismos sociales.y .creemos que sólo por 
estos grandes organismos voluntarios y libres, voluntarios en los 
individuos que han de formarlos, libres en la facultad de escoger 
sus fines, concretar sus medios y ordenar sus. funciones, sólo con 
ellos es posible el progreso económico con ja solidez y celeridad 
qtie reclaman Jos tiempos. . i , . r», -i ;. . 

Agrupad los industriales en gremios; y Ja, aí:ición industrial 
colectiva encuentra su. órgano adecuad»; para r^mpver todos los 
obstáculos que se opongan á su marcha.. Agrupc^d Ip^ comercian- 
tes en Círculos Mercantiles, en Cámajcas de Coníefcip y los agri- 
cultores de Cámaras, Agrícolas y tendrán . su , legítima y vigorosa 
representación, estos .fines y estos interes¡qs ecQDÓmjcps. Algo, 
trabajosamente, vamos haciendo en e^te géper9, d;^ organización; 
pero ese algo, con ser tampoco, ha producádo, ya este Congreso» 
triunfo de que : s¡^n>pre se envanecer^ ^1 Círculo de la Unión 

Mercantil, v --¿^ . , v :,,»{io ü; :■•;•• 

Figuraos, por Ain momento, que el pefisan^i,ento crece; que 
constituidos todps los greiinios, todas, las Cámaras en cada uno de 
los países HLspano-portugueses-americanos se creaba, como cen- 
tro de este movimiento en, cada p^ís, un sindicato general de la 
producción y del Consumo, y que establecidos estos sindicatos 
generales celebrq.se . un nuevo Congresq. ¿Creéis que entonces 
sería o^^ipn de discutir |a jjecesidad de estrechar : los lazos de 



I 



\ 



\ -- 



44 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PQRTUGUÉS 



45 






líl^ 






unión con las Repúblicas americanas, que es la que se persigue 
en el primer tema <\iie vamos á debatir? 

Entonces sería, no ocasión de discutir, sino de que los sindi- 
catos por sí estrecharan las relaciones de todos los pueblos his- 
pano-portugueses-americanos; y tendría cada uno fuerza bastante 
en su país para pedir á sus Gobiernos y obtener, con el apoyo de 
la opinión, las reformas jurídicas ó administrativas necesarias. 

Discutid, aclarad vuestros temas; urge llegar á soluciones cla- 
ras y concretas aceptadas por todos; pero no lo olvidéis, el orga- 
nismo que en sus principios nos trae el planteamiento de sus pro- 
blemas es el que, desarrollado como lo piden sus vigorosos gér- 
menes, nos traerá las soluciones y el planteamiento de las mismas. 
No perdamos un átomo de la energía individual limitando su 
libertad, pero apresurémonos á crear los organismos sociales vo- 
luntarios que trae á la obra del progreso la poderosa palanca de 

la asociación. 

Y claro es que hasta que esto tenga efecto, unos, otros y to- 
dos debemos reclamar de nuestros respectivos Gobiernos la cele- 
bración de tratados de comercio, como medio el más eficaz de 
estrechar los vínculos de las naciones aquí representadas, aspira- 
ción nobilísima que se halla sintetizada en los temas primero y 
quinto, que han de ser objeto de vuestras discusiones; respecto á 
las cuales formulo ante el Congreso el ruego de que hablé al prin- 
cipio, que consiste en suplicar á todos y á cada uno de los con- 
gresistas que han de tomar parte en los debates que se susciten, 
que tengan abnegación para prescindir de los repetidos halagado- 
res aplausos que indudablemente obtendrían al pronunciar exten- 
sos y brillantes discursos, procurando dar á éstos la menor exten- 
sión posible, para que puedan oirse todas las opiniones que. ex- 
puestas con el carácter práctico que deben tener esta clase de 
discusiones, nos den los resultados eficaces y fecundos que todoá 
perseguimos. • . ?= . • . . 

Como conclusión, con objeto de que quede más grabada en 
el ánimo del señor Presidente deP Consejo de Ministros, voy á 
dirigirle una súplica én nórtibre de las Cámaras de Comercio. Con 
motivó del glorioso hecho que se conmemora en el cuarto cente- 



nario, España va á tener la honra de recibir como huéspedes á 
los Reyes de Portugal; pues bien, señor Presidente, los dignísimos 
representantes que el comercio de Portugal ha enviado cerca de 
nosotros; los representantes todos de. este Congreso y todas las 
Cámaras de Comercio de España tendrían gran satisfacción en 
que con esta visita regia, emblema del amor fraternal que recí- 
procamente sienten ambos pueblos, se realizase el tratado de co- 
mercio entre Portugal y España: de este modo, á más del júbilo 
que habrán de experimentar ambos pueblos por los fecundos be- 
neficios que han de obtener, cuando los representantes de las 
Repúblicas Americanas, cumplido el objeto que los ha traído, 
vuelvan á sus hogares y den cuenta á sus poderdantes del modo 
como todos hemos llenado nuestro cometido, podrán deciries que 
portugueses y españoles predicamos con el ejemplo, y que á la 
manera que unos y otros con fraternal abnegación hemos armoni- 
zado nuestros recíprocos intereses en el tratado de Comercio, 
unos y otros también deseamos con ardor vehemente que las Re- 
públicas Americanas enlacen los suyos con los de estos dos pue- 
blos hermanos, viniendo de este modo á realizarse en la vida 
práctica de la esfera mercantil, por medio de los tratados de Co- 
mercio, lo que por los indisolubles lazos de las ideas y los apa- 
sionados vínculos del sentimiento se halla realizado en la esfera 
moral, desde aquel momento supremo en que, para gloria de Es- 
paña, el gran Colón les llevó la esencia de nuestro ser, de nues- 
tra cultura y de nuestra civilización, encarnada en su noble y ge- 
neroso espíritu. [Aplausos prolo7tgados^ 

He dicho. 

El Sr. Presidente: El Sr. Rodríguez tiene la palabra. 

El Sr. Rodríguez (D. Constantino): Señoras y señores: Las 
reglas de la cortesía y la fuerza de las circunstancias hacen que 
yo cumpla, en desfavorables condiciones, el inexcusable deber 
que me ha impuesto el digno y prudentísimo Presidente efectivo 
del Congreso, de dirigiros mi desaliñada palabra; pero piensa 
daros en cambio una compensación, que es la de ser breve. No 
quiero yo que mi palabra venga á amargaros la dulce impresión 
que en todos nosotros habrá seguramente producido la elocuen- 



fl 



N 



}\ 



46 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



47 



cia de los dignos oradores que me han precedido; elocuencia que 
ha tenido, sin duda alguna, su origen en caudales copiosísimos de 
aentimientos puros. 

Celebramos el cuarto centenario del hecho más grande que 
registra la Historia, el descubrimiento de América por el inmor- 
tal genovés Cristóbal Colón; y lo celebramos, á mi modo de ver, 
del modo que cumple á la idea primordial que animó á aquel 
espíritu emprendedor, aquel navegante sin rival, aquel hombre de 
inquebrantable fe en sus destinos superiores, porque la idea que 
le lanzó á través del Océano en busca de un mundo completa- 
mente desconocido hasta entonces del resto de la humanidad, no 
era otra sino su deseo, su aspiración suprema de acercar á la 
Europa las Indias orientales, encontrando un camino más corto 
por el Occidente; y si Colón supo armonizar su ambición de di- 
nero ó su sed de metales con su fe de creyente y con sus conoci- 
mientos de sabio, nosotros, mercaderes del día, indignos suceso- 
res de aquel otro de fines del siglo XV, vamos á celebrar tan 
glorioso descubrimiento aunando no ya solamente los intereses 
materiales y mezquinos que pueden desprenderse de los tratados 
de comercio que sean fruto de estos Congresos, si no también 
inspirándonos en un sentimiento más puro, en idea más elevada, 
pensando y creyendo que con la celebración de esos tratados de 
comercio alcanzaremos á la vez la grandeza y el poderío para 
nuestra patria. Nada puede ser más grato á la memoria y espíri. 
tu de Colón que la celebración de un Congreso mercantil que 
venga á completar su obra, pues no se trata de otra cosa sino de 
aproximarnos á nuestros hermanos de América y establecer es- 
trechas relaciones comerciales entre unos y otros pueblos de co- 
mún origen. No hace mucho tiempo todavía que esto era un sue- 
ño para los españolea, y allá, cuando aquellas colonias luchaban 
para constituirse en Estados independientes y en el horizonte 
empezaban á dibujarse sus nacionalidades, entonces se desataron 
los rencores, los odios y las diferencias, que son sécula siempre 
obligada de la enemistad entre la familia. Pero han pasado aque- 
llos tiempos, han desaparecido aquellas circunstancias, no existen 
ya los rencores y han cesado los odios; no hay tampoco por parte 



de aquellos hijos nuestros los temores y recelos que les hacían 
pensar en sí la madre patria querría continuar ejerciendo la tutela 
que había ejercido y que ellos no necesitaban para nada; ahora 
se han convencido de que España no solamente no quiere ejer- 
cerla, sino que ha perdido para siempre el predominio que sobre 
ellos había ejercido. 

Pero nos une todavía algo más que el afecto, nos une la dura 
ley de la necesidad, como decía con elocuente palabra el señor 
Presidente del Congreso y como en forma brillante repetía mis 
tarde el ilustre representante de las Repúblicas sudamericanas. 
En esa tremenda lucha económica en que han entrado los gran- 
des pueblos para monopolizar, conquistar, explotar y dominar 
exclusivamente los mercados del mundo, la raza Iberoamericana, 
los pueblos de origen común es necesario que formen una confe- 
deración que les dé unidad y fuerza y que venga á constituirlos 
en un gigante poderoso que pueda resistir el empuje de sus riva- 
les del viejo y del Nuevo Mundo, que en una y otra parte las tie- 
nen. España ha realizado un sacrificio tan grande, tan sobrehu- 
mano con el descubrimiento de América, que ha bastado el trans- 
curso de dos siglos para recorrer la distancia que media entre el 
punto más alto de la grandeza y poderío, hasta el punto más bajo 
de la decadencia social con el último Monarca de los Austrias. 
Pero este sacrificio de España no ha sido estéril; la sangre perdi- 
da en ese portentoso alumbramiento hay ocasión de poderla re- 
cobrar, porque los hijos nacidos en ese parto tienen hoy el vigor 
suficiente para poder prestar otra vez á la patria, por medio de la 
trasfusión, la sangre económica que por aquéllos perdiera. Y si en 
esa operación, cuando se trata del orden natural y físico, pierde 
el que la da y gana únicamente el que la recibe en el orden eco- 
nómico, gana el que la recibe, y mucho más todavía el que está 
en condiciones de prestarla. 

¡Dichoso este Congreso si llega á ser el facultativo que pre- 
pare la operación por medio de las conclusiones que adopte, y di- 
choso también el Círculo de la Unión Mercantil é Industrial que 
ha tomado la iniciativa para la celebración de este Congreso! 
Cuando ese caso llegue, cuando se realice la operación de la 






ii 



lli 



Ii 




48 



CONGRESO MERCANTIL < 



trasfusión, cuando lleguemos á unirnos en una íntima y estrecha 
alianza económica, entonces podremos decir que todavía renace 
en nosotros la halagadora esperanza de que la patria alcance el 
preeminente lugar que en la historia del mundo ha desempe- 
ñado. 

Portugal es otro aspecto del Congreso. Aún no nos acostum- 
bramos, todavía nos cuesta trabajo pensar que Portugal es una 
cosa distinta de nosotros, porque de él no nos separan ni aguas,. 
ni tierras, ni montes, ni llanuras; su vida es nuestra vida, su his- 
toria es nuestra historia, y si nosotros nos enorgullecemos con 
un Cristóbal Colón por haber comprendido sus proyectos y ha- 
berle dado los medios de llevarlos á cabo, Portugal tiene también 
en esto una gloria inmensa, porque Portugal le fortaleció en sus 
proyectos con la enseñanza de sus pilotos, con el progreso de 
sus náuticos, con la experiencia de los viajes exploradores á la. 
costa africana, a las islas Madera, de las Azores y Canarias. 
Sin esos viajes previos, que no eran más si no unos sondeos prac- 
ticados por Colón para la gigantesca empresa que bullía en su 
mente, esa empresa no hubiera podido llevarse á cabo. Si nos- 
otros tenemos al lado de Colón un Vasco Núñez de Balboa ó un 
Elcano, los portugueses tienen á sus profetas, á sus maestros,, 
porque'tienen á Vasco de Gama, porque ^enen á Alburquerque, 
porque tienen á Magallanes. 

En nombre del Círculo de la Unión Mercantil é Industrial; 
en nombre de esa Sociedad que ha sabido ensanchar su esfera 
de acción y sus fines á algo más que los puramente mercantiles,. 
y de ello son buen testimonio las víctimas de los sacudimientos 
del planeta en Andalucía; en nombre de esa Sociedad que cree 
ser expresión y nervio del comercio madrileño, yo os dirijo mi 
salutación más entusiasta, señores Congresistas, como muestra de 
nuestro profundo reconocimiento por haberos dignado acudir á 
este Congreso. Confiado espero en que el éxito más lisonjero 
coronará nuestras tareas, y termino con un grito que se esca- 
pa del alma: ¡Viva América! iViva Portugal! ¡Viva España! 

(Aplausos.) 

Kl Sr. Da Cumia, representante del Brasil, pronuncio un 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



49 



elocuente discurso en portugués, manifestando que todas las na- 
ciones en el Congreso representadas eran como individuos de 
una misma familia, y que se debía tender á la formación de gran- 
des agrupaciones entre los países de un mismo origen; y terminó 
expresando, á nombre del Brasil, su afecto y simpatía á España 
y naciones congregadas en el Congreso. 

El orador fué muy aplaudido. 

El Sr. Presidente: Se levanta la sesión. 

Eran las cuatro y cuarenta y cinco minutos. 



W 



y 






PONENCIA 



TEMA PRIMERO 

necesidad de estrechar los lazos de unión con las Repúbli - 
cas Americanas, y medios que podrían emplearse para 
asegurar aquellos mercados á nuestros productos de ex- 
portación y viceversa. 



Bien puede afirmarse que España creó los pueblos hispano- 
«mericanos á su imagen y semejanza. Tal conexión entre los 
rasgos característicos de España y la América hispana, ayudada 
mas ó menos suavemente por las leyes que inspiró el sistema co- 
lonial, produjo el hecho de que la savia que por aquellos orga- 
nismos circulaba no se formase con otros elementos extraños al 
país que con los procedentes de la Metrópoli. 

Vino después la independencia, y elcomercio americano des- 
vióse á otros puntos cuando surgió una frialdad de relaciones que 
es lógica é inmediata consecuencia de todo propósito de sección 
logrado. Además, en los pueblos españoles del Viejo como del 
Nuevo Mundo, pugnaba por nacer la vida moderna, no apare- 
ciendo nada en lo humano sin las amarguras de un doloroso 
alumbramiento, y en este desequilibrio de la existencia de Espa- 
ña, la política adquirió pictórico desarrollo con mengua de las 
restantes manifestaciones de la actividad, sustituyvlndola otros 
pueblos en las relaciones mercantiles con sus antiguas colonias- 
El americano siguió pidiendo /^^¿7 de Castilla; pero el mercader 
atendió su demanda,, ofreciéndole las telas de Inglaterra ó de 
Francia que comerciantes solícitos le llevaban. 



- * 



wm 



I— -T- 



52 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



53 



Á tal estado de cosas sucedió una reconciliación sincera y 
deseada entre España y los nuevos Estados, la paz permitió que 
en la Península florecieran las artes todas, y entonces compren- 
dióse aquí como allí que la concordancia de necesidades, el há- 
bito antiguo de satisfacerlas con productos españoles y la exis- 
tencia de amistosas relaciones que facilita el trato mercantil, ha- 
bían de dar lugar á que renacieran los tiempos en que España 
era en Europa el primer centro productor para América. 

En frases elocuentes, se ha proclamado desde hace mucho 
tiempo tal principio como indiscutible, en América y en España, 
y, sin embargo, los deseos trócanse tan lentamente en realidades, 
que en laJ Repúblicas hispano-americanas la actual importación 
española sólo alcanza dentro de la general extranjera, la cifra 
exicrua del ¡'3 por ico. Esto denota las dificultades grandes de 
la empresa que la Comisión organizadora de este Congreso nos 
ha encomendado, si es que se trata, no de rendir tributo al liris- 
mo mercantil, pues también en el comercio hay espacio por que 
divague la fantasía, sino de proponer soluciones prácticas y de 
realización inmediata como cumple acordar á tan respetable 
Asamblea. Ignoramos, por tanto, si hemos de estar reconocidos 
por el honor que se nos dispensó al nombrársenos ponentes, ó si 
procede que dirijamos una reconvención amistosa á los organi- 
zadores del Congreso por imponernos una labor tan delicada y 
difícil, aunque sí nos cumple hacer constar dichas circunstancias 
porque atenúan nuestra responsabilidad al no conseguir una ecua- 
ción perfecta entre la labor Ijue debía esperarse de los ponentes 
de un tema de la transcendental importancia del que tratamos y 
el proyecto que sometemos á vuestra consideración inteligente y 

benévola. ^ 

Por lo que respecta á Portugal, no es preciso ahondar mucho 
en su vida y en la de España para notar que existe todavía en 
ambos países algún desconocimiento de cuanto á cada uno de 
ellos concierne, entendiéndose que nos referimos á la noticia ge- 
neral y exacta de sus condiciones, no al dato superficial y al 

estudió aislado. 

Respecto al Reino portugués, su vecindad con España y re- 



cientes rozamientos con una nación que importaba en gran esca- 
la, presumimos que han de facilitar la aplicación de muchas de 
las conclusiones que proponemos, sin necesidad de añadir ningu- 
na especial, pues, por el momento, consideramos que es tan ele- 
vada como utópica la idea de un zollvereín ibérico. 

Sienc'o el objeto del comercio abreviar el espacio que media 
entre la producción y el consumo, evidentemente ha de proceder 
con perfecta noticia de las necesidades que piden ser satisfechas, 
ha de dar á conocer los artículos que pueden lograrlo, y para que 
los ofrezca á quienes los demandan, es preciso facilitar su envío 
y el retorno de[ valor en cambio. Esta sencilla clasificación cree- 
mos que hará completo nuestro trabajo, no en extensión, pero 
sí en comprensión. 



1.— Conocimiento de los mercados Ibero -americano 

y por tnsrnés. 



No puede la actividad humana desenvolverse de una manera 
perfecta en sentido alguno sin un exacto conocimiento de los 
fines á que debe propender, y, por esta razón, el comercio con un 
pueblo exige como antecedente preliminar la noticia de sus nece- 
sidades y aun de sus especiales y caprichosos gustos. 

En esta materia, lo mucho que se ha avanzado en España 
respecto al estudio de los Estados Ibero-americanos y la inicia- 
ción en el movimiento del Portugal contemporáneo, nos permiten 
comprender el camino que resta todavía para conseguir que 
aquellos pueblos sean aquí tan conocidos como otros que son 
con España menos afines. 

Esto ha de lograrlo en gran parte la información consular, 
mientras la actividad privada no adquiera el extraordinario des- 
arrollo que es necesario para que pueda prescindirse de los servi- 
cios que más al comercio que al Estado prestan tan útiles agen- 
tes. Los servicios públicos no siempre son agradecidos, y esto 



54 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



55 



ii 



acontece en gran parte con las Memorias de los Cónsules espa- 
ñoles, á las que dedicamos elogio sincero, así como algunos no 
les han escatimado las censuras. Tratándose de una obra en que 
colaboran personas de distinta aptitud y conocimientos, debidas 
en gran parte á agentes honorarios, y sabido es que al graduar 
los deberes -que impone el honor dispensado cabe una dilatada 
escala de matices en la apreciación individual, y cuya obra se 
realiza presumiendo que no alcanzar á gran difusión, por estas y 
otras consideraciones, es evidente que el mérito de tales Memo- 
rias ha de ser diverso; pero considerada la obra en conjunto, 
creemos que la labor de los dignos representantes consulares de 
España merece los elogios que les prodigó el Sr. Maisonnavc en 
el Congreso Nacional Vinícola de 1886 y los de una autoridad 
extranjera tan competente como el Presidente de la Comisión 
Central de Estadística de Viena, Neumann Spallart en su obra 
Uebersichten der Weltwirthschaf. En este punto, lo que ante todo 
interesa es que se acreciente el número de lectores de las infor- 
maciones consulares, y en gran manera puede facilitarlo la pu- 
blicación de ediciones económicas. La conducta de la Adminis- 
tración francesa fijando en 10 céntimos el precio de cada uno de 
dichos rapports^ nos parece digna de imitarse. 

Por la misma razón que no hemos sido parcos en el elogio,, 
juzgamos proceder imparcialmente señalando algunos defectos y 
proponiendo varias reformas concernientes al servicio consular^ 
En primer término debiera procurarse que en ningún punto de 
Portugal y América donde exista la necesidad de dicho servicio 
se vea desatendida. En Centro América, por ejemplo, no se ex- 
plica que los comerciantes de varias naciones europeas puedan 
hacer visar sus documentos en Puerto-Limón (Costa Rica) y que,, 
los de España hayan de acudir al Cónsul de San José, y que en 
cambio, en Honduras haya un Vice-Cónsul en el puerto de Tru- 
jillo; pero no exista en la capital más que el Cónsul general, que 
es un funcionario que cumple deberes diplomáticos en los otros 
cuatro Estados centro-americanos. 

Además de los agentes, consulares necesarios, por así decirio, 
conviene acreditar los que en otras naciones se llaman Cónsuleít 



. de observación, en aquellas ciudades donde no se ha desarrollado 
el comercio de un pueblo; pero en las que hay un medio ambien- 
te favorable para su desenvolvimiento. Entonces el Cónsul se an- 
ticipa á la iniciativa privada y prepara el éxito de las gestiones 
que más adelante practique la industria particular por medio de 

sus emisarios. 

Para la redacción de las Memorias sería conveniente que el 
Ministro de Estado diese instrucciones á los funcionarios consu- 
lares, y mejor aún que, previa consulta á las representaciones de 
la Agricultura, la Industria y el Comercio, les comunicase un cues- 
tionario completo y uniforme, á que debieran ajustar sus trabajos 
sin ahogar por esto tal espíritu de iniciativa individual. 

Los servicios de los representantes consulares en el punto á 
que nos referimos, no deben circunscribirse á redactar su infor- 
me, aunque sea el de carácter más general. Los Cónsules de Bél- 
gica en el extranjero anunciando por medio de la prensa durante 
su estancia en Bruselas que se hallan á disposición de los indus- 
triales y exportadores para facilitarles cuantas noticias deseen, 
son un modelo susceptible de imitarse y digno de serlo, pues las 
informaciones adquieren su mayor grado de utilidad cuanto más 
se concretan é individualizan. 

Interesa, por último, que se asignen á las Legaciones agrega- 
dos comerciales, que pueden prestar á su país inapreciables ser- 
vicios. 

Con ser las relaciones consulares medio poderoso para el co- 
nocimiento de los demás pueblos, es indispensable, además, que 
á tan útil y fecunda tarea se consagre la iniciativa privada. Los 
centros comerciales españoles no deberían desaprovechar la visi- 
ta á España de personas ilustradas de Portugal ó Hispano- Amé- 
rica sin invitarles á que dieran conferencias sobre su nación res- 
pectiva, á lo que ellos es indudable que accederían gustosos, por- 
que la cortesía suele acompañar á la ilustración, y porque es 
siempre grato dar á conocer la patria fuera de ella. Y sin necesi- 
dad de acudir á tal recurso, multitud de personas hay en España, 
ya de los países indicados, ya españoles, que podrían dar confe 
rencias tan provechosas como las relativas á los Estados latino- 



56 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANÓ-AMERICANO-PORTUGUÉS 



57 



americanos organizadas no hace mucho en Berh'n por una socie- , 
dad alemana de importación. 

Aparte de estas nociones interesantes habría de procurar- 
se que las mismas se dieran con carácter sistemático en cáte- 
dras de Geografía comercial, no concretándonos á pedir que en 
las escuelas especiales donde se estudian dichas materias se dé 
preferente atención después de la Geografía española, á la Hispa- 
no-América y Portugal, sino que entendemos que las principales 
instituciones mercantiles de España debieran establecer una de 
dichas cátedras en sus Institutos, así como podrían fomentar por 
medio de premios, y aun mejor, facilitando su edición y venta, 
que se publicaran obras de esta índole, á que en otros países se 
les concede la atención que aquí en general les falta. 

Es innegable que no hemos agotado, ni mucho menos, la 
enumeración de los medios conducentes á que en España se ten- 
ga noción exacta de la idea de los pueblos Ibero-americanos; pero 
.no lo es menos que si los indicados se pusieran en práctica y se 
aplicasen con constancia, se habría adelantado extraordinaria^ 
' mente en el estudio de la Geografía mercantil que á ellos se refie- 
re y sin cuyo perfecto conocimiento no es posible que el comer- 
cio adquiera extraordinario desarrollo. 



Il.-Conocimienlo de lo« produetos. 

No basta saber qué artículos podrán tener demanda en Amé-, 
rica y Portugal, y qué clases alcanzarán preferencia en el merca- 
do, sino que es necesario que se muestren á los compradores, 
pues de poco sirve conocer la piadosa tradición, muy extendida 
^n Méjico, desque en el sacrificio de la Misa el líquido que sirve 
d^ materia á la transustanciación debe ser el vino de Jerez, si no 
se cuidan de ofrecer aquel producto incomparable de la feraz An- 
dalucía, pues es indudable que entonces sólo el sherry importado 
por Inglaterra será bendecido en los áureos cálices de las iglesias 
mejicanas. 



Las Exposiciones permanentes de productos agrícolas é in- 
dustriales merecen una atención detenida por parte del comercio 
y que sean protegidos por los Gobiernos. 

Aquí existen museos donde se atesoran maravillas del pasado 
•que sobrepujan á los de otras naciones; pero ahora solamente se 
ha pensado en establecer en Barcelona un Museo comercial é in- 
dustrial á semejanza de los que ofrecen Bruselas, Lieja, Hambur- 
go y otras ciudades, y de los que se han creado en las colonias 
francesas. A nuestro modo de ver, se impone la creación en Es- 
paña de uno de dichos Museos, exclusivamente consagrado al 
objeto á que venimos refiriéndonos, constituido por tres grandes 
secciones: i.^ Productos de Portugal que pueden importarse en 
España; 2.^ Artículos de las Repúblicas Ibero-americanas suscep- 
tibles también de alimentar nuestro comercio, y 3.* Muestras de 
los que las demás naciones exportan á las que dejamos citadas, 
naturalmente con indicación de sus precios y demás condiciones, 
■cuyos datos debería procurarse que siempre reflejaran las oscila- 
ciones del mercado. La última de las secciones indicadas la con- 
sideramos útilísima para servir, de punto de comparación y de 
guía á nuestros productores y exportador(i&, y algo se ha empe- 
zado á practicar en este sentido en el certamen de vinos tipos 
para la importación á Ultramar y el extranjero convocado recien- 
temente por el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, de Bar- 
celona. 

A estas Exposiciones habrían de corresponder las de produc- 
tos españoles establecidas en Hispano-América, y ninguna insti- 
tución está llamada á desenvolverlas en el grado que las Cámaras 
de Comercio, que alcanzan un crédito y representan una neutra- 
lidad muy lejana de la indiferencia en los pugilatos individuales 
que difícilmente conseguirán otros centros. La Cámara de Co- 
mercio española de Buenos Aires, organizando una exhibición 
pictórica, y la de Méjico estableciendo una Exposición perma- 
nente, merecen sinceros plácemes. Podría servir de modelo á las 
demá^ que se establecieran la organización de esta última, que 
se compromete á sufragar los gastos de transporte de los produc- 
tos desde el puerto de desembarque, se hace responsable de 



58 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANÜ-AMERICANO-PORTUGUÉS 



59 




dios, les concede un lugar en las instalaciones fijando la cuota de 
alquiler del espado que ocupan y el mínimum de tiempo que • 
deben estor expuestos, los anuncie en un Boletín y constituye, 
por últfano, un centro de información y referencias. _ 

A estas empresas no deben permanecer indiferentes los Go- 
biernos. La exención de derechos de Aduana á la salida de toda 
clase de muestras, lo mismo que la franquicia á su entrada, es 
una medida de fácil realización, sino se quiere llegar á que costee. 
los gastos de envío el Estado, cual lo verifica el Estado francea 
con los numerosos objetos que se depositan en el Palacio de la 
Industria con destino á los Museos coloniales. Bien es verdad, 
que la conducta plausible de la Compañía Trasatlántica españo^ 
la transportando libres de gastos dichos productos, hace innecc 
saria aquella medida respecto á muchos países americanos. 

A la vez que las Exposiciones permanentes en grandes centros, 
mercantiles debieran organizarse otras circulantes. En este punto, 
una de las medidas más sencillas consistiría en que se convmie- 
rx con las Compañías de navegación el transporte gratuito o re- 
tribuido de un muestrario con arreglo á determinadas condicio. 
~ nes que podría ser visitado en los puertos á que arribasen dichos 
buques, con lo que al fin y al cabo no se haría más que seguir 
la tradición de la marina mercante española, pues, como ha dicho 
un naviero distinguido, muchos capitanes y pilotos abrieron lo& 
mercados Hispano^América á la producción de este país cuanda 
para el mismo se hallaban cerrados algunos de sus puertos, 
.siendo más bien buques expedicionarios y verdaderas factorías 
que embarcaciones de mero transporte. 

^ Otras empresas pueden acometerse en este sentido en mayor 
escala. Conocida es la importancia que concede Alemania a las 
Exposiciones flotantes, y sus efectos son tan beneficiosos, que a 
ellas se debe en mucha parte que hayan sustituido á Francia en 
varios mercados del Golfo Pérsico. Por otro lado, se prestan 
dichas Exposiciones á que las intente una ca.sa de importancia o 
cuando menos un sindicato de exportadores, los cuales no debe- 
rían omitir aquel poderoso medio de relación, sin que entenda- 
mos con esto circunscribir todas las Exposiciones circulantes a 



las marítimas, pues el comercio español no debe descuidar la 
parte interior del continente americano sin exponerse á que en 
países cerrados á toda comunicación directa con el mar, como 
Rolivia, se desconozca hace tiempo la manzanilla de Sanlúcar, la 
aceituna sevillana, la pasa de Málaga, y tantos otros productos 
de clásico renombre, que con otros más modestos, cual es el 
papel de hilo y el azafrán, constituían el comercio español de ex- 
portación al Alto Perú. Las Exposiciones circulantes terrestres 
deben ser, pues, también objeto de atención, y su posibilidad la 
demuestra el proyecto del centro «El Comercio Universal unido», 
fundado en Buenos Aires por D. Pedro Camps con el concurso 
de los Sres. Jonhson hermanos y Compañía. 

£1 éxito de tan diversas clases de Exposiciones no basta, sin 
embargo^ para asegurar el de la importación española en Amé- 
rica. Son pai-a ello indispensable los viajantes que recorren el 
nuevo conthiente con la decisión y entusiasmo de los antiguos 
descubridores, con la habilidad necesaria para concertar prove- 
, diosos convenios individuales y la pericia en el negocio que di- 
funden, á cuyas condiciones deben agregar algunas dotes de su 
gestión personal y el crédito y renombre adquiridos por la casa 
de que sean heraldos y cuya enseña tremolen. 

En su misión el viajante de comerció es insustituible. Si la 
fe, la ciencia y la ley requieren apóstoles y maestros, misioneros 
c intérpretes, mucho más ha de necesitarlos la difusión de ar- 
tículos cuyo éxito depende exclusivamente del reconocimiento 
de su utilidad, sin la fuerza coactiva de que en mayor ó menor 
grado pueden disponer en algunos casos los que divulgan y apli- 
can los dogmas, principios y reglas. • 

En este punto, los resultados de tales expediciones mercantil 
les es tan evidente, y la opinión de las personas entendidas de 
América tan uniforme, que entendemos que el comercio español 
no debe demorar un solo punto el general y constante envío de 
aquellos útiles emisario^ bien persuadido de que, con el mismo 
objeto están recorriendo el continente americano en todas direc- 
ciones millares de representantes de la vinicultura y la industria 
de otros países, y asegurando para sus comitentes, mercados que 



r 



tTfr 



60 



CONGRESO MERCANTIL 



HI^yPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



61 



11^ 

ir 



i'l: 



aquí se consideran naturales y propios. Condiciones anejas á 
otros tiempos y algo de incuria mercantil, dieron vida al conocido 
axioma, «el buen paño en el arca se vende». La vertiginosa acti- 
vidad de nuestra epóca exige, por el contrario, que el comercian- 
te, en vez de emplazar al comprador para una feria en plazo dado, 
lé busque y solicite en cualquier ocasión y circunstancia propi- 
cia. Así' es que no debe el productor circunscrilíir sus tentativas 
á enviar productos á las Exposiciones que vayan organizándose, 
pues no siempre llevará el consumidor su hispanismo al puntade 
que aplace la operación que insistentemente se le ofrece y ponga 
tregua á sus quehaceres para exaniinar en las instalaciones del 
certamen si existe algún objeto procedente de España que supe- 
re en ventajas al que le ofrecen. 

r * - 

Hubiera sido imperdonable no indicar un punto tan impor- 
tante, así como constituiría una ofensa á vuestra pericia mercan- 
til,, insistir más sobre el mismo; pero no terminaremos sin excitar 
á los exportadores españoles a que no les arredre lo gravoso de 
tales empresas, pues pueden constituirse sindicatos acudiendo al 
principio de asociación, que condensa y centuplica los esfuerzos 
individuales, aparte de que también podrían utilizarse con tal 
objeto personas idóneas para dicha empresa que se ha llevado á 
América la emigración española, y algunos ejemplos podríamos 
citar de inmigrantes, que á otras ocupaciones, han reunido la de 
ser excelentes comisionistas de la producción vinícola ó industrial 
de su patria de origen. 

Ocioso es consignar, que cuanto hemos dicho respecto á Amé- 
rica en este capítulo, debe referirse también á Portugal. 



III.— Facilidades para el eomereio. 



Supuesto el mutuo conocimiento de los centros productores 
y mercados Ibero-americanos, resta procurar las facilidades nece- 
sarias por que pueda efectuarse el ciclo de la circulación comer- 



cial en la forma más rápida y ventajosa. A éste efecto, el correo, 
los transportes, la legislación arancelaria y el giro, deben ser ob-r 
jeto de especial atención. 

Dejando para más adelante ocuparnos de los servicios ban- 
carios que preste el correo, nos limitamos á una indicación re- 
ferente á las provincias españolas de América. Entendemos, que 
á los extranjeros, en cualquier Estado pueden concedérseles tan- 
tas ventajas como las que gozan sus nacionales; pero no juzga- 
mos equitativo que aquéllas superen á las que éstos disfrutan, 
debiendo aspirarse á una equiparación que fácilmente se consigue 
no restringiendo, sino ampliando los beneficios. No se concibe 
que una carta franqueada para el pueblo más inmediato á Madrid 
requiera un sello de 15 céntimos, y solo 10 si se dirige al última 
confín de Portugal, y que, con arreglo al reciente convenio postal- 
internacional, con el abono de 25 céntimos, pueda encaminarse 
una carta al punto más remoto de América, y se necesiten 30 
céntimoe para que vaya de Bilbao á la Habana. Es más, se dará 
la anomalía de que Inglaterra ó Francia tendrán derecho por loa 
acuerdos de la Unión postal universal á una tarifa más económica 
en su correspondencia con las Antillas españolas que la admitida 
respecto á sus relaciones postales con España por la reciente ley 
de Timbre. 

Sin extralimitarnos del tema, no podríamos defender que se 
redujese el valor de los sellos en el interior al niínimimi de los 
admitidos para la correspondencia exterior; pero sí creemos ha- 
llarnos dentro del mismo al solicitar que el franqueo para las pro- 
vincias americanas de España no exceda del que fija el último 
acuerdo internacional sobre esta materia. 

Otra observación se nos ocurre, que no implica reforma al» 
guna, sino una práctica cuidadosa, y es la relativa á procurar que 
cuando una carta no deba encaminarse por voluntad del remiten- 
te á una vía especial, se elija siempre la más breve, y no se de- 
more un solo punto su envío al puerto de que deba salir alguna 
expedición de la federación postal, á fin de impedirse que se 
pueda afirmar cual se ha hecho, presentando como comprobantes 
los timbres de correos y comparando la fecha de reparto en 



pi 



r 



Pl 



tf 






62 



CONGRESO MERCANTII, 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



63 



América de cartas llegadas de España con las de otras naciones, 
que ha habido alguna que tardó sesenta días de Madrid á San- 
tiago de Chile. Puede el comercio evitar estos inconvenientes es- 
tudiando bien el movimiento poátal y determinando con preci- 
sión la vía que debe recorrer la correspondencia que dirija á 
América; pero para el caso de que no lo haga, nunca se encare- 
cerá bastante la conveniencia de que la Administración de Co- 
rreos procure con el mayor celo en. beneficio del tráfico nacional, 
y como empeño de honra que no pueda ofrecerse ejemplo alguno 
de que á la dificultad natural de las comunicaciones, se agregue 
nunca la incuria ó el error en los envíos, presentándose casos que 
por lo graves llamen la atención, y no obstante ser excepciona- 
les, no basten para compensar en el ánimo de la generalidad á 
una continuada y laboriosa serie de útilísimos servicios. 

En punto á transportes, entendemos que la Compañía Tras- 
atlántica española , en primer término , y las demás empresas 
navieras, deben generalizar sus líneas regulares en la confianza 
de que sus esfiaerzos alcanzarán éxito, sin esperar que lo tengan 
inmediato en todos los puertos de arribo, especialmente en aque- 
llos donde otras Compañías extranjeras han adquirido crédito y 
reputación de exactas. Acerca de esta materia no se ocurrió, en 
resumen, á los conspicuos miembros de la Conferencia Pan-Ame- 
ricana de 1890, mas que las siguientes conclusiones: i.^ Las 
Compañías marítimas de transportes recibirán de los Estados á 
que presten sus servicios una subvención proporcional á la im- 
portancia de los mismos; 2P Gozarán en los puertos de los Esta- 
dos protectores de los mismos derechos que los buques nacioniu 
les; 3.** No se utilizarán para caso de guerra, matriculándose en- 
tonces en los otros Estados en la proposición antes indicada. 
Nada tenemos que añadir á estos acuerdos, como no sea que el 
ejemplo de España y Méjico, concediendo tales subvenciones, 
tenemos datos para presumir que se seguiría, de tratarse debida- 
mente dicho asunto. 

Las rutas de navegación están llamadas á sufrir grandes mo- 
dificaciones con la apertura de los canales de Panamá y Nicara- 
gua. Este último, que proyectó Diego de Mercado en tiempo de 



Felipe III, según ha recordado en una interesante monografía el 
Sr. Perelta, atraviesa terrenos de Nicaragua y Costa Rica» como 
^sabén los señores congresistas, sirviéndole de base el gfan Lago 
<Íe la primera de dichas Repúblicas, é interesa á España extra- 
ordinariamente, aparte de otras razones, por los convenios qué 
^e celebraron en 1850 con aquellos Estados Centro-americanos 
que le garantizan iguales derechos y franquicias qué las otorga- 
das á ciudadanos, buques y mercancías de la nación más favore- 
cida por lo que respecta á Nicaragua, y á sus propios nacionales, 
por lo que se refiere á Costa Rica. 

Ahora sólo falta que España haga valer aquellas preciadas 
<:oncesiones, y que, siendo sus Gobiernos tan previsores como el 
•de 1850, habiliten á Puerto Rico y Santiago de Cuba en las con- 
<iiciones necesarias para servir de importantísima escala al tráfico 
internacional, no debiendo demorarse mucho la realización de 
tales objetivos porque avanza incesantemente la apertura del 
Canal, que cuenta con el poderoso concurso de los Estados Uni- 
dos y con menos dificultades materiales que la vía interoceánica 
<ie Panamá. 

Cúm p len o s abordar ahora la importantísima y complicada 
cuestión arancelaria en la parte relacionada con nuestro tema, 
debiendo los ponentes hacer la declaración previa de que dejan 
en absoluto á salvo sus respectivas teorías económicas, exami- 
nando el asunto tal como está planteado en la actual política 
arancelaria. Es desde luego evidente que en todos los tratados 
que celebre España con naciones europeas, debe convenirse la 
<;láusula acefftadamente consignada en el recientísimo convenio 
hispano-suizo, de que para exigir el trato de nación más favore- 
cida, cuanto se establece no pueden admitirse las concesiones 
hechas á las Repúblicas hispano-americanas ó á Portugal. La 
razón es evidente, porque la concomitancia de intereses con el 
último estado y el tenerlos distintos á todos los demás de Euro- 
pa en las relaciones con América, la aconsejan seguir la conduc- 
ta adoptada por la Dieta centro-americana al acordar que el trato 
de nación más favorecida no podrá igualar á otras naciones con 
las contratantes, si bien sería plausible que se hiciese una excep- 



'Id' i 






i*MlBH 



64 



CONGRESO MERCANTII. 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



6; 



■I > : I 



:■ t 



\''- : 



¡■i:! 



ción á favor de España, que á sus títulos de pueblo europeo de 
brillante y legendaria historia, antepone con orgullo los de na- 
ción americana y generatriz de dieciseis Estados independientes 
en el Nuevo Mundo, á la manera que Cornelia vale r.ün mascante 
la historia considerada como madre de los Gracos que como 
hija de Escipión Emiliano, no obstante indicar esto último una 
prosapia gloriosa. ' 

No puede esbozarse la cuestión sin tropezar con un error que 
impide el desarrollo de una rama de nuestra producción de gran 
importancia, cual es la industria lanera. El lavado de la lana deja 
grandes rendimientos en un país, dígalo sino Francia, Inglaterra 
y aun Bélgica, de las que somos tributarios en este punto, y la 
explicación del hecho antes citado es sencillísima. En los Aran- 
celes de Aduanas vigentes en España se impone un derecho de 
ly pesetas á la lana sucia y el de 45 pesetas á la lavada; pero 
como la lana procedente de América rinde por término medió 
el 33 por ICO de su peso, resulta más ventajoso á nuestros fabri- 
cantes adquirirla ya lavada en el Mediodía de Francia. Tampoco 
han traducido dichos Aranceles la debida proporción entre la 
lana lavada y la peinada, cuya diferencia por la Aduana equivale 
á la cantidad exigua de 3 pesetas, y como en Francia se han 
valido del mecanismo arancelario para favorecer dicha industria, 
dejando que entren con franquicia todas las lanas, menos las 
peinadas que satisfacen 25 pesetas, resulta claramente explicado 
el fenómeno de que necesitemos valemos de Francia como inter- 
mediario en nuestro comercio lanero con la República Argentina. 
A todo esto debía añadirse el hecho de que por virtud del tra- 
tado franco -español, la lana lavada en Francia satisfaría á su en- 
trada en España el derecho de 15,20 pesetas, y la lana sucia 
argentina á su importación también en Espnña 12 pesetas y, 
como sólo rinde un tercio, según hemos dicho, de su peso, resul- 
taba que á la lana argentina, considerándola en la misma situa- 
ción que la francesa, venía á corresponderle una cuota de 36 pe» 
setas, y en idéntica condición de sucia entraba libre de derechos 
en la vecina República, conforme hemos asimismo indicado. Esto 
ha producido la consecuencia lógica de que la iniciativa de los 



fabricantes de Sabadell al establecer el lavado de lanas en Bar- 
celona, se ha saldado con pérdidas considerables, y aún más las 
ha sufrido la población obrera, para la que representaba la mano 
de obra unos tres millones de pesetas. La última cifra indicada 
no debe extrañar, pues solamente los fabricantes de aquella labo- 
riosa y emprendedora ciudad catalana han adquirido en la Ar- 
gentina durante el año anterior lanas por valor de unos siete mi- 
llones de pesetas. 

De estas consideraciones se deduce: i .^^ Que se impone la 
rebaja de los derechos de entrada en España de las lanas sucias 
que procedan de América y que se grave á las restantes clases 
con derechos más proporcionados á su diferencia intrínseca que 
en los Aranceles vigentes, y 2.^ Que en las futuras-negociaciones 
con Francia, se evite que los productos laneros procedentes de 
dichaliación, resulten más favorecidos que los de Hispano-Amé- 
rica. 

Análogas consideraciones pueden aducirse respecto á otras 
ramas importantes de la producción española é Ibero-americana, 
señaladamente la viticultura, suponiendo naturalmente que á 
estas reformas corresponderían la generalidad de los Estados ibe- 
ros de Europa y Amirica con condiciones recíprocas, que pu- 
dieran servir de base á tratados mutuamente beneficiosos. Parti- 
darios antes de la esencia de las cosas que de su forma, no cree- 
mos indispensable que la fórmala del convenio internacional se 
adopte siempre, si bien es conveniente para evitar los perjudicia- 
les efectos que irroga al comercio la inst^ibilidad arancelaria. 

Hemos tocado indudablemente un punto de capital importan- 
cia, pero de índole tan delicada, que no es susceptible hacerlo 
objeto de conclusiones. Nos referimos á las incesantes reformas 
arancelarias de varios de los Estados que constituyen la gran fa- 
milia Ibero -americana, motiva 2la por un laudable deseo de pro- 
greso, y exigidas por la circunstancia de que el impuesto adua- 
nero es en ellos el principal ingreso de las rentas públicas. Sería, 
no obstante, loable, que los individuos de esta Asamblea hicieran 
pesar su influencia cerca do sus respectivos Gobiernos para pro- 
curar que sólo en casos imprescindibles se alterase el rc^-i nen 



1 ; I 



i 



66 



CONGRESO MERCANTIL 



M i 






arancelario, que ha de servir necesariamente de base a las espe- 
culaciones mercantiles, acreditando la conducta de vanos de los 
Estados referidos que tal propósito es factible. 

En cuanto al conocimiento de la reforma de los Aranceles, 
importa divulgar en el comercio la interesante publicación inter- 
nacional que realiza la Unión creada para este exclusivo objeto 
por iniciativa del Gobierno belga. 

La intimidad de relaciones arancelarias y mercantiles con las 
Repúblicas Iberoamericanas puede proporcionar, además, á Espa- 
ña en el porvenir, la favorable disposición de los Estados Unidos 
á otorgarla análogas concesiones que á los demás Estados ame- 
ricanos, con cuyo apoyo indudablemente aquélla contaría, y esto 
le interesa en grado sumo para asegurar por este y otros medios 
económicos de carácter interior, ventajosos mercados á la pro- 
ducción de las preciadas Antillas españolas. 

Queda por tratar una cuestión de gran transcendencia: el giro. 
El Congreso pan americano, á cuyos individuos no se puede 
negar grandes condiciones de ilustración y perspicacia mercantil, 
reconoció que el desarrollo del comercio continental dependía de 
las facilidades que se concedieran para la organización de Bancos, 
cuyo asunto sólo cedía en importancia al de los transportes, y 
reclamó para el mismo la solicitud de los Gobiernos. En España 
y fuera de ella se ha empezado á comprender lo mismo, y pode- 
mos presentar como ejemplo razonable de la iniciativa privada, 
desprovista del apoyo oficial, el del Banco de Sabadell, constitui- 
do por los fabricantes á que antes noS referíamos, que ha esta- 
blecido una sucursal en Buenos Aires, habiendo atestiguado La 
Prensa de dicha capital, en un extenso artículo, el grado de re- 
putación que ha alcanzado en la República Argentina. No es so- 
• lamente un centro de contratación sino un verdadero Banco, que 
giró el año anterior por valor de unos 2.000.000 de pesetas so- 
bre cerca de 2.000 plazas españolas. 

No menos laudables son las facilidades que concede la Cá- 
' mará de Comercio de Méjico para retirar fondos y cobrar crédi- 
tos, y merece también mención especial el establecimiento de un 
Banco Ibero- Americano en Río Janeiro. — 



HISPANí )- AMERICANO-PORTUGUÉ.S 



67 



Nunca debe sacrificarse la práctica inmediata de lo bueno á la 
Temota de lo mejor, y por tal motivo, mientras no sea posible 
crear sólidamente un Banco Internacional Ibero-Americana, debe 
procurarse que nuestras instituciones financieras y las casas par- 
ticulares de banca, extiendan sus operaciones á América y Por- 
tugal con mayor amplitud y actividad que hoy se hace por la 
mayor parte, lo que avalora el mérito de las excepciones. 

Los servicios que puede prestar el correo para la traslación 
de fondos no debe ser desatendida tampoco, y con este objeto 
habría de procurar España celebrar como otras naciones han ve- 
rificado ya, toda dase de convenios con la América Ibera, relati- 
vos al envío de valores declarados, giros postales, abono á perió- 
dicos, etc. Los pagos que deba realizar en América el Go- 
bierno español podrían también servir de base para un proyecto 
de giro consular de mutuos beneficios para dicho Gobierno y para 
los particulares, 1?o siendo consideración desatendibles respecto 
á tales proyectos la gran cantidad de dinero que remiten á E.spa- 
ña sus emigrantes á América desde su patria de adopción. 



HI.— Ejecución de lo» acuerdos del Coug^reso. 

La Sociedad universal pugna por organizarse en sus diversas 
manifestaciones, habiéndolo conseguido hasta ahora la científica, 
tomando esta palabra en su más amplio sentido, por medio de 
los Congresos internacionales. Estos realizan, si bien todavía en 
forma embrionaria, la función declarativa, determinando aquellos 
pnncipios y reglas que la mayoría de los dedicados á una mate- 
ria especial estiman más oportuno y conveniente. La ineficacia 
de muchos de los Congresos proviene de que la acción social que 
se ha revelado de una manera poderosa durante la celebración del 
Congreso se disgrega al disolverse éste, encargándose las indivi- 
dualidades de ejecutar aisladamente y sin un plan uniforme las 
resoluciones adoptadas. Con objeto de que esto no acontezca en 



V • 
I' I 



n .m 




68 



CONGRESO MERCANTIL 



mSP ANO-AMERICANO - PORTU GUÉS 



69 



un asunto de importancia tan capital para España como es el de 
la intimidad de sus relaciones mercantiles con los demás Estados 
Ibero-americanos, creemos oportuno que, se nombre una Comi- 
sión encargada de gestionar la realización de los acuerdos, en la, 
•que se hallen representadas todas las fuerzas vivas del país que 
tienen inteíés directo en dicho asunto, y con tal propósito y por 
vía de ejemplo, citamos en la conclusión respectiva algunas de las 
entidades á que podría invitarse para que nombraran delegados, 
sin que por la consideración antes expresada, intentemos prete- 
rir á ninguna que merezca el mismo honor y que pueda coadyu- 
var á realizar los deberes que aquel impone. Al verificar el ex- 
presado Comité la función ejecutiva del Congreso, es mdudable 
que habría de constituir á su vez una representación más reduci- 
da encargada inmediatamente de llevar á cabo cuantos acuerdos 
dicho Comité adoptase, en orden al cumplimiento de los acepta-^ 
dos por esta competente Asamblea. 



CONCLUSIONES 



Hemos llegado ya al término de nuestra tarea, no por lo que 
se refiere al desarrollo de cada una de las cuestiones iniciadas, 
sino por entender que quedan expuestos los términos principales 
del problema que nos ocupa, habiendo procurado en este modes- 
to informe sus autores despojarse de todo prejuicio de escuela y 
exclusivismo de aficiones y aun de toda otra representación que 
no sea aquella con la que les honró la Comisión organizadora de 
este Congreso, inspirándose únicamente, al cumplir su difícil co- 
metido en la sinceridad que dicha misión les imponía y en una 
fe arraigada respecto á la vitalidad y excelentes condiciones de 
las fuerzas económicas de la noble nación española. 

Todo lo que hasta aquí va expuesto, puede resumirse en las 
siguientes conclusiones: 



I .a Debe organizarse la representación consular de España 
«n Portugal y América, de suerte que no falte ningún agente en 
los puntos donde sean necesarios, y se nombren cónsules de ob- 
-servación en aquellos en que se juzgue factible el desarrollo de 
nuestro comercio. 

2.* El ministerio de Estado habría de dictar, oyendo á repre- 
sentaciones de la agricultura y de la industria, reglas uniformes y 
precisas para la redacción de las Memorias consulares. 

3.* Se editarán ediciones económicas de dichas Memorias. 

4.* Convendría que hubiese agregados comerciales en las Le- 
cciones de España en América y Portugal. 

5.* En tó Institutos de segunda enseñanza y Escuelas de 
comercio en que se estudiase la Geografía extranjera, debería 
•dedicarse atención preferente á la de Portugal y América Ibera. 

6.* Las Corporaciones mercantiles establecerán cátedras de 
Geografía comercial Ibero-americana y cuidarán de proteger las 
publicaciones consagradas á dicho estudio. 

7.* Se creará un Museo comercial é industrial, que compren- 
da las siguientes secciones: i ,^ Artículos de Portugal y la Amé- 
rica Ibera; 2.^ Artículos que otras naciones exportan á Portugal, 
y 3.* Productos que otros Estados importan en la América Ibera, 
con indicación de sus precios corrientes y demás informes con 
'ellos relacionados. 

8.* Se recomienda á las Cámaras de Comercio españolas el 
•establecimiento de Exposiciones permanentes, sirviendo de mo- 
delo la instalada en Méjico. 

9.* Los Gobiernos debieran eximir del pago de derechos de 
Aduana todos los artículos destinados á las Exposiciones, con 
-arreglo á las reglas que se determinen. 

10. Sindicatos de exportadores procurarán la organización de 
Exposiciones circulantes, ya sean flotantes, ya terrestres. 

11. Convendría convenir con todas las empresas navieras el 
transporte de muestrarios, que podrían ser visitados en los puer- 
tos dé la América y Portugal á que arribasen sus vapores. 

12. Es de imperiosa necesidad dar impulso al envío de via- 
jantes de comercio á Portugal y la América Ibera, prefiriéndose 



\ 









# 



jffiír-' --^■-^-^-' i,_. ' 



70 



CONGRESO MERCANTIL 



/ 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



71 






^ 



para este objeto á los que hayan cursado los estudios de Geogra- 
fía comercial Ibero-americana, y asociándose los productores para 
sufragar los gastos de la expedición. Con este objeto, podrían 
utilizarse los servicios de los inmigrantes españoles. 

13. El máximum de franqueo para la correspondencia dirigí- ' 
da de la Península á las posesiones españolas de América, habría 
de ser el que para la que se remite á dichos puntos desde otrasv 
naciones se fija en la Unión postal universal. ^ 

14. Los Gobiernos Ibero-americanos habrían de subvencionar 
las empresas de navegación y transportes que realicen su comu- 
nicación mutua, en proporqión de los beneficios que les reporten. 

15. Los buques objeto de esta concesión gozarán en los. 
puertos de los Estados contratantes de iguales derechos y privi- 
legios que los nacionales. 

16. El Gobierno español debe atender al cumplimiento de la 
cláusula de los convenios internacionales celebrados con Costa 
Rica y Nicaragua el 10 de Mayo y 25 de Julio de 1850, relativa 
á las ventajas y exenciones que se reconocen á los ciudadanos,, 
buques y mercancías dé España respecto al tránsito por el canal 
de Nicaragua y Costa Rica, ahora en vía de realización. 

17. Habría de procurar el Gobierno español que reuniesen 
Puerto Rico y Santiago de Cuba las más excelentes condicionesf. 
para servir de punto de escala á los vapores qué utilizasen la vía 
interoceánica á que se refiere la anterior conclusión. ■ 

18. Convendría dar inmediata atención á la conveniencia de 
celebrar tratados de comercio con las Repúblicas Ibero-ame- 
ricanas. 

19. Aun sin necesidad de convenio interesa á la industria es- 
pañola que se hagan algunas concesiones, modificándose los' 
Aranceles vigentes en el sentido de que se rebaje el derecho de 
entrada á las lanas sucias de procedencia americana y se grave 
proporcionalmente á las limpias y á las peinadas, lo que permi- 
tiría establecer con éxito en España la industria del lavado. 

20. En las negociaciones con Francia conviene atender á la 
nece.'^idad de que los productos laneros procedentes de América 
que introduce en España dicha República resulten más favo- 



recidas que los importados directamente del centro productor. 

21. En todos los tratados celebrados por España con Europa 
en que se aceptase la « cláusula de nación más favorecida, » deben 
ser exceptuadas las ventajas concedidas á Portugal y los Estados 
Ibero-americanos. 

22. Sería de gran interés procurar que en los convenios cele- 
brados entre sí por las Repúblicas Ibero-americanas, no se ex- 
ceptuase á España del trato de la nación más favorecida. 

23. Mientras no se cree un Banco internacional Ibero-ameri- 
cano, deben procurar las instituciones de crédito y casas de 
banca de España, extender sus operaciones á Portugal y la Amé- 
rica Ibera para evitar el que se tenga que acudir como interme- 
diarias á otras naciones de Europa. 

24. Las asociaciones de exportadores podrían establecer con 
ventaja para ellas una institución de crédito que utilizaran para 
el giro, pudiendo servirles á la vez de casa de consignación, 
como han verificado los fabricantes de Sabadell, creando el Banco 
de dicha ciudad su provechosa sucursal de Buenos Aires. 

25. El Gobierno español deberá celebrar, como han hecho 
ya otras naciones, convenios con las Repúblicas Ibero-americanas 
respecto al envío de valores declarados y giros postales, suscrip- 
ciones á periódicos, etc. 

- 26. También se recomienda á su estudio el establecimiento 
del giro consular, al que serviría de base las obligaciones que 
tiene España que satisfacer en las Repúblicas Ibero americanas 
y los derechos que acredita por los servicios consulares. 

27. El Congreso elegirá una Comisión en que se hallen re- 
presentadas las Corporaciones españolas dedicadas al fomento de 
la producción en todos sus ramos, que cuide de gestionar que se 
lleven á la práctica los anteriores acuerdos. Por cada Estado 
Ibero-americano se designará una Comisión que realice igual 
objeto en cada uno de los demás Estados Ibero-americanos, cuyos 
comités se relacionaran por medio de un representante con la 
Comisión ejecutiva de los acuerdos de este Congreso y de fomen- 
to del comercio Ibero-americano. 

28. Dicha Comisión se compondrá de los Delegados del 



\ 



\ 



/ 



Í#MÍ- 



•mtmmmmmim 



MMida 



72 



CONGRESO MERCANTIL 



t 1 



1 ■ I , 




' 'i; 



Círculo de la Unión Mercantil de Madrid, Fomento de la Pro- 
ducción Nacional de Barcelona, Círculo de Hacendados de la 
Habana, Cámaras de Comercio y Agrícolas españolas, Bancos 
establecidos por España en América, Sociedades Geográficas, de 
Geografía comercial y de Viajantes de comercio. Real Academia 
de Jurisprudencia, Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, Aso- 
ciaciones de Navieros y Consignatarios, de la Marina mercante, 
de Ganaderos, y de la Industria minera y las demás que el Con- 
greso mercantil tenga á bien acordar. 

Vicente Riva Palacio, Presidente de la Comisión dictami- 
;^^^,^._ Bernardo Portuondo.— Javier Gil Becerril.— 
José Maluquer y Salvador, Secretario, 



PRIMERA SESIÓN 



DÍA lo DE NOVIExMBRP: DE 1892 



PRESIDENCIA DEL EXCIO SR. D. SEGISMUNDO MORET 

Abierta á las nueve y media de la noche, se dio lectura del 
acta de la sesión inaugural y fué aprobada. 

El Sr. Presidente: Ábrese discusión sobre el tema primero 
de los que están sometidos á la deliberación del Congreso, cuyo 
tema dice así: Necesidad de estrechar los lazos de unión con las 
Repúblicas americanas, y medios que podrían emplearse para ase- 
gurar aquellos mercados á nuestros productos de exportación y %ri- 

ceversa. 

Estando impreso el dictamen de la Ponencia sobre este tema, 
voy á dar la palabra al Sr. Maluquer, para que se sirva leer las 
conclusiones de su dictamen, sobre las cuales se abrirá en seguida 
discusión. ... 

El Sr. Maluquer tiene la palabra. 

El Sr. Maluquer y Salvador: Da lectura de las conclu- 
siones de la Ponencia. 

El Sr. Presidente: Habiendo pedido la palabra en contra de 
estas conclusiones el Sr. Moreno Barcia, se la concedo en primer 

término. 

El Sr. Moreno Barcia: Señores: En situación harto difícil 
me hallo en este momento, porque he pedido la palabra en con- 
tra de esas conclusiones leídas, y en realidad respecto de ellas va 
á resultar que no he de decir nada. Sin embargo, en vista del 
tema primero á que está adscrita esa ponencia, encuentro que 



M 



f*fi'^ - — '"^ '• •" '" 



74 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPAND-AMERICANO-PORTÜpUÉS 



75 



■: ' 



II' ' 



mn i 



: !i : i 



í vi 



:' ■■ ' 



I . li| 



'i': 




t' 



quizás se halle desierta en su primera parte, dadas las circunstan-- 
cias del momento, las corrientes entusiastas que fluyen entre loa 
pueblos Ibero-americanos y las aspiraciones de esos países en 
estos momentos. 

En cuanto á la segunda parte del tema, hallo también alga 
que habrá de ofrecerse como una nota repetida con el quinto, y 
en este concepto dejaré á otros señores la palabra para que digan 
lo que estimen conveniente acerca de los medios más necesarios. 
para estrechar la unión, unión que era preciso ante todo demos- 
trar en el tema que estaba hecha entre España y sus hijas las Re^ 
públicas americanas, entre España y la Monarquía portuguesas 
Era preciso, digo, demostrar primero que esa unión estaba hecha 
y esa unión no está hecha. Por el contrario, esta ponencia está 
redactada sobre el concepto de extranjería respecto de las Repú-- 
blicas americanas y España y respecto de Portugal y España, . 
concepto contra el cual yo he de protestar siempre, porque si ha 
habido dolorosos encuentros entre las Repúblicas americanas y 
España, entre las hijas y la madre patria, han sido sencillamente- 
encuentros civiles, nunca encuentros de carácter extranjero. 

En este sentido quisiera yo que la Memoria estuviera redacta- 
da, en el concepto de procurar esa unión, esa alianza tal y coma 
hoy se predica y se ha proclamado en los diversos Congresos que 
se han celebrado en Madrid, por las más altas representaciones 
de nuestro país.' Y digo esto, porque si los señores de la pgnen- 
cia esperan que la unión de España y Portugal, por lo que se re- 
fiere á esos medios de estrechar los vínculos mercantiles, se ha 
de realizar tal y como ellos proponen, en tanto que la industria y 
la producción española no alcancen los perfeccionamientos que 
en el éktranjero, á fin de que en igualdad de circunstancias na 
pueda ser lanzada de aquellos mercados como lo ha sido, será 
vano empeño buscar por medio de intereses comerciales la unión 
de ambos pueblos. Es preciso aspirar á algo más que esto, ea 
preciso lograr por las más altas representaciones de América, 
Esparía y Portugal, una concentración, una especie de alianza en^ 
tre estas naciones bajo el concepto económico, que después ya 
vendrá por añadidura la alianza comercial 



Señores, es ya un lugar común en la conciencia de todos esos 
pueblos hermanos, lo que se llama unidad de raza; es ya un lugar 
común no solo entre esos pueblos, sino en los del mundo entero, 
que América se halla poblada con nuestra sangre, y que aquellos 
hijos son carne de nuestra carne y huesos de nuestros huesos; 
viviendo en la comunión etrisca con. nosotros, usando de nuestra 
lengua y profesando idéntica religión; poseedores y herederos de 
nuestros vicios y virtudes hasta sus mujeres en la determinación 
del movimiento contrario á su sexo, en cuanto éste es dulce y 
débil, á la vez, aquellas hijas de Cochavanva, muriendo en el 
campo de batalla una á una, inflamadas en el amor patrio, recor- 
darán siempre á nuestra heroína de Aragón frente á las huestes 
francesas del primer Capitán del siglo. {Aplausos) 

Pues bien: ¿no autoriza á algo más que á una relación pura- 
mente de interés mercantil con identidad de raza, de sangre, de 
usos^ de costumbres, etc., entre esas nacionalidades y la nuestra? 
Si por cierto. ;Y qué ha pasado aquí? Pues no ha pasado más 
qué una contienda civil muy natural, por móviles muy legítimos. 
Señores, es preciso confesarlo; cuando un organismo ó una enti- 
dad colectiva se halla bastante vigorosa, bastante enérgica para 
prescindir del apoyo de otra, se desprende de ella para poder 
realizar una nueva vida ó para contraer un nuevo estado y poder 
realizar por su propio esfuerzo los destinos en la existencia. 
Claro es que con dolor y exasperación ha visto esto la Metrópoli; 
claro es que no se resigna fácilmente una madre á ver cómo un 
hijo se desprende de sus brazos-para entregarse en los brazos de 
otra y formar nueva familia. Pero~ claro es también que pasan 
los tiempos, y al pasar los tiempos, aquella madre, convertida ya 
dos veces en ello, esto es, en madre y abuela, concluye por amar 
á sus nietezuelos; quizás con más dulzura, con más abnegación y 
mayores cuidados presta á los pequeñuelos que en los días de 
vigor les prestaba á sus propios hijos. [Muy bien, 7nuy óien.)Fues 
de 'la misma suerte hoy, después de ochenta años, debemos con- 
siderar á aquellos como miembros de una misma familia, y como 
tales debemos todos cooperar áurta' generosa reconciliación. 

^ Yo veo esa Mesa de honor de este Congreso constituida por 



1,1-- --"fi '•• •• ■■■■jt.iaii^-i^^aafcigMiaBta 



-■--^. _-^ 



■■^'^ 'M'fS: J^ ^té^-^ 




!!'' I 



1 y. I' ' 






76 



CONGRESO MERCANTIL 



I m:!- 



■1':! 



los representantes de los más altos poderes de todas estas nacio- 
nes, y todos unánimeniente deben cooperar á realizar esa alianza 
ó esa reconstitución de una misma familia de manera que sus 
miembros dispersos, ya por los azares de la lucha ó de la políti- 
ca, se concentren, toda vez que este es el acento que se ha oído 
en todos los Congresos celebrados en Madrid. Ya que no se res- 
pira otra cosa, esa cosa debemos todos tratar de realizarla, y en- 
tonces, como he dicho antes, se nos dará por añadidura el inte- 
rés mercantil. 

Diréis todos vosotros á la vez, como dice precisamente la 
Ponencia: eso es irrealizable; no ya lo que yo propongo, sino sen- 
cillamente un zolloverein, esto es, una liga aduanera por la cual se 
faciliten las relaciones mercantiles de los pueblos ó se aminoren 
los gravámenes impuestos á la exportación é importación de 
productos en todos esos países. Pero yo voy á algo más que al 
zolloverein, que fué el precursor para la reconstitución de la patria 
común alemana, pero que aquí no será el precursor, sino la con- 
secuencia. Voy, repito, no al zolloifei-eín^ sino al nationaloverin, 
Y diréis vosotros: soberbia, magnífica, levantada idea, pero irrea- 
lizable, utópica, como dice del solloz'erein la Ponencia. Aunque 
lo fuera, ^-acaso los ideales no se han de realizar? ¿Acaso ese ideal 
no se ha realizado ya en Alemania bajo la presidencia de Prusia 
y después de la memorable batalla de Sodowa? ; Acaso no se ha 
realizado también el zolloz'ej-eín nacional bajo la espada victoriosa 
de la casa de Saboya.^ Pero me diréis: alejada América de Espa- 
ña, interpuestos grandes mares, á pesar de las facilidades en las 
comunicaciones, no será tan obvio realizar ese desiderátum^ por- 
que como pueblos nuevos, necesitan concentrar todas sus activi- 
dades para realizar sus fines de la vida y se preocuparán muy 
poco de la Metrópoli. Señores, han llegado los días de las grandes 
reconciliaciones, y yo español voy á hacer, contando con vuestra 
paciencia, declaraciones que quizás á muchos os lastimen; pero 
yo, obediente á los sentimientos que debe abrigar todo pecho espa- 
ñol en estos momentos en que los príncipes lusitanos son nuestros 
huéspedes, tengo que decir algo acerca de esa nacionalidad y de 
los odios, al, parecer inextinguibles, que abrigan respecto á la na- 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



n 



cionalidad española. Confesar nuestras faltas y al mismo tiempo 
ofrecer el propósito de la enmienda, creo que es redimirse, y ya 
que se trata de conciliación, y ya que acontecimientos muy 
recientes han torcido las corrientes de simpatía de Portugal para 
con España, sepamos aprovecharlas. 

Eso que he dicho de América, claro es que he de decirlo de 

Portugal. 

Para ninguno de vosotros, señores, es un secreto que por 
derechos especiales hechos valer por Felipe II, se incorporó 
Portugal á la monarquía española; sabido es igualmente por todos 
vosotros que aquellos sesenta años de incorporación de Portugal 
á la monarquía española han sido una gran desdicha para Por- 
tugal. En guerra España con las rebeldes provincias neerlandesas, 
una imprudente medida de Felipe II dio por resultado fatal la 
caida de la grandeza y poderío de Portugal. Prohibió aquel hom- 
bre á los holandeses comprar en el puerto de Lisboa las especies 
de la India. Entonces era Lisboa el exclusivo mercado de esas 
producciones. Los holandeses dirigen sus naves á los puertos de 
producción, y una tras otra fueron cayendo las factorías y coló- 
nias portuguesas en manos de los negociantes de Amsterdán, en 
África, en la Australia, en los golfos pérsico y arábico, en la India, 
en las islas de la Sonda y Molucas; la influencia mercantil de Por- 
tugal desapareció, y cuando en el día de su independencia se halló 
completamente empobrecido y perdidas todas sus colonias, se 
acordó de su grandeza antigua, despertándose entonces un odio 
que no se ha extinguido hoy y que nosotros, por un acto de con- 
centración, deberíamos extinguir en aprovechamiento de las co- 
rrientes actuales, como diré después. Recordaron aquella famosa 
escuela de navegación, la primera del mundo, ilustrada por Tos- 
caneli, y los hombres más eminentes de la tierra conocida, recor- 
daron á aquellos ilustres marinos portugueses, que, á partir de 
Enrique el Navegante, llenan las páginas de la ^historia con los 
nombres de Tristán de Acuña, Bartolomé Díaz, Alvarez Capral, 
Almeida, y el más afortunado de todos, Vasco Núñez de Balboa; 
recordaron á aquel Manuel el Grande, que se honraba con el 
modesto título de contramaestre mayor de la flota portuguesa; 



!t.i " 



/, •• 



ÍAtn^&stwdi 



7^ 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERlCANO-PORTUGUÉS 



79 



recordaron aquella grande riqueza amontonada en la India. Seño- 
res, ^-es maravilla que por la pérdida de todo esto hayan con- 
traido odio á España? Y, sin embargo, Portugal y España se 
hallan identificados por la sangre, por la naturaleza y por la his- 
toria. ¡Qué cosas tan extrañas pasan en la identidad de los pue- 
blos! Observadlo bien: nuestro suelo y nuestro cielo es el suyo; 
nuestro sistema orográfico é hidrogáfico cruza y baña su suelo 
como el nuestro; descubridores y colonizadores como nosotros; 
con nosotros arrojó al agareno de España; con nosotros, andando 
el tiempo, arrojó al francés del territorio; con nosotros, también, 
realizó la epopeya de su emancipación política, combatiendo 
allí á D. Miguel, como nosotros á D. Carlos; por España y con 
España, aliadas sus fuerzas, vinieron aquí y afianzaron aquí y allá 
el régimen constitucional. Pero veréis hasta dónde llega la iden- 
tidad. Su riqueza pasajera alcanzada por sus colonias, lo mismo 
que la riqueza pasajera alcanzada por España, autoriza para Por- 
tugal como para España las famosas "palabras del cr.rdenal Albe- 
roni: «La riqueza en aquellos estómagos entraba y nada quedaba 
€n ellos. » ^ 

Es más; hay dos personalidades que son monumentos de 
grandeza para Portugal y para España. Un soldado en la India 
pelea, pierde un ojo, lisiado viene á Lisboa, empuña la pluma y 
crea con sus Luisiadas un monumento de literatura erf honor de 
Portugal, que le vé morir de hambre, de miseria, de inanición. 
Sin embargo, le levanta después estatuas y le proclama Príncipe 
de los ingenios. ¡Qué identidad tan notable! Un soldado en Es- 
paña lucha en Lepanto, pierde un brazo, lisiado toma la pluma 
y crea un monumento de literatura en España con su inmortal 
Quijote. Pues bien; muere de hambre, después España le levanta 
estatuas, y como á Luis de Camoens en Portugal, aquí se le pro- 
clama Príncipe de los ingenios. ;Qué más? Fernando de Magalla- 
nes monta las naves españolas y da por primera vez la vuelta al 
mundo, estampando en la Historia una página gloriosa, en que 
irán eternamente unidos los dos nombres gloriosos de España y 
Portugal. Es imposible, pues, que se mantenga más tiempo 
desunido lo que Dios ha juntado. Por ahí debía de ir la Ponen- 



t:ia. ^Qué tarea puede haber más noble y más hermosa que la de 
x:ooperar todas esas representaciones de los pueblos hispano-ame- 
Ticanos á esa otra grande unión, en virtud de la cual vendría por 
añadidura el interés recíproco comercial? Pues bien; hay en la 
Ponencia algo más que yo debo hacer notar, y es, que se pres- 
<:inde aquí al hablar de la iniciativa particular y privada de la 
acción del Estado ; muy tímidamente se trata ese asunto impor- 
tantísimo. 

^Qué importa la iniciativa individual ó privada sí se halla 
esterilizada por lo que se llama política comercial? ¿-Acaso la His- 
toria no es para nosotros la maestra? ¿No nos enseñan los pasa- 
dos hechos á determinar lo presente y á formular lo futuro? ¿No 
se llamaba política comercial la realizada por Carlos V, estable- 
<;iendo el monopolio del comercio con América para Sevilla y 
para Cádiz , é impidiéndolo en todas las demás regiones de Es- 
paña y puertos, no obstante de estar todos sometidos al deber de 
vasallaje? ¿No se dio el nombre de política comercial á sus prácti- 
cas, elevadas á la categoría de principios por Colver, y, sin em- 
bargo, aquellas prácticas que se llamaban política comercial no 
tenían otro objeto que destruir á las naciones como se destruían 
con los mosquetes y las lombardas? ¿No se llamó política comer- 
cial la de Napoleón, estableciendo el bloqueo continental en odio 
á Inglaterra? Y bien, ¿es de la esencia del comercio la lucha, la 
destrucción, ó es la paz? ¿Acaso el comercio no es el vínculo más 
poderoso que une á unos pueblos con otros pueblos? Señores, 
muy tímidamente, repito, se trata este asunto en la Ponencia. 
^Acaso la política de Felipe II no era también política comercial? - 
Es preciso que no olvide la Ponencia, que no olviden los se- 
ñores que aquí están presentes, que yo, aunque partidario, por- 
que tengo opiniones muy radicales, de que la iniciativa individual 
realice todo cuanto debe realizar y es de su peculiar y exclusiva 
competencia... 

El Sr. Presidente : Sr. Moreno Barcia , aunque con senti- 
miento, por el mucho gusto que tengo en oirle, debo recordarle 
que faltan solo dos minutos para que transcurran los veinte acor- 
dados á cada orador por el Reglamento. 



N 



/ 



trt jTynüT. «* 



■ai 



mm 



So 



CONGRESO MERCANTIL 




El Sr. Moreno Barcia: Voy á terminar diciendo que las. 
veintiocho conclusiones de la Ponencia, hoy por hoy, á reserva de 
conservarlas para después hacerlas v^aler al mismo tiempo con las 
demás que pudieran venir de la cooperación del Estado en su día, 
una vez realizada esa unión á que me he referido, las refundiría 
en esta sola conclusión: 

«Que en aprovechamiento de las poderosas corrientes de 
simpatía que actualmente fluyen entre las naciones luso-hispano- 
americanas, afianzadas en la identidad natural de raza é historia, 
el Congreso mercantil acuerda por unanimidad cooperar incesan- 
temqnte, y en la mejor forma posible, para establecer una estre- 
cha é indestructible fianza entre ellas, que á las ventajas de toda 
nacionalidad engrandecida y fortificada, reúna las particulares 
del comercio interior ó nacional, sin ninguno de los inconvenien- 
tes anexos al tráfico extranjero. 

Madrid, Noviembre lo de 1892.— S. Moreno Barcia.» 

Ahora permitidme un voto en honor de Portugal: el de que á 
partir desde este día, cinco años después celebremos un Congre- 
so mercantil en Lisboa para conmemorar el descubrimiento de la 
India por Vasco de Gama (1497), en las condiciones siquiera 
más aproximadas al bello ideal que acabo de exponer ante vos- 
otros. [Mi¿y bien, muy bien. Aplausos)) 

El Sr. Presidente: El Sr. Moreno Barcia se servirá dejar 
sobre la mesa la conclusión que ha tenido la bondad de leer, para 
que, pasando á la Ponencia, ésta la examine con las demás de 
que después se dará cuenta. 

El Sr. Duque de Almodóvar del Río tiene la palabra en pro. 

El Sr. Duque de Almodóvar del Río: Señores: resuélve- 
me á dirigiros algunas palabras, no muchas, más de las que vues- 
tra "paciencia pudiera concederme, menos seguramente de las. 
que la importancia del tema requiere, mi condición de represen- 
tante de una Cámara de Comercio constituida por nombres que 
no son extraños en los mercados americanos. Jerez de la Fronte- 
ra es uno de los pocos pueblos, por desgracia, que en España se. 



HLSPANO-AMERICANO-I>ORI UGUÉS 



81 



han ocupado preferentemente en cultivar las relaciones mercanti- 
les con nuestros hermanos de allende el Océano. Añádase á esto 
cierto impulso íntimo y personal, porque de todo tiempo, mucho 
hace ya, diputado principiante, he excitado repetidas veces á los 
gobiernos españoles para que dieran preferente atención al culti- 
vo de nuestras relaciones mercantiles con las Repúblicas hispano- 
americanas. He creído, no obstante los pesimismos que de una y 
otra parte se escuchan, alternando con otros como lirismos exce- 
sivos que vienen á compensarlos, que á pesar de nuestra inferio- 
ridad industrial y nuestra pequenez en el terreno mercantil, tene- 
mos mucho que esperar de nuestras relaciones con los que hablan 
las lenguas ibéricas, tanto en los mercados americanos que hablan 
la lengua castellana, como aquellos que hablan la lengua portu- 
guesa, que al cabo vienen á ser dos casi dialectos de una misma 
lengua. 

He creído siempre que hay que examinar esta cuestión arran- 
cando de los hechos, porque somos comerciantes ó representantes 
de comerciantes, y de hechos hemos de arrancar; no obstante mi- 
rar hacia lejanos horizontes y lisongearnos con un porvenir más 
ó menos próspero, debemos arrancar siempre de los hechos pre- 
sentes y tener en cuenta aquellas condiciones de los pueblos den- 
tro de las cuales hoy necesariamente viven para proponer y apli- 
car aquellas resoluciones que sean verdaderamente prácticas. No 
vale decir que aspiramos á una unidad política ó económica, sin 
tener presente que la unidad política es absolutamente imposible 
y que la unidad económica es muy difícil de alcanzar. Nadie con 
más razón que los que pertenecen á cierta escuela económica en 
la cual formo, pueden decir, que toda traba arancelaria es dañosa 
para las relaciones mercantiles de los pueblos, y, sin embargo, 
cuando se trata de nuestras relaciones mercantiles con los merca- 
dos americanos debemos tener presente que toda reforma arance- 
laria encuentra allí gravísimas dificultades, que aquellos Aranceles 
vienen á ser el nervio principal del presupuesto de ingresos en 
aquellos Estados, y que, por lo tanto, todo aquello q^e signifique 
rebajas excesivas en los Aranceles, esto es tratados de comercio 
definitivos, son por hoy un bello ideal al que llegaremos Dios 



u 
f 

! 



>;SdifálMESH 



» »W» i 



tm*i»»mmmmmmmmm 



91 



82 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



83 






t 






sabe cuándo. Esta es la verdad desnuda, triste es decirlo, pero 
así hay que exponerla; nosotros podremos predicar con el ejem- 
plo, podremos predicar siempre, que conviene á las relaciones 
mercantiles de los pueblos abaratar el precio de los productos y 
que uno de sus principales abaratamientos es la rebaja en el im- 
puesto arancelario. ^Cuándo se llegará á este ideal? ^Cuándo lle- 
garemos á un zollvercing, como decía el orador que me ha prece- 
dido en el uso de la palabra? No lo se, creo que muy tarde; 
entretanto ocupémonos en buscar otros procedimientos, sin pres- 
cindir de la aspiración á plantear éste. 

Hay, señores, motivos suficientes, á pesar de nuestra inferio- 
ridad industrial, para esperar que los mercados americanos se 
abran á los productos españoles y recíprocamente recibamos nos- 
otros los productos de aquellos países. 

Ncs necesitamos unos á otros, y los lazos de la lengua, de la 
comunidad de religión y de la tradición familiar, no son bastan- 
tes; toda esa unidad étnica ya hemos visto los resultados que 
produce en Europa. Hay que armonizar los intereses, porque el 
comercio se halla allí donde hay un motivo que excite su interés. 
Nosotros lo que debemos procurar principalmente es que los mer- 
cados americanos se abran á nuestros productos, no porque sea- 
mos españoles, sino porque les convengan, y este es el que yo 
entiendo verdadero punto de vista mercantil; todo lo demás podrá 
rimarse en una hermosísima oda, pero lo que es los productos 
españoles no podrán venderse como se venda el libro en donde 
vaya impreso ese trozo de poesía. (Muy bien, muy bien) 

Nosotros lo que debemos procurar es facilitar por medio de 
los Gobiernos lo que ya en Francia es un principio reconocido: 
que en una y otra parte se dé la enseñanza y la noticia. Esa es la 
verdadera acción de los Gobiernos: instruir en lo técnico, en la 
producción de los artículos, é instruir después en cuanto á los 
mercados en donde esos artículos puedan colocarse: en el inte- 
rior por medio de la difusión de la enseñanza; en el exterior por 
medio de una acción diplomática acertada y reconocidamente 

competente. 

Por eso, señoref^, creo que una de las conclusiones de" la Po- 



nencia es acertadísima, la de dirigir la acción consular como re- 
presentación mercantil, que esto es, pues, al cabo, intereses mer- 
•cantiles exclusivamente representados; y todo aquello que sea y 
dignifique que los Cónsules aspiren á otra clase de funciones y 
pretendan ostentar una representación diplomática, será todo 
lo galana y adjetiva que se quiera, pero no es tan útil, dados los 
tiempos que alcanzamos, como la otra. Circunscribir la acción 
<;onsular á aquello que debe ser, á la representación del Comer- 
cio del país, del cual han salido como representantes, es á lo que 
se debe dirigir principalmente el Gobierno español por una par- 
te y l®s Gobiernos americanos por otra. Tener en todos aquellos 
puntos en donde la representación consular exista, noticias cons- 
tantes y periódicas que se hallen al alcance de españoles y ame- 
-ricanos, para que puedan conocer cuál es la necesidad de pro- 
ductos en cada mercado, esa puede ser acción muy beneficiosa; 
porque se dá el caso, señores, de que en los mercados america- 
nos, y lo sé por propia experiencia, hay demandas para artículos 
españoles y no se encuentra nadie que lo sepa, y hay precisa- 
mente en esos mercados representantes consulares españoles. 
Tenemos en ventaja nuestra para poder realizar un día ese ideal, 
de si no acaparar, tener por lo menos una representación más 
, importante en la venta de nuestros artículos en América, una que 
es verdadera desgracia, pero que en este caso puede favorecer- 
nos. Sin adelantar ideas, porque más tarde presumo que se ha de 
hablar aquí extensamente de la cuestión monetaria y de la aspi- 
ración á una liga monetaria de los Estados americanos; sin ade- 
lantar ideas, repito, bien puede decirse de pasada que nuestra si- 
tuación monetaria es análoga, por desgracia, á la de los Estados 
americanos. 

Desde hace veinte años, ó algo más, la crisis económica en el 
mundo entero se ha producido con tanta intensidad que ha sido 
objeto de constantes investigaciones por todos los economistas, 
á fin de averiguar cuáles eran los factores más importantes de 
«Ua, y sin duda alguna todos, ó casi todos, atribuyen al factor 
•moneda una capitalísima importancia en la variación completa 
<iue ha sufrido la producción y el precio de los artículos en el 



H 



4 



-. *"■ 



¡iBani- 



'iTiT TTTrniiMaaiai*! 



wsm 



84 



CÓNCRESO MERCANTIL 



mundo. La descalificación de la plata en Alemania y las conse- 
cuencias que esto tuvo en la unión latina, ha producido un desni- 
vel tal en el comercio y producción de los artículos entre aquellos, 
países monometalistas oro, y que por bimetalistas ó por tener el 
doble patrón en la moneda, se han visto sujetos á un grenaje 
constante del oro, que ha llamado ya la atención de todos la ne- 
cesidad de convenir en alguna forma para organizar ambos inte- 
reses, de tal suerte que el choque no sea demasiado violento; y si 
á todos atemoriza el instante en que se liquiden las cuentas de 
moneda en aquellos países en donde se ha limitado la acuñación 
de la plata, mucho más debe ser temido en aquellos cuya acuña- 
ción ha sido ilimitada. 

Este, que es un interés de común conveniencia, puede ser un 
motivo en este momento de lazo de unión, porque, ensanchando- 
GC los mercados en donde existe solamente la moneda plata, po- 
dría realizarse tal vez con menos daño la liquidación entre am- 
bos metales, si es que esto hubiera de sobrevenir, y podría rea- 
lizarse con mayor ventaja la relación entre el uno y otro patrón,, 
si como se espera por muchos, y no estoy yo lejos de creerla 
también, se viene á un acuerdo en una próxima ó más remota, 
conferencia internacional. 

Una de las más grandes di.icultades con que han tropezado^ 
los mercados americanos, ha sido la cuestión de los cambios: una 
de las grandes ventajas que tendría algún convenio monetaria 
con ellos sería la nivelación, ó la aproximación á la nivelación ea 
los cambios. No son los cambios más altos ó más bajos la mayor 
dificultad con que tropieza el comercio; la estabilidad de los cam-^ 
bios, esa es la gran dificultad, esa es la más importante; y toda« 
vía tiene más hondas, más profundas consecuencias esa diferencia 
monetaria entre unos y otros países, si bien sea el mismo metal 
el que circule en ellos. Nosotros podríamos aspirar á tener la 
banca de los Estados Unidos por medio de una relación moneta- 
ria en vez de hacer la banca indirecta con otros países de Europa» 
banca que nos arrebata al propio tiempo una buena parte de los 
negocios, y que á la vez deja una comisión bancaria en donde se 
realizan las letras emanadas de América para hacer los pagos allí. 



HISPANO-AIV^RICAIN'OtPORTUGUÉS ^5 

Que hay cantidad de productos españoles solicitados en Amé- 
rica, que hay también demanda de productos manufacturados, lo 
prueba evidentemente el aumento de exportación que han tenido 
los tejidos de Cataluña, los artículos de alimentación de Andalu- 
•cía. Oue tenemos nosotros necesidad de productos americanos, á 
-cambio, dígalo la pobre agricultura española, tan necesitada de 

los nitratos de Chile, como ha indicado muy bien el Sr. Moreno 

• ...,..•.. . .. , 

Barcia. . 

Con un poco, pues, de buena voluntad de parte de los Goljier- 
nos y con bastante más iniciativa particular, de la cual mucho se 
dqbe esperar, yo creo se llegaría, aunque despacio sí, porque es- 
tas cosas nunca pueden hacerse de prisa, se llegaría fácilmente á 
asegurar los mercados americanos para la producción española, y 
asegurar en España un mercado importante para la producción 
americana. 

Las vías de comunicación, que es la más importante de las 
ventajas que pueden conceder los Gobiernos, esa sí debemos se- 
ñalarla preferentemente á la atención de las representaciones de 
unos y otros Estados. Cuando no hay líneas de vapores, líneas 
constantes y periódicas que comuniquen unos países con otros, 
poco se puede esperar. Cuando los españoles tenemos que em- 
barcar nuestros productos sirviéndonos de barcos franceses ó in- 
gleses, no podemos aspirar á sostener constantemente los mer- 
cados americanos para la producción española. Que necesitamos 
líneas de .vapores periódicas, que debemos hacer tanto cuanto 
haga Francia, tanto cuanto ha hecho Italia, tanto cuanto en la ac- 
tualidad hace Alemania, eso es evidente, señores, y no hay que 
recomendarlo. Ya lo dice la Ponencia, y creo que acertadamente; 
debemos arrojar. mucha luz sobre estas conclusiones y recomen- 
darlas muy especialmente á la atención de los Gobiernos. 

No tendría yo que añadir una sola palabra más si no me cre- 
yera en el caso de pronunciar algunas, aunque pocas, sobre la 
cuestión de pactos internacionales y tratados de comercio. 

El Sr. Presidente me hace signos indicándome que han pasa- 
do los veinte minutos que el Reglamento me concede y, por lo 
tanto, voy á terminar. 



MBBEp 



rtoH 



mitm 






lili; 

["i I' '■' 



'MI 




86 



CONGRESO MERCANTIL 



Únicamente voy á decir acerca de los tratados de comercio 
que si no podemos llegar á un convenio mercantil permanente 
con ninguno de los países americanos, sí podríamos convenir con 
ellos alguna concesión mediante la cual consiguiéramos obtener 
en todo caso el trato de nación más favorecida. Esto que no tiene 
más que un carácter potencial y futuro, pero que nos deja asegu- 
rados contra un trato inferior en cualquier caso, esto nos favore,. 
cería y por lo menos nos tranquilizaría respecto á la competencia 
extranjera. 

Y voy á terminar, señores, repitiendo lo que dije al principio- 
que no soy de los que más se lisonjean acerca de la eficacia de 
Congresos como éste, por más que tengan grandísima importan- 
cia, pero que estoy muy lejos también de aquellos pesimismos 
que supone que esta es una raza agotada, que ha terminado su 
misión, que ha concluido el período de las guerras, de las con- 
quistas y de los descubrimientos, que no tenemos nada que hacer, 
que ya la hegemonia en la humanidad la tiene la raza sajona; 
porque creo que este pueblo español y portugués, que tiene ya 
ocupada una sexta parte del globo y que cuenta con ochenta 
millones de habitantes que hablan su lengua, bien puede ocupar 
un digno lugar en el banquete de la vida. (Muy bien, muy bicn^ 
Aplausos^ 

El Sr. Presidente: El Sr. Torres Campos tiene, la palabra.. 

No hallándose presente dicho señor, dijo 

El Sr. Presidente : El Sr. Becerro de Bengoa tiene la 

palabra. 

El Sr. Becerro de Bengoa: Señores, respondo muy agra- 
decido y muy satisfecho á las invitaciones que he tenido el honor 
de recibir de la Junta directiva del Círculo de la Unión Mercan- 
til, para tomar parte en esta discusión, siquiera sea tan humilde 
como aquella que de mí puede esperarse. 

^•Con qué derecho vengo yo á tomar parte en una discusión 
mercantil, si no soy comerciante? Es verdad, yo no soy comer- 
ciante, pero me he dedicado á una profesión que tiene constante 
relación con ella y con otras muchas de la sociedad. Hace bas- 
tantes años que la verdadera profesión mía, además de la de ca- 



hispano-americano-portugués 



87 



tedrático, es la de periodista, y dentro del periodismo he procu- 
rado dedicarme siempre á aquellos trabajos que mayor utilidad 
oueden traer en su estudio á nuestra nación, y entre ellos, á los 
asuntos económicos y mercantiles. Siquiera por este recuerdo, 
pido al Congreso la benevolencia que sea necesaria para que me 
permita esta especie de voto ó de dictamen que he de emitir aquí 
en un terreno que pudiera parecer ajeno á mis ordinarias tareas 
y á mis estudios. 

Tomo, pues, la palabra en este sentido, y vengo á este debate 
á decir que no puedo menos de estar conforme con las conclusio- 
nes que ha presentado, en su bien estudiada Memoria, el Sr. Ma- 
luquer; pero entiendo que en una sesión como ésta, en que em- 
pieza á tratarse ante un Congreso tan ilustrado y tan entusiasta 
de la cuestión de América, conviene en muy breves palabras, en 
aquellas que caben dentro del corto tiempo asignado á cada ora- 
dor, indicar cuál es el estado de nuestras relaciones con América, 
y después ver cuáles son los remedios que pueden ponerse á ese 
estado, que es tristísimo, por cierto, así en el día de hoy como 
tal vez lo será mañana, como tal vez en el porvenir. 

El estado de nuestras relaciones con América es (preciso es 
decirlo con toda claridad) muy pésimo, muy malo. En esta misma 
tribuna, invitado también por el Círculo de la Unión Mercantil, 
lo demostré una noche; pero ese estado de nuestras relaciones no 
es tampoco mucho mejor con las demás naciones, con las de Eu- 
ropa, por ejemplo; y se debe á que hemos llegado á una pobreza 
especial en nuestra patria porque, entretenidos, como hemos es- 
tado durante muchos años, en conquistar la libertad, en reñir con 
el despotismo, en sostener distintas guerras civiles, no hemos 
podido trabajar, no hemos podido producir, ha habido necesidad 
de luchar, y no somos ricos para comerciar con América, ni tam- 
poco con Europa. Pero pobres y todo, es necesario que nos ha- 
gamos cargo de la situación y que veamos por qué camino hemos 
de poder ir, en adelante, para mejorarla. 

Achacan muchos el malestar de nuestras relaciones con Amé- 
rica y con otras naciones, al estado de nuestra Hacienda, que se 
refleja en el estado de las transacciones mercantiles, que se refleja 



88 



CONGRESO MERCANTII^ 



it 



i i 



en el estado de los cambios y en la falta de numerario. Yo no 
me he de fijar en este asunto, que tan discretamente ha tocado 
el Sr. Duque de Almodóvar del Río. Vamos al hecho, y veremos^ 
en muy pocas palabras, cuál es el estado de las naciones ameri- 
canas con respecto á nosotros. 

Se recomienda mucho que los Cónsules españoles constante- 
mente envíen á España relaciones que demuestren de qué manera 
vive allí nuestro comercio. Con efecto, es necesario multiplicar la 
propaganda de esos conocimientos. Pues bien; en lo que va trans- 
currido del presente año, jsabeis cuántas Memorias se han publi- 
cado por el Ministerio de Estado respecto á las relaciones mer- 
cantiles con América? Tres; no Memorias, sino relaciones suma- 
mente breves: una de la República Argentina, otra de la Guaira 
y otra del Brasil. 

Fijémonos en la República Argentina, que es la nación que 
más comercia con nosotros; dice la Cámara de Comercio de 
Buenos Aires: «^Es posible que España haya retrocedido en el 
camino de relaciones mercantiles con este país, á consecuencia 
del triste estado á que hemos llegado?» El oro es verdad que se 
ha elevado en su cambio desde 320 á 460, mejorando unas veces, 
empeorando otras; han quebrado 400 Sociedades anónimas y 
40 Bancos, algunos oficiales; pero á pesar de todo, véase la ba- 
lanza mercantil de estos tiempos y se notará que ni Alemania, 
ni Inglaterra, ni Francia, ni Italia, han sufrido apenas quebrantos 
en sus intereses, y, sin embargo, nosotros los hemos sufrido y 
muy considerables, tanto en la importación como en la exporta- 
ción. Allí hemos llegado á un término tal, que para sostener el 
comercio de aquella República con nosotros, salieron en 1890-91, 
ciento cuarenta y nueve vapores extranjeros con dirección á Es- 
paña y sólo cuarenta y dos españoles. Allí nos hacen una com- 
petencia extraordinaria los artículos de que luego daré cuenta de 
un modo brevísimo. 

Pues bien; si estamos ocupando el lugar duodécimo en las 
relaciones mercantiles de Europa con la República Argen- 
tina, si el pavor que se ha introducido en aquel país ha venido 
á caer, digámoslo así, exclusivamente sobre el estado de núes- 



HSBHiiBSiMiaíüíiiaH 



itfHa 



HISPANOt AMERICANO-PORTUGUÉS 



89 



tras relaciones, veamos lo que sucede en otras Repúblicas. 

Por ejemplo, el Cónsul de la Guaira dice: «España, por el 
número de sus buques, figura en un lugar ínfimo; no hay que 
compararlo con el número de buques de Inglaterra, que es de 
470; ni con el de los Estados Unidos, que es de 250; ni con el 
de Francia, que es de 125; ni con el de Italia, que es de 102. La 
bandera española apenas se vé en la Guaira; al cabo de un año 
ha estado representada por unos 22 buques. » Aquí se puede ver 
euál es una de las causas .del triste estado de nuestro comercio 
con América, y aquel puerto, que podía tener grandes rela- 
ciones con nuestras Antillas , las tiene sumamente reducidas; 
aquel puerto, de ninguna manera se encuentra regularmente favo- 
recido por nuestra bandera como por las otras. No faltaba más 
si no que los pocos vapores que allí llegan tuvieran la desgracia 
que han tenido los que sostienen las relaciones directas con Bue- 
nos Aires, en donde, á consecuencia del mal estado de su Tesoro, 
se suprimió la subvención á los buques de la Compañía Trasat- 
lántica, y lejos de aumentarse las comunicaciones, la referida 
Compañía ha reducido sus viajes anuales de doceá seis. 

Es muy curiosa la Memoria del Cónsul de Río Janeiro. Según 
ella, en el año económico de 1890-91, ^'sabéis cuántos buques es- 
pañoles llegaron á Río Janeiro? Dos solamente, y esp de arriba- 
da, para descargar sal, porque se hacía agua: la corbeta Linda y 
el bergantín Fe. 

El Cónsul de Para dice: « Aquí hay bastante relación con los 
productos españoles, pero no con los productores. La mayor 
parte de vino español que viene á Para la conducen los buques 
portugueses. » 

Tal es el estado de nuestras relaciones con esos pueblos, y 
si se hace una especie de revisión, que haré sumamente ligera, 
respecto de otros países, veréis lo que dicen los que se hallan 
vecinos al mar Pacífico. . , 

Dice el Cónsul de Pisco: «Aquí para nada aparece en todo el 
año la bandera española. » 

Manifiesta el de Moliendo: «Este puerto no tiene apenas re- 
lación de ninguna clase con los artículos españoles, x^ 



» ♦ 



90 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



91 



; 



Si se va, por ejemplo, á cualquiera de los puertos que perte- 
necen á Costa Rica, dicen también aquellos Cónsules que apena& 
se sostiene ninguna relación con el comercio español. 

Es una cosa triste, pero en toda esa parte del litoral del Pa- 
cinco apenas se ve un buque español, pues el poco comercio de 
importación que España sostiene con aquellos países, es toda 
conducido por buques extranjeros. 

De manera que, como veis, el estado de nuestras relaciones 
mercantiles con América es lamentable. Si yo tuviera tiempo^ 
os citaría todavía muchos más números, que son los que, en estas. 
discusiones comerciales, deben ocupar preferente lugar, para ilus- 
trar á la opinión, y veríais de qué manera se hace la competen- 
cia con nosotros. 

Se dice, por ejemplo: y en esta honrosa lucha comercial con 
América,: ¿qué vamos á llevar, qué vamos á traer? Y sin pensar 
de ninguna manera en llevar allí los productos modernos de la in- 
dustria más adelantada, sino los productos naturales que tenemos ^ 
os voy á leer rápidamente algunos datos muy curiosos respecto 
de quién nos hace la competencia y de qué manera se hace 
esta competencia. Creo que estos datos encajan perfectamente 
en discursos como los de esta noche y que son los que pueden 
servir para dar una nota exacta acerca del estado^ de nuestras, 
relaciones. Se refieren muchos de ellos, no á los productos in- 
dustriales, sino á los naturales. 



COLOMBIA 

Puertos: Sabanilla, Barranquilla, Cartagena, Rioacha. 
Libros impresos en castellano, de 47-579 kilogramos de peso» 
solo 7.400 tueron de España y de Francia 34.223. 
Importaciones en valores: 

De Inglaterra 3691 OS^ pesos. 

» Francia 2 . 238 820 » 

» Estados Unidos 1.459 405 » 



De Alemania. 

» Elspafta 

> Cuba y Puerto-Rico 



768 376 pesos. 

105.348 
84.893 






Principales artículos: vinos, tabaco manufacturado, almidón, 
frutas secas y conservas, artículos alimenticios, papel y resina. 



Competencia: 

Aceite Francia. 17.860 kg. 

Calzado ... Id. 50.000 » 

Id. 

Id. 

Id. 

Id. 



ESPAÑA 



Conservas. . 
Especias. . . 

Papel 

Vino común 



74.000 » 

5.000 » 

91.000 » 

487.000 » 



Inglaterra. . 14 ' 9 

ídem 30.000 

E. Unidos... 16.000 

Inglaterra... 27.000 

Alemania... 12.000 

ídem 21.000 



2.57S 


576 


11.000 


2.29S 


5- 1 77 


1 199.000 



VENEZUELA.— La Guayra (J. Fronski). 



IMPORTACIÓN 



ft9«» * ««•• 


«• *•• 


Millones de Bolívares. 


25 


19 


19 


23 


17 


22 


3 


3 


12 


13 



Hamburgo 

New York 

Liverpool y Londres 

España 

Francia 



Navegación. 

Buques ingleses , 45^ 

» norte americanos 213 

» Alemanes , 1 5 S 

» Holandeses I43 

» Franceses 1 34 

» Españoles 46 

» Daneses 41 



3B8BBH 



vi 



92 



CONGRESO MERCANTIL 



' ARGENTINA (C. Duran). 

< • • • . . . ■ . 

i8§3.~63..5 52 pipas de vino de España. . 

, España ocupaba el quinto lugar en la importación. De re- 
torno trae cueros y lanas. 

Inglaterra se comunicaba con Buenos Aires catorce veces al 
tties, Francia doce é Italia seis. — Nuestras relaciones habían ba- 
jado, de 133 buques en 1881, á 100 buques en 1882 y á 86 
en 1883. 

Había gran comercio de tasajo para Cuba. . 

i 887 . — Importación. 



Aceite: italiano importado. 

» francés » 

í> español.. » 

Conservas: francesas » 

» italianas » 

» españolas » 

Papel: Bélgica » 

x^ E. Unidos » 

> Francia » 

» España » 



58.537 cajones. 

1 4.662 (sin contar el embotellado). 

5.689. 

7000. 

6.310. 

3-456. - 
1 .000.000 de kilogramos. 

232.855. 

I14.311. 

1.885. 



Papel de fumar: más Alemania que nosotros! 

Movimiento de buques españoles: nuestra decadencia. — En- 
traron: 1879, 140. — :i88i, 123. — 1884,65. — 1886, 31.. 

Las importaciones generales han disminuido mucho en 1891 
con la crisis. 



HISPANO- AMERICANO PORTUQUÉS 93 

Matefiíis alimenticias 8 millones de pesos.- 

Bebidas'. 9 » » 

Tejidos . . .* . 8 » » 

Ropas hechas. . » 4 » » 

Maderas 5 » » 

Papel.. 2 ^ * 

Hierro; .i 5 » * 

Tabacos . 2 » » 

Materiales de construcción. .. . 18 » » 

Cristalería y cerámica 3 . » > 

Combustibles ... 2 » » 

Varios. 3 » 

Total. 80 millones. 

España ha importado 1.567-975 pesos. 

Exportado 1.288.859 

Favor España 279. 116 » 

Ocupamos ahora el noveno lugar. 



• CHILE 

1887. La importación en valor fué de... 84.630.862 pesos. 

España ocupó el lugar onceno con 240.000 » 

mientras que Inglaterra llevó 20.400.000 » 

» Alemania » 1 1.600.OOO » 

» Francia » ... . 5.500.000 % 

» E, Unidos » •. 3.200.000 » 

» Italia . . » 502.000 > 

» España » 240.000 > 

• ■ - ^ - 

Veamos la competencia de otros pueblos y el lugar que ocu- 

{>amos en cada mercancía: ' 



«! 
I 






#• 



x^ 



I ' -■ 



m 



94 
Aceite de oliva 






Aguardiente 



» 



Pimentón 



CONGRESO MERCANTIL 

Francia 289.0OO kilog. 

Italia 297.000 » 

Alemania 99.000 » 

Inglaterra S3000 » 

lilspaña 3000 ! » 

Francia ijooo botellas. 

Inglaterra 1 1 000 

Alemania 2.000 » 

España M^ ! » 

Alemania 7<5.ooo kilog. 

Inglaterra 34-000 » 

Italia 28.000 > 

Francia... 17.000 

España 1 2.000 » 

Inglaterra 70 » 

España 23 » 

España T ' . 8469 docenas . 

Alemania 8.200 » 

Inglaterra 32.000 kilog. 

Francia 2.000 

Alemania 4000 » 

Perú 3000 '' 

/ España 326! » 

Cigarrillos habanos. España. 5 -400 cajas. 

» Alemania 2.1 16 » 

España 10.000 » 

Alemania 7-400 » 

Italia • . . 19000 kilog. 

Francia 16.000 » 

Inglaterra 9000 » 

España 5-000 » 

Alemania 7-000 bultos. 

Inglaterra 900 » 

Italia 44 » 

Francia 20 » 

España ^ 5 * * . 



Azafrán. 



Naipes 

» 

Chocolate 

» 



ídem puros. . . 



Cominos. . 
» 

Fósforos . . 






mSPANO-AMERIC A NO-PORTUGUÉS 



95 



■Guitarras I ! ! I Alemania. 

»• Francia . . 



Libros impresos 



España 

, Alemania.. 

Inglaterra 

Francia 

España 

Estados Unidos. . 

Mercería y quincalla. Inglaterra 

» Alemania 

» Francia 



» 
» 



Papel para fumar 



España . . 
Inglaterra. 

» Francia. . 

» Alemania 

» Italia .... 

» España.. , 

Pimienta Francia . . 

» Inglaterra 

» Alemania. 

» España . . 

Vino blanco Francia . . 

» Inglaterra. 

» España . . 

» Alemania. 

Vino tinto Francia . . 



Inglaterra 
Alemania. 
España . . 



2. 18 1 » 

24 » 
24 • 
80.000 ejempls. 
66.000 
48.000 
38.000 
24.000 

13.000 bultos. 
5.000 * 
2.000 » 
¡17! » 
40.000 
38.000 
36.000 
2 1 .000 
13.000 
24.000 kilog. 
17.000 » 
15.000 » 

1. 000 
51.000 litros. 
19.000 » 
17.000 » 
7.000 » 
13.000 litros. 
25.000 » 
15.000 » 
1 1. 000 » 



■l* 



.1 



96 



CÓN( ; Ri:S( J MK KC A NTI 1 / 



CHILE. — Valparaíso (C. Fernández Reguera). 



1889 á 90. Ocupamos el lugar duodécimo. Desde 27.891.915. 
pesos Inglaterra y 14.789.812 Alemania, a 250.767 nosotros. 

Casi nada se exporta para España. 

Importan de otras naciones azúcar y café por valor de 6 mi- 
llones de pesos. 

Su exportación es de abonos, salitre y minerales. 



Buques de vapor entrados 



» 



ídem de vela 



» 



Inglaterra 5^2 . 

Alemania 3^3 

Francia 127 

Español ¡Ningunot 

Inglaterra 44^ 

Alemania 115 

Francia 3^ 

Español i . ¡ 2 ! 



Causa: la falta de comunicaciones directas. 



'^tmmmmmmmgmggsgm 



HISPANO-AMERICANO-PORTUC;UKS 



97 

































C A 




























^^« 




" — » 








i "< 


00 


se 










1— < 








00 








1 

c S i: 








.^. 


'^ 


-^ 




LO 


n 


ro 


ro 





00 


^ 





¿ - I tv. 








-r. 


M 


rj 


VO < 


[^1 


í* ri 


í-O 


^^ 









. 0— l>^ 








a. 










. 






















x 

u 






































i 


-4 












Cí 


ro «^ 






. 


























ro 




























* 




»-o 








.af 














VO 


C\ 









00 






















ro 


oc 






ü 


r^ VO 








-3 

-r. 


« 


^ 




A 


R 


í: ti 


ro 


t^ 


A 


A 


VO 


ro í-o uo 




- 




H 














^H 


ro 






• 


• 




< 




< 




























> 




— 


OO 




í^ >-0 


VO 


VO 





'^ 








VO 






/^ 


M 






n 





»-o 





Lr-> 








000 








?■ 

't"^ 





^ 


^ M 


* ON 


'— 





— ' 





T^ 


CN -^ 




•-H 
















. 


■ 








• 









■^ 








»^ 




I-H 


M 




C\ 


ri 


HN 00 




I 




-< 










i 






l^ 












1 


•^ 






























^ 


< 

^ 






























'>J 




-< 




























X 


^ 


»^ 


VO 






u-> 

















VO 




^3 


r^> 


C^l 






"^ 






ü 










VJ-^ 




S ■ 


?5 


H 

^ 


00 


íi 




í% 





^ 








00 ri 




< 


*5Í 










^ 






1-^ 




10 


^ 


n 00 


Á 


^ 


^S 


"* 




























" 


^ 






























•• 






. 






Q 


















<-H 








»> 

































Os 


^ 




E 












• 






se 






0\ 
VO 




00 C 


. -3 

















8 


8 8 




t— 1 




-r. 


1— • 


• 

^2 




«5 






« 




• 


M 




■ 





í% VO 

• 














































r> . 






H 




















. 




— 


h-M 


— - 


























C3 
















• 




ir. 

e3 


• 


os 
















» 






















C 


• 


j;^ 

















































































. ^ 














^ 






















a 


^ 
















en 
es 

a 
c> 
u 


















» 




-0 


• 
















ci 

c 




-O 


ó 


CT 


. 

3 

a. 
c 


en 







» 


7D 
V5 


1^ 


(ü 
-O 

en 


B 


Ó 


(Á 












}-< 


c 


s 


3 


rt 


V- 


c 


U> 


en 




XJ -M (L) j 










< 


s 


(L» 

< 


Azog 
Baraj 
Cigar 



CU 

H 


(Tí 

fe 


3 
fe 


13 

a. 

fe 


000 
C C > 

> > > 1 





-*-# 



» 






gg CONGRESO MERCANTIL 

Claro resumen del estado total de nuestras relaciones con 
aquellos pueblos es el que os voy á leer ahora, y qu^ me he to- 
mado el trabajo de resumir, refiriéndolo á los años de 1878, 188$ 
y 1890, respecto á nuestro comercio de importación y de expor- 
tación: 



MÉJICO 



iS9» 



IMPORTAMOS 



i»8S 



«••O 



flS«9 



EXPORTAMOS 



«»»ft 



!»•• 



1.696.000 591.017 440.286 2.470.719 4.233.399 3-3I3.403 



GUATEMALA 



103.51234.023 33672 16.184 10.290 2.206 



HISPANO- AME RICA NO -rORTüGUÉS 



99 



fl»«» 



IMPORTAMOS 



i9SS 



MH— 



«99» 



EXPORTAMííS 



tmm* 



««•• 



VENEZUELA 



«.875193 2.895.071 2.866.831 2.245.630 768.224 2.092.271 



ECUADOR 



O 9.203.037 s.yii.jgi 



174.594 120.765 



PERÚ 



3.442.464 684.846 1.882^174 89.774 79.016 100.000 






o 



HONDURAS 



82.044 72.035 9^.917 



PARAGUAY 



117.043 



212 



275 



SALVADOR 



12.524 4-599 2.057 8.022 



CHILE 



O 146.188 304.876 45.887 7.906 159.228 



SANTO DOMINGO 



URUGUAY 



274.357 96-436 25.056 



70.034 



128.566 3.412.131 2.035.989 6.530.308 12.550.838 7.586.018 



COSTA RICA 



ARGENTINA 



17.068 15.154 



COLOMBIA 



O 336.751 1.405.786 



3.889 2.240 



O 1.094.512 3. 136.012 



3-5I5.93I 10.263.935 10.579.393 I3-385-48I 17.901.818 15.409.373 

Leed entre líneas estos datos y os convencereis de la escasez 
"de nuestro tráfico, y mucho más si se compara con el que susten- 
tan naciones como Italia y Bélgica. 



wmm 



ftmmÉm 



ICXD 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGui^S 



lOl 



Pues bien; todos nuestros productos propios, el vino, el aceite,, 
el jabón, el pkpel, el calzado, el azafrán, los naipes, las armas y 
otros varios que estamos en condiciones de fabricar con facilidad, 
podríamos llevarlos allí y aumentar nuestro mercado. Esto, res« 
pecto á la pregunta de qué llevaríamos; y en cuanto á lo que 
hemos de traer, el Sr. Duque de Almodóvar del Río ha indicado, 
por ejemplo, que podríamos importar los nitratos de sosa y gua^ 
nos del Perú y la quina para sulfatizarla,' las maderas, las lanas, 
los cueros y hasta los metales preciosos. 

. -Qué remedios se proponen para que podamos establecer ese 
com'ercio? El Sr. Maluquer los ha indicado con toda claridad; pero 
conviene tener presente que esos remedios hay que dividirlos, 
con arreglo á la época en que se han de aplicar, de la manera si- 
guiente: remedios para el porvenir, remedios para mañana y re^ 

medios del momento. 

Los remedios para el porvenir son aquellos que presentan tales 
dificultades, que es imposible pensar hoy en ellos; uno es, por 
ejemplo, el del régimen arancelario. Las Repúblicas americanas 
viven, gastan de lo que obtienen del rendimiento de Aduanas, que 
son, para aquellos países, el saiicta sanctonwi: imposible casi tocar 
á este punto, como no nos apoyáramos en el «Trato de nacióa 
más favorecida» que empiezan á conceder á algunas naciones; así 
es que encontraremos esa gran dificultad, ante la cual el comercia 
levanta siempre su voz, ya que hoy por hoy parece imposible que 
mientras los derechos arancelarios no se rebajen, podamos ir alli 
en buenas condiciones. 

Otro de los remedios que se proponen es, por ejemplo, el de^ 
las primas á la navegación. ^Pero cómo hemos de pensar nos- 
otros en dar primas á nadie cuando el estado de nuestro Tesoro 
es tan lamentable? Por eso este debe considerarse también como 
remedio para el porvenir. La celebración de tratados de igual 
manera es sumamente difícil cuando hoy ante ellos se levanta 
ese espectro de enorme barrera de las Aduanas. 

Remedios para mañana: los de la enseñanza, el conocimiento 
de aquel pueblo, el gremio de viajantes ilustrados que lleven allí 
nuestros productos, la formación de muestrarios y de exposición 



nes permanentes; los transportes baratos; el establecimiento de 
Bancos; el arreglo de los giros; todo esto puede ser igualmente 
considerado* como remedio para mañana; pero hoy por hoy, si* 
tuémonos en el terreno práctico y veamos lo que dicen aquellos 
comerciantes, enteresadísimos, más que nadie, en el desarrollo 
de nuestro recíproco comercio. 

Dicen que es preciso á todo trance que los productos que se 
envíen de España lleven envases que respondan á la seguridad 
de que los productos lleguen perfectamente conservados á latitu- 
des tan distantes como aquellas; que se preparen y dispongan 
con arte y esmero, no de cualquier modo, y que vayan con un 
poco de estética en el exterior, porque como dice el Cónsul de 
Pisco: «Es preciso que se satisfaga un poco á la vista, aunque el 
producto no sea bueno, » en lo cual son maestros admirables los 
extranjeros, porque productos de menos valor los envían tan per- 
fectamente acomodados, que realmente enamoran, y aunque val- 
gan poco, se compran y se circulan en el comercio. Los bultos 
han de ser, además, de poco peso, unos 70 kilogramos, porque en 
muchas de aquellas regiones hay que transportarlos á lomo, desde 
los puertos y desde las ciudades al interior. 

Necesario es que el comerciante exportador sea leal. 

Dicen en América que los primeros envíos españoles son exce- 
lentes, los segundos solo regulares y los terceros muy malos. No 
insisto más en esto. 

Otra de las condiciones que se requieren es la facilidad para 
los pagos. Aquí estamos acostumbrados, por ejemplo, no ya á 
aquello que dice muy bien el Sr. Malnquer en su Memoria, de 
que «el buen paño en el arca se vende,» ysino á que los pagos 
sean inmediatos, ó á plazos relativamente breves, y respecto del 
comercio americano no es posible sostener ese principio; es pre- 
ciso que las letras se giren á cuatro, seis, doce ó más meses y 
muchas veces al descubierto, como lo tiene establecido Inglate- 
rra, cargando siempre un tanto por 100, y aún conformarse con 
lo que ocurre en la República de Guatemala, por ejemplo, en 
que obligan en muchos casos á admitir productos á cambio de 
otros, y no metálico ni valores. Excuso repetir que ante todo y 



f 

r 



«i 



5i t 



m 



I02 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



103 



por encima de todo hay necesidad, como remedio esencial para, 
hoy y para siempre, de establecer h'neas de navegación para 
ambos Océanos, que lleven nuestro pabellón y nuestras mercan-^ 
cías á todos aquellos puertos. 

Ahora bien; estas reformas y otras muchas que podrían ex- 
presarse si dispusiera de más tiempo para exponer las ideas; es- 
tas reformas, estos remedios, ¿de quién deben partir? El señor 
Presidente del Consejo de Ministros, en el discurso con que inau- 
guró este Congreso, alababa la iniciativa particular, la iniciativa. 
de las sociedades cooperativas. .Es claro, pedir al Gobierno que 
él fomente la navegación, pedirle que conceda primas, pedir al 
Gobierno que haga que, por medio de leyes, se establezcan las 
relaciones con América, eso es no hacer nada. Aquí es preciso, 
que los comerciantes, los mismos interesados, sean los que pre- 
paren y lleven adelante esas reformas, ellos en primer lugar. El 
procedimiento, como es natural, no se puede encargar á una sola 
entidad, ni á un solo hombre; tiene que realizarse por la unión de 
los comerciantes, por medio de sociedades ó sindicatos, dentro del 
comercio, por la asociación, en una palabra. Claro que el Gobier- 
no, disponiendo también de ciertos elementos, es quien debe fo- 
mentar el espíritu de asociación, facilitándola y estimulándola, y 
él el que debe, por medio de las leyes, ayudar á que se planteen 
los otros remedios; pero el impulso ha de nacer de las sociedades 
indicadas, de los particulares. El país debe curarse á sí mismo. 
Y con estas palabras termino, rogándoos me dispenséis si en 
este bosquejo, sumamente ligero, cohibido por el tiempo, no he 
podido desarrollar un conjunto que fuera mucho mejor, como yo- 
lo hubiera deseado desde luego. Entiendo, sin embargo, que 
será suficiente, al menos, para demostrar mi buen deseo de res- 
ponder como es debido á la invitación del Círculo de la Unión 
Mercantil y de su digno Presidente. (Grmides aplausos:) 
El Sr. Presidente: El Sr. Marcoartú tiene la palabra. 
El Sk. Marcoartú : Sr. Presidente y señores Congresistas^ 
Son muy antiguas mis relaciones con las naciones Ibero-america- 
nas. He de recordar, como uno de los días más afortunados de 
mi vida pública, aquel en que se me ocurrió, antes que á nadie^ 



ha muchos años, unir por un cable telegráfico las costas é islas 
Ibero-americanas con la Península, para cambiar las muestras de 
afecto y los intereses de ambos mundos; y me felicito de lo mu- 
cho que tal vehículo de comunicación ha favorecido el gran cre- 
cimiento de la riqueza de las Américas y el desenvolvimiento de 
sus relaciones con Europa. Como fui autor, concesionario y único 
español accionista del cable que há dieciocho años enlaza eléctri- 
camente la Plata, el extremo de la América meridional en Euro- 
pa, antes á veinticinco días de nuestras costas, me considero uno 
de los españoles que de abolengo han cooperado á poner en ínti- 
mo contacto España y Portugal con las Américas, y deseo estre- 
char y hacer más vivas y provechosas las relaciones con la gente 
ibera del otro lado de los mares. 

Siempre creí que un Congreso mercantil puede producir fe- 
cundos y ventajosos resultados. Por eso, en reiteradas ocasiones 
durante los últimos años, como consta al digno Presidente, ex- 
ministro de Estado, excité en el Senado al Gobierno para que se 
convocase á todas las Cámaras de Comercio españolas en ambos 
mundos, á fin de que España estableciese una beneficiosa inteli- 
gencia comercial con todos los Estados Ibero-americanos. 

Indigno representante en este Congreso, que considero como 
un libre parlamento del comercio ibérico, de la Cámara de Es- 
paña en Londres, me propongo señalar más nuevos y dilatados 
horizontes á la actividad de nuestra raza desparramada en ambos 
mundos, que los que han llamado hasta ahora la atención de 
nuestros economistas, industriales y comerciantes, y han sido in- 
teresante objeto de la concienzuda Ponencia relativa al tema pri- 
mero y pertinente objeto de discusión de los elocuentes oradores 
que me han precedido en el uso de la palabra. 

Necesario es, ante todo, estudiar muy prolijamente los pro- 
ductos que tienen y que necesitan todas las naciones iberas é 
Ibero-americanas, para investigar cómo se pueden aumentar los 
cambios^directos entre la Península y aquellos otros testados; 
aumento posible, porque como demostré hace años en los Esta- 
dos Unidos, artículos americanos consumidos en España y artícu 
loi españoles consumidos en América, son llevados al consumo 



^\ 



wm 



I04 



CON(iRESO MERCANTIL 



por Francia é Inglaterra como inútiles intermediarios costosos en 
el comercio hispano-americano. Pero si bien es posible que los 
Gobiernos concedan más facilidades á los cambios existentes, y 
prospere y alcance más expansión este movimiento comercial, 
importa no hacerse ilusiones, creyendo que las naciones allende 
los mares, inspiradas sólo en una sincera amistad hacia nosotros, 
han de modificar radicalmente sus aranceles aduaneros y trastor- 
nar su sistema rentístico de tributación contra sus propios inte- 
reses, por solo beneficiar los nuestros. Ni allá ni aquí, por muy 
vehementes que sean nuestros recíprocos cariños y deseos, po- 
dránse hoy contrariar y suprimir ciertos grandes y supremas 

intereses. 

El deseo de mejorar, especial y exclusivamente para los pro- 
ductos españoles, los mercados Ibero-americanos, rechazando to- 
dos los productos de otras procedencias, y el pensamiento, tantas 
veces sugerido en vagas frases sin entrar nunca en el estudio de 
los complicados detalles, que exige la creación de un zollwerein, 
son hoy y en este caso irrealizables. Las Cámaras del Reino Uni- 
do de la Gran Bretaña se han ocupado no ha muchos meses de 
un plan de Unión comercial, estudiado durante mucho tiempo 
entre la Metrópoli y las colonias, que tenía por principal objeto 
establecer en las primeras tarifas diferenciales en favor de las se- 
gundas para que éstas pudieran competir ventajosamente con 
productos similares extranjeros y facilitar la importación en las 
colonias de los productos de la Metrópoli, á fin de que todas las 
necesidades del consumo se llenasen por subditos y productos 
británicos. Este plan, favorecedor de los intereses de ciertas colo- 
nias, especialmente del Canadá, ha sido desechado en dos solem- 
nes votaciones del Congreso de las Cámaras de Comercio del 
Reino Unido. 

Sabido es que el precio intrínseco del producto en el merca- 
do, depende principalmente del coste de la producción, del trans- 
porte, de los derechos de Aduanas y de otros impuestos guber- 
nativos. Dejando á un lado éstos, que se agravan con la nociva 
exageración de las cargas y gastos militares en los presupuestos 
del Estado, he de hacer notar, como lo he indicado en otras oca- 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUP^S 



IOS 



siones, cuan poco se preocupan las clases influyentes en España 
de lo costoso, tardío y hasta inseguro del transporte del correo, 
de los pasajeros y de las mercaderías por tierra y mar. 

¿•Cómo se quiere que el industrial y el comerciante español 
compitan en América con los extranjeros, si los transportes del 
<:orreo y del producto español son menos seguros, más tardíos y 
más costosos que los de los ingleses, franceses y alemanes? 

El Reino Unido de la Gran Bretaña, con Aduanas liberales 
para ciertos artículos, ha dado al comercio inglés los mejores, 
más rápidos, más seguros y frecuentes transportes. Los tratados 
de comercio con Ultramar, sin apropiados medios de transporte, 
son casi tan ineficaces como ofrecer la luz solar al ciego. 

Cada día aparecen más necesarios el servicio de vapores pro- 
puesto por mí hace muchos años en el Senado, que saliendo de 
Vigo y de Lisboa, ó de otro puerto peninsular, lleguen á Nueva 
York en seis días, para seguir á la isla de Cuba y al golfo Meji- 
cano; y otro servicio á Rio Janeiro y Montevideo, compitiendo en 
velocidad con los vapores extranjeros, á fin de que aprovechando 
la menor distancia que existe de las Américas á la Península, 
pueda competir ventajosamente, en sus transportes el comercio 
peninsular con el de las otras naciones europeas, mediante el 
auxilio de eficaces subvenciones de los Estados peninsulares y 
americanos asociados. Y es de gran interés también establecer de 
una vez y con inteligente audacia la unificación postal Ibero-ame- 
ricana, para que el servicio postal de los manuscritos é impresos 
cuesten lo mismo en la Península que en las relaciones de ésta 
<:on todo el mundo Ibero americano. 

Mas yo entiendo que el gran porvenir comercial de la Penín- 
sula no depende sólo y exclusivamente del consumo y cambio 
directo de sus 23 millones de peninsulares con los pueblos Ibero- 
americanos. Mi deseo, y lo que ahora propongo, es romper los 
estrechos límites en que viviría siempre un comercio destinado 
sólo al comercio español y portugués, y atraco á nuestras costas, 
á nuestros puertos, á nuestros ferrocarriles y á nuestro territorio 
un gran comercio de tránsito, que hoy no existe en la Península, 
•entre Europa, América y África. 



io6 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



107 



Lamentable y censurable es que, como he dicho ha mucho- 
tiempo, ni el Estado, ni la iniciativa particular hayan utilizado 
todavía las excelentes y excepcionales condiciones de la Penín- 
sula, para hacerla el centro de las mejores comunicaciones posta- 
les y telegráficas de una gran parte de la Europa con las Améri- 
cas, y establecer en ella un gran depósito del comercio de Euro- 
pa con las Américas y con África. "" 

Situada la Península en la región más meridional y occiden- 
tal de Europa, que la aproxima á las Américas y á África; rodea^ 
da de mares despejados y bonancibles; en el centro del movi- 
miento del Atlántico, y á la entrada del camino á Oriente por eí 
Mediterráneo, podrá hacerse de nuestro territorio el más propia 
para el gran muelle de embarque y desembarque del comercio 
entre Europa, África y América, y aun importante escala para el 
comercio con Oriente, cuando los Gobiernos y la iniciativa par- 
ticular den más muestras de inteligente actividad. 

Como evidencia triste de la incapacidad que ha inspirado la 
política comercial y de obras públicas del llamado Ministerio de 
Fomento, relataré la historia, que nunca se ocupó dicho departa- 
mento, ni antes ni después, de la apertura del canal de Suez, de 
atraer á un puerto español el tráfico de millones de toneladas, 
que anualmente entran y salen en el contrabandista y extranjero 
puerto de Gibraltar. Ha sido necesario que la iniciativa particular 
demuestre, con patriótico propósito, la conveniencia de cons- 
truir un gran puerto en Algeciras, y que una ley en Corte le 
autorice, para que el Ministerio de Fomento aprenda lo que igno- 
ró durante veinticinco años; y no se si al aprenderlo está anima- 
do de alguna siniestra intención hacia el derecho de propiedad 
del autor del pensamiento. 

Para que la Península, utilizando sus condiciones geográficas^ 
llegue á ser un país de tránsito comercial, un depósito del comer- 
cio de Europa con las Américas y con áfrica, cual yo pretendo, 
necesario es que se conceda todo género de facilidades y fran- 
quicias á cierto producto de gran consumo que esperarán en la 
Península hasta que salgan de ella para distribuirse en las nacio- 
nes europeas y en las americanas; que se mejoren y preparen 



para recibir estos depósitos los muelles, dársenas y almacenes de 
los puertos peninsulares á este objeto destinados; que las nacio- 
nes peninsulares y las ultramarinas se asocien para subvencio- 
nar correos marítimos que, saliendo alternativamente en la Pe- 
nínsula de puertos españoles y portugueses, compitan con la cele- 
ridad de los vapores que de las Américas del Centro y del Sur 
comunican con países más apartados. 

Esta transcendental evolución que yo deseo haga el comercio 
de la raza ibero é ibero-americana sería más vigorosa y feliz con 
la Cieación de Bancos internacionales que movilizasen los efectos 
almacenados por medio del ivarrant inglés, que acreditasen con 
talones y cheques especiales los caudales en ellos depositados, y 
que ayudasen las transacciones con. el mínimo movimiento del 
numerario, cual se hace en las Clearin-House en Inglaterra. 

He querido exponer mi pensamiento en el breve término que 
me concede el Reglamento; mas si el Congreso necesitase nue- 
vas ampliaciones acerca de una idea que, por su novedad, y en 
mi entender por su extraordinaria importancia, ha de llamar en 
lo futuro la atención pública en la Península y en América, puesto 
que propende á cambiar las corrientes comerciales entre ambos 
mundos, solicitaré nuevamente la benevolencia del Congreso. 

Ahora terminaré con la esperanza -de ver traducidas en las 
definitivas con' isiones de la l^onencia las consideraciones que 
acabo de someter á vuestra consideración, limitándome á decir 
como resumen: -^^ 

Que para aumentar el comercio directo entre España y las 
naciones Iberoamericanas es indispensable hacer un estudio pro- 
lijo de los productos que se tienen y de los que se necesitan, y 
tratar de suprimir en los cambios todo país extranjero interme- 
diario; que importa disminuir el tiempo, los gastos y los riesgos 
de los transportes marítimos, estableciendo vapores tan rápidos 
como los extranjeros, haciendo que la Península sea la estación 
central, postal y telegráfica de una gran parte de la Europa cen- 
tral y meridional con las Américas, y creando una sola y unifor- 
n^ tarifa postal entre la Península y las naciones Ibero-america- 
nas. He propuesto también que, aprovechando las condiciones 



V 



tü 



li'í? 



1: 



1 08 



CONGRESO MERCANTIL 



ÍIISPANO-AMERICANO-PORTUCUÉS 



109 



excepcionalmente ventajosas de la Península por su idioma, su 
situación y sus productos, se propenda á realizar una evolución 
comercial entre Europa, América y África, haciéndose la Penín- 
sula el centro atractivo, el depósito y tránsito comercial entre 
ambos mundos, y que los productos enviados desde la Península 
sean á su vez recibidos en depósito del otro lado del Atlántico 
antes de su distribución para el consumo. 

Esta nueva y desconocida vida de nuestro comercio interna- 
cional traería la animación á nuestros decaídos puertos y á nues- 
tros necesitados ferrocarriles, y forzosamente modificaría con be^ 
neficio nuestros perjudicados cambios monetarios. 

Yo quiero hacer de la Península en el- siglo XIX, con una po- 
lítica liberal, un emporio comercial, mucho mas importante que el 
que se obtuvo por los monopolios, privilegios y sistema colonial 
en los siglos XV y XVI. En vez de recomendar la, hoy por hoy, 
utopia del zollwerein Ibero-americano y alguna otra idea de pre- 
matura realización, intento, permítaseme la palabra, anceatizar 
antes la Península, recordando la larga y floreciente vida de la 
Confederación de las ciudades libres de la Alemania del Norte en 
tiempos anteriores, para que la raza Iberoamericana que habita 
las costas más hermosas y hospitalarias del Atlántico en ambos 
mundos, y ocupa la entrada del sereno Mediterráneo en el camino 
del comercio, siempre creciente con Oriente; raza destinada hoy, 
cual ninguna, á crecer, multiplicarse y enriquecerse en el Nuevo 
Mundo, recupere con su enérgica actividad de siglos anteriores y 
el inmenso poderío que la conceden las fuerzas vivas de su dila- 
do territorio, uno de los primeros puertos en el comercio univer- 
sal y en la navegación del globo. {Grandes aplausos.) 

El Sr. Presidente: Yo invitaría al Sr. Marcoartú á que re- 
dactara de la manera que tuviese por conveniente las conclusio- 
nes en las cuales resumiera sus ideas, á fin de que pudieran más 
tarde incorporarse á las de la Ponencia. 

Creo interpretar con esto el deseo de la misma, porque así 
encontraría ya materia completamente dispuesta para la redac- 
ción definitiva de las conclusiones. 

Ahora, antes de dar la palabra á la Ponencia y en s¡u nombre 



al Sr. Maluquer, voy á rogar al Secretario Sr. Paraíso se sirva dar 
lectura de unas conclusiones que se han presentado á la Mesa, á 
fin de que el Congreso las conozca y pasen ya con carácter ofi- 
cial á la Ponencia para que las tenga presente cuando redacte 
definitivamente las suyas. 



primera 

El que suscribe tiene el honor de proponer al Congreso Mer- 
cantil, para que este pueda obtener los fines laudables á que 
obedece su reunión, el siguiente proyecto. 

Se .solicitará del Gobierno de S. M. lo siguiente: 
i.^ El nombramiento de una Comisión compuesta de cinco 
individuos, en la forma siguiente: 

Un Ingeniero industrial, que desempeñará las funciones de 
Presidente. 

Un comerciante, designado por el Círculo de la Unión Mer- 
cantil. 

Un industrial, designado por el Fomento del Trabajo Nacio- 
nal de Barcelona. 

Un agricultor, designado por el Instituto de San Isidro. 

Un periodista con carácter de Secretario. 

Las personas que han de figurar como Presidente y Secreta- 
rio serán nombradas por el Gobierno. 

2P Esta Comisión pasará á las Repúblicas americanas, espe- 
cialmente á las que han enviado representantes á este Congreso, 
con objeto de devolverle, en nombre de España, la visita que sus 
representantes nos han hecho, expresándolas la gratitud de este 
país, por la atención con que han correspondido á sus invita- 
ciones. \ 

3.° Además de este acto de cortesía, la Comisión gestionará 
la celebración de tratados de comercio que estrechen la amistad 
entre individuos de una misma familia, y se logre por ellos la mu- 
tua prosperidad de puebles hermanos. 

4.° Al llegar la Comisión á cada uno de los diferentes países 



.1 



I lO 



CONGRESO mp:rcantil 



que debe visitar, se pondrá al frente de ella el Ministro de Espa- 
ña, y si no lo hubiera el Cónsul de nuestra nación, obrando siem- 
pre de común acuerdo en todas las gestiones que hayan de prac- 
ticarse. 

5.0 Los gastos y emolumentos serán de cuenta del Estado, 
haciéndose el viaje en el buque de guerra que el Gobierno de- 
signe. 

La noble nación portuguesa podrá asociarse á este proyecto, 
y la Comisión que designe, si así lo estima conveniente, se unirá 

á la española. 

Madrid 8 de Noviembre de iSg2.—3^osé Tomás Salvany. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGÜES 



III 



alguna importancia, que tratasen de ensayar el envío á nuevos 
4iiercados. 

Tales son las adiciones, Excmo. Sr., que el firmante tiene 
•€l honor de exponer á la deliberación de esta Asamblea, por en- 
tender que las causas principales que impiden la exportación de 
nuestros productos, residen más que en la concurrencia de otras 
ilaciones y bondad de su mercancía, en las pocas facilidades que 
la Administración, como las compañías de transporte, prestan al 
país productor. 

Madrid 10 de Noviembre de 1892. — B. Paraíso. 



SEGUNDA 

Excmo. Sr.: 

El que suscribe, Delegado de la Cámara oficial del Comercio 
y de la Industria, del Centro Mercantil Industrial y Agrícola, y 
del Sindicato de Comerciantes de Zaragoza, enterado del dicta- 
men presentado por los ilustrados Sres. Riva Palacio, Portuondo, 
Gil Becerril y Maluquer, como Ponentes al primer tema, se vé 
obligado, á la vez que á felicitarles por el excelente trabajo que 
motiva las veinte y ocho conclusiones presentadas, á someter á 
su consideración y la del Congreso las siguientes adiciones: 

I .a Como medios seguros de fomentar la exportación y cuya 
iniciativa corresponde al Gobierno, pueden señalarse: 

A, Creación de nuevas líneas regulares con ó sin subvención, 
pero con fletes más económicos de los que hoy rigen. 

B, Reducción de los transportes por ferrocarril para grandes 
y pequeños envíos desde el interior á los puertos y á poblaciones 
de la nación portuguesa. 

C, Exención de impuestos por cierto número de años á las 
nuevas industrias y almacenes exclusivamente dedicados á la ex- 
portación. 

2.* Recabar de las compañías marítimas la concesión de pa- 
saje gratuito ó muy reducido en el precio á los exportadores de 



TERCERA 

El que suscribe, individuo del Congreso Mercantil Hispano» 
Americano-Portugués, Delegado de la Liga de Contribuyentes de 
Málaga, tiene el honor de proponer á los ilustrados señores po- 
nentes del tema primero del Congreso, lo que sigue: 

La Nación española debe gratitud á las Ligas de Contribuyen- 
tes, porque creadas y consagradas de continuo á la defensa de los 
intereses patrios, especialmente á cuanto pueden y deben favore. 
cer la vida económica nacional, han otorgado extraordinarios 
beneficios, ora congregando á todas las personas amantes del 
fomento económico del país, para reflexionar acerca de los varios 
problemas de la hacienda y de la administración pública; ora 
procurando unir los medios de todo orden, dirigiéndolo á acrecen- 
tar las riquezas patrias; ora, en fin, aconsejando á los Gobiernos, 
ilustrando la pública opinión, movimiento principalmente sosteni- 
do por las clases medias de la Sociedad que constituyen la vía 
de la vida comercial. 

Con buen acuerdo, ciertamente, los señores ponentes han tra- 
tado de crear una Comisión ejecutiva, la cual vendrá llamada á 
''ealizar los proyectos que derivarán seguramente de la Asamblea. 
Pues bien, las Ligas de Contribuyentes debe ser llamadas. Me per- 
mito hacer esta manifestación, seguro de que se mantendrá entre 
los buenos acuerdos que se adopten. Empero debo hacer algo 



ti 



112 



CONc;i<ESO M ERC ANTl í . 



,-í¡ 



I 



más extensiva esta proposición. Siendo de especial interés eii: 
orden á las relaciones económica internacionales la región andaluza^ 
las plazas mercantiles de los puertos del Mediterráneo, las Cámaras 
de Comercio y Ligas de Contribuyentes de Malaga, Sevilla y 
Cádiz, deberán de desarrollar un plan más amplio, en armonía con 
los ideales elevados de este Congreso, y que desearle áerán segu- 
ramente, dado su vida prestigiosa en pro de los intereses patrios. 
Manifestación ó súplica que encomiendo á la ilustrada consi- 
deración de los señores ponentes y del Congreso, para que sea 
bien acogida dándola junto entre la conclusión que formulen, 
porque entiendo al hacerlo interpretar los deseos de las Ligas y 
Cámaras de Comercio, y dar prueba de mi deseo entusiasta por- 
que este Congreso consiga lauros positivos en bien del progreso 

nacional. 

Madrid I o de Noviembre de 1892. — Francisco Torres de Na- 
varra Jiménez. 



CUARTA 



El congresista que suscribe somete á la aprobación del Con- 
greso Mercantil las conclusiones siguientes : 

i.^ Reciprocidad de tarifas, fletes y transportes en los pro- 
ductos similares. 

2.^ ídem id. postal y aduanera. 
- 3.^ ídem id. en un pie y par monetaria. 

4.a ídem id. evacuación de exhortos, pruebas, ejecución de 
sentencias y toda clase de asuntos civiles y mercantiles. 

5.a Unificación de la enseñanza en todas sus esferas, basada 
en los planes del reciente Congreso Pedagógico Hispano-Portu- 
gués-Américano, y validez y ejercicio de títulos de todas las ca- 
rreras con la Península Ibérica y las Repúblicas Ibero-americanas. 
y sus colonias. ^ 

6.* Agregación de Profesores y Peritos Mercantiles con el ca- 
rácter de Secretarios y Oficiales, á los Consulados españoles en 
todos los puertos principales del Globo: pues nadie mejor que 



1 ÍISPA NO-A M KKIC AXO-POR'I'UCJ lÉS 



H3 



estos señores pueden enterar y levantar memorias de las relacio- 
nes comerciales. 

7.^ Tratados de Comercio en reciprocidad de productos simi- 
lares y módica tarifa en los exótico-indigenas. 

8.a Fomento de navegación en flotas de Compañías Ibero- 
americanas y depósitos-Docks de sus productos. 

9.a Exposiciones permanentes en todas las capitales y princi- 
pales puertos de la Península Ibérica y Repúblicas americanas de 
todos los productos agrícolas, industriales, etc., fijando sus pre- 
cios por unidad, peso ó medida. 

lo.a Arbitrajes para dirimir las discordias surgidas entre la 
Península Ibérica y cualquiera de las Repúblicas Ibero-america- 
nas. — (Brasil.) 

1 1.* Fomento de inmigración, colonias agrícolas, Industria y 
Comercio en la Penmsula Ibérica y en las Repúblicas Ibero-ame- 
ricanas. I 

12.-'^ Unificación de sus leyes, cívico-político mercantiles. 

13.* Libertad de cultos y medios de obtener gobiernos bara- 
tos, justos y dignos que levanten y reorganicen nuestra Hacienda 
Ibero-americana y alienten el patriotismo español. 

Madrid 11 de Noviembre de 1892. — Gumersindo Lozano 
Alba, Profesor Mercantil. 



(.)UINTA 



Señores: 

Lejos de mi ánimo está el venir á molestar vuestra atención 
con los productos de mi entusiasmo profundamente sentidos, pero 
torpemente expresados, por este humilde hijo del trabajo, sin los 
recursos gallardos de la oratoria que revela y traduce lo miís pro- 
fundo del sentimiento personal para incorporarlo al comercio de 
las expresiones explotado por el orador y el literato; yo no lo 
soy; mi espíritu está forjado en las rudas tareas de mi oficio, y 
mi elocuencia se reduce á transformar los materiales de que me 
sirvo en a g \ mis perfecto y complicado, llenando en mi modes- 



t 

;> 
:» 






114 



CONGRESO MERCANTIL 



ta esfera un lugar en la ineludible transformación de la materia; 
soy un átomo más en el concierto de la industria. 

Mas dentro de la armonía de intereses que coordina y forta- 
lece las energías industriales y mercantiles, no amordazo los sen- 
timientos de hombre, y me muevo é impresiono dentro de la co- 
lectividad nacional, con el mismo ímpetu, con igual entusiasmo 
que lo hacen el resto de los españoles. He ahí la razón por la que 
vengo á este sitio (á cumplir con un deber en primer término) y 
á unir mi pensamiento al de mis queridos hermanos portugueses 
y americanos, en la creencia de que éste, como los otros Congre- 
sos, en el cuarto centenario celeíbrados, tienen por objeto elevar 
una plegaria á la diosa historia en desagravio del pasado y en 
holocausto de la inmortal figura del Redentor de la ignorada 
América, del ilustre genovés é intrépido marino Cristóbal Colón. 
Grande es la figura del temerario navegante mirada por los 
liistoriadores, por los geógrafos, por los naturalistas y sociólo- 
gos; mas resulta empequeñecida si la colocáis en medio del 
Océano señalando á la industria y al comercio del viejo y el 
nuevo continente, el rumbo que sus vapores mercantes deben • 
seguir para cambiar los productos de sus respectivos pases, en 
cuya labor el tiempo y la constancia han engendrado tan fabu- 
losos capitales y operado tales revoluciones en las costumbres y 
en la civilización, que nos obligan á portugueses, americanos y 
españoles á erigir una estatua en medio del Atlántico cimentada 
en sólida base de coral y oro, con adorno de perlas en lo más 
profundo del mar, con las dádivas del agradecimiento y los pin- 
' gües tesoros adquiridos durante cuatro siglos en el comercio eu- 
ropeo americano. 

Considero, pues, de tanta importancia el objeto que aquí nos 
reúne, que lo creo, sin duda alguna, el más solemne, el de mayor 
interés de cuantos se han celebrado y celebren durante las fiestas 
del Centenario que en esta corte se solemniza. Pero también sería 
de tanta importancia, tanto para nosotros, cuanto para nuestros 
hermanos los portugueses y americanos, el resultado de una 
unión comercial, que uniendo nuestros intereses comunes, estre- 
charía nuestros lazos de cariño y sería de gran alcance, ya en el 



HISPA NO- A MERIC ANO-PORTÜGÜÉS 



115 



sentido político, ya en el económico comercial; sus resultados* 
serían tan halagüeños que seguros podemos estar (al ser fácil ' 
conseguirla) sería considerada como la obra más -regeneradora y 
de más transcendencia para los que no podemos desposeernos * 
•del parentesco de paternidad. ^Quién ignora lo perjudicial que es 
para los intereses comerciales Hispano-Portugueses- Americanos 
«I desequilibrio monetario y la falta de unión comercial dé estos 
países.^ No es posible que ninguno de vosotros de cuantos me^ 
oís lo ignore; por eso en mi modo de pensar, y creo que asentís 
y que pensáis como yo, la necesidad de esta unión se impone y' 
Ja marcha de la vida social lo reclama, la hora de una inteligertw' 
<:ia fraternal ha sonado ya en el reloj de la vida moderna, y ios 
llamados á llevar adelante la gran obra somos nosotros. ;Qmén ' 
duda que la Providencia inspiró al inmortal Colón la idea del desi^' 
cubrimiento de las Américas, eligiendo, para llevar adelante tan' 
colosal empresa, nuestra querida patria, cuya lealtad, hospitali- 
xiad y grandeza, hoy la hace digna de las mejores páginas dé la ' 
historia y de los más ricos episodios de una nación grandiosa? 
¡Quién sabe si la Providencia también hoy congrega en este re- 
<ñnto á hombres ilustres ea todas las ramas del saber humano, 
que entusiastas de la gloria del sabio Colón, harán brotar en sii 
centenario la idea que ha concebido mi pobre cerebro, y qué vos- 
otros con más acierto podéis desarrollar, siendo el más hermoso 
corolario al descubrimiento de las Américas! Yo, señores, así lo ' 
creo, y todos los que me escucháis espero habéis de estar de 
acuerdo conmigo. Felicitemos, pues, á esos queridos hermanos, 
que en representación de los que viven distantes, pero siempre 
en nuestro pensamiento y hasta en nuestro organismo, por si > 
algün día, realizada tan beneficiosa idea, pueden, lo mismo que 
nosotros, recoger la bendición de nuestros hijos, cuyo porvenir 
invocamos, y la del cielo, por cumplir el mejor de los senti- - 
niientos que Dios inculcó al hombre: el sentimiento de frater- 
nidad. ■ 

Por otra parte, señores, las Américas unidas á la madre patria ' 
serian mucho más ricas, pues sus veneros de riqueza, ocultos mu- ' 
cJios de ellos, serían descubiertos con la Unión Comercial que 



V» 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



ií7 



ii6 



CONGRESO MERCANTH. 



persigo, como base de prosperidad y grandeza de todo país civi^ 

lizado. 

No es que yo crea que allí carecen de medios para su pros- 
peridad y desarrollo científico, industrial y comercial;, por el con^ 
trario, tienen nuestros hermanos hombres sabios é ilustres en las 
cienci'as, en las artes, en las letras, y honrados industriales y labo- 
riosos jornaleros que con el sudor de su frente descubren la fecun^ 
da mina y fertilizan sus campos; pero esto no basta dadas las 
circunstancias actuales; la unión hace la fuerza, y no puede haber 
fuerza más igual que la de la misma raza; pues bien, esta fuerza 
homogénea es muy necesaria para contrarrestar las comentes 
de otras naciones que tratan de explotarnos y aniquilarnos qui- 
tando el valor y la importancia á nuestros productos con una de- 
preciación en el comercio de los mismos, y cuantos gravámenes 
son posibles por falta de una verdadera y provechosa inteligen- 
cia comercial. ¿Por qué no hemos de unirnos para la defensa de 
' nuestros intereses comunes? Esta unión la demanda nuestra 
deber de hermanos, y Colón la bendice desde el cielo. 

Pocos son, señores, mis conocimientos en tan delicada mate- 
ria; pero, sin embargo, con vuestra venia me atrevo á someter á 
vuestro superior criterio algunas de las bases que, exammadas, 
discutidas y modificadas por talentos de tar gran alcance como 
los vuestros, podrían servir de fundamento para base de nuestra 
unión comercial por mí tan deseada, que son las siguientes: 

Primera. Que se forme un convenio comercial entre España,. 
Portugal y las Américas, en el que no se impongan otros dere- 
chos, por ninguna especie ó concepto á las mercancías recíprocas, 
que el 50 por 100 que paguen las de otras naciones. 

Segimda. Que se gestione de las Compañías ferroviarias y 
marítimas, la concesión de tarifas especiales exclusivas para los 
países convenidos, sin que en cierto número de años pueda ha- 
ber comparación con ellas ó las procedencias extranjeras. 

Tercera. Gestionar hasta obtener de los respectivos Gobier^ 
nos la nivelación monetaria, y que los países convenidos cambien 

á la par. 

Cuarta. Establecer Cámaras de Comercio donde no las haya. 



y que lleven un registro para facilitar informes, averiguaciones, 
-etcétera, para prevenir al comercio de mala fe, y otros asuntos 
que puedan interesar á la buena marcha comercial. 

Quinta. Que se rebaje el franqueo de la correspondencia 
postal y telegráfica, conceptuándose para la primera como en el 
interior de cada país; y que el transporte de muestras se agratuito. 

Sexta. Que se reconozca el otorgamiento de escrituras, pode- 
res, etc., etc.,^ sin otros requisitos que estar legalizados por dos 
Notarios á más del otorgante, y al efecto habría en cada Cámara 
<ie Comercio un libro registro que contenga las rúbricas y sig- 
nos de todos los Notarios de los países convenidos. 

Séptima. Que se nombre una comisión compuesta de miem- 
bros de los Estados Hispano-Portugueses y Americanos, para que 
-estudie las conclusiones que se aprueben en este Congreso, y cgn 
arreglo á ellas formule leyes y reglamentos, para en su día P^e* 
sentarlos á la aprobación de los respectivos gobiernos. 

Señores Congresistas, os pido mil perdones por haber dis- 
traido vuestra elevada atención con mi rudo parecer, pero si él 
es obscuro y rudo, mis sentimientos son muy grandes. 

Y á vosotros, hermanos nuestros, que habéis venido dg leja- 
nas tiernas á rendir un tributo de adniiración y gratitud ala 
madre Patria, sed fieles intérpretes de nuestros sentimientos y ca- 
riño, á los hermanos que. .quedaron allí; decidles4 que sus glorias 
son nuestras glorias, y sus desdichas son nuestras desdichas; y 
que aquí están sus hermanos, dispuestos á sacrificarse por ellos; 
y á vosotros que tenemos la dicha de contemplaros entre nos- 
otros, recibid el más fraternal abrazo que os doy en nombre de 
mis compañeros, deseándoos paz, prosperidad y fraternidad. — . 
Madrid 10 de Noviembre de 1892. — Manuel 'Garda y García^ 
Síndico del gremio de chocolates á brazo. 



SEXTA. 

Los Delegados que suscriben suplican al Congreso Mercantil 
^e sirva aceptar las enmiendas siguientes á las conclusiones que 



ii8 



CONGRESO MERCANTIL 



s^.pitan, correspondientes al dictamen de la Ponencia del tema 

primero*, , 

A las conclusiones 7.* y 8.^ deberá adicionarse: 
. ,..^ Los, Museos comerciales é industriales, así como las Exposi- 

>cione& permanentes de que tratan las conclusiones anteriores^ 
. » deberán organizarse y administrarse por las Cámaras de Comer- 

>cio, siendo competencia de los Gremios y Asociaciones de Co- 

»misionistas y Viajantes, la parte técnica y mercantil, así coma 

■ »l5^;jclasificación y colocación de productos, quienes entenderán 

. .>en tofjb aquello que á las relaciones entre productores y con- 

xsumidores ó expendedores se refiere. » 
.v,.,La conclusión duodécima deberá redactarse del modo si- 

guíente: - -- - .: 

- v»Es<Je imperiosa necesidad dar ipipulso al envío de viajaates, 
- ' >de cíamerGio á Portugal y la América Ibérica, utilizando para 

»este objeto el personal práctico que para este fin iacilitarían las 

. ^Asociaciones de Comisionistas y Viajantes, prefiriéndose en todo- 

t»ca&Q.á los que hayan (lursado estudios especiales de Geografía. 

^comercial Iberp-americana. ^ , - 

. .; «-Para el logro de estos fines deberá procurarse fomentar las. 

- » Asociaciones de productores, para que, unidos éstos, se faciliten 
>los viajes de exploración, sufragando así los gastos ayudados. 

- »por las subvenciones que puedan acordar á este ñn los Centros 
>y Corporaciones oficiales.» .. , ., -,, 

Círculo de la Unión Mercantil é Industrial de Madric} 10 de 
Noviembre de 1892; — Luciano LaffitUy-r-Jose Cuyas. -^Santiago- 



.,v:.«f 



1 -. V \ 






SÉPTIMA 



.•-í 



^/í 



Adición al tema primero que propone D. Arturo de MarcoartK 
Delegado de la Cámara de Comercio de España en Londres. " 

..•Ea necesario que, los Gobiernos y la iniciativa particular^ 
^ aprQve<?han4o las favorables, cqndiciones geográfic^. de la Peoín^^ 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



119 



sula ibérica, nación la más occidental y meridional de Europa, 
propendan á crear un comercio de tránsito de Europa con 

-las Américas y de Europa con África, concediendo facilidades 
y franquicias á la entrada de determinados productos america- 
nos y africanos destinados á Europa yá la de productos" euro- 
peos destinados á las Américas y á África; mejorando al mismo 
tiempo los puertos y vías de transporte; estableciendo nuevos co- 
rreos marítimos, que compitan hasta donde sea posible en fre- 

'cuencia^ baratura y rapidez con los servicios postales que co- 

■ munican á las Américas con países europeos más apartados que 
la Península del Nuevo Mundo; y creando Instituciones de cré- 
dito ibero-americano, que emitan para negociarse ivarrants ó 
recibos de depósito de las mercancías almacenadas y talones ó 

' cheques abiertos y cruzados de valores amonedados contra pre- 
vios depósitos para ser negociables en las Uqurdaciones, cambios 
y giros comerciales entre Europa, las Américas y África. 

Madrid I í de Noviembre dé \%^z.r-^ Arturo dé Marcoartü. 



%v 



El Sr. Presidente: ElSn MaKiquer tiene la palabra. ' 

' El Sr. Maluqüer y Salvador: Circunstancias varias me 

^ obligan, aunque soy el más modesto de los individuos que com- 

' ponen la Comisión ponente encargada de emitir dictamen acerca 

del tema prisr^ero, á dirigirme al Congreso para dar las gracias 

más «xprésivas-Á los Sres. Becerro de Bengoa, Duque de Almo- 

dóvar del Río, "Marcoartú y autores de las- enmiendas presentadas, 

por los notables discursos y trabajos con que han ;apoyada y 

ampliado las conclusiones de la Ponencia. ^-cA.'^:- ; ; 

Debo también mostrar en nombre de la mi^ma nuestra consi- 
deración al Sr. 'Moreno Barcia, ocupándome,- aimque sealigerísi- 
mamente, de las observaciones que ha hecho ál dictamen soifté- 
tidG^á debate. '■•'•'" ;-"'---- ■•*.'••, --v ...... .ó •.-«*. 

j .,:/ En ePdiSíjurso del Sr. Moreno Batcia se 'contienen los que son 

'punto de partida y de llegada en el asunto que nos ocupa. Claro 

«está cjueel punto de partida no puede ser otro que las relaciones 

' íntimas y cordialeis que existen eiftre'los' Estados Iberoamérica- 



ti 



I20 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



121 



nos, que tienen aquí una expresión tangible en el hecho de ha- 
llarse asociados en la Mesa Presidencial tres ilustres hombres pü- 
blicos que representan á Portugal, América y España, y evidente- 
mente de este punto hemos partido nosotros, puesto que propo- 
nemos no se excluya á España del trato de nación más favoreci- 
da, que se establezcan líneas de navegación entre los Estados 
Ibero-americanos, y ciertas relaciones que suponen una comuni- 
dad de intereses y de afecto. f 

Las conclusiones que hemos tenido el honor de prtóentar, no 
entrañan la consagración de principios tan grandiosos coniío los 
que ha expuesto aquí el Sr. Moreno Barcia; son más modestas, 
pero también más prácticas, como acontece también con las que 
han adicionado, con verdadero sentido de la realidad, los seño- 
res Becerro de Bengoa y Duque de Almodóvar del Río. Podrá 
llegarse al ideal acariciado por el Sr. Moreno Barcia, pero segu- 
ramente he dé ser eñ época todavía lejana. 

Encontraba el Sr. Moreno Barcia que en nuestras conclusio- 
nes habíamos aludido tímidamente á la acción del Estado. Yo en- 
tiendo que no existe esa timidez. Precisamente en los Estados 
Ibero-americanos, en que son comunes las grandezas y los defec- 
tos, las corporaciones como los particulares, los partidos como 
los individuos, todos han tenido valor bastante para solicitar la 
protección del Estado; si para algo se necesita valor es paní 
alentar la iniciativa individual, para exhortarla á que á la, Vez que 
piense que existen Gobiernos, Legaciones y Consulados que de- 
ben prestarla su apoyo y concurso en lo que es legítimo y nece- 
sario, se preocupe en la forma de desenvolver por medio de or- 
ganismos económicos poderosos y por una constante acción paj- 
ticular los fines que el comercio debe realizar y que producirán 
una gran armonía de-afectos y de intereses entre los pueblos 
Ibero-americanos. - 

Por último, respecto del discurso del Sr. Marcoartú, debo ex- 
presar, en nombre de la Ponencia, que ésta no se halla opuesta á 
sus conclusiones. Tanto es así, que de la Comisión ponente forma 
parte un ilustre representante, en el Parlamento, de las t>rovin- 
cias ultramarinas, el cual ha tenijido. constantemente á que Ja 



Península fuera un depósito de los productos antillanos, y que 
aquellos que no se consumieran en ella sp exportaran en condi- 
<nones mejores á los restantes estados de Europa. 

A fin de no molestar más vuestra atención, y para que no sea 
mayor el contraste de mis desaliñadas frases con los brillantes 
discursos que aquí se han pronunciado, termino agradeciendo al 
Congreso su benevolencia para conmigo, manifestando que así 
como en muchas ocasiones la bandera española ha tremolado 
como símbolo glorioso de la paz en las contiendas que mejor 
pueden llamarse intestinas que internacionales suscitadas entre 
Repúblicas hispano-americanas, en esta ocasión, por el contrario, 
la evocación de América ha originado aquí corrientes de paz y de 
armonía, haciéndose posible que tratando de cuestiones que tanto 
afectan al comercio, á la industria y á la navegación, y que se re- 
laciona con una revisión arancelaria, se h'aya^odido llegar en el 
seno de la Comisión ponente, así por los librecambistas como por 
los proteccionistas, á una solución unánime, sacrificando todo ex- 
clusivismo ante lo que creemos interesa al porvenir de la nación 
española y á sus relaciones íntimas y cordiales con los demás Es- 
tados Iberoamericanos. [Grandes aplausos.) 

El Sr. Presidente: Terminada la discusión del tema pri- 
mero, las conclusiones que la Ponencia redacte como definitivas 
serán puestas á votación por la Mesa en las veinticuatro horas si- 
guientes al día en el cual se le hayan entregado. 

El Congreso continuará sus sesiones mañana, con la discusión 
xiel tema segundo. • 

Se levanta la de esta noche. 

Eran las doce. 



PONENCIA 



H^^w . 



. (.'; V- ■• 



..,. 'í 



1? . 



.>♦ 



■ ; f: :• ,j ■ :■ '. I 



.• \\ 



;(■■.., '.:..¡ 



., it-ri í" • ./ •: 



; 1 



|. • ' . j . 



;t Uí ; mT; 



^TÍ>.T 



f * 



TEMA SEGUNDO 

Conveniencia de que España y Portugal se adhiriesen al 
Tratado de derecho internacional priv£^(|o, respecto de 
* ' oblifi^ácioííesinercantiles y airtl civiles, pruebas, éihortos 
^'^ y ejecución de sentencias que desde 1890 tine^^áláfr Repú- 
blicas de la Plata, Chile, Solivia y Venezuela. 



.nr 



- ?!.: ••►!<; ííi. 



r;' 



^■>i#:. r*»"»?. 



• > ■ ;- '^ i 



t\' 



1 



- f'' * 



I 



I. :•< •<-.-.\v. 



CONTENIDO DEL TEMA 



'-• *■■ j I- 



«f ' 



Por invitación siiiiultánea de l^;Repüblic<is Argentina y del 
.Uruguay, verificóse en Montevideo desde 2 5^ de Agosto de 1888 
, á 18 de Febrero de 1 839, "^ Congreso destinado á concluir va- 

- rÍQ&. tratados sobre diyersos pw.ntos de derecho interniícional pri- 
vado, al^^ue concurrieron, además dejas potencias invitantes, 
.plenipo^enciaáí?^,9íW planos. pí>dere? dp^pUyia^ Chile, Pa- 

y , Aparte^ de un protocolo acliciojial sobre, las Reglas generales 
, .p^.lí^.aplica,9ipn<le las leyes de cualquiera ,4.6. j^s Estados con- 
tratantes e^^ ^í tei;ritQrio de los. otros en los ca^qs p;:evistQs -por las 
estíp^ladQRe^ interoacionalcis^ e}, Poogresjo ^^f^qbp gratados sobre 
Ifis.jiiatefiasv^figííi^tesu; privilegios ^d^^ invq^cgó^; propiedad lite- 
iia^a y ai;tís|^Qg4.prQpedimi.entp4w^i<^i?il; fjia^cjj^ji^^ gopiercio y de 

- .^abriga; 4ei;€;iqhí)i g/^í^^^rpial ánteraacion^l; d^^^ 



124 



CONGRESO MERCANTIL 



cional; derecho civil internacional. El plenipotenciario del Brasil 
rehusó suscribir los tres últimos, mas todos fueron aprobados por 
las otras naciones que, según las circunstancias, han venido suce- 
sivamente adhiriéndose á lo pactado. 

Estimo de verdadera necesidad extractar ligeramente los tres 
tratados atinentes al objeto de la presente Memoria. 



o 



Derecho procesal. 



Todos los juicios y sus incidencias se tramitarán con arreglo 
á la ley de procedimientos de la nación en cuyo territorio se pro- 
muevan. .^ ^ ..^ 

Las pruebas se admitirán y apreciaran según la ley á que 
esté sujeto el acto jurídico materia del proceso, exceptuándose 
las pruebas que por su naturaleza no autorice la ley del lugar en 
que se sigue el juicio. 

Las sentencias ó laudos en asuntos civiles ó comerciales, las 
escrituras y documentos públicos, y los exhortos y cartas roga- 
torias de un Estado, surtirán sus efectos en los demás siempre 
que estén legalizados; considerándose hecha la legalización en de- 
bida forma, cuando se practica con arreglo á la» leyes del país de 
donde el documento procede y^este se halla autenticado por el 
Agente diplomático que en dicho país tenga acreditado el (io- 
bierno del Estado en cuyo territorio se pide la ejecución. 

Las sentencias y- fallos arbitrales -en asuntos civiles y comer- 
ciales de cada Estado, tendrán en los demás la misma fuerza q«e 
en el país en que se han pronunciado: si han sido exf)edidos por 
Tribunal competente; si son ejecutoriados^ si la parte contra quien 
.se dictaron fué legalmente^ citada -y representada ó declarada ee- 
belde, conforme á la ley del país=en donde se ha seguido el juicio; 
si no se oponen á las leyes de orden público. del país de.su ejcr. 
cución. Para solicitar el cumplimiento de las sentencias^r y fallos 
arbitrales, será necesario presentar la copiare la sentencia, <^i^ 



HI.SPANO-ÁMÉRÍCANd-FOkl LXiUÉS 



125 



de las piezas que acrediten la citación de las partes, y copia au- 
téntica del auto en que se declare que la sentencia es ejecutoria 
y de las leyes en que dicho auto se funde. 

El carácter ejecutivo de la sentencia ó laudo y al juicio á que 
^ su cumplimiento dé lugar, serán los que determine la ley de pro- 
cedimientos del Estado en donde se pide la ejecución. 

Los actos de jurisdicción voluntaria, inventarios, apertura de 
testamentos, tasaciones, etc., tendrán en los Estados el mismo 
valor que si se hubiesen realizado en su propio territorio, si re- 
unen los requisitos expresados. 

Cuando los exhortos se refieran á embargos, tasaciones, in- 
ventarios ó diligencias preventivas, el Juez exhortado procede- 
rá á todo aquello que sea conducente al mejor cumplimiento de 
la comisión. 

Los exhortos se diligenciarán con arreglo á las leyes del país 
en donde se pide la ejecución. Los interesados podrán constituir 
apoderados, siendo de su cuenta los gastos que éstos y las dili 
gencias ocasionen. 



§ 2." 



Bereclio comercial, 



Actos de comercio. — Los actos jurídicos serán considerados 
cómo comerciales ó civiles con arreglo á la ley del país en que se 
efectúan, y el carácter de comerciante de las personas físicas ó 
jurídicas se determina por la ley del país en el cual tienen el 
asiento de sus negocios. 

Los comerciantes y agentes auxiliares están sujetos á las leyes 
del país en que ejercen su profesión. 

Sociedades. — El contrato de sociedad se rige por la ley del 
JE>^iís en que ésta tiene su domicilio comercial. 

Las sociedades de un Estado no podrán ejercer operaciones 
comerciales en los demás si no se hiciesen reconocer en ellos 
como personas jurídicas, llenando los requisitos establecidos por 



126 



CONGRESO MERCANTU. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



127 



las leyes de los mismos Estados. Las sucursales ó agencias se - 
considerarán domiciliadas en el lugar en que residen y sujetas á 
la jurisdicción de las autoridades locales en lo concerniente á sus 

opei'aciones. 

Las operaciones que una sociedad domiciliada en un Estado ^ 
practique en territorio de otro, están sujetas á la jurisdicción de 
los Tribunales del último, si bien el demandante podrá dirigir su 
acción ante los Tribunales del domicilio de la sociedad. 

Seguros. -Los contratos de seguros terrestres y de transporte 
por ríos ó aguas interiores, se rigen por la ley del país en que 
está situado el objeto del seguro en la época de su celebración. 
Los seguros marítimos y sobre la vida se rigen por las leyes del 
país en que esté domiciliada la sociedad aseguradora ó sus sucur- 
sales y agencias. 

Choques, abordajes, naufragios.— Los choques y abordajes se 
rigen por la ley del país en cuyas aguas se producen y quedan 
sometidos á la jurisdicción de los Tribunales del mismo. Si tienen 
lugar en aguas neutrales, regirá la ley del pabellón de los buques; 
si tuviesen distinta bandera, regirá la ley de Estado más favora- 
ble al culpable; siendo competentes en este caso los Jueces del 
primer puerto á que arriben los buques; y si arribasen á puertos 
de diferentes territorios, ejercerán jurisdicción las autoridades que 
prevengan en el conocimiento del asunto. 

En los casos de naufragio, serán competentes las autoridades 
del territorio marítimo en que tiene lugar el suceso, y si ocurre 
en aguas no jurisdiccionales, las del pabellón del buque ó las del 
domicilio del demandado en el momento de iniciarse el juicio, á 
elección del demandante. 

Fletamento.—Kcgwi la ley del país en que esté domiciliada 
la agencia con la cual ha contratado el fletador ó con quien se 
estipule la expedición de pasajes. ^ 

Préstamos á la gruesa. — Sq rigen por la ley del país 
del préstamo. Las cuestiones que se susciten entre el dador -^ 
y el tomador serán sometidas á los Tribunales donde se encuen- 
tren los bienes afectos al préstamo; pero si el prestamista no« 
obtuviese el r(íintegro en estos bienes, podrá ejercitar su acción 



^nte los Tribunales del lugar del contrato ó del domicilio del 
xiemandado. 

Gente de mar. — Los contratos de ajuste se rigen por la ley 
tiel país que se celebran, y las obligaciones de la gente de mar y 
-oficiales y el orden interior del buque, por la ley de la bandera 
de éste. 

Averías. — Las gruesas ó comunes se rigen por la ley de la 
matrícula del buque, y las particulares por la aplicable al contra- 
to de fletamiento de las mercaderías que las sufren, siendo com- 
petentes para conocer de las primeras los tribunales del puerto 
en que termina el viaje, y de las segundas los .del lugar de en- 
trega de la carga. - 

Letras de cambio. — Las relaciones jurídicas que resultan del 
^iro de una letra entre el girador y el beneficiario se regirán por 
la ley del lugar del giro; las que resultan entre el girador y el 
girado, lo serán por la ley del domicilio de este último; las obli- 
gaciones del aceptante con el portador, por la ley del lugar de la 
aceptación; los efectos jurídicos del endoso entre el endosante y 
el cesionario, por la ley del lugar en que la letra ha sido negocia- 
da ó endosada; las obligaciones del avalista, por las leyes que 
rigen los contratos afianzados; y los efectos de la intervención, 
por la ley del lugar en que se verifica. 

Las cuestiones que surjen entre las personas que han interve- 
nido en la negociación de una letra de cambio, se ventilarán ante 
los Jueces del domicilio de los demandados en la fecha en que .se 
obligaron ó del que tengan en el momento de la demanda. 

Quiebras {Falencias).— ?2íy^ conocer de estos juicios son com- 
petentes los Jueces del domicilio comercial del fallido, aun cuan- 
do éste practique accidentalmente actos de comercio en otra na- 
ción ó mantenga en ella agencias ó sucursales. 

Las medidas preventivas que se dicten, se harán efectivas so- 
bre los bienes que el fallido tenga en otros territorios, por medio 
de cartas rogatorias, y el Juez exhortado hará publicar la quiebra 
en su localidad dentro de sesenta días. En este^plazo, los acree- 
dores locales podrán promover un nuevo juicio de quiebra, y los * 
íliversos juicios se seguirán con separación, aplicándose en cada 



■^1 



128 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



129 



uno de ellos las leyes del país en que radican: pero entendiéndo- 
se los Jueces de ambas quiebras para la aplicación á los acree- 
dores del sobrante que pueda existir en alguna de ellas después 
de liquidado el activo y pasivo. 

Los acreedores hipotecarios anteriores á la declaración de 
quiebra, podrán ejercer sus derechos ante los Tribunales del 
país en que están radicados los bienes hipotecados ó dados en 

prenda. 

Los**privilegios se respetarán aun en el caso de que los bie- 
nes afectos se transporten á otro territorio y exista en él un 
juicio de quiebra contra el mismo fallido. 

Los síndicos deberán ser admitidos en todas partes á ejercer 

sus funciones. ^ 

En el caso de pluralidad de concursos, el Juez de la residen- 
cia del fallido será competente para dictar las medidas civiles que 
le afecten personalmente. 

8 3." 
ncreeho cíyíI. 



\ 



por la ley del lugar de la nueva situación para la adquisición ó 
conservación de aquellos derechos. 

Co^itra^os.—Toáo lo concerniente á ellos se rige por la ley 
del lugar en que deben cumplirse. 

La relaciones de los esposos respecto á los bienes se rigen 
por las capitulaciones matrimoniales, y en su defecto por la ley 
del aomiciho conyugal. 

Suíesioncs.—Ln forma del testamento se ajustará á la ley del 
lugar de la situación de los bienes hereditarios al ti^moo de la 
muerte del testador; pero en el testamento otorgado por "acto pú- 
blico será admitido en todos los Estados. I.a misma lev de 'a si- 
tuacion rige todo lo relativo á la sucesión. 

Pr^s,>'¿/,c¿óu.-La extintiva de acciones personales se ri-o por 
la ley de las obligaciones correlativas; la e.xtintiva de derechos 
reales por la ley de situación de los bienes; y si éstos fueren 
muebles y hubiesen cambiado de situación, por la ley del lu-ar 
en que se haya completado el tiempo para prescribir. La pres- 
cripción adquisitiva se rige por la ley de situación de los bienes 
y SI estos fuesen muebles, por la del lugar en que se haya com- 
pletado el tiempo. 



íll 



Capacidad de las personas.— 'i>c rige por las leyes de su do- 
micilio; pero el cambio de éste* no alterará la capacidad adquiri- 
da por emancipación, mayor edad ó habilitación judicial. 

Domicilio. — La ley del lugar en el cual reside la persona, de- 
termina las condiciones requeridas para que la residencia consti- 
tuya domicilio. 

Matrimonio. — Los derechos y deberes de los cónyuges en 
todo cuanto afecta sus relaciones personales, se rigen por las 
leyes del domicilio matrimonial, y si mudasen éste, por las leyes 
del nuevo domicilio. 

Bienes. Son. regidos por las leyes del lugar donde existen. 

El cambio de situación de los muebles no altera los derechos ad- 
quiridos con arreglo á la ley del lugar donde residían al tiempo 
de su adquisición; pero deberán llenarse los requisitos exigidos 



II 



FUNDAMENTOS DE ESTA LEGISLACIÓN 



§ I-" ; 

tiaici;»» dcH deicelio úmcinacional. 

Sea que el derecho internacional privado pretenda ave.-iguar 
según la fórmula de los tratadistas, de qué modo los derechos 
pertenecientes á todo ser humano aun fuera del territorio de su 
patria, son compatibles con los del Estado dentro de c.ya ju- 
nidiccion va á ejercitarlos, y en qué medida la soberanía perso- 

9 



130 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



131' 



íí' 



nal puede concillarse con la soberanía territorial de la ley; ya se 
entienda, como muchos publicistas y jurisconsultos americanos, 
que no es la raza la que determina la ley aplicable y la condición 
de la persona, sino que toda ley se impone á la universalidad de 
aquellos que habitan el territorio para el cual ha sido hecha, de 
tal suerte que lo que especialmente interesa averiguar es el lugar 
donde se localiza el acto jurídico que vincula á una persona con 
otras ó á las personas con las cosas; es lo cierto, que en la jerar- 
quía de los sistemas hasta aquí enseñados por los sabios para re- 
solver los conflictos ocurridos por la diversidad de legislaciones, 
consiste el escollo para la feliz solución de las cuestiones a que da 

origen esta diversidad. . 

Ya el sishma de los Estatutos, puro ó mixto, que tanto influ- 
io ha tenido en las legislaciones de esta vieja Europa, tiende a 
desaparecer, para ser sustituido por el de la ley nacional, briosa- 
mente sostenido por los juristas italianos y sancionado por el Co- 
digo de Italia, si bien le disputa su imperio el de la ley del domt- 
cilio planteado por los jurisconsultos sud-americanos, y aun el 
del \-riterio de la voluntad, de no escasa ni injustificada acep- 

tación. A tr^c 

De todas suertes, es preciso discutir y aceptar uno de estos 
sistemas como base del derecho internacional privado, porque de 
otro modo, ni las relaciones jurídicas de los particulares produci- 
rán eficacia alguna, ni las resoluciones judiciales podrán ser eje- 
cutadas. Si en un país se verifica un contrato arreglándose a la 
ley del domicilio allí vigente, y si con arreglo á ésta declaran los 
Tribunales válido ese contrato, el mismo contrato podra ser 
nulo en el país donde debe ejecutarse la sentencia, porque aquí 
rija el principio de la ley nacional, y entonces los coptratantes 
carecerán de todo medio práctico para realizar su derecho, hl 
respecto de la capacidad, el matrimonio, las sucesiones, las so- 
ciedades mercantiles, las letras de cambio, las quiebras, etcétera, 
no se adoptan principios generales uniformes, la anarquía del de- 
recho internacional transcenderá á todos los órdenes de las rela- 
ciones jurídicas y producirá la ineficacia de las resoluciones ju- 
diciales. 



í? 2.» 



..f 



Criterio de 1» Icsrislactón mencionada. 

Derecho procesal.— Y\xvv&A.?>^ este tratado exclusivamente en 
el principio de la ley nacional. Todos los juicios y sus pruebas 
han de tramitarse con arreglo á la ley de. la nación en cuyo terri- 
torio se entablen las acciones. Este principio es aceptado por los 
tratadistas de derecho internacional: Foelix, Story, Dudley Field, 
Vaquet, entienden que los actos del procedimiento se rigen por 
la lexfori, y tal es la jurisprudencia universal. 

Derecho r^;;//7r/V?/.— Cualesquiera que sean las aspiraciones 
científicas para identificar con el derecho civil el derecho mer- 
cantil, ciertamente en el estado actual de las legislaciones, este últi- 
mo es un ramo especial de la legislación de cada país, en el cual 
los conflictos internacionales de las leyes positivas son menos 
frecuentes y menos acentuados. Así, las disposiciones mercantiles 
son comunes entre los diversos pueblos, al mismo tiempo que las 
frecuentes relaciones comerciales internacionales hacen más ne- 
cesarios los arbitrios destinados á eliminar los referidos posibles 
conflictos. ! 

Teniendo en cuenta tales verdades, el tratado de derecho co- 
mercial, si bien no se basó tan completamente como su inspira- 
dor el del Congreso de Lima de 1888 en el principio de la na- 
cionalidad, tuvo en cuenta éste, por lo cual en dicho tratado no. 
se consignaron, relativamente á la capacidad dé las personas, 
disposiciones que pudieran contradecir aquel principio. Por el. 
contrario, consignáronse preceptos comunes á todas las legisla- 
ciones y á todos los sistemas según la naturaleza jurídicarde los 
actos y las necesidades del comercio internacional. 

Derecho civil.— ?or el contrario, en este tratado .ué excrjído 
el principio de la nacionalidad, y se adoptó como crheiÍD único 
para regular la capacidad de las personas, y por consecuencia, 



I'32 



CONGKESO MERCANTIL 



SU estado y condición, los derechos de familia, el matrimonio. 
las sucesiones, bien el principio de la residencia, bien el del do^ 
micilio, en términos los más absolutos. 



íll 



DERFXHO POSITIVO INTERNACIONAL 



o 



Kaeioncs europeas. 



.1 



ConsideracL geneml.-V\ sistema francés de la <ioctn,m de 
los Estatutos, sancionado en el Código Napoleón, es aceptado en 
los Códigos de Bélgica y en la legislación de los cantones Suizos, 
de Vaud, de Ginebra, de Friburgo y de Berna. El Código del 
cantón de Zurich sujeta á sus preceptos á los extranjeros resi- 
dentes allí ó que sigan juicio ante los tribunales del país, pero en 
cuanto á las relaciones de familia y á las sucesiones, sanciona 
las respectivas leyes nacionales. La ley federal de 2. de Jumo de 
1880 regula la capacidad civil de los extranjeros por el derecha 
de su país respectivo, excepto en cuanto á las obligaciones con- 
traídas en Suiza, y que en este territorio hayan de producir sua 

efectos. , / 1 4. 

El Códicro de Austria sujeta á los nacionales y a los extran- 
jeros á las mismas leyes civiles, respetando, sin embargo, el esta- 
tuto personal de unos y otros, fuera y dentro del país. Los Codi^ 
gos de Holanda y de Rusia obligan en todo su contenido a los 
extranjeros que se hallen en el país, y determinan que el estatu- 
to personal acompañará á los nacionales en el extranjero 

Fl Códi-o general de Prusia aplica la ley del domicilio, aun 
respecto déla capacidad de las personas, á los nacionales y a los 
extranjeros. Y de acuerdo con este principio, se halla la jurispru- 
dencia de Inglaterra. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



^33 



España. ^-^MQstvdi legislación considera competentes á los 
tribunales españoles para el cumplimiento de las obligaciones 
contraídas aquí, ó fuera del país, por extranjeros, á favor de 
subditos españoles, y los extranjeros tienen derecho á que se les 
administre justicia por los tribunales españoles en las demandas 
que entablen para el cumplimiento de las obligaciones contraídas 
en España, ó que aquí deban cumplirse, ó que versen sobre 
bienes sitos en territorio ^spañol. 

Las sentencias de tribunales extranjeros tienen en España la 
misma ejecución que las dictadas por los tribunales españolea, 
atendido el principio de reciprocidad y previo el cumplimiento 
de los requisitos establecidos. ' 

Conforme con esta doctrina, nuestro Código civil concede á 
los extranjeros en España los mismos derechos que las leyefs 
civiles españolas asignan á los españoles; establece la ley na- 
cional, ó sea el estatuto personal, con respecto á los derechos y 
deberes de familia, al estado, condición ó capacidad legal de las 
personas y á los bienes muebles; determina que los bienes in- 
muebles se rigen por las leyes del país de su situación, excepto 
en cuanto al orden de la sucesión testamentaria ó legítima y sUs 
consecuencias, en que regirá la ley nacional de la persona de 
cuya sucesión se trate; y finalmente, consigna que las formas y 
solemnidades de los contratos, testamentos y documentos públi- 
cos, estarán sujetas á la ley del país en que se otorguen. ' 

Por otra parte, nuestro Código mercantil declara que Ids 
extranjeros y las compañías constituidas en el extranjero podrán 
•ejercer el comercio en España con sujeción á las leyes de su 
país, en lo que se refiera á su capacidad para contratar, y á las 
tiisposiciones españolas, en cuanto concierna á la creación de 
sus establecimientos dentro de territorio español, á sus opera- 
ciones mercantiles y á la jurisdicción de los tribunales de la 
Nación. 

Portugal. — El Código civil declara sujetos á sus preceptos 
^ los portugueses que residan en el extranjero, en cuanto á su ca- 
pacidad y estado, y á la propiedad inmueble situada en territorio 
portugués, relativamente á los actos que hubieren de producir en 









134 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



ns 



éste sus efectos: la forma externa de los actos se rige por la ley 
del país de su celebración, salvo en casos especiales; los portu- 
gueses que contraen obligaciones en el extranjero podrán ser de- 
mandados en Portugal, si aquí tuvieren su domicilio, por los na- 
cionales ó extranjeros que con ellos contrataron. Los extranjeros 
en Portugal tienen iguales derechos civiles que los nacionales, en 
cuanto á los hechos que hayan de producir sus efectos en el rei^o, 
regulándose el estado y la capacidad de aquellos por su ley na- 
cional. Los extranjeros pueden ser demandados por portugueses 
ó por otros extranjeros en Portugal, respecto de las obligaciones 
contraídas con los primeros en país extranjero ó con los segun- 
dos en el reino, si en él tuvieren su residencia. 

Las sentencias extranjeras sobre derechos civiles pronuncia- 
das entre extranjeros y portugueses, pueden ser ejecutadas por 
Jos tribunales portugueses en los términos prescritos por el Códi- 
,go procesal, y este mismo Código determina los casos en que 
incumbe á los jueces portugueses el cumplimiento de exhortos 

. extranjeros. 

El Cóc'igo comercial portugués expresa: que los actos comer- 
ciales serán regulados por la ley del lugar de su celebración ^n 
cuanto á la substancia y efectos de las obligaciones; por la del 
lugar de su ejecución respecto á su cumplimiento; y por la ley 
del lugar de su celebración en cuanto á su forma externa. Todas 
las disposiciones del Código mercantil son aplicables á las rela- 
ciones comerciales con extranjeros. 



la cual, «iodo hombre goza de los derechos civiles, cuyo ejercicio 
regula la ley civil». 

En la Argentina, las leyes obligan á todos los habitantes del 
país, nacionales ó extranjeros, domiciliados ó transeúntes; la ley 
del domicilio rige la capacidad de las personas, sea en cuanto á 
sus actos, sea en cuanto á los bienes, ya estén situados estos en 
el país argentino, ya en el extranjero. ^ 

En Méjico, las leyes relativas al estado y capacidad de la per- 
sona son obligatorias para los mejicanos, aunque residan en el 
extranjero, en relación á los actos que deban ejecutarse en todo 
ó en parte en aquel territorio; los bienes inmuebles, siquiera sean 
poseídos por extranjeros, se rigen por las leyes del país. Confor- 
me con estos preceptos está el Código chileno; los contratos ce- 
lebrados en el extranjero son válidos, pero sus efectos deberán 
regularse según las leyes chilenas. 

En el Uruguay, los nacionales domiciliados ó residentes en el 
extranjero, siguen sujetos á las leyes de la República. 

Los Códigos procesales de los citados países autorizan la eje- 
cución de sentencias extranjeras, mediante ciertas condiciones y 
supuesto el principio de reciprocidad: la jurisprudencia peruviana 
limita la ejecución á simples medidas de instrucción y á conside- 
rar las sentencias como medios de prueba documental. 



II 



IV 



'> o 



§ 2. 



]¥ac iones sud-americanas. 

El derecho vigente contiene grandes semejanzas, si bien está 

muy lejos de ser uniforme. Los Códigos de la Argentina, Méjico, 

^^Cl^ilei Uruguay, Perú, Guatemala y Bolivia, establecen la absolu- 

. ta igualdad de los derechos civjiles de nacionales y extranjeros, 

.siendo notable la disposición de la Constitución de Bolivia, según 



€0]y€L.IJ6I0^'£S 



I .* Es inaceptable el principio de la reciprocidad, que ha 
servido muchas veces para sancionar grandes injusticias, porque 
con él se pretende subordinar el cumplimiento del derecho á la 
adhesión de otro país á sus manifestaciones, como si esta fórmu- 
la no ofreciese las mayores dificultades en su aplicación, y como 
si fuese posible conocer la conducta de un Estado acerca de de- 



136 



CONGRESO MERCANTIL 



V 



terminada materia cuando no se han presentado ocasiones de 
demostrarla. 

2.* La cultura de los tiempos presentes y la confraternidad 
de los pueblos imponen la necesidad de garantir al extranjero en 
suelo extraño, no sólo su vida y su libertad, sino también su per- 
sonalidad civil, regulada por las leyes de su nacionalidad respec- 
tiva, según el criterio dominante en la mayor parte de las legis- 
laciones de Europa y América. 

3.* Si bien el derecho mercantil condiciona necesidades di- 
versas de la vida comercial, sus cuestiones tienen carácter inter- 
nacional, resuelve problemas semejantes en todas las naciones, 
ha nacido de la costumbre sancionada por el legislador, especial- 
mente en punto al comercio marítimo, y, por tanto, es posible 
aspirar á la unjformidad y hasta á la unidad de sus disposiciones, 
partiendo siempre del reconocimiento de la capacidad con arreglo 
á la ley nacional. 

4.^*' El principio de la ley del domicilio fúndase tan sólo en la 
necesidad de que las naciones donde existe un gran contingente 
de inmigración atiendan á su cohesión y unidad política, pues 
estos intereses resultarían comprometidos si la capacidad de los' 
inmigrantes, su estado y familia, hubieran de continuar regidos 
por las leyes de la patria abandonada. Pero el domicilio es cir- 
cunstancia demasiado accidental, secundaria y variable para con- 
fiarle el régimen de la capacidad de las personas, pues esta sur- 
giría ó desaparecería con la misma facilidad que el cambio de 
lugar acarrease un cambio de legislación. 

5.* Por estar fundados en la ley nacional y conformes en 
substancia con los principios de las legi,slaciones iberas, conven- 
dría que España y Portugal se adhiriesen á los tratados de dere- 
cho procesal y de derecho comercial vigentes entre las naciones 
Sud-americanas, pero no conviene la adhesión al tratado de de- 
recho civil, toda vez que sus fundamentos son de exclusiva apli- 
cación á estas últimas naciones. 



HISFANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



137 



Señor Presidente, Señores Congresistas: 




En la premura con que, durante un solo día de estudio y de 
reflexión, y solicitado además por otras atenciones, he compues- 
to este deshilvanado trabajo, á fin de atender así á la urgencia de 
. la solicitud que al efecto se me hizo por la Comisión organizado- 
ra de esta Asamblea, apenas me queda tiempo para demandar 
vuestra benevolencia, ya que vuestros aplausos seguramente no 
los merezco. Mas es para mí punto de honra saludar con toda 
la cordialidad de mi alma á nuestros hermanos de Portugal y de 
América, que con nosotros han venido á celebrar esta solemne 
fiesta, anhelando, como anhela seguramente toda la Asamblea, 
que este concurso á que por primera vez concurre la raza hispa- 
na, sea memorable al propósito de que España cumpla su misión 
más alta, cual es la de unir á las naciones aquí congregadas por 
el vínculo común del derecho. 

Madrid 5 de Noviembre de 1892. 

Dr. Leopoldo González Revilla. 



/ ■ 



í 



-.1 •. 



SEGUNDA SESIÓN 



DÍA 



1 1 



DE NOVIEMBRf: DE 1892 



PRESIDENCIA DLL EXCIO SR. D: SEGISMHNOO MORET 



Abierta á las nueve y media de la noche, el Secretario, se- 
ñor Paraíso, leyó el acta de la anterior y fué aprobada. 

El Sr. González Revilla leyó las conclusiones del tema segun- 
do que va á ponerse á discusión. ^ 

^ Abierta discusión sobre el tema segundo y concedida la pala- 
bra al Sr. Lozaní^ Alba, usó éste brevemente de aquélla para 
indicar la conveniencia de que en estas discusiones se prescinda 
de floreos y se procure tratar las cuestiones con verdadero senti- 
do práctico. Añadió que las conclusiones formuladas por la Po- 
nencia no eran, á su juicio, las más procedentes para conseguir 
afianzar las relaciones mercantiles de España con Portugal y 
América, y declarándose decidido partidario del principio de re- 
ciprocidad y de una identificación completa entre España y Por- 
tugal, bajo todos los aspectos, terminó sometiendo á la aproba- 
ción del Congreso las siguientes conclusiones: 



i . 



«El congresista que suscribe somete á la aprobación del Con- 
. greso Mercantil las conclusiones siguientes: 

I. a Reciprocidad de tarifas, fletes y transportes. 
2.* ídem id. postal y aduanera. 
3.a ídem id. en un pie y por monetaria. 
4.a ídem id. evacuación de exhortes, pruebas, ejecución de 
sentencias y toda clase de asuntos civiles y mercantiles. 



I40 



CONGRESO MERCANTIL 



5.* Uniñcación de la enseñanza basada en los planes del re- 
ciente Congreso Pedagógico, y validez y ejercicio de títulos de 
todas las carreras en la Península Ibérica. 

6.* Confederación militar en casus belli y >modo de afianzar 
mejor nuestras colonias y de anexionar otras del continente afri- 
cano. 

Madrid 11 de Noviembre de 1892. — Gumersindo Lozano 

Alba.^ ' . ■ . . . . 



El Sr. Presidente: El Sr. Torres Campos tiene la palabra. 

El Sr. Torres Campos: Señores, empiezo felicitando a mi 
querido amigo el Sr. González Revilla, por el importantísimo tra" 
bajo que ha sometido á la deliberación de este Congreso, La si- 
tuación del Sr. González Revilla era, á mi manera de ver, bastan- 
te difícil, debiéndose ella, sobre todo, á que el enunciado del 
tema, lejos de responder, como parecía lógico, á una idea gene- 
ral, responde pura y simplemente á un detalle.' Hay un ideal, que. 
perseguimos hace tiempo todos los que del derecho internacional 
privado nos ocupamos, y se reduce este ideal ^ establecer reglas 
ó principios mediante los cuales pueda determinarse en cada ca.so 
qué legislación ha de regir una relación jurídica. Esta tendencia á 
la unificación, en la que trabajan jurisconsultos y sociedades im- 
portantes, se ha extendido por Europa y principalmente' por 
América, donde ya hay varias tentativas para unificar el derecho 
Internacional privado , empezando por el Congreso de.* juriscon- 
sultos de Lima de 1878, y siguiendo por el de Montevideo 
de 1889. ' 

Pues bien, parecía natural que tratándose de conseguir este 
fin importante, por lo que del enunciado del tema se desprende, 
en vez de plantearlo de esta manera general,; se fijaran los seño 
res que han redactado los temas en el detalle denlos tratados del 
Congreso de Montevideo, reconociendo, cómo' no puede menos 
de reconocerse, la conveniencia de la unificación del derecho in- 
ternacional privado á que estos tratados tienden, principio gene- 
ralmente mantenido por todos los que jdel derecho internacional 
se ocupan, siendo así que puede uno discrepar en la oportunidad ' 



r 



hispanoamericano-portugués 



141 



ó conveniencia de adherirse á estos tratados, ya por considerar 
que no pueden ser aceptados por todos los pueblos, ya por con- 
siderar que habría otros medios más prácticos y más conducentes 
para conseguir ese fin. ' 

Aparte de esto, encuentro en la redacción del tema una pe- 
queña equivocación, cual es la de incluir entre los países que han 
intervenido en el Congreso de Montevideo á Venezuela. Vene- 
zuela, si bien tuvo parte en los ti;atados de 1878, no intervino, 
como se desprende de la simple lectura de la Memoria del señor 
González Revilla, en los tratados de 1889. El Sr. González Revi- 
lla, pues, se ha visto en una situación apurada, y se ha visto en 
una situación apurada, porque precisamente los tratados del Con- 
greso de Montevideo, sobre todo el más importante y el de más 
oportunidad, el que se refiere al derecho civil, consignan princi- 
pios que están completamente en contradicción con los principios 
establecidos desde hace tiempo en la legislación española, y en 
general en las principales naciones de la Europa continental. 

.Hechas estas ligeras indicaciones, entraré á examinar algu- 
nas de las conclusiones que presenta el Sr. Revilla, empezando 
por el principio de reciprocidad. 

Señores, yo comprendo, perfectamente de acuerdo con el 
Sr. González Revilla, que cuando se trata de deresho no hay re- 
ciprocidad que valga, que el derecho debe reconocerse y consig- 
narse en todas partes; pero por desgracia los pueblos no están 
siempre prontos á reconocer el derecho y puede suceder que un 
pueblo que no esté pronto á reconocerlo, mediante ciertas tran- 
sacciones, mediante ciertas ventajas que se le concedan se dis- 
ponga á reconocerlo, y yo, por consiguiente, no veo que deba 
considerarse como condenable el principio. Buen ejemplo de 
ello, dentro del derecho internacional privado, es el acuerdo de 
la Asamblea Constituyente francesa de 1790. Esa Asamblea re- 
conoció á los ex_tranjeros iguales derechos que á los naturales. 
^Y qué consecuencias tuvo? Que como los demás pueblos veían 
que sus naturales disfrutaban de todas las ventajas en Francia, 
no siguieron tan buen ejempo y fué menester que el legislador 
francés volviera atrás, estableciendo el principio de reciprocidad 



142 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



143 



€11 el Código de Napoleón. Una cosa análoga á lo que en ese 
orden sucede, observamos en los tratados de comercio. ;Qué duda 
cabe que son una aspiración justa, puesto que e, el medio más 
práctico para llegar á la libertad de comercio.^ De lo expuesto, 
pues, se deduce que la reciprocidad es un principio que, aun 
cuando en derecho estricto no puede ser sostenido, como regla 
y como base, como medio de política es perfectamente acep- 
table. 

El Sr. González Revilla, como era de prever, al ocuparse de 
las cuestiones de derecho internacional privado, se fija en los 
dos puntos de partida que ya indicaba Savigny, y en los cuales 
se diferencian las principales legislaciones modernas; esto es, el 
principio de la nacionalidad ó el principio del domicilio. El señor 
González Revilla acepta el principio de la nacionalidad, lo cual 
no tiene nada de extraño, puesto que sobre estar ya aceptado 
en España desde hace tiempo, es el que reconocen los principa- 
les pueblos de la Europa continental y al cual tiende la ciencia 
hoy; pero el reconocimiento de ese principio no implica que 
pueda desconocerse, que en algunos casos determinados el prin- 
cipio del domicilio pueda responder á necesidades reales, y res- 
ponde á necesidades reales, cuando se trata de pueblos como los 
de América, en los cuales hay una gran corriente de inmigración, 
cuya corriente de inmigración traería como consecuencia necesaria 
el desconocimiento de la soberanía del país, si hubiera de aplicarse 
á cada individuo su legislación nacional. De modo que admitiendo 
que el principio de la nacionalidad tiene ciertas ventajas, es me- 
nester confesar que el principio del domicilio en ciertas circuns- 
tancias es perfectamente aceptable. Claro es que tiene sus incon- 
venientes, la nacionalidad también los tiene; tanto- uno como otro 
pueden ser convenientes ó inaceptables según las condiciones y 
la forma en que se reglamenten. Hay, por ejemplo, casos en que 
la nacionalidad es muy determinada. En América, la República 
<ie Venezuela ha llegado á establecer, para evitar ciertas áiñcuU 
tades, que todo individuo que ponga los pies en aquel territorio 
se considere nacional. Pero también el domicilio puede reglad 
mentarse de otra manera mediante la cual pierda esa indeteríni- 



nación. El mismo Instituto de derecho internacional, que figura á 
4a vanguardia de la ciencia, va teniendo ya necesidad de estable- 
•cer ciertas limitaciones en justo acatamiento á la soberanía del 
territorio. 

Por consiguiente, tanto en el tema de la reciprocidad, como 
-en la cuarta conclusión, en que se trata del domicilio, me parece 
que sería conveniente atemperar un poco la forma. Reconozca 
enhorabuena el Sr. González Revilla la conveniencia para Espa- 
ña de la nacionalidad, pero yo creo que no debe considerar el 
principio del domicilio en la forma que lo considera S. S. El do- 
micilio, sobre ser aceptado en su origen por el derecho interna- 
cional privado, está reconocido por Inglaterra y los Estados Uni- 
dlos, en parte por Alemania y por las Repúblicas americanas 

del Sur. 

Y vamos al último punto, ó sea á la aceptación ó no acepta- 
ción de los tratados de Montevideo. Señores, es bien conocida la 
tendencia que predomina desde muchos años há en el continente 
americano, al establecimiento de vínculos entre las diferentes Re- 
públicas. Entre los muchos actos llevados á cabo á esté propósito, 
puede citarse el Congreso de Lima de 1878, en el cual intervinie- 
ron nueve Repúblicas; Congreso que constituyó un completo fra- 
caso. Después de los tratados de Lima vienen los de Montevideo, 
en los cuales intervinieron dos Repúblicas menos, siete, y cuyos 
tratados, aun cuando aceptados en totalidad por todas las Repú- 
^Dlicas que intervinieron, han conseguido un núcleo de cierto nú- 
mero de habitantes y de Estados. Pero á mi manera de ver, estos 
tratados representan una tendencia, más no un criterio que pueda 
aceptarse y, sobre todo, que pueda ser práctico bajo el punto de 
vista de nuestro país, y bajo el punto de vista de Portugal. 

Señores, en primer lugar, es una cosa verdaderamente inusi- 
tada que un tratado que se ha celebrado hace tres años sin inter- 
vención absolutamente ninguna de España, vaya á contar con su 
adhesión aceptando, sin invitación alguna, disposiciones en cuya 
discusión no ha tenido parte. ^ 

En segundo lugar, aun prescindiendo de esta consideración, 
•el hecho de aceptai' Plspaña los tratados de Montevideo, no esta- 



•fi 
i 



i'- 



144 



CONGRESO MERCANTIL 



blecería la unificación del derecho internacional privado, porque- 
de todas las Repúblicas americanas, sólo siete se adhirieron, y 
aun dos de ellas con reservas. Por otra parte, ^qué ventajas íba- 
mos á sacar de esta adhesión? Si todas las Repúblicas se hubie- 
ran adherido, comprendo que España se adhiriera también; pero 
cuando es un número pequeño el de las Repúblicas adheridas, no 
creo que se pudiera obtener resultado al<^uno. 

Además, señores, aparte de esto, los tratados de Montevi- 
deo, sobre todo el relativo al derecho civil, consignan principios 
completamente opuestos á los establecidos en la legislación es- 
pañola. El Sr. González Rcvilla, comprendiendo la dificultad de 
adherirse á estos tratados, pero sometiéndose en cierto modo á 
la redacción del tema, rehuye la aplicación de los tratados de de- 
recho civil y acepta los tratados de derecho mercantil y procesal. 
Pero, señores, en materia de. derecho mercantil y procesal no 
existe considerable diferencia en las legislaciones y sería fácil 
llegar á un acuerdo entre los diferentes pueblos que tomaran 
parte en una conferencia diplomática, desde el momento en que 
los Estados se convencieran de la conveniencia de aceptar la 
unificación. Yo soy más radical que el Sr. González Revilla, y 
las mismas razones que él tiene para recliazar en cierto modo los. 
tratados de derecho civil, las tengo yo para rechazar los demás, 
aun c eyendo que la tendencia notoriamente loable, y ya que las 
gestiones de las Repúblicas americanas han .sido por completo 
estériles hasta ahora, podría España, dadas las circunstancias en 
que nos encontramos, tomar la iniciativa, provocando una confe- 
rencia diplomática, en la cual, después de discutir maduramente 
los representantes de Portugal, de las Repúblicas americanas y 
de España la cuestión de la unificación, pudiérase llegar á térmi- 
nos de concordia, no ya en las siete Repúblicas, sino entre todas 
ellas, Portugal y España. 

Concluyo, pues, proponiendo una enmienda á la conclusión 
última del Sr. González Revilla, cuya enmienda puede redactarse 
en estos términos: 



«El Congreso Mercantil Hispano-Americano-Portugués, con- 



HISI*ANU-Á.\IEkICANO-l>ORTUGUP:S 



'45 



siderando insuficiente para conseguir el fin supremo de la unifi- 
cación del Derecho internacional privado a que aspira la adhe- 
sión de España y Portugal á los importantes tratados de Monte- 
video de 1889, de muy limitado alcance, pero deseando que la 
necesidad universalmente sentida de unificación se lleve en lo 
posible á la práctica, acuerda que se solicite del Gobierno espa- 
ñol la iniciativa de una Conferencia diplomática de Portugal, los 
E.stados Hispano americanos y España, con el objeto de proceder, 
mediante las oportunas transacciones que no se opongan á la so- 
beranía de Estados, á la adopción de principios uniformes en 
materia de Derecho internacional privado, y principalmente del 
Derecho mercantil internacional. 

Madrid i i de Novie.njre de iS(j2.-ALim/c/ Torns Campo:, v 



El Sr. Piucsidente: El Sr. Torres Navarra tiene la palabra. 

El Sr. Torres Navarra: Considero que el Sr. Torres Cam- 
pos se encuentra de lleno dentro de las conclusiones formuladas 
por el Ponente Sr. González Revilla, y creo que no puedo ni 
debo insistir en algunos de los extremos tratados ya tan brillante- 
mente por mi querido maestro el Sr. Torres Campos. Voy, sin 
embargo, á hacer ligerísimas indicaciones. 

Se dice por el Sr. González Revilla, en la primera de las con- 
clusiones, que es inaceptable el principio de reciprocidad. Esta es 
una de esas cuestiones en que estamos todos conformes, bajo el 
punto de vista jurídico; pero ya hizo observar el Sr. Torres 
Campos que, bajo el punto de vista político, el principio de reci- 
procidad tiene sus ventajas, porque puede servir para establecer 
mayores relaciones internacionales que las primitivamente esta- 
blecidas por cada código ó por cada ley especial. Tan es así, que 
precisamente e.se principio de reciprocidad, por lo que bajo el 
punto de vista político puede tener de útil, es, á mi juicio, uno de 
los elementos que más pueden faciUtar la codificación. 

Convendría, pues, á mi entender, que el Congreso, en vez de 
aceptar, como lo ha hecho, el tema en su aspecto jurídico, lo 
concretase por virtud de una proposición ó por cualquier otro 
m-dio rcglamc.itarío; lo concretase,- repito, pura y exciusivamén- 

10 



146 



CONGRESO MERCANTIL 



te al derecho internacional mercantil en sus aspectos marítimo y 
terrestre. Variado ya el tema en esas condiciones, podría tratarse 
con provecho de aquello que directa y principalmente interesa á 
las clases mercantiles. 

Dice el Sr. González Revilla en la segunda de las conclusio- 
nes que, dado el criterio de las legislaciones y el criterio domi- 
nante en el derecho internacional, bien aceptando la ley nacional, 
bien aceptando la del domicilio, ó bien la una y la otra en deter- 
minados casos, puede venirse á la uniformidad del derecho. 

Respecto de esto una sola observación tengo que hacer al se- 
ñor González Revilla, y es que la uniformidad del derecho inter- 
nacional no es posible realizarla; podrá intentarse, en todo caso, 
una codificación de la propia manera que se ha realizado en Es- 
paña la codificación civil. Si el derecho internacional, sin que va- 
3'amos ahora á definirle, se ha entendido siempre que es conflicto 
de legislaciones, claro es que la unificación no podrá intentarse 
como no sea respecto de aquellos principios que, dándole fijeza 
al derecho, constituyen un verdadero beneficio para cuantos tie- 
nen necesidad de realizar prácticas jurídicas. 

Estoy, pues, conforme también con la observación hecha por 
el Sr. Torres Campos, respecto á lo que constituye la conclusión 
segunda de la Ponencia. Ofrece realmente ventajas la ley nacio- 
nal; pero respecto de América hay necesidad de aceptar la ley 
del domicilio, por lo mucho. que facilita las relaciones jurídicas 
correspondientes. {Aplausos) 

El Sr. Presidente: El Sr. González Revilla, como ponente, 
tiene la palabra. 

. El Sr. González Revilla: Señores, es para mí lamentable 
hablar después de los notables oradores que os han dirigido la 
palabra. Yo he de felicitarles por sus brillantes discursos, que 
todos hemos aplaudido, al propio tiempo que he de darme el pé- 
.same y á vosotros, por ser yo el que les subsiga en este debate. 

Entrando desde luego en materia, puesto que la facilidad con 
que vosotros llegáis á concluir vuestros negocios con la menor 
cantidad de retórica, exige de mí no abusar de ésta; entrando, 
digo, de lleno en el tema, he de manifestarme de acuerdo, en 



hispanoamericano-portugués 



147 



primer término, con lo que ha indicado el Sr. Torres Campos 
acerca de las dificultades que producía a mi Ponencia la manera, 
cómo el tema está redactado. Con efecto, suponiendo éste que se 
había adherido á los tratados en que el mismo se ocupa la Repú- 
blica de Venezuela, no había yo de entrar en el historial de estos 
tratados sino con ligeras indicaciones, porque habría de haber 
descubierto, en primer término, que los autores de la Ponencia 
íiparecían notablemente equivocados en cuanto al contenido de 
la misma. 

De tal suerte es esto cierto, de tal modo en la fórmula del 
tema de esta Ponencia ha habido un como pie forzado para la 
redacción de la Ponencia misma, que el tema indica haberse ve- 
rificado los tratados á que alude, el año 1890, entregas Repúbli- 
cas á que se refiere, y ni siquiera la fecha de los tratados es la de 
J 890, porque pactados aquéllos en el Congreso de Montevideo 
verificado desde Diciembre de 1888 á Abril de 1889, á esos tra- 
tados vinieron adhiriéndose en épocas posteriores las naciones 
congregadas, y en rigor ninguno de ellos tiene más fecha que la 
de su aprobación por el Congreso, sin que ésta sea la fecha ofi- 
cial, porque verdaderamente la fecha oficial es la en que se adhi- 
rió cada una de las naciones á los tratados respectivos. Por con- 
siguiente, queda desvanecida la objeción hecha por el Sr. Torres 
Campos, respecto á que la Ponencia no había tenido para qué 
citar la República de Venezuela como adherida á los tratados de 
que nos ocupamos. 

En cuanto al contenido del tema mismo, dejando aparte estas 
dificultades de redacción que, como ya he dicho, no han aumen- 
tado en poco las dificultades de la Ponencia mía, desde luego es 
incuestionable, y así entiendo que lo considerará el Congí-eso, 
que de todos los temas presentados á la deliberación de esta 
respetable Asamblea, ninguno cede en importancia al de que en 
esta noche vamos á ocuparnos; porque pretendemos unificar las 
legislaciones entre estas naciones hermanas que aquí vienen á 
reunirse, entre Portugal, las Repúblicas Sudamericanas y la Na- 
ción española, y tratamos de unificarías respecto del cumplimien- 
to de exhortos, respecto del derecho personal, respecto del cum- 



148 



CONGRESO MERCAiNTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



149 



pliniiento de sentencias, respecto del derecho comercial y respec- 
to del derecho civil. 

Con efecto, señores, la aplicación del derecho y las dificulta- 
des en la realización del derecho que el comerciante supone ad- 
quirido, ^todo esto no representa una incógnita que no puede 
despejarse sino en el viareinagmim de un pleito, en la tensión de 
espíritu que el mismo pleito produce y en la pérdida de intere- 
ses á que el pleito está avocado? Pues la incógnita en la aplica- 
ción del derecho, ^no resultaría completamente despejada, sabien- 
do cómo vamos á interponer nuestra acción en el caso de con- 
flicto de las legislaciones llamadas á decidirla fuera del territorio 
ó en el territorio mismo. ^Cómo vamos á defender nuestro dere- 
cho? La sentencia que obtengamos de un tribunal, ;va á ser eje- 
cutada en el país donde se encuentren los bienes del condenado 
en la misma sentencia, ó en el país donde el condenado en la. 
sentencia reside? 

En cuanto al derecho comercial, ¿no ha nacido á nuestra som- 
bra, de tal suerte que ha podido decir un sabio con bella frase, 
que cuando se redactó nuestro Considado del mar, aquellos ma- 
rinos de las costas de Levante vieron en las leyes del Consulado 
el espejo en que todos se reconocieron? Por esto mismo la ley 
mercantil tiene cierto grado de carácter internacional que facilita 
considerablemente su aplicación á los supuestos de pleito ó de 
cuestión de derecho. Parece que en el derecho comercial han de 
ocurrir menos dificultades. Porque en estas mismas naciones que 
aquí han venido á reunirse con nosotros, el Código de Comercio 
portugués vigente desde i/' de Enero de 1889, y el anterior del 
año 1833, vigente hasta el año 1889, estos Códigos no se dife- 
rencian gran cosa de nuestro Código de Comercio de 1829 y del- 
de 1885; y los Códigos de Comercio americanos son hijos de 
nuestra inteligencia, de nuestra labor científica, como que núes-' 
tras Ordenanzas de Bilbao han regido hasta el año 1880 en la 
República de Honduras, y antes rigieron, como sabéis, en todas 
jas. Repúblicas de América. De la propia suerte, los Códigos que 
subsiguieron á las Ordenanzas de Bilbao, por ejemplo el de Cos- 
ta Rica de .18S0, no eran sencillamente m:is que el Códij;o espa- 



ñol allí aplicado; y asimismo el Código de Buenos Aires vigente 
hasta 1862, no era más que nuestro Código antiguo de Comer- 
cio. Más aún; en todas las naciones, ;no parece el derecho mer- 
cantil el único factor jurídico donde existe tendencia á la unifor- 
midad, á la universaHdad? Sin embargo, señores, ¡qué diferencia 
no existe en medio de esta aparente uniformidad! La letra de 
cambio, en unas partes es posible endosarla en blanco causando 
el endoso efectos de transmisión en la propiedad de la misma 
letra, como acontece en Inglaterra y en España mismo. En otras 
partes, en Italia, en Francia, el endoso en blanco no transmite 
la propiedad de la letra, sino que causa sólo efectos de procura- 
ción. t;n unas legislaciones, para ejercitar la acción de la letra 
de cambio es posible recurrir colectiva ó individualmente contra 
los endosantes de la misma letra y contra el librador. En otras, 
como se observa en nuestra legislación, no es posible acudir ni 
individual ni colectivamente contra los responsables de la letra 
de cambio, sino que ha de acudirse á uno de ellos y después 
contra los demás. En otras partes, la letra de cambio no puede 
suscribirla la mujer. En algunas legislaciones no pueden girar le- 
tra de cambio los magistrados ó personas de cierta clase. Esto 
por lo que respecta á la letra de cambio, que parece lo más anti- 
guo del derecho mercantil, lo que nos es más conocido, lo que 
más une las relaciones de las naciones y contribuye al progreso 
universal. 

En materia de Sociedades, donde hay muchos principios co- 
munes (la forma de la .sociedad, la constitución de la misma, la 
inscripción en el registro, la publicación de estatutos, la publica- 
cación de balances), en unas legislaciones las sociedades extran- 
jeras pueden establecerse haciendo la competencia á las naciona- 
les sin registro, sin informes de ninguna especie, hasta sin pagar 
■contribución; y algunas .sociedades ha habido establecidas en Es- 
paña que hasta hace poco tiempo han hecho la competencia á 
las nacionales sin estar siquiera inscriptas en la matrícula indus- 
trial. En otras naciones, por el contrario, las sociedades ex- 
tranjeras tienen los mismos derechos que las sociedades del país, 
pero han de inscribirse en el registro y traer la certificación de 



\m 



m 



K, 



150 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERIC ANO-PORTUGUÉS 



151 



: estar constituidas en su país conforme á las leyes nacionales. 
En materia de choques y abordajes, por ejemplo, la primera 
dificultad ^no es la de saber cuál es la legislación aplicable al 
conflicto? Pues qué, ¿no se ha dado el caso en España (y no sé si 
nuestro Presidente, el Sr. Moret, tuvo alguna intervención coma 
letrado ó como hombre público en esta cuestión; á él aluda 
directamente, á lo menos como pretexto para escuchar la brillan^ 
tez de su palabra que todos conocéis. (Ap/ausos.) ¿No ha ocurri- 
do en España, como decía cuando habéis interrumpido mi pala- 
bra con un aplauso, seguramente dirigido al Sr. Moret; no ha 

• ocurrido, repito, el caso de un conflicto de abordaje verificado 
entre dos buques fi-anceses, uno de los cuales estaba asegurada 
por una Casa italiana, y seguido pleito á instancias de uno de los 
armadores de los buques en un tribunal fi-ancés, éste condenó al 
armador del otro buque, y seguido pleito en Italia, á instancias. 
de la Casa aseguradora del otro buque, el tribunal italiano condena 
al armador del buque fi-ancés primeramente absuelto, y no sa- 
biendo qué hacer las dos casas responsables de este conflicto,, 
acudieron á los tribunales españoles y éstos se declararon incom- 
petentes? Ved, pues, tres .sentencias en un solo litigio y en reali- 
dad ninguna satisfactoria. 

Pues qué, estas dificultades ;no se remediarían desde el mo- 
mento en que existiera una legislación uniforme que determinara 
en materia de choques y abordajes, qué tribunal es el competente 

• y qué ley es la aplicable en estos asuntos? 

En materia de quiebras (falencias, como dicen nuestros her- 
manos de América, quizás con más propiedad que nosotros) , ¿na 
os habrá producido, á vosotros comerciantes, miles de dificulta- 
des la cuestión déla unidad ó la pluralidad de la quiebra? Se 
declara un comerciante quebrado en España, y teniendo ese co- 
merciante bienes de qué responder en naciones extranjeras, ¿na 

• os habrá ocurrido la imposibilidad de extender la declaración de 
quiebra verificada en España á los bienes que este extranjera 

- tuviera en su país de origen ? . . . (Una voz: Aunque los tenga en 
España, 110 se* cobra.) Recojo la interrupción. Así suele suceder,. 

• y hay que confesar que en gran parte se debe eso á las deficien- 



(Cias de nuestra legislación en materia de quiebras. (Grandes 
aplausos.) 

Es, pues, incuestionable por todas estas razones, á las que 
responde vue.stro asentimiento, que perseguimos con el tema de 
esta noche la solución más práctica acaso de todas las que pueden 
presentarse en los temas de este Congreso. 

En último término, la parte de derecho civil á que este tema 
alude, conduce á la misma uniformidad de que os hablaba al 
tratar del derecho mercantil ; porque la capacidad, el matrimonio, 
la tutela, la sucesión, las testamentarías, todo esto ¿no produce 
hasta la imposibilidad, ó casi imposibilidad de salir del territorio 
nacional, so pena de verse amenazado el sujeto por la aplicación 
de una ley extranjera que seguramente desconoce? Pues qué, en 
este punto, ¿no resulta la aplicación del principio de que la igno- 
rancia del derecho á nadie excusa, una de las mayores injusticias, 
siendo como viene á ser el derecho (y lo digo yo, señores, que 
pretendo vivir de la práctica del derecho y de conocerlo tengo 
obligación oficial) un arcano, dada la facilidad con que todas las 
legislaciones se modifican y varían de día en día?... 

El Sr. Presidente: Con gran sentimiento mío tengo que 
decir á S. S. que están para transcurrir los veinte minutos de que 
puede disponer, y le ruego se atenga al tiempo que se fija en el 
■Reglamento. 

El Sr. González Rkvilla: Señores, ya me parece haber 
abusado demasiado de la paciencia de la Presidencia y de la del 
auditorio... 

El Sr. Pre.SIDENTE: Al contrario, por lo mismo que le oimos 
con mucho gusto, debemos ser severos con nosotros propios. 
' El Sr. González Revilla: Yo lo he de ser conmigo mismo 
castigando lo que aun me queda por decir para contestar cum- 
plidamente á las objeciones que mis preopinantes han tenido la 
bondad de hacer á la Ponencia. 

La reciprocidad, dice el Sr. Torres Campos, es un principio 
' político sencillamente, aunque también afirma que es un princi- 
pio jurídico, y que si como principio jurídico no puede aceptarse, 
al menos cabe aceptarlo como principio político. Y, señores, si la 



152 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUES 



153 



N 



-! 



H 



ii-i 

'i: 



i ti 

c-1 



^ 



reciprocidad consiste en ofrecer á las naciones extranjeras la 
aplicación de su legislación, si ellas aplican la nuestra, ^no es esjto 
en el trato entre humanos una conducta desleal? Pues qué, ^no 
es más noble la conducta de nuestro Tribunal Supremo, que en 
la aplicación de la legislación extranjera ha observado un criterio 
sumamente amplio, puesto que al presentársele un caso de apli- 
cación de la legislación de los Estados Unidos manifestó, que 
aun cuando esta legislación no aceptaba la nuestra, debía aquélla 
aplicarse, toda vez que se trataba de principios humanos? Y, 
como dice un Código americano, todos los derechos del hombre 
deben serle aplicados donde quiera que se encuentre y cualquiera 
que sea la nación en que resida. 

Ya vé el Congreso, que si el principio de reciprocidad puede 
ser un principio político, no lo es sino en el concepto de justifi- 
car las injusticias á que los pueblos se han visto avocados muchas 
veces en el trato internacional; injusticias que pretenden reme- 
diar los tratados y que, en mi concepto, no debe estimular este 
Congreso. En cambio el principio de la ley nacional es humano é 
internacional por excelencia, sin que signifique, como ha dicho 
^1 Sr. Torres Campos, el desconocimiento de la soberanía, siendo, 
por el contrario, una confirmación completa y absoluta de la 
misma soV>eranía. 

No resulta, pues, demostrada, según ha podido apreciar el 
Congreso, á pesar de la flojedad con que (por una razón que 
diré después) he defendido mi Ponencia, la inconveniencia de 
adherirse á los tratados en que se ocupa el tema. Porque, en úl- 
timo término, si no todas las Naciones que concurrieron al Con- 
greso de Montevideo se han adherido á estos tratados; si de vein- 
titrés Repúblicas, únicamente resultan siete adheridas, es político 
observar en este punto la conducta seguida por el Brasil, cuyo 
Ministro plenipotenciario asistente al mencionado Congreso de 
Montevideo, el Doctor Figueira, manifestó que el Brasil dejaba 
de adherirse al tratado de derecho civil, pero á reserva de atem- 
perarse á lo que las circunstancias exigieran. Y resulta de aquí la 
esperanza, después de todo perfectamente razonada y muy en su 
lugar, de que las demás naciones sud-americanas vendrán á adhe- 



rirse á esos tratados, del propio modo que lo ha hecho el Brasil 
respecto de algunos de ellos. 

Por lo demás, no dejo de estar de acuerdo con el Sr. Torres 
"Campos en la conveniencia de que España provoque una confe- 
rencia internacional para tratar de un modo oficial las conclusio- 
nes que aquí vengamos á proponer. ^ 

He dicho antes que no defendía yo con gran calor la conve- 
niencia de la adhesión de España y Portugal á estos tratados, y 
Tie de añadir, respondiendo á indicaciones que ya antes he mani- 
festado, que en rigor no era de mi parte cortés contestar negati- 
vamente á la pregunta que me dirigía el formulado de tema. Se- 
ñores, el Congreso no sé si sabrá que yo no era el ponente de 
este tema; lo eran otros señores, dotados de nombre, anteceden- 
tes y respetabilidad, que garantizaban la brillantez de sus traba- 
jos. En su lugar vine yo á última hora, me fué impuesto el tema 
con veinticuatro horas de antelación, y no era, repito, cortés que 
yo contestase en forma distinta á la que consta en mi Ponencia, 

Volviendo á lo que el Sr. Torres Campos decía respecto de 
la conferencia internacional, me resta recordaros cuáles son las 
tres fases de la imposición de un acuerdo en el derecho interna- 
cional. La primera fase es la discusión entre los hombres de cien- 
cia; la segunda, la discusión entre los políticos; y la tercera es 
la ley. 

Estamos, por consiguiente, en la primera fase, y ojalá, para 
el éxito de este Congreso, que desde aquí estemos ya en disposi- 
ción de pasar á la segunda y á la tercera. No tengo más que de- 
cir. {Grandes aplausos.) 

El Sk. Presidente: El Sr. González Revilla examinará las 
enmiendas y adiciones presentadas á las conclusiones de su Po- 
nencia para redactar las definitivas. , 



PONENCIA 



TEMA TERCERO 

Conveniencia de unificar en lo posible los sistemas mone- 
tarios y las tarifas postales entre los Estados Americanos, 
Portugal y España. 



Nombrados los individuos que firman esta Ponencia en los 
últimos días del pasado mes de Julio; dispersos en esa época y 
en los meses inmediatos, é imposibilitado cada uno de nosotros» 
por su aislamiento y por la falta de los medios indispensables, de 
trabajar en la redacción de una Memoria que exigía previo 
acuerdo, larga meditación y serio estudio sobre multitud de doc- 
trinas, de hechos muy complejos y de datos difíciles de reunir, 
hubimos todos de declinar, por las condiciones en que le recibía- 
mos, el honroso encargo con que nos favoreció la Comisión 
organizadora del Congreso Mercantil. 

De regreso en Madrid y nuevamente solicitados los firmantes 
para que de algún modo llenaran el compromiso adquirido de 
someter al Congreso las conclusiones, que pide el tema tercero 
del Cuestionario, se constituyó esta Ponencia en la noche del 19 
de Octubre, y unánimemente se reconoció la imposibilidad de 
hacer en pocas horas un trabajo digno del asunto y del Congreso. 
Convinimos, pues, cediendo por una parte á las angustias del 
tiempo, y por otra á nuestro deseo de corresponder á^ la distin- 
ción que nos obliga, convinimos en formular ligeramente, con 
todas las protestas y salvedades necesarias, unas conclusiones 
<iue sirvieran no más (^üé como puntó de partida á las delibera- 



/ 



Ü 



rí:#d 



ii 



'.¡' 

t 

i 






h 



tt; 



i- li * 



156 



CONGRESO MERCANTIL 



Clones del Congreso, ya que la ilustración de esta Asamblea no 
ha menester para decidirse la guía de una opinión detenida y 
reflexivamente formulada. 

No tiene otra pretensión, ni debe darse más valor, ni más 
alcance á esta modestísima nota que presentamos, lamentando 
que sea el único testimonió posible de la altísima consideración 
y de la buena voluntad que nos merece el Congreso. 

No es dado, en efecto, improvisar y escribir á vuela pluma, 
como hay que hacerlo en la ocasión presente, sobre un tema en 
que figura como principal asunto esa cuestión monetaria, cada vez 
más complicada y más difícil, tan obscura é insoluble hoy, que ha 
llegado á ser para la rrioderna Economía política algo semejante 
á lo que es la cuadratura del círculo en la ciencia matemática. 

La circulación monetaria sufre una crisis universal y profunda: 
- el desnivel, largo tiempo sostenido, entre la producción de los 
metales preciosos; la escasez consiguiente del oro, no tan grande, 
sin embargo, como el verdadero afán con que por todas partes se 
demanda; las dificultades con que tropieza y los quebrantos que 
origina el cambio internacional; las enormes reservas metálicas 
que amontonan en sus cajas todos los Bancos del mundo, acusan- 
do una depresión del crédito, y en cierto m)do. un retroceso eco- 
nómico; la perplegidad, en, fin, de los Gobiernos y la contradic- 
ción de sus resoluciones, son hechos harto notorios y sentidos 
con la perturbación en que se hallan los mercados, y los sufri- 
mientos de que se quejan los pueblos. 

Reúnense á menudo conferencias internacionales y Asam- 
bleas de los economistas más preclaros, convocadas para estudiar 
el conflicto de que nos ocupamos y decidir acerca de su remedio; 
pero, ni los diplomáticos, ni los financieros, logran ponerse de 
acuerdo, y en estas como en otras consultas, los doctores, no sólo 
discrepan acerca de la naturaleza de la enfermedad y de sus cau- 
sas, sino que acongojan á los pacientes, ya que cada uno de los 
bandos pronostica muerte segura y pronta si se toma la receta de 
los contrarios. Lo peor es que en esto aciertan todos, porque las 
medicinas propuestas son inaplicables ó contraproducentes; quie- 
ren administrar unos el oro, cuando el metal amarillo no existe 



H ISPANO-AMERíiÓANO-PORTüG V ÉS 



157 



en la cantidad necesaria, ni puede servir cómo único páralos 
cambios; propinan otros la plata, siendo así que el exceso del me- 
tal blanco obstruye y envenena el aparato circulatorio, y los 
demás acuden á compuestos y combinaciones empíricas en que 
entran los dos metales, sin tener en cuenta que, precisamente 
siguiendo ese sistema, ha llegado á producirse el mal que tanto 
nos interesa combatir. 

El problema, tal vez por la manera como se halla planteado, 
se confunde á medida que son mayores los esfuerzos que se 
hacen para aclararle; es ya en verdad difícil el orientarse acerca 
de sus términos, y la razón se pierde en medio de los hechos 
contradictorios y de las teorías opuestas que cada día ,se traen 
al debate. 

No hemos de entrar en él nosotros, porque la ocasión, ni lo 
consiente, ni lo pide; mas ha de permitírsenos y conviene indicar 
que, á juicio nuestro, no se llega á una solución, porque desde el 
punto de partida tuercen su camino aquellos que la buscan. Con 
tanto como se ha escrito y hablado sobre asuntos monetarios en 
los últimos cincuenta años, sigue siendo fundamental y base de 
todos los raciocinios la doctrina que nuestro Padre Mariana pro- 
fesaba en el siglo XVI. Dos valores tiene la moneda, decía el 
famoso jesuíta, el uno intrínseco, que será según la calidad del 
metal y según el peso que tiene á que se llegará el cuño, que 
todavía vale alguna cosa el trabajo que se pone en forjarla; el 
segundo valor se puede llamar legal y no intrínseco, que es el que 
el principe le pone por la ley, que puede tasar ^ el de la moneda 
cojno el de las demás mercaderías. En las repúblicas bien orde- 
nadas, añade, se ha siempre pretendido y practicado, que esos 
dos valores vayan ajustados, y de todas suertes, concluye, nadie 
quiere dar por la moneda más del valor intrínseco -^que tiene, 
por grandes diligencias que en contrario se hagan. 

Parece que los libros modernos de economía política se han 
escrito traduciendo esos párrafos de Mariana, sin pararse á me- 
ditarlos. ¡Que la moneda tiene dos valores! Pues, ^-cómo ha de 
tenerlos, si es medida de los precios.^ ;Se concibe que haya un 
mol'o era dos extensiones que sean diferentes." Y como han de 



158 



CONfiRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



159 



4ijustarse uno á otro esos valores, si todos ellos son esencialmen- 
te variables. El valor legal sólo puede dar fijeza á uno de los tér- 
minos, haciendo que las variaciones se expresen en el otro , Así 
cuando se establece, por ejemplo, que cinco gramos de plata 
valen una peseta, viene á decirse necesariamente, que el valor de 
\si peseta será mayor ó menor, según que suba ó baje el de los 
gramos de plata. 

Pero es que además la teoría de Mariana era perfectamente 
lógica, y los economistas modernos incurre» en grave contradic- 
ción al aceptarla; nuestro historiador quería que hi moneda tuvie- 
ra un valor legal y fuera tasada del mismo modo que las olxw»^ 
mercaderías, y los contemporáneos, que rechazan toda clase de 
tasas y de valores legales, admiten, sin embargo, que la moneda 
le tenga. 

Después de esto, el monometalismo y el bimetalismo, que 
tanto preocupan y son lo único que realmente se discute, quedan 
como cuestiones secundarias en el orden lógico y por lo que 
hace á su importancia. 

Los monometalistas pretenden que no se conceda valor legal 
más que á uno sólo de los metales preciosos, y los bimetalistas 
defienden la conveniencia de reconocer fuerza liberatriz ú obliga- 
toria á la plata y al oro en igual grado. Es decir, que el mono- 
metalismo se contenta con un valor oficial, y el bimetalismo de- 
sea que haya tres, el de la plata, el del oro y luego una relación 
fija, que se establece entre ambos. El monometalismo es más 
racional, y por lo tanto más sencillo y preferible, y el bimetalis- 
mo es de una complicación condenada en la teoría é irrealizable 
en la práctica; pero desde nuestro punto de vista los dos siste- 
mas se diferencian no más que por el grado del error y el número 
de los males que producen. Fácil es notar, como las predicacio- 
nes de los escritores y los actos de los Gobiernos empeñados en 
esa ruda contienda embrollan el asunto y agravan por momen- 
tos la crisis desastrosa en que nos vemos envueltos. Decláranse 
unos en favor del oro, abogan otros la causa del metal blanco, y 
los esfuerzos de todos vienen á dar el mismo resultado, porque 
si .se anuncian ó se ejecutan nuevas acuñaciones con la plata. 



xiesmerece la moneda de este metal, cuya depreciación es causa 
principalísima del conflicto, y si se proscribe el metal blanco de 
las casas de moneda, se le degrada y se envilece más y más su 
condición, y se afecta por ende al valor de la moneda que ya 
•circula. Todos luchan contra una fuerza mayor; los bimetalistas 
y los monometalistas de la plata, sobre todo, batallan por un im- 
posible y serán arrollados bajo el peso de los hechos, ante la fa- 
talidad con que desciende incesantemente el valor de la plata, 
que pierde por momentos sus cualidades de metal precioso, y de 
seguir así quedará pronto inservible para las necesidades de ios 
cambios. 

Importa mucho, por consiguiente, examinar si debemos se- 
guir otro camino retrocediendo por este callejón en el que esta- 
mos metidos y que parece no tener salida. Hay que volver al 
principio, según el que la moneda no sólo es mercancía, sino la 
mercancía por excelencia, y deducir resueltamente que ella con 
mayor razón que otra alguna rechaza toda fijación de valor legal 
y cualquier tasa. Si por motivos, que no hemos de discutir ahora, 
se cree conveniente que los Gobiernos ejerzan una intervención 
especial respecto de la moneda, déjeselas en buen hora el mo- 
nopolio de \di fabricación; pero quítesele la facultad de dar á los 
metales preciosos un valor obligatorio, y despójeseles también del 
monopolio de la emisión^" con el cual son hoy arbitros de las ne- 
-cesidades del cambio, que ni conocen, ni les toca, ni pueden sa- 
tisfacer. Acúñese la moneda sin otras indicaciones que la de su 
ley, la de su peso y la del Estado que los garantiza, que sea den- 
tro de esos límites enteramente libre la producción de la moneda, 
y de esta suerte, la nacionalidad de los instrumentos de circula- 
ción importará muy poco, porque alcanzarán un valor que será 
"Umversalmente reconocido por lo que tenga de efectivo. La 
ausencia de todo valor legal ocasionará sin duda alguna dificulta- 
des en los cambios; pero éstas serán mucho menores que las 
actuales. Restituida la moneda á su natural condición de mercan- 
cía, sufrirá las alteraciones y quedará sujeta á las crisis que son 
propias de todos los valores; pero es que hoy, además de esas 
perturbaciones inevitables, la moneda sufre quebrantos mucho 



^ '^ 



m 




/ 



[ ■ 1 
I I 

tu 



i6o 



CONGRESO MERCANTIL 



mayores qiife hacen en la arbitrariedad de los sistemas oficiafeá^ 

Dejaremoá ya éstas indicaciones á las que no podemos dar 
aquí base más amplía,"ni más extensos desarrollos, aunque era 
imprescindible hacerlas puesto que tocan á lo fundamental del 
problema monetario y-han de influir de un modo decisivo en las 
conclusiones qiie hemos de proponer para el tema. 

Pregunta éste sobre la conveniencia ¿.t unificar los sistemas 
moiíetarios y las' tarifas póstales entre \<o^ Estados Americanos, 
Portugal y E^áña, y nuestra respuesta ha de conformarse con la 
opinión que siendo tan general y arraigada, parece así como ins- 
tintiva é impuesta por la naturaleza misma de las cosas. Nos hü-. 
llamos efectivamente entre el gran número (^^ los cjuc piensan 
que él porvenir dé España, la esperanza de su regeneración y los, 
objetivos de su política exterior están en el cultivo é mtimidad 
de sus relaciones con Portugal y con los pueblos americanos de 
raza ibérica. Creemos que en el orden económico, como en el po- 
lítico y en todas las demás, nuestra patria debe dar una preferen- 
cia muy marcada á su comunicación con ésos pueblos, aun á 
costa de los intereses que la Ügan á la Europa. 
' ' De aquí que sea indiscutible, y luego hablaremos de los co- 
rreos, la conveniencia de unificar nuestro sistema monetario con 
los de las naciones señaladas. Viene á ser la moneda como el 
verbo para las transacciones comerciales, y con esa unidad daría- 
mos ciertamente un seguro y eficaz impulso á las relaciones que 
tanto nos conviene fomentar. 

Esto no obstante, veamos si la realidad nos ofrece los medios 
necesarios para la aplicación de ese principio. 

Conforme á la doctrina que antes expusimos, los convenios 
nacionales no tendrían otro objeto que procurar la unidad en 
cuanto á la ley de las monedas; pero con los sistemas actuales en 
que todo depende de la acción de los Gobiernos, los acuerdos in- 
ternacionales son de suma transcendencia. Si las cuestiones mo- 
netarias fuesen realmente un asunto jurídico ó político, los Esta- 
dos, qu€ las resuelven de plano en el interior de los pueblos, de- 
bieran arreglarlas fácilmente para la comunicación entre ellos por 
medio de los tratados. Y, sin 'embargo, por una contradicción 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



i6i 



qne debe meditarse, los Gobiernos, no consiguen que prevalezca 
y los demás acepten su conducta, ninguno logra convencer á los 
otros de las excelencias del sistema por él adoptado, y se han 
hecho imposibles los convenios monetarios. 

Hay Estados que son monometalistas del oro, algunos que 
son monometalistas con la plata, y otros que se complacen en 
hacer los difíciles equilibrios del bimetalismo. De aquí surgen in- 
tereses y oposiciones incorxiliables. 

Inglaterra guarda el oro para sí y recomienda la plata á los 
demás; los Estados Unidos resucitan los antiguos Bancos de de- 
pósito para intentar una cierta rehabilitación del metal blanco, 
y en el continente europeo, la unión latina, único convenio mone- 
tario que se mantiene, se encuentra amenazada ya de muerte. 
Esa unión monetaria, que tan impropiamente se llama latina, 
concertada en 1865, rectificada más de una vez posteriormente, 
es denunciable desde i.» de Enero de 1890 y su suerte está en 
manos de la Francia, que no la ha disuelto ya, porque no acierta 
á determinar lo que debe hacer después de tal medida. 

A estas incertidumbres y dificultades que en general se opo- 
nen á los conciertos monetarios, es preciso agregar en nuestro 
caso otras no menos graves que nacen de la situación en que bajo 
este punto de vista se hallan respectivamente España, Portugal y 
los Estados de América . 

España, que adoptó con su legislación de 1868 el sistema 
monetario de la unión latina, reservándose una libertad de acción, 
que ha sido muy discutida, pero de la que es evidente que se ha 
hecho un uso altamente censurable; España, por esta y por otras 
causas que son bien conocidas, padece una gravísima crisis y no 
tiene en la circulación más que signos de valor, mohedas pura- 
mente convencionales. 

Dadas estas condiciones, ¿podemos pensar en tratos moneta- 
rios? ^Hallaríamos en tal camino el remedio á nuestros males? No 
será ciertamente pactado con Portugal, donde no solamente íalta 
el oro, sino que escasea la plata y hasta se reemplaza con papel 
el cobre, ni tampoto buscando un acuerdo con los Estados ame- 
li-anos, entre los cuales están Dolivia, Méjico y Perú, que son 

44 



M 



102 



CONGRESO MERCANTIL 



los países más productores de plata, é inundan con sus monedas 
á nuestras provincias de Ultramar y tienen unos cambios con 
Europa que son más desfavorables que los nuestros. 

Las diferencias en cuanto á la unidad y á los sistemas mone- 
tarios entre los Estados americanos, significan muy poco al lado 
de las tendencias que los dividen en este asunto. Bien clarameate 
se mostraron esas oposiciones en el Congreso de las tres AméH- 
caSy celetírado el año 1887. Propúsose allí la creación de un dollar 
pan-americano, cuyo valor fuera exactamente de 5 pesetas, pai*a 
de esta suerte coincidir con la unión latina; con IiSglaterra, por- 
que la nueva moneda valdría 4 chelines; con Alemania, porque 
equivaldría á 4 marcos, y con Austria, por su correspondencia, 
con 2 florines; pero la idea aceptada por algunos Estados de 
América, se rechazó por la mayoría, quehallaba aquel proyecto 
favorable tan sólo para los Estados productores de la plata. Al- 
gunos de los del Sur, como el del Uruguay y la República Ar- 
gentina, se declararon resueltamente en favor del patrón de oro. 
Las dificultades con que los americanos tropiezan para con- 
venir entre ellos, se harían insuperables en un pacto que alcanzase 
á España y Portugal. 

P2n suma, y para concluir esta parte, porque el tiempo nos 
obliga, he aquí las conclusiones que sometemos al Congreso: 

i.^ PLs en principio indudable la conveniencia que para todos 
resultaría de un concierto monetario celebrado entre Portugal, 
España y los Estados americanos de la raza ibérica. 

2.^ Por la confusión y la incertidumbre que reinan en las 
cuestiones monetarias, y por la situación en que se hallan los 
respectivos Estados, no hay posibilidad, en los momentos actua- 
les, de fijar las bases que pudieran servir para una unión moneta- 
ria ibero-arnericana. , 



II 



En lo que toca á las comunicaciones postales, el asunto es 
mucho más sencillo, porque no implica cuestión alguna de prin- 
cipies. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



i<53 



España y Portugal, que concurrieron á la Unió^i Universal de 
Correos paciSLÓSL en 1878, haciendo uso del derecho reconocido 
-entonces á las partes contratantes, celebraron luego un convenio 
postal en 7 de Mayo de 1883, que ha dado grandes facilidades á 
la comunicación entre los dos países por medio de los correos. 
Este concierto, sin embargo, se limitó á los instrumentos ordina- 
rios de la correspondencia postal, es decir, á las cartas, tarjetas, 
periódicos, impresos de otra clase y certificados. El cambio de 
cartas con valores declarados y de paquetes postales, se rije por 
los acuerdos de la Umon Universal de Correos y las actas adicio- 
nales de 21 de Marzo de 1885. 

Es verdad que desde \P de Diciembre de 1886 se halla en 
vigor un convenio para el cambio de fondos entre España y Por- 
tugal por medio de las libranzas y vales de correos; pero las 
grandes ventajas de este acuerdo no impiden que se echen de 
menos aquellas otras que reportaría la circulación eníre las dos 
naciones de los pliegos con valores declarados y, sobre todo, de 
los paquetes postales con mercancías. 

No hay, no debe haber, al menos ningún inconveniente que 
se oponga á la celebración de un convenio que otorgue á esas 
formas de la comunicación postal facilidades semejantes á las que 
ya tiene la correspondencia ordinaria, y si alguna dificultad se 
presenta para un tratado especial, es inexcusable que los dos 
pueblos hermanos no apliquen siquiera entre ellos los acuerdos 
adoptados sobre este punto por la Unión Universal de Correos. 

He aquí una gestión que importa hacer ya que con su éxito 
alcanzarían las relaciones postales toda la intimidad que por 
tantos tnotivos deben tener entré Portugal y España. 

Los Estados de la América latina, unos tomaron parte en el 
convenio y otros se han adherido después á los acuerdos de la 
U7iión Universal de Correos; pero no tenemos con ninguno de 
^llos el tratado especial que conviene á la facilidad de nuestras 
^Comunicaciones. 

España debe, pues, tomar la iniciativa para la celebración de 
tul convenio postal con los Estados americanos que mejore las 
fcases asentadas por la Unión Universal de Correos, siquiera en 



I ¡a 



n -^»vi 



M 



41 

•I 



III- 



ti-) 



164 



CONGRESO MERCANTIL 



condiciones análogas á las establecidas entre España y Portugar 

Al efecto, sería preciso que ya que España ha hecho el sacri- 
ficio de establecer y subvencionar -las líneas de vapores-correos 
que van: la una á Veracruz; la otra á Pananjá, y, por fin, la terce- 
ra, á los Estados del Río de la Plata, los Estados costeros del 
Atlántico y Mar de las Antillas, contribuyesen, en cuanto sus pre- 
supuestos respectivos lo permitan y en relación con la vida in- 
dustrial y comercial de cada Estado, al sostenimiento de dichas 
líneas de correos á vapor. 

Y con el fin de completar el servicio de correos marítimos 
entre las naciones del Mar de las Antillas, sería preciso que, de 
acuerdo España y el Estado de Venezuela, se aumentara una lí- 
nea de correos á vapor desde Puerto Rico á Laguáira, que á la 
vez Venezuela y Colombia se conviniesen para establecer un va- 
por-correo que recorriera la costa Norte de la América del Si^r 
hasta Aspinwall, mientras que las Repúblicas del Centro de Amé- 
rica y Méjico sostendrían otro vapor que visitase los puertos de 
dichas Repúblicas entre Aspinwall y Veracruz, con la cual que- 
darían perfectamente servidos los puertos de ese interesante seno 
americano y relacionados con la Península ibérica por medio de 
Cuba y Puerto Rico. 

Además, las Repúblicas americanas no suscribieron el acta 
adicional de 1885, relativa al cambio de cartas con valores decla- 
rados, y sólo figuran la Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uru- 
guay y Venezuela entre los países que convinieron acerca del 
servicio de los paquetes postales. 

De aquí el motivo y la oportunidad de negociaciones que 
tiendan á solicitar la adhesión á esos convenios de las naciones 
americanas que no los tengan aceptados, y á conseguir que 
dichos tratados logren el desarrollo y la eficacia que tan ventajo- 
sos serían para los intereses comunes. 

Esta Ponencia, al dar por terminado su ligero informe, se 
permite indicar, por si el Congreso lo juzga acertado, que la ma- 
nera de conseguir algún resultado para estos trabajos, pudiera 
consistir en el nombramiento de una delegación de esta Asam- 
blea que, poniéndose de acuerdo con las representaciones de los. 






HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



165 



otros Congresos celebrados actualmente, busque los medios de 
dar transcendencia y de llevar á caminos de ejecución las conclu- 
siones adoptadas acerca de éste como de los otros temas. 

Madrid 24 de Octubre de 1892. — SEGISMUNDO MoRET. — 
Sergio Suárez. — Pedro Moreno Villena. — José Piernas 
Hurtado. 



(El Sr. Piernas Hurtado leyó las conclusiones de la Po- 
nencia.) . • 

El Sr. Presidente: Ábrese discusión sobre el tema tercero, 
uno de los más importantes de los sometidos á la deliberación 
del Congreso. 

No habiendo quien pidiera la palabra en contra de este 
tema, dijo 

El Sr. Presidente : El hecho de no haber nadie que tenga 
pedida la palabra en contra, lleva á la Mesa la natural interpreta- 
ción de que el Congreso acepta por completo y hace suyas las 
ideas expresadas por la Ponencia. 

El Sr. Lozano Alba pidió la palabra, y habiéndosela con- 
cedido el Sr. Presidente, usó de aquella para manifestar que no 
estaba conforme con las conclusiones del tema puesto á discu- 
sión, por considerarlas ambiguas y envolver el deseo de que 
continúen los vigentes sistemas monetarios Ibero-americanos que 
en la actualidad dan lugar á empresas agiotistas grandemente 
perjudiciales para el comercio. 

Añadió que debía procurarse por los Gobiernos de las na- 
ciones representadas en el Congreso, la unificación por pie, talla 
y ley unitarios, lo cual no consideraba difícil, dado que la mo- 
neda usual de América y España tiene casi la misma equiva- 
lencia. 

Y terminó presentando las siguientes conclusiones: 

«El congresista que suscribe sorriete á la aprobación del Con- 
greso Mercantil Hispano- Americano-Portugués, las conclusiones 
sisfuientes: 



I 



til 






i. 



f' 



I 



¥■: 



Í-. ■ 

i- 



\66 



CONGRESO MERCANTIL 



i.^ Que no está conforme con las conclusiones de la Ponencia 
al tema tercero, puesto que no están basadas en el mismo tema^ 
y admiten ambigüedad y marcado deseo en que continúen los ac^ 
tuales sistemas monetarios Ibero-americanos, y en general de todo 
el globo, que dan lugar á empresas agiotistas de sociedades ban- 
cadas, siendo por ende pernicioso para el comercio y prosperidad 
universales, aunque bienhechoras á empresas particulares. 

2.^ Que se recabe la salutífera acción en la unificación, par^ 
pie, talla y ley monetaria, de los gobiernos representados en 
este Congreso y en los que posteriormente se celebren referentes. 
al mismo. 

f • 

3.^ Que una vez establecida la unificación monetaria de cual- 
quier especie y en todas sus esferas, se lograría normalizar la 
Hacienda nacional, que es hoy, con la diversidad de sistemas itio- 
netarios y políticos, el panal de miel de los agiotistas, á la vez. 
que el anivia vili (la muerte prematura) é irremediable del puebla 
productor, y por consecuencia de los veneros más ricos y saluda^ 
bles de las naciones representadas é interesadas, y en uiia pala- 
bra, de la población universal. 

4.^ Que es altamente beneficiosa y filantrópica la unificación.^ 
monetaria, como se prueba palmariamente en el mero hecho de 
tener el mismo valor real, efe*ctivo, pie, talla, par, ley, en todas las. 
naciones Iberoamericanas y del mundo comercial; puesto que ICO 
duros ó pesetas, etc., tendrían el mismo valor efectivo y transmi- 
sión perenne en todas partes, sin dar lugar á depreciación en 
cambios, que es esto en limpio el alma de los bancos particula- 
res, etc., pero la muerte del poseedor dinero metal, papel mone- 
da ó moneda papel, y del comercio de estas naciones y del glo-^ 

,bo en general. 

5.a Que por solemnizar la conmemoración del cuarto Centena- 
rio del descubrimiento de América, este año, y abrigando las mis- 
mas beneficiosas corrientes de entusiasmo salutífero y sacro amor 
á la raza y habla Ibero-americana, convendría que la moneda ó sig- 
no moneda llevase los lemas de «España», »Portugal», «Améri-' 
,ca», «Colón», etc., ú otro adecuado y común entre estas mismas, 
naciones. 




HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



167 



6.^ Que una vez puesta en vigor la unidad monetaria sobre 
estas bases, dejarían los cambios su razón de ser, perniciosos al 
comercio universal, y desaparecería inmediatamente ese horroro- 
so y cruel agio que tiende cada vez más y más á hundir la Ha- 
cienda nacional y muerte de las clases productoras, 

7.* Establecimiento de un Banco nacional en cada capital de 
nación y con sucursales donde convenga para garantir perpetua- 
mente el crédito de las mismas naciones Ibero-americanas y su 
sistema unificación monetaria, extraño de ingerencias particu- 
lares. 

8.* Rebaja y unificación postal con las naciones Ibero-ameri- 
canas, cuyo sistema daría más pábulo é ingresos al comercio uni- 
versal y al Tesoro de dichas naciones. 

9.* Transmisión de paquetes, muestras, valores, etc., por co- 
rreos ó sistema postal cual se practica en Inglaterra. 
\ 10.^ Que todos los destinos inherentes á este efecto y en los 
ramos de Hacienda y consulados sean provistos en personal pe- 
ritísimo, honrado y activo, ayudado por profesores y peritos mer- 
cantiles competentes. * * ' 

Madrid 11 de Noviembre de 1892. — Gumersindo Lozano 
Alba » 

El Sk. Presidente: Tiene la palabra el Sr. Piernas Hurtado. 

El Sr. Piernas: No es, señores, para insistir sobre las razo- 
nes que hemos tenido el honor de desenvolver en la Ponencia, 
para lo que me levanto á hablar, sino únicamente por una consi- 
deración de cortesía hacia el Sr. Lozano, que acaba de hacer 
uso de la palabra. 

Las objeciones que el Sr. Lozano ha presentado se reducen 
casi exclusivamente á demostrar que sería muy conveniente esta- 
blecer un sistema común de moneda entre los pueblos america- 
nos, España y Portugal, insistiendo en que eso sería fácil reali- 
z irlo y aun está conseguido ya en gran parte, dado que la moneda 
usual entre estas naciones, sobre todo en los pueblos de América, 
tiene una equivalencia casi exacta con la moneda española. Todo 
*eso está perfectamente, pero nosotros hemos comenzado por re- 







1 68 



^ 



CONGRESO MERCANTIL 



k 



^ 



conocer la conveniencia que indudablemente reportaría el llegar 
á esa unidad monetaria. No hemos hablado para nada de las 
dificultades de ejecución que pudieran qíicer de la diversidad de 
los tipos monetarios, porque hemos tropezado, antes que con 
esto, con cuestión mucho más grave; es, á saber, la situación 
universal de los mercados monetarios. Hemos creído que en las 
circunstancias actuales es imposible un concierto con los pueblos 
de América, ni menos con Portugal, por la situación en que Es- 
paña se encuentra, así en su vida económica general, como en 
todos los aspectos de ella. 

Lo primero que se necesita es una vida propia, para llegar á 
la vida de relación. ¿Tiene hoy España una situación monetaria 
que la permita pactar con nadie? Me parece que la respuesta es 
evidente, que es notoria; la dan* los hechos mismos. ¿-Con quién 
podemos pactar nosotros? Con pueblos que tengan mejores con- 
diciones monetarias, y esos no querrían seguramente. ^Hemos de 
pactar con Portugal y con algunos de los pueblos americanos que 
tienen una situación monetaria mucho más precaria que la nues- 
tra? ¿'Qué iríamos ganando en elfo? 

No cabe, por consiguiente, vencer esas dificultades, y no cabe 
vencerlas porque no se han definido aún, ni se vislumbran siquie- 
ra las bases de una política monetaria. 

Todos los que me escuchan saben que va á reunirse en Bru- 
selas un Congreso monetario. Pues bien, esa Conferencia puede 
asegurarse que será tan inútil, tan infecunda como lo han sido las 
anteriores, porque no puede esperarse otra cosa de los términos 
en que está planteado el problema. Y dado que el problema tiene 
estas proporciones, claro está que no ha de resolverse fácilmente- 
y hasta que esto suceda no hay manera de pensar en pactos in- 
ternacionales. Harto haremos los españoles si conseguimos ven- 
cer las dificultades con que luchamos en ese terreno y logramos 
evitar el conflicto que nos amenaza, siguiendo las cosas por el ca- 
mino que van en punto á circulación metálica. • 

Como existe el deseo de abreviar la discusión, y como por 
otra parte no se ha objetado nada fundamental á las conclusiones 
-de la Ponencia, no tengo necesidad de extenderme en otro géne- 



HISP A NO-AMERIC ANO-PORTUGUÉS 



169 



ro de consideraciones y renuncio á seguir molestando la atención 
del Congreso, y doy aquí por terminada mi respuesta. [Aplausos^ 

Ocupa la Presidencia el Sr. Muniesa. 

El Sr. Moret: Pido la pajabra. * 

El Sr. Presidente: La tiene S. S. 

El Sr. Moret: He pedido, señores, la palabra, por la extra- 
tía, of>ortuna ó inoportuna coincidencia de ser [yo uno de los 
que han firmado esta Ponencia. Ya comprendereis, por lo tanto, 
<iue nada tengo que añadir á lo expresado por el Sr. Piernas. 
Hay, sin embargo, en ello algo que no hemos examinado y tra- 
tado en la Ponencia, algo que no hemos creído que entraba en 
nuestras facultades, pero algo que brota y se revela á la sola 
lectura de este tema. 

Dirigiéndome á comerciantes, yo no necesito demostrar la 
evidencia de esta proposición: sin la moneda no hay cambios y 
sin cambios no hay comercio. Y como lo que aquí perseguimos 
es el desarrollo (pudiera mejor decirse la creación) de las relacio- 
nes mercantiles entre España, Portugal y las Repúblicas Sud- 
americanas, claro está que al afirmar, como desconsoladora con- 
clusión de nuestra Ponencia, que el problema monetario es inso- 
luble en estos momentos, que no hay, como decía el Sr. Piernas, 
una política monetaria conocida en el día y que no puede, por lo 
tanto, nuestra generación, ni quizá la que nos suceda, entrever 
esa tierra de promisión del comercio, podría creerse que aquí no 
hay más que una desconsoladora negación de todo progreso, de 
toda prosperidad en las relaciones mercantiles de la Península con 
las Repúblicas americanas. Esto es lo que probablemente muchas 
gentes deducirían del tema, de su desarrollo y de las ideas que 
hay en la atmósfera. 

Pero yo soy de los que creen que ninguno de estos grandes 
hechos de la vida económica llegan jamás á ese estado de la 
cuestión que pudiéramos llamar insoluble. No hay nada, absolu- 
tamente nada de aquello que determina una corriente en la vida, 
de aquello que constituye una necesidad de la sociedad humana, 
que de alguna manera no busque hasta lograrla su satisfacción. 
Corra el agua por donde quiera, baje en suave declive ó en tu- 



i C 



I7P 



CONGRESO MERCANTIL 



HISP ANO- AMFJilC A NO-PORTUGUÉS 



171 



?>-^ 



multuoso torrente; podrá almacenarse en un lago, entre monta- 
ñas que la detienen; podrá encontrar una roca como resistente 
dique. ¡Qué importa! Un día saltará y se precipitará conio el 
Niágara, y otro día se llevará por delante cuantos obstáculos se 
alzaron para detenerla. [Miiy bien, muy bien.) 

Todas las necesidades del mundo económico son así, y segu- 
ramente este problema monetario, que hoy aparece insoluble^ 
quedará también resuelto por sí mismo. ¡Utopia, ilusión, lirismo, 
como se dijo aquí la última noche! No, señores: no es sino cono- 
cimiento de la realidad y enseñanza-.de la experiencia. 

Hubo un día, señores, en el mundo, en que se hizo sentir esta, 
necesidad de las relaciones mercantiles entre los pueblos, y ese día^ 
que fué á fines del siglo XV y principios del XVI, no hubo 
más remedio que buscar á este problema una solución. ¿Quién 
pensaba entonces en la unidad monetaria? ¿Cuál era la proporcio- 
nalidad entre el oro y la plata? ¿Qué desequilibrio tan profunda 
no trajera en aquellos días á las relaciones mercantiles el descu- 
brimiento de las minas de América? Varió ocho veces el valor de 
la moneda que existía. Vino la plata en cantidades tan enormes 
cual si brotara expontáneamente de las montañas de aquel mun- 
do recientemente descubierto, y aquí en Europa, los que llevaban 
la dirección del comercio, los judíos. en todas partes, los italianos 
en sus Repúblicas, la Liga anseática allá en el Norte, no supie- 
ron en un momento dado lo que iba á suceder con aquél instru- 
mento que tenían en las manos, á virtud del cual se iba, como 
en la Nueva Bélgica, á perturbar completamente la primera idea 
de las relaciones mercantiles. Y, sin embargo, el comercio dio en- 
tonces el paso más progresivo, el mayor avance que ha tenido 
hasta el día. Yo no sé por qué no habíamos de pensar nosotros 
en utilizar aquella lección tan conocida y en hacer algo en ese 
sentido para facilitar las relaciones entre todos estos pueblos de 
raza latina. 

¿Cuál fué el medio empleado en la ocasión á que aludo? ¿Qué 
salto dio la corriente á través del abismo que la separaba de la 
realidad? ¿Qué invención respondió á aquellas aspiraciones? Los 
Bancos de depósito. Entonces todo el mundo podía llevar la mo- 



neda que tenía, como que era una verdadera mercancía, al dock 
de aquél tiempo, constituido por el Banco de depósitos. Este 
Banco valuó aquella mercancía, dio certificados de depósito y 
aquella fué una moneda europea, una moneda universal. El que 
tenía un documento del Banco de Londres, del Banco de Vene- 
cia, del Banco de Amalphi, podía ir á todas partes, porque lleva- 
ba un valor fijo; y á través de aquella inmensa diversidad de mó- 
nada nació un nuevo signo mercantil que hizo posible el comercio. 

¿A dónde me lleva este ejemplo y por qué lo traigo á vuestra 
CDpírideración en este instante? Lo traigo porque hay una idea 
que muchos americanos tienen, comparten, y de ella puedo yo dar 
fe, puesto que á mí se han dirigido para que la presentase ante 
vosotros; esa idea es la de un Banco de crédito entre las Repú- 
blicas sud americanas y los Reinos de España y Portugal, un 
Banco latino, un Banco que alcance á ambos hemisferios. 

¡Un Banco! ¡Qué ideas despertará esta palabra en vuestro es- 
píritu! ¡Qué ecos responderían en este mismo salón al significado 
de los actuales Bancos y á su función en el mundo! Pero no es 
de uno cualquiera de esos Bancos de lo que yo. vengo á hablaros; 
no es de un Banco para prestar á plazos, ni para adelantar fondos, 
ni para disfrazar las deudas públicas, ni es mucho menos de un 
Banco para preparar una bancarrota latina como acaso se pudie- 
ra pi'eparar la de un Estado particular. Els la que quiero someter 
á vuestro estudio una institución que, refiriéndose á ella todas las 
monedas por su valor intrínseco y por su relación, inspirase con- 
fianza en todas partes y permitiera llevar, no la letra de cambio, 
la cual ofrece el inmenso inconveniente de tener que ser negocia- 
da, descontada y estimada por el valor de la moneda que se va á 
recibir, contra el de la. moneda que se entregó en el punto depar- 
tida, sino un documento que tuviera circulación universal por que 
representase una cantidad fija, como el billete de Banco de In- 
glaterra la tiene hoy en todos lados. ¿Por qué los ingleses no han 
necesitado en la costa de África, en la India, en la Australia, en 
Terranova, en el Canadá, ni en parte alguna, acudir á ese recurso 
de la letra de cambio? Porque tiene tal vitalidad su corazón mo- 
netario, que cada latido en billetes del Banco de Inglaterra da la 



1/2 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



173 



Vuelta al mundo, lo mismo en la línea del Ecuador que en la dd 
Meridiano. 

^ De este Banco, de esta institución, es de lá que yo os hablo. 
Es que creéis que es menor nuestro número que el de habitantes 
<ie la raza sajona? ¿Creéis que tenemos menos comercio todos jun- 
tos que el quetiene por sí sola esa poderosa parte de la humani- 
dad? No, señores; lo que sucede es que á nosotros nos falta el 
■espíritu de cohesión. Somos unidades demasiado grandes para 
unirnos y confundirnos, y es preciso para que se verifique la tra- 
bazón de tan diversos organismos, para que esas amalgamas de 
múltiples elementos se produzcan, algo así como el cemento que 
une los sillares de una gran obra y que conservando la integridad 
de cada uno añade á su fuerza y resistencia la de todos los demás. 
Achaque ha sido siempre de todos los pueblos de la raza latina, 
y es un rasgo peculiar de su carácter, considerarse demasiado 
fuertes para necesitar unirse una con ningún otro; pero si recono- 
cemos nuestro defecto, puede aplicarse pronto el remedio. 

Aquí se trata de crear, no un Banco de préstamos, no una 
institución á la cual aporten sus capitales cada uno de los países 
en tal o cual proporción, sino una institución de crédito que, ga- 
rantida por todos los Estados, represente un instrumento común, 
por medio del cual, sea cual fuere el sistema monetario dc^cada 
país, sea monometalista ó bimetalista, tenga su moneda de* oro ó 
de plata en tal ó cual proporción, con determinada ley de afinaje 
dentro de esas monedas ó en otra proporción respecto de la de 
los demás países; pueda, en un momento dado, saberse que el 
valor X representado en billetes de ese Banco, es el mismo desde 
la más remota isla en que se empieza á hablar el idioma español 
hasta esta parte del continente europeo donde resuenan los ecos 
más puros de la lengua de Cervantes. , 

Contra la decepción que ofrece el estudio de la cuestión mo- 
netaria, cabe esta consoladora esperanza, que yo quiero dejar en 
vuestra memoria, ya que la lectura de nuestra Ponencia y las pa- 
labras que aquí se han pronunciado pudieran apartar de vuestro 
ánimo la confianza y de vuestro razonamiento la posibilidad de 
un remedio. 



Quédame por tratar un segundo punto. Al lado de la cuestión 
monetaria tenemos la referente á aquellas comunicaciones indis- 
pensables para el comercio: el telégrafo y el correo, y éste con la 
carta, que no es por cierto lo único importante que hay en el 
correo. 

Entre nosotros es todavía mucho la carta, que no siempre 
llega, y resulta cara; pero aunque así sucede entre nosotros, en el 
mundo, y para el mundo hablamos, lo que menos hay ya en el 
correo es la carta y lo que más hay en él es la transmisión de los 
objetos de comercio, el envío á todas partes con facilidad y se- 
guridad de un sinnúmero de objetos que no se prestarían al trans- 
porte como mercancía ordinaria en cualquier barco ó en cualquier 
ferrocarril; lo que hay es una especie de masonismo, un ejército 
mudo y sabiamente disciplinado que, dirigido por unos cuantos 
espíritus inteligentes, lanza á todas partes, con la mayor rapidez, 
todo aquello que en su esencia es idea, pensamiento: muestras, 
detalles preciosísimos, objetos científicos, datos de un descubri- 
miento, principios de un análisis, riqueza, en una palabra, por 
^ todas partes difundida. [Muy bien, muy bien.) 

lOs reiréis cuando yo os diga que he visto enviar por el 
correo los diamantes que una gran señora había de ponerse una 
noche para el baile, devolverlos después por el mismo correo y 
llegar intactos? Pues esto, que por lo exagerado podría parecer 
extr^o, me ha llamado á mí mucho menos la atención que ver 
llegar por el correo, y llegar intacto como si de la piedra más 
preciosa se tratase, un pequeño insecto clavado en un pedacito 
de cartón, para completar una colección entomológica de deter- 
minada región. Y ¿qué es para vosotros, comerciantes, qué es la 
muestra, qué es el paquete, qué es la presentación rápida, eco- 
nómica y fácil de todas estas cosas? 

Esto podría ser cosa quizá muy fácil entre España y Por- 
tugal, pero.entre España y las Repúblicas del Sud-América, entre 
España y sus provincias ultramarinas la cosa es. más difícil. Y aquí 
viene lo único que yo quería deciros acerca de este punto. Sé bien 
que la idea que voy á emitir no es popular, pero yo os declaro que 
ten^o una invencible repugnancia á condenar sin maduro examen 









^r. 



174 



CONGRESO MERCANTIL 



las cosas ó las ideas impopulares, porque no he visto una idea que 
valga algo que no haya estado en minoría, siendo, á pesar de 
todo, bandera más digna de abrazarse que la de las mayorías. 

Pues bien , esta facilidad de las relaciones comerciales no la 
han tenido los países á que me refiero, más que subvencionando 
poderosamente las líneas de navegación. Hay, sin duda alguna, 
funciones cuyo desempeño corresponde al Estado y funciones 
que corresponden á los particulares. Sobre esto me reservo, para 
cuando haga el resumen de estos debates, exponeros mi opinión; 
lo único que ahora afirmo terminantemente, es que todas estas 
relaciones que corresponden á la totalidad de los ciudadanos, no 
son más que del Estado. Yo he oído decir á una persona, que no 
nombro porque no es mi ánimo formular crítica alguna, que, por 
ejemplo, cuando los comerciantes se quejan de que el cambio 
está alto, no tienen razón, porque lo que quisieran es que otros 
pagasen aquello que ellos tienen que pagar por la diferencia de 
los cambios. Lo que olvidaba la persona que eso decía, es que el 
comerciante tiene derecho á que el cambio sea ig^al, porque el 
sistema monetario es una función del Estado, el cual se halla en- 
la obligación de dar moneda que no pierda en el cambio con los 
demás países. De la misma suerte, señores, la función del correo 
es una función social y, por consiguiente, todas sus transforma- 
ciones y todos sus desarrollos corresponden al Estado. 

^No veis lo que ha sucedido con la Caja de Ahorros postal? 
Seguramente que al Estado no le toca cuidarse del ah©rró de los 
ciudadanos; pero tampoco el ciudadano puede ahorrar sin que 
haya un medio social que le permita sacar partido de ese ahorro; 
y cuando se ha visto que el correo podía representar eso dentro 
de la noción fundamental del correo, que es la transmisión de 
todo aquello que interesa á la comunidad, la Caja de Ahorros 
postal ha nacido como una consecuencia lógica de esa idea. Así 
han surgido también el paquete postal, las muestras .y toda esa 
infinidad de medios cuya utilidad no necesito encarecer, habién- 
dose multiplicado hasta un extremo que verdaderamente excede 
á toda comparación. El tubo pneumático, por ejemplo, que reco- 
ge una carta postal escrita en la oficina de transmisión, y que 



HISPANC3-AMER1C ANO-PORTUGUÉS 



175 



pocos segundos después la deposita en la puerta dé la casa de 
aquél á quien va dirigida, es una cosa que ya no nos extraña, 
pero que no deja de ser extraordinaria. Yo, señores, no veo pasar 
una locomotora resbalando por los rails y despidiendo nubes de 
humo, sin sentir algo en mi corazón que me mueve á dar gracias 
al Supremo Hacedor por haber permitido que el pensamiento 
humano haya producido aquella maravilla que, en fuerza de verla 
todos los días, no lo es ya para nosotros. (Muy bien, muy bien.) 

Cuando pienso que, durante siglos, la mayor parte de la hu- 
manidad, que es la más pobre, al separarse de una persona -de su 
familia se despedía como para la eterna separación, confiando 
-sólo en la Providencia la dicha de volver á verla, mientras que 
hoy, á los pocos días de haber abandonado nuestro hogar algún 
ser querido, recibimos por medio de la carta los latidos de su 
^Ima, ¡ah, señores! no puedo menos de maravillarme y de creer 
que el cartero es algo más todavía que una de aquellas benéficas 
hadas de la Edad Media. [Gratides aplausos^ 

Pues bien, señores, toda esta poesía del pobre, este poema 
del necesitado, esto que, en último término, es lo que persegui- 
mos las clases económicas y mercantiles, eso dentro del tema y 
de las ideas que perseguimos, os declaro que constituye una fun- 
ción del Estado, y, por consiguiente, no puede realizarse más que 
por el Tesoro público, subvencionando poderosamente, como 
antes he dicho, las líneas de navegación. ^Creéis que esto no 
puede hacerse? Pues no habléis de relaciones mercantiles, ni de 
facilidades. Preciso es ser lógicos: ó lo uno, ó lo otro. Creer que 
la iniciativa particular puede realizarlo, es pensar una utopía. Es 
preciso, pues, que comencemos por señalarlo como una función 
del Estado. 

Y basta ya con lo dicho7 He hablado del tema porque he 
creído que no debía dejarlo pasar en silencio. Abrigo la espe- 
ranza de que habréis considerado que al entrar esta noche en 
el debate he querido rendir un homenaje al Congreso, dándole á 
entender con mis palabras la capital importancia que concedo á 
>sus esfuerzos y á todo aquello que aquí se discute para que tras- 
•cienda á otros países. (Entusiastas y prolougados aplausos.) 



iy6 



CONGRESO AÍERCANTIL 



H ISP AN O- A M KRIC ANO-POKT UG I KS 



1/7 



(El Sr. Moret ocupa de nuevo la Presidencia.) 

Él Sr. Presidente (Moret): Deseo hacer constar que he ha- 
blado justos los veinte minutos que permite el Reglamento. 
{Risas,) • 

Los señores que han indicado á la Mesa su deseo de formular 
algunas observaciones sobre el tema tercero y que no han podi- 
do presentarlas, pueden hacerlo por escrito, para que el Sr. Pier- 
nas y sus demás compañeros, entre cuyo número me honro, pue- 
dan examinarlas y presentar las conclusiones definitivas al Con- 
greso. ^ 

A seguida se dio lectura de las siguientes conclusiones: 



tes hasta donde alcance el tiempo. Conviene no prolongar dema- 
siado estas sesiones, porque si así fuera, perderían el interés, y 
debemos procurar que conserven todo aquel prestigio que, desde 
el primer momento, han tenido. 

Recomiendo, pues, la mayor puntualidad para el lunes, é in- 
vito á todos los que quieran tratar los temas restantes á que, con 
la sobriedad y de la manera brillante que se ha venido haciendo 
por mis dignos compañeros, se sirvan coadyuvar á nuestros tra- 
bajos. 

Se levanta la sesión. 

I>an las doce. 



€ K* Habiendo reconocido el Congreso geográfico y el litera- 
rio la necesidad de abaratar y acelerar los servicios postales con 
las Américas, convendría que el Congreso Mercantil nombrará. 
una Comisión especial que, en inteligencia con las representa- 
ciones de aquellos Congresos, gestionara lo necesario para reali- 
zar los deseos expresados en los tres Congresos, á fin de esta- 
blecer una sola tarifa postal para los manuscritos é impresos que 
cambien entre sí la Península, sus provincias de Ultramar y los 
pueblos ibero-americanos. — 14 de Noviembre de 1892. — Artura 
de Marcoartü. 



2.* El que suscribe cree que, así como España adoptó el sis- 
lema métrico-decimal, reconocido por todos como un gran ade- 
lanto al antiguo sistema que regía, de tantos reales y tantos ma- 
ravedises, propone al Congreso, si lo estima conveniente: 

Invite al Gobierno de Portugal y las Repúblicas Hispano- 
Americanas, acepten el sistema métrico-deoimal para llegar á la 
unidad monetaria, con lo que podrá facilitar el ideal que todos 
perseguimos. — 12 de Noviembre de 1892. — Bernardo Alvares: 
Vzvigo.^ 



ni 



Ahora, antes de levantar la sesión, me permito invitar á 
los señores congresistas, á que asistan con toda puntualidad el 
lunes á las nueve, en cuya sesión discutiremos los temas restan- 



4i 



J 



.V 



PONENCIA 



TEMA CUARTO 

Propiedad industrial y literaria, y libertad de trabajo en 
las profesiones de Ingenieros, Médicos, Abogados, etc. 



I 



A la libertad, que según la inspirada frase de Carlos III, «es- 
«n el mundo mercantil, madre de la abundancia», deben las le, 
tras, las artes y la industria su emancipación y su florecimiento. 
La libertad se arraiga y afirma en la consagración de los dere- 
chos y de los deberes del hombre y de la sociedad; y, entre los 
derechos humanos, el que completa á los demás, es el del domi- 
nio natural y lógico, anterior á la ley, que toda persona tiene so- 
bre los productos de su energía y de su trabajo. En la conciencia 
general está la legitimidad de la propiedad: conocidos son sus 
orígenes, y aceptados instintivamente por los pueblos han sido 
los caracteres y consecuencias de la posesión justa sancionados 
por el derecho y por la ley. No hay necesidad alguna de insistir 
en este asunto, ni en su importancia. 

Bien lo dejó sentado en nuestros viejos tratados españoles el 
Marqués Diego de Soria (1649), al decir: «La propiedad corres- 
ponde al derecho natural por su origen; al derecho político por 
sus límites y garantías; al dei'echo civil por la forma de su ad- 
quisicióii, conservación y transferencia; al derecho económico por 
ios medios en que se forma, acrece, distribuye y consume. Se 



j • 



HÁ 



^ 



I 80 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



181 



1*1 



puede afirmar que el derecho de propiedad es universal en el or- 
den de la sociedad. V 

Los productos de la inteligencia, hijos del estudio, aplicados 
á la propaganda de la cultura pública, al cultivo del arte y al per- 
feccionamiento de los medios materiales de que la sociedad se 
sirve para mejorar incesantemente las condiciones de su vida, 
constituyen una propiedad 'del autor de ellos; pero esta propiedad, 
según la mayor suma de las opiniones, es muy distinta de la pro- 
piedad común, por su origen, por su apropiación, por su carácter 
jurídico,' por su fin y por sus consecuencias. También debe ser 
, distinto, por consiguiente, su uso y disfi-ute. 

Los griegos y los romanos, que tanto empeño tuvieron en 
dignificar la propiedad, que tan sabias leyes dieron sobre ella al 
mundo conocido, jamás consignaron en el derecho una sola fi-ase 
para garantizar la de las obras de la inteligencia. Y no se ciga 
que fué porque lá literatura griega y romana no se difiíndieron, 
' ya en todos los pueblos á donde alcanzó la civilización helénica, 
y en todas las naciones donde el poder de Roma sentó su impe- 
rio, se conocieron las obras de sus grandes escritores, se copia- 
ron, como quiera que fiíese, se reprodujeron, como se dice hoy, y 
á ningún legislador, á ninguno de aquellos fundadores del dere- 
cho universal, se le ocurrió condensar una sola prescripción que 
consagrase semejante propiedad, porque nadie entendió que pu- 
dieran ser objeto ~de ellas las obras del ingenio. Y si en el gran 
período romano ocurrió esto, lo mismo sucedió al dictarse los có- 
digos y leyes de los pueblos que vencieron al imperio de los Cé- 
sares, y que le sustituyeron en el Gobierno de las naciones; y 
aconteció lo mismo durante toda la Edad Media, en la cual, ni 
nuestras famosas leyes castellanas, base del derecho español, ni 
ninguna otra ley de los diversos reinos se preocuparon para nada 
de la que hoy se llama propiedad literaria, cuando venían repro- 
duciéndose pOr millares de copias las obras de la antigüedad, y 
las que en aquellos mismos siglos escribieron nuestros cronista, 
nuestros sabios, nuestros filósofos y nuestros poetas. Cuando la 
: invención de la imprenta facilitó la multiplicación de las copias, 
: cpnvirtiendo la producción literaria, que había sido hasta enton- 



ces sólo un elemento de cultura en un seguro origen de ganan- 
cias, la literatura se vio invadida por el mercader, y á el y no a 
otro alguno, al comerciante, no al autor, se le empezaron á otor- 
gar privilegios para explotar las obras del ingenio. Nació el libre- ' 
ro, el editor explotador del literato, y durante tres siglos él y sólo» 
él, el que vende libros como podría vender zapatos ó monteras, 
fué objeto de la protección de los Poderes, mientras el autor no 
parecía por ninguna parte, sino una vez, por casa del explotador- 
para venderle su trabajo por un puñado de monedas. Y al fin los 
Reyes ó sus consejeros, cayeron en la cuenta de que esta protec- 
ción debía concederse á los autores, y surgió el privilegio para 
éstos, no para la propiedad de las ideas, ni para el total trabajo 
literario, sino para el libro fabricado, como otro objeto cualquiera; 
La propiedad ordinaria mueble ó inmueble se adquiere legíti- 
mamente, sin necesidad de privar á otro de la suya, y sin que sé 
dé el caso incomprensible de que al adquirir ó tomar la ajena, 
queden siendo tan dueños de ésta el nuevo, como el antiguo po»- 
seedor. El que edifica por cuenta propia una casa, adquiere con 
su capital todos y cada uno de los elementos que van á compo- 
nerla, y desde que los adquiere, dejan de ser del que antes los 
l'.oseía, y así el edificio resulta en totalidad propio del constructor, 
sin que haya en él ni un ladrillo, ni un clavo que no sean exclu- 
sivamente suyos. Nadie concedería el título de propietario al que, 
para realizar esa obra, tomara los materiales de otras, sin previa 
cesión de su dueño, y con ellos la construyera, aunque para dis- 
frazarlos ó negar la procedencia.. alterara su forma y colocación 
en la obra nueva. En los trabajos que son producto del estudio, 
en la literatura, en el arte y en la industria, cuantos materiales 
tomamos para producir, los conocimientos que atesoramos, son 
obra de los que nos han precedido, y claro es que^si se concede 
que los productos de la inteligencia son una propiedad como la 
propiedad común, aquellos materiales son de los autores anterio- 
res y no nuestros; y si admitimos que al haber comprado sus li- 
bros ú obras ó aparatos perfeccionados, el autor anterior no ha 
perdido la propiedad de su invención literaria, artística ó indus- 
trial, aunque nosotros la hayamos estudiado y hecho niicsira^ por 



I82 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



183 






medio del conocimiento para utilizarlo como cosa propia, según 
acontece siempre con lo que estudiamos y aprendemos, resultará, 
en el primer caso, que hemos adquirido una propiedad que no 
debe, ni puede ser nuestra, y en el segundo, que es nuestra y de 
otro al mismo tiempo. 

Nadie debe molestarse porque se diga, que en las obras inte- 
lectuales, si el autor crea, lo hace en colaboración íntima con los 
que le han precedido. Los genios verdaderamente creadores ape- 
nas existen. Sobre una idea vieja, pocas ó muchas veces repe-^ 
tida; sobre un hecho histórico más ó menos manoseado; sobre 
un pens^imicnto más ó menos feliz, desarrollan, ya la afición al 
trabajo ó ya la necesidad de trabajar, una serie más ó menos, 
agradable de palabras ó de párrafos, con estilos y formas varia- 
dísimos, pero nunca nuevos; y así, cambiado el aspecto, la en- 
voltura y la distribución de los materiales, se cree formar una. 
propiedad, que para el nuevo autor es tan sagrada y perdurable^ 
como debe confesar que lo es ó que lo era, para aquel de quiea 
tomó las ideas, los datos, la dirección del pensamiento y el ropaje 
y colorido con que revistió su trabajo. 

¡Sin la Biblia y Homero, sin Racine y Chateaubriand, ha-- 
bríamos tenido á Lamartine! — le decía á Lamartine mismo, en 
el Parlamento francés, el Consejero A. C. Renouard, tratando de 
esta cuestión: 

«Ciertos autores — dice Pascal — al hablar de sus publica^ 
clones, dicen: Mi libro, mi Historia, mi Comentario. Mucha 
mejor seria que dijeran nuestro libro . . . porque casi siempre hay 
en él más de otros, que suyo.» Voltaire afirmaba que: «Las^ 
obras del ingenio son lumbre que se toma y que se dá al vecino. > 

El Diputado francés Mr. Lestiboudois, decía en 1844 ^i^ ^ 
Parlamento: «Un pensamiento, no puede convertirse en patri- 
monio hereditario de un hombre, porque este hombre no ha sida 
. su único creador. I^s ideas, son hijas de las ideas, unas engen- 
.dran otras. La humanidad viene trabajando durante muchos si 
glos; al fin, un hombre dá el último golpe de sonda, y brota la. 
. verdad, pero el hallazgo de ésta no se debe á él exclusivamente^ 
sino también á cuantos han trabajado antes que él.» 



Montaigne decía: «Nuestros conocimientos se basan unos en 
otros; el primero sirve de sostén al segundo, el segundo al terce- 
ro, y así los vamos colocando y elevando para que al parecer re- 
sulte de aquí, que el último aspire a honrarse con ser más eleva- 
do y meritorio que los demás, cuando realmente es sólo un gra- 
no más colocado sobre el penúltimo.» Marmontel vino á expre- 
sar lo mismo cuando dijo: «Que para abarcar más horizonte en 
nuestros trabajos, es preciso montarnos sobre los hombros de los 
demás.» Goethe, el colosal escritor, decía: «El genio más grande 
no produciría nada bueno si no contase más que con su propia 
suficiencia. Cada una de mis obras me ha sido sugerida por mi- 
llares de personas, por millares de objetos diferentes; el sabio, el 
ignorante..., el niño y el viejo, han colaborado en ellas. Mi trabajo 
se ha reducido á combinar estos múltiples elementos tomados de 
la realidad, y esta combinación, este conjunto es lo que lleva el 
nombre de Goethe.» Portalis decía: «Todas las bibliotecas apenas 
contienen más de diez volúmenes de ideas, y el autor de estos 
volúmenes es todo el mundo.» Fouillé sostenía que: «Las obras 
del individuo son al propio tiempo las de la raza; las flores no se 
abrirían jamás sin la savia del árbol," que las raíces toman poco á 

poco del suelo.» 

Tan verdadero es todo esto, que al registrar y declarar la 
propiedad de las obras literarias, no se hace una investigación 
de lo nuevo ú original que contienen, como se exige en mu- 
chas legislaciones que se haga con la propiedad industrial. La 
patente de invención exige que, en efecto, se demuestre que hay 
invento ó perfeccionamiento, porque en estas creaciones del in- 
geni^ científico ó mecánico, no vale el que los inventos de otra 
persona se presenten más ó menos ampliados y cambiados de po- 
sición ó de forma, sino que es necesario que la creación sea un 
hecho, que lo que reclama la declaración de invento, aparezca to- 
talmente distinto de lo ya conocido. Si se aplicara este análisis, 
esta investigación á la mayor parte de las obras literarias, ¿po- 
dría concedérselas el derecho de propiedad? Pocas, escasísimas 
son aquellas que merecen considerarse como originales, y que no 
demuestren que su autor ha utilizado, como le ha parecido bien, 



: ( 



1 84 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



l8í 



1^: 



ii 



.t 



J 



ü 



\ 



como si fueran propiedad suya, adquirida al comprar otras obras, 
la de los autores de estas, que tienen por lo menos tanto derecho 
como él á la propiedad de ellas. A lo más, en la generalidad de 
los casos se podrá pedir la propiedad de /a confección. Y esto, y 
no más, es lo que se consagra en el derecho de reproducción ó 
de copia,, que se reserva el autor, porque todo lo demás, las ideas, 
el fondo, la esencia verdadera de'las obras, usado y utilizado se 
vé todos los días por los nuevos autores en las suyas, que para 
no pasar por usurpadores ó plagiarios, dan forma y confección 
distinta al pensamiento que encontraron en otras. Así es, que en 
aquellas, cuyo fundamento y mayor mérito está en los productos 
de la imaginación y de la fantasía, es en las que cabe hallar ma- 
yor originalidad, aunque esta no tenga más valor útil que el pa- 
sajero, que revisten siempre las de pura amenidad y entreteni- 
miento. Por 3u origen, pues, la propiedad intelectual no tiene el 
mismo carácter que la común. 

Menos se parece á esta por su uso. La propiedad común es 
de disfrute individual, y sus beneficios no se extienden fuera del 
círculo de la familia. La intelectual tiene como sello característico 
el de difundirse y emplearse por toda la sociedad. Se escribe, se 
pinta y se inventa, para que todo el mundo disfrute del libro, de 
la obra de arte, del aparato perfeccionado. Cuanto mejor cumple 
la obra esta misión, tantos mayores beneficies reciben el autor 
de ella y la sociedad. El autor, no sólo vende y se lucra más y 
más con el superior mérito de su trabajo, si él mismo es el editor 
ó comerciante de sus productos, como ya se estila por instinto 
verdadera y legítimamente utilitario entre los e.scritores reputa- 
dos, y cómo en general se hace por los artistas é inventores, no 
sólo toma la parte pecuniaria que le corresponde en esta propie- 
dad, dejando á la sociedad que tome para sí la parte moral de la 
enseñanza, del placer estético ó del uso del invento, sino que co- 
bra el imponderable interés de la fama intelectual tan envidiada; 
que nunca se obtiene de la propiedad común; y con esa fama 
escala los puestos más ambicionados de la administración, de la 
Academia ó de la política, á cu3'as alturas, para nada glorioso, ni 
estable, se suele llegar por la sola posesión de la propiedad ordi- 



naria. Tratando del carácter típico de las obras de la inteligencia, 
decía un productor tan fecundo, y por consiguiente nada sospe- 
choso, como Víctor Hugo, en el Congreso literario de París: «El 
derecho más absoluto de propiedad literaria, pertenece á dos 
unidades. Antes de la publicación, el autor tiene un derecho in- 
contestable, ilimitado, pero desde que la obra se dá á luz, ya el 
autor no es dueño de ella. El heredero no tiene derecho á hacer 
ni una raspadura, ni á suprimir un solo renglón; sólo tiene un 
derecho: el de vivir de la parte de herencia que le ha legado su 
ascendiente. El escritor trabaja, en primer lugar, para los hpm-" 
bres, después para sus hijos. Hay que conciliar los derechos de • 
los tres personajes: el autor, el dominio público y el heredero... 
Durante su vida nadie tiene derecho á publicar sus obras; después 
de su muerte, no puede impedirse á la posteridad que las recobre.» 
Mucho tiempo antes había dicho, con toda concisión y verdad, 
^l tratar de esa cuestión el Sr. D. Miguel de Castells, en su lau- 
reada Memoria sobre la Propiedad Industrial y Artistica ( 1 862): 
«Guárdese justicia al autor, guárdese también á la Sociedad.» 
Así opina también, pensando y expresándose del mismo modo 
que Mr. A. Rcnouard, el ilustre publicista D. Manuel Danvila; 
respecto á una de las formas de la producción intelectual, que es 
la industrial, al recordar, en el preámbulo de su proposición de 
ley, sobre patentes de invención, que presentó en el Congreso 
de los Diputados en Abril de 1877, que la ley francesa, verdade- 
ramente científica, descansa en estos principios: Los inventores 
tiene el derecho de aprovecharse de sus descubrimientos. La 
Sociedad tiene un derecho de uso sobre tales descubrimientos. 
No es necesario sacrificar, ni el derecho del inventor al del pú- 
blico, ni el derecho del público al del inventor. 

Tampoco la ley, ni la administración consideran á la propie- 
dad intelectual, literaria y artística, como á la común, porque ni 
la someten á contribución ni impuesto, como tal propiedad in- 
dustrial; ni paga derechos de transmisión cuando los hijos la here- 
dan; ni está sujeta á embargo por causa de deudas, ni de senten- 
cia judicial; ni el marido, jefe de la familia, puede disponer de las 
obras intelectuales de que .su mujer es autora.» 



1 86 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



187 



\l\ 



^Qué clase de propiedad es la intelectual, en la que los here- 
deros ni otros causa-habientes pueden hacer variación alguna? En 
la propiedad ordinaria no hay jamás semejante limitación para 
los sucesivos poseedores, cada uno de los cuales puede transfor- 
marla á su antojo. En lía intelectual no: el sucesor no puede aña- 
dir ni quitar una coma, ni un rasgo, sopeña de exponerse á que- 
su propiedad, dejando de ser lo que era, le sea disputada. 

^Qué clase de propiedad es esta, que no exige labor, ni trabaja 
alguno de sostenimiento, ni de conservación al heredero, como la 
propiedad común? El que hereda una casa ó una tierra, ha de tra- 
bajar para conservarlas en buen estado de producción; el que po- 
see rentas públicas ha de trabajar, ha de preocuparse discurrienda 
acerca del estado de los asuntos nacionales ó internacionales para 
no exponerse á constantes pérdidas; el que ha heredado sólo me- 
tálico ha de trabajar y discurrir para que no se le disminuya, pero 
el que ha heredado una obra literaria, que es intangible por esen- 
cia, no ha de trabajar en ella, aunque quiera, porque no puede, y 
disfruta de un dominio que le condena á la ociosidad. 

Toda propiedad material es completa, íntegra para su posee- 
dor, y en las obras literarias, donde lo esencial son las ideas,^ 
donde lo principal es lo útil, esto es, la enseñanza, el bien inme- 
diato, la aplicación que de los pensamientos en ella consignados 
puede hacerse, esto nó corresponde á la propiedad del autor, 
esto, se dice con razón, no es apropiable y, en cambio, la forma, 
la confección, lo que menos vale, lo que únicamente exterioriza la 
personalidad del autor, esto es lo que se quiere que constituya 
una propiedad. De modo que en la propiedad literaria, en la de 
una obra, hay una parte que no puede ser propiedad, que es. 
incoercible, y otra que sí lo es. ¡Singular propiedad esta, que 
así se halla constituida, y que aún se quiere asemejar á la or* 
dinaria! 

Las obras literarias, que se desea que constituyan una propie- 
dad, presentan el carácter agravante de que al engendrarse y di- 
fundirse no sólo han tomado su esencia de anteriores obras, sino 
tiue por aparecer mejor aderezadas, pulidas y amplificadas con 
moderno ropaje, eclipsan, arrinconan é inutilizan á aquéllos con 



gravísima lesión de su propiedad y del renombre que pudieron 
adquirir sus autores. 

Las obras de carácter ameno, tantas coi-no se escriben de 
agradable pasatiempo, sólo viven un período más ó menos ex- 
tenso después de su publicación, y caen en el olvido absoluto 
luego, y á éstas, pues, ningún beneficio dá la perpetuidad; las 
más transcendentales, en cambio, las que contienen abundante y 
profunda materia de aprovechamiento, las que se hacen tanto 
más respetables y buscadas cuanto más tiempo pasa; éstas, que 
tanto bien pueden producir á la sociedad, deben, para que ese 
bien se realice sin obstáculo alguno, en obsequio al salns populi^ 
circular libremente en la sociedad, sin ser patrimonio de libreros 
mercaderes, que las adquirieron á ruin precio tal vez, ni de here- 
deros lejanos que tienen discutible parentesco con el autor. Para 
éste y para sus inmediatos sucesores, en tres generaciones, por 
ejemplo, asegúrese el disfrute de la herencia; pero para provecho 
de todos los hombres, consiéntase luego que el libro sea de la 
sociedad. 

Existen, pues, entre ambas propiedades diferencias mucho 
más que superficiales; y, por cierto, ni aun el nombre de propie- 
dad debiera llevar la intelectual, como no lo lleva ya en nuestra 
ley vigente una de sus manifestaciones, la industrial, que se pro- 
mulgó con el nombre de ley de < patentes de invención», y como 
no lo llevan la literaria y la artística en otros países, ya que se 
denominan lógicamente: v<Vervielfaltiguns-recht», « Autor-recht > , 
Verlang-recht^, derecho de multiplicación, derecho de autor, de- 
recho de impresión en Alemania y en Holanda; y «Copyright», 
derecho de copia ó de reproducción en Inglaterra y en los Esta- 
dos Unidos. 

A distinta clase de derecho, debe corresponder legislación 
distinta, y en muy poco puede asemejarse lo que rija á la propie- 
dad común, de las que se refieran al «Derecho de reproducción», 
y á las « Patentes de invención » . Estas corresponden á los pro- 
ductos de la inteligencia, y podrían estar comprendidas bajo una 
misma denominación, con prescripciones idénticas en la esencia 
y fundamento, aunque diversas en la aplicación. Claro es, como 



1 88 



CONGRESO MERCANTIL 



afirmaba D. Mariano Vergara en su notabilísimo estudio sobre 
La Propiedad Literaria {\Z6\\ que, «el principio de toda pro- 
piedad es siempre intelectual», como lo es el principio de todas 
las acciones humanas, pero no es menos cierto, que la que se de- 
nomina «intelectual» para caracterizarla y para diferenciarla, de 
hecho, de la común ó material, es que en su origen se adquiere 
por el estudio, la que en su desarrollo se desenvuelve por medio 
de la palabra, de las letras, de las Bellas Artes ó de las invencio- 
nes, y la que en su fin, va directamente á cultivar la inteligencia 
y á ensanchar más cada día el poder del espíritu, origen, des- 
arrollo y fin muy diversos de los de la propiedad ordinaria (i). 



II 



El derecho de los inventores industriales sobre las invencio- 
nes y sus productos, está basado en que aquellos deben aprove- 
charse de estos; en que la Sociedad puede y debe hacer uso de 
las invenciones, y en que la ley ha de conciliar ambos derechos, 
para el mutuo y recíproco beneficio. Lógico es proteger al autor 
para que disfrute de las ventajas de la prioridad ó superioridad de 
la fabricación, contra los imitadores de ella, ya que estos no han 
tenido necesidad de emplear ni el mismo tiempo, ni el mismo ta- 
lento natural, ni los mismos estudios, ni los mismxs gastos para 



(1) Merecen leerse los autores r imiienle*. i»ar;i ¡his!r.ir.se en \xs roiilieiul.i aceni» 
<le si debe eslablecersíHa i!zii;«l(lcul entre la propiedíid roniun y la Ü.eraiia. flan 
fombalido en nuestros lieinpns ron decisión y detenidos ra/.onaini«^nlos seniejanlc 
pretensión, publicistas tan Pinlnentos como Ahrens, Cju\\es, llononard, VJUey, 
Block, de Borc-hs-írave, Alcide Darras, Moise Amar. Deialand», Cliarpenlier, Herlauld,' 
Wacliter, Fliniaux, Toscani, Windscheid, Gerber, Bardoux, (íazlambide. Herold, 
Pouillel, Mourlon, Flourens, Dourolombe, Turchiarulo. Bo/.zo-l)a};nera, Manzoni \ 
Gí'rjlanií) B.K'cardo. enrrenle d<' los (jue sostienen la identidad con t( das sí:s con- 
secuencias, como Casati, Williüm Cullen Byant, Irenaeus Prime. Acollas, Allezard, 
Mareschal, Chenn, Noals Websler. Bathie, Torres Caicedo, Billard. Cnmcitanl y Mor- 
tens. Ni el problema esia muy claro, ni lal vez en al}<unos si-rlos se liegará á un 
acuerdo. 



HISPANO-AMERICANO-PORl LCiUÉS 



189 



realizarla, por lo cual podrán ponerla en manos del público á pre- 
cios inferiores á los que corresponden á aquellos sacrificios, y ori- 
ginar la ruina del que los hiciera, para mejorar las condiciones de 
la vida y aumentar la fortuna de los hombres. Así lo exige el 
respeto debido á los derechos que se adquieren por el trabajo. 
La Sociedad tiene también derecho sobre las invenciones ó des- 
cubrimientos conocidos, sin que por él Iqs inventores sean, como 
se suele decir, víctimas que la Sociedad expropia; y á pesar de 
todas las opiniones exageradas, en pro y en contra de este dere- 
cho, lo positivo es que la legislación general así lo reconoce. Unos 
entienden, que el disfrute de los beneficios debe ser perpetuo y 
exclusivo para los autores, sobre todo, respecto á los libros y 
obras de ai te; otros sostienen que la Sociedad, sólo por el hecho 
de la publicación de una obra ó de un invento, adquiere un dere- 
cho inmediato, absoluto y sin condiciones, conceptos radicales 
ambos, opuestos á la razón y á la justicia. 

Los que no han estudiado las ciencias naturales y matemáti- 
cas, no tienen idea de la cantidad de energía intelectual que se 
necesita para conocerlas y aplicarlas, y suelen pensar, muy erró- 
neamente por cierto, que la producción de las obras literarias 
exige más estudio, más materia de preparación y conocí rniento, 
y que es más personal que la producción de los inventos, mejoras 
y adelantos industriales. Precisamente es todo lo contrario. Para 
llegar á un descubrimiento, á una invención científica ó industrial, 
necesítase un estudio tan ímprobo, tan intenso y tan difícil, que 
los que se dedican á estas tareas viven por lo común completa- 
mente absorbidos por ellas, sin que su atención pueda dedicarse á 
otras. En cambio, los historiadores, los literatos, los sociólogos, 
los poetas son políticos, funcionarios públicos, hombres de mun- 
do y de negocios á un tiempo, muchas veces. 

Claro es que, algunos inventos, escasísimos, se han debido á 
la casualidad ó á una inspiración del momento, pero ni todos los 
días se desata Humphry Potter las cuerdas de sus botines, ni las 
casualidades se ofrecen á hombres ajenos á las ciencias y á la in- 
dustria. En la producción literaria, ¡cuántos no se encuentran es- 
critores porque sí, soltándose a disparar versos y prosa abun- 



r 



190 



CONGRESO MERCAN rií. 



dante y poética, sin saber ni palote de cosa alguna! En los que 
aspiran á ser inventos industriales, como en las que aspiran á 
ser obras literarias, hay mucho malo, engendrado por el natural 
deseo de la notoriedad y del lucro, pero todo ello es pasajero é 
inofensivo, menos para sus desdichados autores. También en 
esto se asemejan, pues, las producciones de ambas formas. En 
las ideas, pensamientos y conceptos de los autores conocidos en 
literatura, está la base de las ideas perfeccionadas ó ampliadas ó 
mejor expuestas por otros, y esto mismo suele ocurrir en muchos 
de los adelantos industriales. El derecho industrial es el mismo 
que el derecho literario y artístico, y su protección temporal, 
que limita el usufructo de la Sociedad, es en ambos casos la re- 
compensa debida al trabajo de los autores. Y si hay diferencias 
en el tiempo que se concede para el disfrute de uno y de otro 
derecho, no es, como queda demostrado, porque sean distintos 
en su origen y en su esencia, sino porque los inventos y adelantos' 
industriales son más pronto utilizables y beneficiosos, y necesita 
de ellos mucho más la Sociedad, y producen su efecto en el mis- 
mo momento de conocidos y aplicados, mientras que los benefi- 
cios de las obras de propaganda intelectual son más lentos, re-' 
quieren más detenin)iento y exigen una preparación especial en 
quien las usa, para que las ideas en ellos contenidas se asimilen, 
se identifiquen con el espíritu y, con el impulso de este, se abran 
camino. Ni los adelantos de las ciencias, ni los trabajos de las le- 
udas, cuando son buenos, necesitan hoy tanta protección de las le- 
yes, como antes, puesto que el mejor premio que el que de estas 
pueden obtener, lo obtienen de la facilidad con que ahora se difun- 
den por el mundo, gracias á la multiplicación de los mercados, ' 
de las comunicaciones, de las referencias de la prensa, del creci- 
miento de la cultura general y del consumo. Lo que importa es' 
disminuir sin cesar las trabas que se opongan á esa difusión, en- 
sanchando la esfera de la libertad. ~ 

Ningún literato de cuantos viven y trabajan ha desplegado ' 
para la redacción de sus obras un trabajo personal intelectual ' 
comparable á los que, para dar con sus inventos ó progresos ' 
científicos han tenido que realizar, por ejemplo: H. Moissan, ' 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



191 



Hontoria, Siemmens, Pictet, Ordóñez, Charlois y Landerer. No 
pueden compararse ni el estudio necesario, ni las consecuencias 
inmediatas; siendo hoy el caso de repetir de nuevo, al cabo de 
veinte siglos, lo que decía Lucrecio: 

«^'Quis potis est dignum pollenti pectore carmen 
Coiidere, pro rerunt maj estáte ^ hisque repertis?* 

«^Qué poeta inspirado podrá igualar por sus cantos á la ma- 
jestad de los descubrimientos?» 

Los publicistas belgas, Mr. Jobard en 1844 y Mr. Tilliere 
y Mr. Lehardy de Heaulieu en 1868, sostuvieron la conveniencia 
y la necesidad de que para las invenciones industriales se esta- 
blecieron el rrronopolio exclusivo y perpetuo. En cambio, los 
<íconomistas alemanes reunidos en el Congreso de Dresde en 1863. 
y las Cámaras de Comercio de Prusia consultadas acerca de este 
asunto en 1868, se pronunciaron por gran mayoría en favor de la 
supresión de las patentes de invención, á semejanza de lo que 
ocurría en Suiza. 

Verdad es que, respecto á las producciones industriales, 
puede decirse que es unánime la opinión de que se concedan á 
la Sociedad, que, como es sabido, las utiliza inmediatamente y 
saca de ellas positivos beneficios, mayor suma de derechos que 
^l autor, establecimiento para éste en la legislación un breve 
privilegio temporal, á cuyo término, todo el mundo disfruta del 
derecho de ejecutar libremente la invención. La diferencia y 
desigualdad entre esta concesión y la que se otorga á autores de 
obras literarias y artísticas, se censuraba acremente por el inmor- • 
tal Gay-Lusac, durante los debates sostenidos en la Cámara 
francesa en 1839, sobre el proyecto de Propiedad literaria, cuan-, 
do preguntaba, por qué á un genio inventor se le concede un 
privilegio de pocos años, y en cambio, se pedía una propiedad 
perpetua ó casi perpetua, para cualquier escritor ó artista. No 
cabe pensar en el monopolio perpetuo en favor de un inventor y 
de sus herederos, porque, como queda dicho, el origen de estos 
íidelantos radica en los trabajos anteriores de las ciencias, que son. 



í . 



I ? 



.192 



CONGRESO MERCANTIL 



i" 

{ 



I 'i 

M 






del dominio general. Semejante derecho de ocupación de last. 
ideas, de explotación perpetua de !os descubrimientos, conduci- 
, jTÍa á desheredar á los inventores futuros, impondría servidumbres 
indefinidas en xú campo de la observación y de la ciencia, mata- 
ría la emulación y los progresos, echaría sobre los consumidores 
una carga insoportable, la del encarecimiento, y de seguro, des- 
truiría las invenciones si el autor ó sus herederos, por convenien- 
cia ó por capricho se negasen á dejarlas practicar. 

Para conciliar los derechos que el inventor adquiere por su 
trabajo, con la recompensa que la Sociedad debe darle por los 
beneficios que de la invención obtuviere, se ha discutido cuál 
sería el mejor medio, si el de las recompensas públicas, el de la 
.remuneración de parte del que utilice los inventos ó el de un mo- 
nopolio temporal determinado. El de las recompensas nacionales 
pecuniarias es imposible; el de las honoríficas, otorgadas en las 
Exposiciones, que aumenta el crédito y satisface la vanidad de 
los productores, ya está en uso; pero de parte del Estado la re- 
. compensa mejor al inventor es la de disminuir sin cesar hasta 
suprimirlas, las trabas que las leyes, los reglamentos, las tarifas. 
y los impuestos ponen á la libre circulación de los productos. Tan 
imposible y menos hacedero es el obligar por la ley á los explo- 
tadores de las invenciones á pagar una cuota al inventor, cuota 
que exigiría una evaluación y una tarifa especial para cada caso,. 
ó un concierto dificilísimo entre el inventor y el explotador, y 
sistema que de todos modos encarecería considerablemente la 
producción. El monopolio temporal, por un períod® más ó menos 
largo, á voluntad del inventor, y que no sea tan breve que na 
obtenga la recompensa debida, ni tan dilatado que produzca los 
perjuicios de un monopolio perpetuo y la mejor y la única forma 
de conciliación que universalmente se ha adoptado y la que más 
equitativamente consagra los derechos de la sociedad y del in- 
ventor. 

Este sistema del monopolio temporal se encuentra hoy, en 
efecto, establecido en casi todas las naciones cultas. En la nues- 
tra, hemos copiado en gran parte la legislación francesa, como 
viene haciéndose, por seguir el cómodo y fácil sistema de imita* 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUES 



193 



ción, con casi todas las prescripciones de carácter económico. 
España, trabajada y sujeta durante algunos siglos por la tiranía 
del monopolio absoluto de la rutina, por las eternas jerarquías de 
los maestros, oficiales y aprendices, vio ahogada desgraciada- 
mente la iniciativa individual, y durante aquel feudalismo profe- 
sional, los inventores jamás alcanzaron parsonalidad, cuando no 
eran perseguidos, resultando sus estudios y esfuerzos aniquilados 
ante la absorción y presión de ios gremios y del poder central. 

Un cúmulo de leyes preventivas, coercitivas y prohibitivas se 
oponía al desarrollo del trabajo y de la industria; justipreciaban 
los artículos de primera necesidad; establecían la tasa de los jor- 
nales; hacían incompatible el ejercicio de ciertas industrias con las 
creencias y la oriundez; vedaban c impedían la importación y la 
exportación; imposibilitaban la concurrencia á las ferias libres; 
no consentían la simultaneidad de los oficios, y « no sólo se regi- 
mentaban la elección y adquisición de las primei*as materias, 
como dijo al sintetizar los recuerdos de aquel estado de cosas el 
Sr, D. Miguel de Castells, en su citada Memoria, sino su elabo- 
ración, medida, peso, marca y expendición, y hasta en el uso y 
forma de los vestidos ejercía su acción el supremo Poder.» 

Mal podían los inventores soñar en ser protejidos cuando la 
mayor parte de los oficios mecánicos se consideraban viles y 
bajos, y cuando á los que los ejercían no se les admitía al desem- 
peño de los cargos municipales, ni á la posesión de distinciones 
honoríficas, ni al goce de la hidalguía; ni cuando los vecinos no 
eran admitidos en los gremios, si no eran hijos legítimos, si po- 
seían además otro oficio distinto, y si no tenían mezcla algima 
de castas heterodoxas. En el último tercio del siglo XVIII em- 
pezó á liberalizarse la situación de los artesanos; se permitió el 
establecimiento de ciertas industrias nuevas; se declaró libre^ 
entre otros, el arte de torcedores de seda; se franqueó la entrada 
en los gremios sin necesidad de pertenecer previamente á las ór- 
denes de aprendizaje y oficialidad; y, en fin, las gloriosas Cortes 
de Cádiz ( 1 8 1 3) facultaron á los españoles y extranjeros para es- 
tablecer, sin licencia, toda clase de fábricas y de artefactos, con 

sujeción á las leyes de policía y salubridad, pudiendo ioiialüicnte 

1;'. 




194 



CONGRESO MERCANTIL 



explotar toda industria ú oficio útil, sin necesidad de examen, 
título, ni agremiación, progreso evidente que fué anulado por la^ 
reacción absolutista en 1815. El impulso que la protección á la 
industria y al comercio dio á la producción en el extranjero, in- 
fluyó necesariamente en los Gobiernos de España para obligarles 
á entrar también por ese camino, y en 1826, 1829, 1834, 1836 
y 1847 s^ dictaron disposiciones acomodadas á las circunstancias 
de aquellas épocas, gracias á las cuales desaparecieron los fueros 
privilegiados de los gremios y el monopolio; se restableció la li- 
bertad de fabricación y circulación, y se facilitó la concurrencia 
indefinida del trabajo y de los capitales. 

En tanto, Inglaterra, desde principios del siglo XVII, protegió 
decididamente á la industria, convirtiendo, gracias á sus leyes, á 
pueblos casi desconocidos, en metrópolis fabriles como Birming- 
ham, Liverpool y Manchester. En el siglo XVIII entraron por esta 
fecunda vía los Estados Unidos primero y Francia después, en 
la época de plena revolución, cuando Diderot había dicho: «De- 
volvamos, por fin, á los artesanos lo que les es debido; las artes 
liberales bastante se cantaron á sí mismas; ahora deben emplear 
lo "que les resta de voz para celebrar las artes mecánicas.» «La 
Asamblea nacional — escribía Armengaud — al decretar en 1791 
el principio de la propiedad industrial, ha descubierto la más fe- 
cunda mina de la fortuna pública.» En el período que media prin- 
cipalmente desde 1840 al actual, todas las naciones, excepto 
Suiza, Grecia y Turquía, han dictado progresivas disposiciones 
para asegurar á la industria la protección debida, por medio de 
monopolios temporales ó patentes. Así se hizo entre nosotros, 
como queda dicho, desde 1826 á 1865; pero, para colocar á nues- 
tros industriales á la altura de las exigencias de nuestros tiem- 
pos, se dictó la ley de 1878, propuesta en el Congreso de los 
Diputados por el Sr. D. Manuel Danvila, que, según su autor, 
«venía á satisfacer una necesidad por todos sentida y deseada, 
haciendo partícipe á nuestra industria de las ventajas que disfru- 
tan casi todas las naciones de Europa. Determina— dijo — la natu- 
raleza propia de esta propiedad industrial, .y fija los casos en que 
una invención puede ser objeto de patente, cuya palabra sustitu- 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



195 



ye á la de privilegio, y los caso^ en que por atendibles considera- 
ciones no debe concederse el uso exclusivo de lo que interesa 
saber á la sociedad. * ^ 

Se mejora la duración de los privilegios, según el decreto de 
1826, conforme en este punto con la legislación francesa; pero se 
establece el pago gradual como en Inglaterra, pues á medida que 
subsiste la patente, se demuestra que reporta alguna utilidad y 
puede la cuota ir aumentando, así como en los primeros años con- 
viene proteger las nuevas industrias con las cuotas más ínfimas. 
Las formalidades para la expedición y entrega de las patentes se 
ajustan á las que se guardan en las naciones más adelantadas, 
para evitar todo motivo de fraude. 

No se comprenden en el proyecto las patentes de introducción, 
que están desterradas de todas las legislaciones modernas; pero 
se regulan los certificados de adición que tienen por objeto todo 
cambio, modificación ó adhesión en las patentes principales. Díc- 
tanse reglas precisas sobre la transmisión y cesión de las paten- 
tes y publicación y comunicación de las descripciones y dibujos 
délas mismas. Se determinan los derechos de los extranjeros. Se 
señalan los casos de nulidad y caducidad y las acciones que para 
reclamar la una y la otra se conceden. Y, por último, se determi- 
nan los delitos que puedan cometerse y penas que merecen y las 
disposiciones transitorias que hace necesarias este nuevo orden de 
cosas.» V 

Tales son las bases de la ley. El privilegio que se concede c^l 
inventor, á su voluntad, es por cinco, diez y veinte años, con cuo- 
tas respectivas de 250, 500 y 750 pesetas. 

Nuestra actual ley de patentes de invención, reflejo de las le- 
yes belga y francesa, es un tanto deficiente y obscura en algunos 
puntos, que suelen ser origen de largas interpretaciones y de ver 
daderas dificultades. No está bien definido ni determinado en ella 
lo que ha de entenderse por explotación de la patente, porque no 
se sabe si el patentado tiene sólo derecho y obligación de vender 
sus secretos á cuantos guste, ó el de fabricar con arreglo al in- 
vento y venderlo, aunque lo lógico parece que la patente le auto- 
rice para ambas cosas. Tampoco se indica si el que obtiene una 



f. 



I^ 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



197 



f 



patente y se dedica á la fabricación debe fabricar con ella dentro 
de España, como lo hacen algunos, ó puede fabricar sus produc- 
tos patentados en el extranjero, para yenderlos después aquí, 
como lo realizan muchos. Las patentes no sólo son una recom- 
pensa y una garantía df seguridad para los inventores, sino que 
tienden principalmente á promover el desarrollo de la industria 
nacional, y claro está que si la fabricación patentada se hace en 
el extranjero, esta patriótica tendencia no se realiza, y sólo se 
logra que el Estado obtenga algunos ingresos considerables por 
las cuotas que los inventores pagan. El derecho de adición que' 
se concede á éstos, cuando obtienen la patente para hacer en el 
invento los cambios ó modificaciones que le convengan, ¿es ló- 
gico que sea para todo el tiempo de duración del privilegio, ó es 
para el momento de la concesión, ó puede concederse á otro si- 
multáneamente con el inventor, ó procede que se extienda sólo 
al período de un año, como se consignaba en el art. 27 del pro« 
yecto de ley que aprobó el Congreso en 1887, y cuyo importante 
acuerdo alteró el Senado al discutiria? ¿Por qué consentir que 
cuando se tramita ante un Tribunal de justicia el litigio origina- 
do entre el inventor que no tiene patente de su invento y un 
particular que se ha aprovechado de dicha circunstancia y ha ob- 
tenido su patente, se le cierre al primero su taller ó fábrica, mien- 
tas se tramita y ultima el asunto? No está claro también si el in- 
troductor de una patente extranjera tiene derecho él solo á ven- 
der el producto patentado y puede impedir, como ha ocurrido 
muchas veces, que los vendan otros introductores sin patente de 
dicho producto. Respecto á las marcas de fábrica, no se puede 
determinar en absoluto si son de la exclusiva propiedad del que 
las obtiene, en términos que éste pueda impedir que las use, por 
ejemplo, otro que antes que él ó que al mismo tiempo que él las 
viniera usando. ¿Por qué las marcas han de darse á perpetuidad y 
no á plazos con diversos impuestos para cada uno, según se dan 
as patentes? Si para tener efecto se han de publicar las concesio- 
nes de patentes en la Gaceta de Madrid, según previene la ley, 
¿por qué muchas no se publican, haciéndolo sólo en cambio en el 
Boletín de la Propiedad literaria é industrial, que aunque sea ofi 



cial no basta para que en este importante detalle la ley quede 
cumplida? Y si se entiende que es lo mismo, ¿por qué no se re- 
forma la ley con esta aclaración? 

Con objeto de favorecer el planteamiento de las invenciones 
y de facilitar el desenvolvimiento de éstas, convendría eximir del 
pago de toda cuota á los inventores durante el primer plazo de 
cinco años, de la explotación. 

Cuestiones son estas, algunas difíciles de resolver, pero muy 
sencillas y hacederas otras, y que aquí se consignan, como ex- 
presión de algunas de las reformas de que es susceptible la ley 
para mejorarla, en mayor provecho de la industria nacional. 



III 



La llamada propiedad literaria y artística, que tiene el mismo 
origen, los mismos caracteres y las mismas tendencias que la in- 
<luátrial, aunque sus beneficios no se toquen tan inmediatamente 
como las de ésta y su aplicación y generalización no sea por lo 
mismo tan urgente, no sólo se ha reservado para sí el título de 
«propiedad intelectual», como se denomina en la ley que nos rige, 
sino que ha aspirado y aspira á asemejarse á su propiedad co- 
mún, obteniendo el carácter de perpetua ó poco menos. Pero ya 
queda dicho, que la razón y la justicia se han impuesto, y que ha 
triunfado en casi todas las legislaciones el principio del monopo- 
lio temporal. Reñida ha sido la lucha para llegar á este resultado. 
Los mismos ó mayores obstáculos que se opusieron á la fabrica- 
ción y circulación industrial encontró la de la publicación de 
obras cíesde el siglo XV en que la imprenta la facilitó, hasta el 
siglo XVÍII, y fué siempre el Estado entonces un tutor y dueño 
absoluto de esta riqueza, con grave daño de los intereses de los 
autores. 

El gran monarca Carlos III, abolió en 1 762 la tasa de los li- 
bros, y en el año siguiente suprimió los privilegios exclusivos 



I 






198 



CONGRESO MERCANTIL 



para iiT¡primirlos de los que no eran autores, aunque fueran co- 
miMiidades seculares ó regulares, y en 1764, no sólo reconoció 
este privilegio de los autores, sino que mandó que pasara á su¿ 
herederos, no siendo comunidades ó manos muertas, y en 1768, 
autorizó á los autores á defender sus obras ante la Inquisición' 
antes de que ésta las condenara. Más adelante' concedió el mis- 
mo derecho que á los autores á las Academias, Universidades y 
Sociedades Reales que publicaran alguna obra escrita por sus in- 
dividuos. Contra el abandono de los autores ó de sus herederos 
ordenó, que si transcurrido el tiempo del privilegio no acudiesen 
pidiendo prórroga, cualquiera pudiera pedir licencia para hacer 
la reimpresión, y que si nadie usaba de tal derecho, quedase la 
obra á disposición del Gobierno. Las Cortes de Cádiz en 18 12, 
reconocieron el derecho de propiedad í}l autor, para toda su vida,' 
prorrogándolo para los herederos hasta diez años después, pri- , 
mera oposición legal terminante al privilegio de perpetuidad, 
mediatite petición de ¿icencia, concedido por Carlos III. Las Cor- 
tes volvieron á dictar en 1823 una ley, que no pudo cumplirse, 
restableciendo el criterio de 1762; y al advenimiento del partido 
liberal, se dio en 1834 una disposición semejante en la esencia á 
la de 1813, publicándose otras en 1837, 1839 7 1847, para favo ^ 
recer la triste condición en que quedaban los autores dramáticos, 
ante la libertad que los particulares y las Sociedades tenían de 
representar las obras sin permiso de ellos. En esta última fecha 
se acordó que la propiedad de las obras intelectuales, correspon- 
de al autor por toda la vida y á sus herederos por cincuenta años 
para las originales, y por veinticinco para las traducidas. 

En Francia, donde el Rey, en 1777, había declarado que el 
privilegio concedido á los editores ó á los autores «era una gracia 
fundada en justicia», suprimió la Revolución tal privilegio, acor- 
dando en 1793, que el derecho exclusivo de los autores fuese por 
toda la vida, y de diez años después para sus herederos. Esta úl- 
tima cláusula fué ampliada hasta veinte años, en 1810, después 
de oír el Consejo de Estado por el Emperador Napoleón, que era 
decidido partidario de la propiedad limitada. La restauración in- 
tentó en 1823, prolongar el usufru'íito de la familia sucesora del 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUES 



199 



autor hasta cincuenta años, ilustrándose con el parecer de una 
Comisión especial, conforme con este propósito, que se compo- 
nía de Roycr Collard, Villeraain, Cuvier, Portalis, Lally-ToUen- 
dal, Lainc, Vatimesnil, Pfcard, Andricux, Cunier, Michaud y 
Duval, y contra la opinión de los individuos de la misma Auger 
y Lemercier, que sostenían la conveniencia de la propiedad per- 
petua. La política no dio tiempo á la aprobación del proyecto. 

En 1839, el Ministro de.. Instrucción Publica de Luis Felipe, 
Mr. de Salvancjy, presentó un admirable estudio sobre esta cues- 
tión, proponiendo que la duración del derecho de los herederos 
fuera de treinta años. Con aquella ocasión el Senador Vizconde 
Simeón, propuso que se cambiara el título de «Propiedad litera- 
ria», por el de «Derechos de los autores». El proyecto aprobado 
en el Senado con el concurso de Broglie, Gay-Lussac y P^élix 
Fraure, pasó al Congreso en 1841, y habiendo sido nombrado 
ponente el gran Lamartine, sostenedor de la propiedad á perpe- 
tuidad, aunque conforme después con la limitada á cincuenta 
años, contra cuya opinión se levantc.ron Renouard y Berville, que 
se oponían á esta ampliación y al uso de la palabra /;'¿?//>¿/¿7¿/, 
tanto se encendieron los ánimos y las diferencias, que la proposi- 
ción de ley fué rechazada y quedó sin aprobación definitiva. 
En 1854, á instancias de una Comisión de escritores y artistas, 
se formuló y aprobó una proposición de ley otorgando un dere- 
cho de propiedad de treinta años á los hijos del autor después 
del fallecimiento de éste y del de su viuda. Mr. Granier de 
Cassagnac sostuvo entonces la propiedad absoluta y perpetua. 
L;i, cuestión de la duración de la propiedad se debatió como 
nunca en el Congreso de literatos y editores celebrado en Bruse- 
las en 1858, al que asistieron 900 representantes. Acordóse en 
él, desde luego, por unanimidad el reconocimiento internacional 
de la propiedad literaria. Distinguiéronse en los debates por sus 
trabajos en pro de la duración limitada Wolowski y Víctor Four- 
cher, y por la perpetua, mas O menos decididamente, Julio Simón, 
J. Garnier, Háchete, P. Duprat y Molinari. Se votó por gran ma- 
yoría que el derecho de los autores y artistas constituye una 
propiedad temporal, cuya duración debe ser la de la vida del 



\ 



200 



CONGRESO MERCANTIL 



autor, la de su viuda y cincuenta años para sus herederos. 
Este deseo, que bien puede decirse que se aproxima á la 
perpetuidad, fué consignado en la ley francesa de 14 de Julio 
de 1866, elaborada bajo la dirección de una Comisión compuesta 
de J. Simón, Murat, Pelletan, Gassagnac, Noubel, Jubinal, Riché, 
Latour du Moulin, Chauchart, Perras, Bayle-Moullard y Ch. Ro- 
bert. 

No hay para qué extender este resumen histórico al de otras 
naciones; umversalmente se han reconocido los derechos que 
tiene el autor sobre la obra; y respecto á la duración de ellos, ya 
se ha dicho cuál es en Francia, con cuya legislación están de 
acuerdo en este punto concreto, Rusia, Dinamarca, Noruega y 
Suecia. La duración es de treinta años en Alemania, Austria 
y Portugal; de veinte en Holanda y Bélgica ; sólo por toda la 
vida en Suiza y Turquía; en Grecia se concede al autor por 
quince años; en Italia es de cuarenta años después de la muerte 
del autor, al terminar cuyo período cualquiera puede reproducir 
la obra, pero á condición de que pague á los herederos el 5 por 
ICO del precio de cada ejemplar, durante un período de otros 
cuarenta años. En Inglaterra y en los Estados Unidos influyen 
las antiguas costumbres y tradiciones de un modo raro en estas 
prácticas. En Inglaterra, los herederos del autor disfrutan del 
copyright durante siete años, pero si contado este plazo ho ha 
transcurrido uno de cuarenta y dos desde la primera edición, los 
herederos conservan su derecho hasta que espira ese período. 
Antes duraba el copyright catorce años á partir de la primera 
edición, pudiendo prolongarse por otros catorce si el autor vivía 
al terminar el plazo anterior. Por esto hoy se concede el derecho 
por catorce años. En los Estados Unidos dura veintiocho desde el 
momento del registro de la obra, con una prórroga de otros cator- 
ce si el autor vive después de terminado el primer período, ó si 
legó derecho á su viuda é hijos. 

En España no sólo pareció breve el período de cincuenta 
años, concedido á los herederos por la ley de 1847, sino que in- 
sistiendo en que la propiedad intelectual, no la industrial, era 
idéntica á la ordinaria, se pidió la perpetuidad. Tal fué el espíritu. 



HISPANO- AMERICANO PORTUGUÉS 



201 



ide la proposición de ley presentada en el Congreso, con otras no 
menos transcendentales é importantes por el Sr. D. Manuel Dan- 
vila en 1878, precedida de un extenso y hábil preámbulo, digno 
-de la competencia de tan reputado tratadista; proposición que fué 
suscripta además por casi todos los más insignes literatos que á 
la sazón pertenedan á aquella Cámara. La Comisión nombrada 
para dar dictamen acerca de ella, en la que entraron, con su 
autor, la mayor parte de los que la habían firmado, la admitió 
-como desiderátum áe la ciencia y como término de sus aspiracio- 
nes; pero después de varias consultas á los hombres más distin- 
iguidos de las letras y las artes, y de ver que los ministros de Fo- 
mento y de Gracia y Justicia Sres. Conde de Toreno y Marqués 
de Reinosa, se oponían resueltamente á que se proclamase el 
principio de la perpetuidad, entendió que, sin mengua de las con- 
vicciones íntimas de los que redactaron el dictamen, podía acep- 
tar una existencia temporal para dicha propiedad, «por tiempo tal 
tjue representase un verdadero progreso y una prudente transac- 
-ción entre los partidarios de la perpetuidad y los mantenedores 
•del estado legislativo vigente >. Pedían que se nombrase una Co- 
misión respetable que formara el reglamento necesario para la 
'ejecución de la ley, comprendiendo en él el de teatros, y que es- 
tudiara y resolviera cuándo era llegada la oportunidad de legislar 
bajo la base de perpetuidad de su propiedad intelectual. Aquel 
dictamen aprobado por el Congreso, sufrió algunas modificacio- 
nes en el Senado, y convertido en la ley vigente, dejó sentado 
■que esta propiedad sería vitalicia así en el autor, como en el tra- 
xiuctor, como en las demás personas á quienes éstos se la trans- 
mitan por actos entre vivos; y que pasara después á los herede- 
ros legítimos ó testamentarios por espacio de ochenta años, con- 
tados desde la muerte del respectivo propietario. 

En esa ley de propiedad intelectual se infirió en el Senado un 
^an ataque á la propiedad, al mermar considerablemente el 
usufructo de los compradores de ella, reduciéndolos de los ochen- 
ta años á veinticinco, cuando el autor' tenga herederos forzosos, 
cuya peregrina innovación del proyecto aprobado por el Congre- 
so fiaé combatida racionalmente por el señor Conde de Casa-Va« 



4. 



202 



CONGRESO MERCANTIL 



X 



lencia en la alta Cámara, sin fruto alguno. Si la producción lite- 
raria tuviera los verdaderos caracteres de la propiedad, no se 
hubiera podido pensar siquiera en semejante restricción, que re- 
sulta desde luego perjudicial para el autor, porque ningún editor 
le comprará la obra en el precio que ésta tendría si el usufructa 
fuese por los ochenta años, ni aun los herederos forzosos podrían 
realizar la venta, por la misma razón, en condiciones tan favora- 
bles como si tal reforma no se hubiera sancionado. 

Realmente una ley que consagra el derecho de propiedad de 
las obras literarias y artísticas para cuatro ó cinco generaciones^ 
dada la efímera duración y curso de la casi totalidad de estas 
producciones, bien puede sin escrúpulo alguno denominarse ley 
de perpetuidad. El fin que se proponen los sostenedores de ésta, 
queda poco menos que realizado, pero no es menos cierto que así 
y todo, el fundamento que invocan para igualar esta propiedad coiv 
la común ha sido negado y rechazado. Al cabo de cuarenta años, 
sucedió en España con los partidarios decididos de la perpetuidad^ 
lo mismo que había ocurrido en Francia con aquellos hombrea 
eminentes que la sostuvieron, con Lamartine, Portalis y Mane, ea 
decir, que consignaron el desiderátum, pero que acordaron y pro» 
mulgaron lo único que es racional y posible, la limitación de la 
propiedad. El término de ochenta años único en el mundo, en la 
legislación española y en la de Colombia, es muy exagerado. 

Mientras el príncipe Luis Napoleón fué pretendiente al trono. 
y estuvo en la época de prometer, entendió «que la propiedad 
intelectual es como la de un:i tierra, ó la de una casa.» (carta á 
Mr. Jobard, en 1844); pero en cuanto fué emperador y estuvo en 
época de mandar, cambió de criterio y siguió, poco más ó menos„ 
el de su tío Napoleón I en 18 10, sancionando la propiedad li- 
mitada. 

En pueblos hispano-amcricanos, con los que nos conviene en- 
tendernos, para la difusión de las obras escritas en castellano^ 
sólo Venezuela y Guatemala han reconocido la propiedad perpe- 
tua de la producción artística y Uteraria. Méjico la ha mermado 
bastante con reducir á treinta años el derecho de representación 
de las obras dramáticas. Colombia es la única que otorga, de 



y 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



203 



acuerdo con nuestra ley vigente, ochenta años de disfrute á los 
herederos. Bo'ivia concede cincuenta; el Perú y Haiti, veinte; el 
Brasil, diez; Chile, cinco, y ni la Argentina, ni el Uruguay, ni el 
Paraguay, ni Costa Rica, ni Honduras, ni el Salvador, ni Nicara- 
gua, señalan plazo alguno, ni consignan expresamente la perpe- 
tuidad. Dicho queda ya que en Europa no sólo no hay ninguna 
nación que pretenda llegar á la concesión de la perpetuidad, sino 
ni aun á haber presentado en sus Parlamentos un proyecto que 
se aproxime á nuestra ley de los ochenta años, cuando las que 
más han hecho ha sido llegar á los cincuenta. 

La concesión de la perpetuidad ha sido anulada en las nacio- 
nes de Europa, donde, al parecer, se estableció. En Francia, «la 
gracia fundada en justicia,» de 1797, se olvida ante la disposi- 
ción de limitación de 1773. En España, aunque se quiera soste- 
ner lo contrario por algunas de las pocas personas que se ocupan 
de estos asuntos, la ley de Carlos III, ley 24, tít. 16, lib. VIII de 
la Novísima, no concedía la perpetuidad del derecho, ni mucho 
menos, porque si bien en ^lla se dice que el autor gozaría del pri- 
vilegio exclusivo, había necesidad de solicitarlo, y la ley 25 lo 
concedía á los herederos si lo solicitaban, y la ley 26, en el ar- 
tículo 3.^, declara que si el autor ó sus herederos no piden la 
prórroga del plazo de diez años que se otorgaba á cada edición, 
dentro del año siguiente á la terminación de éste, se podría con- 
ceder la licencia á otro cualquiera, y que si el autor no usa de su 
derecho durante el término proporcionado que señale el Consejo, 
quede la obra á disposición del Gobierno. El art. 4.*^ añade, que 
los herederos han de verificar la impresión dentro del término 
limitado, que debe fijárseles, y que, de lo contrario, pierdan la 
exclusiva. ¿A quién se le ocurre sostener que esto pueda llamarse 
reconocimiento de la propiedad exclusiva y perpetua? Vigentes 
aquellas disposiciones se imprimieron, por cuantos lo solicitaron, 
entre otras, las obras de Iriarte y de Samaniego, en vida de sus 
herederos; y las comedias de Moratín, y El Delincuente honradoy 
de Jovellanos, se publicaron «con las licencias necesarias.» 

En el ACongreso literario y artístico celebrado en Madrid 
en 1887, bajo el amparo y dirección de la Asociación de Escri- 






\ 



204 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO PORTUGUÉS 



205 



tores y Artistas españoles, y con la asistencia de varias repre- 
sentaciones de Sociedades idénticas del extranjero, se acordó asi- 
mismo la limitación de la propiedad con un período de ochenta 
años, de acuerdo con los dictámenes de los Sres. Danvila y 
Pouilliet. ' 

Sentados estos precedentes, podemos decir respecto al está- 
do de la cuestión, en cuanto ár las aspiraciones casi unánimes de 
las naciones cultas, que son las siguientes: Aspírase á que la 
duración del período de propiedad sea uniforme para todos los 
países, comprendiendo la vida del autor y considerándose sufi- 
ciente una ampliación de cincuenta ú ochenta años para los cau- 
sa-habientes, cuyo derecho es exclusivo sin participación del do- 
minio público. En cuanto á las traducciones, se desea que se 
asimilen por completo al derecho de reproducción, por lo cual 
no se debe obligar al autor ó propietario de una obra, á indicar 
que se reserva el derecho de traducirla, ni para imponerle un 
plazo para hacer la traducción; debiendo otorgar al traductor, 
bajo la reserva del autor, el derecho exclusivo de reproducción 
de su trabajo. 

Respecto á la crítica, que: toda obra publicada lleva en sí el 
derecho de crítica; que este implica el de citación; que las cita-" 
ciones hechas con el fin de enseñar son lícitas, y que, en todo 
otro caso, la citación aún con la indicación y nombre del autor, 
constituye una violación de su derecho, si él no la ha autorizado, 
derecho que sólo pertenece á este y sus causa-habientes en una 
crestomatía, los cuales son también los únicos que pueden auto- 
rizar la lectura de sus obras en público, cuando se obtenga bene- 
ficio en provecho de otro y no tenga lugar con el fin de crítica ó 
de enseñanza. 

Respectó á las obras dramáticas y líricas: Que estas gozarán 
de la protección que las leyes y tratados especiales conceden á 
las demás obras literarias, y que no se podrá imprimirlas, tradu- 
cirlas, copiarlas, arreglarlas, adaptarlas óVeprescntarlas en públi- 
co sin permiso del autor ó de sus causa habientes. No se podrá 
tomar el argumento de una novela ó de cualquiera otra obra li- 
teraria, para adaptarlo á una obra dramática sin autorización de 



los propietarios de ellas. Tampoco podrá alterarse en nada una 
obra dramática, ni aprovecharse de su argumento, sin permiso 
del autor ó dueño de ésta, siendo delito el tomar dichos argu- 
mentos ó los textos para otras obras, porque el plan y arreglo de 
un trabajo dramático y musical, constituyen una propiedad de su 
autor ó adquirente. Los Tribunales decidirán si há lugar á la de- 
claración de delito. 

Se pide para las obras de arquitectura, y de arte en general» 
la misma protección que para las literarias, dentro de cuya idea, 
es claro que sólo el autor de una obra original está autorizado 
para ordenar su ejecución y reproducción, por cualquier medio; 
pero en arquitectura é ingeniería no podrá impedir que el dueño 
de un edificio ó construcción que él haya proyectado y ejecutado, 
haga en ella los cambios que desee, ó que proceda á su demo- 
lición. 

Con relación al reconocimiento internacional de la propiedad 
literaria y artística, qi^ se. conceda á las obras extranjeras los 
mismos derechos que á las nacionales; y los mismos también en 
cuanto se refiere á la ejecución de k s dramáticas y musicales, 
para lo cual bastará que el autor cumpla dentro del país en que 
va á dar á conocer sus^ trabajos las formalidades legales que en 
él haya establecidas; que los tratados internacionales reserven al 
autor el derecho exclusivo de autorizar la traducción ó adapta- 
ción de su obra; que los tratados literarios sean independientes 
de los de comercio, y que para que los autores ó propietarios 
puedan hacer valer su derecho en justicia en país extranjero, les 
bastará justificar su carácter de tales en el suyo. 

No hay para qtT? oponerse á estas justas aspiraciones; y ni 
los tiempos, ni el estado y condiciones de la producción intelec- 
tual han cambiado en términos que no deban ser sostenidas hoy, 
como se sostenían ayer, por lo cual sin reserva las hacemos 
nuestras. Deseamos, además, que los hispano-americanos y los 
portugueses, tan fecundos é inspirados en los trabajos intelectua- 
les, que tan gloriosamente se dedican á las tareas de la propa- 
ganda de la amena literatura, de las ciencias, de las bellas artes 
y de los conocimientos de todas clases, y que no sólo en la histo- 



' U 



2o6 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUI^S 



207 



X 



ria, sino en los tiempos presentes, cuentan con tantos autores de 
renombre universal, sellen el acuerdo de su fraternidad con Es- 
paña haciendo suyas nuestras prescripciones en materia de pro- 
piedad literaria ó proponiendo una concordia sobre las mismas 
bases, para que en cuanto á las manifestaciones de la inteligencia 
se refiere parézcanos y seamos un mismo pueblo. Hacemos nues- 
tra, por consiguiente, extendiéndola á Portugal, la proposición 
presentada en el Congreso literario de 1887 por el popular escri- 
tor D. Julio Nombela, para que la propiedad intelectual sea reco- 
nocida y protegida recíprocamente, con arreglo á las cláusulas 
que se crean más equitativas en todas las Repúblicas Ibero-ame- 
ricanas. El principio del reconocimiento internacional de la pro- 
piedad en favor de los autores, con asimilación absoluta y com- 
pleta de los extranjeros á los nacionales bajo bases uniformes, es 
un gran propósito cuya realización viene aconsejándose desde el 
Congreso de Bruselas de 1858. 

Idénticos deseos debemos formular para que, en cuanto sea 
posible, se establezca una cordial inteligencia internacional res- 
pecto á la propiedad industrial que facilite y asegure en la Penín- 
sula toda y en la América latina el conocimiento, eioipleo y mul- 
tiplicación recíprocos de los inventos y progresos científicos de 
los hijos de dichos países. Establecidos dignamente estos lazos 
de unión intelectual y los indispensables del Comercio, seremos 
de hecho lo que fuimos en otros tiempos, lo que se dice que 
somos, aunque no demos grandes pruebas de serlo, y lo que, en 
efecto, por la naturaleza y por la sangre somos, á pesar de la 
historia y de todos los pesares, hermanos. 



IV 



Con el mismo derecho con que todo hombre puede hacer uso 
de sus conocimientos para producir obras literarias artísticas ó 
industriales y prestar un positivo servicio á la Sociedad, sin que 



la ley deba poner más trabas á su actividad, que las que tiendan 
•á evitar que la moral, la salud, los intereses ó los derechos de los 
demás hombres sufran lesión alguna, puede y debe también 
emplear su .«laber y su habilidad para dedicarse á todas las pro- 
fesiones que aproveche» á él y á sus semejantes, pero siempre 
bajo esas misixas reservas. Consecuencia de este principio es la 
libertad de trabajo, la libertad profesional. A la libertad indivi- 
dual que tieade á tomar parte en la satisfacción de cuantas nece- 
sidades siente la Sociedad, debe ir siempre unida la responsabili- 
dad individual, para que aquélla esté suficientemente garantizada. 
A la amplia y generosa libertad deben regular: el juicio de la 
opinión pública, el favor y el premio para el mérito, el aislamien- 
to y el olvido para la incapacidad, y la estrecha é inflexible apli- 
cación de la ley para el daño. 

Cualquiera puede dedicarse al oficio mecánico ó material que 
guste, sin someterse al aprendizaje limitado, ni á las categorías 
reglamentarias de los antiguos oficios ó gremios, y esta libertad, 
que siempre ha regido con toda amplitud en el ejercicio de la 
literatura y de las artes, tiende á hacerle extensiva á todas las 
carreras. Para poder ejercer en ellas, el ciudadano, atento á su 
propia conveniencia, ha de adquirir los conocimientos cuando 
pueda y como pueda, sin otra limitación que la que dependa de 
sus condiciones personales. Preciso es para ello que la mayoría 
de los hombres encuentren facilidades para instruirse, y que la 
instrucción total no sea patrimonio de determinadas posiciones 
sociales: Esta necesidad exige que la instrucción se difunda y se 
multiplique por todos los medios, ya por la acción colectiva de 
las sociedades, ya por la iniciativa particular ó ya con el amparo 
y ayuda del Estado. Para tan civilizadora y humanitaria empresa, 
todos los medios son buenos. Con la enseñanza así generalizada 
se aumentará considerablemente el número de los hombres aptos 
para el ejercicio de los oficios y profesiones, y se disminuirá el 
privilegio que hoy separa á los que pueden aspirar á una posi- 
ción más ó menos considerada de los que jamás puedan pensar 
en lograrla. ^ 

La posesión de los conocimientos dá la suficiencia para el 



»• 



208 



CONGRESO MERCANTIL 






Itl! 

|w.> 



ii 



ejercicio de las carreras. -Debe exigirse una prueba incontestable 
de ella antes de dedicarse á ese ejercicio? Parece que sí, porque 
es un hecho, que ni la Sociedad, ni el individuo confían el cuidada 
de sus intereses, ni el de su salud, ni el de su educación, al que 
no ha demostrado que sabe cuidarlos. Así lo impone el más ele- 
mental espíritu de conservación. Aquella prueba no puede exigir- 
se esperando á que el aspirante a hombre de profesión haga sus. 
estudios prácticos y sus experiencias in anima vili, arruinando tal 
vez á los clientes que para sus ensayos le confíen la defensa de 
sus intereses, ó la curación de sus dolencias, ó la instrucción de 
sus hijos; y es mucho más lógico que el aspirante traiga la garan- 
tía de que se ha ejercitado con provecho y sin fracasos en tales, 
obras, autorizada por la respetable afirmación de los que, por 
estar ya reputados como hombres entendidos en ellas, pueden 
darla. ^Contra esta opinión que es la corriente, arraigada en la 
experiencia, hay otra que sostiene, conforme á lo expuesto al 
principio, que una vez supuesta por cada cual su suficiencia pro- 
pia, debe quedar en absoluta libertad para ejercitarla, sin otra su- 
jeción que la de su sanción de la opinión pública, y en su caso la 
de la ley. Es éste un ideal admirable, hacia el cual caminamos 
poco á poco, pero cuya realización absoluta está, de seguro, muy 
lejana. Contra ese derecho de la libertad individual, está el dere- 
cho mdividual también é instintivo de la propia defensa, que 
todos los días coarta y detiene el curso de las aspiraciones más 
racionales y halagüeñas. Cada cual es muy dueño de elegir el 
mejor defensor que encuentre, y, por regla general, estos defen- 
sores son los que tienen garantizada su suficiencia ante los hom- 
bres entendidos. No son, pues, en realidad el Estado, ni la auto- 
ndad los que imponen la necesidad de los títulos profesionales 
smo los mdividuos mismos, la Sociedad casi en masa. Será éste 
un atraso de los tiempos, pero así es. No es, pues, porque el Es- 
tado lo exija, por lo que los hombres estudiosos toman sus gra- 
dos y títulos, sino porque de no pc^seerlos, no cuentan para nada 
con ellos los demás hombres. No sólo hace falta, pues, difundir la 
instrucción, sino la idea y la segundad de que los títuks pueden 
garantir o no la ciencia, y que hay algunos hombres que sin te-- 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



209 






nerlos, pueden dedicarse á ejercitarla. Algunos, decimos, y es 
verdad, porque la mayor parte de los que no poseen un título es 
porque no han estudiado para obtenerlo, y no habiendo estuc^iado 
ni oficial, ni libremente, como suele decirse, sólo como por mila- 
gro pueden poseer suficiencia natural. Y en estos milagros, 
menos que en ningunos otros, nadie cree. Tan arraigado esta este 
modo de pensar, que por conformarse con él y por someterse á 
¡a general opinión que así piensa, adquieren sus títulos, sino 
todos, la inmensa mayoría de los que estudian. No se puede le- 
gislar, ni fundamentar nada sobre las excepciones, y excepción 
es la de que haya gentes que sepan algo sin haber estudiado, ó 
la de que habiendo estudiado no obtengan un documento <faran- 
tía de sus estudios. Hace falta, por consiguiente, que se sepa de 
seguro, lo que ahora no pasa de ser una simple presunción, esto 
es, que hay hombres aptos para las carreras, sin haber adquirido 
de exprofeso, los conocimientos necesarios para ellí^^s. Se oponen, 
pues, al planteamiento inmediato de la libertad profesional abso- 
luta: la falta de instrucción general; el estado de la opinión que 
reclama probadas garantías de suficiencia; la seguridad de que 
todo el que en estado de reclamarlas y poseerlas las reclama, y 
el hecho de que no hay genios naturales que tengan aptitud sin^ 
haberla adquirido. 

• Los ciudadanos que están en condiciones de pagar de su pe- 
culio al hombre de profesión que trabaja para ellos, pueden bajo 
la responsabilidad de las consecuencias del bien ó mal que ob- 
tengan, valerse de aquel que mejor les plazca. Aun dentro de 
esta libérrima facultad, lo que se observa es, que se busca siem- 
pre al hombre titulado, y al que gon título y todo ha sido some- 
tido á las más rigurosas pruebas de suficiencia. Pero, para los 
innumerables ciudadanos que no pueden pagar esos servicios, 
que ni aun pueden asociarse para pagarlos, hay riecesidad, á lo 
menos por ahora, de que el Estado se encargue de su cuidado. 
Y el Estado, que no puede consentir que se hagan experiencias 
á costa de los intereses, dé los derechos, del entendimiento y de 
la salud de aq lellos á quienes ampara, exige desde luego, pues- 
to que lo paga, que ios encargados de curar, defender, cnse- 

u 



/ 




2IO 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPOAN-AMERICANO-PORTUGUÉS 



21 I 



\ 



ñar, educar y atender á los necesitados, tengan todas las ga- 
rantías necesarias de aptitud, y entre ellas la del título. Y no 
sólo atiende á los necesitados, sino que considerando que la di- 
fusión y multiplicación del bien, es positivamente provechosa á 
toda la sociedad, sostiene cuantos elementos son precisos para 
obra tan civilizadora, y para realizarla, exige también títulos de 
suficiencia á cuantos tomen parte en ella. 

Bastantes hombres con títulos existen, que cometen errores y 
producen daños por incapacidad en el ejercicio de su profesión; 
pero nadie se atreverá á' negar que esos errores y esos daños se- 
rían inmensamente mayores en cantidad y calidad si, admitidas 
las profesiones libres, se facultara para ejercerlas á todo el mun- 
do, y por consiguiente, á hombres más ó menos ignorantes, pero 
nunca competentes. El ejercicio de los incapaces é indoctos, du- 
raría poco, porque inmediatamente serían vencidos y arrollados 
por los sabios, por los prácticos y por los entendidos, que, como 
es natural, no escasean entre los doctores é ingenieros. Por lo 
cuál se comprende que les tenga muy sin cuidado á éstos el que 
se proclame la libertad profesional y^ que para muchos de ellos 
sea un halagüeño deseo, ya que entonces sus triunfos sobre los 
intrusos serían diarios, y tan repetidos, de seguro, como fueran 
las veces en que en el terreno de la práctica hubieran de encon- 
trarse. Habrá hombres eminentes que no tengan títulos, pero, 
que no hayan estudiado, ningimo. Y el que ha estudiado y no lo 
toma, ó es que no puede ó es que no quiere. Si no puede, por 
carecer de medios, fácilmente encontrará quien se los anticipe, 
dada la garantía de su eminencia; si no puede, por proceder de 
centros de instrucción extranjera, corríjanse las leyes internacio- 
nales en esta materia, lo cual es una legítima aspiración de la 
libertad profesional; y si no quiere, pudiéndolo hacer, es que es 
un extravagante. Los extravagantes, en cualquier género de ap- 
titud y sabiduría, tienen sobrados títulos para no ejercerlas; y 
tanto el individuo particular como la Sociedad, los rechazan con 
justísima razón. 

Pero á pesar de que la realidad así impone las garantías para 
la suficiencia, supongamos admitida y proclamada la libertad del 



trabajo profesional. Desde luego la opinión, tanto la docta como 
la vulgar, ofrecen un «distingo» unánime al ejercicio de ella. Para 
ias profesiones en que sólo se trate del cuidado de los intereses 
intelectuales y materiales, se admite, pero para aquellas que se re- 
fieren á los de la salud, no. Sean libres la enseñanza, la abogacía, la 
ingeniería, los empleos administrativos, los políticos y los diplomá- 
ticos, y hasta la farmacia, si se quiere, pero ¿-la medicina.^ Deci- 
mos que, hasta la farmacia, si se quiere, porque en algunas nacio- 
nes, en Inglaterra, por ejemplo, libre es y no produce malos re- 
sultados; y porque donde no es libre la practican en totalidad, en 
muchos establecimientos, sin graves dificultades ni perjuicios las 
farmacéuticas y los practicantes. En cuanto á la medicina, nadie 
se conforma con encomendar el remedio de su salud alterada ó la 
-de los .suyo.s á ningún aficionado, á pinguno que íno sea facultati- 
vo, » porque no es propia la materia de que se trata para andar 
con ella en ensayos, aventuras ó genialidades. El curandero, tipo 
antes tan común, compone hoy huesos rotos, bajo todo secreto, y 
€s un elemento que se ve sostenido sólo por la ignorancia en al- 
gunas comarcas olvidadas, ó entre las supersticiosas plebes de los 
barrios bajos. 

Hay, además de la medicina, otra profesión, en la que la So- 
ciedad no admite improvisaciones, que es la militar. Podrá en la 
lucha de guerrillas improvisarse para actos de audacia, un cabe- 
cilla más ó menos afortunado, pero en la guerra de grandes ma- 
sas, el general no se improvisa, ni las otras jeraiaquías inferiores 
tampoco. Esto es tanto más verdadero cuanto más científico y 
complicado se hace el arte de la guerra. Muchas veces se ha in- 
tentado entre nosotros, y en las contiendas civiles se ha realizado, 
la libertad profesional militar; pero nunca, un cabecilla, ni un 
guerrillero, han ganado una batalla decisiva, y eso en guerras 
irregulares como las nuestras. En las guerras internacionales, 
jamás. ' ' 

Si para el ejercicio" particular de las profesiones pudiera lle- 
garse áese ideal suprimiendo los títulos, podrían suprimirse éstos 
también para el ejercicio oficial, sustituyéndolos por la prueba de 
«na oposición rigurosa, siempre que no se tratara de verdaderos^ 



'f 



« 



i '-I ' 



H 



212 . 



CONGRESO MERCANTIL 



I ^- 



\ 



\ 



genios, á ios que, tanto la opinión como el Estado mismo hubie- 
ran otorgado la sanción de reconocido mérito por sus grandes y 
especiales trabajos. Los puestos para el desempeño de los cargos 
oficiales, se anunciarían á oposición entre todos los ciudadanos no 
incapacitados moralmente, que poseyeran ó no poseyeran título 
alguno, y una vez probada públicamente, ante el tribunal, su su- 
perior suficiencia, obtendrían su nombramiento,^ mucho más efi- 
caz que el de doctor ó ingeniero. Y entonces no habría títulos, ni 
más trabas que las de la propia y verdadera incapacidad. 

La desaparición de las garantías de suficiencia no podrá dc- 
cretaí'se nunca. Aunque el mundo adelante mucho, siempre habrá 
grandes masas ignorantes, hijas de la miseria social y del aban- 
dono individual, que necesitarán amparo de los Poderes en el re- 
medio de su atraso intelectual y en su asistencia, y siempre ha- 
brá, por consiguiente, hombres de profesión remunerados por el 
Estado, y siempre se exigirán garantías á éstos para otorgarles 
el desempeño de la enseñanza y de la asistencia. Las pruebas de 
garantía se liarán ante tribunales competentes y también remu- 
nerados. La experiencia enseña que esa competencia ee propia 
del profesorado, tjue especialmente se dedica á enseñar cómo se 
educan, cómo se instruye, cómo se cura, cómo se preparan los 
medicamentos, cómo se interpretan las leyes, cómo se construye 
y cómo se explotan las riquezas naturales. 

, Contra la libertad absoluta de las profesiones se alzan y se 
alzarán, pues, en demanda de la suficiencia, que sólo dan el es- 
tudio y la práctica, las exigencias de los particulares y del Esta- 
do. Y en el combate, en la concurrencia han de quedar siempre 
triunfantes, y se impondrán los hombres de carrera. Podrán su- 
primirse los títulos, pero no se suprimirá el estudio. Cuanta 
mayor concurrencia produzca la libertad, mayores serán las exi- 
gencias de justificación de la aptitud profesional, y mayores los 
conocimientos necesarios para justificarla. El título es hoy ya no 
más que una base de garantía, un certificado de origen, una 
marca de fábrica. Además de él se exigen siempre méritos espe^ 
' cíales, que atestigüen el feliz éxito de la práctica del aspirante.. 
La historia personal, el reflejo de la aptitud, el crédito, la fama. 



V 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



213 



bien adquirida constituyen realmente un título, que vale tanto 
<:omo el académico, pero que, en general, no produce efecto al- 
guno, si no va precedido y acompañado de éste. Así lo imponen 
las costumbres, que en la vida social van siempre por delante de 
las leyes, y las crean, las formulan y las sancionan. 

La libertad de trabajo en las profesiones se ha impuesto, en 
-efecto, por la costumbre en muchas de ellas. Libre, como no lo 
fué en muchos siglos, es el ejercicio de los oficios, y el de las 
artes, y el del comercio, y el de la literatura, y el de la industria, 
y libres son la enseñanza, las explotaciones de las minas, de los 
montes, y la construcción de caminos y canales, y sólo gozan 
^el privilegio^ sólo monopolizan el trabajo especial con la salva- 
guardia del título, los encargados de la ciencia de curar, los de la 
-ciencia del derecho y los del arte de edificar. No hay para qué 
tratar aquí de los títulos eclesiásticos. 

La institución del Jurado al llamar á todos los ciudadanos al 
tribunal para que se hagan cargo de un debate ó problema cri- 
minal, y para que después emitan su voto en asunto tan gravísi- 
mo, ha hecho general el uso de la toga, y ha puesto la justicia 
en manos de la opinión. El conocimiento del derecho político va 
poco á poco infiltrándose en la sociedad no togada, porque el 
uso del sufragio electoral, el ejercicio de los cargos públicos y la 
universal aspiración á ocupar un escaño en los Parlamentos, para 
cuyas transcendentales é importantísimas funciones, que tanto 
afectan á los intereses generales, y por consiguiente, á los par- 
ticulares, no se necesita título alguno, enseñan sin querer á mu- 
chas gentes, los que antes nadie pensaba en aprender. Por la ad- 
ministración pública de todos los órdenes, van pasando millares 
de personas, que jamás asistieron á la Universidad, y que mano- 
seando los preceptos y casos administrativos, adquieren positivos 
x:onocimientos. La economía política más es hija del sentido co- 
mún que de la cátedra. 

En resumen: cunde por el mundo moderno una educación tan 
aproximada á lo que constituye la esencia de la carrera del Dere- 
cho, que no será extraño que, andando los tiempos, scrí su cono- 
cimiento cosa vulgar y corriente, aprendida en sus nociones na- 



214 



CONGRESO MERCANTIL 



Ü 






|) ' 



toales desde la escuela de primeras letras; y entonces, cuando eí 
Jurado entienda también en los asuntos civiles y pasen á la ar- 
queología el derecho romano y el canónico, y „o tenga más que- 
dos pagmas el penal, y una la táctica ó formulario d^ los proce- 

fm* "" r ''^•'7"'" ^"^ desocupados y curiosos cuanto hoy 
estudian los licenciados que quieren ser doctores, entonces no 
hab a dificultad en que casi todo el mundo aspire á ser abogada 
sin título. Pero hasta entonces no. V, ya se ve, segdn nuestra 
afirmación, cuanto se va haciendo poco á poco, en las costum- 
bres publicas para que así sea. 

Posible es que en la ciencia de curar se logren también al^u^ 
nos progresos en materia de la vulgarización de sus conocimiL 
tos; pero nunca serán muchos, ya que los que están .^anos en 
general no se ocupan de ella, porque no les importa, y ya que lol 
enfermos no tienen ánimos para estudiarlos y se sienten vencidos 
e impotentes y aun siendo médicos llaman á otros para que les 
curen, si pueden. La ciencia del derecho se impone porque es la 
ciencia de la vida plena; pero la de la medicina se rel.u.e, porque 
SI no vive en la vecindad de la muerte, suele andar á las vísperas. 
Médicos educados sólo por las costumbres no habrá nunca pero 
curanderos y charlatanes, con jeroglíficos en el cielo de la boca 
siempre. De la Hbertad de trabajo en medicina, nada tienen que 
temer los doctores; se puede sancionar mañana mismo, porque 
los enfermos les llamarán siempre. Y por esto mismo no se san- 
cionara nunca, por si acaso. 

La farmacia parece ser una ciencia que tiene bastante de arte 
y de oficio ^n su práctica, y cuyo manejo vulgar y corriente se 
aprende bien por gente de pocos estudios. Además, los específi- 
cos la han convertido en algo así como en un comercio. Sólo e1 
despacho acertado de las substancias tóxicas, consignadas en laa 
recetas,. y la manipulación y cuidado de los productos que matan 
aseguraran la vida de esta profesión contra la absoluta libertad de 
ejei-cerla; pero de las profesiones privilegiadas ó amparados por 
el título es. seguramente, una de las que más riesgo corren de sq^ 
cularización. ^ 

No tiene tampoco muchas garantías de seguir con su privile^ 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



215 



gio la arquitectura. A lo más, el arquitecto quedará siendo un 
inspector, una autoridad para el recibo de una obra, pero no el 
que la trace, la calcule, la distribuya, la ornamente y la dirija. 

La aplicación del principio de la libertad completa del traba- 
jo en las profesiones fué un ideal; hoy nos encontramos con que 
va siendo hacedera y posible; mañana, allá en los tiempos de 
una cultura más intensa y más general, tal vez sea un hecho. 
Sólo la aspiración de que lo sea, ha servido para quitar muchísi- 
mas trabas y obstáculos al trabajo individual, y esto desde luego 
constituye un gran progreso. De uiTsiglo á esta parte, el mundo 
está desconocido en materia de libertad de trabajo. Pero aún falta 
mucho que hacer, aunque las condiciones de nuestros tiempos 
nos impongan necesariamente la traba del título profesional. La 
ciencia cosmopolita no tiene patria, y el trabajo tampoco debe te- 
nerla. Mucho menos en aquellos pueblos que por su naturaleza 
física y moral viven con idénticas aptitudes é iguales exigencias 
y gustos. Esta identidad excluye racionalmente todo impedimen- 
to á la libertad de sus hijos. La ciencia que se enseña en las Uni- 
versidades y escuelas de la gran familia hispano portuguesa-ame- 
ricana, debe ser mutuamente reconocida como válida y oficial 
por ella en uno y en otro mundo. Y reconocida la validez de los 
respectivos estudios, lo será de hecho la de los títulos profesiona- 
les que se adquieran. Tendrán libertad los peninsulares, para ejer- 
cer con ellos, en toda la América latina, y los americanos, para 
hacerio en todas aquellas Repúblicas y en la Península. Así serán 
comunes nuestros intereses intelectuales, y éstos, con su poder 
titánico, arrastrarán en pos á los materiales, para que se fundan, 
compenetren é identifiquen. Esta sola conquista sería bastante 
para hacer imperecedero el recuerdo del cuarto Centenario. No 
hay necesidad de formular la conclusión concreta, respecto á este 
deseo. En el ánimo de todos está, y si se discutiera, todos ten- 
dríamos gran satisfección en repetiría mil veces. 

Por todo lo expuesto, el Ponente que suscribe tiene la honra 
de proponer al Congreso las siguientes conclusiones: 




[ti; 



I! h 



2l6 



CONGRESO MERCANTIL 



HíSPANO-AMERlCANO-PORTUGUÉS 



217 



i 

P 

i?! 



I 



í 



Industria.-- iierechos de los autores.— Patentes 

de in¥ención.—-ll arcas. 



El derecho exclusivo de explotación de una patente compren- 
de el de la venta de ella y el de la fabricación y venta del pro- 
, ducto patentado. 

El primer plazo de cinco años concedido á los inventores 
para la explotación del privilegio no se gravará con ninguna 
cuota. 

^•Se debe hacer una distinción entre patentes para fabricar en 
España y patentes con autorización para fabricar en el extran- 
jero con destino á la venta en España, imponiéndose á éstas 
cuotas más elevadas que á las primeras? 

El derecho de adición se concederá de preferencia al que 
haya obtenido una patente por el primer año de su concesión. 

La autoridad judicial no podrá impedir la continuación de los 
trabajos de fabricación de un inventor no patentado, aunque otro, 
no inventor, que haya obtenido la patente, lo pida, mientras no 
se sentencie acerca de la verdadera propiedad de la invención. 

Las marcas de fábrica, ^ serán temporales ó perpetuas? En el 
primer caso, ;se concederán por plazos prorrogables, con cuotas 
proporcionadas á la duración de cada uno de ellos? 

Urge establecer con los países de la América española trata- 
dos internacionales que aseguren recíprocamente los derechos de 
los inventores. 



Bereclios de los autores en literatura y arte. 



Los derechos literarios y artísticos en todas las producciones, 
-deben limitarse, para el autor, á la vida, y á cincuenta años para 
•^us causa-habientes. Se les concede el derecho exclusivo de tra- 
ducción, sin plazo alguno. El traductor, autorizado por el autor, 
tiene el derecho exclusivo de reproducción con arreglo á aquellos 
límites. 

Se celebrarán con toda urgencia tratados internacionales de 
propiedad literaria y artística entre España, Portugal y las Re- 
. públicas Ibero-americanas, para asegurar recíprocamente los mis- 
inos derechos á los autores y sus causa-habientes. 

Ricardo Becerro de Bengoa. 
Madrid i.<^ de Octubre de 1892. 



\ 



! I 



TERCERA SESIÓN 



DÍA 14 DE NOVIEMBRE DE 1892 



i. i 



PRESIDENCIA DEL EXCMQ. SR. D. LAUREANO FI6UER0LA 

Abierta á las nueve y veinte minutos de la noche, y leída el 
acta de la anterior, los Sres. González Revilla y Lozano pidieron 

la palabra. 

El Sr. Presidente: El Sr. Revilla tiene la palabra. 

El Sr. Revilla: Debido, sin duda, á la rapidez con que se 
tomaron los datos para formar el acta, se afirma en ella que yo 
manifesté en la última sesión ser hijos los Códigos civiles de 
América de los de España, ó del Código civil de España, mejor 
dicho. Desgraciadamente esto no es cierto, puesto que América 
ha tenido Códigos civiles antes que nosotros, y ojalá fuera el 
nuestro tan bueno como muchos de América. Me referí á los Có- 
digos de Comercio de América, hijos, en efecto, del nuestro; y 
ru^go que se verifique esta rectificación, dando las gracias al 
Sr. Secretario por la fidelidad con que ha reproducido los demás 
términos de mi discurso, abrillantando con esto las dotes que lo 

han elevado á ese puesto. • 

El Sr. Presidente: Constará en el acta la rectificación pedi- 
da por S. S. 

El Sr. Lozano tiene la palabra. 

El Sr. Lozano: Señor Presidente, el Congresista que suscri- 
be, tiene el honor de someter á la aprobación del Congreso, unas 
conclusiones respecto al tema tercero... 

El Sr. Presidente: Señor Lozano, debo hacer presente á su 



V 



220 



CONGRESO MERCANTIL 



in 



1 



vi- 



señoría que sólo se trata en este momento de una rectificación 
del acta. 

El Sr. Lozano: No tenía todavía el tema ni podía formular 
las conclusiones más que con posterioridad. Por consiguiente las 
someto á la aprobación del Congreso. ' 

El Sr. Presidente: Pasarán á la Ponencia respectiva. 

Sm más debate quedó aprobada el acta. 

El Sr. Becerro de Bengoa leyó las conclusiones relativas al 
tema tercero. 

El Sr. Presidente: A estas conclusiones parece que se han 
presentado otras que difieren algo de las leídas. Por consiguiente 
el Sr. Secretario se servirá leerlas, con objeto de que el Congreso 
tenga de ellas conocimiento. 



PRIMERA 

í 
9 

Al Congreso Mercantil Hlspano-Americano 

Portugués. 

TEMA CUARTO 

-BREVES IV:FLEXI0NES REFERENTES AJ. RESPETO MI Ti o nL- r.o«« 

ESPAÑA Y LAS REPÚBLICAS nri . ^ailT PROPIEDAD LITERARIA ENTRE 

»«. .OAOríX OLMEDH LA "'"' ''"'"' '"^^ PB-K.TADA POR EL DOCTOR 

La propiedad literaria constituye un verdadero sagrado tan 
digno de respeto y consideración como puede serlo el más Vico 
tesoro, la más sólida finca ó la joya de más precio. Es el produc- 
to del mgenio ó el fruto del talento, que ha necesitado á veces 
larga y detenida preparación para dar vida á un conjunto de ideas' 
que la imprenta difunde, como la mágica luz del sol llena los es 
pacios y colora con expléndidos matices los objetos 

La aceptación pública es, sin duda alguna, el may^ y más 
ambicionado premio que puede alcanzar el escritor, puesto que 
significa la aceptación de su obra por aquel á quien dirige sus 
esfuerzos y pone en contribución su ingenio. Más po^ lo mismo 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



221 



en tales casos, tiene que amparar ellegislador los derechos del 
autor, á fin de que la mala fe no lastime sus intereses, malogre 
sus esperanzas y produzca la pérdida de un capital que, á más 
del intelectual, ha necesitado acaso comprometer en la publica- 
ción de un libro. 

Cuantas disposiciones se dicten con objet® de garantizar esta 
propiedad, serán dignas del mayor elogio y acreedoras á los mas 
entusiastas aplausos por parte de todo el que se consagra á la di- 
fícil é ímproba tarea de escribir para el público, llevando a ese 
conjunto de criterios, cuya suma de juicios es inapelable, toda una 
serie de trabajos, para cuya realización ha necesitado invertir tal 
vez años enteros, significando un gasto de actividad, energía, in- . 
teligencia y vida, que jamás serán bastante recompensados, ni 
suficientemente enaltecidos. 

La ley de propiedad literaria de lo de Junio de 1847, amplia- 
mente discutida entonces en ambos cuerpos colegisladores, vino 
á llenar un vacío y á satisfacer en gran parte los deseos de la 
opinión. Después de haber transcurrido más de cuarenta y cinco 
años que vio la luz este documento, se han dictado multitud de 
disposiciones, á medida que las contingencias del tiempo han 
exigido reformas que traen siempre consigo el transcurso y pro- 
greso de los años, pero que en el momento actual, cuando la ce- 
lebración de una fausta efeméride, reúne á portugueses, america- 
nos y españoles, es llegado el instante de pensar seriamente en 
asegurar por medio de las leyes, los lazos de fraternidad que 
deben existir entre pueblos que tienen idéntico abolengo. 

Las diez y seis repúblicas americanas que hablan el hermoso 
idioma cervantino, deben ser las primeras en respetar *y acatar 
con verdadero deseo, todas las leyes que tengan por base el 
mutuo respeto y la consideración á las obras que son producto 
del ingenio literario ó científico, para demostrar el lazo de unión 
y concordia que tienen con la madre patria, á lo cual deben mirar 
con todo el cariño y afecto de hijos, que no emancipados, sino 
separados por la distancia, tienen para ella un puesto en su cora- 
zón y sus brazos siempre abiertos. 

La fraternidad con las repúblicas hispano-americanas, debe 



222 



CüNGkKSO MKRCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



223 



establecerse entre otras cosas por medio cíe leyes de propiedad 
literaria, tan indispensables entre naciones que hablan el mismo 
Idioma y que por tal. razón ha, de surgir conflictos, frecuente- 
mente con las publicaciones que se realicen en cualquiera de estos 
países si han de mirarse como sagrados é inviolables los dere- 
chos del que expone sus ideas valiéndose de la imprenta, cuya 
poderosa palanca de la civilización y cultura ha de llevar en pos 
de sí beneficios y grandezas, y no amarguras y pérdidas de inte- 

La comunidad de idioma, exige asimismo tratados interna- 
cionales que pongan á cubierto el legítimo é indiscutible derecho 

cuyo mutuo respeto ha de ser, no la bandera de división y d^ 
odio sino el lazo más firme de fraternidad y concordia, para que 
pueda surgir de tales disposiciones, un cumulo de frondosos pen- 
h^eZT ^ "" ^^''^^' '^' '"■"""^''^"'^-^ manifestaciones de la inte- 

Por todo lo cual, juzgamos conveniente la formación de tra- 
tados internacionales que obliguen á unos y otros pueblos á los 
mismos deberes y respeten idénticos derechos, en lo relativo á 
la propiedad hteraria— >^^,„>, 0/,„rd///^ y p,,¿ 



SEGUNDA 

El Congresista que suscribe somete á la aprobación del Con- 

greso Mercantil Hispano-Portugués-Americano, las conclusiones 
siguientes: 

i- Reciprocidad y garantía en la propiedad industrial y li, 
bertad de trabajo y validez de títulos oficiales académicos en las 
profesiones de Ingenieros, Médicos, Abogados y de todas las 
carreras. 

2.a Uniformidad en la enseñanza y textos segün los olanes 
delreaente Congreso Peda,6gico Hispano-Portu^Ss-AlS:! 

seis'año? ?T . "^^ '^"^'^'^ "^"""^^ ^ ^"^^í^-tual cada 

sei. anos, entre las clases obreras Ibero-Americanas. 



4.a Fomento de Escuelas de Agricultura, Industria, Comer- 
trio y de Artes y oficios en las naciones Ibero-Americanas. 

5, a Remuneración y premios pecuniarios y apoteosis al tra- 
bajo, virtud y honradez de las mismas clases obreras. 

6^ Conveniencia de regenerar físicamente la raza Ibero- 
Americana, á fin de tener ciudadanos robustos, útiles y empren- 

tiedores. 

Madrid 14 de Noviembre de \ ^^2.— Gumersindo Lozana 

ví/¿^í7, Profesor Mercantil. ■ 



4 

El Sr. Presidente: El Sr. Laffitte tiene la palabra. 

El Sr. Laffitte (D. Luciano): Pocas son las palabras que 
^e de decir con referencia al tema que nos ocupa. Uno de los 
puntos, á mi entender, más importantes á tratar en lo que se re- 
fiere al tema cuarto, es el relativo á las marcas de fábrica y á los 
derechos de las que se usan por el comercio; puntos desarrolla- 
dos por la Ponencia en muy pequeña escala, lo cual me ha mo- 
vido á redactar algunas conclusiones, las que he de someter á 
vuestra aprobación después de hacer algunas consideraciones que 
vengan á demostrar el por qué de ellas. 

Yo entiendo que á las conclusiones formuladas en este tema, 
podrían muy bien aumentarse algunas otras, entre ellas una que 
dijera: «Conviene unificar la legislación de marcas de fábrica y 
de comercio que rije en la Península con la establecida reciente- 
mente para nuestras posesiones de Ultramar.» 

Porque resulta que en España tenemos en nuestra legislación 
^obre marcas de fábrica y de comercio, dos criterios completa- 
mente distintos,' uno para lo que se refiere á la Península y otro 
para nuestras posesiones de Ultramar. Nuestra ley de marcas de 
fábrica en España, muy antigua por cierto, tiene grandes defi- 
ciencias, que al hacerla se quiso que fuera tan concisa y breve 
que casi no dice nada, por lo que debiera consignarse también: 
«Deben consideiarse como marcas de comercio las estampadas 
€n las cubiertas exteriores de las mercancías, los distintivos ó 
muestras de los establecimientos mercantiles y los nombres pro- 



:'h 



J 



Mi 



líi 

"'^ i;; 



t 



% 



224 



CONGRESO MERCANTir, 



pios con que sean generalmente conpcidos los productos así 
como sus puntos de origen.» ' 

Con arreglo á la ley de marcas dc>comerc¡o establecida para 

nuestras posesiones de Ultramar, no se reconocen como tales las 

muestras de los establecimientos, lo cual es ciertamente una ano- 

maha, porque si un individuo, después de algunos años de cons- 

tante trabajo, ha logrado acreditar su casa, no en sí, sino por el 

nombre que la misma tiene, no es justo que dentro de la ley 

pueda otro individuo, no reconociéndose como marca ni como 

propiedad de ninguna especie la muestra ni el nombre propio del 

pnmer establecido, establecerse donde le parezca conveniente, ó 

quizas inmediato al otro, con la misma muestra y con el mismo 

nombre, haciendo así que el público, engañado quizás por la apa- 

nencia extenor, crea ambas casas con.o una misma, perjudicando 

as. los intereses del que desde hace mucho tiempo, á fuerzade 

constancia y de trabajo, llegó á alcanzar el crédito del público 

fc-stas defrciencias de nuestra legislación hacen también se 
venga utilizando el nombre de determinados puntos productores 
cual sucede, sin ir más lejos, con nuestros vinos, dándose el casó 
de que con e nombre de Jerez se vendan vinos de otras proce- 
dencias completamente ajenas á esta producción, sin que pueda 
evitarse que en esta forma se vendan, por cuanto que se recono- 
ce como legal la venta con un nombre que no es el de su verda- . 
dero origen. 

Otra de las conclusiones que nos hemos permitido redactar es 
la siguiente: «Sin embargo haber sido registrada y autorizada una 
marca de fabrica ó de comercio, podrá anularse la concesión si 
en cualquiera tiempo se probara que dicha marca, sello ó contra- 
sena, había sido en época anterior<isada por otro industrial ó ce ^ 
merciante en el mismo artículo. » 

Con arreglo á nuestra legislación d¿ marcas de fábrica, no 
tiene derechos de ninguna especie el fabricante que no haya ' 
hecho registrar su marca ó etiqueta, habiendo esto dado lugar á 
algunos casos, casi pudiéramos decir extraordinarios. No hace 
mucho se presentaron en España dos casos especiales que han 
hecho comprender la necesidad de esta declaración. Fabricantes 



HISPANQ-AMERICANO-PORTUGUÉS 



225 



extranjeros con nombres y marcas muy acreditadas, se han en- 
contrado con que no podían vender sus productos en España 
porque otros individuos, que ni fabricantes eran, habían hecho 
depositar en su nombre marcas exactamente iguales, haciéndose 
así dueños ó propietarios de las mismas, despojando así al ver- 
dadero propietario y fabricante, el cual no podía realizar sus ven- 
tas libremente, y al hacerlo se exponía á ser perseguido ante los 
Tribunales por el falsificador; así ha sucedido entre otros casos, 
según nuestras noticias, con una acreditada marca de vinos de 
Champagne que, depositada como propia por un industrial espa- 
ñol, ha estado algún tiempo vendiéndose sin que el verdadero fa- 
bricante pudiera impedirlo, el que, por último, no encontró otro 
recurso para salvar tal situación, que sujetarse y aceptar las con- 
diciones impuestas por el que ilegítimamente aparecía como ver- 
dadero dueño de la marca por él depositada. 

En estas condiciones lo entiendo yo, y así lo hice presente en 
' el Congreso de Profesores y Peritos mercantiles, donde como 
aquí, en representación de la Sociedad Española de Comisionis- 
tas y Viajantes de comercio presenté estas mismas conclusiones, 
que una de las reformas más necesarias en nuestra legislación de 
marcas de fábrica es la que desde el momento en que se acredite 
que una marca de fábrica ó de producción ha sido legítimamente 
utilizada ó vendida en cualquier tiempo por otro individuo, y que 
éste continúa disfrutándola, esté ó no depositada se declare nula 
la que se depositó después, depósito hecho casi siempre con el 
deseo de perjudicar los intereses del primer propietario. 

Dejaré estas conclusiones sobre la Mesa, y ruego al Congreso 
se digne tenerlas presentes al aprobar las conclusiones defini- 
tivas. 

El Sr. Presidente : El Sr. Torres Campos tiene la palabra. 
El Sr. Torres Campos: No me proponía dirigiros la palabra 
esta noche. La Ponencia acaban de dármela ahora mismo, y no 
he tenido tiempo bastante de estudiarla todo lo que ella merece, 
para poder formar un criterio exacto. Sin embargo, á primera 
vista me kan llamado la atención dos ó tres puntos de la misma. 
El primero es, que alguna de estas conclusiones se encuentran 

15 



226 



CONGRESO MERCANTIL 



redactadas en forma interrogativa, cuando parecía natural que el 
digno autor de la Ponencia las redactara en forma afirmativa 
para que se voten. Además, esta materia de la propiedad literaria 
é industrial se ha discutido ampliamente en otros dos Congresos: 
en el Literario y en el Jurídico; y observo que las conclusiones, 
propuestas en aquellos citados Congresos, ó por lo menos las del 
Congreso Jurídico, tienen un carácter más amplio, y más liberal 
que las que propone el Sr. Becerro de Bengoa. 

En el Congreso Jurídico de Lisboa, al cual tuve el honor de 
asistir en 1889, después de una importante Ponencia del señor 
Danvila, se reconoció el principio de la perpetuidad de la pro- 
piedad literaria, principio que no es una teoría puramente ideal, 
sino que está aceptado por la legislación de Méjico, de Venezuela 
y de algunas otras repúblicas de América. En el Congreso Ju- 
rídico Ibero-Americano de Madrid, que acaba de verificarse, se 
ha limitado la duración de la propiedad literaria á lo establecido 
en la legislación española, es decir, á la vida del autor y ochenta 
años después. . 

El Sr. Becerro de Bengoa retrocede, y existiendo un criterio 
en la legislación positiva, parecía natural que un Congreso vinie- 
ra á avanzar más, pero no á retroceder, porque si hay una por- 
ción de países que reconocen ese criterio, y otros que avanzan 
más, debe aspirarse á conseguir lo más ^posible. Aparte de esto, 
observo en esta Ponencia, que, como he dicho antes, he leído muy 
deprisa, que no se tiene en cuenta un documento, ó mejor, dos 
documentos diplomáticos importantes, que son los que marcan 
la situación actual de la legislación en Europa. Me refiero á dos 
convenios de propiedad literaria é industrial, que, promulgados 
hace años, cuentan con la adhesión de muchos de los principales 
Estados. 

A mi juicio parecería natural, al dilucidar esta cuestión, que 
se tomara como punto de partida, por lo menos, el estado actual 
de la legislación en Europa. 

Deseo, pues, que el Sr. Becerro de Bengoa me aclare esta 
duda, y espero que lo hará cumplidamente. (Aplausos.) 

El Sr. Lozano: Pido la palabra. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



227 



El Sr. Presidente: La tiene S. S. 

El Sr. Lozano: Señores, me asocio en un todo á las conclu- 
siones del Sr. Becerro de Bengoa, porque en ellas se respira fra- 
ternidad y amor á la paz, y se quiere unificar el derecho en todas 
las esferas. Por lo tanto, propongo al Congreso, si le parece con- 
veniente [en este momento ocupa la presidencia el Excmo. señor 
D. Segismundo Moret\ que admita las conclusiones que tendré el 
honor de poner sobre la mesa. 

El Sr. Presidente: Ahora se discute lo propuesto por el 
Sr. Becerro de Bengoa. Después el Congreso acordará sobre la 
proposición del Sr. Lozano. 

Tiene la palabra el Sr. Becerro de Bengoa. 

El Sr. Becerro de Bengoa: Señores: De un modo suma- 
mente breve y concreto, como cuadra á la discusión que ha de 
haber en asuntos de suyo tan importantes como los mercantiles, 
y que se expresan con números, como los que aquí se van á tra- 
tar, procuraré contestar á los señores que me han honrado con 
sus objeciones, y resumir lo que acerca de esto se puede propo- 
ner al Congreso Mercantil. 

El Sr. Laffitte se ha ocupado de las marcas de fábrica. Real- 
mente, he de confesar con S. S. que hay muchas deficiencias en 
la legislación acerca de este asunto; que es un punto que merece 
•estudiarse de un modo muy detenido, no tanto por su importan- 
cia para la propiedad industrial y mercantil, sino también por el 
general uso qu2 se hace constantemente de las marcas. 

La objeción de S. S. es una verdad. Nuestra legislación de 
marcas en España es distinta, casi hasta én esencia, de la legisla- 
ción de marcas en Ultramar; y siendo ambas hijas de un mismo 
-origen y aplicable á un mismo pueblo, estoy completamente con- 
forme con S. S. en que debieran por completo unificarse. Será, 
pues, esta una conclusión que con mucho gusto puede venir á 
ampliar las enunciadas en la Ponencia; y creo que la Comisión de 
conclusiones que aquí se nombre la aceptará igualmente. 

Trató después otro asunto, que no solamente afecta á las mar- 
cas de fábrica, sino también á los inventos. Se suele dar el caso 
<le que un inventor, por modestia, por abandono, por desconocer 



228 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



229 



\i 



la legislación ó por otra porción de causas, no pide la patente de 
su invento. Lo explota, trabaja constantemente en él y no se 
cuida de darle la forma legal. De todos modos, hay en este aban-^ 
dono, olvido ó desconocimiento, algo que la ley no puede evitar, 
y es víctima, como quien dice, de su propia deficiencia; habién- 
dose dado el caso, y originado muchas veces pleitos (y esto está 
casi previsto en las conclusiones), de que otro, no inventor, cono- 
cedor del invento de un vecino, más listo que él indudablemente 
en materia de apoderarse de lo que no es suyo, ha hecho lo si- 
guiente: después de tomar nota del invento y estudiarle detenida- 
mente, sin mejorarlo en nada, sin buscar una base que pueda, 
servir de fundamento á la declaración de la concesión de la pa- 
tente, ha ido al Ministerio de Fomento, ha pedido el privilegia 
para sí del invento del otro, y una vez obtenido ha empezado á 
fabricar con él. Y no solamente ha hecho esto, sino que, como es 
natural, ha impedido el monopolio que el otro tenía; monopolio 
voluntario, inconscientemente de su parte, porque no sabía que- 
iba á terminar el plazo; y por consiguiente, le han puesto en el 
verdadero caso de ser una especie de despojo, pero despojo am- 
parado por la ley. 

El mal que ocurre en este caso, es que aun cuando se previe- 
ne, de un modo no muy claro, por la ley que el primitivo inven- 
tor puede continuar trabajando en su invento y explotándole, 
cuando se llega al litigio, cuando se acude ante el juez por el 
usurpador del invento contra el inventor ó viceversa, en general 
los jueces decretan que el inventor cese en su trabajo, que se cie- 
rre su taller ó fábrica y que hasta que el pleito se sentencie no^ 
trabaje. 

Como comprende perfectamente el Congreso, este es un ver- 
dadero caso de violencia, que es de lamentar; y hay muchas oca- 
siones en las cuales los inventores, perjudicados considerablemen- 
te en sus intereses, han reclamado ante las autoridades adminis- 
trativas contra esa especie de verdadero despojo. Pues bien; 
pídese en la Ponencia que en un caso como este, la justicia, per- 
fectamente ilustrada, determine quién es el verdadero inventor, y 
que hasta que llegue ese caso, nunca jamás se cierre la casa á 



taller del inventor que explotaba, gracias á su genio, aquel in- 
vento. 

Lo mismo diré respecto á las marcas. Indudablemente hay 
productos que adquieren gran desarrollo-y gran parroquia, pero 
que el dueño de ellos, por esas mismas causas que he dicho 
antes, no solicitó el privilegio de la posesión de la marca; y claro 
€stá que otro, haciéndose también el ignorante, pasando así 
buenamente por la plaza de tonto sin serlo, aprovecha aquella 
marca, y no solamente aplica esta, sino hasta el nombre de la 
casa, la muestra y hasta aquellos adornos ó formas heráldicas del 
comercio que usa el otro, y pide su patente obligando al vecino 
é cerrar la tienda ó á que no use ese privilegio. 

Este caso realmente merece estudiarse detenidamente. No se 
puede resolver de plano, porque la ley se hace para todos y ésta 
dice: que cuando uno invente un perfeccionamiento de una máqui- 
na, ó una marca, ó un título para su casa ó muestra, algo, en fin, 
que le distinga de los demás productores, haga el favor de acudir 
Á quien dá esos privilegios, y pida la patente; es decir, el uso de 
aquella marca, y cuando lo hagan no habrá dificultad ningima 
para concedérsela; pero si así no lo hace, ^qué ley es la que le 
va á favorecer? ^Será la de la prescripción?— Dirá: «He venido 
muchos años usando esa marca; todo el mundo puede atestiguar 
que es mía y la vengo usando sin oposición de nadie.» — Cierto; 
pero si no se ha amparado á los beneficios de la ley, ^qué culpa 
tiene el vecino de lo que le suceda? Por eso es preciso, en uno y 
«n otro caso, decir alguna cosa concreta, á fin de que estos casos 
aitigiosos tuvieran camino claro para resolverse. 

^No me atrevo, sin embargo, á decir nada respecto á la con- 
clusión del Sr. Laffitte, porque, francamente, nos encontramos en 
€l caso de ignorancia, de abandono, ó lo que sea, de parte del 
poseedor; y hasta en la propiedad literaria se ha dado el caso de 
que no pidiendo alguno que se declare suya la propiedad de una 
obra, se ha considerado como una especie de abandono. Lo 
mismo en el siglo pasado, como en este, se decía: «Si hay aban- 
dono, pasa á ser de cualquiera que solicite la invención, y si no, 
<il Gobierno está en el caso de dársela á quien quiera.». De manera 



m 



lili 






230 



CONGRESO MERCANTIL 



que este caso no está tan claro como el primero, y yo me alegra- 
ría que pidiesen la palabra los señores Congresistas que lo desea- 
ran para ilustrar esta cuestión. 

Respectóla la duración de las marcas, en ese mismo casa 
ocurre lo siguiente: Bien puede un comerciante ó industrial tener 
una marca determinada, perfectamente conocida en el país; pero 
yo pregunto: Si la razón social, la casa cesa por efecto de una 
quiebra, por cualquier otro suceso desgraciado; si aquella entidad 
se disuelve, ^-continúa siendo de su propiedad la marca? En el 
mero hecho de disolverse la razón socia^, ó de desaparecer del 
mercado, ¿-puede usar cualquier otro aquella marca? Este es un 
problema obscuro que es necesario venir á resolverlo como mu- 
chos de los que se refieren á este asunto de las marcas. 

Nada más he de decir al Sr. Laffitte si no que deseo que en 
esta materia nos pongamos de acuerdo, porque es muy importan- 
te, como todo lo referente á la propiedad industrial; y yo celebra- 
ría que fueran tratados con detenimiento en este Congreso los 
puntos indicados en las conclusiones y también esto^ otros que 
algunos señores han expuesto. 

Haciéndose cargo el Sr. Torres Campos de las conclusiones, 
de mi Memoria, lo cual le agradezco mucho, dice que hay algu- 
nas que están redactadas en forma interrogativa, y es verdad 
como, por ejemplo, las referentes á casos que son sumamente 
graves. No las he puesto en forma interrogativa, porque las inte- 
rrogaciones partan de mí, sino porque están en la opinión de 
todos. Se concede una patente á un inventor; el objeto de la pa- 
tente no solamente es lucrar al inventor, dándole un premio, sina 
fomentar la industria nacional. Pues bien; muchos de los invento- 
res, lo que generalmente hacen cuando obtienen la patente, es ir 
al extranjero, donde la fabricación es más fácil; allí fabrican sus. 
productos y los traen á España; y se pregunta por eso: «¿Se debe 
hacer una distinción entre patentes para fabricar en España y pa- 
tentes con autorización para fabricar en el extranjero con destina 
á la venta en España, imponiéndose á éstas cuotas más elevada^. 
que á las primeras?» 

Esta es una cuestión que trae en discusión perpetua á muchos. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



231 



fabricantes é industriales. El que fabrica en el extranjero, gran 
parte del premio ó recompensa lo deja allí, y el que fabrica en 
España, deja aquí los productos, empezando por la primera 
mano. Este asunto es difícil de resolver, y ya he dicho que está 
en discusión constantemente entre los industriales é inventores, y 
esta es la razón de por qué está en sentido de interrogante. Lo 
he puesto así sin atreverme á decidir si debe $er una cosa ü otra, 
y mucho más no teniendo autoridad por no haber sido industrial 
ni comerciante, sino que únicamente he estudiado estas cosas con 
algún detenimiento para representarlas con claridad. 

Lo mismo sucede con las marcas de fábrica. Muchos entien- 
den que á estas marcas que para las casas acreditadas son bene- 
ficiosas, y que cuanto más tiempo pase mejores son, debería con- 
cedérseles, un plazo para su uso, y no lo que hoy sucede, es decir: 
que se concede una marca á perpetuidad. Por consiguiente, tam- 
bién este punto es de gran transcendencia entre los industriales; 
y pregunto yo: las marcas ¿han de ser perpetuas ó temporales? 
Y siendo temporales, por ejemplo, ¿se les concederán plazos 
prorrogables, como es natural, con distintas cuotas: es decir, se 
impondrá una nueva contribución á la concesión de marcas, como 
la que se impone á la concesión renovada de las patentes? Tam- 
bién es esto motivo de discusión constante, y en lo que no se 
puede decir que sí ni que no. Por eso puede decirse que estamos 
en un campo de batalla, porque el Congreso no es otra cosa que 
ua campo de discusión en el que se desea que todos los que va- 
yan á él expongan sus ideas con objeto de dar mayor luz en la 

discusión. 

Vamos á otra cuestión, que tiene mayor contacto ó se rela- 
ciona más con el trabajo de mi Ponencia. Dice S. S. que la cues- 
tión de la propiedad ha sido discutida en otros Congresos. Es 
verdad; ha sido discutida la cuestión de propiedad literaria, pero 
no la cuestión de propiedad industrial. ¿Por qué se trata aquí en 
este Congreso de la propiedad literaria si no somos literatos? 
Pues se trata, porque en la cuestión de la propiedad literaria hay 
un verdadero problema mercantil; se trata aquí por la unión co- 
mercial é industrial, de fomentar y de favorecer las relaciones 



lll 



1:- 






232 



CONGRESO MERCANTIL 



mercantiles de todos _ nuestros productos con España y con 
América. 

Pues bien; mucho se facilitarían esas transacciones si se consi- 
guiera, por ejemplo, que en aquellas Repúblicas hubiera una ver- 
dadera reciprocidad en el conocimiento y en el otorgamiento de 
la propiedad literaria, sea por más ó sea por menos años, y bas- 
tando el fundamento de esa propiedad; viendo de qué manera 
puede extenderse ó ampliarse. Por eso creo que este Congreso 
ha tenido perfecto derecho para ocuparse de semejante cuestión. 
Ahora bien; nosotros la tomamos bajo el punto de vista mer- 
cantil, como digo, y por eso vienen aquí estos temas de debate, 
ó sea, si aquellos Estados americanos y Portugal deben entrar en 
reciprocidad con nosotros, para tener, como quien dice, la misma 
legislación en propiedad literaria; porque si la tienen,, el comer- 
ció de los productos intelectuales aumentará considerablemente. 
Este asunto era natural que lo tratara el Congreso literario, y, 
sin embargo de eso, no lo ha tratado, ó al menos, no han formu- 
lado conclusiones sobre él, ni ha habido nada concreto acerca de 
este punto, sin duda, porque se han conformado con la legisla- 
ción y acuerdos anteriores. En el Congreso jurídico D. Francisco 
Silvela, cuya superioridad de talento y respetabilidad todos re- 
conocemos y admiramos, ha hecho un trabajo excelente acerca 
de un punto tan concreto como éste. El Sr. Silvela se ha ido por 
el camino que fué el Sr. Danvila y por el camino que fué el Con- 
greso literario de 1867; es decir, por el de acercarse en absoluto 
á la propiedad perpetua; y digo en absoluto, porque ha concedido 
nada menos que ochenta años á los herederos del autor. Dice d 
Sr. Torres Campos, usando de una frase, que, en efecto, conside- 
rando la cuestión por encima, aparece como verdadera, pero que 
en el fondo no lo es, que aquella es una resolución más liberal 
siendo precisamente todo lo contrario. 

El espíritu verdaderamente anti-liberal de los literatos y de 
los acaparadores de las letras, no solamente establece una separa- 
ción completa entre la propiedad literaria é industrial, cuando las 
dos tienen el mismo origen, como lo demuestro ya en mi Ponen- 
cia, sino que quiere que la propiedad literaria sea perpetua; es 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



233 



iiecir, que el autor de un libro ó cuadro tenga propiedad absoluta 
sobre su obra, como si .fuera, por ejemplo, el propietario de una 
<:asa, de una tierra ó de una levita. Y ya que todas las legisla- 
ciones del mundo, excepto la de Méjico, que por ser allí suma- 
fnente generosos se fueron por aquel camino, se han negado en 
absoluto á establecer la propiedad perpetua, lá gente liberal, 
como por ejemplo, los Sres. Danvila y Silvela, han ido por el 
camino de los ochenta años y en este plazo se han fijado. Seño- 
-res, ochenta años para los herederos significan la vida del autor, 
«s decir, una generación y cuatro generaciones más; esto es una, 
toda una perpetuidad, mucho más tratándose de obras del inge- 
nio, que, como sabéis, no duran ni dos generaciones. Pues bien; 
lo liberal es cumplir el fin que la obra literaria se propone, por- 
<\uc esta, lo mismo que todo invento industrial, tiene por objeto 
hacer el mayor bien posible á la sociedad. Esos liberales tan 
tiecididos, cuando se trata de la propiedad industrial, dicen que 
la propiedad industrial es admirable, produce bienes muy gran- 
des, y, por lo tanto, es necesario conceder al inventor un plazo 
muy breve para que sea dueño de aquel invento, con objeto de 
que la sociedad se apodere de esos beneficios y los utilice; así es 
que al inventor de la mejor máquina ó del invento más excelente 
para cualquiera de las necesidades de la vida, se le conceden 
cinco años, diez, quince ó veinte, pero más no; y en cambio, al 
autor de un libro de poesías ó novela, se le concede toda la vida 
xiel autor y luego ochenta años más. Esa diferencia tan conside- 
rable existe, y, naturalmente, no procede que entremos nosotros 
por este camino. Si la obra literaria produce un beneficio (las 
obras buenas, porque las malas, esas no duran nada), lo liberal 
«s hacer que cuanto antes el público entero pueda disfrutar de 
ese beneficio, y, por consiguiente,, acortar en absoluto el tiempo 
«n que el autor sea el dueño y en que pueda decir: «Retiróla 
obra de la circulación y no quiero que ésta sea perpetua, sino 
<iue me la guardo para mí.» * 

Yo creo, por tanto, que lo más liberal en materia de propie- 
dad literaria, es hacer que cuanto antes los beneficios, producto 
del genio, penetren en la masa total de la sociedad, produzcan 



II 



i 



I 



234 



CONGRESO MERCANTIL 



alh SU efecto útil, y esto no se consigue haciendo perpetua la 
propiedad ni estableciendo ochenta afios. Por eso, como sólo 
España y Colombia en el mundo, tienen ochenta años para la 
^ propiedad, como Francia, por ejemplo, tiene cincuenta; Inglate- 
rra no llega ni con mucho á eso, y los Estados Unidos tampoco; 
teniendo Chile cinco años y las Repúblicas sud-americanas quin' 
ce, vemte, treinta, y solamente alguna, cincuenta años, con obje^ 
to de identificarnos con aquellas legislaciones y establecer armo^ 
nías para facilitar la reciprocidad, por eso he retrocedido y por 
eso he dicho: el Sr. Danvila, autor del proyecto de ley presenta- 
do en 1878 en las Cortes, pidiendo la perpetuidad literaria, que 
cohibido y rechazado por la opinión entonces, hasta por la del 
mismo Ministerio, no pudo llevar adelante la idea de la perpetui. 
dad y la fijó en ochenta años; el Sr. Danvila, que después cuando 
se reunió en Madrid el Congreso literario de 1887 fué el única 
ponente acerca de esta cuestión é hizo que aquel Congreso, al 
cual asistieron solo 27 personas, tómase en cuenta su dictamelí y 
Mr. Pouillet hizo suyas sus conclusiones, para que no fuera ei 
mismo Sr. Danvila quien las presentara, con objeto de que aqueí 
Congreso llevara !a marcha que había llevado su proyecto de ley 
de 1886; el Sr. Danvila, digo, naturalmente, se fué desde la pro- 
piedad perpetua retrayéndose un poco, hasta venir a una especie 
de compensación á establecer la propiedad de ochenta años para 
los herederos ó cohabientes ó para el editor que compre una 
obra. Esta es la marcha de esos liberales á que se refería el señor 
Torres Campos. La legislación liberal, empezando por Inglaterra, 
continuando por Alemania, donde son muy protectores de las 
obras de la inteligencia y muy enemigos de la perpetuidad, la 
idea liberal es la que yo propongo, es decir, no extendernos á 
los ochenta años. Analicemos cuál es el estado de la cuestión 
fuera de aquí y se verá que no hay pueblo alguno en que se 
parezca el disfrute de la propiedad literaria con el de la industrial. 
Cuando en 1878 se votó en el Senado francés la propiedad lite- 
raria, decía el eminente físico Gay-Lussac: «Señores, ^-por qué 
tratándose de una obra del ingenio, que cuesta más trabajo pro- 
ducir, se le ponen trabas tan cortas, se limita tanto la vida y á la. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



235 



propiedad literaria no?» Nadie le contestó, ni era posible que le 
contestasen. Por eso yo sostengo que ambas son del mismo ori- 
gen, de la misma índole; pero que si en la propiedad industrial 
se retrae la duración, es por los beneficios que causa á los países; 
y en esa misma proporción la propiedad industrial no debe lla- 
marse propiedad, porque no lo es, ni debe llevarse la duración á 
este punto. Esto me ha servido de norma para sostener aquí estas 

conclusiones. 

En materia de documentos de otros Congresos, á que S. S. se 
ha referido, debo manifestarle que he procurado leerlos todos, y 
yo entiendo que ni en el Congreso de Berna, ni en el de Bruse- 
las, ni en el de Lisboa, ni en el de Montevideo, se ha dictado 
ninguna resolución que pueda obligarnos á nosotros á continuar 
insistiendo en sostener los ochenta años que nadie tiene en la ley, 
como no sea Colombia, que por un acto de cortesía dijo: cPues 
lo mismo que ustedes.» 

Puede perfectamente examinarse la legislación en Europa, 
con objeto de que la discusión pueda hacerse con claridad y faci- 
lidad, y tendré mucho gusto en discutir con el Sr. Torres Campos, 
para que se convenza de que estamos mucho más dentro de la 
conveniencia y de la libertad, los que creemos que debe acortarse 
ese período, que no los que van á llegar así á la perpetuidad con 
los ochenta años. 

El Sr. Lozano está conforme con las conclusiones presenta- 
das; y ha hablado de aceptar la reciprocidad de los títulos profe- 
sionales en América y en España. Esto mismo se dice en las con- 
clusiones presentadas. ¡Ojalá pudiéramos llegar á ese desiderátum 
y á que nuestras universidades fueran madre de aquellos hijos 
americanos y portugueses que viniesen á estudiar aquí, porque 
francamente, y en reserva, no serían nuestras universidades las 
que más perdieran en el cambio! 

Respecto á que se establezcan certámenes, premios, recom- 
pensas al genio, etc., estoy conforme con S. S. Todo lo que sea 
ayudar al desarrollo de la inteligencia y propagación de la cultu- 
ra, ha de encontrar de parte del Congreso el apoyo que es debi- 
do. He dicho. (^4/^/(rt//jrí>jr.^ 



PONENCIA 



TEMA QUINTO 

Medios que podrían emplearse para facilitar el mercada 
portugués á nuestros productos y viceversa, Tratados de 
comercio, Exposiciones permanentes, envíos de mues- 
trarios, etc., etc. 



Si se fuera á condensar en términos breves, la resolución del 
problema, que el tema plantea, la contestación era muy sencilla, 
y sería la siguiente: «Hacer todo lo contrario de lo que hasta la 
lecha han venido practicando los Gobiernos españoles y portu- 
gueses». 

Efectivamente; partiendo de aranceles, en los que campeaban 
la prohibición de multitud de artículos, las sucesivas reformas 
arancelarias realizadas en ambos países, se han ido planteando 
en medio de suspicacias y recelos que se agrandaban al tratar de 
países fronterizos y de producciones similares, como acontece 
entre España y Portugal. Así es, que las relaciones mercantiles 
de ambos pueblos, han sido motivo para la existencia costosísima 
de un ejército de aduaneros, por ambos lados de una frontera de 
mil kilómetros que no lo parece, y á otra ejército de contraban- 
distas, que ya por la astucia, ya por la fuerza, inutilizan la vigilan- 
cia de aquéllos. 

Los recientes retrocesos arancelarios, demuestran por modo 
evidente, que tanto en España como en Portugal, se sigue creyen- 
do, que se defiende mejor la riqueza nacional y especiahncnte la 
producción, en I03 pa ses pobres y pequeños por medio de la 



238 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO AMERICANO-PORTUGUÉS 



239 



1 



restricción, y de nada le sirve que compare^n su propia situación, 
con la de aquellas otras naciones pobres y pequeñas, y á la vez 
prósperas, por consecuencia de lo cual, España hacía en estos ar- 
tículos, importantes rebajas, como única concesión en favor de 
Portugal. 

. Por su parte, el Gobierno portugués se comprometía á admi- 
tir, libres de derechos, los ganados españoles, vacuno, lanar y ca- 
brío, y las lanas en rama, sucias ó lavadas, artículos los más im- 
portantes de la exportación española á aquel país, y hacía ade- 
más algunas rebajas en otros artículos, consignados en tarifa A, 
aneja al tratado. 

Ahora bien, llegado el plazo del vencimiento de aquel trata- 
do, sin que se hubiera procurado, ó por lo menos, conseguido su 
renovación, siendo así que continuaban en vigor los de los de- 
más países, por una simple circular de la Dirección General de 
Aduanas de España, fecha 28 de Junio de 18S7, se deja de con- 
siderar á Portugal como nación convenida, y se dispone, que des- 
de aquella fecha, se aplique á sus productos y procedencias la 
primera columna del Arancel. 

El Gobierno portugués, al mismo tiempo, dispuso se aplicase 
á las mercancías españolas su tarifa general, y, además, al refor- 
mar su Arancel, con fecha 22 de Septiembre de 1887, entre otros 
ligeros aumentos, y á petición de los ganaderos portugueses, es- 
tableció un derecho de 2.500 reis, por cabeza de ganado vacuno, 
equivalente á las 13,80 pesetas que para los mismos ganados te* 
nía establecidos el Arancel español. 

Y este fué el motivo de no renovarse el tratado; el Gobierno 
español pretendía que en Portugal se admitiesen ¿idres de dere- 
chos los ganados, y el Gobierno portugués estimaba justo que se 
cobrase por ellos la misma cantidad que se cobraba en España; y 
como en este punto no ha cedido ninguno, van cinco años de 
una tirantez de relaciones mercantiles impropias de dos pueblos, 
no sólo vecinos, sino hermanos. 

La producción similar en los dos países y los altos derechos 
arancelarios, son causas determinantes del escaso tráfico entre 
ambos, y consultando las estadísticas, vemos que España envía 



á Portugal, en primer término, ganado vacuno y lanas en rama, 
y en menor escala algunos otros ganados, algunos cereales y le- 
gumbres, tapones de corcho y pocos tejidos y manufacturas, re- 
cibiendo, en cambio, pescados frescos y salados, maderas, gana- 
do lanar y otros artículos en pequeña escala. 

¿Quiere decirse que es todo esto el tráfico hispano-portugiics? 
Este es el tráfico legal; pero que lo digan los pueblos fronterizos, 
y se verá cómo se hace lo demás. 

La disparidad de las estadísticas dá de sobra á entender la 
falta de normalidad en- nuestras relaciones mercantiles, pues 
mientras que la estadística de 1890, publicada por O Conselho 
Superior das Alfandegas, de Portugal, consigna una iniportacián 
procedente de España, por valor de 16 millones de pesetas, y una 
exportación por valor de 5 millones escasos, la publicada por la 
Dirección general de Contribu ció fies Indirectas, de España, para 
1890, consigna una importación de Portugal por valor de 35 mi- 
llones de pesetas, y una exportación para dicho país de 36 millo- 
nes de pesetas. 

Que á ambos países conviene por modo extraordinario que 
cese este estado de cosas, es por demás evidente. Que á ello se 
prestan las corrientes de simpatía y cariño que en estos momen- 
tos se demuestran entre los dos pueblos, es indudable. Que ocu- 
pando el comercio español el cuarto lugar en la estadística por- 
tuguesa, no parece lógico que se aplique a sus procedencias la 
tarifa más alta, no ofrece la menor duda. Y que siendo Portugal 
la tercera nación en la estadística de la exportacióa española, es 
un contrasentido, que no se dé á sus productos, por lo menos, el 
trato que se ha venido dando, por ejemplo, á naciones como 
China, Japón, Suiza, Austria y Paraguay, que figuran por Nadci 
en nuestras estadísticas de exportación. 

Por lo expuesto y por otras consideraciones que la brevedad 
impide reseñar, al Congreso suplicamos se sirva acordar las si- 
guientes 



1 



''. 



240 



CONGRESO MERCANTIL 



CONCLUSIONES 



;|: 



I .» Que se gestione por el Gobierno español la conclusión 
de un tratado de comercio y navegación con Portugal, en el que 
se ofrezca á las procedencias de esta nación ventajas positivas. 

2.a Que para facilitar la acción del Gobierno español en este 
sentido, cualesquiera que sean sus ideas, en las relaciones mercan- 
tiles con otras naciones, se consigne en los tratados que se con^ 
cierten con ellas, que para nada se tendrán en cuenta las conce^ 
siones especiales que se hagan á Portugal. 

Y 3.a Que se establezca por una ley, que con tratado ó sin 
él, las mercancías de Portugal gozarán á su entrada en España la 
tarifa más baja de su Arancel. 

Madrid 30 de Octubre de 1892. —Ildefonso Trompeta — . 

LlBORIO C. PORSET. 

El Sr. Presidente: No encontrándose presente el Sr. Trom- 
peta, el Sr. Mollinedo se servirá leer las conclusiones que aquél 
señor ha formulado. 

Dada lectura á las conclusiones presentadas por el Sr. Trom^ 
peta, dijo 

El Sr. Presidente: El Sr. Requdjo se servirá dar también 
lectura de las conclusiones de la parte de este tema que ha que- 
dado separada por un error de imprenta, con lo cual se podrán 
discutir juntíis. 



Los Tratados de Comercio. 



i 



No sabemos si con el enunciado general de Tratados de Co- 
viercio, ha querido la Comisión organizadora dar al Congreso 
cerno tema de discusión la cuestión de los tratados mercantiles bajo 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



241 



el elevado punto de vista del derecho, ó bien, buscando resultados 
de más inmediata utilidad, si fué su propósito la determinación 
aquí, de la conveniencia ó inconveniencia, baj^ el punto de vista 
de los resultados prácticos, de la adopción del régimen de los tra- 
tados en las relaciones mercantiles internacionales, y, como con- 
secuencia de este criterio, determinar al propio tiempo la con- 
ducta que á España conviene seguir sobre la materia. 

- Considerando que al discutirse este tema, el Congreso, en su 
superior criterio, puede abarcar en la discusión todos los diferen- 
tes aspectos del mismo tema, vamos á limitar nuestro modesto 
trabajo á formular unas conclusiones de carácter general, pues no 
otra cosa nos permite tampoco el poquísimo tiempo que nos 
queda desde que fuimos honrados con este encargo. 

El régimen llamado protector ha predominado hasta el pre- 
sente, y continúa hoy predominando, en el sistema arancelario 
de la mayor parte de los países, reconociendo esto por causa, á 
.nuestro humilde juicio, la creencia errónea de los o^obernantes de 
que, á mayores tipos ó derechos del arancel corresponde un mayot 
rendimiento paia el Tesoro público. Pero este, como todos los 
errores económicos, es el tiempo el único encargado de desvane- 
cerlos, si bien, en la mayor parte de las veces, produciendo con- 
secuencias deplorables para la riqueza general y el bienestar de 

los pueblos. 

Pero, á pesar de ese predominio del proteccionismo, en todos 
lo.^ países se han ensayado también en diferentes épocas y en 
mayor ó menor cantidad, por así decirlo, los dos sistemas, el de 
la protección y el del libre cambio, habiendo sostenido los parti- 
darios de ambos sistemas una lucha, que comenzó con el verda- 
dero carácter de batalla en el terreno gubernamental, ya en el 
siglo pasado, y que en el día continúa con mayor pasión y ardi- 
miento que en otra época cualquiera. 

El triunfo completo, en el terreno científico, se ha consegui- 
do ya perteneciéndole á los partidarios del libre cambio, pero el. 
triunfo en el terreno de los hechos, como implantación de uno * 
de los dos sistemas en el régimen arancelario de los Estados, no 
lo han conr.eguido aún completamente en la mayoría de los 

46 



ir 



242 



CCWQRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGÜÉS 



243 



V- 



íj 



países. Sólo Inglaterra, la poderosa nación mercantil, ha seguido 
adelante en su sistema liberal arancelario propio, desde que un 
sabio ministro, comprendiendo los pasados errores y ajeno á 
toda preocupación que no fuera la del bien de su país, quitó Ios- 
obstáculos que dificultaban las condiciones de la existencia, im- 
pidiendo al propio tiempo el progreso de la patria. Y también es 
Inglaterra la única" que continúa desde entonces progresando en 
su prosperidad más sólida y creciente cada día. 

Partidarios decididos del libre cambio, no deseamos la adop- 
ción del régimen de los tratados, pero ^os aceptamos porque con 
ellos nos aproximamos más á la realización de nuestro ideal eco- 
nómico, pues siempre los tratados comerciales han suprimido obs- 
táculos y dado más facilidades al comercio de las naciones que 
los han celebrado. 

Por lo que hace á los resultados obtenidos con los tratados, 
sobradamente conocidos son de todos los individuos de este Con- 
greso, y todos como nosotros estarán conformes, por habérnoslo, 
así puesto de manifiesto la experiencia, en que aquellos fueron 
beneficiosos para los países que los llevaron á efecto. 

Pero, habiendo llegado á la fecha de la expiración de nues- 
tros tratados, reanimada la masa proteccionista por el triunfo que 
les han regalado los Gobiernos ó las Cámaras que abdican de los 
dictados de su propio criterio por las imposiciones de egoístas 
intereses particulares, denunciado nuestro tratado de comercio 
con Francia y sin esperanzas, por ahora al menos, de volver á 
verlo en vigor, el Ponente que suscribe tiene el honor de propo- 
ner al Congreso las siguientes 






CONCLUSIONES 



I.* Los resultados obtenidos con el sistema de los tratados 
de comercio han sido siempre beneficiosos para las naciones con- 
tratantes, pues si estaban basados en la reciprocidad, las dos par- 



tes contratantes se beneficiaban de las mutuas ventajas concedi- 
das, y en el caso contrario, la ventaja concedida por una nación á 
los artículos de comercio de otra, era al propio tiempo un benefi- 
cio para la primera. 

2.*^ En las cuestiones arancelarias no debe regir ya de hoy en 
adelante el régimen de los tratados, sino que cada nación debe 
formar sus Aranceles, componiéndose éstos de una sola co- 

lumna. 

Los dei-echos en ella fijados deben ser puramente fiscales, y 
3, a" Por lo que á España se refiere, pedimos el restableci- 
miento íntegro de la ley arancelaria de 1869, teniendo en cuenta 
las rebajas que debieron haberse hecho ya, si no hubiera sido de- 
rogada la base 5.^ de dicha ley. 

Madrid 5 de Noviembre de 1892.— RAMÓN PÉREZ ReQUEíJO, 

Una vez leídas por el Sr. Requeijo y abierta discusión sop 

hre ellas, dijo 

El Sr. Presidente: El Sr. Moreno Barcia tiene la palabra. 
El Sr. Moreno Barcia: Señores: por desdicha ó por fortu- 
na, no sé por cual de las dos cosas más, tengo que molestaros, 
haciendo sonar aquí una cuerda, que es la del sentimiento. Creo . 
que en estos tiempos debe darse más valor al corazón que al ce- 
rebro, y hé aquí por qué yo vengo ante vosotros, á hablar senci- 
llamente con el corazón, no con la cabeza. Se argumenta que no 
es utópico, que es irrealizable lo que aquí se propone; pero yo os 
digo que el corazón es una viscera muy real y positiva del orga- 
nismo humano, y que no podemos prescindir de él, porque si 
prescindimos, el organismo se deshace. 

He dicho cuando se discutía el primer tema, que el quinto no 
era otra cosa más que una parte contenida en el primero, y ahora, 
antes de decir algunas frases en cuanto á las conclusiones de 
la primera parte del tema quinto, tengo que felicitar muy mucho 
al Sr. Trompeta, no solamente porque se va acercando más á ese 
ideal que se llama utópico, en las conclusiones, sino porque, á 
pesar de la ligera lectura que hice, encuentro allí unas ideas emi- 
nentemente radicales; por ello le felicito y me felicito de haber 



244 



CONGRESO MERCANTIL 



•^ í 



r 



hallado un correligionario. Sin embargo, ha tenido que ceñirse 
necesariamente á la realidad, y al tener que hacer esto, ha ida 
norteando el asunto y no ha caminado más allá. 

^Qué medios hay para conseguir nuestro objeto.? Ya lo pro- 
puse el otro día. Aunque Portugal, por ejemplo, quiera igualar 
las condiciones de venta de nuestra producción en general, no se 
alcanzará, porque Inglaterra, después de ciento ochenta y ocho 
años de una explotación inicua, ha creado allí un mercado pro- 
pio, casi exclusivo. Creo, pues, que será delirio por parte de nos- 
otros, que en igualdad de caso, por ejemplo, para la venta de 
nuestra producción en el mercado portugués; creo, repito, que 
será un delirio buscarlo por tratados ú otros medios, si no vamos 
más adelante á buscar las ventajas del comercio interior. Ya sa- 
béis, cuan grande trabajo nos cuesta á nosotros crear el mercado 
nacional para determinadas producciones del país, sobre todo de 
la industria catalana, porque tenemos que elevar mucho los dere- 
chos de introducción á los productos similares extranjeros. 

Ya os hablé el otro día del odio profundo que Portugal con- 
trajo respecto á la nacionalidad española. Ahora, permitidme 
que os diga algo, á riesgo de fatigaros, acerca de ese odio que se- 
extinguió y cuya extinción puede hacer que se realice más preno- 
to lo que se llama utopia, mejor que los tratados, á pesar de que 
el Sr. Cánovas del Castillo al inaugurar este Congreso nos dija 
que en ningún tiempo había mejores disposiciones que hoy con 
Portugal, para celebrar tratados de comercio con España. 

^ A poco de emanciparse Portugal, agonizaba la pobre España 
bajo el reinado de Carlos 11. Era grande el estado de postración 
de nuestra patria entonces, hasta el punto de creerse que había 
un tratado secreto entre Holanda, Francia é higlaterra, para re- 
partirse España, como las potencias del Norte se repartieron á la 
infeliz Polonia. Seguro parecía estar Portugal; pero he aquí que á 
la muerte de ese Príncipe, hereda la monarquía la casa de Fran- 
cia y ciñe las sienes con la corona de España, el gran F*elipe V. 
Entonces pronunció aquel monarca las famosas frases de: «Ya ño 
hay Pirineos.» Comprended el aturdimiento y el temor grande 
que se apoderaría de Portugal, creyendo perder nuevamente su 



.1 
i 



HISPANO-AMRRICANO-PORTUGUES 



245 ' 



independencia. ¿Y qué hace por huir de este escollo? Lanzarse en 
brazos de Inglaterra por el tratado de 1703. Todos recorda- 
reis que por una pequeña bonificación concedida á la introduc- 
<:ión de dertos artículos, Inglaterra importaba los pertrechos para 
la construcción y el armamento, apoderándose de este modo del 
comercio de Portugal, y durante ciento ochenta y ocho años vino 
á convertirse esta nación en una especie de colonia británica. 

Ya en los tiempos actuales, hace un año ó dos, Inglaterra, sin 
Tazón ninguna sino qiiia noininor leo, quiso apoderarse de las co- 
lonias africanas. Todos lo sabéis; un grito de espanto y de ira lan- 
zó Portugal; y yo tengo que reconocerlo noblemente: nosotros, 
la prensa española gr>tó al unísono también, tomando partido 
por Portugal. Desde entonces vienen esas corrientes de simpa- 
tía.s. Pues bien, señores, ;por qué no aprovecharlas? Suceda lo 
que suceda, tratándose de pueblos meridionales, nos uniremos 
por las ideas grandes y generosas, y aquí puede suceder lo que es 
muy difícil que suceda en las insulares potencias del Norte. ¿Por 
qué vacilar? ^Por qué no ir al fin? ;Por qué el Sr. Trompeta no vá 
más allá? ¿Por qué no se acepta la conclusión que he presentado el 
otro día, á fin de que se proponga de alguna manera, por todos 
los medios, cualesquiera que sean los procedimientos y resulta- 
dos, para determinados intereses que tanto nos importan, ante la 
grandezademajestad.de esta nacionalidad, que sería mañana 
respetable y respetada por su propio poder, y sería una de las 
grandes naciones del mundo? ;Por qué nos hemos de quedar en 
esta aspiración y en este deseo hacia lo grande? 

¡ Ah! Señores, cuando yo oí en pasadas sesiones aquella enu- 
meración tristísima que del comercio internacional con las Repú- 
blicas Sud-americanas hizo el Sr. Becerro de Bengoa, hablándo- 
nos de aquellas cajas de tabacos que pasaban por delante de 
Cuba, y las veía ir con vilipendio á Méjico, cuando nosotros ape- 
nas si introducimos nada en aquel país, que fué en otros tiempos 
nuestro, hasta el punto que, como decía el ilustre representante 
<le Méjico en España, Sr. Riva Palacio, aún en algunos distritos 
pagan los campesinos sus tributos á Fernando VII (tal creen), y 
^1 recordar también que en el santo sacrificio de la misa, la místi- 



1*»- 



if- 



í 



246 



CONGRESO MERCANTIL 



t ■ 



ca elevación del sacerdote se hacía con vino de Jerez, pero ven^ 
dido ó importado por los ingleses, decía yo para mí: ^cómo es. 
posible que nosotros podamos luchar con esta nacionalidad taa 
adelantada en los medios mercantiles y en su poder colonial y 
sobre todo en el perfeccionamiento de sus productos industriales.^ 
¿Vamos á competir de alguna manera, por tratados ó nombra- 
mientos de Agentes consulares de observación? ¡Ah! Señores, sin 
«mbargo de creer que hace muchos siglos que los Profetas han 
concluido, tengo un presentimiento que manifestaré, y es, que 
tal vez sea posible que antes que el Gobierno español mombre 
los cónsules ó los agentes consulares de observación, es posible 
que antes se realice el desiderátum de que hablaba, ó sea, el de 
-la confederación hispano-portuguesa. Por eso, concluyo pidiendo 
al Congreso que tenga válida para el tema quinto en su segun^ 
da parte, la conclusión que j»e presentado para la primera. 
{Aplausos.) 

El Sr. Presidente: La Ponencia tendrá en cuenta los deseoiv 
de S. S. y las observaciones que ha hecho, para la redacción de- 
finitiva de las conclusiones. 

El Sr. Lozano: Pido la palabra. 

El Sr. Presidente: La tiene S. S. 

El Sr. Lozano: Yo desearía, señores, que todos los discursos 
aquí pronunciados no se disipasen como el humo, si no que 
tuvieran su realización práctica. En efecto, puesto que aquí hay 
representantes de esas naciones Ibero-americanas, después de 
felicitarme, debemos ante todo, y puesto que las corrientes de 
simpatía son abundantes, ver si podemos lograr la celebración de 
tratados de comercio y reciprocidad entre nuestro país con los 
anteriormente dichos. 

Al mismo tiempo, creo que debemos fijar en España también 
y dar mayor impulso á nuestro sistema de enseñanza, dando á 
conocer á todos los españoles lo que es verdaderamente el mundo» 
con objeto de llegar más pronto á la realización de nuestros 
deseos. 

\ El Sr. L.\ffitte: Pidolapalabi-a. 
El Sr. Presidente: La tiene S. S. 



tí 






HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



247 



El Sr Laffitte (D. Luciano): Voy á molestaros muy poco 
tiempo. El tema puesto á discusión' es. ámi entender, uno de los 
más importantes entre los que han servido de base á este Congreso. 
.Medios que podrían emplearse para facilitar el mercado portu- 
gués á nuestros productos y viceversa, Tratados de Comercio. 
Exposiciones permanentes, envíos de muestrarios, etc., etc.» 

El mercado portugués, por las condiciones de nuestro suelo, 
por lo inmediato que se encuentra á nosotros y por la mdole es- 
pecial de aquél país, debiera precisamente ser mercado natural y 
el más importante de España. No lo es, ciertamente, por culpa 
nuestra y,^ sobre todo, por culpa de nuestros P;°d"^^°;^*' '°^ '='"■ 
les no siempre han prestado la atención que debieran haber pres- 
tado á la venta de sus producciones en Portugal. Ejemplo de ello, 
claro y palpable: entre los diferentes productos que Portugal con- 
sume de otros países, productos de los cuales muchos de ellosson 
genuinamente españoles, hasta punto tal que van de España a 
otros países para volver luego de aquellos á Portugal, figuran \zs 
ropas hechas, el calzado, el papel de fumar y las barajas, cuatro 
productos de los cuales tres son adquiridos en nuestro país por 
los más importantes negociantes alemanes y transportados a los 
inmensos depósitos que tienen establecidos en las prmcipales 
plazas mercantiles de Alemania para luego ser por ellos vendido, 
en las plazas de Lisboa y Oporto, juntamente con mercancías ale- 
manas por medio de sus representantes establecidos en Portugal 
y de los viajantes que periódicamente atraviesan nuestro país 
para realizar sus operaciones en la nación lusitana con mercanaas 

á veces nuestras. , , , i 1 ti. 

Si los fabricantes españoles, especialmente los de las Islas Ma- 
leares, dieran la importancia que para nosotros debiera tener el 
mercado de Portugal, y tuvieran buenos viajantes y representan, 
tes prácticos, es seguro que en los artículos de calzado, lo mismo 
que en ropas hechas, papelería y guantes, lucharían en Portu- 
gal ventajosamente con Alemania y aun con la misma Aus- 
tria-Hungría, que son las dos naciones que hoy tienen princi- 
palmente acaparado para sí aquel mercado; pero para ello es de 
la mayor importancia fijarse especialmente en las condiciones de 



341 



248 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



249 



■ ) 



los Viajantes, haciendo que tengan en Portugal todo género de ga^ 
rantms los viajantes españoles, así como los portugueses en Es- 

ar.n^T' ^'^""'T '^'^"'''' '^'^"^ ^" ^^^^^^^^ ^^ nuestra ley 
arancelana una base de verdadera garantía, la cual precisa in^ 

Si? "7^-^"^-' -1 viajante extranjero, cualquiera que 
fuese su procedencia, al venir á España y traer un muestrario con 
o sm valor podían depositar los derechos de Aduana en el punto 

caso, al sahr de España con aquel mismo muestrario y aquellos 
mismos artículos, se le devolvían las cantidades pagadas que ha- 
bían quedado en depósito. Esto parecerá que no, pero representa 

r se'tfe?" " ' '"" ^""'^^^ ^"^ ^^ ^-"^^ '^ --ti^-^ 
enTrad? P T ^T' '^"^' ^'^'^^"^ ^^ ^^^^^^^ muestrarios á su 

EsoTña r ?f ' '"' """ ^^ ^"^ '^'^^ P^^^" ^ ^" entrada en 
l^spana lo cual hace que muchas veces el comerciante ó indus- 
trial extranjero, así como el español al ir á Portugal ó venir á Es- 
paña, se preocupen mucho del importante desembolso que han de 
hacer, el cual no siempre se ve remunerado por el negocio, por- 
que SI el desembolso es seguro, el negocio no lo es. Fundados en 
e.tas razones, hemos creído debíamos formular una conclusión en 
la que se pide, no sólo que vuelva á establecerse la franquicia 
que anteriormente tenían los muestrarios, sino que ésta se haga 
también extensiva á otros artículos, los cuales no figuraban en las 
bases anteriores. Estas se refieren, sobre todo, á las muestras sin 
valor, entre las cuales se declaran con valor algunas que no tie- 
nen mnguno real ni efectivo; por ejemplo: los botones en general 
son productos de los que vienen muchos á España, y este artículo 
paga derechos de Aduana aun cuando sólo venga uno por 
Clase o dibujo, derechos que no debieran pagar viniendo como 
vienen estas muestras, mucho más cuando resultan sobradamente 
recargadas por el mucho peso de le* cartones, donde se cosen 
siempre estas y otras muchas muestras. 

Partiendo ahora de la base del tema primero, al hablar del 
cual se expresó claramente la necesidad de crear museos comer- 
ciales y al mismo tiempo Exposiciones permanentes, nosotros 



creemos procede establecer también que los artículos que sean 
introducidos para estos museos comerciales ó para estas Exposi- 
ciones permanentes, deben estar libres en absoluto no sólo de los 
derechos de Aduana, sino que asimismo de todo derecho de con- 
sumo, de tránsito ó de cualquier otro que pueda crearse. 

Viene, por último, una conclusión que, no obstante de que 
quizás llame la atención de aquellos que, digámoslo así, no están 
al tanto de este asunto, tiene, á nuestro entender, importancia 
suma, y por ello la hemos traído á este Congreso. En virtud del 
tratado celebrado con Francia hace algunos años, se estableció 
una cláusula que en la práctica ha llegado á dar los más funestos 
resultados ^ara España. En el tratado de comercio citado se con- 
vino, por ambas partes, que los viajantes de fábricas francesas 
que viajen con los productos de éstas en España, y recíproca- 
xnente los españoles en Francia, estaban exentos de toda contri- 
bución ó impuesto de patente por el ejercicio de esta industria, 
cláusula que, sobre no ser justa, carece de verdadera lógica, pues 
si bien es cierto que España podrá quizás mandar á F*rancia algu- 
nos pocos viajantes, es seguro que por cada uno de éstos, Francia 
nos habrá mandado aquí más de quinientos, y como por otra 
parte, mientras los comisionistas y viajantes españoles están por 
las leyes obligados en España á pagar una contribución y no pe- 
queña, los viajantes extranjeros que vienen á nuestro país con 
perjuicio de los nacionales, no están sujetos á impuesto alguno; 
pues si bien es justo que los impuestos extraordinarios no puedan 
afectar á los extranjeros, la razón natural dice que éstos no 
pueden ni deben ser exceptuados de todos los gravámenes ordi- 
narios que se paguen en el país, razón por la cual, mientras 
subsista esto, todo eV que medite acerca de cuestión tan impor- 
tante, comprenderá lo justa y lógica que es nuestra petición, y en 
este sentido nos permitimos presentar las siguientes conclusiones, 
que abrigamos la confianza habrán de ser aprobadas por este 
Congreso: 

«Los Delegados que suscriben ruegan al Congreso se sirva 
aceptar las siguientes conclusiones al tema quinto, «Medios que 



Í! ' 



SÜ. 



Ari 



250 



CONGRESO MERCANTIL 



í' i 



podrían emplearse para facilitar el mercado portugués á nuestros 
productos y viceversa, Tratados de Comercio, Exposiciones per^ 
manentes, envíos de muestrarios, etc., etc.»: 

I.* Que procede consignar nuevamente en las bases de nues- 
tro Arancel de Aduanas las franquicias establecidas anteríormen. 
te para muestrarios, ampliando aquéllas á muchos otros artículos, 
de los que en las expresadas se indicaban. 

2.a Que los productos remitidos de uno á otro país con des- 
tino á Exposiciones permanentes ó museos comerciales, gozarán 
en todo tiempo de franquicia, tanto en lo que se refiera al im^ 
puesto de Aduanas, así como á los de consumo, tránsito ó cuaN 
quiera otro que pudiera establecerse. 

3.^ Los viajantes y comisionistas españoles en Portugal, y 
los portugueses en España, estarán exentos de toda cuota ó i'm^ 
puesto extraordinario, si bien obligados en uno y otro país á sa« 
tisfacer las mismas contribuciones ó patentes que por las leyes 
se exijan á los nacionales. 

Círculo de la Unión Mercantil é Industrial á 14 de Noviembre 
de I S92.~Ludano Laffitte. —Santiago Sanz y Sanc/ío. » 

El Sr. Rivas Moreno: Pido la palabra. 

El Sr. Presidente: La tiene S. S. 

El Sr. Rivas Moreno: He preguntado antes de pedir la pa- 
labra si había algunos otros señores que quisieran hacer uso de 
ella, porque estaba más propicio á escuchar las indicaciones quje 
pudieran hacer aquí personas de mayor competencia que yo, que 
no á molestaros con algunas observaciones que, aún creyéndolas 
pertinentes, hubieran estado mejor dichas por cualquiera de los. 
señores que me escuchan. ^ 

Tengo á este asunto verdadero cariño por circunstancias muy 
especiales; sigo á diario los sucesos que ocurren en el Sud-Amé^ 
rica, porque allí está mi corazón interesado por lazos de familia 
que jamás pueden romperse, lazos de afecto que á diario me re- 
cuerdan las venturas y desventuras de aquellos países y que me 
hacen mirar á las Repúblicas americanas como si fueran mi pro- 
pia patria. 



hispanoamericano-portugués 



251 



Yo, señores, he pedido la palabra, porque me daba pena se 
quedasen sin discutir puntos de tanta transcendencia é impor- 
tancia como los que abarca t\ tema st)metido á discusión. 

Respecto á las cuestiones arancelarias debo hacer una decla- 
ración, y es la de que creo que no puede dárseles una fórmula 
concreta; decir cómo hemos de contratar con Portugal y con las 
Repúblicas Sudamericanas hoy, cuando los tratados han de ce- 
lebrarse en un plazo más ó menos largo, me parece que es pro- 
t:eder con alguna precipitación. En las cuestiones arancelarias, 
las circunstancias de momento se imponen, y, por lo tanto, yo 
desde luego declaro que me agradarían las conclusiones y las 
aceptaría en lo que á la cuestión arancelaria se refiere, no ha- 
ciendo indicación de esta ó de la otra legislación arancelaria, 
porque no sabemos si en el momento en que llegáramos á tratar, 
sería necesario hacer una alteración muy radical, bien en un sen- 
tido, bien en otro. Además, con las Repúblicas americanas he- 
mos de estar en condiciones muy excepcionales para hacer con- 
ciertos arancelarios. Ya sabemos, porque este punto se ha exa- 
minado aquí en sesiones anteriores, que allí la base principal de 
los ingresos está en los derechos arancelarios que devengan los 
productos que se importan, y, por lo tanto, que si hemos de 
arrancar alguna concesión á aquellos países ha de ser en cambio 
de otras concesiones que nosotros hagamos. Y, naturalmente, si 
de antemano les concedemos todo lo que de España pueden ne- 
cesitar, faltaría el aliciente de las recíprocas concesiones para 
realizar una provechosa inteligencia arancelaria. 

Yo, señores, no soy proteccionista en el sentido que se le.dá 
á esta palabra de ordinario; proteccionismo y prohibicionismo 
han sido para muchos palabras sinónimas. Miro el librecambio 
como un ideal, como todos lo miramos, y claro, que el que es 
hijo de este siglo del progreso, va hacia el ideal con verdadero 
entusiasmo. En Barcelona he combatido contra la exageración 
proteccionista y en Madrid contra la utopia del librecambio. 

Hechas estas manifestaciones, én lo que á esos dos puntos de 
los tratados de comercio con Portugal y con las Repúblicas Sud- 
americanas se refiere, á mí sólo me resta decir que todo lo que 



"»:': 



252 



CONGRESO MERCANTIL 



sea armonizar intereses entre aquellas Repúblicas y la madre 
patria, y entre Portugal y España, lo veré con gusto y Jo aplau- 
diré, porque sería una gran dicha para nosotros el que tal cosa se 
realizara. Esta misma noche he leído los últimos Boletines de la 
Cámara de Comercio de Montevideo y Buenos Aires, y apena el 
ánimo pensar que nuestra exportación decrece en vez de aumen- 
tar. Por consiguiente, á mí me complacería, porque hasta en ello 
me iría algo de conveniencia, que llegáramos á un estado de re- 
laciones arancelarias muy distinto del que hoy tenemos con las 
Repúblicas americanas. No hay que hablar de Portugal, porque 
este es un punto en el que las opiniones están de acuerdo y pue- 
de excusarse toda discusión. Se vota desde luego por unanimi- 
dad, porque está en el deseo de todos que Portugal y España 
caminen en todo del brazo de común acuerdo y como si fueran 
una sola nación. 

Dejemos á un lado cuestiones de escuela, que no es- esta la 
oportunidad de tratar, y hablemos de aquello en que todos esta- 
mos animados de iguales deseosT Hay en el tema de que me 
ocupo otros puntos que, aun cuando no tienen conclusiones, yo 
les concedo una importancia tan capital y un interés tan extraor- 
dinario, que no me explico cómo estando enunciados en el tema 
que se discute esta noche, no se hayan presentado conclusiones 
ni se haya dicho acerca de ellos una. sola palabra. Me refiero á la 
cuestión de las exposiciones' permanentes y al envío de muestra- 
rios. Yo creo, señores, que cuanto aquí se acuerde será comple- 
tamente estéril, si en el país no se hace un trabajo interior, que 
venga á colocar á nuestra preducción nacional en condiciones de 
efectuar después el tráfico. El Boletín de ¡a Cánmra de Comercio 
de Montevideo, que como he dicho antes acabo de leer, se queja 
de que algunas industrias nacionales que podrían allí colocar sus 
productos en condiciones ventajosas, no hacen importación nin- 
guna. Es más, dice que aún muchos productos no son conocidos 
en algunos otros puntos de América; y ahora, con motivo de la 
Exposición de Chicago, el Ministro de España en Nueva York 
ha mandado una carta al Ministro de Fon>ento, indicándole los 
productos cjue pudieran llevarse á la Exposición, en la seguridad 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



253 



de que tanto en aquella República como en las demás, habían de 
tener luego un buen mercado. Hay muchos productos (y algunos 
de los que me escuchan los conocerán mejor que yo) que se so- 
licitan para América con verdadero interés. 

Por lo tanto, es de necesidad que esos productos se lleven á 
esos países con pretexto de la citada Exposición. Los artículos 
que piden en América con urgencia soii los de zapatería, y augu- 
ro para éstos un porvenir en extremo lisonjero. De suerte que lo 
que primero necesita nuestra industra nacional, es estudiar á fon- 
do las condiciones de aquellos países; saber las circunstancias en 
que puede hacerse la exportación, y esto reclama una labor in- 
terior que desgraciadamente aquí no hacemos; porque, señores, 
estamos hablando del espíritu de asociación respecto á los demás 
países, pero resulta que la asociación dentro del nuestro no 
existe, y mientras esto suceda vamos tras un ideal que no logra- 
renios nunca. Esta es la parte desgraciada que tienen las cuestio- 
nes que aquí tratamos; es decir, que siendo asuntos que encari- 
ñan á todos los que se ocupan del porvenir de este desgraciado 
país, cuando uno los medita friamente en su casa, vé que taita 
algo para la realización de nuestro objeto; este algo es la falta 

del ideal. 

Tarde llegaremos al logro de nuestros patrióticos deseos si 
no cogemos la escalera de la asociación, que es la que ha de ele- 
varnos á la altura en que pueden tener realidad las más nobles 
aspiraciones. 

No sé los minutos que llevo hablando, y como mi querido y 
distinguido amigo el señor Presidente, pudiera excederse en su 
deber por la amistad con que me honra, debo ser cauto y no es- 
perar á que me llame la atención; de todas maneras voy á termi- 
nar indicando á los señores que se encarguen de redactar las 
conclusiones definitivas, una idea que me parece perfectamente 
realizable. La Exposición de Chicago ha de dar ocasión á qué 
llevemos allí nuestros productos en mayor ó menor cantidad. Yo 
creo que en pequeña cantidad, porque affi haremos loque en 
todas las Exposiciones; es decir, ri^eníiós tarde y mal, y vamos 
tarde y mal por ungí circunstanciá'-qüe''"ña'débe callarse, no por- 




254 



CONGRESO MERCANTIL 



que los elementos oficiales procedan de este ó del otro modo, 
sino porque los interesados prestan poca ó ninguna atención á 
aquello en que más deben ponerla. 

Yo puedo decir que como resultado de la Exposición de 
París han venido muchos premios á España, y los expositores no 
se han cuidado de recoger los diplomas ni las medallas, ni han 
hecho mérito de ello siquiera en las etiquetas al expender sus 
productos; cuando en el extranjero codician esto de tal suerte, y 
tanto les sirve para vestir sus artículos, que se imponen cualquier 
sacrificio á cambio de eso que nuestros compatriotas no han 
querido siquiera recoger. 

Aquí se habla mucho de lo que no hace el Estado, pero no se 
habla una palabra de lo que no hacemos nosotros en aquello que 
nos importa más directamente que al Estado. Claro es que el Es- 
tado tiene sus deberes; yo no soy individualista en absoluto ni 
mucho menos, ni creo que haya nadie que lo sea, porque las exa- 
geraciones se sostienen en momentos dados, en momentos, por 
ejemplo, de ir á una academia á teorizar; pero cuando se viene al 
terreno de la práctica, todo el mundo procura armonizar la conve- 
niencia é interés general con lo que es posible alcanzar. Yo creo 
que el Estado puede hacer algo; he visto con agrado que se toma 
la iniciativa para hacerlo; pero, ^xuándo se toma la iniciativa y en 
qué condiciones? Nosotros fuimos á la Exposición de París cuan- 
do todo el terreno estaba distribuido y tuvieron que dejarnos un 
rincón, porque á Francia le importaba mucho que nosotros no es- 
tuviéramos sin representación; y si ahora vamos á Chicago cuan- 
do ya todos los demás países tienen sus trabajos tan adelantados, 
que casi están para finalizarlos, ¿con qué crédito, con qué condi- 
ciones vamos á ir? Yo creo que todo lo que se haga por el Estado 
sería bueno, si la iniciativa individual pusiera algo de su parte; 
pero como no hace nada, nos vamos á encontrar en Chicago en 
situación tan desairada como en París. Sin embargo, aun así y 
todo, algo irá, y este algo yo creo que debe servir de base ha- 
ciendo donación de ello (porque traerlo otra vez á España costa- 
ría caro), para crear en la Cámara de Comercio de Nevv-York una 
exposición permanente de aquellos productos que lo permitan y 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



255 



lormando además buenos muestrarios. De esta manera ganare- 
mos mucho, porque hay que fijarse en que la Exposición de Chi- 
cago no tiene importancia para nosotros por lo que pueda ganar 
iiuestro comercio en la gran República, sino porque los Estados 
Unidos ejercen gran influencia en las Repúblicas Sud-americanas 
y es indudable que allí han de acudir todas ellas con representa- 
ción numerosa, y aquello ha de servir de anzuelo, si vale la frase, 
para conseguir una exportación grande de nuestros productos, ó 
por lo menos para aumentar la pequeña que hoy tenemos. 

Algo más pudiera decir, pero estoy bajo el temor de abusar 
de vuestra benevolencia, y concluiré pidiéndoos perdón por el 
tiempo que os he molestado, y haciendo votos porque los acuer- 
dos de este Congreso den en la práctica los buenos resultados 
•que todos apetecemos. (Grajides y prolongados aplausos) 
El Sr. Brunet: Pido la palabra. 
El Sr. Presidente: La tiene S. S. 

El Sr. Brunet: Debo empezar por una pregunta. He visto 
con sorpresa, que el tema que debe ser discutido es el quinto, y 
en el impreso que tengo en la mano, veo que es el sexto. Se 
trata de una cuestión que entiendo que es incongruente, puesto 
que no se aviene en poco ni en mucho con el enunciado del tema, 
y, por lo tanto, he de suplicar á la Mesa se sirva decir, si se va á 
discutir un punto tan importante esta misma noche, ó si ya que 
-se ha dividido la continencia de este tema, se va, no á discutir, 
-sino á dar por discutidas las conclusiones del Sr. Trompeta, de- 
jando para mañana las del Sr. Requeijo, que traen, inopinada- 
mente y fuera en absoluto de los fines de este Congreso, la cues- 
tión arancelaria. 

El Sr. Presidente: Las conclusiones se han leído juntas, 
porque por un error de imprenta han quedado separadas, pero 
son las mismas. 

Tiene la palabra S. S. 

^ El Sr. Brunet: Pues con la venia del Sr. Presidente, diré 

"breves palabras acerca de las conclusiones objeto del debate. 

Debo empezar por manifestar á los señores congresistas, que me 

-hallo honrado con la representación del Fomento del Trabajo 



V. 



256 



CONGRESO MERCANTIL 



Nacional de Barcelona, y del Centro industrial de Cataluñal 
Expongo aquí mis títulos, para que el Congreso sepa que e& 
imposible de todo punto que yo esté sentado aquí, sin que se 
oiga mi voz, oponiéndome á las conclusiones de este tema, que 
> entiendo son contrarias, no sólo al enunciado, sino al interés ge- 
neral de España. Nobleza obliga: ahí están las campañas que 
estas corporaciones que me envían y nosotros los proteccionistas 
hemos sostenido, en contra de la base quinta de los aranceles de 
1869, y, por tanto, algo había yo de decir, trayéndola aquí, para 
hacer constar nuestras opiniones, de las que seguramente no par- 
ticipan los que me escuchan; pero tengo la seguridad de que 
fuera de aquí, la mayoría del país está en contra del régimen aran- 
celario del 69. Sea como quiera, ya que estoy entre adversarios, 
espero que como españoles, serán como acostumbran siempre,' 
nobles y generosos con el enemigo que se encuentra solo, y tiene 
el ineludible deber hallándose presente, de oponer su protesta á 
todo intento de restablecer un régimen arancelario desechado por 
la opinión, después de varios años de un ensayo perjudicial y 
ruinoso para el que produce y trabaja. 

He de manifestar una vez más la sorpresa que me ha causa- 
do el oir que al tratarse de la política colonial entre la Península y 
las Antillas, y los medios de facilitar el desarrollo de su comercio 
y de su industria, de que habla el tema sexto, se diga que los 
resultados obtenidos con el sistema de los tratados de comercio 
han sido siempre beneficiosos para las naciones contratantes; 
pues si estaban basados en la reciprocidad, las dos partes contra- 
tantes se beneficiaban de las mutuas ventajas concedidas, y en el 
caso contrario, la ventaja concedida por una nación á los artícu- 
los de comercio de otra, era al propio tiempo en beneficio para 
la primera. 

Viene después la Ponencia con algo más grave que voy á 
leer, y es lo siguiente: 

«En las cuestiones arancelarias no debe regir ya, de hoy en 
adelante, el régimen de los tratados, sino que eada nación debe 
formar sus aranceles, componiéndose ái una sola columna.» 

«Los derechos en ella fijados deb^n ser pu:-amente fiscales;- y 



HISPANO AMERICANO-PORTUGUÉS 



257 



»Por lo que á España se refiere, pedimos el restablecimiento 
íntef^ro de la ley arancelaria de 1869, teniendo en cuenta las 
rebajas qne debieron haberse hecho ya, si no hubiera sido dero- 
gada la base quinta de dicha ley.v. 

No podía yo creer, de ningún modo, que con un tema enun- 
ciado de tal manera, viniese á traerse aquí la cuestión arancelaria, 
ajena á un Congreso Mercantil que se denomina Hispano-Ameri- 
cano-Portugués, porque va encaminado á un interés común de los 
pueblos hispano-lusitanos de acá y de allá del Atlántico, para 
pedir el restablecimiento íntegro del régimen arancelario del año 
1869. Pero ya que se ha traído y se me obliga á discutirla, he 
de combatirla, no por escasos medios propios y sin preparación 
ninguna, no con menos energía. 

Desde los mismos comienzos de ese régimen arancelario, 
hasta nuestros días, la opinión pública hizo con viveza creciente 
la crítica de esta legislación, la cual, al cabo de algunos años, se 
ha derogado por completo para no volver jamás. No veo la rela- 
ción que haya entre una cosa y otra, pero como quiera que sea, 
para ser muy breve, por si realmente no encuentran mis palabras 
buena acogida en los individuos del Congreso, bastará á mi obje- 
to dejar formuladas unas conclusiones, opuestas por completo á 
las de la Ponencia, y creo que de esta suerte complacería á la 
Mesa, evitándoos así á vosotros, señores congresistas, la moles- 
tia de oirme por un tiempo que habrá de pareceros siempre 
largo. La conclusión primera en realidad podría aceptarse, si no 
se hubiese puesto en términos excepcionales lo relativo a los tra- 
tados de si estaban basados en la reciprocidad, porque si los tra- 
tados estaban basados en la reciprocidad, entonces podría admi- 
tirse eso de las mutuas ventajas conocidas. Pero en este caso, ¿á 
qué viene la conclusión final de que han producido beneficios 
para todos los tratados? ;Puede decir, por ejemplo, semejante 
cosa de nuestro tratado con Alemania? ¿Hay alguien que pueda 
aceptar en absoluto la conclusión que aquí se sienta de que sin 
la reciprocidad la ventaja concedida á una nación es al propio 
tiempo un beneficio para la nación que la concede? El principio 
de la reciprocidad es nuestro, y al decir que es nuestro, cjuiero 



258 



CONGRESO MERCANTIL 



expresar que es un principio proteccionista. Con todo, esta con- 
clusión, por lo que se refiere á la reciprocidad aun en la forma 
en que esta expuesta, yo la aceptaría, si no encontrase al^o de 
cromco en el modo empleado para decir que ./ los tratadoi esta- 
ban basados en la reciprocidad st beneficiaban de las mutuas 
ventajas las dos partes contratantes, y en esto que, sin dudles 
cron.co descubro al libre cambista, y, por consiguiente, al con- 
trano de que la reciprocidad informen los tratados de comercio. 
<Hay aquí, entre los señores congresistas que son comerciantes 
alguno que crea que pueda celebrarse un contrato cualquiera si^ 
entender que en él haya ventajas mutuas, y, por consiguiente e 
hagan reciprocas concesiones los contratantes.^ ¿Hay alguien ^ue' 
crea que cuando da algo no es á cambio de ligo, equivalente 
que reabe o ha de recibir.^ Podrá equivocarse ef c^Uratante en 
el valor de esto o de lo otro que da ó recibe, pero es lo cierto y 
esta en el orden natural de las cosas que cuando se contrata 
siempre se da algo para recibir algo equivalente. No tiene esto 
duda de ninguna clase para vosotros; la noción no puede ser más 
clara m mas sencilla y, ailadiré, ni más humana; ella ha presidido 
las relaciones jurídicas de los primeros tiempos de la historia y 
se hall» bien definida ea los contratos que con la clasificación de 
vwomtnados, conservaron los romanos en la época misma que al- 
canzo mayor perfección ese derecho llamándolo la razón es- 
cnta. Do ut des, do ut f acias: doy para que des, doy para que 
hagas;>«. ut des, fació ut /acias: hago para que des, hago para 
que hagas. ^ • o h-^id. 

Respecto á si los aranceles habían de tener una sola columna 
s..-tuv,eramos que discutir este punto, porque tal discusión no hol 
gara en este Congreso, probablemente no tendría nada que opo- 
ner^ Una sola columna significa, como afirma la Ponencia, que no 
ha de haber tratados de comercio; es un régimen genera que se 
aphcasin distinción á todas las naciones; precisamente loVque 
como yo piensan, están inspirados en estas ideas, y. por lo tanto 

todo° ÍZT" '"''T' '" '"'^ ""^ ^°'^ columL'aplicable á' 
todo ei mundo por igual. 

Hasta ahora, si i^^ se descubriera aquí la intención del libre- 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



259 



-cambista, podríamos marchar en cierta conformidad, y con las 
•observaciones que voy á hacer, quedaría la cosa muy á mi gusto: 
lo que no se puede admitir de ninguna manera, es que los dere- 
chos sean-puramente fiscales. ^Qué quiere decir esto de derechos 
fiscales? ^Quiere decir acaso que es un derecho que no tiene otro 
objeto que el de proporcionar ingresos al fisco ó al Tesoro? ¿Don- 
de está entonces el principio del Ubre-cambio si se gravan las 
mercancías con derechos arancelarios? 

Esto es lo que significa gravamen en beneficio del fisco ó del 
tierecho fiscal, Estado, un compuesto sobre el consumo del pro- 
ducto extranjero. ;Cree el señor Ponente que ha de ser el 30 
por ICO el derecho fiscal para que produzca mayores ingresos,? 
No veo yo que si así fuere, tuviéramos discusión muy larga so- 
bre este punto. Podríamos tenerla si participara de la creencia de 
que en cuestión de derechos, cuanto más bajos son, mayores in- 
gresos producen. p:ntonce3 podríamos empezar á discutir para 
• fijar el límite de lo que es fiscal y de lo que no lo es, y todaví^ 
sostendría yo, como" lo he sostenido enfrente de los libre-cambis- 
tas, que algunas veces derechos del 10 ó del 12 por 100 que s^- 
ñal'an como fiscales, son protectores aun en España, lo son para 
muchos productos en Francia, y serían prohibitivos en Inglaterra. 
Por consiguiente, encontraríamos en eso mucho de empírico y 
•quizás, de capricho.so. 

El Sr. Trompeta, cariñoso amigo mío particular, me leyó las 
conclusiones, que están en consonancia con el verdadero ob- 
jeto del tema; casi puedo decir que me las consultó, y yo le dije 
que las conclusiones, circunscritas como se hallaban á Portugal, 
podrían obtener la unanimidad del Congreso ; pero una vez 
que estaba descartada la cuestión de Portugal, después de cum- 
plimentado el encargo que recibieron los señores Trompeta 
Porset, á mi juicio, entendieron no habían venido á tratar la 
•cuestión arancelaria general, y por esta razón no vienen sus fir- 
mas contenidas en la Ponencia del Sr. Requeijo. Aouí están las 
<:onclusiones en términos muy generales con respecto á los trata- 
dlos, porque no se refieren al que hemos de hacer con Portugal ni 
<:on las Repúblicas americanas, sino que se refieren á los tratados 



26a 



CONGRESO MERCANTIL 



en general, hablando de principios de reciprocidad, y luego des. 
pues se trata la cuestión de principios y de conducta, en el se^ 
gundo apartado, también con carácter general, puesto que dice 
la Ponencia: «En las cuestiones arancelarias no debe regir ya de 
hoy en adelante el régimen de los tratados, sino que cada nación 
debe formar sus aranceles, componiéndose éstos de una sola 
columna. » 

«Los derechos en ella fijados deben ser puramente fiscales y 
«Por lo que á España se refiere, /é'tí^/w¿7^_este verbo en plural 
confirma la presunción que he manifestado respecto á los señores 
Trompeta y Porset, toda vez que firma las conclusiones un solo 
individuo de la Ponencia— pedimos el restablecimiento íntegro 
de la ley arancelaria de 1869, teniendo en cuenta las rebajas que 
debieron haberse hecho )'a, sino hubiera sido derogada la base 
quinta de dicha ley. ¿Se refiere esto á Portugal? Pues no tenga 
nada que decir, porque precisamente nosotros aspiramos á que 
no haya fronteras con Portugal, empezando por pedir, que no 
haya fronteras fiscales entre las dos naciones que pueblan nues^ 
tra Península. 

Por consiguiente, no cabe cuestión en este punto y entiendo 
que si se refirieran á Portugal huelgan estas conclusiones. ¿Pero- 
qué tiene que ver aquí la ley arancelaria del 69, ni para qué pro- 
clamar que se vuelva otra vez á la base quinta, en lo que se re- 
fiere á nuestras relaciones con Portugal.? ¿Qué tenemos que ver 
los españoles y los portugueses con una legislación completa- 
mente muerta.? ¿-Qué se pretende.? ¿Que haya reducciones gradúa- 
les, para llegar al 15 por 100, límite fijado como máximum 
en esta base quinta del 69, con Portugal, precisamente cuando de- 
seamos la supresión de derechos.? 

Esta es la razón por la cual he creído que se planteaba un 
problema de política arancelaria general, y en este supuesto he 
de hacer necesariamente aquí una relación, siquiera sucinta, de 
todo lo ocurrido desde 1875 en que se suspendió la base quinta 
hasta la derogación definitiva de esta famosa base de los aran^ 
celes de 1869. Por lo tanto, creo que con lo que voy á decir habré 
cumplido con mi deber, proponiéndome en último caso, repito. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



261 



oponer á las conclusiones del Sr. Requeijo, otras que dejaré sobre 

la mesa. 

En verdad venía á resumirse en la base quinta el pensamiento 

fundamental de los autores de los aranceles del año 1 869, que 
desenvolvían las demás bases que se dieron para la formación de 
estos aranceles por causa de la base quinta; entiendo yo se llevó 
á la actividad nacional por caminos de verdadera ruina; y tanta 
fué así, que aunque se cohonestó por el estado en que se encon- 
traba el país, la suspendió el Gobierno por decreto en 1875, á 
pesar de que, á tenor de la ley de 1869, no podía modificarse ni 
suspenderse más que por otra ley. 

En cuanto hubo Cortes, reunidas en 1876, dieron por una ley 
del mes de Julio toda la fuerza legal que hacía falta al decreto de 
suspensión del año 1875. No tengo para qué ocuparme de cómo 
se aplicaron las dos bases séptima y octava, sobre todo la séptima, 
en 1877 para revisar el Arancel, en virtud de lo cual resultó éste 
con dos columnas, dando lugar á que las relaciones mercantiles 
con Inglaterra fuesen un tanto anormales, que andando el tiempo 
llegaron á ser tirantes hasta que se llegó á la conclusión de un 
tratado, cuyo plazo venció el 20 de Junio de este año. En el año 
de 1882, después de muchas discusiones y de una información 
verificada en 1878 y 1879, y habiendo sucedido al Gobierno que 
había suspendido la base quinta ^el Gobierno liberal, el mismo 
Ministro de Hacienda que presentó el proyecto de ley alzando la 
suspensión de la base quinta con una modificación esencial, ha- 
bía hecho desde los bancos de la oposición en el Senado la de- 
claración de que el día que formara parte del Gobierno, restable- 
cería dicha base, haciendo de un golpe todas las rebajas de dere- 
cho; y, en efecto, al cabo de algunos meses de hacer semejante 
declaración en los Cuerpos Colegisladores, fué Ministro y preparó 
un proyecto sobre la aplicación de la base quinta, modificándola, 
no de cualquier manera, sino como ya he indicado en sus princi- 
pios esenciales, dándole uno que tomó de las disposiciones con- 
signadas en las leyes de Presupuestos de los anteriores Ministros 
de Hacienda pertenecientes al partido conservador, ó sea el prin- 
cipio de reciprocidad, principio que vertía rigiendo desde 1877 en 



202 



CONGRESO MERCANTIL 



todas nuestras relaciones internacionales. Como quiera que con 
biaa de ser de cmco años en lugar de tres, y se puso en aauelk 

gunda de las rebajas prescriptas en la base quinta de i86q si,^ 
prev,a .nWación, que debía celebrarse unL anÍs deUe 1 

lueran tales que no permitiesen verificar esa rebaja en el tiemoo 
marcado se dispuso que habían de hacerse las ios reba^TS^ 
una ve^ al espirar los plazos de la ley e., ,892. El estado'de Í 
op «non fue tal que esa información no pudcverificarse en ,886 

a ancláis'" t'"'°' '^" '''' ^^"^^"^ ^'^--" '^ ^-cho; 
arancelarios, y entonces otro Ministro del Gobierno liberal oro 

.worciSiro^Xera t ^ v "^-^^^ ^-^ -- 

del DartiHn liK» 1 ^' ""^''° ^'"'«^''o «^^ Hacienda 

de partido liberal puso otra condición, que fué la de que no se 

aplicaría ninguna rebaja de derechos á las naciones que i^ no" 

d era en reciprocidad ventajas equivalentes, es decir que 1 se 

otorgarían gratuitamente rebajas á nadie, lo cual est¡ 'encl a 

de todos los principios librecambistas. 6 lo que es lo mismo "ue 

aque los Ilustres hombres políticos adversarios de nue" r^s^deas 

economías, no obstante creer que las teorías del limbre cambio 

habían de labrar el bien de la patria, han reconocido, cuando h^: 

la practica a lo que la escuela librecambista, invocando la ciencia 

esu y los intereses nacionales declaiaron noblemente q^e no se 
podía aphcar pura y simplemente aquellos principios yTZnl 
un lado sus anteriores compromisos X cejaron a 

sois'ÍSoT' r"""" "'° 'í"" '^"'''° '"''' adversarios, que la 
jrS r " ™T"''"" ^''" ^'- ^""^'■^-st.: N^ todos! 

en estas materias econó„Ls,Tgrdr c'^ol ^eZ "^ 
periores méritos y reconocidísimo talento, que han regado la it 



HISPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



263 



cienda española, se han encontrado con leyes que tenían plazos 
perfectamente marcados, á cuyo término su libertad de acción 
era completa, y han retrocedido á pesar de tener libertad de 
acción, dejando de aplicar los principios de una escuela que ha- 
bían creído que respondía a los dictados de la ciencia. 

Voy á terminar, con tanto mayor motivo, cuanto que no 
quiero abusar de vuestra benévola atención, y como no venía 
preparado, comprendo que quizás os esté molestando, señores 
Congresistas. Yo hago mi defensa como puedo y en la forma que 
me es permitido, dados mis escasos medios y aun la posición es- 
pecial en que me encuentro. Por consiguiente terminaré diciendo: 
Todos los españoles que de las cuestiones económicas tratan 
(sobre todo cuantos trabajan y producen) tienen conciencia de las 
dificultades que hay en nuestra patria para aquel que consagra 
su talento, su esfuerzo y su capital Á esas transformaciones y mo- 
dificaciones de la materia, que tan bonitas vienen del extranjero, 
y sabéis de qué manera el Arancel, aparte de otras medidas, 
viene á alimentar las esperanzas, á estimular y ayudar á aquel 
que trabaja ó que se propone trabajar. La idea más monstruosa 
que concebirse puede, sería obligar á un hombre á trabajar ale- 
jando de su entendimiento la idea de toda remuneración ó re- 
compensa; este sería el mayor de los castigos y eso es lo que ha 
hecho el librecambio durante algún tiempo. Pero la opinión se 
fue rehaciendo durante esos años, y de cómo hemos combatido 
para obtener este resultado, tenéis vosotros noticia, y lo sabéis 
vosotros mejor que yo, porque en esta misma casa se ha hecho 
propaganda por la asociación de la reforma de los Aranceles de 
Aduanas; conocéis á todos sus oradores, sabéis hasta qué alturas 
llega su elocuencia y cómo han elevado la tribuna española, y 
sin embargo, á pesar de esos grandes oradores, á pesar de sus 
- voces elocuentes, de todo su prestigio y de su autoridad de 
hacendistasv la opinión se ha rehecho, dando por resultado que 
en la información de 1890, el movimiento de opinión fué de tal 
naturaleza, que sólo dos hombres ilustres, librecambistas que me 
merecen grandísimo respeto y ante los que yo me descubro por 
su ciencia y por los servicios que han prestado á la patria, el se- 



" "^ CONGRESO MERCANTIL 

ZSrTlIy^- ^^''■'^' ^°^"^"^^' f"-" -"■' por honor á la 
n "aSesÍ "' '""''' "P""'^"'" ^"^ afirmaciones ó sus 

bise ouil ; f r" '"' ^" ''^' P''^'-»» 1- abolición de la 
base quinta y de la legislación arancelaria de 1869 

ningunVdast v'"'' "^''°' '''" '° ^^'^'^' ^•" P^^P^^'^n de 
pens^sot !; /' ^°'' '=°"^'^'«"t^' t-r-ino Pidiéndoos me dis- 
penséis por el tiempo que os he molestado con las breves v des- 

E Ir cLirvr? ^' ''"'''' '' p~iar. (^;ií5 

t^i SR. OiRALDO: Pido la palabra. 
El Sr. Presidente: La tiene S S 

dispeisS TT""'- ^°"' P'^^'"'"^ pronunciaré esperando me 
Me ha moví Tr T '^ ""'^^"^ ^""^ '^ P"^da causar. 
mLdo ' "^ " "'""' *í"' '" '''^'="^'«" ^^ ha desnatu- 

aqufse ha'Sf ''"' ^' Perlectamente inoportuno todo cuanto 

custórde ' r ''"■■'"' " '' '"''"■' '"""•^'^^'^ ^"*^^ ""^ dis- 
cusión de carácter general respecto á los Aranceles, hubiera to- 
mado cada cual sus posiciones 

cion!rco"n'p"Í 'T "''''"""^ circunscribirnos á nuestras rela- 

ZZll: TJ "" '"' ^^P"^''"^^'^ l^ispano-americanas. A 
esto es a lo que debemos dirigir nuestros desvelos, pareciéndome 
oficioso todo lo demás «íi r^„„„ j i pirecienoome 

venienci. H. ,7 ' ^ '' ''^ '° ''"^ '^ '■■="« ^^ de la con- 

veniencia de estrechar nuestras relaciones mercantiles y de todo 

concrTtZ'"*""'' ' '^°" '" ''^P^^"'^- i^ispano-am^ericanas. 

los delr " ." ^ '"'°"'^^^ ''^'■'^'""■^ ^'S° de provecho. En 

los demás asuntos se suscitarán cuestiones en que no estaremos 

de acuerdo, lo cual sería desarmonizar lo que creo que aquí es el 
:::;*" ^"^""^' P^-- "^ ^^^ ^ >- ^-^ respecta. (^^ .^,, 

El Sr. Porcada: Pido la palabra. 

El Sr. Presidente: La tiene S. S 

El Sr. Porcada: Diré muy pocas porque ni lo avanzado de 
la hora rne permitirá extenderme en largas consideraciones, ni 
sena posible hacerlo después de lo que se ha discutido sobre los 
tratados de comercio. 



hispano-americano-portugüés 



265 



• 

Me levanto solamente para hacer mías todas y cada una de 
las manifestaciones del dignísimo representante del Fomento de 
la producción nacional de Cataluña; y así como en 1886 un puña- 
do de comerciantes, ó de representantes castellanos, como nos 
llamaron en aquel famoso Congreso, creímos inoportuno tratar 
este asunto que aquí se ha traído ahora, no sé cómo, según acaba 
de manifestar el Sr. Giraldo, ahora también yo haría un ruego 
especial á la Mesa: el de que no volviera á hablarse de este par- 
ticular sino en lo que se relaciona con la base principal de este 

tema. 

La base quinta del Arancel de 1 869 cayó en España para no 
volver jamás, al menos esa es la opinión de la mayoría de los es- 
pañoles. (Vanos señores Congresistas: No, no.) Pues bien, que no 
sea de la mayoría; que sea la opinión de algunos españoles. He 

dicho. [Aplausos.) 

El Sr. Pérez Requrijo (D Ramón): Pido la palabra. 

El Sr. Presidente: La tiene S. S. 

El Sr. Presidente: El Sr. Pérez Requeijo tiene la palabra 

t:omo Ponente. 

El Sr. Pérez Requeijo (D. Ramón): Pacilísima consideraba, 
señores, en un principio mi misión, y lo iba ya sintiendo porque 
esta facilidad podría interpretarse en el sentido de que el Con- 
greso daba poca importancia á un tema que, como acabáis de 
ver, se la reconoce en tan gran manera; pero en la última parte 
de esta discusión ha venido á desaparecer completamente ese te- 
mor que en un principio abrigaba, puesto que ha producido el 
efecto apetecido, dándole al enunciado de este tema toda la im- 
portancia que merece. 

Muy brevemente voy á contestar á los señores que han ter- 
ciado en el debate, empezando por el primero que hizo uso de la 
palabra, el Sr. Moreno Barcia, el cual, en su brillante informe, 
pidió que la primera parte de la Ponencia, relativa al comercio 
con Portugal, suscripta por mi distinguido amigo el Sr. Trompe- 
ta, fuera todavía un poco más amplia en el sentido de la libertad 
mercantil y llegáramos á la abolición completa de los aranceles, 
estableciéndose con el vecino reino el comercio interior. 



266 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



26^ 



Seguramente que si el Sr. Trompeta se hallara presente, 
aceptaría desde luego con mucho gusto esta reforma, ó mejor 
dicho, esta ampliación á los términos de su Ponencia, propuesta 
por el Sr. Moreno Barcia, puesto que iba mucho más allá de lo 
que el mismo Sr. Trompeta ha consignado, tal vez inspirándose, 
más que en su propio criterio, en un espíritu de transacción. 

De las palabras pronunciadas por el Sr. Lozkno, para nada 
tengo que ocuparme, á no ser por un deber de cortesía, pues na 
ha dicho nada serio en contra de las conclusiones del tema. 

El Sr. Laffitte proponía que se consignara en estas conclu^ 
siones y en la parte relativa á exposiciones permanentes, envío 
de muestras, etc. (cuestiones importantísimas acerca de las cuales. 
no se han presentado conclusiones, sin duda por no haber habi- 
do persona alguna que se encargara de redactarlas, pero que ten^ 
drá á su debido tiempo en cuenta la Comisión encargada de for^ 
mular las conclusiones definitivas); proponía, digo, que se esta- 
bleciera la devolución de los derechos arancelarios que se impon- 
gan á la introducción en España y en los países extranjeros de 
muestrarios llevados por viajantes de comercio. 

* Tengo que decir respecto de esto lo mismo que de la propo- 
sición hecha por el Sr. Moreno Barcia, y es que, seguramente, el 
firmante de la Ponencia, Sr. Trompeta, lo aceptará desde luego. 
No puedo dar la misma contestación en lo que se refiere á la im< 
posición de la contribución a los viajantes extranjeros, pero ésta, 
como las demás conclusiones que el Sr. Laffitte ha presentado] 
serán estudiadas por la Comisión de conclusiones. 

El Sr. Rivas Moreno se ha ocupado muy brevemente de la 
cuestión arancelaria, con cierto sentimiento mío, pues constan- 
dome las campañas que ha hecho en ciertas ocasiones en defensa 
del sistema protector, creía yo escuchar aquí alguna brillante pe- 
roración en defensa de sus teorías, pero nos ha admitido ya el 
hbre cambio como ideal, y yo, siquiera sea en este sentido y es^ 
perando que no muy tarde lo admitirá también en el terreno de 
la práctica, porque los hechos le harán ver la verdad de ese sis^ 
tema, le admito y le considero como correligionario en estas 
cuestiones. 



Y vamos al Sr. Brunet, cuyo discurso pudiéramos dividir en 
dos partes. Tal vez, sin duda, la más interesante la ha empleado 
en averiguar sorprendido (pues no se le alcanzaba cómo había 
podido ocurrir este caso) la falta de cohesión y de relación que 
había entre el tema enunciado en la cubierta donde estas conclu- 
siones se encuentran, política colonial de España, etc., y las con- 
clusiones presentadas; se ha llevado la primera parte de su dis- 
curso averiguando cómo podía haber ocurrido esto, á pesar de 
las obser\'aciones hechas por nuestro ilustre Presidente. 

Decía en su segunda parte que todos los tratados deben estar 
inspirados en la reciprocidad y que^no todos ellos han producido 
resultados ventajosos. Añadía que las Cortes, ó sea las Cámaras 
con el Gobierno, son la verdadera representación de la opinión 
del país, y, por consiguiente, que haciéndose allí los tratados de 
comercio, éstos se hallan inspirados en un sentido de reciproci- 
dad, por ser un contrato, y que no siempre estos contratos, ó sean 
tratados, han producido resultados beneficiosos, citándonos como 

ejemplo el de Alemania. 

El Sr. Brunet, sin duda, al hacer estas afirmaciones, tenía 
presente una de las partes de la cuestión, pero no lo abrazó en 

términos generales. 

Que los tratados de comercio han producido beneficiosos re- 
sultados, es indudable. No os voy á hacer una historia de la cues- 
tión arancelaria de nuestro país; primero, porque ésta no es oca- 
sión de hacerla, porque no es suficiente el tiempo de que para 
ello se dispone, y segundo, porque ofendería también la ilustra- 
ción de los dignos individuo.s que componen este Congreso, a los 
cuales no me considero con títulos suficientes para darles una 
lección de historia, porque juzgo que como yo, la que el señor 
Brunet nos ha hecho, la conoceréis todos vosotros; y solamente 
voy á deciros que si bien es verdad que las Cortes con los Go- 
biernos son la verdadera representación de la opinión del país, 
ya sabe el Sr. Brunet que, sin embargo de ser así, no siempre un 
país tiene iguales ideas, lo mismo en el terreno político. que en 
el económico, sino que están divididas las opiniones, y por la ley 
de las mayorías, hay Cámaras proteccionistas y Cámaras libre- 



f 



268 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



cambistas, como hay Cámaras conservadoras y hay Cámaras li- 
berales. 

Pues bien: teniendo esto en cuenta, no serán lo mismo las 
conclusiones que vote una Cámara liberal que las que vote una 
Cámara conservadora en el terreno político, y del mismo modo, 
no serán idénticas las conclusiones que llegue á formular una Cá- 
mara librecambista, que las que vote otra proteccionista en cues- 
tiones arancelarias. 

Sentiría omitir algunos conceptos de los expuestos por el se- 
ñor Brunet, porque no he podido tomar nota de todas las obser- 
vaciones que nos ha hecho, debido tal vez á la rapidez con que ha 
expresado sus ideas; y no siendo tampoco pertinente desde este 
sitio el ir al terreno de la discusión, debo hacer sólo presente 
tanto a S. S. como á los Sres. Giraldo y Porcada (á los cuales 
contesto también con esta afirmación, ya que se han declarado 
conformes con las ideas del Sr. Brunet), que estando dispuesto 
con muchísimo gusto á discutir privada ó públicamente, pero en 
ocasión propicia para ello, en la prensa ó en la tribuna, las teo- 
ñas de ambas escuelas, lo mismo la liberal que la restrictiva en el 
terreno económico, voy solamente á dar una idea general res- 
pecto al fundamento de las conclusiones presentadas. 

Señores, las luchas entre el sistema liberal y el restrictivo en 
el orden económico, son de todos conocidas, y yo no voy aquí á 
suscitar la cuestión en el terreno de la polémica. Los resultados 
de ambos sistemas, hemos podido apreciarlos, y según creo de- 
cir en el brevísimo preámbulo que precede á las conclusiones en 
el terreno científico ha conseguido ya completo triunfo una de las 
dos escuelas, la escuela liberal económica, puesto que racional y 
científicamente se han demostrado ya los principios en que se fun- 
daeste sistema arancelario, no habiendo podido conseguiruna co^a 
semejante el sistema protector. En el terreno de los hechos, tam- 
bien hemos conseguido el triunfo, ó sea la demostración de la 
verdad de nuestras teorías, y no entro en más detalles por no fa- 
ügar vuestra atención exponiendo datos y hechos que todos co- 
noceis. Ojead las páginas de la información arancelaria poco há 
verificada, y veréis allí una acumulación de datos y de hechos ex- 



269 



puestos con la elocuencia de los números que prueban cómo el 
tráfico y el comercio descienden á medida que se eleva la tarifa 
arancelaria. Hoy mismo, la prensa nos está poniendo de mani- 
fiesto, para que lo veamos y acabemos de convencernos de una 
vez, la baja en la recaudación por los impuestos, principalmente 
por el de Aduanas, desde que hemos llegado á este terreno de la 
denuncia de los tratados y de la implantación del sistema protec- 
tor. [El Sr. Porcada: Eso será por los cambios.) Los cambios son 
una consecuencia del sistema general, Sr. Forcada. 

Ved, señores, lo que está ocurriendo estos días en la misma 
Francia. Desde que los tratados se han denunciado, desde que 
Francia rompió sus negociaciones con nosotros, ved cómo su re- 
caudación por el concepto de derechos de Aduanas experimenta 
una baja considerable. No recuerdo la cifra, pero aparece desde 
luego una baja en el mes de Octubre de este año, con relación 
al cálculo del presupuesto, de cinco millones y pico de francos, y 
con relación al mismo mes del año anterior, de doce millones 
y pico. 

Pues bien; en el terreno de los hechos se han visto los resul- 
tados, lo mismo que en el terreno científico. ¿Qué procede hacer? 
Pues yo, con la sinceridad que antes me demandaba el Sr. Brunet, 
con esa sinceridad que tenemos para exponer nuestras ideas los 
que no defendemos intereses egoístas y los que solamente por 
nuestro propio convencimiento defendemos una teoría, con esa 
sinceridad digo al Sr. Brunet que acepto desde luego la denuncia 
de todos los tratados de comercio para que ahora, en el terreno de 
los hechos, se vea con resultados (siquiera sean deplorables al- 
gunas veces) la implantación de uno de los sistemas. ¿Hay un 
Gobierno proteccionista y una Cámara proteccionista como ahora 
ocurre en Francia? Pues no existiendo los tratados y teniendo un 
Arancel con una sola columna, este Arancel será proteccionista, 
dará sus resultados, y el país que juzgue luego. Por el contrario; 
^existe una Cámara liberal y un Gobierno liberal? Pues tendría 
su Arancel liberal y entonces veríamos también los resultados. 

Se me dirá que siempre estamos repitiendo lo mismo (porque 
alguna indicación parecía que me hacía en este sentido el Sr. Gi- 



/ 



I 



270 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUES 



271 



raido); pero á este propósito, yo he de recordar una frase felicísi- 
ma pronunciada por nuestro ilustre Presidente, el cual, en cierta 
ocasión, decía: «Nos critican los proteccionistas porque siempre^ 
decimos lo mismo. ;Pero cómo no hemos de decirlo? Los que 
dicen que dos y dos son cuatro, siempre tienen que decir lo 
mismo, mientras que como vosotros defendéis el absurdo, lo 
mismo podéis decir que dos y dos son cuatro, cinco, seis, y así 
indefinidamente hasta lo infinito.» 

Sólo me resta una ligerísima indicación que hacer á otra ob- 
servación del Sr. Rrunet, y es la relativa á su extrañeza porque 
se pide el restablecimiento de la ley arancelaria de 1869. El res- 
tablecimiento de esta ley se pide, porque sentando en la conclu- 
sión segunda, de las presentadas, que cada nación debe formar sus 
aranceles, los cuales deben constar de una sola columna, claro es 
que estando esto previsto en la ley arancelaria de j 869, y puesto 
que tenemos ya un Cuerpo legal formado, no es preciso la forma- 
ción de otro nuevo. Además, como esta ley en sus resultados ha 
sido ya conocida por el tiempo que ha estado en vigor, como se 
supo después, aun cuando no ha estado en vigor, porque se ha 
visto el notable cambio que existe entre los resultados obtenidos 
desde 1869 hasta la primera vez que se derogó la base quinta de 
dicha ley, y los que se han obtenido posteriormente, esta es la 
razón por qué á fin de evitarnos hacer otra ley, que sería lo mis- 
mo, pedimos el restablecimiento de ésta, sin que nos opongamos 
á cualquier variación que en su texto pudieran introducir las Cá- 
maras. 

Los términos generales en que han sido presentadas estas 
conclusiones, tienen su explicación también por la premura con 
que fueron redactadas a causa del poco tiempo de que dispuso el 
que ha tenido el honor de formularlas; pero, por otra parte, estas 
conclusiones, presentadas con carácter general, son aplicables de 
la misma manera á las relaciones de España con cualquier nación 
de Europa, que á las relaciones de España con cualquier nación 
americana. Pues qué, ^la presión que ejercemos en un lado de la 
masa, no se transmite á todas sus moléculas? Pues si son buenas 
nuestras bases aplicadas así en términos generales, buenas serán 



también aplicándolas á las relaciones de España con las Repúbli- 
cas americanas. 

Estas son las razones que ha tenido presente el que se ha 
honrado formulando estas conclusiones. Y por lo demás, si con- 
sideráis utópico nuestro sistema, no quisiera rebatiros esta afir- 
mación por las razones anteriormente expuestas, pero considerad 
que ha llegado el momento en que esa lucha que han venido sos- 
teniendo esos dos sistemas, cese por un momento ó continúe en 
^1 terreno de la práctica. Si ha triunfado hasta ahora el régimen 
protector, que siga triunfando, que ya veremos los resultados, y 
entonces el país se decidirá por el que más le convenga, y si se 
decide por el libre cambio, por esa libertad que nosotros anhela- 
mos en las diferentas esferas, entonces será cuando nosotros con- 
sideraremos posible estrechar los lazos de unión con las Repú- 
blicas Americanas y con nuestro vecino reino de Portugal. Por- 
que, señores (y no os olvidéis de este punto), los tratados se re- 
fieren, es cierto, á una parte importantísima del comercio, pero á 
una parte nada más, y es muy bonita la idea de celebrar un tra- 
tado con todas las Repúblicas Ibero-americanas, comprometién- 
dose éstas á comprarnos á nosotros todos aquellos artículos que 
les hicieran falta al precio que pudiésemos dárselos; mas este trá- 
fico no se realiza por las naciones, sino por el comercio, por ese 
individuo que se interpone entre el consumidor y el productor, y 
éste tiene un interés vital, sin el cual n "> puede existir su profe- 
sión, y no creo que pretendereis matar la profesión del comer- 
ciante, porque entonces (diré yo á los partidarios del Sr. Brunct): 
fabricaros vosotros las telas para vuestros vestidos; preparad los 
alimentos necesarios para vuestro sustento; y si sois abogados ó 
médicos, ó ejercéis otra profesión, dejad al enfermo, dejad al des- 
valido que necesita de vuestra defensa, dejadles sin vuestro con- 
curso, que él, con sólo la ayuda de la naturaleza, sanará de sus 
males. {JEl Sr. Brunet Esa es la teoría de S. S.) Dejar pedimos 
nosotros, Sr. Brunet, y en cambio vosotros pedís sujetar para 
que yo pueda vivir, mientras que al otro le tenéis ligado en las 
mallas de la prohibición. [Aplausos) 

Es, pues, este el fundamento, y apartándonos por un momcn- 



A 
i» 



<v 



Ltl 



i 



n 



272 



CONGRESO MERCANTIL 



to de este terreno á que hemos ido á parar, dirigiendo nuestra 
mirada hacia el hecho que hoy conmemoramos con la reunión de 
este Congreso, cúmpleme á mi vez hacer constar también, que 
en mí existen sentimientos, deseos verdaderos de concordia, de- 
seos verdaderos de estrechar los lazos de unión con todas las Re- 
públicas Hispanoamericanas y con Portugal, y no solamente con 
estos países, sino con todas las naciones de Europa y con todas 
las naciones del globo. Esto podemos conseguirlg nosotros, y 
creo lo conseguiremos, porque disponemos de un factor impor- 
tantísimo: los lazos del comercio; y cuando lo hayamos consegui- 
do, entonces será cuando recobre su prestigio esta España hoy 
decadente y que la vemos empobrecida, siquiera sea en apañen 
cia, porque pobreza ajíarente es la que hace presentarla á los ojos 
del extranjero, de tal modo, que hasta ponen en duda su crédito, 
cuando esta pobreza no es más que la manifestación de errores 
de algunos de sus hijos, que no cuidan de apreciar sus riquezas 
escondidas, ni tampoco tienen presente las formidables energías 
que ha sabido demostrar en todas ocasioneá. Por consiguiente, 
cúmpleme hacer esta manifestación, y después de suplicaros me 
perdonéis por lo deshilvanado é incorrecto de la frase que he pro- 
nunciado, pues no de otro modo ha podido ser, por las circuns- 
tancias indicadas, os doy gracias por la benevolencia que me ha^ 
beis dispensado. He concluido. fMuy bien, muy bien. Grandes y 
repetidos aplausos.) 

El Sr. Brunet: Pido la palabra para rectificar. 

El Sr. Presidente: La tiene S. S., pero para rectificar en el 
sentido gramatical. 

El Sr. Brunet: Voy á rectificar en el sentido gramatical de 
la palabra; pero me ocurre una duda y es que no sé si sabré ce- 
ñirme á la forma que el Sr. Presidente me prescribe. Yo siempre 
he creído que un Congreso de esta índole no puede prolongarse 
sin perjudicar el fin para que se ha reunido. Sin embargo, paré- 
cerne que hay así como prisa para terminar pronto, acortando las 
discusiones; á la verdad, no alcanzo la idea por la que se exige 
de este Congreso tanta rapidez para llegar brevísimamente á la 
terminación de sus importantes c interesantísimas tareas. 



hispano-americano-portugués 



273 



Mi rectificación al Sr. Requeijo es muy sencilla. Al referirme 
á que no había congruencia entre el enunciado del tema y las 
conclusiones redactadas por S. S., el Sr. Presidente me ha adver- 
tido que no se refería á Portugal. He encontrado, pues, con razón 
que tienen un carácter general, y desde luego si hubiera habido 
esa congruencia, una persona tan ilustrada como la del Sr. Pre- 
sidente, no habría venido aquí á demostrar que S. S. no se había 
ceñido al tema. Es verdad que al final de su discurso ha manifes- 
tado S. S. que por cierto apresuramiento no había podido fijarse 
bien en la redacción de las conclusiones. 

Después me ha atribuido S. S, que había dicho yo que las 
Cortes con el Gobierno eran la verdadera representación del país, 
para venir á demostrar que la obra de estas Cortes, liberales ó 
conservadoras, si eran ó seiin del sistema liberal ó restrictivo, 
escuelas que yo no conozco, naturalmente esa obra sería parcial. 
He hecho la indicación de que las Cortes habían (y representaban 
fielmente, por lo que á la cuestión arancelaria se refiere, la opi- 
nión del país) hecho esto en España; pero no le he dado un ca- 
rácter absoluto y terminante á esta afirmación, sino que me he 
limitado á decir que si había alguien que tuviera duda se sirviera 
manifestarlo. 

El Sr. Rivas Moreno: Pido la palabra para rectificar. 

El Sr. Presidente: La tiene S. S. '^ 

El Sr. Rivas Moreno: El Sr. Requeijo se ha equivocado al 
tacharme de proteccionista. Yo soy enemigo franco y decidido 
de todas las exageraciones económicas. La única vez que he 
asistido á un Congreso económico flié en Barcelona, y por cierto 
que fui honrado con el cargo de Secretario. Pues bien, en este 
Congreso manifesté que era oportunista, viendo con gusto que 
los catalanes, lejos de mostrarse aferrados á las ideas proteccio- 
nistas, acogían muy benévolamente la tendencia armónica en que 
yo inspiraba todos mis discursos. No he tenido entre mis maes- 
tros ni uno sólo que no sea librecambista, y no se celebra una 
reunión librecambista á la que yo no vaya á escuchar con verda- 
dcro afán de aprender la voz elocuente de los hombres eminentes 
con que cuenta esa escuela. Pasé por alto la cuestión eco:i('>mica, 

IK 



X 

i 



274 



CONGRESO MERCANTIL 



HLSPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



2/D 



I i 



porque tenía la certeza de que, provocando esta discusión, habían 
de surgir disensiones y rozamientos que á todos interesaba evitar. 
Por tanto, me felicito mucho de que mis presentimientos se hayan . 
realizado, porque así no he cometido ninguna indiscreción. 

Me fijé en dos enunciados del tema, que tienen innegable inj- 
portancia, de los cuales no ha dicho nada el Sr. Requeijo; y como 
yo no puedo atribuirlo á descortesía, su silencio me revela que 
los puntos por mí tratados no entran en las lindes de su Ponen- 
cia, y querrá esquivar la discusión. 

El Delegado de la Cámara de Comercio Española en Londres 
presentó la siguiente proposición adicional: 

«Teniendo en cuenta que una Comisión de la Real Acade- 
mia de Ciencias Morales y Políticas, en 21 de Noviembre de 1883, 
expresó el deseo de que en los tratados que en lo sucesivo cele- 
bre España con naciones extranjeras en que esto sea pertinente, 
se inserte un artículo para obligar á las partes contratantes á so- 
meter á la resolución de arbitros las cuestiones que puedan na- 
cer de su interpretación ó aplicación; que el Gobierno de España 
ha convenido en varias ocasiones dirimir por medio del arbitraje 
las diferencias internacionales; que el. Senado votó por unanimi- 
dad, en 16 de Junio de 1890, un proyecto de ley autorizando al 
Gobierno para que proceda á la. negociación de tratados de arbi- 
traje con los países civilizados que tengan por objeto el resolver 
pacíficamente todas las diferencias internacionales que no se rela- 
cionen con la independencia ni con el régimen gubernativo de 
los Estados; que las conferencias interparlamentarias de París, 
Londres, Roma y Berna han recomendado el arbitraje en las re- 
laciones internacionales; que la Liga internacional de la Paz ha 
solicitado, para consolidar la paz y disminuir los gastos militares, 
la aplicación del arbitraje á las relaciones entre los Estados y más 
especialmente á las de España con Portugal y las naciones ame- 
ricanas; que el Congreso Geográfico y el Jurídico solicitan asimis- 
mo el arbitraje para resolver dificultades entre dichas naciones. 

El Delegado que suscribe tiene el honor de proponer al Con- 



greso Mercantil se solicite á los Gobiernos y, si necesario fuese, 
á las Cámaras legislativas de España, Portugal y las naciones 
americanas, que se acepte el arbitraje en todos los convenios ul- 
timados ó que se negocien para resolver amistosa y pacíficamente 
todas las cuestiones y dificultades que puedan surgir de las mu- 
tuas relaciones internacionales, y que se nombre una comisión es- 
pecial encargada de promover la realización de este voto del Con- 
crreso.— Madrid 15 de Noviembre de 1S92. —ArtMfo de Mar- 
coartü. » 

El Sr. Presidente: Se dá por terminada la discusión del 
«tema quinto. Sólo quedan el sexto y el séptimo, cuya discusión 
<:ontinuará en el día de mañana. Después y cuando la Ponencia 
'¿presente las conclusiones definitivas, se citará para su votación. 

Se levanta la sesión. Eran las doce. 



PONENCIA 



TEMA SEXTO 






Política colonial entre las Antillas españolas y la Metrópoli, 
y medios de facilitar el desarrollo de su comercio y de sn 
industria. 

Los que suscriben, encargados de redactar la Ponencia der 
tema Política colonial entre las Antillas espafwlasy la Metrópoli, 
y medios de dar desairollo á su comercio é industria, tienen el 
honor de proponer al Congreso las siguientes conclusiones: 



PRIMERA PARTK 

POLÍTICA COLONI.\L ENTRE LAS ANTILLAS ESPAÑOLAS 

Y LA METRÓPOLI 



La unidad é igualdad de derechos y deberes para todos los 
españoles y, como consecuencia, la aplicación íntegra de la Cons- 
titución del Estado á la Isla de Cuba. 

h,.— Reforma electoral.— Aunc^u^ debiera llegar hasta el es- 
tablecimiento del Sufragio universal, debe adoptarse desde luego 
el proyecto de ley que quedó aprobado en la última sesión d¿l 
Senado de laá Cortes fusionistas con las enmiendas aceptadas por 
la Comisión y propuestas por los Sres. D. José Fernando Gonzá- 
Jez y Ortiz de Pinedo* 



i- 



278 



CONGRESO MERCANTIL 



B. — Reforma del Código penal ^ suprimiendo la circunstancia 
22 -del artículo 10, por la cual es una agravante de delito el hecha 
de no ser blanco. 

C — La adopción integra del nuevo Código civiL 



SEGUNDA PARTE 

MEDIOS DE DAR DESARROLLO AL COMERCIO t INDUSTRIA 

DE LAS ANTILLAS 



I 



Los que suscriben, con las reservas de sus opiniones particu- 
lares, completamente favorables al régimen autonomista, propo» 
nen, como medio de llegar al mismo y en interés de una conci- 
liación para los que no le aceptan desde luego, lo siguiente: 

I.® En el orden administrativo^ una absoluta descentraliza- 
ción del Municipio, el cual nombrará su Ayuntamiento y su Al- 
calde, quienes administrarán los intereses de la comunidad en 
su esfera respectiva, con entera independencia. 

En cuanto á la provincia, igual descentralización sin otro h- 
mite que el de nombramiento de Gobernador de la misma por el 
Gobernador general. Las facultades de aquél se circunscribirán á 
la alta representación del Gobierno, sin que pueda por esto in- 
miscuirse en las funciones puramente administrativas del organian 
mo provincial encomendadas á las respectivas Diputaciones. 

En cuanto á la totalidad de los territorios, así de Cuba como 
de Puerto Rico, descentralización respecto á la Metrópoli sin 
perjuicio de la unidad del Estado; para cuyo efecto el poder me- 
tropolítico nombrará un Gobernador general, sin que sea requi- 
sito indispensable para ello la cualidad de ser militar. 

Un Consejo de Administración electivo con la facultad de- 
formar los presupuestos para someterlos á la aprobación de las 
Cortes por conducto del Ministro de Ultramar. 

2.** En el 0'den económico, análoga organización dentro del 
principio descentralizador, declarando obligatoria la información. 




HISPANO AMERICANO-PORTUGUÉS 



279 



de las Cámaras de Comercio, Sociedad de Amigos del País y 
demás Corporaciones económicas en- la celebración de tratados 
con aquellas naciones que las necesidades mercantiles aconsejen. 
Planteamiento en cuanto sea posible de la contribución única y 
directa sobre la base de la riqueza del país y no de los gastos del 
Estado. 

Aranceles.Si se deroga la ley de relaciones de 1882, injusU 
desde el momento que no se practica la reciprocidad, se debe es- 
tablecer un Arancel que satisfaga las condiciones del comercio de 
cada Antilla, y el cual, produciendo la cantidad suficiente para el 
Tesoro, se preste al concierto de los intereses peninsulares, pero 
dé modo qup aquellas provincias conserven abiertos sus mercados 
naturales y las relaciones de cambio con los países que consumen 
sus principales productos. 

Supresión total de los derechos de exportación, 
ídem de los derechos diferenciales de bandera, englobando, 
por lo tanto, en una sola columna todas las procedencias. 

Fijar á las materias primeras de inmediata aplicación á la 
industria, un adeudo que en ningún caso supere al 8 por 100 
sobre los derechos que se les señalan en el Arancel de la Pe- 
nínsula. 

Imponer á las bebidas alcohólicas de todas clases, fabricadas 

y que se consuman en el país, un impuesto de patente igual al 
.que satisfacen por este concepto las que vienen de fuera, y seña- 
lando á las que alcancen más de 45" en la escala alcohólica, un 
recargo de 100 por 100 al derecho arancelario y el impuesto de 
consumos que hoy satisfacen. 

Deuda.— Que no se aumente la Deuda pública de las Antillas, 
y. que se aplace todo proyecto que implique la necesidad de au- 

mentarla. , . 

Que las conversiones que se lleven á efecto tengan por único 
objeto el disminuir la carga de los intereses, pero sin aumentar el 
principal de la Deuda, lo que podría conseguirse cuando, des- 
pués de una üquidación definitiva de todos los débitos, se llegase 



/ 



28o 



CONGRESO MERCANTIL 



ti Ti ~"7^'''".^^'5"'«- -n un solo signo áé crédito ig«a, 

de justicia de hacer desaparecer las deudas especiales de las 
Ant^las, incluyéndolas todas en la general de "la naliÍ t 

Madrid i.o de Noviembre de i892._Manuel Ortiz df Pi 
nedo.-Ramón P. Reqüeijo. 



CUARTA SESIÓN 






DÍA 15 DE NOVIEMBRE DE 1892 



t- 



PRESIDENCÍA DEl SR. B- MARIANO SABAS RUNIESA 



Abierta á las nueve y cuarenta y cinco de la noche, y leída d 
acta de la anterior, fué aprobada. 

El Sr. Pérez Reqüeijo leyó las conclusiones de la Ponencia co-» 
rrespondientes al tema sexto que va á ponerse á discusión. 

Igualmente se leyeron las siguientes conclusiones que se ha- 
bían presentado á la referida Ponencia. 

«El que suscribe, Delegado de la Cámara oficial de Comercio 
y de la Industria, del Centro Mercantil Industrial y Agrícola y del 
Sindicato de Comerciantes de Zaragoza, tiene el honor de pro- 
poner á la deliberación del Congreso, las siguientes conclusioiies: 

I. a Reproduzco todas las presentadas por el firmante al tema 
primero en cuanto tengan aplicación ^\ presente. 

2.a Cumplimiento inmediato de los artículos 49 y 50 del con-^ 
trato con la Compañía Trasatlántica. 

3.a Que el Ministro de Ultramar, á nombre del Gobierno, se- 
ñale al principio de cada año los artículos á que debe aplicarse el 
beneficio de porte para que los remitentes sean atendidos por la 
Compañía según el orden en que soliciten los embarques; y en 
igualdad de circunstancias á prorrata de sus pedidos. 

4.a Que el servicio con Filipinas sea quincenal, partiendo de 
alguno de los puertos de España, y no mensual desde Liverpool, 
como sucede en la actualidad. ^ 



2«2 



CONGRESO MERCANTIL 



l!l 



5.» Fomentar el establecimiento de bodegas societarias para, 
que por medio de una perfecta elaboración se consiga crear un 
tipo de fácil exportaeión á los mercados que han de sustituir al 
francés. Será un medio, la concesión, por parte del Gobierno es- 
pañol (como lo viene haciendo el italiano), premios de cinco mil 
pesetas, bien á los bodegueros que, sustituyendo los antiguos la^ 
gares por tinos de madera, presenten mejores envases, bien á la 
bodega que elabore mejor tipo en cantidad suficiente á servir 
uno ó más mercados, bien al director de una bodega que prácti- 
camente demuestre haber instalado la mejor que responda á 
aquellos fines. * * . / 

Estas conclusiones, como comprendera la Ponencia, son pre.- 
sentadas á la segunda parte del tema que dice <' Medios de dar 
desarrollo al Comercio é Industria de las Antillas >, haciéndolo así 
constar por la poca relación que guardan con las de la Ponencia. 

El tema sexto, tal como ha sido tratado en su dos partes por 
los ilustrados Sres. Ortiz de Pinedo y Requeijo, resulta eminen- 
temente político y políticas sus conclusiones; y como las Socieda- 
des que me honran con su representación, sin política determina^ 
da, buscan soluciones prácticas y de aplicación inmediata, con 
el fin de salvar la agonizante Industria y decaida agricultura, en- 
tiende que, respetando las medidas de gobierno que surgen de 
las conclusiones de la Ponencia, para su aplicación en tiempo opor- 
tuno, deben tomarse en consideración y procurar se lleven á la 
práctica desde luego, tanto las que el firmante propone cuanto 
aquellas otras que á la misma le sugieran y persigan este fin. 

La Ponencia conoce demasiado el texto del artículo 49 del 
contrato con la Compañía Trasatlántica y que obliga á ésta á trans- 
portar por un cincuenta por ciento de sus tarifas aquellos artículos 
cuyo desarrollo ó movimiento quiera fomentar el Gobierno, hasta 
mil toneladas para las Antillas y quinientas para Filipinas, y 
viceversa en ambos casos. Incumplimentado hasta hoy pacto de 
tanta importancia, no toda la culpa puede atribuirse al contratista. 
pero sí corresponde la mayor al Gobierno, que no ha hecho la 
designación de los artículos que á su juicio merezcan ese be- 
neficio. 



HlSPANO-AMEmCANO-PORTUGUÍS ^«3 

..Las Cámaras de Comercio fueron con tal motivo consultadas 
en el mel de Mar.o de 1891, y no obstante el apresuramiento 
con que contestaron (la de Zaragoza al menos lo verifico en el 
propio mes, designando determinados artículos) esta es la fecha 
que el Ministro de Ultramar guarda silencio sobre un hecho que 
tanto interesa á la producción española. 

. Y como á este olvido de la ley hay que agregar algunas tia- 
bas que la propia Compañía pone á los exportadores, bien obli- 
gándoles á qu. con veinte días de antelación haya de solicitarse 
d embarque, bien exigiendo la presentación de las mercancías 
tres días antes de la misma fecha y bien con la negativa que 
aun cumplidas esas formalidades y bajo el pretexto de haber 
llegado ai máximum de carga, ha presentado á los expeditores 
(en Octubre pasadoxjuedaron en el muelle de Barcelona 300 to 
ncladas de carga), comprendera-la Ponencia el fundamento de 

mis conclusiones 2.", 3" y 4* ... „k;»., 

. Y respecto de la quinta, poco ó nada he de decr, porque bien 

se le aplique al ten,a primero y sexto, bien se 'a ^^^^""^ T^- 
aspiración general, despréndese su importanc.a del solo enun- 

""'^^Hoy por hoy la viticultura constituye la primera riqueza, y 
abrigar un día más lá confianza de que el meircado francés puede 
llegar á ser nuestro consumidor en cantidad que hasta ayer lo 
fue^ puede costamos muy caro. No es estala oportumdad de 
dis^uSrlas caucas mediatas 6 inmediatas de su pérd.da pero 
«.mo toda esperanza sería ilusoria, y como la deprec.aoon que 
Tq^el caldo sL no puede continuar sin la ruina del pa.s agr.co^ 
la importa mucho que el Estado, en benéfico P-P>° Z^"- 
plrte y la asociación por otra, lleven á la pract.ca lo que por la 
iniciativa individual considérase difícil, sino imposible. _ 

Y como el Congresista que suscribe entiende que, a la busca 
de mercados y medios que faciliten las relaciones mercantiles, 
debe preceder la mejora de producción hasta conseguir que. 
.iendo abundante y perfecta, reUna condiciones económicas sufi. 
cientes á resistir la concurrencia, nada útil y practico puede espe- 
rarse mientras los Gobiernos, cuidándose mucho de huestra exis- 




1 



i 



284 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



28S 



tenca al reparto de tributos, olviden que las industrias naciona- 
-les salvo rans.mas y privilegiadas excepciones, se hallan en el 
período nacente y faltas de esa protección tutelar que ha menes- 
ter el que al mundo viene, y q„e la agricultuní, agobiada por el 
fisco, sitiada por murallas infranqueables y sujeta á una tributa- 
ron que, ten^ndo mucho de odiosa, correspóndelc el triste pri- 
vilegio de haber fomentado la inmoralidad en varias poblaciones 

ÍanTf f ^' ''^■"■' '^ "'^*^^ "'">' P'°"*''> ^' » "^ P-dida de 
gran parte de la riqueza olivarera no se evita la de la viticultura 

7Z!r°^TV\T ''■"""'" '"'"' ''"^ '^ insignificante de la^ 
destilerías de alcohol, apeí^ si se cotiza á siete y ocho pesetas 

M H ? ^'''^"''' ^''" '■"^^^^ '^ "» y •nedio'grados.' 
Madrid 13 de Noviembre de 1892.-/?. Paraíso. 

El Sr. Presidente : El Sr. Morayta tiene la palabra. 
El Sr. Moravta: Señores: hace algunos aftos que, nombrado 
yo por un grupo de agricultores extremeños, representante suyo 

ZZ K^''" •'^""°'^' ^^^''""^° "'^'^'^ ''^ '"' deber hacer 
algunas observaciones sobre un particular incidental, me vi sor- 

prend do por uno de mis compañeros de Congreso, que, dirigién- 
dose a mi todo airado, exclamó: .Quién es aquí el Sr. Morfy" 
abogado, periodista y catedrático, para mezclarse en negocios 
<3ue incumben Ünica y exclusivamente á la agricultura?. Resultó 
ai fin ya la postre, que yo era, poco masó menos, tan agricultor 
como el que así me decía; pero el caso fué que yo entendí que 
debía contestar á aquella observación, diciendo: «¡Qué más 
quema yo, catedrático, que á una reunión de, catedráticos vinie- 
ran los agricultores á hacer la causa de loscatedráticosL 

Me permito recordaros este hecho para explicaros por qué yo 
que no soy comerciante, me permito tomar la palabra en un Con' 
greso Mercantil. Entiendo yo- que aquí es de todo en todo perti- 
nente la observación por mí hecha al agricultor en cuestión- 
porqué me parece que vosotros tenéis el espíritu bastante amplio 
para comprender que el venir los que no somos comerciantes á 
traer nuestro granito de arena á la grande obra que habéis aco- 
metido, es algo que á vosotros no os debe molestar, siquiera por- 



que sobre nuestras observaciones están vuestros votos que han 

de decidir. ' , . , . 

Mas después de todo, no es mi intención tan desinteresada 
como parece. Yo me adherí con entusiasmo á este Congreso, asi 
que vi cuál era el enunciado del tema sexto, pues me ofrecía oca- 
sión para levantar mi voz una vez más, en nombre y en favor de 

las islas Filipinas. ■ , a 

Presido señores, una modesta asociación, que se titula Así>- 
dación Hispam-Filipina; asociación que ha hecho algunas campa- 
ñas y que ha conseguido algunos triunfos. Propónese esta aso- 
ciación llevar reformas á Filipinas; reformas de cualquier clase 
siempre que sean meditadas y prudentes, porque como en Fili- 
pinas está casi todo por hacer, cuanto signifique- variar la actual 
situación de cosas, es allí conveniente; que todo es preciso, sí, 
para ver cómo llega un día en que los filipinos se encuentren asi- 
milados en derechos y en deberes á los peninsulares. 

Y al llegar á este punto, aunque sea interrumpiendo mi razo- 
namiento, permitidme decir que la Asociación Hispano-Filipina 
no quiere para las islas Filipinas ningún género de autonomía, y 
que por lo tanto, no las opiniones particulares de los ilustres 
miembros que 'firman la Ponencia, sino las mismas expuestas en 
su Ponencia, no se compadecen con nuestro particular modo de 
ver. No; nosotros no queremos consejos provinciales, que hagan 
presupuestos y que impongan estos presupuestos, llevándolos á 
las Cortes, sin haber pasado por aprobación del Gobierno. Nos- 
otros no queremos ningún género de autonomías, y no las que- 
remos porque las cosas caen del lado á que se inclinan; y la auto- 
nomía es una inclinación grave, gravísimamente peligrosa en 

esta nuestra patria. 

Y ahora prosigo: ¿Cabe, dentro del enunciado del tema que 
hoy se dilucida, hablar de las Islas Filipinas? Yo entiendo que si, 
porque se habla A^ política colonial, y porque se dice rclactones 
ccila Metrópoli, entre las Antillas españolas y la Metrópoli; y 
por Metrópoli, no habrá entendido seguramente el que formulo 
el tema la capital de la nación, ó Madrid, que eso es la que quie- 
re decir Metrópoli, una ciudad, la principal de «n Estado, sino 





s 



286 



CONGRESO MERCAN'nL 



HISPANO-AMERIC ANO-PORTUGUÉS 



287 



que estimaría de acuerdo con lo que el lenguaje general declara, 
que por Metrópoli se debía entender la Península con las provinr 
cias que constituyen á España; no se comprende si' no, que se 
hubiera traído á discusión un tema tan estrecho como las relacior 
nes entre las islas de Puerto Rico y de Cuba con Madrid, 

Se trata, pues, de las relaciones de las Antillas con la Metró- 
poli, con el resto de España; y como forman parte del resto de 
España las islas Filipinas, las islas Filipinas están dentro de la 
palabra Metrópoli. 

Cabe por consecuencia hablar aquí de las islas Filipinas, si- 
quiera porque forman parte de España desde 1809, en que l^i 
Junta Central, puesta aljrente de los destinos de la Nación, ver- 
gonzosamente abandonada por sus reyes, al admirar la generosa 
conducta de los filipinos y de los americanos, hubo de declarar, 
que ni Filipinas ni las Américas eran colonias, ni factorías, ni es- 
tablecimientos mercantiles, sino parte integrante del territorio 
español; y así dijo la Junta como parte integrante de territorio 
español, es necesario que nombre representantes que vengan al 
lado de S. M., como aquella Junta se llamaba á sí misma para 
gobernar á España. 

Aquél díala palabra colonia aplicada á Filipinas, dejó de 
tener significado, por más de que en el hecho, desgraciadamente, 
como colonias hayan sido tratadas y lo sean actualmente. 

Es este tema eminentemente político. Yo me felicito mucho 
y felicito al Congreso, y felicito á los que le promovieron, de que 
pusieran un tema tal; porque en necesario que concluyan' ciertos 
convencionalismos y prohibiciones, y, por consecuencia, que nos- 
otros en todas partes y á todas horas lo podamos discutir todo. 

Tan eminentemente político es el tema, como que dice: PolU 
tica colonial. Y por eso las conclusiones de que se ha dado lec- 
tura no pueden ser más políticas, y lo son, no ya dando á la voz 
política el sentido amplio superior á todas las tendencias de par- 
tido ó de escuela, si no entendiéndola bajo el estrecho significa- 
do de aspiración y compromiso de una determinada agrupación 
política en un momento dado de la misma política. 

Yo, sin embargo, no quiero hablar de política, de partido; sé 



lo que la política enardece y no he de ser yo quien empeñado en 
pediralCongreso^^un favor, que ha de agradecerse mucho en 
Filipinas, venga á estorbar una discusión que deseo sea tan sere- 
na y tranquila como cumple al caso. Pero aunque no hable de 
política, permítame el Congreso la exposición de algunos hechos 
de que no he de sacar otras deducciones que las indispensables 
al particular concreto para el cual los expongo. ' ^/ - , 

Había un pueblo que se llamaba Calamba. En esta población 
existían una porción de habitaciones levantadas por distintas per- 
sonas y fabricadas algunas en época ya que se pierde en la noche 
de los tiempos. Adquirieron ó lograron, por motivos o medios 
que no he de recordar aquí, la propiedad del terreno sobre que 
estaban levantadas estas habitaciones, los frailes dominicos de 
Filipinas; pidieron el pago de alquiler á quienes las disfrutaban, 
y como quiera que aquellos inquilinos ó propietarios entendían 
<,ue no estaban obligados á aquel pago, siquiera porque jamas 
le hicieron, negáronse á él. Citados de desahucio ante el Juez de 
primera instancia, éste no dio la razón á los dominicos y sí a los 
inquilinos; apelaron aquéllos á la Audiencia y ésta revoco el auto 
del Juez de primera instancia, declarando que los frailes dommi- 
eos tenían perfecto derecho á desahuciar á quienes habitaban 
aquellas casas por estar levantadas en terrenos que eran propios 
de los frailes; declaración esta que en un juicio de desahucio solo 
tiene valor relativo. Firme aquella sentencia para ejecutarla se 
mandó á Calamba toda una división de infantería y de caballena. 
Al ver aquellos sencillos habitantes la llegada de todo aquel 
aparato de fuerza, huyeron, y no teniendo el representante del 
Juzgado que había de proceder al lanzamiento con quién enten- 
derse para hacer las notificaciones oportunas, por virtud de un 
pre-ón se anunció que toda casa no desalojada en el término de 
veinticuatro horas sería derribada; y, en efecto, las casas se de- 

rribaron. , ^ • j_ 

Horasjdespués, oíase en las calles otro pregón anunciando 
que, todo material de las casas destruidas que en el término de 
veinticuatro horas no fuere recogido por su propietario, sería 
incendiado; aílí las casas son de ñipa, bejuco y madera; pues se 



/ 



m* 



288 



CONGRESO MERCANTIL 



A\ 



toce preciso contmuó el pregón, limpiar las calles de ios escom- 
^^ que las hacen intransitables. Y como- veinticuatro horas era 
^.^H . -""y <=°rto, y todos comprendieron lo absurdo de tal 

belÍ aT """""'' "''""" °'^'^^'=^^- iDesdichados calam- 
rZíde ed fi' """'""^*™ '>°'-- ^« P"- ^-go á todos aquellos 

LTlüles di r"".' '" '^"^'^ '""•'^ P^^^^'^-" '- --bles. 
los útiles de labor y herramientas, ¡cuanto lo que constituía lá 
nqueza mueble de aquellos infelices calamb.ños- 

elmÍTf.'^K*'' ''1° '°'""''° °*~ ocurrido también en 
el mismo Calamba y casi ^ el mismo día. Sin haber precedido 
procedimiento alguno judicial, sin haberse interpuesto, 'ni menoí 
otorgado el desahucio, sin haberse hecho, en una palabra, dilige" 
c.a judicial m administrativa alguna, se anunció por un prefón 
que en e termino de ocho días desalojaran J vecinos dfun' 
torno entero, cercano al río, las casas que habitaban; en la inte- 

ofell r 'n' '°/ ''^'^ '-'^^ "'^ '° »>-'-• '- — sertn 
quemadas. Aquellos desdichados preguntaron á las gentes de al- 

guna Ilustración si aquello era posible y se les dijo que no- pero 

pasaron los ocho días y sin nuevo aviso se puso fuego de 'ZZ 

otro extremo á aquel barrio'y el barrio- entero desa^redó íaí 

«la justicia que allí mandan hacer los frailes dominíTy taTe 

Írrel T' " ^'''"°" ^^^ '^-'^^ ^ Po^-n de ZZ 

terrenos que dicen son .suyos. 

nativa"!'."^ ;' '°í "'" "" '""^^^ ^''''^^''' P- orden guber. 
nativa, entiéndase bien, por orden gubernativa se desterro á loa 

r:s rT"°^ '^ '^^'^'"'^' ' '^^ -^^ p-j-dicados- a; " 

reclamación alguna contra tamaño atentado 

Ahora permitidme exponeros otro hecho. Uno de nuestros 

nr7iLT?":'^''^^"^'^<='"^" "'^p-° Filipina vá iií:! 

nila. Vista al Capitán general, quien le recibe afablemente y le 
oto^a a^nos favores que le pide, que no eran otros que a 
hbertad de su ^dre, de su madre y de sus hermanos, precisa! 
mente desterrados por los sucesos de Calamba. En una de cíchi 

^.SrdTM^Lr ^"''^ -'^"° -' -- -^ -- >'^- 



HISPANO-AMERfCANO-PORTUGÜÉS 



289 



A los pocos días, uno de tantos vividores que en todas partes 
•existen, encontró medio de dar, y permitidme lo rastrero de la 
•frase, un timo en grande, y para ello formó una lista de las per- 
sonas que él estimó más comprometidas en la causa de las refor- 
mas que en Filipinas se desean, y se fué á las casas de algunos 
ricos filipinos diciéndoles: «se trata de poner en libertad á Rizal, 
que así se llama el amigo nuestro en cuestión; son precisos 
lO.OoO duros; mirad la lista que ya tenemos hecha.» Unos cuan- 
tos, creyendo que se trataba, con efecto, de librar á quien injusta- 
mente padecía, contribuyeron con cantidades de más ó menos 
consideración á aquel engaño punible, pues que los que apare- 
cían en la dicha lista, ni hnbían dado su consentimiento pa-a for- 
mar ni contribuido por consecuencia con suma alguna y ni si- 
quiera pensado en tal proyecto. Uno de los inscritos en ella, sa-x 
hiendo que su nombre servia para contribuir á una manera de 
estafe-, participó á un juez cuanto sucedía. Diose con el timador y 
se le encontró la lista en cuestión: aquella lista fué á parar al Juz- 
gado, y, sin m ís, ni más, han sido desterrados unos cuantos de 
los que en ella aparecían. Y es lo chusco, que como quien la hizo 
no estaba en autos, han sido desterrados algunos, que de todo 
tienen, m^no.? de partidarios di las reformas en Filipinas, 

Otro hecho y de índole más conforme con el carácter de este 
Congreso. El presupuesto de Filipinas ¡imposible parece en esta 
nuestra España! se saldaba con superábit. Gloria es esta que co- 
rresponde al partido liberal, y que por cierto fué causa de que 
un Capitán General, hallándose con dinero en abundancia, resol- 
viera tirarle á la calle, mostrando su bizarría en una innecesaria 
empresa militar. ^ 

De toda suerte, para que no continúe el caso peregrino de 
que los ingresos excedan á los gastos, el Gobierno conservador 
comenzó su mando, haciendo lo posible para evitarlo en lo suce- 
sivo. Y permitidme, señores Congresistas, que os moleste para 
probarlo, recordando algunas cifras, tomadas de la Estadística 
general del comercio exterior de Filipinas del año 1888, últi- 
ma publicada. En dicho ^ño, la importación en aquellas islas, 

sumó 2 1. 208 '44 5 de duros, mientras su exportación ascendió á 

49 



i 



290 



CONGRESO MERCANTIL 



tí: 



26. 3 5 8*640. Parte importantísima de esta exportación la consti- 
tuyen I23.i86'852 kilogramos de azúcar, de los cuales 83.718749 
fueron comprados por los Estados Unidos, sumando su importe 
5.048*253 pesos. Firmó España el convenio de 28 de Julio 
de 1 89 1 , por el cual se otorgó franquicia para la importación en 
Cuba y Puerto Rico, de ciento dos artículos, en cambio de la 
franquicia otorgada por los Estados Unidos al té, café, mieles y 
azúcar de Cuba. Por virtud de este convenio, censurado á una 
por proteccionistas y librecambistas, los Estados Unidos compra- 
rán sus azúcares en Cuba y no en Filipinas. ;Qué más palabras 
para demostrar, que el convenio de 28 de Julio de 1891, ha infe- 
rido un golpe mortal á la exportación de azúcares filipinos? 

Esto se ha hecho como los Gobiernos españoles suelen hacer 
estas cosas, sin oir á Filipinas, ni siquiera al vetusto Consejo lla- 
mado Consejo de Filipinas. ¿Creéis, señores Congresistas, que 
esto podría hacerse si aquellos archipiélagos tuvieran representa- 
ción en Cortes?... Y he aquí además una prueba de que el tema 
que se discute exige hablar de las Filipinas, que resultan sacrifi- 
cadas en el caso en cuestión sin gran provecho de Cuba y Puerta 
Rico; y si con verdadero perjuicio de la Península, pues si Cuba 
y Puerto RiCo podrán vender bien en los Estados Unidos sus 
azúcares, en cambio abren sus puertas á una porción de artículos 
que se fabrican muy bien en Cataluña. 

Y ya en este camino, conveniente me parece insistir en algu- 
nos datos que suministra la Estadística general del ya referido 
año de 1888. 24.580 abanicos importó Filipinas ea 1888, de 
éftos, 19.299 fueron comprados en Asia, 4.200 en Inglaterra y 
Alemania, 1.031 en España, siendo la industria abaniquera una 
de las que están más adelantadas en España. ¡Pero, qué mucho, 
si aún es más lamentable lo que sucede con los fósforos, industria 
en la cual parecemos los primeros! Nada menos que 589.169 ki- 
logramos de ^sforos importaron las Filipinas en 1888; de tan 
enorme cantidad, España no llevó ni una sola cerilla. 

No debo hablar de las demás industrias en que los extranje- 
ros están mucho más adelantados que nosotros. Pero tened pa- 
ciencia para oir estos datos: Filipinas compra 82.427.525 kilogra- 



X 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



291 



TTios de arroz, d^e éstos, sólo son españoles 17.916. — 306.702 litros 
de aguardientes compuestos y de licores importan aquellas islas, - 
de éstos, sólo son españoles 1.173. — 1.781.066 kilogramos de 3íil 
•común entran en Filipinas, 966 son españoles, el resto lo envían 
Inglaterra y los Estados Unidos, ó mejor sólo los Estados Uni- 
dos, que envían algo más de 1.716.000. Y concluyo con otro 
<iato: 5.978.856 kilogramos de harinas y cereales importan aque- 
llas islks, ¡admiraos!, de esta enorme cantidad, sólo compran en 
España 1 5 1 kilogramos. ¡Y tanto hablar de abrir y cerrar las 
fronteras á los trigos y á las harinas! Todo el mundo contribuye 
á llevar harinas y trigos á Filipinas, menos España. v 

Y hago alto en estas consideraciones, porque no puedo con- 
sagrar á eáta cuestión más tiempo; mas si diré que Filipinas reci- 
be en más o menos cantidad, frutos, metales, artículos alimenti- 
cios y productos industriales de Suiza, Italia, Austria, los Países 
Bajos, Siam, Australia y algunas otras naciones, á las cuales no 
■exportan mercancía alguna. 

El Sr. Presiijente: Tengo el sentimiento de manifestar al 
Sr. Morayta que está á punto de transcurrir el tiempo que le con- 
cede el Reglamento. 

El Sr. Morayta: Voy á terminar, señor Presidente. No pue- 
do, ni tampoco es ahora ocasión, de sacar todas las consecuencias 
que entraña cuanto acabo de decir: muchas de ellas las he ex- 
puesto en reuniones públicas y en los periódicos, y á llamar sobre 
todas ellas la atención, consagra y consagrará sus tareas la Aso- 
ciación Hispano-Filipina. Mas lo dicho, ;no basta á demostrar 
que se hace necesario sentar el gobierno y la administración de 
Filipinas sobre bases y con arreglo á principios que imposibiliten 
su repetición? 

Hace falta consagrar á la administración de los hermosos ar- 
chipiélagos asiáticos otros cuidados de los que se le otorgan. Por 
de pronto, y dejo á un lado tantas otras consideraciones, es in- 
dispensable denunciar, tan pronto sea posible, el tratado con los 
Estados-Unidos de 28 de Julio de 1891. Y es indispensable tam- 
bién, que se reconozca que donde iTD hay seguridad individual, 
ni ley, ni autoridad que coarten las facultades del Capitán gene- 
. - I 



» 



292 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



293 






■\¡ 



'm 



M 



i 



i 
I 



ral; que donde manda constantemente el sable, y algunas veces, 
el chafarote, no cabe orden, ni moralidad, ni administración, ni 
nada, en suma, de cuanto constituye el modo de ser de un pueblo^ 

civilizado y culto. 

Las islas Filipinas, señores Congresistas, están necesitadas de 
toda clase de reformas, y como donde todo íalta se hace preciso 
principiar por algo, yo os suplico que reconozcáis conmigo, que- 
no hay razón para no comenzar á resolver el problema, otorgan- 
do á Filipinas el derecho á tener diputados y senadores en el 
Parlamento español. Sólo el hecho de tener Filipinas represen- 
tantes en Cortes, bastaría para evitar una multitud de abusos y 
destruir una porción de cortapisas, que sostiene más que la vo- 
luntad el descuido; que cosas, suceden en Filipinas, que dejarían 
de suceder, con sólo existir quien las diera á conocer desde la 
alta tribuna del Congreso ó del Senado. 

Yo sé, que^el diputado como el senador, no son representan- 
tes de la provincia ó del distrito que los eligió, sino de toda Es- 
paña; pero yo sé también, que cada cual, apenas si tiene tiempo 
para pensar en otra cosa que en los intereses de su distrito ó de 
su provincia. ^Cómo si no darse el caso de que pase una y otra 
legislatura, sin hablarse ni una sola palabra de las islas Filipinas? 

Y no se me diga que pedir representación en Cortes para 
aquellas islas, es comenzar la construcción del edificio por el 
tejado; no, las Filipinas tuvieron Diputados en las Cortes genera^ 
les y extraordinarias del año 18 10; los tuvieron en las Cortes 
ordinarias de 18 13, en las Cortes de 1820 y en las Constituyen- 
tes de 1837. Y si es verdad que podría objetárseme, recordando 
la forma y modo con que alguna de aquellas elecciones se hicie- 
ran, creédmelo, eso para mí no es argumento, porque yo con tal 
de que las Filipinas tuvieran representantes en Cortes, hasta ad- 
mitiría Diputados y Senadores de Real orden. 

No habría, sin embargo, necesidad de acudir á este extremo, 
si la cuestión se afrontara: con resolución y buena fe. Los que 
para discutir el caso hablan de diferencia de razas y del estado de 
incultura de aquellos indios, olvidan seguramente que la Martini- 
ca tiene Diputados, que los tiene Argelia, donde la cuestión de 



raza es algo más seria que en Filipinas, y que los tiene el Tonkín, 

posesión conquistada como quien dice anteayer. 

Y si inconveniente fuera la falta de .rganización municipal y. 

provincial, nada más fácil que establecerlas. Los descubridores 

<iel Nuevo Mundo, lo primero que hacían, al poner su planta en 
aquellas playas vírgenes, era establecer un municipio, y en 1812,. 
los legisladores de Cádiz, á pesar de arder la guerra de la Inde- 
pendencia en casi toda la Península; sin más autoridad que su per- 
fecto derecho á mandarlo y la débil fuerza que representaba la 
Regencia, constituyeron Ayuntamientos constitucionales donde 
los había y una organización provincial. 

En virtud de cuanto llevo expuesto, me atrevo á proponer al 
Congreso una adición á las conclusiones que se discuten, que 
•dejaré sobre la mesa, y que dice así: ^ ^ 

«El que suscribe tiene la honra de proponer, como adición. 
á la Ponencia relativa al tema sexto puesto á discusión, las si- 
guientes ^ 

C0HíCL.rSIOl¥KS 

Primera. Fundándose el derecho, no en las condiciones par- 
ticulares de la latitud geográfica donde se habita, sino en las con- 
siguientes á la personalidad humana, no hay razón para que sub- 
sista esa manera de ley de raza, por cuya virtud los españoles 
filipinos no disfrutan los mismos derechos, ni tienen los mismos 
deberes que reconoce la Constitución á los españoles peninsulares. 
Mas como el constante desconocimiento de este principio 
hace allí imposible el planteamiento inmediato y de una sola vez 
de la Constitución vigente, á fin de apresurar lo posible obra tan 
hidispensable, hácese necesario: 

A. Reconocer á los filipinos los mismos derechos políticos y 
aciviles de que gozan ó gozar pueden los españoles. 

B. Establecer en Filipinas instituciones municipales, provin- 
ciales y administrativas, con arreglo á lo que determinan las 
leyes de la Península á estos extremos referentes. 



294 



CONGRESO MERCAN! IL 






i 






1 1 y 






C. Hacer que los planes de estudios, la organización de la. 
enseñanza y en suma la administración toda, sea en Filipinaa- 
idéntica á la peninsular. 

Segunda. Deben dictarse inmediatamente las disposiciones, 
oportunas para que las islas Filipinas tengan Diputados y Sena^ 
dores que las representen en Cortes. 

La ley electoral que á este efecto habrá de publicarse, debe^. 
si bien interinamente y en tanto no se establezca allí una admi- 
nistración semejante á la penins* lar, compadecerse con la orga- 
nización actual de aquellos archipiélagos, y procurar reconocer 
el derecho electoral al mayor número posible de habitantes. 

Tercera. El Gobierno debe denunciar, tan pronto sea posible,, 
el tratado comercial contratado con los Estados Unido? en 28 de 
Julio de 1 89 1, que sin ser beneficioso para la Península ni favo- 
rable para Cuba y Puerto Rico, es perjudicialísimo para las islas 
Filipinas. 

Congreso Mercantil-Hispano-Americano á 1 5 de Noviembre 
de 1892. — Miguel Mor avía. y> 

Y como ya molesté demasiado vuestra atención, ruego á la 
Mesa pase ésta, mi adición, á la Ponencia, de la cual espero el 
favor de hacerla suya; y doy gracias á la Presidencia y al Con- 
greso por lo benévolos que han sido conmigo. Y si como de 
huevo lo suplico, la Ponencia somete mis conclusiones á vuestra 
consideración, señores congresistas, otorgadlas vuestro voto. Fili- 
pinas, y la causa de la justicia que la asiste, os lo recompensarán 
con su eterno recuerdo. He dicho. (Apiausos.) 

El Sr. Presidente: Pasarán las conclusiones á la Ponencia 
para que luego se redacten las conclusiones definitivas con arre- 
glo á estas indicaciones. 

El Sr. Lozano Alba se manifestó de acuerdo con el Sr. Mo- 
rayta respecto á la conveniencia de que las islas Filipinas tengaa 
representación en Cortes; abogó porque en materia de enseñanza, 
se lleven á cal o, tanto en Filipinas como en Cuba y Puerto Rico^ 
las reformas susterftadas en el Congreso Pedagógico. 

El Sr. Presidente: El Sr. Ortiz de Pinedo tiene la palabra- 



w ; 



N ; 



'r\ ií 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



295 



. El Sr. Ortiz de Pinedo: Señores, antes de consagrar algu- 
nas consideraciones al elocuente discurso que ha pronunciado en 
defensa de las aspiraciones de las islas Filipinas el docto catedrá- 
tico de la Universidad Central, mi particular amigo el Sr. Mo 
' rayta, habéis de permitidme, conocidos los lazos políticos que me 
unen con Cuba y Puerto Rico, la representación inmerecida que 
> debo á sus Corporaciones, que principie dando las gracias á los 
redactores de los temas por haber incluido en ellos éste de la po- 
lítica colonial en las Antillas, como justo testimonio, como consi- 
^ deración de simpatía á lo' que merecen aquellas provincias de 
Ultramar que un día y otro claman porque imperen en su admi- 
nistración principios de moralidad y de justicia. 

Política colonial. ¿Cuál es la que debe ponerse en práctica en 
aquellos territorios, que no son más que la dilatación de la patria, 
que no son más que la España chica más allá de los mares, ver- 
dadera continuación de la España grande? Pues es muy fácil defi- 
nirla; la contraria de la que actualmente se observa; la contraria 
de la vigente, de la tradicional, de la histórica. La política actual 
en las colonias ha sido juzgada por la prensa, en el Parlamento, 
y, lo que es más grave, por los Tribunales de Justicia. No entraré 
yo á calificarla, porque es un terreno verdaderamente espinoso, 
erizado de dificultades, pero no puedo meaos '^.e hacer una afir- 
mación, la de que esa política es de tal naturaleza, que dá por 
resultado una administración, pena dá decirlo, considerada como 
un padrón de descrédito, como un peligro para la patria, como 
una desgracia nacional. ^ 

^Tiene este Congreso competencia para proponer, como lo 
hace en las conclusiones que he tenido el honor de suscribir, una 
política nueva, una política colonial, que reemplace á la política 
presente? Sin duda alguna. Yo entiendo que estos Congresos, con 
sus amplios temas de derecho, con sus debates luminosos, han 
prestado un servicio tan grande á España, han elevado de tal 
manera el concepto del Centenario del ilustre descubridor del 
Nuevo Mundo, que le han convertido en un acontecimiento trans- 
cendental, transcendental, sí, porque aunque no ofrezcan desde 
lucero esos resultados inmediatos que piden los espíritus impa- 

o 



\ 



296 



CONGRESO MERCANTIL 



,1 



I 



, 



cientes y egoístas, aunque estos debates y estas conclusiones no 
traigan aumento desde luego en la exportación, aumento en el 
comercio, beneficios que estén al alcance de la mano, ¡qué de es- 
peranzas, qué mundo de esperanzas no abren para lo porvenir! 
de qué manera no están llamados á transformar toda nuestra 
política internacional; ¡qué de corrientes no están llamados á. 
traer para que la fecunden y la lleven por caminos enteramente; 
nuevos, por caminos amplísimos, por caminos de fraternidad^, 
hasta el extremo de que podamos decir un día que no es ya 
ideal de soñadores, sino una realidad lo de exister una patria 
Iberoamericana grande y respetada! [Muy bien, muy bien.) Este 
movimiento es tan poderoso que se realiza fuera de la acción del 
Gobierno, y viene de tan hondo como que nace de las entrañas 
de una raza, y conmueve todos los corazones, preocupa todos los 
entendimientos, agita á 40 millones de habitantes; y es tan inten^ 
so que ejerce su influencia en España y en América, y puede ir 
tan lejos como van siempre el movimiento misterioso, unitario, 
de una raza cuando la empuja esa fuerza, esa suprema directora 
de los destinos humanos, que se llama la Providencia. 

Observad sino la característica de este movimiento consola- 
dor. Apenas cambian sus impresiones unos y otros representan- 
tes, unos y otros congresistas, vienen á un acuerdo completo eir 
los temas, vienen á un acuerdo completo en las discusiones, y se 
apodera de todos estos debates la tendencia unitaria, y vemos 
que el Congreso Pedagógico la pide en los métodos de enseñanza, 
que el Congreso Jurídico propone bases comunes para la propie- 
dad intelectual é industrial, que el literario reclama un dicciona- 
rio y una gramática comunes; y á este Congreso, como el llama- 
do á reunir todas las aspiraciones de los demás, no le basta ya 
esa unidad de la lengua, del derecho, de la enseñanza, de la lite- 
ratura, sino que dentro de su esfera comercial, que es la más am- 
plia, que es la que comprende y condensa todas las actividades 
humanas, siente como la necesidad de aspirar á un acuerdo futu- 
ro de intereses entre los pueblos, para que un día pueda crearse 
en el orden económico la verdadera confederación Hispano-ame- 
ricana. 



: ■ 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS 



297 



i\ qué significa esta invitación que los pueblos Hispano-ame-: 
ricanos hacen á su antigua Metrópoli, para que recobre el puesto, 
de primacía que tiene como nación fundadora, que gano en gIo.> 
riosa historia y que merece recobrar hoy en la esfera de la fratet. 
nidad y de la reconciliación definitivas? Pues esto significa que ha- 
neceado la hora de que España se proclame potencia americana, 
¿gtié tiene que hacer en Europa? Huir de los conflictos de la po- 
lítica europea, mirar con repugnancia, sobre todo, esas alianzas, 
para la guerra, esas alianzas para el exterminio que forman los. 
Imperios que pasan por poderosos y civilizados, ese retroceso a 
la barbarie, que viene á caer á última hora como una mancha 
sobre este siglo XIX, que tantos sacrificios ha hecho por consa-^ 
grar el respeto á la personalidad humana. ¡Desgraciados los Im- 
perios, por poderosos que parezcan, que tienen por programa la 
guerra! ¡Feliz España en medio de su modestia, en medio de su 
decadencia, en medio de su pobreza, si queréis que use esta pa- 
labra, que no tiene ese programa, y que, pese á quien pese^no 
entrará nunca en esas alianzas deshonrosas! _ 

¿Y cómo es posible que España, cuando se dispone á recoger 
todas estas aspiraciones generosas, cuando se dispone á ocupar ^ 
el puesto que le corresponde en este movimiento de fraternidad 
y de inteligencia de los pueblos hispanoamericanos con su anti- 
gua Metrópoli, pueda dejar á las provincias de Ultramar en la 
inferioridad de derechos políticos en que hoy viven? ¿Cómo es 
posible que no empiece por protestar enérgicamente contra el 
ré<^imen político, económico y administrativo, que hoy impera en 
iJprovincias de Ultramar? ¿No ha de llevar allí la identidad, 
cuando menos, de derechos políticos? ¿Ha de seguir aconteciendo 
lo que hoy pasa, y es que los derechos individuales con que 
cualquier ciudadano peninsular sale de los puertos de España, 
queden como en suspenso al pisar el territorio de Cuba y Puerto 
Rico? ;No ha de llevar la reforma electoral? ¿Es posible que aquí 
rija establecido el sufragio universal y que en Cuba sea preciso 
pagar 26 pesos para ejercer el derecho del sufragio? ¿Ha de haber 
aquí Ayuntamientos con facultades propias, casi autónomas, y 
han de existir allí Ayuntamientos que no merecen este nombre. 



I- 



\ 



298 



CONGRESO MERCANTIL 



! 



•i) 



I I 



puesto que los alcaldes son nombrados por el Gobernador gene- 
ral, y en Puerto Rico reciben un sueldo y ejercen las funciones; 
de verdaderos dependientes de la Administración? ¿Ha de haber 
allí diputaciones provinciales solamente en el nombre? ¿Ha de 
existir allí un régimen por tal extremo arbitrario pendiente de la. 
voluntad del Gobernador general, hasta el extremo que le sea. 
permitido á éste, so pretexto de perseguir una cuadrilla de ban- 
doleros, como ya_ha acontecido, declarar en suspenso en una. 
provincia, en dos ó en tres, esas mermadas garantías, esos mer- 
mados derechos individuales? Y si del orden político y del admi- 
nistrativo pasamos al económico ¡qué gravedad y transcendencia 
no tienen también los errores del régimen allí imperante! La. 
fuerza de un error ofrece tal resistencia cuando encarna en las. 
leyes, y cuando esta de cualquier manera que sea, vive mezclada 
á la lucha por la existencia, á la lucha de los bastardos intereses, 
que ya habéis visto de qué modo ha resistido y prosperado por 
más de tres siglos el error enorme, brutal, de la esclavitud, por 
creer que sin ella no podría existir el cultivo de la caña, el culti- 
vo principal, la riqueza de Cuba y Puerto Rico. ;Y qué acontece 
después de tan larga resistencia? Que vino la abolición, y el tra- 
bajo libre reemplazó el trabajo esclavo, aumentando la produc- 
ción del azúcar y llegando á una cifra á que no había llegada 
durante la época ignominiosa de la esclavitud. Pues esa misma, 
resistencia que ofreció la esclavitud durante tres siglos de igno- 
minia, ofrecen hoy los errores económicos que constituyen el 
régimen comercial en las colonias. 

¿Cómo citarlos si son tantos y tan graves que no cabe en un 
discurso su enumeración? ¿Qué os diré, entre otros, de aquel que 
consiste en no haber un solo Gobierno que tenga la previsión de 
comprender que tratándose de territorios que exportan la mayor 
parte de lo que producen, y que tienen dos ramos de producción 
especiales y principalísimas, como son el azúcar y el tabaco, no 
haya cuidado de buscarles mercados, y, por el contrario, en Es- 
paña y en Europa hayanse puesto trabas para que encuentren 
colocación en la Península esos dos ramos de riqueza tan impor- 
tantes? Este error que nos ha llevado á mantener constantemen- 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



299 



te fuertes derechos para la introducción del azúcar en la Penmsu- 
la y que en la necesidad de conservar el estanco del tabaco, nos 
h^ obligado también á imponer fuertes tributos al tabaco proce- 
dente de las provincias de Ultramar, ha traído con el tiempo la 
consecuencia tristísima de que esas dos primeras materias tan 
importantes vengan á ser la base de colosal industria en los Es- 
Jos Unidos. Y cuando por la resistencia de la Metropoh, por 
, los errores de la MetrópoU, por los errores ^^^ 1^^^^^^™^^^ 
España, por nuestra protección al azúcar peninsular, ha dejado 
de buscarVe mercados en otros Estados de Europa para los pro- 
ductos de Cuba y Puerto Rico, los Estados unidos aprovechan^ 
dose con la habilidad que caracteriza á aquel pueblo esencial- 
mente mercantil, aprovechándose de la situación terrible en que 
Sé encontraba la isla de Cuba, que de 800.000 toneladas de 
azúcar vendía 700.000 á los Estados Unidos, nos han obligado 
con el bilí Mac-Kinley á suscribir un tratado en que para salvar 
la producción de Cuba, ha sido preciso hacer a los Estados Uni- 
dos, á la codiciosa República norte- americana, poco menos que 
una entrega comercial de nuestras Colonias. 

Error fué también el que se cometió el año 1882 con la ley 
de rdaciones comerciales, puesto que desde el momento en que 
estábamos obligados por defender la producción del azúcar de 
^Imolacha y d^ caña en la Península, á conservar los^^chos 
i„,puestos al de Cuba y Puerto Rico, y por el estanco del tabaco 
á no darles la reciprocidad necesaria, no debió ofrecerseles^^y por 
eso sin la reciprocidad, aquella ley de relaciones resulta una 

p-rande injusticia. . 

;Pero á qué he de enumerar errores que vosotros conocéis 

como yo, y para los cuales deseáis también pronto remedio. 

' "Lo hkblaros del régimen arancelario y de los úlümos .m- 

^"'cTmprendo que me quedan pocos minutos para usar de la 
palabra dentro de la prescripción reglamentaria, y voy a emplear- 
los en hacerme cargo de algunas de las consideraciones expues- 
tas por mi particular amigo el Sr. Morayta. . . ,.^ 
. Hace años que el Sr. Morayta representa las aspiraciones de 



{ 



300 



CONGRESO MERCANTIL 



' 



íí 



íí 



tí 



-I ' 



II 



11 



( 



la parte que podemos llamar civilizada en las islas Filipinas, y ha 
creído que en este Congreso de amplísimas miras y de nobles 
aspiraciones, podía ejecutarían acto y lo ha ejecutado con verda- 
dera elocuencia; pero el tema que discutimos, las conclusiones 
en que le hemos desenvuelto, no permiten que aceptemos desde 
luego, sino en la forma de adición á la Ponencia, las observacio- 
nes expuestas por el Sr. Morayta. Es un problema á estudiar, y 
yo entiendo que llegará á estudiarlo también este Congreso, el 
<ie modi.icar el régimen militar que hoy impera en las islas Fi- 
lipinas. ' 

Pedir representación en Cortes para las islas Filipinas es un 
pensamiento muy noble, muy levantado y muy generoso; pero 
como en aquellos territorios no existe, ya lo indiqué antes, más 
que una parte que puede considerarse civilizada, es imposible 
dejar de preguntar al Sr. Morayta: Por mucho que ame á sus re- 
presentados, ¿-los consideraría á todos en conjunto como ciuda- 
danos, ó empezaría por conceder la ciudadanía como un privi- 
legio y como un premio á la cultura individual, porque sin ciuda- 
danía no podría ejercerse el sufragio, y sin el sufragio libre no 
habría verdadera representación en Cortes? Y este es solamente 
uno de los aspectos con que se presenta este problema, hoy com- 
plejo y que no puede venir á vuestro estudio, porque no ha sido 
objeto de nuestras deliberaciones, en esa forma de Ponencia, que 
precede aquí á nuestros debates. 

Por lo demás, ^-no hemos de aceptar esas aspiraciones? Pues 
qué, en esta Ponencia, una de las conclusiones que discutís, ¿no 
suprime la circunstancia 22 del artículo 10, por la cual es agra- 
vante de delito el hecho de no ser blanco? Pues si pretendemos 
que del Código penal vigente en Cuba desaparezca eso que yo 
considero como un borrón, porque después de haber dado la 
libertad á la raza de color, después de haberle concedido la ciuda- 
danía, no debemos consentir que quede ese estigma en el Códi- 
go, que quede esa circunstancia agravante, ;no hemos de admitir 
también la aspiración para otros hombres de color que no son 
nuestra raza como los indios de las islas Filipinas? El derecho 
para nosotros no reconoce en cada hombre á la humanidad en- 



HISPANO>AMERlCANO-PORTUGUÉS 



301 



tera sea el que fuere su color, sea cualquiera la zona donde habite. 
Admitimos, pues, las aspiraciones del Sr. Morayta, y desde luego 
figurarán como adición de la Ponencia si estáis conformes con 
esta enunciación de mi deseo. r • - '^ 

Y ahora permitidme un último ruego. El Círculo de la Lnion 
Mercantil, iniciador de este Congreso, es, por fortuna para Es- 
paña, un parlamento que no se cierra nunca: aquí tienen cabida 
todas las aspiraciones; aquí pueden discutirse todos los temas; 
aquí puede hacerse la crítica de todas las medidas, de todos los 
Gobiernos, de todos los partidos políticos. Recogéis en el orden 
de los Congresos los últimos ecos del Centenario; yo espero que 
los guardéis como un fuego sagrado, y quién sabe si meditando 
sobre estos temas y discurriendo sobre estos debates, sentiréis 
algún día la necesidad de convocar un Congreso Ibero-americano; 
y entí^nces, por iniciativa vuestra, no ha de haber Gobierno que 
se niegue á que un barco del Estado, recorriendo los mares de 
Colón y de Vasco Núñez de Balboa, recoja á los Congresistas 
delegados por los Estados americanos y los traiga á Madrid, para 
ser recibidos como merecen. Seguro de que vuestra iniciativa se 
refuerza con estos Congresos, de que vuestra actividad se fecunda' 
con estos debates, de que vuestro espíritu ha de ser cada vez mas 
amplio y habéis de tomar cada vez mayor intervención en la po- 
lítica española, espero también que seguiréis combatiendo los 
errores que he expuesto y todos los errores oficiales, porque por 
desgracia todos los Gobiernos obran como si fuesen enemigos 
jurados de la prQsperidad y de la grandeza de España. {Aplausos.) 
El Sr. Presidente: Queda terminada la discusión del tema 
sexto, y las conclusiones que se han presentado pasarán á la Po- 
nencia para que redacte las definitivas. 



I 






■ii 



I! 



%- 



-'A- 



t: 



PONENCIA 



TEMA SÉPTIMO 

Conveniencia ó inconveniencia déla libertaa bancaria. 



LA EXISTENCIA DE BANCOS 

RESPONDIÓ Á UNA NECESIDAD SOCIAL 

\ 

La utilidad de los Bancos de emisión no es Loy por nadie 
puesta en duda, ya sea que limiten su acción como en los tiem- 
pos de su origen, á recibir en depósito moneda de valor real para 
sustituir su importe en la circulación con billetes por ellos mis- 
mos emitidos, ya sea como en los tiempos modernos, porque en- 
sanchando la esfera de sus operaciones abracen las múltiples a 
■ que al presente se dedican, y principalmente, las que a la emi- 
5ión de moneda fiduciaria se refieren. _. 

Conformes sobre esta utilidad todas las escuelas que se han 
-xledicado á tratar este importantísimo punto de la ciencia econó- 
mica hay entre ellas partidarios de diversos sistemas, es á saber: 
de Bancos libres en absoluto, de Bancos intervenidos de manera 
más ó menos directa por los Gobiernos de los países donde fun- 
.<:ionan y de Bancos constituidos exclusivamente por los mismos 

Estados. . , j. . ' 

Las corñentes que en la actualidad predominan tendiendo a 

ensanchar cada día más las funciones del Estado á expensas. 

como es consiguiente, de coartar en proporción las miciativas in- 



MHH 



i^MMñÍMB 



y 



304 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



30 s 



,1 






divicluales, en todos cuantos ramos unas y otras se desarrollan^ 
han alcanzado fatalmente con su influencia natural á las teorías 
profesadas en materia bancaria, y siguiendo aquellas impresio- 
nes, es tan grande la mayoría de los partidarios del Banco, in- 
tervenido en una ü otra forma por el Estado, como insignificante 
el número de los que por el contrario sistema de la más amplia 
libertad se inclinan. 



Inefleáeia de la ínter vención oflcial. 

El espíritu humano perezoso de suyo, halla siempre más fácil 
descargar la responsabilidad de sus propias acciones sobre un 
tercero, que aceptarla por sí mismo; y por más que la cuantía, 
material d : tal responsabilidad puede asegurarse que aumenta en 
proporción, que, forjándonos ilusiones, creemos eludirla, no es 
menos cierto que nos duele más la pérdida del bien pequeño 
cuando la advertimos, que la del grande cuando se nos pasa 
inadvertida. 

A consideraciones de índole semejantes, debe, acaso, atri- 
buirse el predominio de los partidarios del Banco intervenido ó. 
reglamentado especialmente por el Estado, sobre los que lo son 
del I>anco libre. 

Creen los primeros que los conocimientos ó la inteligencia 
del público es en esto, como en otras muchas materias, tan limi- 
tada, qi:e si se le dejase entregado á seguir las propias iniciati- 
vas, depositaría su confianza en la persona que menos digna fue- 
se de ella, y que la ruina sería la consecuencia natural de su im- 
previsión ó de lo limitado de su inteligencia. 

Para ocurrir á este gravísimo inconveniente invocan la nece- 
sidad de la vigilancia oficial en beneficio de los pobres ignoran- 
tes; solicitan la cooperación del Estado y establecen el Banco in- 
tervenido en la forma que el caso aconseje, creyendo así haber 
dominado por completo la dificultad. 

Como la intervención del Estado en la administración de los. 
Bancos donde la presta, no le obliga ni puede en buenos térmi- 



nos de moral racional obligarie á responder materialmente de las 
consecuencias de los desaciertos que por aquella administración 
se cometan, resulta que el valor real de la garantía que un Banco 
oficial ó intervenido por el .Gobierno respectivo ofrece á las per- 
sonas que en él depositen su confianza, está reducido única y ex- 
clusivamente al que pueda derivarse de la suposición de que los 
encargados de administrarie han de ser más capaces, mas idó^ ' 
neos, ó más morales cuando sus facultades administrativas se en- 
cuentren limitadas por los preceptos de una legislación especial, 
como lo están en los Bancos intervenidos, que cuando no están 
sujetos más que á los reglamentos pailiculares de cada uno, como 
es el caso en los Bancos libres. 

Esto, como siempre que se invoca la intervención oficial para 
cubrir supuestas deficiencias del propio criterio de cada uno, sig- 
nifica solamente que desconfiando el individuo de su propio jui- 
cio, quiere anteponer á él el del Estado, temeroso de equivocar- 
se; como si estuviese más expuesto á ello aquel que discurre en 
asuntos propios que quien lo hace en los ajenos, como si fuese 
posible dedicar atención mayor á lo que directamente no nos 
concierne ni interesa que á aquello otro que se encuentra en el 
caso diametralmente opuesto. 

Razón de los privilcsrios y peligros qine entrañan. 

De la eficacia de la intervención oficial para evitar catástro- 
fes, da buena muestra la historia de las instituciones bancarias en 
nuestra patria; no es esta ocasión de entrar á analizaría, ni se ne- 
cesita tampoco, pues semi-contemporánea como lo es aquella de 
la actual generación, está en la mente de cuantos dedican alguna 
atención á cuestiones de esta naturaleza, y á su testimonio apela- 
mos para que cada cual deduzca las consecuencias que sus cono- 
cimientos, sus recuerdos y su razón le dicten, en vista de las con- 
sideraciones que quedan expuestas y de las que seguirán. 

Lejos de servir la intervención oficial para favorecer la sol- 
vencia de los Bancos á quienes se les impone, es mucho más ge- 



3o6 



CONGRESO MERCANTIL 



¡!| 



neral que admitida sólo á cambio del disfrute de privilegios y de 
monopolios siempre vejatorios é irritantes para la generalidad, y 
por otra parte otorgada por los gobernantes á condición de que 
se les hagan concesiones de préstamos, contribuya á debilitar 
aquella solvencia por la solidaridad de intereses que se produce 
espontáneamente entre interventores é intervenidos, solidaridad 
•que no puede menos de parar doble perjuicio á los nacionales del 
país donde el Banco intervenido exista: primero en su calidad de 
ciudadanos, porque con la facilidad que los Gobiernos encuentran 
para levantar por mediación del Banco los fondos que sus dila- 
pidaciones les exigen, sin que los obligados á satisfacerlos en 
último término lo echen de ver hasta que el mal ya no puede re- 
mediarse, no moderan sus gastos; segando, porque al hacer el 
Estado este uso del Banco le crea situaciones difíciles y hasta 
compromete alguna vez su existencia, convirtiéndole en una mera 
hijuela del Tesoro nacional, sujeto á todas las vicisitudes á que 
este lo está por naturaleza. 

Es muy difícil que un organismo bancario ó de otra índole 
cualquiera que debe su existencia á otro organismo superior, que 
de él recibe, además de la facultad legal de vivir, el privilegio 
para hacer su vida fructífera en beneficio de las entidades que lo 
constituyen, siquiera sea en perjuicio de las que constituyen el 
otro; que por otro lado ha de derivar la mayor parte de sus be- 
neficios del buen acuerdo que entre ambos se establezca para el 
desarrollo de operaciones, es muy difícil, repito, que un organis- 
mo en tales condiciones colocado resista la tentación de acceder 
en todo tiempo á las solicitudes de quien siendo el primer cliente 
del establecimiento, tiene á la vez en su mano la válvula de cuya 
menor ó mayor abertura dependen directamente no sólo los re- 
sultados más ó menos satisfactorios de las operaciones, sino la 
misma existencia del establecimiento. 



í; 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



307 



Mayor independencia del Banco libre. 



El Banco libre, por más que haya de vivir sujeto á la legisla- 
ción del país, donde funciona, y que en cierto modo no pueda 
eludir en sus determinaciones interiores la influencia del Gobier- 
no que aquel país rija, no disfruta ningún privilegio especial; la 
ley á que se halla sometido es la general de la nación; ha de con- 
tar por lo tanto, con mayor independencia en sus actos, y dueño 
absoluto de sus acciones, no tiene como el otro la obligación de 
ayudar en todo tiempo á la entidad Estado, por virtud de cuya 
benevolencia vive; puede, en una palabra, proceder en todo con 
mayor independencia. 

Y no valga objetar que la obligación moral de quien funda 
su existencia en las leyes generales, es igual á la de quien la 
funda en las de privilegio, que tan grande ó tan directa es la in- 
fluencia del poder público sobre uno como sobre otro; no, porque 
además de la mayor facilidad que existe para reformar en un 
momento dado la legislación especial que sólo afecta á un orga- 
nismo determinado, como un Banco oficial, que no la general, 
que á todos los administrados por igual interesa, hay que tener 
presente lo que en la práctica sucede. 

Todos los Bancos que con carácter más ó menos oficial exis- 
ten, tienen impuesta la obligación de hacer préstamos de grandes 
sumas á los Estados que les otorgan las concesiones, mediante 
intereses á tipos relativamente bajos y hasta sin intereses en ab- 
soluto en muchos casos; y se observa que á medida que las con- 
cesiones van caducando, se exige á los concesionarios condiciones 
más adversas al parecer para ellos y más favorables para los otor- 
írantes. si tales concesiones han de renovarse. 

Esta facilidad de obtener préstamos baratos y hasta gratui- 
tos, que por medio de los privilegios á los Bancos de emisión se 
consigue, es el aliciente que se ofrece á los ciudadanos como com- 
, pensación del derecho de que se les desposee, y sobre las venta- 
jas que esa baratura ó esa supuesta gratuidad produce para la 



■1 



3o8 



CONGRESO MERCANTIL 



p 

f • 

2 



nación, se funda por los partidarios del sistema la conveniencia 
de semejantes instituciones; como si dada la armonía económica 
que por naturaleza existe, fuera posible que en ningún caso el 
interés particular de una corporación ó de un conjunto de indi- 
viduos, que aportan sus capitales en persecución exclusiva de 
lucro, hubiere de posponerse al interés general de la masa; coma 
si quienes aceptan el cumplimiento de obligaciones determinadas^ 
lo hicieren por pura filantropía, y no guiados, según es natural, 
por el deseo de hallar empleo útil y lícito para los medios de 
acción de que disponen, como si fuese lo común constituir situa- 
ciones normales sobre la base del perjuicio propio y del ajeno 
beneficio. No es esto posible, pugna en esta materia el interés, 
particular con el interés público; no es siquiera factible armoni- 
zarles ambos, como se arrhonizan siempre todos los intereses 
cuando después de controvertir libremente llegan á ponerse de 
acuerdo; y la prueba más palpable de que en el caso especial que 
nos ocupa no hay la apetecida armonía entre ambas partes, nos 
la ofrece palmaria el hecho de la existencia del privilegio. 

Si para que el concesionario del Banco privilegiado de emi- 
sión preste en condiciones extraordinarias á la entidad gobierno 
que la concesión otorga, es preciso, es requisito s¿ne qua iiotiy 
que medie el privilegio sobre tales ó cuales bases convenido, no 
se necesita analizar más para fallar de plano que la ventaja toda, 
que todo el beneficio, corresponde no á quien otorga, sino á 
aquel en favor de quien se otorga, por más que á primera vista 
aparezca lo contrario ó la recíproca ventaja. 



m 



i: 



í\ 



El privilegrio implica imposición de crédito. 

El mecanismo bancario es de tal naturaleza, presta su ejerci- 
cio tan notables ventajas, que los pueblos las descubren al mo- 
mento y lo utilizan. Merced á la sustitución de la moneda 
real por la fiduciaria, cuyo uso evita el desgaste de la otra y la 
consiguiente pérdida efectiva; que presenta muchas más facilida- 
des para el cuento, el transporte y la custodiará poco que el 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



309 



crédito del emisor de la fiduciaria ayude, sustituye ésta en la 
circulación á la moneda real casi tan pronto como existe. 

• De esta manera, en cuanto un Banco emisor se constituye, 
la moneda real afluye á sus cajas para ser cambiada por la fidu- 
' ciarla: una, en depósito voluntario, y en cuerta corriente, otra, 
y así en plazo no muy largo, el Banco se encuentra posesor de 
■ cuanta moneda existe en el país donde funciona, sin que por el 
uso de ella esté obligado á pagar nada á las personas que le han 
•confiado su custodia por unos ú otros títulos. 

Estas mismas personas que individualmente han depositado 
•en el Banco sin extipendio alguno sus capitales monetarios, son 
las que reunidas constituyen el Estado, dentro del cual el Banco 
ejerce su ministerio, y á este Estado es á quien el Banco hace 
préstamos, mediante interés relativamente módico, en ciertos 
casos, sin interés ninguno en ciertos otros. 

Por este sencillo procedimiento el Banco recibe gratuitamente 
la moneda de los individuos, se la presta mediante precio á aque- 
llos mismos individuos constituidos en corporación ó en Estado, 
y obtiene un lucro á todas luces lícito, no hay para qué negarlo, 
en el primero de los dos supuestos. En el segundo, ó sea cuan- 
do el préstamo es gratuito, la gratuidad está ampliamente com- 
pensada con la facultad que el Estado concede al Banco, presta- 
dor de ser el único autorizado para emitir moneda fiduciaria, y 
con la de permitirie que la emitida exceda en tanto ó en cuanto 
á la cantidad de moneda real que en sus arcas posea, sumada 
C3n el importe de otras partidas de su activo, que como moneda 
real se consideran para aquel efecto; y en el análisis detallado de 
las reglas que regulan tal facultad de emisión, juzgamos innecesa- 
rio entrar por no ser prolijos, y porque variando en cada caso, 
no parece pertinente á la cuestión que nos ocupa. 

Así, pues, el Estado, al otorgar al Banco oficial el privilegio 
<ie emisor de moneda fiduciaria, obliga al ciudadano á utilizar sus 
servicios por no ser ya lícito para ningún otro ejercer aquel mis- 
mo oficio; da al Banco con el privilegio la posibilidad de hacerse 
depositario dd Capital monetario de los administrados, y á éstos 
impide conceder su confianza á quien mayor que el privilegiado 






3IO 



CONGRESO MERCANTIL 



se la inspire, porque, es claro, que no luchando con armas igiiá- 
les, no ha de ser dable á él que de privilegio carece, ofrecer igua- 
les condiciones que á quien con privilegio cuenta, ni es razonable 
suponer que el primero haya de sacrificar sus intereses para sos- 
tener competencias, que, si se entablasen, le conducirían indefec- 
tiblemente á total ruina. 

La existencia det Banco privilegiado implica la imposición del 
crédito, y la imposibilidad para los administrados de ejercer una 
industria que, siendo por derecho natural lícita para todos, se 
trueca por ley positiva en legítima, sólo para quien disfruta el 
privilegio, y he aquí por qué, como llevamos dicho, el Banco ofi- 
cial aunque parezca beneficioso para la nación donde existe, lo es 
nada más para quienes disfrutan el privilegio. 



£1 Banco privilesriado no aventaja al libre en |a pres^ 

tación de ser¥icios. 



La posibilidad de hacer préstamos á bajos tipos, ya sea á los 
Estados, ya á los particulares, condición con la cual se pretende 
alucinar al público para justificar en cierto modo la necesidad ó- 
la conveniencia de crear el privilegio que se le impone, no puede 
considerarse de ningún modo como privativa del Banco pri- 
vilegiado. 

Le es á este dable la práctica de semejantes operaciones, en. 
razón á que por efecto natural del movimiento bancario, el capi- 
tal moneda afluye á sus cajas, en las cuales permanecería ociosa 
si no se le buscase empleo inmediato; y afluye, no porque el Ban- 
co de que se trate posea privilegios ó monopolios de emisión ú 
otros, sino por las ventajas que el uso del servicio que presta,. 
ofrece á quienes lo utilizan. Estas ventajas puede ofrecerlas y las 
ofrece realmente cuando menos en igual grado que el Banca 
privilegiado, el Banco libre, y sin vacilación puede asegurarse 
que si la baratura del préstamo es el fin que principalmente se 
persigue, y á el que los Bancos responden en primer término^ 
más obligado estará á cumplirlo el Banco libre que el privile- 



S:: 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



311 



giado, porque habiendo aquél de sostener la competencia gene- 
ral con cuantos de su propia especie existan, ha de verse forza- 
do, si quiere trabajar, á colocarse en el límite de las concesiones, 
caso á que el privilegiado nunca llegará, puesto que faltando para 
él el acicate de la libre concurrencia, no le ha de ser menester 
tocar ni aproximarse siquiera á límite tal para fomentar el empleo 
de sus servicios, los cuales, quien los necesite tendrá que utilizar 
en las condiciones que le sean ofrecidos, imposibilitado, como lo 
estará, de obtenerlos en otra parte. 

Basada la vida de los Bancos en el crédito que logren adqui- 
rir para que se les confíe la custodia y consiguiente manejo de 
ios capitales monetarios, es indispensable que quien haya de fun- 
darlo en el cumplimiento estricto de sus obligaciones antesque 
en la seguridad de que á nadie ha de ser lícito turbar por la 
oferta de más halagüeñas condiciones la placidez de su existen- 
cia, procurará con más ahinco que quien en situación opuesta se 
halle colocado, atender lo mismo á aquel cumplimiento que á sa- 
tisfacer un número mayor de necesidades bancarias. Para ambos 
efectos ha de otorgar el Banco libre más facilidades que el privi- 
legiado; pero á la vez como, según se ha dicho, necesita ser muy 
celoso de su crédito para no exponerse á las graves contingen- 
cias que el menoscabo ó la pérdida de él le acarrearía, es seguro 
que procederá con la mayor cautela al desarrollo de sus opera- 
ciones y que de ellas excluirá las que conceptúe susceptibles de 
producir aquellos efectos sobre su crédito. De otra manera, no 
contando en determinadas circunstancias con el apoyo oficial 
que surge como consecuencia de la mutualidad de intereses, 
acaecimientos críticos que pasan como inadvertidos sobre el 
Banco único, no lo hacen sin originar honda perturbación sobre 
-el que funciona sometido entre otras á la ley universal de la 
competencia» 



: ^^m 


i 


m^^^^^m 


i 




I; 




i^^^^H' 


m 






312 



CONGRESO MERCANTIL 



l^a circnlación fiduciaria se resrnla por sí misma. 

Se pretende que el Banco privilegiado ofrece mayor garantía 
que el libre para sus acreedores por diversos conceptos, como 
consecuencia de la intervención oficial á que el primero -se halla 
sometido, especialmente por lo que respecta á las proporciones 
que se le obliga á guardar entre el importe de su emisión fiducia- 
ria y las partidas de su activo á ella en primer término afectas; 
es á todas luces ilusoria semejante garantía. >« : 

Desde el momento que las deudas pagaderas en moneda real 
por un Banco privilegiado ó libre exceden en una sola unidad al 
im^íorte de la moneda que el deudor conserva materialmente en 
sus cajas, la posibilidad del puntual pago está sometida sin ex- 
cepción ninguna al crédito que el establecimiento deudor disfru! a, 
por un lado; por otro, á la cobranza de loa créditos en favor del 
establecimiento; en una palabra,- la solvencia del Banco pende ex- 
clusivamente de la marcha perfecta y normal de todas sus ope- 
raciones. Y como de esta perfección y normalidad no puede el 
Banco oficial ofrecer garantía que el libre no ofrezca, por d^en- 
der aquellas mucho más directamente qué de los preceptos legis- 
lativos por que cada uno de ellos se rija de la idoneidad, de la 
pericia, de la buena fe y de la capacidad de quienes los adminis- 
tran, tendremos que por el concepto de mayor garantía real nin- 
guna ventaja lleva el Banco oficial al que libremente funcione. 

El mismo mecanismo bancario lleva consigo en su marcha, 
cuando leyes especiales no la perturban, el regulador que sirve 
para graduarla; veamos como: * 

Las necesidades de moneda real y fiduciaria que un país ex- 
perimenta, están sujetas por ley natural á cierta suma de cada 
una de ellas, la cual no es dable traspasar sin que el buen orden 
monetario nacional se perturbe y sin que surja la crisis si la per- 
turbación en tiempo oportuno no se corrije. 

Tan pronto como la cantidad de moneda fiduciaria que cir- 
cula, excede de la que las necesidades de tal clase de moneda 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 313 

absorben, acude.toda la excedente á cambiarse por moneda real 
en el establecimiento emisor. Si éste se encuentra en la posición 
•oue debe hallarse todo Banco que estime su crédito y su respeta- 
bilidad mercantil, cambia en el acto cuantos billetes se le presen- 
/ten al canje, y como para hacerio así disminuyen las existencias 
de moneda efectiva en sus cajas, encuentra dificultades para pres- 
tar y descontar. Para ocurrir á estas dificultades eleva los precios 
ó tipos de descuento, merced á lo cual la demanda de aquellos 
. se vá limitando poco á poco, por un lado; por otro, capí al mo- 
netario que estaba ocioso á causa de no hallar remuneratorio el 
■ tipo anterior del descuento, comienza á acudir aLtnercado a me^ 
dida que aquél se eleva y la normalidad se restablece muy luego 
sin ocasionar graves males. 



«. ),'. 



JLa libertad de Bancos 



dificulta las crisis monetaria». 



■ ,■'*• • ' 



., No falta quietv opine que entre el mal de sufrir una carestía 
«„ el precio del descuento y el que lleva consigo la mixtificación 
que consiste en prestar como de oro moneda que no lo es, siem- 
pre que el descuento no se encarezca, es preferible lo segundo a 
io primero; y, por desgracia, los partidarios deteonatan bizarra 
que lo son á la vez del Banco privilegiado, llevan hasta ahora la 
mejor parte en la contienda, y á la práctica de esa teoría nos fe- 

nen sometidos. 1 1 1 • 

Préstase grandemente á la realización de este absurdo el sis- 
tema del Banco único privilegiado, porque si existieran vanos, es 
', indudable que imposición de tal naturaleza sería del todo impo- 
sible En el caso de pluralidad de Bancos, si uno o algunos de 
ellos encontrándose en situación de insolvencia, única en que el 
, suce¡o puede ocurrir, dejase de cambiar sus billetes por metálico 
en el acto de la presentación, los demás que se hallaren solventes 
■ absorberían todas las operaciones del Banco ó Bancos que no lo 
fuesen- el público obtendría así sin solución de continuidad, los 
servicios propios del Banco solvente, en otro que no hubiese de- 
jado de serio, sopeña de una perturbación, tan extensa que diera 



314 



CONGRESO MERCANTIL 



{ 



al traste con todo el organismo bancario del país donde el fenó^ 
meno se presentase; la situación anormal sería pasajera, ni más 
ni menos que ocurre en otro orden cualquiera de servicios, cuan- 
do inutilizándose alguno de los agentes que los prestan, existen 
otros iguales que reemplazan en el desempeño de sus funciones 
al agente inutilizado. 

Existiendo un solo Banco, como es el caso donde el privile^ 
gio media, cuando llega á situación de no cumplir con la obliga. 
ción del cambio inmediato de sus billetes, el público, que habi^ 
tuado ya al empleo del servicio bancario y sintiendo necesidad 
ineludible de utilizarlo no puede prescindir de él, se ve forzada 
á continuar valiéndose de los del establecimiento insolvente, y 
colocado en la disyuntiva dé renunciar al uso de la moneda fidu- 
ciaría ó de aceptar el de la única que puede circular, siquiera sea 
depreciada, opta, sin darse completa cuenta de ello, por el segun- 
do extremo, con lo cual ni la normalidad aparece interrumpida, 
ni perturbada la marcha regular de la operaciones de toda clase 
en que la moneda interviene. Mas desgraciadamente esa norma^ 
lidad sólo es aparente, nada tiene de real. 



Mi» eircnlación de moneda depreciada encarece la Tld». 

Siendo el oro la única medida universal de comparación para 
toda clase de transacciones, como es sabido, es evidente que 
desde el momento en que se sustituye por otro instrumento de 
cambio, ya sea moneda metálica de otra esencia que tenga un 
valor mercantil inferior al del oro, ya moneda fiduciaria que no 
tenga valor intrínseco, sino meramente el relativo que le preste 
la fe de que será convertida en oro cuando se precise, para obte- 
ner igual cantidad de mercancías, efectos ó servicios, que si estos 
se satisfaciesen directamente en oro, será menester entregar una 
suma de esa moneda metálica ó fiduciaria depreciada, no igual á 
la que se entregaría siendo de oro, sino superior á ésta en tanto 
cuanto importe la prima que el oro gane en el mercado. 

La necesidad imprescindible de referir los precios al patrón 






I-.;, 



i 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 3>5 

universal de medida, al oro, origina la elevación i»«;-<«*''\ «1 '«^ 
precios de toda mercancía transportable y la med.aU de todo 
aquello que produce lo transportable, dejando sm alteración lo 
que en este caso no se encuentra. 

Efecto de esta condición, es la carestía que sigue a la pnma 
del oro en cuantos artículos y objetos la humanidad consume 
para subsistir, y el consiguiente encarecimiento de la v.da. 
^ Como este no dimana de un aumento en el bienestar general 
que engendrase á su ve. el de la demanda de aquellos articubs 
y objetos, sino de que al dificultarse por la cares . a la importa- 
ción de los exóticos y facilitarse la exportación de los nacional^, 
se ha creado la escasez de ambos por disminución de la oferte 
ese aumento en el valor de los productos, que muchos, juzgando 
por las apariencias, consideran beneficioso para el pais donde 
ocurre, llegando hasta conceptuar como un bien la existencia de 
la moneda fiduciaria, que tal situación determina, es, por la in. 
versa, uno de sus mayores males, y acaso el origen de todos los 
que de ese error económico dimanan. 



CONCLUSIONES 



La libertad bancaria, oponiéndose como .se opone, por las ra- 
zones aducidas á la circulación de moneda depreciada, es, pues, 
altamente beneficiosa para los intereses del país que la adopte 
en contraposición al sistema del Banco único o privilegiado. Ad- 
mitida la utilidad de los Bancos de emisión, como no puede me- 
nos de admitirse cuando se vé florecer y multiplicarse los que 
existen revelando por este mero hecho que son convenientes o 
necesarios, la intervención oficial en su régimen para proteger- 
los ó íomentarios conduce, en nuestro concepto, a lesionar otros 
intereses tan dignos de respeto por lo menos, como puedan serlí. 
aquellos otros en favor de los cuales se legisla. 



u 



í 



316 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERIGANO-PORTUGUÉS 



317 



• Lo que cuente eoii ekmentos de vida propia para existir, 
existirá por sí con beneficio para todos, sin perjuicio para nin- 
guno: lo que con éJlos" no cuente, si artificialmente se crea por 
medio de concesión de privilegios, beneficiará á los concesiona- 
rios, pero Será en perjuicio de la generalidad. 

- Si la existencia de Bancos es necesaria, ó conveniente siquie- 
ra, la libertad bancaria los creará; si no los crease, será porque 
•su necesidad no será sentida, y el crearlos entonces, no habiendo 
de responder su creación á ninguna necesidad social, ninguna 
ventaja puede reportarnos. 

■ . Convencidos de labondad de todas las libertades económicas, 
consideramos como una de las más respetables entre el'as, la li- 
ben ad de crédito, y somos, por lo tanto, partidarios incondicio- 
nales de la libertad bancaria, que si tiene alguna desventaja, des- 
conocida para nosotros, de que esté exento el sistema de Bancos 
privilegiados, se halla ampliamente compensada por las ventajas 
que sobre la otra ofrece según hemos procurado demostrarlo ins- 
pirados en el mejor deseo de conseguirlo. .. ; 



Gabriel Rodríguez. 



P. Pastor y Ojero. 



Septiembre de 1892. 



El Sr. Presidente: El se'ñor Ponente de este tema tendrá 
la bondad de dar lectura á las conclusiones. 

El Sr. Pastor Ojero dio lectura de las referidas conclu- 
siones. 

(El Sr. Moret ocupa la Presidencia.) 

El Sr. Presidente: El Sr.' Monreal tiene la palabra. 

El Sr. Monreal: Señores Congresistas, mi situación al mo- 
lestaros, y pienso que sea brevemente, es algo difícil, porque no 
creáis que voy á consumir un turno en contra de las conclusiones 
presentadas por la Ponencia á este tema; por el contrario, co- 
mienzo desde luego por manifestarme el más decidido partidario 



aunque sea el más humilde, de las ideas expuestas por los Ponen- 
tes en las conclusiones que se. acaban de leer. Mi principal ob- 
jeto es únicamente hacer una pequeña aclaración al primer párra- 
fo de las conclusiones presentadas. 

La necesidad de los Bancos yo no he de discutirla, yo no he . 
de entrar en este momento á exponer las opiniones que respecto . 
de institución tan importante como es la bancaria en el orden • 
económico, hayan sostenido economistas distinguidos, cuyas 
teorías aprendí de labios de autorizados maestros,, alguno de los 
cuales me escucha en este momento; porque creo que éste no es 
lugar ni ocasión oportuna de convertir las sesiones de este Con- 
greso en cátedra ó ateneo. Es, sin embargo, la cuestión de los Ban- 
cos de tal importancia y de tal consideración, que cumpliendo el 
principio que informa á la vida toda de la humanidad, de que 
donde no llega el individuo por lo mezquino y limitado de sus 
facultades y modos de existencia, es necesaria la cooperación, el 
conjunto de otras similares fuerzas para mayor engrandecimien- 
to y mayor distensión de su fin, viene el crédito, representado 
por esas grandes entidades llamadas Bancos, á llegar donde el 
individuo por su solo esfuerzo no llegaría en manera alguna 
Pero de que este principio se cumpla, á querer convertir esa 
misma institución bancaria en algo que la separe, en algo que no 
la lleve por el verdadero camino del Banco, de lo que este debe 
ser, hay gran diferencia, y entiendo que la intervención directa y 
material de los Estados en la marcha y organización, de los Ban- 
cos es uno de los errores más graves que pueden cometerse. 

Dadas las ilustres firmas que en la Memoria aparecen, yo no 
he de discutir ni ampliar, porque las fuerzas me faltan para ello, 
todos y cada uno de los enunciados que por párrafos ó epígrafes 
separados, contiene como preámbulo ó exordio de inestimable 
valor esa Memoria para llegar á las conclusiones; pero sí afirmo 
con esa Ponencia, por si en algo pueden aumentar mis palabras 
(que en nada aumentarán), el valor de estas conclusiones, que 
estoy perfectamente de acuerdo con esa misma Ponencia en 
cuanto á la ineficacia de la intervención oficial en los Bancos, 
tal como en España sucede, por ejemplo, respecto de ciertas so. 



318 



CONGRESO MERCANTII. 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



31^ 



ciedades respetabilísimas y que prestan algunos auxilios al Esta- 
do, pero que se vé que por esa misma ingerencia del Estado han 
perdido casi por completo la idea principal para que fueron crea- 
das, porque vienen á ser estos Bancos algo así como sucursales 
y no ya sucursales, sino algo más primordial dentó de las rela- 
, ciones económicas del Estado, vienen á convertirse en tesoreros 
de ese mismo Estado, el cual llega á quedar supeditado de una 
manera no diré bochornosa, pero sí á quedar subyugado casi á 
tales Bancos, y el poder Central nunca debe ceder á una entidad 
particular, siquiera ésta sea tan respetable como lo es la sociedad 
del Banco de España. Yo soy el primero en respetar, y si se 
quiere en celebrar mucho, que el Banco de España sea institu- 
ción tan importante como lo es en España, que haya te 
nido patriotismo como lo ha tenido en épocas angustiosas para 
«1 Erario español, en que le ha sacado de grandes apuros siquie- 
ra él se haya comprometido y haya venido á un fondo cuyas con- 
secuencias no las podemos calcular, aun cuando yo espero no 
.sean desastrosas para el Banco, porque no merece que lo sean. 

Ya sé bien que el Banco al comercio en general le presta 
auxilios. Yo no he de negar este hecho palmario, pero vosotros 
^porque yo no soy comerciante) podréis contestar mejor que yo á 
«sta pregunta: ^Le presta todo el auxilio que el comercio podía 
tener derecho á esperar de este mismo Banco por la importancia 
que tiene? Si acaso no se lo presta (como estoy oyendo de algu- 
nos labios la contestación negativa que es la que yo pensaba dar 
á la pregunta), ¿será quizás por haber sido demasiado estadista el 
Banco, por haberse comprometido demasiado con el Estado? 
Tampoco contesto á esta pregunta, me declaro incompetente. 

Pero se dice por algunos: la libertad bancaria (de la cual yo 
me declaro partidario) puede tener el gravísimo inconveniente, y 
ya la misma Ponencia lo indica, de que las gentes incautas, in- 
doctas ó visionarias cooperen á la constitución de ciertas Socie- 
dades que les ofrezcan halagüeñas esperanzas y vean después 
defraudadas esas mismas esperanzas y comprometidos sus intere- 
ses particulares. Esta razón que se alega para defender la inter- 
vención del Estado como tutor y velador de los intereses particu- 



Jares, esta razón que alegan los que defienden la intervención in- 
mediata del Estado en la administración de los Bancos, es decir, 
para crear el Banco privilegiado, esta razón entiendo yo que tam- 
bién puede atenuarse con la libertad bancaria, meditando muy 
bien todas las condiciones hasta en sus más mínimos detalles de 
una buena legislación bancaria. 

Mas hay otro punto que con relación á España interesa tam- 
bién sobremanera. ¿Me perdonáis que repita un lugar común? Lo 
haré. Créese por ahí que España es eminentemente agrícola; que 
la agricultura es la única fuente de su riqueza. Yo suprimo el 
adverbio único y digo que es grandemente importante la agricul- 
tura en España. Que nuestro país no está floreciente, que los in- 
dividuos, particularmente considerados, no reúnen grandes capi- 
tales, tampoco es un descubrimiento que os hago, ni os pido por 
.«lio patente de invención. Que, sobre todo, los que á la agricul- 
tura se dedican, son en su inmensa mayoría, los más pecuniaria- 
mente apurados, también lo sabéis todos, y si no, no tenéis más 
<iue en las épocas de la recolección de las cosechas, echar una 
mirada, tomar datos y noticias de lo que por los pueblos pasa y 
.veréis que en muchos de ellos su cosecha entera, en vez de ir al 
granero ó tenaja, según la clase de fruto de que se trate, va á las 
manos de un bendito especulador, que allá por los meses de la 
siembra, le prestara una cantidad al pobre labrador con el mo- 
destísimo interés de un 5 ó 6 por 100 mensual. 

Es, pues, necesario, y esto también se ha dicho mucho (per- 
. donadme si os estoy diciendo cosas por todos sabidas, pero es 
necesario repetirías para que no se olviden); es necesario, repito, 
que el crédito territorial en España alcance la verdadera importan- 
cia que tiene, es decir, que haya buenos Bancos de crédito territo- 
. rial, buenos Bancos agrícolas. Es necesario pensar seriamente en 
la creación de Bancos agrícolas, de Bancos de crédito territorial. 
Por eso, también se ha dicho mucho como consecuencia de estas 
. ideas vulgares que os anuncio; es necesario que el crédito terri- 
torial se fomente y tenga la importancia que debe tener en Es- 
paña; es necesario que al agricultor se le proteja, se le den todas 
. las facilidades necesarias, que se creen, repito. Bancos agrícolas. 



Ift 



320 



CONCRESO MERCANTlir 



_ HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



321 



II ; 



Bancos de crédito territorial. Allá, el año del 873, en España, lo ' 
sabéis todos, se dio el primer paso ó por lo menos el más impor- 
tante que se ha dado en este punto con aquella célebre ley de 2 de 
Diciembre de 1872, que al tratar de emisiones de deuda y de otros' 
puntos diferentes, dijo en uno de sus artículos que se facultaba al 
Banco de París y de los Países Bajos para establecer en España 
uno que se llamaría Banco hipotecario, teniendo este Banco como 
misión especialísima la de fomentar, la de desarrollar el crédito 
territorial, sociedad respetabiHsima que nacía de otra respetabi- 
lísima del extranjero y que mereció desde luego toda dase de 
simpatías. Pero, ¡ah, señores Congresistas, que nació con un pe- 
cado! ¿Cuál? El pecado de la intervención del Estado. ;Cuál? El 
ser Banco privilegiado, porque en el Decreto de 1874 que apro- 
bó los estatutos de ese Banco, se consigna que hasta que las Cor- 
tes no dispusieran lo contrario, sería el único Banco autorizado^ 
para emitir cédulas hipotecarias. 

Este Banco hizo un anticipo al Gobierno, según aquella ley,, 
y se encargó de colocar esa deuda con un interés de uno y un 
cuartillo por ciento en España y en el extranjero, quedándose 
con la mitad de aquella deuda que se convirtió al tipo que el Go- 
bierno la emitió, es decir, que nació ya el Banco haciendo favo- 
res al Gobierno. Y esta Sociedad, que yo, por mi profesión espe- 
cial, tengo que decir y confesar que ha producido en España be- 
neficiosísimos resultados para el fin que se proponía; que en mu- 
chísimas ocasiones ha arrancado al agricultor de las garras de 
gentes que están muy encariñadas con gran producto para su di- 
nero; que ha sufrido también contrariedades en la práctica de 
muchos negocios, porque alguna gente que á él acudía trató de 
explotar su inexperiencia, como ha sucedido en algunos casos 
con olivares de Andalucía y de otras provincias, este Banco, no 
obstante de que yo le aplaudo en estos momentos y sin reserva 
alguna, ese Banco está un tanto desacreditado, y lo está no por 
mí, no porque yo lo diga, sino porque lo dicen personas autori- 
zadísimas en este punto, personas que conocen la materia de que 
se trata al detalle, como son los Registradores de la propiedad. 
No hay más que acudir á las Memorias que por la Dirección ge- 



neral se les mandó formar á esos Registradores y se verá que en 
la mayor parte de ellas se pide la abolición del Banco Hipoteca- ' 
rio tal como está constituido, dándose el caso peregrino de que 
mientras en provincias como en Jaén hace muchas operaciones, 
en otras como en Galicia, por ejemplo, desde el año 1873 á 1886 
ó 1887 á que alcanzan las Memorias, no había hecho ninguna ope- 
ración. Y esto ¿de qué depende? Depende de que como las Cor- 
tes no han dispuesto lo contrario, el Banco Hipotecario es único 
y privilegiado, de que no desarrolla su misión con toda la ampli- ' 
tud de miras, con todas las facilidades que fuera de desear si la 
competencia viniera. La prueba de que la competencia sería be- 
neficiosa, nos la ofrece^ otra Sociedad de crédito que algunos co- 
noceréis, el Banco Agrícola de Segovia, el cual ha llevado una 
vida próspera y bastante floreciente si se tiene en cuenta que no 
puede competir con el Banco Hipotecario por los privilegios que 
éste tiene, y (^uizá por esto está como hoy se vé. El Banco Hi- 
potecario, como es privilegiado, como es único, presta todas las 
facilidades que quiere, pero no todas las que puede, y como se 
encuentran los agricultores que á él acuden con obstáculos, con 
dificultades y con dilaciones considerables, por eso prefieren re- 
currir muchas veces á los particulares aunque tengan que pagar 
un interés mucho más crecido. 

Pues el Banco de España y el Banco Hipotecario, sociedades 
que no me cansaré de decir que han producido grandes ventajas; 
estos dos Bancos, que son los más importantes y los que mayo- 
res beneficios pueden reportar y reportan al país, demuestran los 
inconvenientes del Banco privilegiado; porque seguramente, si 
esos dos Bancos no fueran privilegiados, harían por el país mu- 
cho más de lo que hacen dentro cada uno de ellos de la órbita 
de sus atribuciones y de sus fines. Por eso, conforme con las con- 
clusiones presentadas por la Ponencia á este tema, yo desearía 
que se suprimiera la palabra emisión ó se dijese: «los de emisión 
de crédito agrícola y demás. » Es decir, ampliar más los términos 
en que está redactado, no sea que se entienda que sólo y exclu- 
sivamente á los Bancos de emisión se refiere la Ponencia, cuando 
entiendo yo que los mismos beneficios reportan los Bancos de 

24 



I 



I I 



322 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



323 






emisión que otros muchos. No tengo más que decir. [Aplausos.) 

El Sr. Presidente: El Sr. Rivas Moreno tiene la palabra. 

El Sr. Rivas Moreno: Debo empezar lamentándome de que 
en esta noche y en las anteriores no hayamos tenido la satis- 
facción de oir aquí á los Congresistas que representan á Portugal 
y América, que tanto pudieran ilustrar las cuestiones que se dis- 
cuten, pues en recientes y dolorosas enseñanzas han podido 
aprender dichos pueblos lo que valen ciertas ideas. Americanos 
y Portugueses pasan en estos momentos por una terrible crisis 
bancada que merece un examen muy detenido y concienzudo. 

La Ponencia ha tenido que acomodarse á una fórmula, y claro 
es que para ella yo no tengo sino un aplauso muy sincero, por- 
que el trabajo que ha hecho dentro de los moldes trazados, re- 
sulta acabado y perfecto. 

Entiendo, sin embargo, que las conclusiones que se presentan 
en este tema no responden á la realidad que aquí déte buscarse. 
Las conclusiones que presenta la Ponencia las encontraría per- 
fectamente dentro de una discusión académica; pero dentro de 
un Congreso Mercantil, donde se buscan soluciones prácticas, y, 
á ser posible, de inmediata realización, no resultan apropiadas. 

Hablar aquí de la libertad bancaria, cuando todos sabemos 
los privilegios de que goza el Banco de España, es perder el 
tiempo en vanas divagaciones. Más práctico resultaría buscar 
aquellas facilidades que dentro de la legalidad vigente viene de- 
mandando el comercio con gran apremio. 

Y al hablar del Banco de España y al hacer algunas alusiones 
al Banco Hipotecario, siento mucho no estar de acuerdo con al- 
guno de los ditirambos que á este último establecimiento de cré- 
dito ha dirigido el orador que me ha precedido y que no compa- 
ginan bien con las apreciaciones que dejaba deslizar, porque ha- 
blar del Banco Hipotecario y decir que ha prestado grandes ser- 
vicios á nuestros agricultores, es cosa que difícilmente se puede 
demostrar. El Banco Hipotecario, ni ha operado ni opera más 
que con grandes propietarios, con aquellos que siempre han te- 
nido facilidades para encontrar dindro, porque ofrecen buenas 
garantías. El que necesita dinero y lo busca y no lo encuentra. 



tís el modesto agricultor, y éste que no vaya á pedirlo al Banco 
Hipotecario, porque allí le exigen tales garantías y se le presen- 
tan tales dificultades, que pocas ó ninguna operación realiza con 
€se^ establecimiento de crédito el modesto labrador. Es necesario 
^er un potentado para obtener del Bancb Hipotecario una canti- 
dad miserable, prestada con tal lujo de garantías, que más pare- 
ce que desea concluir con la clientela, que aumentarla. 

El Banco Hipotecario, como el de España, parece fundado 
para operar exclusivamente con el Estado, y en cuanto al crédito 
hipotecario, hasta ahora parece que sólo ha sido el pretexto para 
otorgar privilegios á este gran establecimiento. 

Ni el comercio y la industria, ni la agricultura, han encontra- 
do en el Banco de España ni en el Hipotecario, aquellas decan- 
tadas facilidades que sirvieron para arrancar al Parlamento con- 
"cesiones y privilegios de la mayor importancia. 

Aquí todas nuestras grandes instituciones de crédito parece 
que no han aprendido á explotar otro plan que el de los prés- 
tamos al Estado. Hay quien al tratar de estas cuestiones re- 
cuerda que los modestos labradores tienen el recurso de acu- 
dir á los Pósitos para tomar semillas ó dinero. Esto sólo 
puede decirlo quien desconoce la vida que llevan esas institu- 
ciones ó los que están interesados en desfigurar la verdad de 
los hechos. Los Pósitos viven hoy en la mayor anarquía y su 
desaparición es una necesidad que se impone con toda urgencia. 
El labrador no puede tomar semillas del Pósito, porque allí se 
lleva todo lo peor de cada casa, y el dinero está repartido entre 
-los cuatro caciques de cada localidad. Los Pósitos no se han li- 
<luidado ya porque no Ixay la necesaria energía para meter en 
<:intura á los caciques, que hoy tienen en su poder casi todo el 
capital de los Pósitos. 

De la vida que llevan los Pósitos puede juzgarse viendo qué 
en pocos años su capital se ha disminuido en un 50 por 100, 
y que de seguir la cosa como hasta hoy, esos, caudales se per- - 
xierán y faltará la base para fundar los Bancos agrícolas regio- 
nales. 

Hora es ya de que se niegue la influencia política á los que 



4 



324 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



325 



van á los partidos sin otro propósito que buscar la impunidad 
de sus demasías. . 

El dinero de los Pósitos, que da un interés y que está siem- 
pre garantido, se pierde como agua en una cesta, sin que á estos 
males busquen inmediato y eficaz remedio las comisiones que se 
han nombrado con el exclusivo encargo de estudiar esta cuestión. 

La Ponencia hubiera hecho muy bien teniendo en cuenta la 
iniciativa de nuestro dignísimo y elocuente Presidente, Sr. Moret, 
quepropuso hace pocas noches la creación de un Banco que vi- 
niera á resolver las cuestiones entre América y España, dando 
al comercio y la industria todo género de facilidades á fin de sal-. 
var las trabas que originan los cambios. 

Señores, las resoluciones que en este Congreso hayan ile to- 
marse afectarán á América, Portugal y España, y yo entendía 
que al tratar de este punto estábamos^ en el caso de fijarnos en 
las facilidades que debían darse para que las relaciones mercan- 
tiles entre España y América y entre España y Portugal pudie- 

ran ensancharse. 

Todos sabéis, porque lo oísteis la otra noche, lo admirasteis 
y lo aplaudisteis, lo que manifestó el Sr. Moret al ocuparse de 
nuestro estado de relaciones con las Repúblicas americanas, las 
dificultades que hallan los cambios y las alternativas que á diario 
sufren. Una solución que librara al comercio hispano-portugués- 
americano de tales trabas sería motivo de gloria para este Con- 
v-greso- pero presentar como única panacea para tantos males la 
übertld bancaria, es confesarse impotentes para curar ciertos 
males y dejar los intereses mercantiles que aquí representamos 
y defendemos, al amparó de irrealizables utopias. 

Los Bancos agrííTolas luchan en España con la dificultad de 
tener que pagar crecidos tributos. Pidamos qup estas trabas de- 
saparezcan y habremos hecho algo práctico. 

Al lado del Banco de España y como fuerza^ auxiliar, pueden 
y deben crearse organismos que hoy no existen. 

Que nuestro priríter establecimiento de crédito aminore 
la circulación fiduciaria y aumente las garantías, y que los presta- 
mos al Tesoro queden dentro de ciertos límites, y en cambio el 



comercio y la industria que encuentren siempre en el Banco un 
auxiliar previsor y desinteresado. 

El Banco de España, prestando á tres meses y exigiendo un 
número de firmas, que no siempifc pueden reunirse en ciertas 
poblaciones, no podrá hoy ni podrá jamás responder á las con- 
veniengias del comercio, la industria y la agricultura. 

El Banco Agrícola de Segovia tuvo un éxito merecido, porque 
supo armonizar las facilidades que para el pago pedían los la- 
bradores y la garantía de los caudales prestados. El Banco de 
España mira estos establecimientos con verdadera odiosidad, por- 
que sabe que si se generalizan en la Península, reduciríayí no 
poco el círculo de sus operaciones. Este Congreso, estudiando 
estas cuestiones y proponiendo soluciones prácticas, merecerá 
bien de todas las clases productoras del país. (Aplausos) 

El Sr. Presidente: Tiene la palabra el Sr. D. Gabriel Ro- 

<iríguez. 

El Sr. Rodríguez (D. Gabriel): El Sr. Presidente me conce- 
,<ie la palabra para contestar y resuipir, y realmente yo no tengo 
<iue contestar á nadie ni resumir nada, porque no ha sido comba- 
tido el dictamen de la Ponencia, redactado por mi amigo el Sr. Pas- 
tor, y al que yo he tenido el honor de adherirme con mi firma. 
Es esto un motivo muy grande de satisfacción para el señor 
Pastor y para mí, porque si bien se duda entre el proverbio áe 
<iue «quien calla otorga», y el de que «quien calla no dice nada», 
yo creo que el segundo no es aplicable en ocasiones como Ja, pre- 
sente, en que se reúne un Congreso Mercantil para discutir ua 
determinado tema. Cuando ese tema se pone á discusión Jr ^ 
ofrece la palabra á todo el que desee usar de ella para discutírio, 
el silencio significa otorgar; el silencio explica, y para mí de- 
muestra, que el Congreso por unanimidad es partidario ^de 
la libertad bancaria. Y esto para mí es de grandísima importan- 
cia, porque el principio de la libertad bancaria es un principio 
que hoy necesitamos propagar y defender, no como una noye- 
<lad, porque es principio antiguo, sino porque está olvidado ^r 
los que yo me permito llamar «economistas fin de siglo». Hoy 
se combate la libertad bancaria en casi todas las naciones. 



\ 



326 



CONGRESO MERCANTIL 



como se combate la libertad de comercio y como se combatei> 
todas las libertades del orden social y económico. La marcha ac- 
tual de la mayor parte de los pueblos, con esas teorías del Poder 
administrativo y del Estado t;utor, etc., nos va llevando á restable- 
cer la Novísima Recopilación, y á encerrar nuestra actividad en 
una red, no tan burda en la torma, pero igualmente dañosa para 
la libertad y el derecho. 

Estamos, pues, conformes, en el principio de la libertad ban- 
caria, así como en que este principio debía traerse al Congreso, y 
en que es útil que se haya presentado, á pesar de las observacio- 
nes expuestas por mi digno am;go el Sr. Rivas Moreno, que en- 
tiende que este asunto no es propio de Congresos de esta natu- 
raleza, si no de la Cátedra ó del Ateneo. En este punto no estoy 
conforme con mi amigo el Sr. Rivas. Yt) creo que tales asuntos 
deben tratarse donde quiera que se reúnan, para hacer declara- 
ciones y para pedir al Estado reformas, los comerciantes, los in- 
dustriales, todos los que tengan legítimos intereses económicos 
que defender. ^Por qué? Porque del principio se deducen todas las. 
consecuencias; porque no se puede hacer nada práctico, real y 
efectivo sin partir de un criterio fijo; porque eso que se llama ahora. 
el oportunismo, y que yo no he entendido nunca, no tiene razón 
de ser si no se parte de una serie de ideas, de una serie de princi-- 
pios, de algo científico de donde resulte luego la oportunidad de 
hacer esto ó lo otro. Si no hay un principio aceptado, ;qué quiere 
decir el oportunismo? Pues quiere decir lo que realmente significa 
en nuestro país: la libertad que se toman ciertos políticos de pensar 
hoy lo contrario de lo que pensaron ayer, y de hacer lo que tienen 
por conveniencia del momento, sin atenerse á principios ni á nada 
que sea serio y digno del progreso, que el país sólo puede alcan- 
zar por medio de reformas importantes, que no pueden realizarse 
sino con arreglo á principios científicos. i^Muy bien, muy bien.) 

Por eso entiendo yo que es práctico el tratar estos temas ge- 
nerales en Congresos como éste, los cuales, después de todo, no 
pueden hacer más que manifestar una dirección del pensamiento» 
en las cuestiones que están sometidas á su examen. Y es necesa- 
rio manifestarla, sobre todo en un Congreso como el presente,. 



i; / 



HISPANO-AMERICANÓ-PORTUGUÉS 



327 



donde se reúnen intereses americanos, intereses portugueses é in- 
tereses españoles. 

Un economista francés muy distinguido, que se ocupa mu- 
cho en estas cuestiones de crédito, trató hace tiempo de lo que 
él llamaba las haciendas averiadas, y precisamente entre las ha- 
ciendas averiadas está nuestro hermano Portugal, nuestras her- 
manas las Repúblicas americanas y estamos nosotros. 

Por consiguiente, el tratar esta cuestión del crédito es una cosa 
oportunísima, que abraza todos los intereses aquí representados. 
;Y por qué se llaman averiadas las haciendas de estos paí- 
ses y la de algün otro que también mereció este calificativo? 
Pues la explicación es la misma en todos los países; la expli- 
cación está 9n la falta de libertad de crédito, está en el pri- 
vilegio de los Bancos, está en la intervención de los Gobiernos 
en todo lo que es vida económica é industrial, lo mismo aquí que 
en los Estados americanos y que en Portugal. Por tanto, si un 
Congreso de. la importancia que éste tiene, declara que es parti- 
dario de- la libertad bancaria, no solamente hace una declaración 
teórica, sino que hace una declaración eminentemente práctica, 
cual es la de que es preciso acabar á toda costa con los privile- 
gios opuestos á la libertad bancaria, aquí, en Portugal y en las 
Repúblicas Sud-americanas. 

Yo, que no sigo el figurín de fin de siglo, aunque me tengan 
por anticuado, prefiero los principios generales y científicos á las 
reglas arbitrarias del empirismo, porque de los principios genera- 
les y cientificos salen las reglas racionales, y sin ellos no jiuede 
haber reglas que tengan sentido común. Con reglas que no par- 
tan de principios, se harán desatinos las más de las veces, y se 
acertará de cuando en cuando, como acertó el asno de la fábula 
cuando se encontró la flauta, y la hizo sonar por casualidad. 

Estos principios es conveniente tratarlos y discutirios en Con- 
gresos de esta naturaleza para que los aprendan los que los igno- 
ran, para que los recuerden los que los hayan olvidado y para 
convencer á la opinión de que la razón está de nuestra parte. 

Fácil es la tarea que se me ha encomendado de defender el 
tema, porque realmente no tengo adversarios á quien combatir» 



I 



I 



I + 



328 



CONGRESO MERCANTIL 



pues la diferencia que existe entre el Sr. Rivas y yo, es una dife- 
rencia de apreciación del tema, y entre el Sr. Monreal y nosotros 
tampoco puede decirse que hay diferencia; pero lo que ha dicho 
el Sr. Rivas, sobre todo en la última parte de su discurso, cuando 
pedía soluciones prácticas, creo que merece alguna explicación de 

mi parte « 

El crédito agrícola y el territorial, que son dos cosas distintas, 
yo creo que deben regirse por los mismos principios que los Ban- 
cos de emisión. Al afirmar la libertad bancaria, afirmamos la 
libertad de toda clase de instituciones de crédito, y rio tenemos 
ningún inconveniente en que se modifique la fórmula de la 
conclusión, quitando el adjetivo de «Bancos de emisión» y di- 
ciendo «Bancos ó Instituciones de crédito de cualquier clase»; y 
desde el momento en que aceptamos esto está resuelta también 
la cuestión de los Bancos hipotecarios y agrícolas. Si queremos 
la libertad bancaria, si dejamos libre la iniciativa privada, que 
tanto se recomienda ahora por los que más han hecho para que 
el interés individual no pueda hacer absolutamente nada; si res- 
petamos la libertad individual y afirmamos la libertad bancaria, 
las soluciones las dará la iniciativa [privada; no hay necesidad de 
que los Gobiernos señalen é impongan fórmulas ni moldes espe- 
ciales. Demasiado sabemos los resultados que hemos obtenido con 
los moldes de crédito que nos han dado los Gobiernos españo- 
les, como los portugueses y los de las Repúblicas Sud-americanas. 
El Barbeo Hipotecario, como el Banco de España (y en esto 
estoy conforme con el Sr. Rivas Moreno), yo no me atrevo á 
decir que no hayan prestado algunos servicios, pero los que han 
prestado han sido infinitamente inferiores á los daños que han 
causado y que causarán mientras no se modifiquen profundamente 
en su organización. Y no quiero decir nada contra las personas 
que dirigen y administran esos Imáneos; admito que proceden 
con gran moralidad y con recta intención; pero con esa ofusca- 
ción que tiene todo interés cuando á ese interés se le agrega un 
privilegio, la administración del Banco de España, como la del 
Banco Hipotecario, tratan de que ganen sus accionistas, y hacen 
todo lo que pueden para que los dividendos sean buenos y sus 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



329 



:acciones tengan mucha importancia en la plaza. Así es que pres- 
tan imprudentemente á los Gobiernos por una razón muy sencilla: 
porque las operaciones más lucrativas son los préstamos al Estado. 
Los descuentos al comercio dan un beneficio, pero pequeño. 
y obligan siempre á grandes precauciones, porque cuando se des- 
cuenta una letra es preciso contar con el pago seguro a la fecha 
del vencimiento, así como con el estado del mercado, los cam- 
bios etc. Prestando al Gobierno, con una maquinilla de estampar 
billetes se obtienen mayores ventajas, y los Gobiernos cuando 
se encuentran en grandes apuros acuden al Banco, y promulgan 
leyes como la desastrosa ley de Julio de 189 1, que causara nues- 
tra ruina si no acudimos pronto al remedio; porque, no nos enga- 
ftemos, estamos al borde de la ruina, como Portugal y muchas 
Repúblicas Sud-americanas, y si caemos, necesitaremos para le- 
vantarnos grandes sacrificios, no de una, sino de dos o mas ge- 
neraciones. {Aplausos) 

El elocuente discurso del Sr. Rivas Moreno exige alguna 
explicación de mi parte respecto de los Bancos Hipotecario^. 
Yo tengo sobre este punto una opinión, y es que los Bancos Hi- 
potecarios se fundarán cuando haya libertad completa bancana 
y cuando sean necesarios. Creo que en España no hay necesidad 
tie un gran Banco Hipotecario, sino que aquí, como en todos los 
países pobres, lo que necesitamos son instituciones pequeñas, 
pegadas á la localidad, por decirlo así, que conozcan las necesi- 
dades y garantías que ofrece cada uno de los que piden prestado, 
y no estos Bancos ó instituciones grandísimas, con enormes capi- 
tales, que no pueden sostenerse, sino haciendo negocios, que no 
son los de préstamos á los agricultores. 

La práctica nos enseña que en Escocia se empezó por fundar 
Bancos pequeños, los cuales hacían toda clase de operaciones, es 
tiecir hacían lo que los tenderos de los pueblos pequeños, que 
venden velas al mismo tiempo que azúcar, vino, etc., y son co- 
merciantes á la vez que sacristanes ó repartidores del correo; por- 
gue la división del trabajo no puede verificarse ni entre los hom- 
bres ni entre las naciones, hasta que la extensión del consumo lo 
permite y lo exige. 



1 



I 



I; '-■ 



B i 



330 



CONGRESO MERCANTIL 



Concluiré con una observación. Los abusos de los Bancos. 
no se corrigen con leyes restrictivas. El abuso es siempre posible, 
así en los Bancos libres como en los privilegiados; pero en I0& 
primeros se presentan algunas veces y en los segundos se pre- 
sentan siempre, como consecuencia del mismo privilegio. 

En el Código de Comercio vigente se establece la libertad 
completa de asociación, la libertad completa para constituir orga- 
nismos de crédito; pero hay un artículo que, mientras subsistan 
los privilegios del Banco de España y del Banco Hipotecario, no. 
permite emitir billetes ni cédulas hipotecarias á las asociaciones, 
libres que puedan fundarse. 

Pues bien, quitando este artículo está hecho todo lo que nece- 
sitamos, porque de los peligros que pueden ofrecer los abusos de 
los administradores de los Bancos deben librarse los que con ellos 
tienen negocios, y es preciso que la iniciativa privada estudie lo 
que le conviene, y no caiga de una manera verdaderamente ver- 
gonzosa, como ha sucedido en España, en la credulidad que per- 
mite que los hombres hábiles y conocedores de ciertos detalles, 
se byrlen y estafen á los que no conocen esos mi$mos negocios^ 

La educación se hace con la experiencia, y no se adquiere 
nunca, mientras los pueblos lo fíen todo á la intervención del 
Estado. 

Aprendamos, señores; confiemos la regeneración de la patria 
y su progreso económico á la iniciativa individual, libre, respon- 
sable, que pueda conocer y sufrir las consecuencias de sus errores^ 
para no volver á caer en ellos, y combatamos esos sabios Esta- 
dos tutores, que todos sabemos lo que son; en España Cánovas 
del Castillo ó Sagasta; en Inglaterra Glasdtone ó Salisbury, 
etcétera, etc.; es decir, hombres que por eminentes que sean no 
pueden reformar las leyes necesarias de la actividad humana, ni 
dar soluciones económicas mejores que las que resultan del 
libre y natural movimiento de todos los intereses legítimos. — 
{Grandes aplausos^ -.■ 

El Sr. Presidente: Señores: concluida la discusión de loa 
temas y habiendo ya acordado el Congreso que pasen á las dife- 
rentes Ponencias las proposiciones adicionales ó complementarias. 



HISPANO-AMERICANO-PORTÜGÜÉS 



331 



para redactar las conclusiones definitivas, me encarga el señor 
Presidente, en propiedad, del Congreso, manifieste á la reunión 
que lo convocará oportunamente para dar lectura de las conclu- 
siones definitivas y someterlas al voto de los señores Congre- 

sistas. 

Con este motivo podrá quizás el Congreso, por lo menos te- 
nemos todos la esperanza de que así suceda, oir las opiniones 
autorizadísimas, y en todo caso muy deseadas, de aquellas per- 
sonas, tanto de las Repúblicas Sud-americanas como del Reino 
de Portugal, que quieran cooperar al éxito de esta gran reunión 
con el concurso de sus luces. 

En último término, después que esto haya sucedido, el Con- 
greso dará por terminadas sus sesiones en una que se llamará de 
clausura, y en la cual se podrá apreciar el valor de los esfuerzos 
hechos por las diferentes personas que han intervenido en estos 
discusiones y el muy fructuoso de las Ponencias que han trabaja- 
do con tanto éxito. 

Se levanta la sesión. 

Eran las doce. 



-^%m 




\ . 



SESIÓN DE CLAUSURA 



DÍA 19 DE NOVIEMBRE DE 1892 



{ 






fi t 



1.. (■ 
ti u 



PRESIDENCIA DEL SR. 0. MARIANO SABAS KUNIESA 

Abierta á las nueve y cuarenta y cinco minutos de la noche, 
después de leída el acta de la anterior, fué aprobada. 

El Sr. Presidente : En virtud del acuerdo tomado en la 
última sesión y, de lo que preceptúa el Reglamento, se van á 
votar las conclusiones que han presentado las respectivas Ponen- 
cias, advirtiendo que no há lugar á discusión alguna sobre e^tas 
conclusiones y que el Congreso debe limitarse á aprobar ó des- 
aprobar las que se presenten. Sin embargo, como pudiera suce- 
der que alguno de los señores Congresistas estuviera conforme 
con algunas de estas conclusiones y con otras no, el que así lo 
estime'' conveniente, puede pedir á la Mesa que se voten por 
partes las conclusiones referentes á cada uno de los temas, y de 
no hacerse esa indicación por alguno de los señores Congresistas, 
la Mesa propondrá para su aprobación ó desaprobación la totali- 
dad de las conclusiones. 

El Sr. Secretario tendrá la bondad de dar lectura de las con- 
clusiones referentes al tema primero. 

El Sr. GOxNZÁlez Revilla: Como sería un trabajo muy 
penoso el de ir leyendo y votando conclusión por conclusión y 
como por otra parte existe entre nosotros el deseo vehementísi- 
mo de oir la elocuentísima palabra del Sr. Moret, creo interpretar 
una aspiración unánime de los señores congresistas, proponiendo 
que se prescinda de la lectura de las conclusiones, las cuales nos 



*• 



'!■ 



í 



334 



CONGRESO MERCANTIL 



son bien conocidas por los impresos que se han repartido, y se 
proceda desde luego á la votación de las mismas en su totalidad, 
salvo el mejor criterio de la presidencia, al cual yo desde luego 
me someto. (Mí/^' bien, muy biefi.) 

El Sr. Presidente: La presidencia, como comprenderá el 
Sr. González Revilla, ha debido tener esta atención y este respe- 
to para con él Congreso, pero una vez que, según el asentimiento 
que muestra la reunión, parece ésta estar conforme con lo pro- 
puesto por el Sr. González Revilla, no hay inconveniente en 
acceder á esa pretensión y, en esa forma, se va á proceder á la 
votación de las conclusiones que se han presentado, y que dicen 
así: 



TEMA PRIMERO 



CO]»€I.rSlO]%£iii 



J1 \ „ 



;i' 



l i: 



A continuación de las conclusiones propuestas por la Comi- 
sión ponente se indican en la forma más breve posible las adicio- 
nes solicitadas por varios señores individuos del Congreso Mer- 
cantil que se hallan comprendidas dentro de los límites del tema, 
y no pueden considerarse incluidas en algün otro de los acuerdos 
propuestos, habiéndose procurado al extractarlas que guarden 
armonía con el resto del trabajo. 



Conclusiones de la Comisión ponente. 



I .^ Debe organizarse la representación consular de España y 
América, de suerte que no falte ningún agente en los puntos 
donde sean necesarios, y se nombren cónsules de observaciones 
«n aquellos en que se juzgue factible el desarrollo de nuestro co- 
mercio. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



33S 



2.^ El Ministerio de Estado habría de dictar, oyendo á repre- 
sentaciones de la agricultura y de la industria, reglas uniformes y 
precisas para la redacción de las Memorias consulares. 

3.a Se editarán ediciones económicas de dichas Memorias. 
4.a Convendría que hubiese agregados comerciales en las 
legaciones de España en América. 

5.a En los Institutos de segunda enseñanza y Escuelas de 
comercio en que se estudiase ía Geografía extranjera, debería 
dedicarse atención preferente á la de la América Ibera. 

6.a Las corporaciones mercantiles establecerán cátedras de 
Geografía comercial Ibero-americana y cuidarán de proteger las 
publicaciones consagradas á dicho estudio. 

7.a Se creará un Museo comercial é industrial, que compren- 
da las siguientes secciones: i.a Artículos déla América Ibera; 
y 2.a Productos que otros Estados importan en las Repúblicas 
Ibero-americanas, con indicación de sus precios corrientes y de- 
más informes con ellos relacionados. 

8.a Se recomienda á las Cámaras de Comercio españolas el 
establecimiento de Exposiciones permanentes, sirviendo de mo- 
delo la instalada en Méjico. 

9.a Los Gobiernos debieran eximir del pago de derechos de 
Aduana todos los artículos destinados á las Exposiciones, con 
arreglo á las reglas que se determinen. 

I o. Sindicatos de exportadores procurarán la organización 
de Exposiciones circulantes, ya sean flotantes, ya terrestres. 

11. Convendría convenir con todas las empresas navieras el 
transporte de muestrarios, que podrían ser visitados en los puer- 
tos de la América á que arribasen sus vapores. 

12. Es de imperiosa necesidad dar impulso al envío de viajan- 
tes de comercio á la América Ibera, prefiriéndose para este objeto 
á los que hayan cursado los estudios de Geografía comercial 
Ibero-americana, y asociándose los productores para sufragar los 
gastos de la expedición. Con este objeto, podrían utilizarse los 
servicios de los inmigrantes españoles. 

13. El máximum del franqueo para la correspondencia diri- 
gida de la Península á las posesiones españolas de América, ha- 



t^ 



336 



CONGRESO MERCANTIL 



bría de ser el que para la que se remite á dichos puntos desde 
otras naciones se fija en la Unión postal universal. 

14. Los Gobiernos Ibero-americanos habrían de subvención 
nar las empresas de navegación y transportes que realicen su co- 
municación mutua, en proporción de los beneficios que les re- 
porten. ' 

15. Los buques objeto de esta concesión gozarán en los puer- 
tos de los Estados contratantes de iguales derechos y privilegios 
que los nacionales. . 

16. El Gobierno español debe atender al cumplimiento de la 
cláusula de los convenios internacionales celebrados con Costa 
Rica y Nicaragua el 10 de Mayo y 25 de Julio de 1850, relativa 
á las ventajas y exenciones que se reconocen á los ciudadanos, 
buques y mercancías de España respecto al tránsito por el canal 
de Nicaragua y Costa Rica, ahora en vía de realización. 

17. Habría de procurar el Gobierno español que reuniesen 
Puerto Rico y Santiago de Cuba las más excelentes condiciones 
para servir de puntos de escala á los vapores que utilizasen la vía 
interoceánica á que se refiere la anterior conclusión. 

18. Convendría dar inmediata atención á la conveniencia de 
celebrar tratados de comercio con las Repúblicas Ibero-ameri- 
canas. 

19. Aun sin necesidad de convenio interesa á la industria es- 
pañola que se hagan algunas concesiones, modificándose los 
Aranceles vigentes en él sentido' de que se rebaje el derecho de 
entrada á las lanas sucias de procedencia americana y se grave 
proporcionalmente á las limpias y á las peinadas, lo que permiti- 
ría establecer con éxito en España la industria del lavado. 

20. En las negociaciones con Francia conviene atender á la 
necesidad de evitar que los productos laneros procedentes de 
Améripa que introduce en España dicha República, resulten más 
favorecidos que los importados directamente del centro productor. 

2 1 . En todos los tratadcís celebrados por España con Europa 
en que se aceptase la «cláusula de nación más favorecida», deben 
ser exceptuadas las ventajas concedidas á Portugal y los Estados 
Ibero - americanos. 



HISPANO AMERICANO-PORTUGUÉS 



337 



22. Sería de gran interés procurar que en los convenios cele- 
brados entre sí por las Repúblicas Ibero -americanas, no se ex-^ 
ceptuase á España del trato de la nación más favorecida. 

23. Mientras no se cree un Banco internacional Ibero-ameri- 
cano, deben procurar las instituciones de crédito y casas de-^banca 
de España, extender sus operaciones á la América Ibera para 
evitar el que se tenga que acudir como intermediarias á otras 
naciones de Eurcpa. 

24. _ Las asociaciones de exportadores podrían establecer con 
ventaja para ellas una institución de crédito que utilizaran para 
el giro, pudiendo servirles á la vez de casa de consignación, como 
han verificado los fabricantes de Sabadell, creando el Banco de 
dicha ciudad su provechosa sucursal de Buenos-Aires. 

25. El Gobierno español deberá celebrar, como han hecho 
ya otras naciones, convenios con las Repúblicas Ibero-americanas 
respecto al envío de valores declarados y giros postales, sus- 
cripciones á periódicos, etc. 

26. También se recomienda á su estudio el establecimiento 
del giro consular, al que serviría de base las obligaciones que 
tiene España que satisfacer en las Repúblicas Ibero-americanas 
y los derechos que acredita por servicios consulares. 

27. El Congreso elegirá una Comisión en que se hallen re- 
presentadas las Corporaciones españolas dedicadas al fomento de 
la producción en todos sus ramos, que cuide de gestionar que se 
lleven á la práctica los anteriores acuerdos. Por cada Estado Ibero- 
americano se designará una Comisión que realice igual objeto 
en cada uno de los demás Estados Ibero-americanos, cuyos comi- 
tés se relacionarán por medio de un representante con la Comi- 
sión ejecutiva de los acuerdos de este Congreso y de fomento del 
comercio Ibero-americano. 

28. Dicha Comisión se compondrá de los Delegados del 
Círculo de la Unión Mercantil de Madrid, Fomento del Trabajo 
Nacional de Barcelona, Círculo de Hacendados de la Habana, 
Cámaras de Comercio y Agrícolas españolas. Bancos establecidos 
por España en América, Sociedades Geográficas, de Geografía 
comercial y de Viajantes de comercio, Real Academia de Juris- 



■■! i 






33» 



CONGRESO MERCANTIL' 



HISPANO-AMERIC ANO-PORT UGUÉS 



339 



i 






prudencia, Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, Asociaciones 
de Navieros y Consignatarios, de la Marina mercante, de Gana- 
deros, y de la Industria minera y las demás que el Congreso mer- 
cantil tenga á bien acordar. ^ 
Vicente Riva Palacio.— Bernardo Por tuondo.— Javier Gil 

Bccerril—Josc Maluquer y Salvador. 

Adicioneíi propuestas por varios señores Individno» 

del Congrreso. 

^"29. La política internacional de p:spaña respecto á los demás 
Estados Ibero-americanos, ha de inspirarse en la necesidad de 
hacer más íntimas sus relaciones. 

30. Los artículos de los Estados Iberoamericanos, deben re- 
sultar más favorecidos que los importados por otra, cualquiera 
nación á su entrada en España. 

3 1 . Interesa impulsar en España el comercio de tránsito en- 
tre el resto de Europa y las Repúblicas Ibero-americanas, conce- 
diendo franquicias y facilidades á los productos que al mismo se 
destinen, mejorando los puertos y las vías de comunicación, y 
estableciendo instituciones de crédito que emitan warrants ó res- 
guardos de depósito que sean negociables y talones ó cheques 
abiertos ó cruzados de valores amonedados, que tengan por base 
los gastos de almacenaje y que proporcionen margen al giro co- 
mercial. 

32. Debe procurarse el establecimiento de Cámaras de Co- 
mercio en las capitales y centros mercantiles de los Estados 
Iberoamericanos donde todavía no existen. 

33. Conviene gestionar la ampliación de líneas regulares de 
vapores con ó sin subvención, y que en todas las establecidas se 
abaraten los fletes. 

34. Las Compañías ferroviarias y marítimas habrían de acor- 
dar tarifas especiales económicas para las relaciones con los Es- 
tados Ibero-americanos. 

35. Sería de gran utilidad que las empresas de navegación 



xóncediesen rebaja de precio en el pasaje á los viajantes de co- 
mercio y agentes para la exportación, sin perjuicio de exigir los - 
<"equisitos necesarios para evitar abusos. 

,36. Las nuevas industrias y almacenes que se establecieran 
con el exclusivo objeto de realizar la exportación, deberían ha- 
llarse exentas de impuestos durante un período de tiempo deter- 
minado, al comenzar á funcionar. 

37. Es indispensable que el comercio preste atención á las 
indicaciones aconsejadas por la experiencia, y que se contienen 
en las Memorias consulares, respecto, por ejemplo, á que los ar- 
tículos no se presenten adulterados, á que se ofrezcan en envases 
sólidos y elegantes, y á que se observen para el cobro los plazos 
de costumbre en los mercados americanos. 

38. A la Comisión propuesta en la conclusión, se agregarán 
representantes de la Unión Ibero-americana de Madrid, y de las 
Ligas de Contribuyentes de las capitales de provincia. 

39. Además de la Comisión antes indicada, se nombrará otra, 
compuesta de cinco individuos que visite los puertos de las Re- 
públicas Iberoamericanas, con objeto de corresponder á las aten- 
ciones que han dedicado á España con motivo del Centenario y 
xle fomentar las relaciones mercantiles, preparando la negociación 
de tratados de comercio. 

Dicha Comisión' la constituirán un Ingeniero industrial nom- 
brado por el Gobierno en concepto de Presidente; un comerciante 
designado por el Círculo de la Unión Mercantil; un industrial por 
-el Fomento de la Producción Nacional; un viticultor por el Insti- 
tuto Agrícola de San Isidro, y un representante de la prensa, que 
ejercerá las funciones de Secretario. 

Se procurará que los gastos corran á cargo del Estado, y que 
•lía Comisión realice el viaje en un buque de la Armada. 

A los comisionados podrán agregarse tres representantes de 
Portusral si así lo deseara dicho Gobierno. 

o 

40. Los Museos comerciales y Exposiciones permanentes á 
que se refieren las conclusiones séptima y octava serán organiza- 
das y administradas por las Cámaras de Comercio, que se pon- 
drán de acuerdo respecto á la clasificación, instalación y venta de 



J4a 



CONGRESO MERCANTIL 



productos con los gremios respectivos y las Asociaciones de via-^ 
jantes de coriiercio, '" 

41. Las Asociaciones de viajantes procurarán facilitar el per-^^ 
sonal necesario para las expediciones comerciales, recomendando 
especialmente á los que hayan cursado la Geografía mercantil 
Ibero-americana. Los esfuerzos de las Asociaciones de producto- 
res para organizar viajes de exploración, debe gestionarse que 
obtengan el concurso de los centros y corporaciones oficiales. 
' 42. Debe fomentarse la creación de centros de carácter par- 
ticular, mercantiles y financieros, que se dediquen al estudio del 
comercio Ibero-americano, y á servir de mediadores entre el ca- 
pital y las necesidades de la industria y el comercio. 



TEMA SEGUNDO 



€0]1€L.USI0]I£S 

I. a Es inaceptable el principio de la reciprocidad, que ha ser^ 
vido muchas veces para sancionar grandes injusticias, porque con 
él se pretende subordinar el cumplimiento del derecho á la adhe- 
sión de otro país á sus manifestaciones, como si esta fórmula no 
ofreciese las mayores dificultades en su aplicación, y como si 
&ese posible conocer la conducta de un Estado acerca de deter^ 
minada materia cuando no se han presentado ocasiones de de- 
mostrarla. 

2.a La cultura de los tiempos presentes y la confraternidad 
de los pueblos imponen la necesidad de garantir al extranjero en 
suelo extraño, no sólo su vida y su libertad, sino también su per- 
sonalidad civil, regulada por las leyes de su nacionalidad respec- 
tiva, según el criterio dominante en la mayor parte de las legis*^ 
laciones de Europa y América, 
í 3> Si bien el derecho mercantil condiciona necesidades di*: 



/ 



HISfA^ÍO-AMERICANO-PQRTUGUÉS 



M.I 



•versas de la vida comercial, sus cuestiones tienen carácter inter- 
nacional, resuelve problemas semejantes en todas las naciones, 
ha nacido de la costumbre sancionada por el legislador, especial- 
mente en punto al comercio marítimo, y por tanto, es posible 
raspirar á la uniformidad y hasta á la unidad de sus disposiciones, 
partiendo siempre del reconocimiento de la capacidad con arre- 
glo á la ley nacional. 

4.a El principio de la ley del domicilio fúndase tan sólo en la 
necesidad de que las naciones donde . existe un gran contingente 
:4e inniigración atiendan á su cohesión y unidad política, pues 
•estos intereses resjultarían comprometidos si la capacidad de los 
. inmigrantes, su estado y familia, hubieran de continuar regidos 
por las leye§ de la patria^ abandonada. Pero el domicilio es cir- 
. cunstancia demasiado accidental, secundaria y variable para con- 
fiarle el régimen de la capacidad de las personas, pues esta sur- 
:giría ó desaparecería con la misma facilidad que el cambio de 
, lugar acarrease un ¿ambio de legislación. 

5.a Por estar fundados en la ley nacional y conformes en 
'rsubstancia con los principios de las legislaciones iberas, conven- 
•dría que España y Portugal se adhiriesen á los tratados de dere- 
-cho procesal y de derecho comercial vigentes entre las naciones 
Sud-americanas, pero no conviene la adhesión al tratado de de- 
recho civil, toda vez que .sus fundamentos son de exclusiva apli- 
cación á estas últimas naciones, . " 

6.a Deseando el Congreso que la necesidad universalniente 
•sentida de unificación del derechp internacional privado se lleve 
. en lo posible á la practica, acuerda solicitar del Gobierno español 
la iniciativa de una conferencia diplomática entre Portugal, los 
.Estados Hispano- Americanos y España, con el objeto de proce- 
der mediante las oportunas transacciones, que no se opongan á 
, la soberanía de los Estados, á la adopción de principios unifor- 
tnes en estas materias y principalmente en cuanto al derecho 
. «lercantil 'mX.^xxxd.c\oxí2X.— -Leopoldo González Revilla, , 



|P 



i! 



f 



342 



CONGRESO MERCANTIL 



TEMA TERCERO 



La Comisión encargada de la ponencia relativa al tercer tema^ 
«Conveniencia de unificar en lo posible los sistemas monetarios, 
y las tarifas postales entre los Estados Americanos, Portug9.1 y 
España:», en vista de la aprobación del Congreso á dicho dicta- 
men, de las elocuentes observaciones con que fué ampliado por 
su dignísimo Presidente, y las indicaciones hechas por los seño- 
res D. Arturo Marcoartú y D. Gumersindo Lozano Alba, tiene el 
honor de proponer las conclusiones siguientes: 

I .* Es un principio indudable la conveniencia que para todos, 
resultaría de un concierto monetario celebrado entre Portugal^ 
España y los Estados Americanos de la raza ibérica. - 

2.* No siendo posible en los momentos actuales fijar las ba- 
ses que pudieran servir para una unión monetaria ibero-america- 
na, por la confusión y la incertidumbre que reinan en las cuestio- 
nes monetarias, y por la situación en que se hallan los respecti- 
vos Estados para conseguir algún resultado, y la posible solución 
de tan importante problema, se pudiera intentar la creación por 
todos estos Estados de un gran establecimiento de crédito garan- 
tido» por todos ellos, y cuyos valores fiduciarios circularían uni- 
versalmente como circulan los del Banco de Inglaterra. 

3.^ En cuanto á las comunicaciones postales, las de España 
y Portugal, que concurrieron á la Unión Universal de Correos en 
1878, y que se rigen por el convenio de 7 de Mayo de'i883> 
que ha dado grandes facilidades á la comunicación entre los dos. 
países por los medios ordinarios de la correspondencia postal,, 
convendría se extendieran por un nuevo tratado entre las dos na- 
ciones, á los pliegos con valores declarados, y sobre todo, á los. 
paquetes postales con mercancías, dando á estas formas de la co- 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 343 

municación postal facilidades semejantes á las que ya tiene la ce 
rrespondencia ordinaria. ■ 

4 . En cuanto á los Estados de la América latina, España 
debe tomar la iniciativa para la celebración de un convenio pos- 
tal con todos ellos, que mejore las bases asentadas por la Umon 
Universal de Correos, y al efecto, sería preciso, que ya que ts- 
paña ha hecho el sacrificio de establecer la línea de vapores co- 
rreos que van, la una á Veracruz, la otra á Panamá, y por fin, la 
tercera á los Estados del Río de la plata, los Estados costeros 
del Atlántico y Mar de las Antillas, contribuyesen en cuantosus 
presupuestos respectivos lo permitan, y en relación con la_vida 
comercial é industrial de cada Estado al sostenimiento de dichas 
líneas de correos á vapor. 

5 a Para completar el servicio de correos marítimos entre las 
naciones del Mar "de las Antillas, seria preciso que de acuerdo 
España y el Estado de Venezuela, se aumentara una línea de Co- 
rreos á vapor desde Puerto Rico á Laguaira, que á la vez Vene- 
zuela y Colombia se conviniesen para establecer un vapor correo 
que recorriera la costa N. de la América Sur hasta Aspmwal, 
y que las Repúblicas del Centro de América y Méjico sostuvie- 
ran otro vapor que visitase los puertos de dichas Repúblicas, en- 

'treAspinwal y Veracruz, con el cual quedarían perf-ectamente 
servidos los puertos de este interesante seno americano y rela- 
cionados con la Península ibérica por medio de Cuba y Puerto 

Rico. • ,, 

6 » España debe procurar que todas las naciones americanas 

se adhieran á los convenios que aseguran el cambio de cartas con 
valores declarados y paquetes postales hasta lograr en su circula- 
ción el desarrollo y la eficacia que tan ventajosos serían para los 

intereses comunes. ^ . , , 

7 a y última. Que la manera más eficaz de conseguir algún 
resultado, así por lo que respecta á la unificación en lo posible a 
los sistemas monetarios y las tarifas postales en todos los Esta- 
dos á que se refiere este tema, venciendo con perseverancia las 
dificultades que habrán de ofrecerse, sería eP nombramiento de 
una Delegación de esta Asamblea que, poniéndose de acuerdo 



!' 



i' 



(: 



344 



CONGRESO MERCANTIL 



' con las representadones de otros Congresos cefebrados' actual- 
mente, busque los medios de dar transcendencia y de llevar á ca- 

' minos de ejecución las conclusiones adoptadas acerca de este 
cómo dé los demás temas. 

-' Madrid 1 6 de Noviembre de \^^2.— Segismundo Moret:-- 

' Sergio Suárez. — Pedro Moreno Villena.—José Piernas Hurtado. 



TEMA CUARTO 



COJVCI.IJSIOIVES 



INDUSTRIA 



Berechos de los InTentores.— Patentes de iiiTeitelóii. 
Marcas.— Dlbvjos y modelos. 



\ 



i.^ El derecho exclusivo de explotación de una patente, 
comprende el de la venta de ella y el de la fabricación y venta 
del producto patentado. 

2.* El primer plazo de cinco años concedido á los inven- 
tores para la explotación del privilegio, no se gravará con ningu- 
na cuota. 

3.^ El derecho ae adición se concederá de preferencia al que 
haya obtenido una patente, por el primer año de su concesión. 

4.* La Autoridad judicial no podrá impedir la continuación 
de los trabajos á un inventor no patentado, ni el uso de su marca, 
aunque otro, no inventor,, que haya obtenido la patente lo pida, 
mientras no se sentencie acerca de la verdadera propiedad de la 
invención ó de la marca. 

-5.^ Las marcas serán temporales en su uso exclusivo, conce- 
diéndose por plazos prorrogables, con cuotas proporcionadas á la 
duración de cada uno de ellos. 



HISPANO-AMERICANO-PORT^UGUÉS 

6.* Conviene unificar la legislación de madreas que rige en la 
Península con la establecida recientemente para nuestras ppsesio- 

-n'es'jde Ultramar. - ^ j 1 f 

7.* Deben considerarse como marcas, adeinas.de Jas, estíiíp- 
padas en las cubiertas exteriores de las mercancías, los distinü- 
vos ó muestras de los establecimientos mercantiles, y los nom- 
bres propios con quesean g-eneralmente conocidos los productos, 
así como los de su legítima procedencia. 

8.^ No deben regir las mismas -prescripciones para las marcas 
^ue para los dibujos y modelos depositados, procurándose las 
-mayores facilidades á la -difusión y uso de estos. 
-> 9.a Urge establecer con los países_ de la América española 
tratados que aseguren recíprocamente Ips derechos de los inven- 
tores. 



LITERATURA Y ARTE 



jDereehos de los antor-es,. 



i i.a Los derechos literarios y artísticos, en todas las produc- 
.<iones, deben limitarse, para el autor, á la vida, y para sus causa- 
^habientes á cincuenta años. Se les- concede el derecho exchisivo 
<ie traducción dentro de esos mismos plazos. . >. 

'.. ' El traductor, autorizado por el autor, tiene el derecho exclu- 
sivo de reproducción con arreglo á aquellos límites. 
• 2.a Se celebrarán con toda urgencia tratados de propiedad 
literaria y artística entre España, Portugal y las Repúblicas Ibero- 
.^mericanas, para asegurar recíprocamente los mismos derechos a 
, ios autores y sus causa-habientes. • 



í 



s 



lilkertad profesión»!. 



I a Urge que España, Portugal y las Repúblicas Ibero-atnen- 
canas, reconozcan la recíproca validez de cuantos títulos acadé- 



J^ 



jGOaiGieESO MHRCANllL 
es se expidan por sus respectivos centros ins^ 



tructivos. 

Madrid 14 de Noviembre de 1892. — El Ponente, Ricardo Be^ 
cetTO de Bengoa, 



«iSPAÍíO-AMERlC ANO-F ORTUGUÉS 347 

«ir«ialeyquc,ccmtratadaó^A3BS««^ 

gozarán siempre, á su entrada en España, la tarifii más b^ <tó 

Madrid 17 de Noviembre de 1^92.— Ildef ansa Trompeta. 



TEMA QUINTO 



Conclusiones delInitlTas al toma «ininto en la parto qno^ 
so rolloro á los «Medios qne podrían emplearse para 
nicilitar el mercado portugrnés á nuestros productos)^ 
y vicoTersa. 

El Ponente que suscribe, en vista de las observaciones hechas. 
por varios señores Congresistas, en la discusión del tema, tiene 
la honra de proponer las siguientes : 

I.* Que se gestione por el Gobierno español la conclusión- 
de un Tratado de Comercio y Navegación con Portugal, en el que- 
se ofrezca á las procedencias de esta Nación ventajas positivas^ 

2.^ Que para facilitar la acción del Gobierno español en este 
sentido, cualesquiera que sean sus ideas en las relaciones mercan- 
tiles con otras naciones, se consigne en los Tratados que se con» 
cierten con ellas, que para nada se tendrán en cuenta las conce- 
siones especiales que se hagan á Portugal. 

3.* Que se declare la conveniencia de que los Gobiernos de 
España y Portugal vengan á un acuerdo por el cual, partiendo 
de la base de la libertad de tráfico entre ambos países, si es 
posible, absoluta, ó á lo menos con tarifas sumamente módicas^ 
y que, con la redacción de Aranceles generales, unificados en lo 
que quepa, se preste á la negociación mancomunada," para con- 
seguir tratados con las demás naciones, con lo cual se podrían 
obtener mayores ventajas para los productos similares hispano- 
lusitanos. 

4.* Que en el caso de no venir á un acuerdo, se establezca 



Adicidn á las conclusiones del tema quinto. 

i> Por lo que se refiere á las relaciones de España con Portu- 
gal y las Repúblicas Iberoamericanas, convendría el estableci- 
miento mutuo de la libertad arancelaria. 

2 * Que procede consignar nuevamente en las bases de nues- 
tro Arancel de Aduanas las franquicias establecidas anteriormen- 
te para muestrarios, ampliando aquéllas á muchos otros artículos 
de los que en las expresadas se indicaban. 

3 a Que los productos remitidos de uno á otro país con ( es- 
tino á Exposiciones permanentes ó Museos comerciales, gozaráa 
en todo tiempo de franquicia, tanto en lo que se refiera al im- 
puesto de Aduanas, así como á los de consumo, tránsito o cual- 
quiera otro que pudiera establecerse. 

4.a Los viajantes y 'comisionistas españoles en Portugal, y 
los portugueses en España, estarán exentos de toda cuota ó im- 
puesto extraordinario, si bien obligados en uno y otro país á sa- 
tisíacer las mismas contribuciones ó patentes que por las leyes se 
exijan á los nacionales.— T^aw^w Peres Requeijo. 



TEMA SEXTO 



PRIMERA PARTE 

Lá unidad é igualdad de derechos y deberes para todos los 
españoles y, como consecuencia,. la aplicación íntegra de la Cons- 
titución del Estado á la Isla de Cuba. 



í 



\ 



-348 



GQNGRESO MERCAÍí^tlL; 



.. K:— Reforma e/eaora/.—r Aunque debiera llegar h^ta. el es- 
tablecimiento del Sufragio univej-sal deb^ j^dqptarse desíje li^^go 
el proyecto de ley que quedó aprobado en la última se^iófi del 
Senado de. las Cortes fusigpistas con las enmiendas fic§|>^^das por 
la Comisión y propuestas por los Sres. D. José Fernando Gonzá- 
lez y Ortiz de Pinedo. 

H.— Reforma M Código j>¿7?¿?/, susprimiendo lá circunstancia 
22 del art. 10, por la cual es una agravante de delito el hecho de 
no ser blanco. 

C. — La adopción integra delnuei>o Código cijnl, . .\ ,...,, 



SEGUNDA PARTE 



\ 



Medios de dar desarrollo al comercio é industriii de 1^;» 

Antillas, 

1 .0 En el orden administrativo^ una absoluta descentral izacióa 
del Municipio, el cual nombrará 3u Ayuntamiento y su Alcald9, 
quienes administrarán ios intereses de la comunidad en su esfera, 
respectiva con entera independencia. 

-En cuanto á la provincia, igual descentralización sii),ptro H- 
mite que el de nombramiento de Gobernador de la misma por ^1 
.Gobernador general. Las facultades de aquél se circunscribirán á 
la alta representación del Gobierno, sin que pued^ ppr esto in- 
miscuirse en las funciones puramente administrativas del organis^ 
mo provincial encomendadas á las respectivas Diputaciones. 

En cuanto á la totalidad de los territorios, así de Cuba como 
de Puerto Rico, descentralización respecto á la Metrópoli sin per- 
juicio de la unidad def Estado; para cuyo efecto el poder metro- 
político nombrará un Gobernador general, sin que sea requisito 
indispensable para ello la cualidad de ser militar. 

Un Consejo de Administración electivo con la facultad de 
formar los presupuestos para someterlos á la aprobación de las 
Cortes por conducto del Ministerio de Ultramar . . ¿ 

2.^ En el orden económico, análoga organización , dentro ,del 



HISPANd-AMERlCANO-PORTUGUÉS 



349 



^ 



principia déscentralizador, declarando obligatona la mformacon 
de J Cámaras de Comercio, Sociedad de Am.gos del Pa.s y 
demás Corporaciones económicas en la celebración de tratado* 
con aquellas naciones que las necesidades mercantiles aconsejen. 
Planteamiento en cuanto sea posible de la contnbuc.on umca y 
directa sobre la base de la riqueza del país y no de los gastos del 

"^ Árameles. -"¡^ se deroga la ley de relaciones de 1882, injus- 
ta desde el momento que no se practica la reciprocidad, se debe 
establecer un Arancel que satisfaga las condiciones del comercio 
. de cada Antilla, y el cual, produciendo la cantidad suficiente para 
el Tesoro, se preste al concierto de los intereses pemnsulares. 
pero de modo que aquellas provincias conserven abiertos sus 
mercados naturales y las relaciones de cambio con los países que 
consumen sus principales productos. 
^ Supresión total de los derechos de exportación. 

ídem de los derechos diferenciales de bandera, englobando, 
^r lo tanto, en una sola columna todas las procedencias. 

Fijar á las materias primeras de inmediata aplicación a la m- 

dustria, un adeudo que en ningún caso supere al 8 por lOO sobre 

los derechos que se les señalen en el Arancel de la Penmsula. 

Imponer á las bebidas alcohólicas de todas clases, fabncadas 

y que se consuman en el país, un impuesto de patente igualal 

L; satisfacen por este concepto las que vienen de fuera y sena- 

Ldo á las que alcancen más de 45" en la escala alcohólica, un 

recargo de 100 por 100 al derecho arancelario y el impuesto de 

consumos que hoy satisfacen. 

■ Deuda.-Ó}x^ no se aumente la Deuda pública de las Anti- 
lias, y que se aplace todo proyecto que implique la necesidad de 

aumentarla. , . ^ 

Oue las conversiones que se Ueven á efecto tengan por único 

objeto el disminuir la carga de los intereses, pero sin aumenUr 
el principal de la Deuda, lo que podría conseguirse cuando des- 
pués de una liquidación definitiva de todos los débitos, se llegase 
5 una conversión definiva con un solo signo de crédito igual al 
del Estado en intereses y garantía para facilitar la solución de 



350 



CONGRESO MERCANTIL 



justicia, de hacer desaparecer las deudas especiales de las Anti- 
llas, incluyéndolas todas en la.general de la nación española. 

Adición I .a Considerando que la moción hecha en favor de Ja 
concesión de derechos políticos á los habitantes de las Islas Fili- 
pinas en la medida que señale la capacidad para disfrutar y ejer- 
cer los civiles, se establecen, para dar realidad á esta espiración, 
las siguientes conclusiones: 

A.— Reconocer á los habitantes de las Islas Filipinas el dere- 
cho que les asiste á llegar á la plenitud de la ciudadanía españc 
la con arreglo á la Constitución y á las leyes. 

B.— Establecer en Filipinas Instituciones municipales y pro- 
vinciales y un réginien administrativo y económico en la relación 
y conformidad posibles con el que rige en la Península española. 
C— Concesión del derecho electoral fundado en la capacidad 
para su ejercicio, á fin de llegar á la representación en Cortes por 
medio de Diputados y Senadores. 

D.--Respecto al tratado comercial que rige con los Estados 
Unidos desde Julio de 1 891, si sus^ fesultados son perjudiciales 
para la Península, solicitar sea denunciado. 

Adición 2.* Considerando que merece ser tomada en cuenta 
la moción del congresista Delegado de la Cámara de Comercio 
de Zaragoza, Sr. Paraíso, se consignan respecto de ellas las con- 
clusiones siguientes: 

A.^Solicitar del Ministro de Ultramar el cumplimiento in- 
mediato de los artículos 49 y 50 del contrato con la Compañía 
Transatlántica y que se señalen al principio de cada año los ar- 
tículos de comercio á que debe aplicarse el beneficio de porte 
para conocimiento de los remitentes, y á fin de que sean atendi- 
das ó no sus justas pretensiones. 

B.— Que el servicio con Filipinas sea quincenal, partiendo los 
barcos de alguno de los puertos de España precisamente. 

C— Fomentar el establecimiento de bodegas societarias para 
obtener por medio de una elaboración adecuada un tipo de fácil 
exportación y conceder premios á los bodegueros que perfeccio- 
nen la fabricación y los ^m^^^.— Manuel Ortiz de Pinedo,— 
Ramón, Pérez ReqUeijo, 



HISPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



3SI 



TEMA SÉPTIMO 



Conclusiones modificadas en consecuencia de la discusión del 
tema expresado, habida en el Congreso Mercantil Hispano-Ame- 
ricano-Portugués, en la sesión celebrada en el Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial en la noche de ayer. 

La libertad bancada, oponiéndose como se opone, por las 
razones aducidas á la circulación de moneda depreciada, es pues, 
altamente beneficiosa para los intereses del país, que la adopte 
^n contraposición al sistema del Banco, único ó privilegiado. Ad- 
mitida la utilidad de los Bancos, como no puede menos de ad- 
mitirse cuando se vé florecer y multiplicarse los que existen, re- 
velando por este mero hecho que son convenientes ó necesarios, 
la intei-vención oficial en su régimen para protegerlos o fomen- 
tarlos, conduce, en nuestro concepto, á lesionar otros intereses 
tan dignos de respeto, por lo menos, como puedan serlo aque> 
-líos otros en favor de los cuales se legisla. - 

Lo que cuente con elementos de vida propia para existir, 
existirá por sí con beneficio para todos, sin perjuicio para nin- 
guno' lo que con ellos no cuente si artificialmente se crea por 
medio de concesión de privilegios, beneficiará á los concesiona- 
ríos pero será en perjuicio de la generalidad. 

Si la existencia de Bancos es necesaria, ó conveniente, siquie- 
ra la libertad bancaria los creará; si no los crease, será porque 
5u' necesidad no será sentida, y el crearlos entonces, no habiendo 
<ie responder su creación á ninguna necesidad social, ninguna 
ventaja puedfe reportarnos. ^ , 

Convencidos de la bondad de todas las libertades económi- 
cas, consideramos como una de las más respetables entre ellas, 
la libertad de crédito, y somos, por lo tanto, partidarios incondi- 
cionales de la libertad bancaria, que si tiene alguna desventaja. 



35^ 



CONGRESO MERCANTIL 



desconocida para nosotros, de que esté exento el sistema de Ban- 
cos privilegiados, se halla ampliamente compensada por las ven- 
tajas que sobre la otra ofrece, según hemos procurado demos- 
trarlo, inspirados en el mejor deseo de consréguirlo, y por tanto,, 
al Congreso suplicamos: 

Se sirva declarar que la libertad bancarfa encaja de lleno den- 
tro de sus ideales económicos; que el adoptarla las naciones á él 
adheridas, contribuiría de manera eficaz y directa al desarrolla 
de las relaciones mercantiles entre tales naciones, fin primordial 
á que lá celebración del Congreso obedece; y que á conseguirla 
así se dirijan las gestiones de la Comisión que se constituya para 
procurar llevar á la práctica los acuerdos del referido Congreso. 

Madrid á i6 de Noviembre de 1892. —P. Pastor y Ojero, 
Gabriel Rodríguez. 



Por unanimidad fueron aprobadas las anteriores conclusiones 
referentes á los temas discutidos por el Congreso. 
Acto seguido dijo 

El Sr. Presidente: Señores, con esta sesión solemne termi- 
na sus tareas el Congreso que, por la iniciativa del Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial, hemos venido celebrando, y dentro 
de brevísimos instantes tendremos el gusto de escuchar al señor 
Peralta en representación de los delegados americanos, y des* 
pues oiremos la elocuente palabra de nuestro digno Presidente 
de honor Sr. Moret, que hará el resumen de las discusiones y de 
los trabajos que con tan alta sabiduría y tan buen sentido prác- 
tico ha venido realizando este Congreso. 

Si alguna vez, y permitidme este recuerdo, el Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial pudiera estar orgulloso de todas las. 
campañas que emprende y de todas las iniciativas que demuestra 
en favor de los intereses del comercio y de la industria, por los 
cuales hbra á menudo tan rudas batallas, sería sin duda alguna en 
el momento presente, porque á su iniciativa, á su esfuerzo y á su 
poderosa voluntad, se debe la celebración de este Congreso, del 
cual ha de quedar un gratísimo recuerdo entre todos los que he- 



hispano-americano-portugués 



35, 



mos tenido el honor de asistir á sus sesiones, en las cuales se han 
tratado asuntos importantísimos que afectan á toda la vida del 
comercio y de la industria de España; y que si nosotros pudiéra- 
mos tener la suerte de llevar á la práctica las conclusiones que 
acabáis de votar, podríamos tener también la seguridad de que 
éstas habían de influir poderosamente en el desenvolvimiento del 
poderío económico de nuestra querida patria. 

Nada he de decir, sin embargo, que se refiera á estos traba- 
jos que ha venido realizando el Congreso, dejando este asunto 
intacto y sin desflorar, por decirio así, á la brillante palabra del 
Sr. Moret; pero sí debo hacer constar en estas brevísimas frases 
de despedida que tengo el honor de pronunciar ante tan ilustrada 
Asamblea, que al separarme de vosotros y dar por terminadas 
nuestras tareas, llevo en mi corazón dos recuerdos: el uno de in- 
mensísima gratitud hacia el Congreso, que tuvo la bondad de ele- 
varme á un puesto para el cual no tengo condiciones especiales, 
de que en absoluto carezco, y que me honra y enaltece tanto, 
que, como os dije en el discurso de gracias, su recuerdo quedará 
para siempre grabado en mi memoria; y el otro de pena, de sen- 
timiento, porque sentimiento y pena causa siempre la separación 
de personas que se han acostumbrado á apreciarse y estimarse 
mutuamente; y este sentimiento es tanto mayor en los momentos 
actuales, cuanto que el objeto principalísimo de este Congreso ha 
sido, como lo indican sus temas, el de estrechar los lazos de unión 
con las Repúblicas americanas, Portugal y España; y aquí hemos 
estado reunidos durante estos breves días y confundidos en un 
estrecho abrazo estos pueblos hermanos; abrazo que deseo se 
prolongue tanto como puedan vivir nuestras respectivas naciona- 
lidades, é igualmente esos acentos de simpatía y de atracción que 
han sido la nota dominante en todos los discursos que se han 
pronunciado y nuestra vivísima aspiración para el porvenir. Y 
tanta fe abrigo en que esto suceda, cuanto que teniendo iguales 
simpatías de sangre y de origen, hablando el mismo idioma, sien- 
do idénticas nuestras costumbres é idénticos también nuestros 
deseos y nuestras voluntades, es muy difícil, por no decir impo- 
sible, que torpezas políticas ó voluntades extrañas puedan dcsu- 

23 



354 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUES 



3S5 



nir lo que consolidó la amistad fraternal que en estos momentos 
nos une. {Muy bicn^ muy bien) 

Al descubrir Colón un Nuevo Mundo, quiso recabar para Es- 
paña la posesión de aquellos inmensos y desconocidos territorios, 
y si entonces la fuerza de las armas fué hasta cierto punto nece- 
saria para domeñar á sus antiguos moradores y todas nuestras 
empresas llevaron impreso, por decirlo así, el sello de la contjuis- 
ta, hoy, que para gloria de España nuestra semilla y nuestro es- 
píritu se ha infiltrado por aquellos vastísimos territorios, el lazo 
que nos une es mucho más duradero que el de la fuerza que en- 
tonces imperó, porque está basado en nuestra mutua amistad, en 
nuestro mutuo cariño, y americanos, portugueses y españoles nos 
sentimos unidos en una sola familia para bien y prosperidad de 
todos esos pueblos. (Aplausos.) 

Este resultado se deberá principalmente á este Congreso, en 
el cual se ha demostrado por una y otra parte que todos estamos 
animados del mismo deseo y de la misma voluntad, cual es la de 
establecer esas relaciones de amistad y esas corrientes mercanti- 
les con mutuo provecho; que nosotros podamos enviarles nues- 
tros productos y recibir en cambio los suyos, estableciendo ppr 
medio del comercio, que es la base de toda cultura, de todo pro- 
greso y de toda civilización, un concierto mutuo entre pueblos 
hermanos. [Muy bien, muy bien.) 

Este Congreso, libre de toda pasión y de toda influencia po- 
lítica, y en el cual han estado representados los intereses de todos 
los pueblos Ibero-americanos, podría servir de fundamento si nos- 
otros tuviéramos la fortuna de llevar adelante los acuerdos que 
habéis votado, para establecer, sobre sólidas bases, tratados de 
comercio con mutuo provecho. Todos han expuesto aquí sus 
ideas y sus aspiraciones, y de la lucha de esos, al parecer tan en- 
contrados intereses, puede resultar y resultará en efecto, ¿quién 
lo duda? la armonía y la conveniencia para todos. Si este resul- 
tado obtuviéramos, bien podríamos decir que el Congreso Mer- 
cantil habría realizado la obra más grande é imperecedera en fa- 
vor de la prosperidad y de la rique^ de nuestra querida España» 
(Aplausos.) 



Mas de nada servirían estas buenas disposiciones y estos 
nobles deseos que han demostrado los que han inter\^enido en 
estos debates y que se han traducido en las conclusiones que 
habéis votado, único medio que nosotros tenemos de hacer cono- 
cer nuestras opiniones, si los Gobiernos respectivos, y más parti- 
-cularmentes nuestro Gobierno, no facilitan por medio de sabias y 
prácticas disposiciones, esa mutua atracción que existe entre 
nosotros; porque nada puede la'iniciativa particular, que sin duda 
ha de despertar este Congreso, por grande y poderosa que ella 
sea y por muchos que fueran sus esfuerzos, si se encuentra cons- 
treñida por disposiciones que impidan que esta iniciativa prospe- 
re y fructifique; y de ahí que yo me permito dirigir un amistoso 
ruego á los dignísimos representantes de las Repúblicas ameri- 
canas que están aquí presentes, y lo mismo á los que, por su 
posición y por los puestos que ocupan y han ocupado, puedan 
influir poderosamente en su resultado para que pongan de su 
parte todo cuanto puedan á fin de que no se esterilicen nuestros 
esfuerzos. [Muy bien, muy bien) 

Termino enviando un saludo de amistad á todos los dignísi- 
mos representantes que, con su gran ilustración, con su gran 
alteza de miras y su decidida cooperación, han contribuido á dar 
mayor brillantez y explendor á este Congreso, del cual espero 
que aparezca .como el iris de paz en que americanos, españoles y 
portugueses, nos sintamos unidos en una sola familia para bien 
y prosperidad de la raza española. He dicho. (Grandes aplausos.) 
El Sr. Presidente: El Sr. Peralta tiene la palabra. 
El Sr. Peralta : Estoy poco preparado para contestar digna- 
mente á las elocuentísimas palabras de vuestro Presidente; pero, 
^ en fin, los sentimientos que nacen del corazón se pueden expre- 
sar en breves palabras. 

España, como acaba de decir el Sr. Presidente, llevó á Amé- 
rica la semilla de la civilización, la cual ha caído en terreno pro-' 
pieio y está produciendo admirables resultados. Justo es, señores, 
que los habitantes españoles de ambos hemisferios cosechen jun-* 
tos esos frutos; puesto que si España llevó allí todos los elemen-' 
' tos de nuestra civilización y todo cuanto contribuye hoy allí á 



\ 



i 



\* 



356 



CONGRESO MERCANTIL 



nuestro bienestar y á los explendores y riquezas^de nuestro co« 
mercio, justo es, repito, que ella, antes que ninguna otra poten- 
cia europea, recoja esos frutos mandándonos allí los propios. 
(Muy bien, muy bien.) Nuestros padres, nuestros abuelos, aquellos 
grandes conquistadores no fueron solamente con la espada en la 
mano á América, sino que llevaron el trigo, llevaron la caña de 
azúcar y el café, trayendo á España, en cambio, la patata, el 
cacao, la quina. Desde un principio hubo esa comunicación, ese 
cambio mutuo de productos entre América y España. Pues bien, 
así como habéis traído aquí el alimento del pobre, importanda 
las patatas, así como habéis llevado vosotros á América el ali- 
mento intelectual, que es el más precioso de todos los alimentos; 
así, señores, podéis hoy continuar enviando vuestros demás pro- 
ductos; y no cabe la menor duda de que si las conclusiones vota- 
das esta noche son mantenidas firmemente por vosotros, los fines 
de este Congreso no serán estériles. 

Así, pues, permitidme que os diga que al milagro de la auda- 
<na, que fué el milagro, que fué la obra especial de nuestros 
padres comunes, debe seguir el milagro de la perseverancia y 
con ella lo alcanzareis todo y volvereis á reconquistar á América. 
{Aplausos^ 

El Sr. Presidente : El Sr. Moret tiene la palabra. - 
El Sr. Moret: Señores: aquilato la importancia de este acto 
y avalúo la transcendencia de mis palabras pof la misma dificul- 
tad que siento para cumplir de manera suficiente la misión que 
vuestra bondad me ha confiado; porque al resumir los debates 
del Congreso Mercantil y al procurar poner de relieve las conclu- 
siones que habéis votado, no se trata, señores, de mis ideas, ni 
de algo de aquello que se trae siempre á estos actos, que por ser 
individual, importa poco que se pierda para el porvenir y menos 
que no redunde en gloria y en honor de aquél que lo dice; sino 
que, hablando ante vosotros y sosteniendo una causa, que no 
sólo es general, sino que es causa internacional, siento algo así 
como el temor de no corresponder á todo aquello que de lejos se 
espera y de cerca se siente; aquello, en una palabra, que ha de 
significar, señores, saliendo de este sitio, como un latido que 



/ 



ifii 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



357 



repercuta allá en los horizontes cercanos de Portugal y en las le- 
janas montañas de la América del Sur, llamada también la Ame- 
rica española. {Aplausos:) Pero sea de esto lo que fuere, que 
pronto lo habéis de juzgar vosotros, yo quiero desde este pnmer 
momento afirmar que vengo á hacer resaltar, á poner tan de re- 
lieve como me sea posible las ideas que han predommado en el 
Congreso Mercantil; y si me es dado cumplir este proposito 
veréis desfilar delante de vuestro juicio el recuerdo de lo que ha 
ocurrido y brotar una porción de conclusiones, de ideas, de afir- 
maciones, que quizás hayan paso desapercibidas, como pasan 
generalmente en su primer albor todas las grandes nociones, 
como pasan también en el crepúsculo, sin color y sin forma, los 
objetos, que luego, al recibir los rayos refulgentes de la aurora, 
empiezan á colorearse y á destacarse en el horizonte, anuncian- 
do lo que de ellos puede esperarse en el porvenir. (Grandes 

^plausos.) . 

Señores, vuestro Congreso Mercantil ha empezado cuando 
concluían lo's otros. Quizá la última palabra será lo que aquí se 
pronuncie, y esto me permite afirmar de unamanera terminante, 
que cuantos Congresos se han celebrado ahora, han tenido una 
orande unidad; todos ellos han respondido á un solo y único pen- 
samiento. El Congreso Americanista, el Literario, el Jurídico, el 
Militar el Geográfico, el Pedagógico, el nuestro, parecen, seño- 
res, como cosas distintas y diferentes, y, sin embargo, todos ellos 
no son más que como las caras de un prisma ó como las facetas 
de un poliedro: todos ellos han tendido á poner de relieve el es- 
tado en que se encuentra nuestra cultura y nuestra civilización, 
colocándola il lado de la cultura y de la civilización americana. 
Y al decir la nuestra, hablo de la península Ibérica, España y 
Portugal, y al decir América, hablo de la totalidad de las Re- 
públicas Sub-americanas. Lo que hemos querido hacer con esto 
lo que por instinto estamos realizando es presentarnos como el 
anverso y el reverso de la mano; como una moneda cuya efigie 
se ostenta en uno de sus lados y cuyo escudo en el otro; como 
una cosa, que pareciendo distinta y diferente, según se mire, y 
<jue en el fondo es de una unidad suprema y conspira á un solo 









Ufe 



358 



CONGRESO MERCANTIL 



fin. Porque, notadlo bien; el Congreso Pedagógico es la prepara,- 
ción del alma; el Congreso Literario es la manifestación del pen- 
samiento mismo; el Jurídico es el enlace de las relaciones de los 
pueblos, 4)ajo la sanción del derecho entre las múltiples mallas 
de los intereses; el Militar es la simpatía, que nace del ruido y 
del choque de las armas, cuando se sabe que son hermanos, que 
se preparan, si es necesario para esgrimirlas juntos en la mutua 
defensa, en vez de emplearlas los unos contra los otros; y, en ul- 
timo término, este de las ideas y de los intereses económicos es 
como el fluido, que pasa, es como la luz, que ilumina, es como 
el sacudimiento eléctrico, que conmueve, es como el movimiento. 
de las olas, que atrae, es, en fin, la vida toda en sus manifestacio- 
nes modernas, que hoy ya no se enamora de aquellos antiguos 
grandes ideales, sino de la mezcla confusa de estas aspiraciones, 
que al fin se traducen en la armonía de la vida económica y mer- 
cantil de los pueblos. (Bien, Inen.) 

Por eso este Congreso es tan importante. De su importancia, 
señores, daré testimonio con las palabras del Sr. Presidente del 
Consejo de Ministros, cuando lo inauguró; del fin que se propone 
debéis tener conocimiento todos por las manifestaciones de la 
Comisión que nombró el Círculo de lar Unión Mercantil; de lo 
que me va á servir de enlace en estas ideas, para pasar á los te- 
mas, vais á juzgar en seguida. 

En primer lugar, señores, aquí nos hemos reunido para una 
cosa que se puede expresar con sencillez suma: para buscar única 
y exclusivamente el modo de «favorecer la aproximación entre 
pueblos hermanos y nuestra querida patria; siendo á nuestro 
modo de entender uno de los medios más poderosos de ensan- 
char la esfera del comercio mutuo y cimentar sobre sólidas bases 
las relaciones que deben existir entre esta nación, las Repúblicas 
Hispano-americanas y Portugal.» 

Esto dijo nuestra Comisión, este fué vuestro pensamientq. ¿Se- 
ha cumplido.- Afirmo desde luego que si. ¿Dará unos grandes re- 
sultados.^ O yo me equivoco mucho, c, como anuncian las conclu- 
siones que se acaban de votar, el éxito es seguro. Claro está, seño- 
res, que en estas condiciones había de ser excepcional la importan- 



^T?>< 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



359 



cia de este Congreso, y lo es realmente; sin que por esto busquéis 
ni queráis ver en mis palabras algo- de aquella natural adulación 
que hay siempre en estos casos, cuando se trata de resumir las 
obras propias. Por lo mismo que en este Congres© se ha usado 
poco de la palabra, por lo mismo que este Congreso ha sido la- 
cónico en la manifestación de las ideas y ha preferido dejarlas 
enunciadas en las ponencias y en las conclusiones, por eso mismo 
hay que creer mucho en el valor y en la importancia de esta 
Asamblea. ¿Y cómo dudario? Los pueblos han buscado constan- 
temente la aproximación unos á otros, luchando los más fuertes 
contra los más débiles, los más adelantados con los más atra- 
sados; pero ¡qué causas tan distintas ha producido esta aproxi- 
mación! 

Allá, en las noches de la edad antigua, cuando se iban con- 
gregando las gentes á los pies de las grandes montañas del 
Araal, cuna de la humanidad, y brotaban, como trombas que 
envía la atmósfera, los diferentes pueblos bárbaros, ellos no 
sabían á donde iban; el hambre los movía; su fecundidad los 
arrojaba de aquel suelo; caían sobre la Europa, y todas aquellas 
tribus bárbaras venían guiadas en último término por el hambre, 
ese resorte supremo de la humanidad en sus primeros albores. 
Más tarde , cuando la humanidad se reconcentró, cuando pensó, 
cuando venció los obstáculos que en derredor tenía, cuando salió 
de la teocracia, cuando se verificaron los primeros descubrimien- 
tos allá hacia el Oriente, trayendo el renacimiento, entonces un 
sentimiento distinto movió á las sociedades. El sentimiento que 
movió á Colón, el que hizo á los Pinzones embarcarse en sus 
naves, el que animó más tarde á Vasco de Gama, el que inspi- 
raba á Camoens, el que determinó los grandes movimientos de la 
humanidad, cuando se redondeó el planeta y midió la esfera ce- 
leste, eran la fe religiosa y el deseo de agrandar el mundo para 
conv'ertirie en esclavo de su Creador y para hacer adorar desde 
todas las montañas de la tierra al Dios Supremo que en el Sina» 
había dictado las tablas dé la ley. En todos los documentos y 
leyes de aquella época, desde el modesto diario del gran nave-^ 
gante hasta las bulas de Alejandro VI; desde las palabras de 



36o 



CONGRESO MERCANTIL 



Isabel la Católica hasta aquella sencilla oración de los marineros 
de Palos que recibían la Eucaristía y la bendición en el momento 
de lanzarse á lo desconocido, no había más que un resorte supre- 
mo: el sentimiento religioso, la fe, la creencia. No buscaban el 
oro, no buscaban las delicias de la tierra, no buscaban tampoco 
el logro de riquezas; lo que anhelaban, en último término^ era 
agrandar la esfera de la religión católica. [Muy bien, muy bien) 

Después vinieron las invasiones y las luchas; más tarde los 
pueblos desearon aumentar sus territorios; después estas ideas se 
mezclaron y se confundieron, porque la marcha de la historia y 
de la humanidad no es más que una compenetración constante 
de las diferentes ideas; es algo así como el lenguaje, como el pen- 
samiento, como la música. 

El lenguaje, en la actualidad como en los primitivos pueblos, 
lo constituyen unos cuantos sonidos, unas cuantas palabras; des- 
pués los sonidos se cambian, las palabras se cruzan y nace el 
pensamiento; pero allá en el lenguaje más acabado de un pueblo 
existen todavía los primitivos sonidos con que '^e formaron las 
primeras palabras. No se ha perdido la raíz; el árbol fué pequeño 
en sus orígenes, pero después ha alcanzado la grande, la expléii- 
dida copa que hoy ostenta. En la música hay unos cuantos gritos 
de entusiasmo ó de terror; hay el ruido que suena en los espa- 
cios, como el trueno, que precede al rayo; hay el rumor de las 
aguas que caen ó de una piedra que rueda; y luego, de toda esta 
múltiple combinación resulta el pentagrama, y del pentagrama 
natural van saliendo aquellas armonías sublimes de Beethóven, 
tanto más admirables cuanto que el alma las oye y las escucha 
como un misticismo sublime, en el cual vaga el espíritu, sin saber 
el pensamiento cuál es la verdadera noción de aquellas armonías. 

(Atronadores aplausos) 

Así también en nuestros días hay naciones que se mueven 
por el hambre á conquistar la tierra; también hay ahora quien Va 
por la fe á conquistar los espíritus; también existe hoy quien por 
la ambición va á luchar. ¿Acaso no es el hambre, empujando á la 
gente que sobra en la vieja Europa, la que lleva hoy al África las 
legiones, los barcos y los productos de nuestra civilización? ¿Aca- 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



361 



80 no es la fe religiosa de los misioneros la que ha avanzado poco 
apoco, siguiendo la corriente del Nilo, bordeando los lagos del 
África y pasando por las zonas ecuatoriales para llevar la noción 
del cristianismo y la moderna civilización á aquellos pueblos sal- 
vajes> ¿No es acaso la ambición de nuevas tierras y de poderío, 
que contraste otro poderío, lo que ha arrojado á Francia á la Ar- 
gelia y el Tonkin, y al África central; la que ha llevado a Bélgica 
al Congo; la que, según la frase de Salisbury, ha hecho que para 
vivir tranquilos en Europa, tengamos que repartirnos el África, la 
cual no tiene quien la defienda, y que es terreno asequible para 
todo el que allí llega? Pero bajo todo esto, después de todo esto 
y por encima de todo esto, aparecen los intereses económicos, 
«se gran estímulo de los tiempos modernos. Hoy, cuando la fe 
no se ha extinguido, pero que habiendo sido brillante en los años 
transcurridos, ha quedado como una aurora y una luz, alia en el 
fondo de la conciencia humana; hoy, cuando no se mueven ya 
las grandes masas de la humanidad por los motivos y las causas 
que acabo de exponer, existe este otro ijióvil supremo y podero^ 
«o de que os acabo de hablar. El único acicate que nos queda es 
€l de los intereses; y eso de los intereses lo es todo, porque bajo 
esta palabra se encuentran ligadas un sin número de cosas, que 
vosotros estáis acostumbrados á ver y que muchas veces por ne- 
<:esidades de lenguaje ó por modo vulgar de expresarse, parece I 
como que se colocan á un lado distinto de todos aquellos otros 
sentimientos propios de la vida humana; dentro de poco me ex- 
plicaré sobre esto. Ahora sólo quiero deciros que cuando el señor 
Presidente del Consejo de Ministros hablaba de que de todos los 
Congresos que se habían celebrado aquí el más importante sena 
este añadía que en último término la fuerza vital que guía hoy a 
los pueblos modernos es eso que se llama los intereses, las nece- 
sidades mutuas. Y, en efecto, puede comprenderse que no de re- 
sultado alguno el Congreso pedagógico, el literario y otros; se ex- 
plica que no adelante nada la cultura y la difu^ón de nuestra 
lengua- puede concebirse que no se llegue á ninguna convención 
diplomática entre los Gobiernos de los diferentes países; pero lo 
que no puede comprenderse después de lo pasado, y lo que no 



3^2 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



363 



puede suceder es que esos intereses no se acerquen, ni se enlacen^ 
y que no se verifiquen eáos actos, que en los demás Congresos se^ 
preconizaban, y que son, señores, como las ramas de un graa 
árbol, cuyo tronco tiene su raíz en esta comunicación fecunda de 
los intereses económicos. 

Después de esta manifestación de la importancia y transcen- 
dencia de vuestro objeto, cúmpleme afirmar que uno de los pri- 
meros resultados prácticos que ofrecen vuestras discusiones en el 
Congreso Mercantil, es el de estar en contradicción completa coa 
aquellas aseveraciones de la ilustre persona que inauguró sus. 
tareas. , 

El Sr. Presidente del Consejo de Ministros afirmó que toda 
aquello que debía salir de nuestras reuniones, había de estar ins- 
pirado en la iniciativa individual, porque esta es la que había de 
crearlo todo, viniendo sólo el Estado á llenar aquellos vacíos. 
donde no alcanzase dicha iniciativa individual. Y bien lo veis, se- 
ñores; habéis pensado completamente lo contrario. Parece ui> 
contraste que yo, apóstol de la iniciativa individual y creyente 
casi exclusivo de la libertad humana, tenga que hacer esta obser- 
vación, mientras que distintas manifestaciones salían de labios 
del que está acostumbrado á creer que sólo el Estado es el que 
puede dar solución á todos los problemas; pero tal es la lógica 
de los hechos, tal es la fuerza de las cosas. De los siete temas, 
que habéis puesto al frente de vuestro programa, seis implican 
necesariamente la acción del Estado; de las 80 conclusiones que 
acabáis de votar, 64 exigen imperiosamente la intervención del 
Estado. Tratados entre los pueblos; unidad monetaria; Bancos^ 
que den valores fiduciarios á todo el mundo; trabas de Aduanas,, 
que caen; líneas de navegación, que se crean; facilidades, que se 
otorgan unos pueblos á otros; viajantes de comercio, que pueden 
pasar sus mercancías; Cámaras de Comercio que se crean; mu- 
seos; pabellón nacional, que se ostenta sobre nuestros buques: 
^qué es tod :> eso sino que la acción del Estado? ^Cómo podría ha- 
cerlo la acción individual? Por eso este es un .Congreso interna- 
cional desde el punto de vista de los intereses económicos; y pre- 
cisamente lo que nosotros hemos venido á hacer aquí es solicitar 



del Estado una dirección, pedir á los Gobiernos una conducta. 
Lo que aquí queda trazado es una política económica, que nece- 
sita siglos para cumplirse, pero que necesitará siglos también 
para satisfacer por su grandeza, á aquellos que la lleven á cabo. 
Ijo que venimos á hacer es á señalar un derrotero á nuestros 
hombres políticos, * mostrándoles que no penemos necesidad de 
continuar gravando nuestros presupuestos, ni de arruinar á los 
contribuyentes creando nuevos impuestos; sino que lo que nece- 
sitamos es intimar con más fuerza (siquiera hoy existan grandes 
lazos de fraternidad) nuestras relaciones con las Repúblicas Sud- 
americanas, unirnos con Portugal y hacer de esta última parte de 
, la Europa, que se llama la Penítisula ibérica, un puerto de refugio 
y un faro de destellos luminosos para todo el continente. Des- 
pués vendrá la iniciativa individual, porque ésta en tales cuestio- 
nes'no es absolutamente otra cosa más que como el agua en el 
"canal; primero hay que cavar el cauce y fortalecer las orillas, para 
que después pueda correr sin estr.igo ese agua, porque de otra 
suerte se estacionaría por todas partes, se encharcaría y no llega- 
ría á su destino. » 

No os quiere hablar de lo que se ha hecho ni seria este mo- 
mento oportuno para traer al recuerdo de este Congreso lo que 
cada cual pueda haber realizado; pero si por acaso hubiese alguien 
tan mal aconsejado que al oir mis opiniones y recordar lo que yo 
he sido, así como también los puestos que he tenido el honor de 
ocupar, creyese que no están justificadas por la experiencia y por 
mis actos las palabras que pronuncio, yo no necesitaría acudir á 
nadie, me bastaría con poder hablar delante del Sr. Peralta y de 
aquellos que, desde América, saben de qué manera los hombres 
de mi partido hánse adelantado a iniciar esta política y á crear 
estos hechos. Esas ideas que han partido de vosotros, y que yo 
al resumirías quizá os las hago ver con más claridad que las habéis 
visto ninguno, constituyen realmente una gran política interna- 
cional. '■' 

¡Ah, señores! yo no sé (permitidme esta duda aquí en con- 
fianza) ^1 habréis apreciado bastante los datos de esta política; si 
habréis tenido en cuenta todo lo que ella significa, toda la gran- 



,1 



-U-J - - II — ^ 



If 



364 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



365 



deza que entraña, todas las consecuencias que encierra. Permitid- 
me exponeros unos datos y después llegaremos á deducir las 
consecuencias. Los datos no son extensos, pero son indispensa- 
bles para juzgar. 

El mundo, el globo terráqueo, cuenta 1.390.000.000 de habi- 
tantes; digámoslo en cifras redondas, i .400.000.000. Por desgra- 
cia toda esa no es la. humanidad que elabora y crea; una enorme 
parte de esa humanidad permanece pasiva, esperando. Una tercera 
parte de ella, cerca de 400.000.0Ó0, piensa, obra, guía y ejecuta. 
Contemos, pues, sólo para nuestros cálculos con los 400.000.000 
de seres inteligentes y pensantes; las razas, llamémoslas así, su- 
periores; las productoras, las guí^s, las ejecutoras. En esos 400 
millones, los que hablamos la misma lengua, españoles, portugue- 
ses, españoles sub-americanos, ¿sabéis, señores, lo que represen- 
tamos? Ochenta millones. ^Sabéis lo que representan los demás 
elementos de la civilización.? Oidlo: los que hablan inglés, otro 
tanto que nosotros, 80.000.000; los que hablan ruso, 60.000.000; 
los demás países cuentan pocos millones. Las tres grandes razas 
del mundo son la del lado allá de las montañas del Araal, ó sea 
la rusa, la sajona y la española. De estos 400.000 000 de esta 
humanidad pensante, más de la mitad se hallan comprendidos en 
estos tres grupos, y dentro de esos tres grupos 80.000.000 son 
de la.raza española. Oid más: ^sabéis lo que ocupa el territorio de 
toda la Europa.? 3.828.328 millas cuadradas. ^Sabéis lo que ocupa 
el territorio americano.^ 16.402.934 millas cuadradas. ¿Sabéis de 
ese territorio americano lo que corresponde á la América del Sur? 
8.000.000 de millas cuadradas; es decir, un territorio como dos 
veces el de la Europa. He ahí el campo de explotación de una 
/aza de 80.000.000 de españoles. 

También la humanidad se clasifica por la religión. Después os 
diré la importancia de esta idea. Católicos, son 200 millones; pro- 
testantes, 120; griegos cismáticos, 80; la raza mahometana, per- 
diaa ya en el Oriente, llega á 100 millones, y luego quedan 200 
^tnillones de paganos, bajo cuya palabra comprendo aquellos pue- 
blos no imdsidos todavía en la idea suprema del rmmot^ismo, 
que es la base del cristianismo. 



Queda todavía una última consideración. Toda la población 
de Europa y de América reunida se acerca, según las últimas y 
más completas estadísticas, á 400 millones, y en estos 400 millo- 
nes la quinta parte, 6 sea 80 millones, corresponde á nuestra 
raz¡. Ved, pues, cómo está distribuida la tierra en el lenguaje, en 
la religión, en la historia, en el número. Y, tratándose de un audi- 
torio ctialquiera, no ya de un auditorio de la importancia é ilustra- 
ción de éste, en el cual late la idea internacional, es decir, el pen- 
samiento de dos mundos ó de dos hemisferios, basta sólo citar 
estas cifras para que nos sintamos grandes; porque cada uno de 
nosotros mide su propio valer por el de aquella grande ymdad, 
en la cual se mueve, en la cual piensa y habla. 

Cuando nos ocupamos de la gran masa anglo-sajona y pensa- 
mos en su inmenso poderío, no se nos ocurre que somos tantos 
como ellos, que tenemos en el mundo tanto espacio y que por los 
lazos de lá religión y de la historia somos tan fuertes como pue- 
den serlo ellos. {Aplausos.) 

Pero ya que tenemos esta masa sobre la cual se va á ejercer 
la política que habéis proclamado, permitidme que pregunte á los 
que están fuera de aquí si han apreciado debidamente lo que sig- 
nifican los tres elementos que acabo de citaros: la religión, la len- 
gua y la historia. Porque estas palabras están en los labios de to- 
dos con mucha frecuencia, pero yo no sé si se ha pensado bas- 
tante en lo que significan; y sin, embargo, ¡qué tres elementos tan 
grandes de fuerza, de energía, de cohesión! 

La lengua. Si habéis viajado, si llegando á un país extran- 
jero, desconociendo su idioma, habéis sentido la necesidad de 
expresaros y os habéis encontrado como rodeados de un muro 
de hierro, que detiene vuestros sentimientos y no os permite sa- 
tisfacer vuestras necesidades; que os priva, al lado de otros seres 
humanos, de amistades, de amores, de simpatías, de cariño, de 
comunicación, habréis apreciado en seguida lo que es un len- 
guaje, lo que es este moverse de los labios y de la lengua; esa 
articulación de sonidos, que son como destellos del alma, molécu- 
^las luminosas del pensamiento, algo que se ha elaborado durante 
siglos, para producir sonidos, algo que se elabora á cada mo- 



366 



CONGRESO MERCANTIL 



mentó en la razón humana para producir el pensamiento. {Muy 
Men, muy bien) Habréis adivinado que sin palabra no hay pensa- 
miento, que sin pensamiento no hay alma, que lo que distingue 
al ser racional es la facultad de hablar y que la palabra por algo 
se ha dicho es un verbo divino, que si bajó un día del cielo, para 
redimir á los hombres, puede salir á cada instante de labios 
humanos para redimir una conciencia ó hacer la felicidad de una 
persona. 

Cuando haya un lenguaje común entre varios pueblos, no 
penséis ya en el cambio de productos, no penséis ya en las facili- 
dades; no veáis todo eso; ved en seguida un pensamiento comiln 
><obre el origen de la humanidad, un pensamiento común sobre 
las afinidades de esa raza; contemplad una sola familia, que vive 
de la misma manera, ved un recuerdo que se traduce en la misma 
fórmula, una historia que se escribe lo mismo; pensad más, pen- 
sad acaso en una oración que es lo más alto y sublime del alma, 
que se eleva al cielo en el mismo sentido. [Grandes aplausos) 

El lazo es tan grande que en el momento en que en un país 
extranjero oís al azar por la calle pronunciar palabras, que suenan 
con el eco de vuestra lengua, instintivamente volvéis el sem- 
blante, sonreis al que ha pasado, y exclamáis: «ya no estoy solo;» 
aquél es un hermano, no sólo porque os entendéis recíproca- 
mente, sino porque sabéis respectivamente lo que cada cual lleva 
en su alma, en su pensamiento y en su corazón. 

Lo mismo que del lenguaje digo de la historia. Cuando se 
pronuncia esta palabra, no sólo se vuelve la vista atrás, hacia el 
pasado, hacia otros siglos, hacia los grandes conquistadores, los 
reyes, los pensadores, las figuras, que han pasado; porque la 
historia es algo más que eso, la historia es mi vida y mi con- 
ciencia. Estoy hablando y ya es historia lo que acabo de decir, 
puesto que pasó el sonido, quedando el recuerdo y éste es siem- 
pre pasado; la historia son mis padres, son mis mayores, son los' 
días de mi niñez y los años de mi juventud; todo eso es la histo-" 
ría. Y esto, señores, es de tal naturaleza, que si lo analizáis un- 
poco, apenas queda algo nuestro y todo pertenece al pasado,-. 
Yo me dirijo á esos nobles amigos nuestros, que por los labios 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



367 



del Sr Peralta acaban de decir tan elocuente verdad. Cuanto 
somos lo han hecho otros, que vinieron antes que nosotros; 
nuestra lengua se ha formado allá en los años; nuestra religión ha 
venido á fuerza de siglos; nuestra literatura es el resultado del 
esfuerzo de muchos; esta tierra que tenemos es el resultado de 
las conquistas y de las luchas de nuestros mayores; la familia a 
que pertenecemos se ha formado por la agrupación de distintos 
elementos. Todo esto, por consecuencia, nos da un origen de 
-ayer, una transcendencia, una historia, una transformación de 

tiempos anteriores. . ,. t, 

Aplicad tales consideraciones á la América, apiícadlas a 
Portugal, y veréis cómo las diferencias, que han existido duran- 
te los últimos años, y que hoy por el ciclo de la evolución y del 
-progreso se convierten en lazos de fraternidad, se borran para 
no quedar más que aquel fondo común, del cual hemos nacido 
todos, los que pertenecemos á esta raza ibérica, quizá vmiendo 
de la antigua Roma, tal vez viniendo de Palestina, y hablando el 
lenguaje formado por todos esos pueblos. Y desde el momento en 
que queremos luchar ó reñir, nosotros, hermanos, maldecimos con 
el mismo lenguaje, herimos con las mismas armas y cuando cree- 
mos habernos deshecho de aquél, que en un momento de ce- 
guedad reputáramos nuestro enemigo, nos encontramos con que 
le estamos hablando en su lengLiaje, que le estamos alentando 
con propios sentimientos, y, en último término, se borra la lucha 
fratricida y no queda más que la historia, que nos ha unido como 
€n el regazo de una madre á todos los que hablamos el mismo 
lenguaje. (Ruidosos aplausos) 

La reli-ión. Yo no hablaré de ella. A mí me parece que cuan- 
do en estat luchas de la vida pública se pone en los labios la idea 
de religión, se la empequeñece, se la rebaja, se la vulgariza. 
Tiene que haber en la religión, para que anide en el alma huma- 
na algo que nos la presente siempre como superior, como nebu- 
losa como misticismo. El pueblo escogido de Israel, posternado 
:al pie de la montaña del Sinaí, no vio á su Dios; vio sólo la nube 
dentro de la cual se engendraban rayos refulgentes, y después 
las tablas de la Ley, que le bajó un sacerdote.. 



\ 



n^ 



3^8 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO^ AMERICANO-PORTUGUÉS 



369 



Pero la religión católica es un gran lazo de unión. Los hom- 
bres no son hermanos, ni nos consideramos unidos más que 
cuando creemos en la misma causa suprema, cuando esperamos 
el mismo premio ó igual castigo, cuando sabemos que en el día 
eterno de las verdades nos encontraremos en el mismo seno de la 
madre piadosa, que se llama la Iglesia, en la cual todos creemos. 
Yo no conozco idea más alta que el rezo de la Iglesia en el día 
de los difuntos, en ese día, en que vamos á los cementerios por 
costumbre y en los cuales el sacerdote murmura una oración, in- 
vocando el perdón y la bendición celestial sobre cualquier cre- 
yente que haya muerto. Así sus huesos hayan bajado al fondo 
de los mares, aunque nadie le recuerde, ni haya habido para él, 
lágrima ninguna, la Iglesia le dedicará siempre una oración. 

Desde el momento en el cual estos lazos de la religión cató- 
lica existan en el alma, los seres unidos por la historia y que ha- 
blan el mismo lenguaje quedan unidos por otro lazo más supre- 
mo, la conciencia. 

Coo estos antecedentes bien puede afirmarse que la política 
económica proclamada por este Congreso tiene todos los datos 
necesarios para cumplirse, y que lo único que se requiere en los 
que hayan de realizarla, es perseverancia, como decía muy bien 
el Sr. Peralta. Nos faltaba otra cosa que ya tenemos: nos faltaba 
el contacto, tendernos la mano, sentir el mutuo latido de nuestros 
corazones, vernos aquí cerca unos de otros, sonreimos cuando 
antes teníamos fruncido el entrecejo y la faz severa, contar, en 
fin, con la simpatía de los americanos, y esa ya la tenemos. Sólo 
falta ahora la iniciativa de la antigua Metrópoli, la iniciativa de la 
madre España. Así, pues, esa gran política á que íhe refiero, 
tiene ya lo que necesitaba; el medio ambiente, la atmósfera 
común, el lazo de unión y de simpatía, esas relaciones que 
cuando se han creado, no se pueden romper jamás, porque tocan 
á todas las fibras del corazón humano y á todos los sentimientos 
de nuestra alma. (Muy bien, muy bien.) 

Dicho esto, señores, cúmpleme en este resumen demostrar á 
los que nos oigan desde lejos, que no ha quedado una sola idea 
por atender y por cumplir en las tareas del Congreso Mercantil. 



No se ha prodigado la elocuencia, pero los necesarios desarrollos 
en las conclusiones están consignados. No voy, naturalmente, a 
hacer el índice de esas cuestiones, porque un índice es siempre 
muy árido y además inútil; pero si quiero recoger algunos.de los 
puntos de vista más brillantes, sobre todo ahora que están pre- 
sentes los representantes de las Repúblicas Sud-americanas, para 
que nosotros mismos tengamos conciencia de aquello que hemos 
proclamado, y que si llevamos á cabo dará los resultados que 

unos y otros esperamos. 

Me conviene ante todo , señores, hacer una clasifitación: cua- 
tro de los temas del Congreso se han consagrado á América; uno 
á Portugal, otro á una cuestión común á todos los países, como 
es la de las relaciones diplomáticas, y el otro á una cuestión Ubre, 
la libertad de Bancos, aplicable igualmente á todos los pueblos. 
En los cuatro temas que se refieren á América, que son el pri- 
mero, segundo, tercero y cuarto, entiendo que la materia ha que- 
dado agotada en su desarrollo, en su conjunto y en cada una de 
sus manifestaciones, hasta el punto de que yo no sé si cabría aña- 
dir nada á lo que allí ha quedado expuesto, después de someterlo 
al estudio concienzudo y tranquilo de las personas más compe- 
tentes. Hay, sin embargo, necesidad de subrayar alguno de estos 
puntos. Cuando decimos comercio, relaciones, tratados, facilida- 
des de cambios, derogación de trabas aduaneras, establecimiento 
de Cámaras de Comercio, de museos comerciales, de viajeros, 
etcétera, decimos muchas cosas y todas prácticas y útiles; pero 
entre ellas hay algo que es fundamental y en que conviene dete- 
nerse. 

Estas, para mí, ideas fundamentales del Congreso, son, seño- 

res, de una transcendencia nunca vista y nunca ensayada en el 
mundo. En primer lugar habéis afirmado, según consta en las 
conclusiones, que en los tratados que se hagan con la América 
latina, como con Portugal, España introduzca tales modificacio- 
nes ótales fórmulas diplomáticas, que por la cláusula de Nación 
más favorecida no se apliquen á ninguna otra, porque si se apli. 
caran á todos los países sería inútil hacerlas; España no puede 
dar á nadie aquello que dé á Portugal. Claro es que tenemos del 



370 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉ& 



3^1 



Otro lado á Francia; pero esta frontera significa una diferencia de 
nacionalidad tan completa, que podemos afirmar que allí tenemos 
obligaciones muy diferentes de las que tenemos con el pueblo 
portugués y con las Repúblicas Sud-americanas. 

Hay además otra razón y otra fórmula muy ingeniosa que 
veo también consignada en las conclusiones. ¿Qué les pedimos? 
^'Sacrificios mutuos? ¿Concesiones mutuas? Esto sería largo y difí- 
cil; pedimos el pabellón; que en las líneas que los Gobiernos han 
de subvencionar, en las líneas de navegación que ya existen, y 
en las que se creen, el pabellón cubra la mercancía, para que en- 
trando nuestros productos en las aguas jurisdiccionales de Portu- 
gal, tenga los mismos derechos que los productos portugueses, 
para que la mercancía portuguesa en las aguas jurisdiccionales de 
España tenga los mismos derechos que la mercancía española, 
para que entrando una y otra en las aguas jurisdiccionales de las 
Repúbliccis Sud-americanas, tengan los mismos derechos que la 
mercancía de la América española. Esto no se puede dar más 
que al que habla el mismo idioma, al que cree en el mismo Dios 
y tiene los mismo3 intereses económicos. [Bien, bien) 

Otra idea, de la cual hablaré también muy poco, es la de la 
unidad monetaria representada por la unidad bancaria. La unidad 
monetaria no podremos lograrla, pero no importa; desde el mo- 
mento en que haya un signo de crédito igual en todos los países 
de esa gran confederación Ibero-americana, estando garantida en 
una porción idéntica por todos los Estados, y un billete de Banco 
especial puedi servir para comerciar en todas partes, la unidad 
monetaria estará hecha. Pero dentro de estas ideas hay una que 
nos es particularísima; esa idea (y me oye quien la ha iniciado en 
este mismo debate), es la que se refiere á Cuba. Nosotros no so- 
mos sólo por fortuna en la historia la metrópoli de los pueblos 
sud-americanos; somos todavía América en Cuba y Puerto-Rico. 
Por algo, señores, hay instintivamente tal amor á aquellos peda-' 
zos del territorio, por algo ha hecho España tan gigantesco es- 
fuerzo en momentos muy difíciles para conservarlos, y cuando 
todo el mundo creía que luchando allá, con una guerra civil en el 
interior, podría perder aquellas lejanas tierras, pudo ver la huma- 



nidad entera que la mano con que retenía aquel pedazo de nues- 
tra patria se crispaba más enérgica que la otra con la cual com- 
batía aquí el absolutismo en las montañas del Norte. Eso respon- 
ide á algo; eso responde á que es nuestra historia, á que ya es lo 
único que nos queda de nuestro pasado, y responde, sobre todo, 
á una grande esperanza que tenemos. 

Hoy día hay muchas familias de aquellas Repúblicas Sud-ame- 
ricanas, que envían sus hijos á estudiar al Norte de América. Yo 
creo que se detendrían en el camino si hubiera una grande Uni- 
versidad en la Habana; yo creo que si allí diéramos con el explen- 
"dor de nuestra lengua, la facilidad de nuestro idioma y la fra- 
ternidad de nuestra historia, una enseñanza como un día la dio 
Atenas en su Areopago á los pueblos de la raza griega, no irían* 
á buscarla en las^ latitudes del Norte, ni en un idioma rebelde á sü 
oído; preferirían aprender la filosofía, la medicina, la literatura; 
la farmacia, la economía política, todo aquello, en fin, que se re- 
fiere á la educación del alma y á la preparación de una carrera; 
preferirían, digo, aprenderlo, tomarlo en las armoniosas inflexio- 
nes de la lengua patria, en vez de sujetarse á las espinosas cons- 
trucciones y bruscos acentos con los cuales la lengua sajona 
rompe sus oídos antes de que llegue á destrozar sus creencias. 
Cuba, pues, podría ser y sería la metrópoli del pensamiento en 
América, como debe ser, y ojalá haya alguien que lo practique, 
el gran Dock mercantil para la América. Ved cómo se encarnan 
las ideas. Yo oigo decir que no habrá más remedio que hacer 
mutuos sacrificios y pedir mutuas compensaciones para celebrar 
tratados con las Repúblicas americanas. ¿Por qué? Porque pro- 
ducimos las mismas cosas, porque la cultura que allí no existía 
se va desarrollando lentamente, como sucede con la cultura de la 
vid. Pero, señores, ¿el comercio no es más que eso? ¿Es que 
nosotros pretendemos ser los consumidores de todo lo que da 
América y que América á su vez sea la consumidora de todo lo 
<iue producimos nosotros? No; lo que nosotros pretendemos ser 
es los comerciantes y que ellos lo sean también; nosotros de lo 
<Jue se consuma en aquel territorio; ellos de lo que se consuma 
«n éste; lo que pedimos es el depósito aquí de los productos de 



I 



37^ 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMÉRICAíio-PORTUGUÉS 



373 



América y el depósito en América de los productos de Europa^ 
pero llevados por nosotros. Esta idea ha nacido en este Congre- 
so, no sale de mis labios. Yo soy un soñador, pero un soñador á 
quien hacen sonreir las críticas, porque cuando la humanidad 
sueña en alta voz tiene ensueños más brillantes que los que se 
producen en mi imaginación ya cansada. Dentro de todo esto 
veis, pues, surgir esas ideas: enviémoslas á América y Portugal. 
Pero de Portugal tengo algo más que decir. Hace algunos 
años que no se podía hablar de esto; Portugal tenía las ambicio- 
nes de España, la supremacía que nos daba un mayor número de 
habitantes, quizá también la condición de nuestro carácter irrita- 
ble. Yo respecto á esta unión con Portugal no tengo nada que 
objetar, pero sí algo que subrayar. Yo haría mías, para decíroslas 
á vosotros, las palabras, que deben ser ciertas, puesto que no se 
han desmentido, que el Sr. Díaz Ferreira, Presidente del Consejo 
de Ministros de Portugal ha dado á la prensa española, para que 
las esparza por todas partes. Yo haría mío, como lazo de unión 
* entre Portugal y España, ese pensamiento de reducir las aduanas 
y fronteras mientras se llega, como decía nuestro consocio el se- 
ñor Trompeta, á no dejar más frontera entre España y Portugal 
que la cintura de los mares que nos rodean. En ese orden de ideas 
no tenemos que hacer nada en contra de Portugal sino en su fa- 
vor. ^Sabéis el qué? Navegar esos ríos (el Guadiana, el Tajo, el 
Duero), que corren por nuestro territorio, que asoman por la 
frontera portuguesa y van bulliciosos á perderse en el mar baja 
el pabellón portugués. Queremos darles por la libre navegación 
todas las facilidades en la pesca, donde los ríos se ensanchan y 
envían sus aguas al mar. para desde allí retroceder trayéndose ai- 
gunos de sus habitantes que faciliten la alimentación de aquellos 
otros, que están en las orillas: y queremos todavía que se com- 
pense ó indemnice á Portugal de lo que pierda por lo que antes 
pudiera sacar de la renta de Aduanas. ' 

Con esto doy por concluida la enumeración de las ideas más 
salientes entre aquellas, que han sido votadas, pero no por esa 
termino lo que me resta que deciros como resumen de vuestros 
trabajos. 



No basta haber pensado todo ésto, ni haberlo dicho; es pr^- 
.o efe^u"! A la ra'ón ha reservado Dios el triunfo en el «un.^ 

aípensan^iento. la luz; los resultados P-«--J\^° ""^^^^^ 
xicLario pues, realizar todo esto y hay que buscar la manera 
de hacerfo ;Cuáles son los medios que pueden emplearse para 
Z^. cabo? El Sr. Presidente del Consejo de M. .s tros .„^- 
•có en la sesión inaugural uno que sé ha repetido «« >- -^<=]; 
siones Fste Congreso necesita crear alguna Junta o Comisión. 
;ue sa¿ de su propio feno, para ejecutar aqueUo rmsmo q^ 
Sa pensado. Es indispensable crear una Com.s.on mtemac.on^ 
Í^ladonada con las Cámaras de Comercio; es P-- q-^ 
aquí nazca una organización, de igual manera que -ando ^ « 
perimenta la necesidad de luchar en la frontera -g"^'^. 
mente los cuadros dentro de los cuales tienen que formarlos s^ 
dados para poder ejecutar aquel pensamiento del ^- ^^^^^^ 
pender la salvación de la patria. rMuy b,en, n,uy hen) Pero hay 
Le hacer aun algo más en mi sentir; hay que devolver la v^ita 
T^^L americanos, que han venido á Europa y visitado a 
España. Esa Comisión internacional podría ir a America, recorrer 
aqLlos países y estudiar el asunto sobre el terreno con verdade- 
rdetenimiento^Hay á toda costa que impedir que se reproduz^ 
en el mundo una tentativa, cuyo solo recuerdo me sonroja, la 
tentativa del Congreso Pan-Americano, proyectado por monsieur 

Rlaine en Washington. 

Lo que haya de ser lazo de unión, de fraternidad al recuerdo 
del inmortal Colón, es preciso que sea lazo dip'— o <^^ 
compromisos que se escriban y que tengan cumplida reatacion. 
es preciso que las Cámaras de Comercio y los nuevos Congreso^ 
reuniendo todos esos datos que están enumerados en las concu- 
siones y trayendo todos esos elementos, que también ah. constan 
estén dando constantemente otasión para esta actividad y esta 
iniciativa individual que no cabrá nuíica en la manera achial de 
•;;;r de estos pueblos, mientras no se les den todas esas reform^ 
jurídicas que habéis pedido. Pero hay en t«<l°/f°;"3^ 
ción Aquí tengo un trabajo, que ha sido presentado al Congreso 
"que se m^CmeraóHe España con las RepUbluas antcnca- 



zsr:;s^s^sz:. 



V 



374 



CONGRESO MERCANTIL 



ñas; lo que es y lo que debía ser, escrito por el Sr. Peroio en aue 
esa cuestión ,se indica con extraordinaria claridad, y Jmi intir 
con un acierto que seria difícil superar. Es précL "u "t' 
cosas se hagan con método y con sistema: el método es la inicia- 
t.va y después de la iniciativa viene el sistema. La iniciativa 
corresponde a España; el sistema es muy fácil de comprender 
Al d,„g,„os a las Repüblicas Sud-americanas es preciso que les 
hablemos de Península ibérica; es preciso que empecemos por !a 
i4e„t.ficaao„ entre la Monarquía portj^esa y ía espa Ja; e! 
prec so que les digamos que no tienen que preocuparse de á ^ué 
puerto qu.eren llegar con sus barcos, porque Cádiz. Barcelona 
Valencia, representan lo mismo que Oporto y Lisboa, porque 
todos son para América su madre solícita y cariñosa 
. Dejando aparte la teoría de la reciprocidad, esa teoría maldi- 
ta que enseña que no se puede ser honrado cuando se vive entre 
ladrones, porque si yo soy injuriado, calumniado y engañado, 
seria necesario, según esa preconizada reciprocidad, que yo fuera 
también un calumniador y un estafador, á menos de pasar por un 

7^\ """T ''^'' '""'' """"■■ '" '"'^'°" 'l"^ "^ ««'"vie,; con- 
hada; dejando a un lado esa teoría, nosotros al llevar á cabo cier- 
ta^ resoluciones, no haríamos más que pagar, una deuda. Nos 
adelantamos a conquistar con el hierro y con la lucha; ¿por qué no 
Jo habíamos de hacer ahora con la palabra, con las concesiones, 
con la legislación y con las facilidades mercantiles.» Y con esto 
me acerco a la conclusión. Había pasado el tiempo sin apercibir- 
me de él y voy dando á la historia y á vuestra paciencia mucZs 
mas elementos de los que yo contaba. Voy, por consiguiente, á 
concluir y os juro que me pesa. No sé hasta qué punto habré in- 
terpretado vuestros deseos y habré cumplido la misión que me 
confiasteis. Me atrevo á creer, por vuestra benevolencia, que por 
o menos no he defraudado vuesti^s esperanzas. Foresto me due- 
le terminar, porque tengo como un presentimiento de que estoy 
Aaendo lo que otros piensan, de que estoy diciendo aquello que 
estaba en el alma de muchos, de que acierto á definir lo que era 
vago así como movible en el pensamiento de muchos de los que 
aqu, están. Por eso me duele cortar esta comunicación de senti- 



HISPANO- AMERICANO-PORTUGUÉS 



375 



mientos que no siempre se está en ese concierto con gentes a 
quienes se ama y á las cuales tanto se debe; pero preciso es ter- 
minar y no voy á hacerlo como quizás esperareis. 

Parecía que en este, ya casi el último Congreso del Centena- 
rio en este momento debía salir de mis labios un himno y un 
canto de gloria al recuerdo de Colón y al descubrimiento de Ame- 
rica. Permitidme, sin embargo, que no me una. porque no me sien- 
to con fuerzas para ello, al concietfo universal: callo mi admira- 
ción, busco otra expresión á mis pensamientos y esa quiero que 
sea la de decir que en vez de ser los españoles tan dados a los 
elogios y tan aficionados á cantar nuestras grandezas, senaquiM 
más conveniente y práctico que nos fijáramos en nuestras defi- 
ciencias y señaláramos nuestros defectos, que es el único modo 
de corregirlos y de llegar á conseguir esas grandes cosas que per- 
seguimos. La imaginación se lanza pronto. Cuanto he dicho, lo 
presenciáis ya de seguro en una visión paradisiaca; pero ¡ah! 
¡cuántos siglos hacen falta, cuánto esfuerzo es necesario, cuanta per- 
severancia se requiere! Cuando estas ideas cruzan por el honzonte 
de los pueblos, éstos no son dignos de tenerías, si no sienten mas 
que el extremecimiento del placer que produce su contemplación. 
Hay que atravesar el desierto como lo hacían los peregrinos israe- 
litas con Moisés al frente para acercarse á la tierra de promisión, y 
entonces hay que recordar que los que han guiado al pueblo mori- 
rán sin ver esa tierra de ilusiones y lisonjeras_esperanzas, pero con 
el consuelo de dejar á los que les sucedan en el camino de encon- 

trarla. /. j • • « 

Es preciso que se cree una corriente y una fuerza de opinión, 
que indique á los Gobiernos esta política; para conseguirla, es 
preciso luchar con todos los medios que tenemos á nuestro al 
canee; con la palabra, con la asociación, con el voto, con todo 
aquello que hemos conquistado, y entonces- será cuando podre- 
mos mostrarnos dignos de la gran generación que nos dio un 
Nuevo Mundo en la tierra y gloria inmortal en los infinitos espa- 
cios de la historia. Teniendo la fe que impulsó á Colón, la perse- 
verancia de Isabel la Católica, el valor indomable de los Hernán 
Cortés y Pizarro; tomando como símbolo de nuestra historia el 



\\ 



37<5 



CONGRESO MERCANTIL 



recuerdo de aquellas naves quemadas para hacer comprender A 
todos que no se podía ya salir de un territorio sin haber vencido 
s.no que era preciso pasar al otro hemisferio para conquistar eí 
acfico; inspirándonos en estas grandes ideas, podremos llegar á 
ser algo y a sentirnos mejores de lo que hoy somos 
en ,, ^'f"'"" ^"" concluya con este orden de ideas. También 
en el Centenario han pasado muchas pequefíeces por la atmósfe- 
ra, la mente ilustre de Colón, descendiendo desde las esferas in- 
mortales de la historia á nuestro suelo, ha levantado un ZZ 

TaV^T^° ^ ''"'^""^ ''^^'"''*" ^^*^'- -"^"«^ propensos á cier^ 
t^ debilidades. No ha bastado la gloria inmortal, ni los refle/os 

dad^m t ""^^"^.•='^'"^^<=tó« para iluminar algunas profundi- 
dades misteriosas y ciertos recónditos sitios, donde siempre han 
de enseñorearse las sombras donde hasta los más refulgentes ra- 
Que r„ ''"P°*«"*«^ P^- --Porar y sanear la humedad malsana 

?"lt "" '""■■'TP" °' ""^^ ^'*°^ P'°P^'^''' del espíritu y per- 
judica y empaña las cosas más brillantes y consistentes 

tnH„ ^T' "'^^*^"° 1"^ y° os invite á apartar -la mirada de 
todo aquello que significa miseria y empequeñecimiento de lo que 

plácó^Th "■■'' m"'^"" "'^^ ^""''^^ ^"''^'- -" 1- -"tem.- 
piacion de hermosos ideales. 

de uno de los hombres más ilustres de nuestra generación. El- 
geógrafo mas notable de nuestros tiempos, el que'ha descrito la 

Ss^L "rr ° '" "'^' •""""""• ^' 'í"^ "^^ P-^-do en r.- 
dio T/r "' ''" """'*''° S'°''°- Ese hombre ilustre ha 
dicho al detenerse en las crestas del Pirineo, mirando á España, 
tas siguientes palabras, que os ruego guardéis en vuestra mc^ 
iiiorid. ^ • , 

_^ «Es la influencia ejercida por las poblaciones de la Península 
Ibérica sobre el resto del mundo, una de aquellas que conserva- 
ran su importancia todavía durante muchos siglos. El genio po- 
deroso de España se revela históricamente por la duración de sus 
obras en todos aquellos países en que ha dominado durante un 
período mas o menos dilatado. Así acontece que en el reino de 
Ñapóles, en Cerdefla y en la Lombardía, descubren la arquitec^ 



HISPANO-AMERICANO-PORTÜGUÉS 



377 



tura y las costumbres cuan profunda ha sido la huella de sus anti- 
guos dominadores. Ep la América latina, á pesar de haber estado 
habitada por gentes diversas, indios principalmente, parece tan 
perfectamente española como si se hallara enclavada en los llanos 
de Extremadura, en vez de ocupar los bosques, del Nuevo Mun- 
do- pudiera decirse que son aquellos pueblos un barrio desgajado 
de Badajoz ó de Valladolid. Las mismas razas aztecas, quichmies 
y araucanas han sido españolizadas por la lengua, las costumbres 
y la manera de pensar. Un territorio inmenso, mayor que la 
Eur4)a dos veces por su extensión y destinado á alimentar un 
día centenares de millones de hombres, pertenece á estos puebk» 
que hablan el idioma castellano, los cuales equilibran por su nú- 
mero á las poblaciones anglo-sajonas de la América del Norte. 

Los españoles son los únicos entre todos los pueblos de 
Europa, que pueden hoy día tener el orgullo de disputar a los in- 
gleses y rusos la preponderancia futura en los movimientos ét- 
nicos de la humanidad. Sea como fuere, ellos guardan todax^ 
«n reserva una parte considerable en la obra común, merced 
á su poderosa originalidad, á su entereza, su nobleza y su rec- 

titud.» ^ 

Sírvanme estas palabras para dejar caer sobre este Congreso 
U cortina, con lo cual termina éste, que es una de las más honro- 
sas representaciones del Centenario de Colón. Yo la siento caer 
lentamente; también se apagan los últimos preludiosde la orques- 
ta- también se van extinguiendo los deseos de escuchar en vues- 
tro espíritu. Marchemos unidos todos, y allá en el descanso dd 
sueño dejad que vaguen en el espíritu los recuerdos de las gran- 
dezas pasadas, sonriendo las esperanzas del porvenir. 

A la generación presente le basta con ser el amllo entre las 
doradas cadenas que se quedan en el pasado y los brillantes es- 
labones de acero que nos unen con el porvenir. (Ent,is,astas jr 

jrrolmgadisimos aplausos) 

El Presidente (Sr. Muniesa): Después de las elocuentes pa- 
labras del Sr. Moret, sólo me resta declarar terminadas las sesio- 
nes del Congreso y excitar á la Comisión que se nombre procure 
Uevar á la práctica los acuerdos que hemos votado, y ponga de su 



S7^ 



CONGRESO MERCANTIL 



parte todo cuanto pueda para que dichos acuei^dos.^e traduzcan 
pronto en hechos, que han de redundar seguramente en el des- 
arrollo de la riqueza y prosperidad de nuestra querida patria. 

Se levantó la sesión. 

Eran las once. 



LISTA DE LOS MIEMBROS 



f« 



N, 





DEL 







•«■«•^A*' 



Abadía (D. Joaquín).— Síndico del gremio de Caldereros. 
-^BATI (D. Gaspar).-Síndico del gremio de Modistas de vestí 

dos, abrigos, etc. ^ ' - 

Abella (D. Marceliano de).— Delegado de la Sociedad Geogra- 

fica de Madrid. , 

Agreda (D. Mariano).— Delegado de la Cámara de Comercio de 

Granada. 
Aguado y González (D. Ángel).— Delegado del Fomento de 

las Artes de Madrid. 
A(;üado (D. Cayetano).— Vocal de la Junta directiva del Círculo 

de la Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 
AgüILAR (D. Antonio).— Adherido al Congreso. 
Aguilera (Excmo. Sr. D. Alberto).- Adherido al Congreso. 
A(;UIRRE (D. Roque).— Síndico del gremio de Muebles nuevos de 

maderas finas. 
Alba (D. Baldomcro).- Síndico del gremio de Bodegones ó 

Figones. 
Alba (D. Enrique).— Adherido al Congreso. - 



* 



38o 



CONGRESO MERCANTIL 



1 



Albacete (D. Luis).— Delegado de Ja Real Academia de Juris- 
prudencia de Madrid. 
Alencar (Excmo. Sr. Barón de).— Delegado del Brasil. 
Alfaro (D. Anastasio).— Delegado de Costa Rica. 
AlfÍN (D. Antonio). — Síndico del gremio de Monturas y Guar- 
niciones. 
Alesanco (D. Antonio).— Vocal de la Junta directiva de Círculo 

de la Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 
Alonso (D. Casiano).— Delegado del Círculo de la Unión Mér- 
- cantil é Industrial de Madrid. - 

Alonso Martínez (D. Eleuterio).— Delegado de la Cámara de 
Comercio de Burgos y Vicepresidente del Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 
Alonso (D. Gregorio).— Síndico del gremio de Vendedores de 

teja, ladrillo, cal ó yeso. 
Almenas (Excmo. Sr. Conde de las). — Delegado de la Sociedad 

Económica de Amigos del País de Jaén. 
Almodóvar del Río (Excmo. Sr. Duque de).— Delegado de la 

Cámara de Comerció de Jerez de la Frontera. 
Alonso de Caso (D. Ignacio).— Delegado-de la Cámara de Co- 
mercio de Sevilla. 
Alonso DE Bekaza (D. J. M.).— Adherido al Congreso. 
Alonso Criado (D. Matías). -Cónsul general de la República 

del Paraguay y Vicepresidente de honor del Congreso: 
Altahoja (D. Teodoro).— Delegado del Círculo de la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
Altes (D. Anastasio).— Síndico del gremio de Hojalateros Vi- 
drieros. 

Alvarez y xMartínez (Señores).— Síndicos del gremio de Bron^ 
cistas. 

Alvarez (I^. Aniceto).— Sínd'ico del gremio de Vendedores de 
leche sin establo. 

Alvarez Vivigo (D. Bernardo).— Delegado del CírcuJo de la 

Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 
Alvarez (D. Bonifacio).— Adherido al Congreso. 
At,varez (D. Jacobo J.).— Adherido al Congreso. -^ 



hispano-americano-portugués 381 

- /i7 ^ cir n Tosé^ —Delegado del Minis- 
Alvares; Marino (Excmo. í?r. U. jose). 

de España. , ^ ' ^ 

cantil é Industrial de Madrid. _ 

rario de Madrid. . r^^r^t-ms, 

fijos para la venta de libros usados. 
ANSORENA (D. Celestino).-Delegado del Qrculo 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

ANTÓN (D. Manuel).-Delegado de la Cámara ae^ 

Alicante. * . . , d ' 

AMMBURU (D^ G™») --°'=''«!'° Xri. Sociedad G». 
""'^J^rdf MS;*'«^wrCo„U.n Eje».» de, 

A JSip. (D. Io^;-°2,t í'c"SEie»«" ae, 

Arena (D. Antonio de la).— Vocal ae la v. 

AkknaTÍe^éNOEZ (Senores).--Sindicos del gremio de Papel 
de todas clases al por mayor. 

cepresidente de l^-f-^^^^jE^^f^" Delegado de Bolivia. 
ARGANDOSA (Excmo. Sr. D. Miguel dj. Deleg 
ArGANDOSa (Excmo. Sr. D. Pablo de).-Delegado 



3^^ CONGRESO MERCANTIL 

Arguello (D. Gregorio). -Síndico del gremio de Vendedores 

de tocino y jamón al por menor. 
Arias (D. Genaro). -Delegado del Círculo de la Unión Mercan. 

til e Industrial de Madrid. 
Arias (Sr. Dr. Isaac).— Delegado de Colombia. 
Arias (D. Manuel). -Síndico del gremio de Vendedores al por 

menor de tocino y jamón en cajones. 
Ariño (D. Tomás María).— Adherido al Congreso: 
, Arlanza (Excmo. Sr. Marqués de).-Delegado de la Sociedad 

bconomica de Amigos del País Aragonesa 

Arranz (D. Leonardo).-Síndico del gremio de Mercería al por 
menor. ^ 

Arregui (D. Carlos).-S,„dico rfel gremio de Perfumería 
Arsinodo (D. Juan).-DeIegado de la Escuela de Comercio de 
la Coruña. 

Arteaga (D. Angel).-Sínd¡co del gremio de Zapateros 
ASENJO (D. Mariano)._Síndico del gremio de Boteros 
ASENJO (D. Máximo).-Síndico del gremio de Broncistas 
AsENjo (D. Nicolás). -Síndico del gremio de Joyas y piednos 
preciosas. _ 

ASENSIO (D. Juan Antonio).-Delegado del Círculo de la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
ATiENZA (D. Alejandro).-Síndico del gremio de Vendedores 6 

alquiladores de muebles usados. 

AVELLANAL (D. Juan José del)._Síndico del gremio de Camise- 
ría fina. 

AyllóN (D. José). -Síndico del gremio de Cacharrería ordi. 
nana. 

Amso (Dr. D. Pedro Pablo). -Delegado de la República Domi- 
nicana. 

AZCÁRATE (D Gumersindo).-Delegado de la Sociedad Econó, 
mica de Amigos del País de Sevilla. 



HISPANOAMERICANO-PORTUGUÉS. 



185 



B 



Ballesteros (D. Alfredo).— Profesor Mercantil. 

bÍrco (D. José María del). -Delegado del Círculo de la Un.ou 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
Bardallo Pinheiro (D. Gustavo).-Delegado de Portu^. 
Bardallo Pinheiro (D. Rafael).-Delegado de Portugal. 
Bardan (D. Manuel),— Profesor Mercantil. 
BARRA (Lmo. Sr. D. Francisco L. de la). - Delegado de 

^^exico 
Barragán (D. Enrique).-Síndico del gremio de Grabadores. 
bXoS (D Pablo).-Síndico del gremio de Vinos comunes del 

oaís al por mayor. 
BARTOLOMÉ (D. Domingo).-Síndico del gremio de Jergas. =os- 

Base?S' (d' Eduardo).-Delegado de la Cámara de Comercio 
BAs™rfFERNÁNi>EZ ESPINO (D. José de la).- Adherido al 
BecerrTTrmesto (Excmo. Sr. D. José).-Adherido al Con- 

BECERRMExcmo. Sr. D. Man«el).-Adherido al Congreso. 
becerra \E.xcniu. „ cr n Manuen— Deegado déla 

Becerra Armesto (Excmo. Sr. D. Manueij. s 

Liga de Contribuyentes de Pontevedr^. _ ^^,„ 

Becerro de Bengoa (D. Ricardo).-Adherido al Congreso^ 
B™ (D José).-Síndico del gremio de Peluqueros en salón. 
Ben"^ Lui).isíndico del gremio de Papel pinUdo pane 

decorar habitaciones. . ^ ^^ 

Benito (D. Juan).-Síndico del gremio de Sastres sm géneros. 
Ienito {D. Vice„te).-Síndico del gremio de Pintores de brocha. 



3»4 



CONGRESO MERCANTIL' 



Betancourt (Excmo. Sr. D. Julio).— Enviado extraordinario y 

Ministro Plenipotenciario de la República de Colombia y 

Vicepresidente de honor del Congreso. 

BiNG (D. Mauricio).— Síndico del gremio de Camas de metal 
dorado. 

BiSBAL (D. Fabián).— Síndico del gremio de Agentes de Cambio 
y Bolsa. 

Blanco (D. Antonio).— Síndico del gremio de Alquiladores de 
pianos. 

Blasco (D. Santiago). — Síndico del gremio de Sastres con 
géneros. 

BL.VZQUEZ (D. Pedro).— Síndic o del gremio de Cofreros. 
Bona.ni (D. José).— Síndico del gremio de Agentes de Cambia 
y Bolsa. 

BONAPLATA (D. Teodoro).— Delegado de ia Cámara de Comer- 
cio de Madrid y Barcelona y del Ministerio de Fomento, y 
Vicepresidente del Congreso. 

BORES Y Romero (D. Javier).— Adherido al Congreso. 

BORIS (D. Federico).— Síndico del gremio de Tintoreros. 

Botella (D. Cristóbal).— Delegado de la Real Academia de Jü. 
risprudencia de Madrid. 

Bremón (D. Federico).— Delegado del Ministerio de Fomento. 

Brugada (D. Víctor P.). Adherido al Congreso. 

Brunet (D. Avelino).— Delegado del Fomento del Trabajo Na. 

cional de Barcelona y del Centro Industrial de Cataluña. 
Burruezo (D. José).— Síndico del gremio de Pintores de brocha. 
BusHEL (D. Enrique).— Delegado de la Presidencia del Consejo- 

de Ministros. 

BusTiLLO (D. Fernando).— Síndico del gremio de Paradores y 
Mesones. 

BUSTILLO (D. Timoteo).— Delegado de la Cámar^ de Comercia 
de Tarrasa. 



hispanoamericano-portugués 



3« 



ií 



• 



í 



c 



C. Mahoü (Sres. Hijos de).— Síndicos del gremio de Colo- 

reros. 
Cabanas (D. Ramón).— Síndico del gremio de Tabernas de la*- 

afueras. 

Calvo (D. Eusebio). — Contador del Círculo de la Unión Mercan- 
til é Industrial de Madrid. 

Calleja (D. Luis).' — Síndico del gremio de Encuadernadores. 

Camacho del Rivero (D. Antonio). — Delegado de la Cámara 
de Comercio de Jerez de la Frontera. 

CÁMARA (D. José de la). — Adherido al Congreso. 

Cami'O (D. Enrique del). — Vocal de la Junta Directiva del Círculo 
de la Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 

Campo (D. José del). — Síndico del gremio de Curtidos al por 
menor. 

Campos (D. Nicomedes). — Síndico del gremio de Abacerías. 

Canalejas (Excmo. Sr. D. José).— Delegado de la Cámara de 
Comercio de Alicante. 

Cané (Excmo Sr. D. Miguel).— Enviado extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República Argentina y Vice- 
presidente de honor del Congreso. 

Canosa (D. Ángel).— Delegado del Círculo de la Unión Mercan- 
til é Industrial de Madrid. 

Cánovas del Castillo (Excmo. Sr. D. Antonio).— Presidente 
del Consejo de Ministros y honorario del Congreso. 

CÁNOVAS DEL CASTILLO (Excmo. Sr. D. Emilio). — Delegado del 
Banco Hipotecario. 

Cantera (D. Romualdo).— Síndico del gremio de Barberos en 
tienda. 



m 



386 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



3»7 



CantÍn (D. Faustino). — Delegado de la Sociedad Económica de 

Amigos del País Aragonesa. 
Cañellas (D. Juan). — Síndico del gremio de Tiendas de mue- 
bles de maderas de pino. 
Cañizares (D, Diego). — Síndico del gremio de expendedores de 

Carnes frescas ó tablajeros. 
Capitán (D. Agustín). — Síndico del gremio de Hornos de pan. 
Carmena (D. Juan). — Síndico del gremio de Molduras y marcoa 

dorados. * 

Caro (D.Joaquín). — Delegado de Bolivia. 
Cx\R() V Río (D. Tomás). — Delegado de la Cámara de Comercio 

de Palamós. 
Carrasco (D. Sebastián). — Adherido al Congreso. 
Carrera (Excmo. Sr. D. José). — Enviado extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República de Guatemala y Vi- 
cepresidente dé honor del Congreso. 
Carrera (Excmo. Sr. D. José de la). — Cónsul general de la Re- 
pública de Honduras y Vicepresidente de honor del Con- 
greso. 
Carro (D. Bernardo). — Síndico del gremio de Bodegones ó 

Figones. 
Carsi y R[VER\ (D. Manuel). — Delegado de la Cámara de Co- 
mercio de Vigo. 
Carvaj.vl (Excmo. Sr. D. José de). — Delegado de la Liga de 

Contribuyentes de Málaga. 
Carvajal y Viana Cárdenas (D. José de). — Adherido al Con- 
greso. 
Casamayou (Excmo. Sr. D. Pedro B.). — Delegado del Uruguay. 
Casanova (D. Antonio). — Síndico del gremio de Vendedores al 

por menor de tocino y jamón en cajones. 
Caso Uuillos (D. José) — Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 
Cassou (D. Carlos E.). — Síndico del gremio de Bisutería al por 

mayor. 
Castaño y González (D. Fermín).— Adherido al Congreso. 
Castf. llanos (Excmo. Sr. D. Tomás). — Delegado de la Cámara 



de Comercio, Círculo Mercantil, Sindicato de Comerciantes 
é Industriales y del Centro de la Producción Nacional de Za- 



ragoza. 



t:ASTELLS (D. José). ~ Síndico del gremio de aparatos de Orto- 
pedia. 
'Castells y Cubells (D. Miguel).— Adherido al Congreso. 
Castillo de Chirel (Excmo. Sr. Barón del). — Delegado del 

Banco Hipotecario. 
Castillo (D. Fernando del). — Delegado de México. 
Castillo (D. José María).— Catedrático del Instituto de Oviedo. 
Castro Soromeniio (Señor). — Delegado del Brasil. 
Castro y Blanc (D. Ángel).— Adherido al Congreso. 
Castro (D. Ramón de). — Adherido al Congreso. 
Catalina (D. Lucio). — Adherido al Congreso. 
Cavanna (D. Luis).— Delegado del Círculo de la Unión Mercan- 
til é Industrial de Madrid. 
Cavanna y ^RA (Señores). — Síndicos del gremio de Tejidos de 

seda, lana, etc. 
'Celleruelo (D. José María). — Delegado del Círculo Mercantil 

é Industrial de Gijón. 
-Cemboraín y Espan.v (Excmo. Sr. D. Eugenio). — Adherido a! 

Consrreso. 
Cimarra (D. Leonardo). —Síndico del gremio de Sastres con §^ 
ñeros y Vocal de la Junta Directiva del Círculo de la Unión 
Mercantil é Industrial de Madrid. 
Clot (D. Juan J.). — Delegado de las Cámaras de Comercio de 

Barcelona y Madrid. 
COBIÁN A REAL (D. Ángel). — Delegado de la Liga de Contribu- 
yentes de Pontevedra. 
"CoL.ís Y Arias (D. José María). — Vocal de la Comisión Ejecuti- 
va del Congreso. 
•Colombia (Excmo. Sr. Ministro de). — Adherido al Congreso. 
Colombia (Excmo. Sr. Encargado de Negocios de). — Adherid» 

al Congreso. 
Comas (Excmo, Sr. D. Augusto). — Delegado del Banco Hipote- 
cario. 



388 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



389 



CJONCHA (Excmo. Sr. D. Joaquín de Santiago), — Delegado del 
Gobierno del Perú. 

Conde (D. Joaquín). — Síndico del gremio de Vendedores de leche 
- sin establo. 

CONLLEDO (D. Carlos). — Síndico del gremio delnstrumentos de- 
matemáticas. 

Cortinas Porras (D. Leopoldo). — Secretario de la Comisión 
Ejecutiva del Congreso. 

Criado (D. Francisco). — Síndico del gremio de Sombreros para 
hombres. 

Cruz (Excmo. Sr. D. Fernando). — Delegado del Gobierno de la 
República de Guatemala. 

Cruzado (D. José María). — Síndico del gremio de Modistas dq 
vestidos, abrigos, etc. 

Cuesta (D. Ensebio). — Síndico del gremio de Prestamistas. 

Cuesta (Excmo. Sr. D. José de la). — Delegado de la Cámara de 
Comercio de Valladolid. 

Cuevas (D. Víctor). — Síndico del gremio de Juguetes y baratijas. 

CüLÍN (Excmo. Sr. D. Stewart). — Delegado de los Estados 
Unidos. 

GuNHA (Excmo. Sr. D. J. Javier de). — Enviado extraordinario y 
Ministro Plenipotenciario de la República del Brasil y Vice- 
presidente de honor del Congreso. 

Curtes (Excmo. Sr. D. William E.).— Delegado de los Estados 
Unidos de América. 

CuvÁS (D. José). — Delegado de la Sociedad Española de Corñi- 
sionistas y Viajantes. 



fív' 



CH 



Charles Colwel (Excmo. Sr. D. John). — Delegado de los Es- 
tados Unidos, 



ChavaRRI (D. Ruperto J.).— Vicepresidente del Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 



D 



Darío (Excmo. Sr. D. Rubén).— Delegado de Nicaragua. 

Deude (D. Mariano Bautista).— Síndico del gremio de Sombre- 
reros con obrador. 

DÍAZ (D. Ángel).— Síndico del gremio de Carpinteros. 

DÍAZ (D. Clemente).— Síndico del gremio de Vendedores al por 
menor, en tienda ó puesto, de paja, etc. 

DÍAZ Delgado (D. Higinio).— Síndico del gremio de Confiteros. 

DÍAZ Forcada (D. Juan).— Delegado de la Cámara de Comercio 

de Salamanca. 
DÍAZ (D. Juan).— Síndico del gremio de Pescados frescos al por 

mayor. 
DÍAZ (D. Julián).— Síndico del gremio de Tiendas de cordeles. 

sogas, etc. ^ . 

DÍAZ (D. Manuel). — Síndico del gremio de Curtidos al por 

mayor. 
DÍAZ Fernández (D. Pedro).— Síndico del gremio de Juguetes 

y baratijas. 
DÍAZ González (Excmo. Sr. D. Prisciliano María).— Delegado 

de México. 

DÍEZ (D. Benito).— Síndico del gremio de Comestibles ó ultra- 
marinos. 

X)ÍEZ (D. Pablo).— Síndico del gremio de Vendedores ó alquila- 
dores de muebles usados de todas clases. 

DÍEZ Montero (D. Pedro). — Delegado de la Cámara de Comeir. 
ció de Burgos. 

Dios Blas (D. Juan de).— Delegado del Fomento del Trabajo 
Nacional de Barcelona. 



'1 



y 



390 



CONGRESO MERCANTIL 



.tDoMiNGUEZ Pato (D. Pedro).— Delegado de la Cámara de Co- 
mercio de Badajoz. 

Domínguez (Excmo. Sr. D. Vicente J.).— Encargado de Nego- 
cios de la República Argentina. 

DUARTE (3. José).— Delegado de Portugal. 

Dueñas (D. Manue). — Síndico del gremio de Carpinteros. 

DUPUY DE Lome (D, Enrique).— Delegado de la Sociedad Geo- 
gráfica de Madrid. 

Durín (D. Marcelino).— Delegato de la Cámara de Comercio, 
de Sabadell y del Círculo de la Unión Mercantil é Industrial. 
: Madrid. 



hispano-americano-portugués 



391 



ESPÍN (D. Juan).— Síndico del gremio de Tiendas en que se ven- 
den camisolines, mangas, etc. 

Espino (D. Ramón).— Delegado del Círculo de la Unión Mercan- 
til é Industrial de Madrid. 

ESPÍNOLA (D. Ramón de).— Delegado de Nicaragua. 

Estrada (D. Claudio).— Síndico del gremio de Lapidarios y 
Marmolistas. 



ECHEMENDÍA (D. José iMaría).— Delegado del Fomento de las. 
Artes de Madrid. 

Eguilior (Excmo. Sr. D. Manuel).— Adherido al Congreso. 

Elvira (D. Maximino).— Delegado del Círculo Mercantil é In- 
dustrial de Gijón. 

Escalada (D. José). — Síndico del gremio para la venta al por- 
menor de Aceite, vinagre y jabón. 

Escalante (D. Nicomedes).— Delegado del Centro de InstrucV 
ción Comercial de Madrid. 

Escolar (D. Pablo).— Delegado del Círculo de la Unión Mercan- 
til é Industrial de Madrid. 

EscoRiAZA (Excmo. Sr. D. José Ladislao).— Ministro Plenipoten- 
ciario de la República Dominicana y Vicepresidente de ho- 
nor del Congreso. 

.EscoRL\ZA (D. Virgilio de).— Delegado de la República Domi-. 
nicana. 

.Esc:osURA (D. Daniel de la).— Delegado del Directorio Escolar 
Madrileño. 



Fabra (D. Gil Mana).— Delegado de la Cámara de Comercio de 

Santiago. 

Fabra y Floreta (D. Juan).— Ex-Presidente del Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial y Delegado del Centro de Ins- 
trucción Comercial de Madrid. 

Fabra (Excmo. Sr. D. Nilo María).— Delegado de la Presidencia 
del Consejo de Ministros. 

Fadrique de la Coruña (D. Santiago). — Adherido al Con- 
greso. 

Fariña (Excmo. Sr. D. Benito).— Delegado del Banco de Esimña. 

FÉ (D. Fernando). — Síndico del gremio de Librerías. 

Feito (D. Antonio).- Síndico del gremio de Tiendas de frutas y 
hortalizas. 

Feliu (D. Gabriel).— Síndico del gremio de Coloreros. 

Feltrer (D. Manuel).— Adherido al Congreso. 

Fernández Prada (D. Baltasar).— Delegado de la Liga de Con- 
tribuyentes de Pontevedra. 

Fernández (D. Claudio).— Síndico del gremio de Ropas hechas 
de tejidos finos. 

Fernández (D. Ensebio).— Síndico del gremio de Zapateros. 

Frnández (D. José ).— Síndico del gremio de Tratantes en 
carnes. 






\ 



392 



CONGRESO MERCANTIL 



Fernández Herredón (D. José).— Síndico del gremio de Vinos 
y licores al por menor. 

Fernández MonteserÍn (D. José).— Síndico del gremio de Ta- 
bernas de las afueras. 

Fernández (D. Juan).— Síndico del gremio de Escultores. 

Fernández Ferraz (D. Juan).— Delegado de Costa Rica. 

Fernández Heredia (D. Luis).— Delegado de la Cámara de 
Comercio de Santiago. 

Fernández de Castro (D. Manuel).— Delegado de Ultramar. 

Fernández Mancho (D. Manuel).— Delegado del Círculo .de la 
Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 

Fernández (D. Manuel).— Síndico del gremio de Tiendas para 
la venta al por menor de aceite, vinagre y jabón. 

Fernández de la Puente y de las Cuevas (D. Mario).— Dele- 
gado del Gobierno de la República del Perú. 

Fernández (D. Matías).— Síndico del gremio de Fabricantes de 
vinagres y pirolinitos. 

Fernández y González (limo. S. D. Modesto).— Adherido al 
Congreso. 

Fernández (D. Rogelio).-Síndico del gremio de Tiendas en 

que se venden pastas para sopas. 
Fernández (D. Sixto).— Síndico del gremio de Vinos y aguar- 

dientes al por menor. 

Ferrer (D. Gabriel).— Síndico del gremio de Comisionistas coíi 
residencia fija. 

Ferrera (D. Emilio).— Delegado del Círculo de la Unión Mer- 

cantil é Industrial de Madrid. 
FiGUEiRA (D. José H.).— Delegado del Uruguay. 
FiGUEROA V Torres (D. Alvaro).— Delegado de la Cámara de 

Comercio de Guadalajara. 

FiGUEROLA (Excmo. Sr. D. Laureano).— Presidente honorario 
del Consfreso. 

Flores (Excmo. Sr. D. Antonio).— Enviado extraordinario y 
Ministro Plenipotenciario de la República del Ecuador y Vi- 
cepresidente de honor del Congreso. 

FORMLS (D. Antonio).— Síndico del gremio de Litógrafos. 



y 



hispano-americano-portugués 



393 



Formosa Y Hernández (Sres.).-Síndico del gremio de Tejidos, 

seda, lana, etc. ,,10 - 

Fortoul (Excmo. Sr. D. Pedro).— Cónsul general de la Repú- 
blica de Venezuela y Vicepresidente de honor del Congreso. 

FrÁ (D. Manuel).— Síndico del gremio de expendedores de 
Carnes frescas ó tablajeros. 

Fraile (D. Manuel).— Profesor Mercantil. 

Frau (D. Bernardo Maria de).— Delegado del Banco de España. 

Friginal (D. Luis).— Síndico del gremio de Muebles de lujo. 

Fuente (D> F. Mario de).— Delegado del Gobierno del Perú. ^ 

Fuentes Alvarez (D. Santiago).— Síndico del gremio de Hari- 
nas y cereales al por mayor. 

Fuente (D. Sindulfo de la).— Delegado del Círculo de la Umon. 
Mercantil é Industrial de Madrid. 



G. Vallejo (D. Antonio).— Síndico del gremio de Muebles 

de lujo. 
Gaibrois (Excmo. Sr. D. José T.).-Encargado de Negocios de 

Colombia y Secretario 3.^ del Congreso. 
Gala (D. Federico).— Síndico del gremio de Engastadores en 

piedras falsas. 
GALlNDO Y Villa (D. Jesús).— Delegado de México. 
Gallardo (D. Macario).- Síndico del gremio de Talabarteros. 
Gallardo (D. Pedro).-Síndico del gremio de Relojeros com- 

positores. 
Gallo (D. Francisco).— Síndico del gremio de Tocino y jamón. 
Gallo (D. Santiago). - Síndico del gremio de Tratantes en 

carnes 
Gamazo (Excmo. Sr. D. Germán). -Delegado de la Junta Mer- 
cantil é Industrial de Medina del Campo. 



é . 



M 



394 



CONGRESO MERCANllL 



HISPANO- AMERICANO-PORTU G U ÉS 



39S 



Gamiz Sou:»ADO (D. Joaquín).— Director de la Gaceta de la 
Banca. 

Garate (D. Pedro).— Profesor Mercantil. 
García Espinosa y Ayora (Señores).— Síndicos del gremio 
de Papel de todas clases. 

García Calamarte É Hijo (Señores).— Síndicos del gremio 
de Banqueros. 

García Gil (Excmo. Sr. D. Antonio).— Delegado del Círculo 
Mercantil é Industrial y Agrícola de Zaragoza. 

García Martínez (D. Diego).— Delegado de la Cá mará de Co- 
mercio de Guadalajara. 

García Puelles (D. Emilio).— Adherido al Congreso. 

García Calamarte (D. Enrique).— Cónsul general de la Repú- 
blica de Nicaragua y Vicepresidente de honor del Congreso 

García Nadales (D. Eugenio).— Delegado del Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial de Madrid. - 

García Monfort (D. Estanislao).-Delegado de la Cámara de 
Comercio de Valencia y Vicepresidente del Congreso. 

García (D. Fernando).— Síndico del gremio de Tabernas de 
las afueras. 

García (D. Jacinto). —Síndico del gremio de Ropas hechas con 

géneros ordinarios. 
García (D. José).— Síndico del gremio de Tiendas ó puestoa 

fijos para la venta de libros usados. 
García Herrero (D. Julián).— Síndico del gremio de Vendedo- 

res de relojes de plata y metal ordinario. 
García (D. Manuel).— Síndico del gremio de Carbonerías. 
García (D. Manuel). — Síndico del gremio de Chocolates á 

brazo. 

García Alonso (D. Manuel).— Síndico del gremio de Ebanis- 
tas, Silleros y Tapiceros. 

García (D. Melchor).— Síndico del gremio de Drogas y Tesore^ 
ro del Círculo de la Unión Mercantil é Industrial de Madrid 

García (D. Nicasio).— Sindico del gremio de Caldereros. 

García (D. Ramón).— Síndico del gremio de Relojes de todas 
clases. 



«ARIJO (Excmo. Sr. D. Cipriano).— Delegado del Ministerio de 

Hacienda. • ' 

Garrido (D. José).— Síndico del gremio de Carbonerías. 
Garzón (D. Antonio).— Profesor Mercantil. 
Gerard (D. GuUlermo).— Delegado de la República de Costa 

Gil (Sres. Hijos de Antonio).— Síndicos del gremio de Sombre- 
ros para hombres. 

Gil Becerril (D. Javier).— Delegado de las Cámaras de Comer- 
' ció de Madrid y Barcelona. 

Gil (D. José).— Delegado del Círculo de la Unión MercantU é 
Industrial de Madrid. 

Giménez (D. Marcelino).— Síndico del gremio de Vendedores en 
tiendas ó puestos fijos de gallinas, pollos y caza menor. 

Giraldo y Crespo (D. Eusebio).— Delegado de la Junta Mer- 
cantil é Industrial de Medina del Campo. 
.- Glogaü (D. Alberto).— Cónsul de Austria Hungría. 

Gómez (D. Aquilino).— Síndico del gremio de Establecimientos 
de quincalla en portal. 

GÓMEZ Trevijanó (D. Donato).— Delegado de la Cámara de 

Comercio de Logroño. 
GÓMEZ (D. Eustaquio).— Síndico del gremio de Vendedores en 

tiendas ó puestos fijos de gallinas, pollos y caza menor. 
GÓMEZ LÓPEZ (D. José). — Síndico del gremio de Hornos de 

bollos. 
GÓMEZ Hemas (D. Juan).— Delegado del Círculo déla Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
GÓMEZ (D. Justo). — Síndico del gremio de Sombrereros con 

• obrador. 

GÓMEZ Centurión (D. Luis).— Delegado del Colegio de Agen- 

tes de Cambio y Bolsa de Madrid. 
GÓMEZ Velasco (D. Manuel).— Delegado de México. 
GONDRA (D. César).— Delegado del Paraguay. 
González (D. Alfredo).— Profesor Mercantil. 
González (D. Ángel).— Síndico del gremio de Hojalateros vi- 

driefros. 



396 



CONGRESO MERCANTIL 



González. (D. Anto„¡o)._Sí„dico del gremio de Sal al por 
menor. ^ *^ 

González Rothvoss (D. Carlos.)-Adherido al Congreso 
GONZÁLEZ Hovos (D. Eduardo).-Secretario del Círculo de la 

Union Mercantil é Industrial de Madrid y del Congreso 
González Iribarren (D. Enrique).-Delegado del Círculo de 

la Union Mercantil é Industrial de Madrid 

González (D. Francisco).- Síndico del gremio de Sal al por 
menor. ^ 

González Montes (D. Francisco).-Síndico del gremio de Ce 
rredores de comercio con fianza 

González Fiori (E^ccmo. Sr. D. Joaqum) -Adherido al Con- 
greso. 

González (D. Hilario). -Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 
González del Valle (D. José).l Adherido al Congreso. 
González Revilla (D. Leopoldo). -Delegado de la Real Acá- 

demia de Jurisprudencia. 

G0NZÁ1.EZ Frade (D. Lui.s). - Catedrático del Instituto de 
Oviedo. 

González y González (D. Luis).-Profesor Mercantil. 
González (D. Mariano)._Síndico del gremio de Herreros y Ce- 
rrajeros. ' 

Grado (D. Eulogio de).-Síndico del gremio de Hueverías 
^l''l''''',^-^^'^f'h-^^i-S^áo de la República de Solivia. 
Granja (D. José de la).-Sí„dico del gremio de Vinos y aguar 
dientes al por menor. 

Gras (D. Miguel). -Síndico del gremio de Alpargateros y abar- 
queros. 

.Gregorio (D. Antonio. de).-Delegadode la Sociedad Econó- ' 

mica de Amigos del País de Jaén. 
Guillerna (D. Ricardo).-Delegado del Círculo .Je la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. 

GuiXER y Clavell (Señorc,s).-Síndicos del gremio de Bazares' 
de ropas hechas. 

Guinea (D. Gregorio de). -Síndico del gremio de Perfumería. 



HISPANÍÓ-ÁMERtCANO-PORfüGUÉS 



397 



GULLÓN (Excmo. Sr. D. Pío).— AcMierido al Congreso. 
Gutiérrez Gamero (D. Emilio).— Adherido al Congreso. 
Gutiérrez (D. Francisco).— Síndico del gremio de Cesteros. 
Gutiérrez (D. Jerónimo).— Síndico del gremio de Muebles nue^ 

vos en maderas finas. 
GUZMÁN (D. Rafael). -Delegado de la Cámatra de Comercio de 

Valladolid. 



H 



Haro y MenéNDEZ (D. Ramón).— Profesor mercantil. 

Haza (D. Francisco de la).— Delegado del Círculo de la Union 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
Hergueta (D. Carlos).— Delegado de Ultramar. 
Hernández (D. Víctor Luis).— Delegado del Círculo de la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
Hernando (D. Ramón B.)— Síndico del gremio de Camisería 

fina. 

Heredia (D. Rafael).— Delegado del Directorio Escolar Madri- 
leño. * 

Herrera (D. Eduardo).— Delegado del Uruguay. 

Herrero y Bretón (D. Joaquín).— Delegado de Bolivia. 

Higuera (Excmo. Sr. D. Tomás).— Delegado de la Cámara de 
Comercio, Círculo Mercantil, Industrial y Agrícola, Sindica- 
' to de Comerciantes é Industriales y Centro de la Producción 
Nacional de Zaragoza. 

Hita (D. José Santa María de).— Profesor mercantil. 

Hongh (D. Walter).— Delegado de los Estados Unidos. 

Huerta (D. José).— Delegado del Círculo de la Unión Mercantil 
é Industrial de Madrid. 



i.;^ 



39« 



CONGRESO mercan™. 



I 



IBARRA (D. Ag:ustí„).-Sí„dico del gremio de Fondas y Hoteles 
IBARRO.A (D. Modesto).-S.„djco del gremio de Almacena 

de madera de construcción. 
Iglesias (D. Ramón). -Síndico del 

calzado. 

INZA V CUARTERO (D. Ignacio)._Profesor mercantil de Zaragoza 
Izquierdo (D. Agustín).-Síndico del taragoza. 

ultramarinos. 



gremio de Especuladores en 



gremio de Comestibles 6 



^^'"Poi^rar' ^" ""• '-'*'• ''°"'' ''' Valen,a).-Delegado de - 



^!:'''Í^,Í?!^.='".^'''^°)-S''"='i'=° del gremio de Mercería al pormenor. 

de).— Síndico del eremio de C.rUtr,) 
celana, etc. 



JUAN (D. Matías de).-Síndico del gremio de Cristal. loL por: 
celana, etc. ' ^ 

JULIBERT (D. Joaquín).— Síndico del 



ras, etc. 



gremio de Quinqués, lampa- 



K 



KOPPEL (D. Bendix).— Delegado de Colombia. 



HISPANO AMERICANO-PORTUGUÉS 



399 



/• 



Laborde y Guzmán (Excmo. Sr. D. C.).— Delegado de Co- 

lombia. 

Labra (D. Rafael María de). -Delegado de la Sociedad Econó- 
mica de Amigos del País de Sevilla. 

Labrada (D. Félix).— Síndico del Gremio de Expendedores de 
carnes frescas ó tablajeros. 

Laffitte (D. Luciano).— Delegado de la Sociedad Española de 
Comisionistas y Viajantes de Comercio. 

LambEA (D. Antonio).— Síndico del gremio de Abanicos, para- 
guas y sombrillas. 

Lámela (D. Eduardo).— Síndico del gremio de Cafés.— Tarifa 

i.^, clase 4.* 
LaRIOS (D. Carlos).— Delegado de la Cámara de Comercio de 

Málaga. 
Larios (Exzmo. Sr. Marqués de).— Delegado del Ministerio de 

la Gobernación. 

Lastres (Excmo. Sr. D. Francisco).— Delegado de la Real Aca- 
demia de Jurisprudencia de Madrid. 

Latourniere (D. Ambrosio).— Síndico del gremio de Hornos 

de pan. 
Leara (D. Balbino).— Síndico del gremio de Hornos de pan. 
LeflüCH (D. Antonio).— Síndico del gremio de Mercería al por 

mayor. 
Linares Astray (D. Manuel).— Adherido al Congreso. 
LONÉ (D. Carlos).— Síndico del gremio de Constructores de 

coches. 
LÓPEZ Rosso (D. Antonio).— Profesor Mercantil. 
LÓPEZ SÁINZ (D. Antonio).— Síndico del gremio de Curtido.^ al 

por menor. 



.. ^ - • . 



400 



• CONGRESO MERCANTIL 



LÓPEZ (D. Emilio).- Síndico del gremio de Eagastadores e« 
piedras falsas. 

LÓPEZ (D. FeIipe).-Síndico del gremio de Fondas y Hoteles 
LÓPEZ (D. Francisco Luis).-Delegado de la Escuela de Conier- 
C.O de la Coruña y del Colegio de Peritos y Profesores Mer- 
cantiles de la Habana. 

LÓPEZ Pi;iGCERVER(Fxcmo. Sr. D. Joaqum)._Adherido al Con- 
gfeso. 

LÓPEZ (D. José)._Smdico del gremio de Cesteros 
LÓPEZ (D. José).-Smdico del gremio de Tallistas 
LÓPEZ DÍAZ (D. José).— Adherido al Congreso 
LÓPEZ Diego (D. Juan).-S.ndico del gremio de Vinos y licores, 
al por menor. 

LÓPEZ Rodríguez (D. Juan José)._Delegado de la Asociación 

de Profesores Mercantiles de Madrid. 
López (D. Leocadio).— Síndico del gremio de Librerías 
LÓPEZ (D. Manuel).-Síndico del gremio de Casas de huéspedes 

— Tarifa I. a, clase 4.a 
LÓPEZ (D. Pedro).-Síndico del gremio de Abacerías 
López (D. Rafael).- Delegado del' Círculo de la Unión Mercan. 

til e Industrial de Madrid. 

LÓPEZ (D. Saturio).-Delegado del Círculo de la Unión Mercan- 
til e Industrial de Madrid. 

LÓPEZ (D. Vicente).-Síndico dei gremio de Horchaterías y 
chu ferias. - 

Ix3pez Santiso (D. Vicente). -Delegado del Círculo de la Unión 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

LÓPEZ (D. Zacarías).— Síndico del gremio de Constructores de 
coches. 

LORENZALE (D. Miguel). -Delegado del Círculo de la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. ' 
LoRENZALE (Sres. Sucesores de).-Síndicos del gremio de Mon- 

turaá y guarniciones. 
Losa (D. Francisco).— Delegado de México. 
Luce (Excmo. Sr. D. S. B.).-Delegado de los Estados Unidos. 

de América. 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUES 



401 



/ 



LuciNl Y Callejo (D. Enrique), — Delegado de la Escuela de 
Comercio de la Coruña y del Colegio de Profesores y Peri- 
tos Mercantiles de la Habana. 

Lucini (D. Manuel).— Profesor Mercantil. 

Lozano y Alba (D. Gumersindo). — Profesor Mercantil. 



LL 



Llopart (D. Rafael). — Delegado de la Cámara de Comercio de 
Santiago de Cuba. 



M 



M. MenÉNDEZ (D. Ramón). — Adherido al Congreso. 

Magalhais Lima (Excmo. Sr. D. Sebastián). — Delegado de Por 
tugal. 

Maldonado (D. 'Antonio). — Síndico del gremio de Ebanistas 
sin tienda. 

Maltrana (D. Sebastián). — Delegado de la Sociedad Española 
de Comisionistas y Viajantes de Comercio y del Círculo de 
la Unión Mercantil é Industrial de Madrid . 

Maluquer y Tirrell (Excmo. Sr. D. José). — Adherido al Con- 
greso. 

Maluquer y Salvador (D. José).— Secretario del Congreso. 

Marabini é hijos (Señores). — Síndicos del gremio de Joyas y 
piedras preciosas al por menor. 

Marcoartú (Excmo. Sr. D. Arturo de).— Delegado de la Cáma- 
ra de Comercio Española en Londres. 

96 



\ s 



/ 



402 



CONGRESO MERCANTIL 



Maroto (D. Manuel)._Síndico del gremio de Cordoneros 
Marquina (D. Vicente).-Síndico del gremio de Herbolarios. 
Marquet (D. Adolfo).-Síndico del gremio de Quincalla y bisu. 
tería ordinaria. 

MartÍ-GarcÍa (D. Enrique).— Profesor Mercantil. 
Martín (D. Agustín).-Síndico del gremio de Tratantes en hue- 
vos y aves. 

Martín (D. Enrique).— Síndico del gremio de Ropas hechas de 
tejidos finos. 

Martín (D. Nicolás).— Delegado del Círculo de la Unión Mer- 

cantil é Industrial de Madrid. 
Martín (D. Rafael).— Síndico del gremio de Fabricantes de vi- 

nagres y pirolinitos. 

Martín (D. Valentín).^Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 

Martínez EnrÍquez (D. José).— Adherido al Congreso. 

Martínez (D. Gustavo).-Síndico del gremio de Jergas, costa- 
les, alforjas, etc. 

Martínez (D. Isidoro).— Síndico del gremio de Vendedores al 

por menor de lana en rama ó hilada. 
Martínez Ochagavia (D. Leopoldo).— Delegado del Círculo de 

la Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 
Martínez (D. Luis).-Síndico del gremio de Guarnicioneros 
Martínez (D. Luis A.). -Vicesecretario del Círculo de la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid y Vocal de la Comisión 

Ejecutiva del Congreso. 

Martínez (D. Martín).— Síndico del gremio de Cacharrería or- 
dinaria. 

Martínez (D. Ramón).— Síndico del gremio de Casas de hués- 
pedes.. — Tarifa i.^, clase 7.* 

Martínez (D. Vicente).— Síndico del gremio de Estufas y chi- 
meneas. 

Mas (D. Francisco).— Síndico del gremio de Estererías. 
Mathet Y Coloma (D. Miguel).— Delegado del Círculo déla 

Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 
Mateu (D. José María).— Profesor Mercantil. 



hispano- americano-portugués 



405 



^ 



Mateos y González (D. Francisco). — Síndico del» gremio de 
Ferreterías al por menor. 

Mato (D. Juan Bautista). — Delegado de la Cámara de Comercio 
de Sabadell. 

Matte (Excmo. Sr. D. Augusto).— Enviado extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República de Chile y Vice- 
presidente de honor del Congreso. 

Mayo (D. Enrique). — Síndico del gremio de vendedores de To- 
cino y jamón al por menor. 

Mayorga (D. Fulgencio).^ Delegado de Nicaragua. 

Mendiz.4b AL (D. Agustín).— Delegado del Círculo déla UniÓR 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

Menéndez (D. Francisco). — Profesor Mercantil. 
Menéndez (D. Pedro).— Síndico del gremio de Zapateros. 
Meneses (Señores Hijos de).— Síndicos del gremio de Quincalla 
- fina ó gruesa al por menor. 

Meric (D. EdmundóY— ^Delegado de las Cámaras de Comercie 
de Madrid y Barcelona. ■ ^ 

Millas (D. Isidoro). — Delegado del Ministerio de Estado. 

Mira (D. Francisco). — Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 

Mochales (Excmo. Sr. Marqués de).— Delegado de la Cámara 

de Comercio de Jerez de la Frontera. 
Molina (D. Gabino). — Síndico del gremio de Droguerías al por 

menor. 

Molino (D. Pablo del).— Adherido al Congreso. 

M0LLINED0 (D. Santiago de).— Delegado del Círculo de la Unión^ 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
MÓn (D. Juan). — Síndico del gremio de Fotógrafos. 
Monasterio (D. Anastasio).— Delegado del Círculo de la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. 

Monasterio (D. Francisco).— Síndico del gremio de Tejidos é 

hilados de seda, algodón, etc. 
MONCADA (D. Lorenzo).— Adherido al Congreso. 
J^ONREAL (D. Rafael D.).— Adherido al Congreso. 



N 



HISPANO-AMERiGANO-PORTUGUÉS 



405 



404 



CONGRESO MERCANTIL 



Montan (D. Salvador). — Síndico del gremio áe Tejidos- é hilíi* 

dos de seda, algodón, etc. 
Montes y Sierra (D.José).— Delegado de la Cámara de Co- 
mercio de Sevilla. 
Montesinos (D. Juan Manuel). — Síndico del gremio de Vender 

dores de teja, ladrillo, cal ó yeso. 
MONTILLA (D.Juan). — Delegado de. la Sociedad Económica de 

Amigos del País de Jaén. 
MONTORO (D. Francisco). — Delegado de Costa Rica. 
Moragas (D. Ricardo). — Delegado de la Sociedad -Económica de: 

Amigos del País de Madrid. 
MoRAYTA (D. Miguel). — Adherido al Congreso. 
MoRALEDA (D. Faustino). — Síndico del gremio de Carreteros. 
Morales (D. Valentín).— Delegado deljCírculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 
Moreno (D. Francisco). — Síndico del gremio de Vendedores a! 

por menor de loza entrefina. 
Moreno (D. Francisco). — Síndico del gremio de Herreros y 

Cerrajeros. 
Moreno (D. Gregorio). — Síndico del gremio de Droguerías al 

por menor. 
Moreno y Fernández de Lara (D. José). — Delegado de Co- 
•" lombia. 

Moreno y Villafranca (D. Luis). — Delegado del Ecuador. 
Moreno Villena (D. Pedro). — Adherido al Congreso. 
Moreno Castañeda (D. Rafael). — Delegado de la Cámara de 

Comercio de Granada. 
Moreno Barcia (D. Segundo). — Delegado de la Cámara de 

Comercio de la Coruña. 
MORET (Excmo. Sr. D. Segismundo). — Delegado de la Cámara 
de Comercio Española en Lisboa y Presidente honorario del 
Congreso. 
Moretones (D: Rafael). — Delegado del Círculo de la Unión 

Mercantil é Industrial de Madrid. 
Morillas (D. Pedro).^— Síndico del gremio de Vendedores al por 
menor en .tiendas ó puestos de paja, etc. 



Morís Y Fernández Vallín^ (D^ Adolfo). — Catedrático de la 
Universidad de Santiago. 

Mota Velarde (D. Marcelino de la).— Delegado de la Cámara 
de Comercio de Valladolid. 

Motta Prego (Excmo. Sr. D. José da).— Delegado de Portugal, 

Moya (D. Miguel). — Adherido al Congreso. 

Mumbert (D. Segundo). — Delegado del Colegio de Agentes de 
Cambio y Bolsa de Madrid. 

MUNIESA (D. F'ernando).— Adherido al Congreso. 

Muniesa (D. Mariano Sabas). — Presidente del Congreso, del 
Círculo de ía Unión Mercantil é Industrial de Madrid, de la 
Comisión Ejecutiva del Congreso y Delegado del Colegio de 
Comisionistas y Consignatarios de Irún. 

MüXlz (D. Manuel). — Síndico del gremio de Objetos de escri- 
torio. ■■ ■ j 

MuÑiz (D. Vicente). — Síndico del gremio de Tintoreros. 

Muñoz (D. Braulio).— Síndico del gremio de Mercería al por 

menor. 

Muñoz (D. Francisco). —Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 

Muñoz (D. Manuel). — Síndico del gremio de Tiendas de frutas y 
hortalizas. 

Murillo Y Díaz D. Felipe). — Profesor Mercantil. 



\ -í ''.ir \' > .,>;.-ri ; » :• f 



/,-> 



. i 9 f > .-.' / 



N 



Navarro (D.. Emilio).— Delegado del Círculo de la Unión* Mer- 
cantil de Barcelona. 

Navarro (D. José). — Síndico- del gremio de Alpargateros y 
abarqueros. 

Navarro» Reverter (Excmo. Sr. D. Juan). — Adherido al Con- 



greso. 



i 



4o6 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUÉS 



407 



Navas (D. Saturio). — Síndico del gremio de Objetos de escri- 
torio. 

NICOLÍ (D. Faustino).— Síndico del gremio de Lapidarios y Mar- 
molistas. 

NiEMBRO (D. Pedro).— Delegado del Círculo de la Unión Mer-v 
cantil é Industrial de Madrid. 

NovoayLópez (D.Jesús).— Catedrático de la Universidad de^ 
Santiago. 

NUEDA (D. Juan Antonio).— Síndico del gremio de Pompas fú- 
nebres. 

NÚÑEZ Hermanos (Sres.).— Síndicos del gremio de Terciopelos^ 
pañuelos de Manila, etc., 

NÚÑEZ (D. Eduardo). — Síndico del gremio de Plateros composi- 
tores. 

NUÑEZ DE Arce (Excmo. Sr. D. Gaspar).— Adherido al Con-^ 
greso. 

NÚÑEZ (D. José).— Síndico del gremio de expendedores de Cal- 
zado. 



O 



ÓCAÑA (D. Balbino).— -Síndico del gremio de Hojalateros Vi-- 
drieros. 

Oliva (D, Vicente).— Delegado de la Cámara de Comercio de 
Salamanca. 

Olivas (D. Francisco). - Síndico del gremio de Herbolarios. 
Olmedilla (D. Joaquín).— Delegado de la Sociedad Económica 
Gaditana. 

Olmedo y López (D. Antonio de).— Delegado de la Cámara de 

Comercio de Sevilla. 
Oñativia (D. Juan José).— Delegado de la Cámara de Comercia 

de Guipúzcoa. 






X 



OrdoÑEZ (D. Mariano).— Delegado del Colegio de Agentes de 

Cambio y Bolsa de Madrid. 
Orellana(D. Jacinto).— Delegado de la Cámara de Comercio 

de Salamanca. 
Oría DE Rueda (D. José). - Ex-Presidente del Círculo de la 

Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 

Ortega (Excmo. Sr. D. Juan F.).- Delegado de Guatemala. 

Ortiz de Jiménez (D. Agapito).— Delegado de México. 

Ortiz de Zarate (D. Domingo).— Síndico del gremio de Hie- 
rro y acero y Delegado del Círculo de la Unión Mercantil é 
Industrial de Madrid. 

Orti» (D. Federico).— Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 

Ortiz (D. José). — Síndico del gremio de Ferreterías al por 

menor. 

Ortiz de Pinedo (Excmo. Sr. D. Manuel).— Adherido al Con- 
greso. 

Ortiz de Pinedo (D. Manuel). —Delegado de la Sociedad El 
Porvenir Mercantil de Madrid y Vocal de la Comisión Eje- 
cutiva del Congreso. 

Otero (D. /\ngel).— Síndico del gremio de Vendedor^is ó alqui- 
ladores de muebles usados de todas clases. 

Otero (D. Emilio).— Síndico del gremio de Fotógrafos. 

Otero (D. Francisco). -Síndico del gremio de Bodegones ó Fi- 
gones, 



Padrós (D. Timoteo).— Síndico del gremio de Bazares de ropas 

hechas. 
PÁEZ (D. Eugenio).— Delegado del Fomento de las Artes de 

Madrid. 
Palacios (D. Julián).— Síndico del gremio de Silleros. 



■*.■ 



408 



CONGRESO MERCANTIL 



HISPANO-AMERICAÑO-PORTUGUÉS 



409 



Palma (D. Ricardo).— Delegado del Perú. 

Palomar (Excmo. Sr. D. Eduardo).— Delegado del Fomento de 

la Producción Nacional dé Zaragoza. 
Palomero (D. José).— Síndico del gremio de vendedores de 

Chocolates. 

Pallares (D. Leónidas).— Delegado del Ecuador. 

Pallares (D. Ramón).— Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 

Pando y Valle (D. Jesús).— Delegado de la República del Sal- 
vador. 

Paradela (D. Camilo).— Delegado de Bolivia. 

Paradela (D. Enrique).— Delegado de Bolivia. 

Paraíso (limo. Sr. D. Basilio).— Delegado de la Cámara de Co- 
mercio, Círculo Mercantil y Sindicato de Comerciantes é In> 
dustriales de Zaragoza y Secretario del Congreso. 

Pardo (D. Antonio).— Síndico del gremio de Establecimientos 
de venta ó composición de armas. 

Parrondo (D. Manuel)^— Síndico del gremio de Carbonerías. 

Pascual (D. Juan). — Síndico del gremio de Aceite mineral. 

Pascual (D. Juan Antonio).— Delegado del Círculo de la Unión 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

Paso (D. Francisco del). — Delegado de México. 

Pastor y Ojero (D. Policarpo).— Adherido al Congreso. 

Payno (D. Manuel).— Delegado de México. 

Paz (D. José Manuel).— Delegado de Bolivia. 

Pector (D. Desiré).— Delegado de Nicaragua. 

Pedregal (D. Manuel).— Delegado del Ateneo Científico y Li- 
terario de Madrid. 

Pedrosa (D. Gregorio).— Síndico del gremio de Cafés.— Tarifa 

i.^ clase 4.^ 
PelegrÍ (D. Eduardo). — Síndico del gremio de Camas de hierro 

ordinarias. 

Pellico (D. Celestino).— Síndico del gremio de Paradores y 

Mesones. 
Peña Villarejo (D. Domingo).— Ex-Presidente del Círculo de 

la Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 






Peralta (Excmo. Sr. D. Manuel María de).— Ministro Plenipo- 
tenciario de Costa Rica, Vicepresidente de honor y efec- 
tivo del Congreso. - 

Pereantón (D. José). — Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Barcelona. 

Pereda (D. Patricio de).— Delegado del Círculo de la Unión 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

Pereda (Señores Sucesores de Patricio). — Síndicos del greniío 
de Quincalla y bisutería al por mayor. 

Pereira de Castro (D. Cándido Elias).— Adherido ál Congreso. 

Pereira (D. Dámaso). — Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial dé Madrid. 

Pereira (D. Jerónimo).— Síndico del gremio de Pastelerías. 

Pérez (D. Ángel). — Síndico del gremio de Hueverías. 

PÉREZ (D. Aniceto). — Síndico del gremio de Tiendas de muebles 
de maderas de pino. 

PÉREZ (D. José Ramón).— Síndico del gremio de Horchaterías y 

chuferías. 

PÉREZ (D. Juan). — Síndico del gremio de Hornos de bollos. 

PÉREZ DE Castro (D. Rafael). — Síndico del gremio de Tiendas 
de gorras de todas clases. 

PÉREZ Requeijo (D. Ramón). — Delegado de la Asociación de 
Profesores Mercantiles de Madrid. 

Perrua (D. Mariano).— Síndico del gremio de Azulejos y bal- 
dosines. 

Picado (D. Manuel). — Síndico del gremio de Pastelenas. 

PlERA (D. Andrés). — Profesor Mercantil. 

Piernas y Hurtado (D. José Manuel). — Delegado de la Aso- 
ciación para la reforma de los Aranceles de Aduanas. 

PiNHEiRO Chacas (Excmo. Sr. D. Manuel).— Delegado de Por- 
tugal y Vicepresidente del Congreso". 

Pinto Choelo (Excmo. Sr. D. Carlos Ceferino). — Delegado 
de Portugal. 

PiÑANA (D. Fernando).-^ Adherido al Congreso. > 

PlÑEIRO (D. Joaquín).— Delegado de lá Liga de Contribuyentes 
de Pontevedra. 



\ 



') 



/ 



4IO 



CONGRESO MERCANTIL 



PlancARTE (Sr. Doctor).— Delegado de México. 

Plaza (D. José). — Síndico del gremio de Establecimientos para, 
la venta de cervezas. 

Polo (D. José). — Síndico del gremio de Barberos sin tienda. 

Polo (D. José). — Síndico del gremio de Tiendas para la venta de 
cordeles, sogas, etc. ' 

Polo (D. Julián). ~ Síndico del gremio de Talabarteros. 

Pomares (D. Salvador). — Síndico del gremio de Estererías. 

PORSET Hermanos (Señores). — Síndicos del gremio de Sastres, 
con géneros. 

PORTUONDO Y Barceló (D. Bernardo). —Delegado de la Cá- 
mara de Comercio de Santiago de Cuba. 

Posada (Excmo. Sr. D. Eduardo). — Delegado de Colombia. 

Poveda (D. Juan B.). — Profesor Mercantil. 

Poyales (D. Manuel). — Delegado del Círculo de la Unión Mercan- 
til é Industrial de Madrid. 

Prado (D. Domingo). — Síndico del gremio de Fundidores de 
metales. 

Prats y Julián (D. Carlos).— Ex-Presidente del Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 

Prats (D. José). — Síndico del gremio de Alfombras, etc. 

PüeyO (D. Juan). — Síndico del gremio de Prestamistas. 

PülG Y Larraz (D. Gabriel).— Delegado del Ministerio de Ul- 
tramar. 

Pulido (D. Antonio). — Síndico del gremio de Objetos artísticos 
' I de todas clases. 



Q 



Querubín (D. José). — Síndico del gremio de Tallistas. 
Quijada (D. Sabino). — Síndico del gremio de Peluqueros ea 
salón. 



<o 



HISPANO-AMERICANO-PORTUGUES 



411 



QuijANO Walles (Excmo. Sr. D. José María). — Delegado de 

Colombia. ' 
QuiROGA Y Ballesteros (D. Benigno). — Adherido al Congreso^ 



R. 



Raigón (D. Francisco). — Síndico deí gremio de Barberos en 
tienda. 

Ramírez (Excmo. Sr. D. Antonio). — Delegado de Honduras. 

Ramírez (D. Antonio). — Síndico del gremio de Carpinteros. 

Ramírez (D. Mariano).— Síndico del gremio de Venta y alquiler 
de pianos. 

Raventos y Cluvilles (D. Salvador). — Adherido al Congreso. 

Rebollar (Excmo. Sr. D. Rafael). — Delegado de Méjico. 

RebollkiíO (D. Ramón). — Síndico del gremio de Papel pintado 
para decorar habitaciones. 

Recuero (D. Bonifacio). — Síndico del gremio de Torneros. 

Reche (D. Joaquín). — Delegado del Qrculo de la Unión Mercan- 
til é Industrial, Cámara de Comercio de Madrid y Barcelona 
y Síndico del gremio de Almacenistas de madera de cons- 

trUCCiÓH; " 

Redondo (D. Ruperto). — Síndico del gremiq.de Grabadores. 

Reigosa (D. José). — Síndico del gremio de Aceite mineral. 

Restrepo (D. Ernesto). — Delegado de Colombia. 

Retortillo (D. Agustín). — Profesor Mercantil. 

Reviriego (D. Juan). — Síndico del gremio de Vendedores de 
leche sin establo. 

Revuelta (D. Evaristo). — Delegado del Círculo de la Unión 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

RiAÑO (D. Juan Facundo). — Delegado de la Cámara de Comer- 
cio de Granada. * 

RlAZA (D. Miguel).— Síndicp del gremio de Encuadernadores. 



I 



412 



CONGRESO MERCANTIL 



RlNCÓN{D. Andrés).— Síndico del gremio de Ebanistas sin tienda. 

RÍO J)E LA Loza (D. Francisco).— Delegado de Méjico. 

RiVA Palacio (Excmo. Sr. D. Vicente).— Ministro Plenipotencias- 
rio de Méjico y Vicepresidente efectivo y de honor del 
Congreso. - 

Rivas (D. Florencio).— Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 

Rivas Moreno (D. Francisco).— Adherido al Congreso. 

Rivas Pérez (D: Juan Francisco).— Delegado de la Cámara de 
Comercio de Almería. 

RiVEiRO (D. Federico Augusto).— Delegado de Portugal. 

Roa V Yañez (Señores). — Síndicos del gremio de Frutos colo- 
niales al por mayor. 

Roa (D. Julián María).— Vocal.de la Junta Directiva del Círculo 
de la Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 

Robledo (D. Tomás). — Síndico del gremio de Plateros composi- 
tores. 

Robredo (D. Valentín).— Delegado del Círculo de la Unión Mer- 
cantil é Industrial de Madrid. 

Rodríguez (D. Ai^gel).— Síndico del gremio de Terciopelos, pa- 
ñuelos de Manila, etc. «^ , 

Rodríguez (D. Constantino).— Vocal de la Comisión: Ejecutiva 
del Congreso. , ; >. 

Rodríguez Montull (D. Francisco).— Profesor Mercantil. 

Rodríguez Sampedro (Excmo. Sr. D. Faustino).— Adherido al 
Congreso. . . 

Rodríguez (D. F.).— Síndico del gremio de Mercería. ■ 

Rodríguez (D. Gabriel).— Adherido al Congreso. 

Rodríguez (D. Hermenegildo). — Síndico del gremio de Restau- 
rants. 

Rodríguez (D. Juan). — Síndico del gremio de- Azulejos y baldo- 
sines. ! 

Rodríguez (D. Manuel).— Delegado del Círculo ^de la. Unión 
Mercantil e Industrial de Madrid. 

Rodríguez (D. Manuel).— Síndico del gremio de Tiendas para 
la venta al por menor de aceites, vinagre y jabón: . •! 



HISPANO^AMERIC AÑO PORTUGUÉS 



413 






/ 



Rodríguez (D. Tomás). — Delegado del Círculo de la Unión 
■Mercantil é Industrial de Madrid. 

Rogel y Duval (D. Gil). — Síndico del gremio de Almacenistas 
de' madera de construcción. 

Rolland (D. Guillermo B.). — Delegado del Ministerio de la Go- 
bernación. • 

Romero del Val (D. Luis). — Bibliotecario del Círculo déla 
Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 

Romero Girón (Excmo. Sr.D. Vicente). — Adherido al Congreso. 

ROMILLO (D. Samuel). — Síndico del gremio de Litógrafos. 

Rosa (D. José de la). — Síndico del gremio de Vendedores al por 
menor de lana en rama ó hilada, etc. 

Rosillo (D. Juan Ángel). -Adherido al Congreso. 

RÓZPIDE (D. Juan). — Adherido al Congreso. 

Ruiz (D. Antonio Vicente).— Síndico del gremio de Choco- 
laterías. 

Ruiz Jiménez (D. Joaquín).^— Delegado de la Sociedad Econó- 
mica de Amigos del País de Jaén. 

Ruiz Vergara (D. Joaquín). — Adherido al Congreso. 

Ruiz DE QUEVEDO (D. Juan). — Síndico del gremio de Abanicos, 
paraguas y sombrillas. 

Rüjz DE QuEVEDO (D. Justo). — Síndico del gremio de Harinas 
y cereales al por menor. 

Ruiz DE Velasco (D. Pablo). — Ex-Presidente del Círculo de la 
Unión Mercantil é Industrial de Madrid y Vocal de la Comi- 
sión Ejecutiva del Congreso. 

Ruiz DE Velasco (Sres. Sobrinos de). — Síndicos del gremio de 
Tejidos é hilados de seda, algodón, etc. 



S. DÍEZ Labiano (D. Raimundo). — Vocal de la Junta Directiva 
del Círculo de la Unión Mercantil é Industrial de Madrid. 



i 



414 



CONGRESO MEUCANTII. 



S. Kí.EE (D. Ricardo).— Delegado de Guatemala. 
SachsÉ Hermanos (Señores).— Síndicos del gremio de Quinca- 
lla fina ó gruesa. 

SÁENZ DE Baranda (D. Cirilo).— Síndico del gremio de Curti- 
dos al por menor. 

SÁINZ É HIJO (D. E.) -Síndicos del gremio d& Banqueros. 

SÁINZ Y García (D. Ramón).— Vocal de la Comisión Ejecutiva 
del Congreso. 

5ÁINZ Y Rueda (D. Teodoro).— Delegado del Círculo de la 
, Unión Mercantil é Industrial y de las Cámaras de Comercio 

de Madrid y Barcelona. 

Salmean (D. Alejandro P.).— Adherido al Congreso. - 

Salvador y Rodrigáñez (Excmo. Sr. D. Amos).— Delegado 
de la Cámara de Comerció de Logroño. 

Salvadores (D. Manuel).~Síndico del gremio de Pescados 
frescos al por mayor. 

SÁNCHEZ de León (D. José).— Síndico del gremio de Relojeros 
compositores. 

SÁNCHEZ (D. Antonio).— Síndico del gremio de Cacharrería or- 
dinaria. ^ 

SÁNCHEZ (D. Antonio). — Síndico del gremio de Guarnicioneros. 
SÁNCHEZ (D. Antonio).— Síndico del gremio de Silleros. 
SÁNCHEZ Lozano (D. Rafael).— Delegado de Ultramar. 
SÁNCHEZ (D. Santiago). — Síndico del gremio de Aparatos de or. 
topedia. 

SÁNCHEZ (D Venancio).— Síndico del gremio de Ropas hechas 
con géneros ordinarios, 

Sancho (D. Matías). — Síndico del gremio de Vendedores de 
relojes de plata y metal ordinario. 

Sancho (D. Ramón). — Síndico del gremio de Frutos coloniales 
al por mayor. 

San Félix del Valle (D. José).— Síndico del gremio de Co- 
mestibles ó Ultramarinos. 

San José (D. RomualdQ).— Síndico del gremio de Arroz y sus 
harinas. 

San Miguel (Excmo. é limo. Sr. Conde de).— Enviado ex- 



hispano-americano-portugüés 



415 



traordinario y Ministro Plenipotenciario de Portugal y Vice- 
presidente de honor del Congreso. 

Sanromá (D. Joaquín María). — Delegado de la Asociación para 
la reforma de los Aranceles de Aduanas y de la de Profeso- 
res Mercantiles de Madrid. 

Santa Olalla y Rojas (D. Nicolás).— Delegado de la Sociedad 
Económica de Amigos del País de Jaén. 

Santa María Hurtado (D. Manuel). — Delegado de Colombia. 

Santiago Cacíia (Excmo. Sr. D. Joaquín de). — Delegado dd 
Gobierno de la República del Perú. 

Santos (D. Anastasio). — Síndico del gremio de Tratantes e« 
huevos y aves. 

Sans (D. F'elipe). — Síndico del gremio de Prestamistas. 

Sanz y Sancho (D. Santiago). ---Delegado de la Sociedad Es- 
pañola de Comisionistas y Viajantes de comercio de Madrid. 

Sartao y Baquero (D. José). — Detegado de la Sociedad Eco- 
nómica Gaditana. 

Segovia (D. Alberto). — Delegado de la Sociedad Económica de 
Amigos del País Aragonesa. 

Seijas (D. Antonio). — Síndico del gremio de Cafés. — Tari- 
fa i.^ clase 2.* 

Sellan (D. José). — Delegado del Centro de Instrucción Comer- 
cial de Madrid. 

Serrano (D. Gregorio).- Síndico del gremio de Tiendas de 
frutas y hortalizas. ^ 

Silvela (Excmo. Sr. D. Francisco). — Delegado del Ministerio 
de la Gobernación. 

Silvela (Excmo. Sr. D. Luis).-;?-Delegado de la Real Academia 
de Jurisprudencia de Madrid. 

Simón y Radó (D. José). — Delegado del Círculo de la Unión 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

Solar (Excmo. Sr. D. Pedro Alejandro del). — Ministro Pleni- 
potenciario del Perú y Vicepresidente de honor del Congreso. 

Soto (Excmo. Sr. D. Enrique). — Enviado extraordinario y Mi- 
nistro Plenipotenciario de la República del Salvador y Vice- 
presidente de honor del Congreso. 



4i6 



CONGRESO MERCANTIL 



Stampa (D. Manuel). — Delegado de la Cámara de Comercio de 
Guadalajara. * 

SüÁREZ INCLÁN (D. Antonio).— Adherido al Congreso. 

SuÁREZ Rodil (D. Antonio). — Síndico del gremio de Res- 
taurants. 

SüÁREZ (D. José). — Síndico del gremio de Molduras y marcoa 
dorados. 

S.UÁREZ Guane;s. (Excmo. Sr. D. Miguel). ^Delegado del Minis- 
terio de Estado. 

SüÁREZ (D. Sergio). — Adherido al Congrio. 

3üÑOL (D. Gerónimo). — Síndico del gremio de Escultores. 

SURIA (D. Blas). — Sindico del gremio de Pompas fúnebres. 



i 



HlSPANO-AMERlCANO-PORTUOUI^.S 



417 



TORRES Campos (D. Manuel).— Delegado de la Sociedad Eco- 
nómica de Amigos del País de Granada. 

Tresgallo (D. Gustavo).— Deleg:ado de la Cámara de Comer- 
eio de Valladolid. 

Tro y Moxo (D. Luis María de).— Delegado de la Sociedad Eco- 
nómica de Amigos del País de Madrid y de la Aragonesa. 

Trompeta (D. Eduardo).— Delegado del Círculo de la Unión 
Mercantil é Industrial de Madrid. 

Trompeta (D. Ildefonso).— Delegado del Ateneo Científico y 
Literario de Madrid. 



U 



Tauris (D. Ramón). — Síndico del gremio de Camas de metat 
dorado. 

Ta VARES de Medeiros (Excmo. Sr. D. Juan Jacinto). — Delega- 
de de Portugal. 

Teixeira de Machaes (Excmo. Sr. D. Antonio Assis). — Dele^ 
gado de Portugal. 

Tejedor (D. Valentín). — Síndico del gremio de Torneros. 

Tomás y Salvan y (D. José). — Delegado del Fomento del Tra- 
bajo Nacional de Barcelona. 

Torras (D. Pascual). — Delegado de las Cámaras de Comercio de 
Madrid y Barcelona. 

1 

Torre (D. Carlos de la). — Delegado de Ultramar. 

Torres de Navarra Jiménez (D, Francisco). — Delegado de 

la Liga de Contribuyentes de Málaga. 
Torres (D. José). — Síndico del gremio de Establecimientos para 

la venta de Cervezas. 
Torres (D. Juan).— Síndico del gremio de Pasteles, Bollos, etc. 



(I 



Ümaña (D. Carlos).— Delegado de Colombia. 

Urquijo (Excmo. Sr. Marqués de).— Adherido al Congreso. 

Urquiola (D. Luis de).— Adherido al Congreso. 

Uruburu (D. Julián de).— Síndico del gremio de Café^, tarifa i.». 
clase 2.a, y Delegado del Círculo de la Unión Mercantil é 
Industrial y Cámaras de Comercio de Madrid y Barcelona. 

Usía y Aldama (Excmo. Sr. D. Luis). -Delegado del Ministerio 
de la Gobernación. 



V 



Valle (0.' José María del).— Síndico del Colegio de Agentes 

de Cambio y Bolsa de Madrid y Vicepresidente del Congreso. 

Vallejo (D. Francisco).— Sindicó áel gremio de Herreros y Ce- 
rrajeros . 

Í7 



\ 



418 



CONGRESO MERCANTIL 



lüSPANO-AxVtERICAXO-PORTÜGUÉS 



419 



Valles (D. Clemente). — Síndico del gremio de Estufaíi y Chi* 
meneas. 

Várela (D. Ramón). — Catedrático de la Universidad de San- 
tiago. 

VÁZQUEZ (D. Venancio). — Delegado de la Cámara de Comercio 
•t de la Coruña. > 

Vega (D. Camilo). — Síndico del gremio de Confiterías. 

Vega (D. José). — Síndico del gremio de Vendedores al por me- 
nor de Loza entrefina. 

Veloso (D. Atilano). — Síndico del gremio de Vendedores de 
vinos y aguardientes al por menor. 

Venezuela (Excmo. Sr. Encargado de Negocios de). — Adherido 
al Congreso. 

Vic (D. Luis). — Síndico del gremio de Cristal, Loza, Porcelana, 

etcétera. 

Victoria^ (Excmo. Sr. Duque de la). — Delegado de la Asocia- 
ción para la reforma de los Aranceles de Aduanas. 

Victoria de Lecea (Excmo. Sr. D. Eduardo). — Delegado de la 
Cámara de Comercio de Bilbao. : 

Vidal (D. Francisco). — Delegado de Ultramar. ^ 

Villa-Alcázar (Excmo. Sr. Marqués de). — Delegado de la Cá- 
mara de Comercio de Salamanca. 

Villar y Rodríguez (D. José). — Profesor Mercantil. 

ViLLARREAL (Excmo. Sr. D. Francisco de Paula). — Delegado de 
la Sociedad Económica de Amigos del País de Granada. 

Villas (D. Juan).— Síndico del gremio de Pescados frescos ó sa- 
lados al por menor. 

ViLLASANTE (D. Obdulio B.).— Síndico del gremio-de Instru- 
mentos de matemáticas. 

ViLLAZÓN (D. Bonifacio). — Adherido al Congreso. 

ViLLOTA (D. Isidro de). —Adherido al Congreso. 

ViNDEL (D. Rogelio)— Síndico del gremio de Quincalla y Bisu- 
tería ordinaria. 

VoLlo (D. Anselmo),— Delegado de Costa Rica. 



w 



Walter (D. Fewkes).-DeIegado de los Estados Unidos de 
América. 

WiLSON (D. Thomas).— Delegado de los Estados Unidos de 
América. 



/ 



Zapata (Excmo. Sr. D. Ramón).— Delegado de Bolivia 
Zapatero (D. Antonio).— Síndico del gremio de Abacerías 
Zapatero y García (D. Manuel).-Adherido al Congreso 
Zorrilla de San Martín (Excmo. Sr. D. Juan).-Ministro Ple- 
nipotenciario de la República Oriental del Uruguay y Vice- 
presidente de honor del Congreso. 



\ 



\ 



: ! I" 



' 1. /,^.'?^^r '-^-7 •': / ':' 



^ 



, ÍNDICE GENERAL :' 

•■ r •■ • ■ .. ....■/.. . . '. • AC. 

■ ' ^ '- ^___ 

Mesa de honor del Congreso 5 

Mesa efectiva y 

Comisión ejecutiva 8 

Junta Directiva del Círculo Mercantil - » 

Reglamento del Congresí 9 

Cuestionario de Temas. ..... 13 

■ • \ ■ 

SESIÓN PREPARATORIA 

Discurso del Sr. Muniesa 15 

ídem del Sr. Presidente del Congreso . . 19 



SESIÓN INAUGURAL 

i » 

Discurso del Sr. Ortiz de Pinedo (D. Manuel) »5 

ídem del Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Minis- 
tros (Cánovas del Castillo). 26 

ídem de D. Manuel M. Peralta. 37 

ídem del Sr. García Monfort. 40 

ídem del Sr. Rodríguez (D. Constantino). 45 

ídem del Sr. Da Cunha, Ministro del Brasil. ........ 48 

Ponenciñ d^l Tema primero ; . : 51 









CONGRESO THfBRCANTTl, 



PnginAs. 



PRIMERA SESIÓN 



Discurso del Sr. Moreno Barcia. ..... . . . "Jl 

ídem del Sr. Duque de Almodóvar del Río 8o 

ídem del Sr. Becerro de Bengoa 86 

ídem del Sr. Marcoartú 103 

Proposición de D . José Tomás Salvany 109 

ídem de D. Basilio Paraíso i ip 

ídem de D. Francisco Torres de Navarra \\\ 

ídem de D. Gumersindo Lozano Alba 112 

ídem de D. Manuel García 113 

ídem de D. Luciano Laffitte, D. José Cuyas y D. San- 
tiago Sanz 117 

ídem de D. Arturo de Marcoartú. •. \\% 

Discurso del Sr. Maluquer (D. José) 119 

Ponencia del Tema segundo , 123 



SEGUNDA SESIÓN 



Proposición de D. G. Lozano Alba. * 139 

Discurso del Sr. Torres Campos 140 

ídem del Sr. Torres Navarra 145 

ídem del Sr. González Revilla - 146 

Ponencia del Tema tercero 155 

Proposición de D. G. Lozano Alba 165 

Discurso del Sr. Piernas y Hurtado 167 

Discurso del Sr. Moret (D. Segismundo) ..,..,,,... 169 

Proposición de D. Arturo de Marcoartú 176 

ídem de D. Bernardo Alvarez Vivigo ..... 1 76 

Ponencia del Tema cuarto 1 79 






MISPANO-AMERICANÓ-VoR'reGUÉlí 



4*3 



PagiuaA. 



TERCERA SESIÓN 



Rectificación del Sr. G. Revilla 1 219 

Proposición de D. Jcaquín Olmedilla 220 

ídem de D. G. Lozano Alba. 222 

Discurso del Sr. Laffitte 223 

ídem del Sr. Torres Campos . 225 

ídem del Sr. Becerro de Bengoa 227 

Ponencia del Tema quinto 237 

Proposición del Sr. Pérez Requeijo 240 

Discurso del Sr. Moreno Barcia ... 243 

ídem del Sr. Lozano 246 

ídem del Sr. Laffitte 247 

ídem del Sr. Rivas Moreno 250 

Ídem del Sr. Brunet • 255 

ídem del Sr. Giraldo 264 

ídem del Sr. Porcada 264 

ídem del Sr. Pérez Requeijo. 265 

Rectificación del Sr. Brunet . . 272 

ídem del Sr. Rivas Moreno ." • . 273 

Proposición de D. Arturo de Marcoartú 274 

Ponencia del Tema sexto • • • • ....-• 277 

CUARTA SESI(')N 



Proposición de D. B. Paraííío . 
Discurso del Sr. Moray ta .... 
ídem del S-. Ortiz de Pinedo. 
P^n^ncia del Tema séptimo . 



» .■ 



1 , 

i V 1 



?3v 
2?4. 

;295-:;-' 
50^ 



11 » t -■ 



/ 






/ 



Ai A. -í^ONGÍíESO: NÍERCANTIL . . 

Discurso del Sr. Monreal r . . . . . 317 

ídem del Sr. Rivas Moreno. . . .^ * 322 

ídem del Sr. Rodríguez (D. Gabriel) 325 

SESIÓN DE CLAUSURA 

Manifestación del Sr. Presidente 333 

Ruego del Sr. González Revilla . 333 

Conclusiones definitivas al Tema primero 334 

ídem al Tema segundo. .... -..,,... 340 

ídem al Tema tercero 342 

ídem al Tema cuarto ; 344 

ídem al Tema quinto. 346 

ídem al Tema sexto .:•....• 347 

ídem al Tema séptimo • • • • 35 ^ 

Discurso del Sr. Muniesa 35^ 

ídem del Sr. Peralta 355 

Resumen del Excmo. Sr. D . Segismundo Moret, Presi- 
dente honorario del Congreso 35^ 

Lista de los Miembros del Congreso .7 . . 379 



. 



irfto— «M—MM^ 



•■«•• » * 



> t < 



• • • « 



s 








Date Due 


1 










1 






























































i 
r 










































































9 









COLUMBIA UNIVERSIinf LWgARIES 







im 





0044242921 










Y->r\su^ C cx<>o 



C-7é3 

VjlS TVi» 



I 







«ijw «SÍ3 



%// 



•^^3í995 






I 






m 



ENDOF 

TITLE